Sunday, March 22, 2015

Un excelente análisis: Ha llegado el momento de que la izquierda israelí vuelva a evaluar su fracaso electoral - Mazal Mualem - Al Monitor



Cuando la muy respetada autora y actriz Alona Kimche utilizó su página de Facebook para llamar a todos los que votaron por los partidos de derecha "putos neandertales" y sugirió que beban un poco de cianuro, estaba expresando en cierta medida una actitud muy frecuente en Tel Aviv y otros bastiones de la izquierda. La gente allí quedó en shock al enterarse de que el primer ministro Benjamin Netanyahu, el líder del Likud, había derrotado a Isaac Herzog y su Unión Sionista. Kimche retiró posteriormente el comentario explicando que fue publicado en "el calor del momento", pero la sensación de amarga decepción perdurará en esa áreas de la sociedad israelí durante mucho tiempo.

Una iniciativa espontánea desde la izquierda ha sido viral a través de Internet en los días posteriores a las elecciones. Consiste en señalar con el dedo a las personas que viviendo en las ciudades periféricas tradicionalmente empobrecidas y en desarrollo, las cuales fueron construidas para albergar a las anteriores olas de inmigrantes, y donde se ha votado al Likud en masa. Muchos izquierdistas han estado difundiendo por la red un mensaje llamaba a poner fin a las donaciones y a otros signos de solidaridad con los sectores más débiles de la población identificados con la derecha.

La indignación virulenta y racista (ya que el objetivo es esta población sefardí, mizrahi, rusos, religiosos...) que muestran estas respuestas de la izquierda acomodada de Tel Aviv, mayoritariamente asquenazi,  pone de relieve las grandes expectativas que tenían esta vez los votantes de izquierda, convencidos, como lo estaban en 2009, de que el cambio de gobierno estaba a la vuelta de la esquina. Si bien esto explica su decepción ante los resultados, tales extremas reacciones son infantiles, condescendientes, y en el caso de Kimche, bordean el racismo.

No obstante, la izquierda israelí difícilmente podría quejarse de la población económicamente deprimida cuando su principal partido, la Unión sionista, nunca ha decidido si tenía una orientación socialdemócrata, como defendía Shelly Yachimovich, o una inclinación neoliberal representada por Manuel Trachtenberg. En ese sentido, incluso si esos votantes desfavorecidos no hubieran votado por el Likud, el partido Kulanu de Moshe Kahlon o el Yesh Atid de Yair Lapid les ofrecían una alternativa más sensata que la Unión Sionista.

En vez de apuntar con el dedo a sus líderes que no pudieron llevarlos a la victoria, la izquierda se dedica a actuar de una manera acusatoria y condescendiente con los votantes del Likud. Esto es, por supuesto, un gran error. Sin los votos de centro-derecha, será imposible formar un gobierno de centro-izquierda en Israel. Fue por eso por lo que la Unión Sionista minimizó su plataforma diplomática durante la campaña, y prometió no dividir Jerusalén. Esperaban que su co-líder, Tzipi Livni, una ex miembro del Likud y vástago de una muy militante familia sionista revisionista, podría atraer votantes del campo de Netanyahu y alterar el equilibrio entre los dos bloques.

Pero eso no sucedió, y tampoco fue culpa de los votantes del Likud. La responsabilidad recae en la alternativa Livni-Herzog, que no fue lo suficientemente convincente y evitó realizar cualquier tipo de declaraciones decisivas claras. Esos mismos "putos neandertales" fueron los responsables del acceso del Laborismo al poder en 1992, porque estaban convencidos de que Yitzhak Rabin era el líder de la derecha, y el giro en 1999, que llevó a Ehud Barak al poder.

Y así, en las elecciones de 2015, esta diplomática izquierda sufrió un golpe rotundo. Los israelíes votaron en masa por Netanyahu, quien desautorizó su discurso de Bar Ilan. La izquierda no tuvo en cuenta que su desesperación y su ira hacia Netanyahu no era suficiente para su plataforma. Por otra parte, todavía hay un amplio apoyo a un arreglo diplomático con los palestinos en todo Israel, incluso entre los partidarios de Netanyahu.

El logro del líder del Likud fue notable. Cerca de 1 millón de israelíes - casi uno de cada cuatro votantes - optaron por darle un nuevo mandato, a pesar de que todo parecía estar en su contra hasta el último momento y que poderosas fuerzas se habían aliado para oponerse a él. Una gran parte de la opinión pública israelí, incluyendo muchos partidarios del Likud, se mostraba harta de Netanyahu. Por otra parte, no parecía existir otra alternativa creíble que lo sustituyera. Todo lo que había era una plataforma ad hoc improvisada a tiempo para las elecciones. Era una construcción artificial y carecía de una agenda clara. Herzog puede ser una figura pública muy válida, pero no pudo ganar el apoyo del público.

Por otra parte, los hechos demuestran que realizar un análisis de la victoria enfocándola en los sectores más débiles de la población que vive en las ciudades de la periferia es en realidad un gran error. El Likud también retuvo el poder gracias al apoyo de votantes acomodados y educados que viven en las grandes ciudades. Nadie puede discutir los números. El Likud lideró la carrera en todas las grandes ciudades, aparte de Tel Aviv y Haifa.

Una vez que se procesen los sorprendentes resultados electorales, la gente va a llegar a un acuerdo con el hecho de que una nueva coalición de gobierno nacionalista se establecerá en Israel en las próximas semanas, sin la participación de ninguna partido del centro-izquierda. A continuación, será importante reconocer que esto no es necesariamente una mala noticia para la izquierda. Por primera vez desde el gobierno del Likud bajo Yitzhak Shamir en la década de 1980, se forma un gobierno firmemente de derecha. Verse forzados a crear una alternativa es lo mejor que le puede pasar al centro-izquierda, sobre todo después de que sus dirigentes han pasado tantos años sirviéndose de la hoja de parra política de la derecha como acérrima opositora al proceso de paz. El partido Laborista la utilizó cuando se unió al gobierno de Netanyahu en 2009, mientras que Tzipi Livni hizo lo mismo al unirse al gobierno de Netanyahu en 2013. En ambos casos, y a pesar de que fue la excusa, no se avanzó en el proceso diplomático. En realidad estuvieron en esos gobiernos sólo para estar.

Si bien no es aún objeto de debate en estos momentos, sería un error dramático que tanto la Unión Sionista como Yesh Atid se unieran al cuarto gobierno de Netanyahu. La decisión de unirse a la coalición retrasaría cualquier posibilidad de una rotación política durante muchos años.

Cualquiera que haya seguido estas elecciones y entienda la intensidad de la antipatía del público hacia Netanyahu, debería reconocer que si hubiera tenido que afrontar una buena alternativa, capaz de ganarse una mayor confianza entre los votantes del Likud, es bastante seguro que Netanyahu habría debido asumir la factura. En ese contexto, también cabe señalar que la decisión de que Herzog uniera sus fuerzas con Livni, que probablemente por si sola no habría cruzado el umbral electoral, puede haberle hecho ganar votos desde el centro y la izquierda, pero aparentemente también ha ahuyentado a potenciales votantes del Likud. Una vez que se dieron cuenta de esto, la Unión Sionista intentó ocultar a Livni, mientras que se centraba toda la atención en Herzog. Al final, sin embargo, incluso los mejores trucos de campaña del mundo no pueden sustituir a una plataforma viable.

La fusión precipitada de Herzog y Livni justo antes de las elecciones fue totalmente artificial. Livni, quien fue ministra en el gabinete de Netanyahu hasta tres meses antes, cuando fue despedida, nunca fue percibida como sangre fresca, o como fiable, para el caso. Es un hecho. Al examinar los resultados numéricos finales también parece como si Herzog y Livni, quienes recibieron 24 escaños en estas elecciones, esencialmente consiguieron de nuevo los que ya tenían: los 15 escaños del partido Laborista, los seis de Hatnua y los dos del Kadima de Shaul Mofaz. Mientras, recogieron algunos escaños del Meretz en el camino, lo cual casi provoca su colapso. En otras palabras, el público que no se identificaba de entrada con el bloque de la izquierda no pudo ser convencido de que tenía algo nuevo que ofrecer para reemplazar a Netanyahu. Ahora es el momento para que el centro-izquierda se de cuenta de que hasta que no construye un liderazgo alternativo viable, nunca volverá al poder

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home