Saturday, April 18, 2015

Titular propio de la izquierda condescendiente para un artículo interesante: "Una encuesta muestra que los votantes israelíes son felices con el status quo" - Ben Caspit - Al Monitor



Ha pasado un mes desde las elecciones y el polvo está empezando a asentarse sobre unos resultados que conmocionaron el sistema político israelí y a numerosos observadores de todo el mundo. Los resultados de una nueva encuesta verifican el análisis publicado en Al-Monitor el día después de las elecciones. Es cierto que el primer ministro Benjamin Netanyahu logró transformar una brecha de un mandato o dos en las urnas en una ventaja de seis escaños en apenas dos días en las cabinas de votación. Pero aparte de esta amplia victoria, nada más sucedió en realidad y el equilibrio del poder electoral en Israel sufrió un cambio menor en favor del bloque de centro-izquierda. El público israelí no cambió hacia la derecha, pues el balance entre los bloques apenas cambiado y la distribución principal del poder se mantuvo como estaba. Lo único que sí cambió es que Netanyahu logró engullir los votos de los partidos satélites del Likud, mientras que el líder de la Unión Sionista Isaac Herzog no lo hizo.

La encuesta fue realizada por la encuestadora estadounidense Jim Gerstein junto con David Eichenbaum, que ambos constituyen el personal profesional de la organización New Majority. New Majority trató de favorecer la derrota y el recambio de Netanyahu, y la organización llegó a ser bien conocida en las semanas previas a las elecciones principalmente a través del veterano estratega israelí Eyal Arad. Gerstein está íntimamente involucrado con el Partido Demócrata y es visto como uno de los discípulos del veterano estratega político estadounidense Stanley Greenberg, quien formó parte del equipo de profesionales del ex primer ministro Ehud Barak cuando venció a Netanyahu en 1999.

A continuación se presentan algunos de los resultados más destacados de la encuesta, que encuestó a 1.133 israelíes que votaron en las elecciones (un número significativo, teniendo en cuenta el tamaño del electorado israelí):

1. Un enorme número de israelíes, el 28%, decidió su voto poco antes de la jornada electoral, con un 15% determinándolo de camino a la cabina de votación y el otro 13% decidiéndolo en los "últimos días antes de las elecciones". Este porcentaje es anómalo para cualquier criterio: un número sin precedentes de israelíes decidieron por quién votar sólo unos días antes de las elecciones o durante la jornada electoral en sí. En estos días aciagos fue cuando Netanyahu bombardeo a los medios y empleó sus "armas secretas", diciendo a todos: "Los árabes están fluyendo a las cabinas electorales en tropel (y organizaciones de izquierda están promoviendo su voto)". Él también advirtió contra Herzog y el post-sionismo de la Unión Sionista y de su colíder Tzipi Livni, y se apoyó en gran medida en el tema de la seguridad y en las amenazas crecientes que enfrenta el país. Para efectos de comparación, en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2012, sólo el 3% de los votantes tomaron su decisión en el último día, y otro 6% decidió en los últimos días, en un total del 9%.  Durante las decisiones de "último hora", el 25% optó votar por el Likud y sólo el 11% para la Unión Sionista. En total, en ese sprint final el 62% votó a favor de los partidos de derecha, el 16% de los partidos de izquierda y el 21% por los partidos de centro.

2. El porcentaje global de participación aumentó significativamente. Alrededor del 10% de los votantes del 2.015 no había votado en las elecciones de 2013. De ellos, el 35% eran electores árabe-israelíes, el 47% eran votantes judíos de la derecha y sólo el 17% eran votantes de centro-izquierda y de izquierda. Este fenómeno es fascinante porque mientras que aumentó la eficacia del "bloque anti Netanyahu" (debido al aumento de los votantes árabes), también aumentó la ventaja de Netanyahu entre la población judía. Otra de las conclusiones de Gerstein y Eichenbaum es que mientras este electorado judío ampliado en las recientes elecciones se ha inclinado un poco más a la derecha, no se ha vuelto más religioso. Las características de este "nuevo votante judío" fueron las siguientes: "jóvenes, hombres, sefardíés o mizrahim, tradicional y de un nivel de educación bajo", según los resultados de la encuesta.

3. Un número significativo de los votantes en el 2.013 del Likud Beitenu, la lista conjunta de los partidos Likud y Yisrael Beitenu,  se trasladaron al bloque de centro-izquierda en el 2015. Sin embargo, el Likud logró compensar la diferencia, e incluso aumentar su poder, al atraer a bastantes de los votantes del partido de Naftali Bennett, el HaBait Hayehudi, del Shas y del propio Yisrael Beitenu. El Likud perdió a seis escaños que fueron a la izquierda, esos que se suponía que les iba a costar el gobierno, pero el Likud inclinó la balanza a su favor mediante la incorporación de los votantes de otras fuentes, como el 25% de los "nuevos electores judíos" que votaron al Likud, mientras que 19% votó por la Unión sionista. De los votantes de Bennett en el 2013, el 21% votó por el Likud en el 2015. De los votantes de Yair Lapid, el 14% cambió sus votos hacia el Likud. (Herzog logró atraer a un 26% de los votantes de Lapid en el 2013). Con ello, Lapid perdió al 40% de su electorado que se fue al Likud y a la Unión Sionista (y cayó de 19 a 11 escaños). Netanyahu también se las arregló para recoger a un 8% de los electores que votaron por el Shas en 2013.

El líder del Yesh Atid, Yair Lapid, se merece una observación independiente: la pugna entre Herzog y Netanyahu infligió daños estratégicos a Lapid. Mi valoración personal es que los votantes de Lapid de la "derecha blanda" regresaron a Netanyahu, y los "cercanos a la izquierda" regresaron a Herzog. Al principio de la carrera, Lapid compitió contra Tzipi Livni, y después trató de crear una alianza con el líder de Kulanu, Moshe Kahlon, porque sabía que esta era la única forma en que podía romper el cerco de la pugna entre Herzog y Netanyahu. Pero no lo consiguió.

4. De acuerdo con esta encuesta, los partidos israelíes de derecha (incluyendo al Yahad de Eli Yishai, que no cruzó el umbral electoral) cosecharon el 49% de los votos frente al 51% en los partidos de centro-izquierda. Esta encuesta coloca al Kulanu (el 7% de los votos) en el bloque de centro-izquierda, ya que la mayoría de los votantes de Kahlon votaron por partidos de centro-izquierda en 2013. Por lo tanto, el partido de Kahlon es el desempate para cualquier coalición, de cualquier manera que se mire. Un análisis minucioso de los votantes de Kahlon muestra que no son compatibles con Netanyahu. De ellos, el 39% se definen como centristas y el 35% como miembros de la "derecha blanda". Y los votantes de Kahlon se dividen, casi por igual, en lo que respecta a la cuestión de a que gobierno debería unirse Kahlon. Esto es un hecho sorprendente, a la luz de la decisiva victoria de Netanyahu en las elecciones.

Según los encuestadores, el electorado de Kahlon está compuesto por el grupo electoralmente más importante, políticamente hablando, ya que son ellos los que contienen las semillas para un cambio, los que determinan el equilibrio de poder entre los bloques. Más resultados relativos a los votantes de Kahlon incluyen que sólo el 30% de ellos dan una puntuación "positiva" a la actuación de Netanyahu como primer ministro. En el índice personal, Netanyahu recibe una puntuación de -17 entre los votantres de Kahlon, mientras que Herzog recibe solamente el -1. Sólo el 15% de los votantes de Kahlon siente que Netanyahu "lucha por la clase media" y el 24% siente que comparten sus valores. A modo de comparación, el 30% de los votantes de Kahlon sienten que Herzog lucha por la clase media y el 30% siente que comparten los mismos valores. De los votantes de Kahlon, el 72% quiere un cambio sustantivo en la ruta liderada por Netanyahu en los últimos años, y el 53% considera que Israel debería disminuir sus inversiones en los territorios (con el 37% pensando que debería seguir actuando como hasta ahora).

Así pues, ¿por qué Netanyahu ganó las elecciones? A pesar de las calificaciones promedio de población pobre de los votantes, a Netanyahu se le sigue viendo como un líder fuerte (el 66%) frente a Herzog (el 24%) y al final del día, el tema de la seguridad es lo que inclinó la balanza. De los votantes que encontraron al problema de la seguridad el más importante, el 79% votó a favor de los partidos de derecha. Por lo tanto, la izquierda israelí sigue siendo incapaz de proporcionar a los votantes israelíes una sensación de seguridad y la creencia de que se puede confiar en ella a la hora de llevar el timón de la nave israelí en aguas tormentosas.

Al final del día, todo tiene que ver con el candidato. Isaac Herzog es un digno y talentoso candidato y un político eficaz. Sin embargo, él no da a los votantes una sensación de seguridad. Netanyahu, con todas sus complejidades, todavía mantiene el cetro de la seguridad  con mano fuerte. La aversión a sus modos de acción, a sus valores y a su insensibilidad social y económica es menos fuerte que las preocupaciones de seguridad que plantea un Irán nuclear, las incursiones del Estado islámico y un Oriente Medio en llamas. Y esa es la cuestión finalmente determinante.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home