Saturday, October 31, 2015

Antisionistas que dicen ser "sionistas de toda la vida": Dos judíos americanos de los 6 millones y medio apoyan el boicot a Israel - David Bernstein - Volokh Conspiration



Este es mi titular alternativo para un artículo de opinión publicado por The WPost el viernes y que se titulaba "Somos sionistas de toda la vida. Es por eso qué hemos elegido boicotear a Israel", y que fue el  artículo de opinión "más leído" del día.

Los autores, Steven Levitsky, profesor de gestión y gobierno en Harvard, y Glen Weyl, un economista que trabaja en Microsoft, se identificaron como "judíos progresistas" y "sionistas de toda la vida" que "durante años... hemos apoyado a los gobiernos israelíes, incluso aquellos con los que no estábamos demasiado de acuerdo, en la creencia de que un Israel que busque su seguridad actuaría para defender sus propios intereses a largo plazo". Yo les escribí y les pregunté si alguno de ellos se había manifestado públicamente en apoyo de Israel en alguna ocasión. Ambos reconocieron que no lo habían hecho. Tampoco Israel era un área de interés académico para ninguno de ellos.

El artículo era en sí mismo trivial, los típicos mantras y las tontas acusaciones de apartheid, las falsas acusaciones de un incremento del chauvinismo judío en Israel y, literalmente, ni una sola palabra sobre el terrorismo o el rechazo palestino (a una solución de dos estados en la que Israel perviva como lo que es ahora, un Estado judío y democrático), incluyendo el rechazo de varios de planes de paz ofrecidos por Israel desde el año 2000 y que se encontraban dentro de los parámetros de las expectativas para un acuerdo de la comunidad internacional.

Yo les refuté la orientación general de sus alegaciones, las cuales básicamente querían vender la idea de que una vez si fue aceptable, pero ya no lo era, ser miembro de la izquierda liberal y progresista y apoyar a Israel, y todo ello porque Israel se ha desplazado de una manera muy drástica hacia la "derecha".

Así pues, los autores del artículo no poseen un perfil público de haber sido partidarios de Israel en el pasado, no les interesa Israel como parte de su trabajo académico y no tienen nada minimamente original que decir.

El apoyo a un boicot a Israel permanece en la periferia exterior de la comunidad judía, y más aún entre los judíos que se consideran a sí mismos, tal como dicen ser Levitsky y Weyl, "sionistas de toda la vida" y partidarios de una solución de dos estados. El último sondeo que recuerdo haber visto sobre este tema informaba que más de 90% de los judíos americanos eran más comprensivos con Israel que con los palestinos, y lo contrario solamente era cierto en algún lugar con un solo dígito.

Weyl, al menos, esta claramente situado en el sector de la extrema izquierdo del sentimiento "sionista", pues él ha escrito en otras partes cosas como  "ahora es el momento de estar junto a la lucha del pueblo palestino en su lucha internacional por la justicia. Sólo la clara solidaridad de los judios humanitarios de todo el mundo con la causa de los que están esclavizados por nuestros representantes electos puede empezar a absolvernos de nuestros continuos crímenes".

[N.P.: Weyl es también conocido por promover un modelo de voto "de segundo nivel", lo que permitiría a la gente votar sobre un tema con diferentes niveles de influencia. Por ejemplo, bajo el sistema de Weyl los votos de las personas LGBTQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) tendrían más peso que los de los heterosexuales en un referéndum sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En respuesta a un usuario de Twitter que le señaló que Microsoft, su empresa, mantiene una fuerte presencia en Israel, Weyl le contestó: "Bueno, me opongo a las inversiones de Microsoft en Israel, pero no considero esta razón suficiente para renunciar a un mundo tan interconectado".]

Sin embargo, el WPost y más aún el New York Times, se sienten en la necesidad de vez en cuando de publicar el habitual artículo del "yo soy un académico judío izquierdista,  y estoy indignado y harto de Israel", incluso por parte de personas que no tienen ninguna experiencia particular sobre el tema más allá de la que puedan tener cualquier judío americano interesado que puedan elegir al azar. No estoy seguro de que la búsqueda de un judío americano o dos, aquí o allá, y ajeno al resto de los 6,5 millones de judíos americanos, y que sostenga una posición anti-Israel pruebe lo contrario, pero al parecer los editores de opinión consideran que hay un mercado importante para este tipo de artículos.

ACTUALIZACIÓN: Como he señalado antes, mientras que bastantes judíos americanos de izquierda afirman a menudo que Israel se ha desviado cada vez más a la extrema derecha, de hecho, la extrema derecha del "Gran Israel" es mucho menor ahora de lo que llegó a ser, mientras que la izquierda se ha totalmente colapsado, dejando a Israel como una nación mucho más centrista políticamente hablando. Pero para algunos izquierdistas americanos, si no hay esperanza para la izquierda israelí tampoco la hay para Israel.

En ese sentido, es preciso leer un reciente artículo que ha creado un gran revuelo en Israel y que ha sido escrito por el conocido profesor y activista israelí por la paz, y durante mucho tiempo situado en la izquierda, Shlomo Avineri. Avineri, quien durante décadas ha argumentado que Israel puede llegar a un acuerdo con los palestinos sobre la base de un reconocimiento del conflicto entre dos movimientos nacionales legítimos, ahora admite implícitamente que ha sido un ingenuo:
La cuestión es que los israelíes que ven el conflicto dentro del marco de una lucha entre dos movimientos nacionales suponen que esta es también la posición que sostiene la otra parte; por lo tanto, cuando las negociaciones fracasan, la receta que se defiende es ceder en algunos de los detalles con la esperanza de que más concesiones, de uno u otro lado, dará lugar a un acuerdo. 
Desafortunadamente, esto es una ilusión. 
La posición palestina básica, que por lo general no siempre se señala explícitamente, es totalmente diferente y se puede detectar fácilmente en numerosas declaraciones palestinas. De acuerdo a la opinión de los palestinos, este no es un conflicto entre dos movimientos nacionales, sino un conflicto entre un movimiento nacional (el palestino) y una entidad colonial e imperialista (Israel). De acuerdo con este punto de vista, Israel terminará como todos los fenómenos coloniales, siendo destruido y desapareciendo. Además, según el punto de vista palestino, los judíos no son una nación, sino una comunidad religiosa, y como tal no tiene derecho a la autodeterminación nacional, lo cual es, después de todo, un imperativo universal.
Mucha gente en Israel todavía se opone a los asentamientos, y piensa que Israel ha perdido una serie de oportunidades para promover la paz, y así sucesivamente. Pero después de que Oslo, y posteriormente Camp David / Taba, fueran recibidos con una terrible violencia palestina, después de que tras la retirada israelí de Gaza se recibiera una lluvia de cohetes de Hamas, y dada la actual ronda de violencia palestina motivada por los falsos rumores de que Israel planea destruir la mezquita de Al -Aqsa, falsedades animadas por el propio gobierno palestino, pocos israelíes aún creen, como los ingenuos Levitsky y Weyl, que Israel es el único responsable del conflicto o tiene el poder unilateral para resolverlo, sin llegar por supuesto hasta el suicidio.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home