Wednesday, October 07, 2015

¿Por qué los objetivos del terrorismo palestino son los civiles judíos? - Emmanuel Navon - i24news



La semana pasada, Eitam Henkin y su esposa Naama fueron asesinados delante de sus cuatro hijos de vuelta a su casa. Tuve el privilegio de conocer a Eitam cuando asistió a una clase que di sobre Alexis de Tocqueville en el Kohelet Policy Forum. Eitam era un erudito, un alma gentil y un hombre justo. Había escrito dos libros y decenas de artículos sobre la ley judía, y estaba completando un doctorado en historia en la Universidad de Tel-Aviv. Eitam y su esposa fueron asesinados justo antes del Shabat, cuando el libro de Eclesiastés ("Kohelet") se lee en las sinagogas. Kohelet afirma que "Todo esto he visto en mi vana existencia. al justo que perece pese a su justicia, y al impío que pese a su maldad alarga sus días" (Ecl 7, 15), pero tampoco propone tener una explicación.

La cuestión de por qué fueron asesinados Eitam y Naama no es sólo filosófica, sino también política. Para los palestinos y sus muchos apologistas en Occidente, los Henkins trajeron esta tragedia sobre sí mismos por ser los agentes voluntarios de "la ocupación". La Autoridad Palestina (AP) ni siquiera condenó el crimen porque considera que fue "un acto legítimo de resistencia". Cuando dos días después del asesinato de los Henkins, Nehemia Lavi y Aharon Banito fueron apuñalados hasta la muerte en la ciudad vieja de Jerusalén, la Autoridad Palestina sólo deploró el asesinato de su agresor. El portavoz de la Autoridad Palestina Ihab Bseiso agregó que "La única solución es el fin de la ocupación israelí de nuestra tierra palestina ocupada y el establecimiento de nuestro Estado independiente en las fronteras de 1967, con Jerusalén como su capital". En otras palabras, el terrorismo terminará cuando Israel renuncie a cada pulgada de la tierra que conquistó durante la Guerra de los Seis Días.

Pero esto es una mentira.

Hace ochenta y seis años, en agosto de 1929, 133 judíos fueron asesinados por los árabes en Jerusalén, Hebrón, y Safed. No había "ocupación israelí" en aquellos momentos. La razón por la que los judíos fueron asesinados en la ciudad vieja de Jerusalén, en agosto de 1929 y en octubre de 2015, es de hecho idéntica: los líderes palestinos encendieron la violencia al acusar falsamente a los judíos de "profanar" la mezquita de Al-Aqsa.

En 1929, Haj Amin al Husseini (el Mufti de Jerusalén y luego colaborador nazi, y alabado como un "héroe" por el jefe de la OLP, Yasser Arafat) distribuyó folletos con fotografías trucadas acusando a los judíos de planificar hacerse cargo de la mezquita de Al-Aqsa. El 16 de septiembre de 2015, el presidente de la AP, Mahmoud Abbas, declaró lo siguiente: "Bendecimos cada gota de sangre que se haya derramado por Jerusalén, ya que es una sangre limpia y pura, y la sangre derramada por Allah, Allah la desea. Cada mártir (Shahid) alcanzará el Paraíso, y todo el que sea herido será recompensado por Allah. La Mezquita de Al-Aqsa es nuestra, la Iglesia del Santo Sepulcro es nuestra, y ellos [los judíos] no tienen derecho a contaminarlas con sus sucios pies. No vamos a permitirlo y haremos todo lo que esté en nuestro poder para proteger a Jerusalén".

Por lo tanto, no debería ser una sorpresa que Muhannad Halabi, de 19 años de edad, se convirtiera en asesino árabe que apuñaló a dos judíos hasta la muerte en la Ciudad Vieja de Jerusalén, el pasado sábado por la noche, y que escribiera lo siguiente en su página de Facebook antes de cometer su crimen: "Lo que está pasando con la mezquita de Al-Aqsa es lo que está sucediendo con nuestros santos lugares y es la vía de nuestro Profeta". Halabi fue incitado, y actuó en consecuencia. Él no escribió que lo que le había motivado era el establecimiento de un estado árabe independiente dentro de las líneas de armisticio que solían separar a Israel de Jordania. Sus víctimas específicas no eran los militares, sino los civiles judíos. Su motivación no era política, era religiosa.

Lo mismo se aplica a los asesinos de Eitam y Naama Henkin. Como miembros de Hamas, ellos no luchan por el establecimiento de un estado árabe adicional al lado de Israel, sino por un estado islámico "sobre cada pulgada de Palestina" (artículo 6 de la Carta de Hamas) donde ningún judío (y ningún cristiano) sería permitido. La Carta de Hamas cita el famosa "hadiz" Al-Bujari (una declaración no incluida en el Corán, pero atribuida a Mohamed): "El Día del Juicio no vendrá hasta que los musulmanes maten a los judíos. Cuando entonces el judío se oculte detrás de las piedras y de los árboles, las piedras y los árboles dirán: 'Oh musulmanes, oh Abdulla, hay un judío detrás de mí, ven y mátalo' ".

De acuerdo con una encuesta realizada por Stanley Greenberg en julio de 2011, el 73% de los palestinos están de acuerdo con este hadiz (según lo informado por el Jerusalem Post el 15 de julio de 2011). No es casualidad si los objetivos del terrorismo palestino son los civiles judíos.

Al igual que en 1929, el asesinato de judíos en la actualidad está motivado por una incitación calumniosa y una creencia religiosa que ya existía antes de la creación del Estado de Israel, y ambos hechos todavía existirán incluso si Israel se retira de cada pulgada de la tierra que conquistó en junio de 1967.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home