Sunday, February 21, 2016

Los majaderos del multiculturalismo interreligioso: El multiculturalismo se ha vuelto loco en Alemania - Giulio Meotti - Arutz Sheva



Se había anunciado como un experimento multicultural previo a la auténtica llegada de cientos de miles de inmigrantes sobre los cuales las élites políticas, económicas y mediáticas progresistas de Alemania habían depositado la esperanza de una rápida integración en la sociedad alemana y en sus gloriosas universidades.

Fue el caso, por ejemplo, de la Universidad de Dortmund quien abrió una sala de oración interreligiosa con reglas especiales. Se la denominó "der Stille Raum", la sala de silencio, un prototipo que fue imitado por otras muchas universidades de Alemania durante los últimos dos años.

Con sólo veinte metros cuadrados, las paredes pintadas de verde, una alfombra roja, dos sofás, dos sillas, una estantería de Ikea. Se trataba de una especie de espacio minimalista del "mismo Dios". Un espacio estrictamente "neutral". Y se podía encontrar en la Universidad de Berlín, así como en la de Bremen. Los estudiantes de todas las religiones, cristianos, judíos, budistas y musulmanes podrían encontrar allí un espacio de encuentro interreligiso. Pero lo cosa, obviamente, no fue muy bien.

Hace un par de días hubo un anuncio lacónico: "El intento de crear un espacio (habitación) no religiosa de silencio ha fallado", dijo Eve Prost, la jefe de prensa de la Universidad de Dortmund. Muchos estudiantes se habían quejado de que fueron segregados de allí por otros estudiantes musulmanes y obligados a permanecer en la parte más pequeña de la habitación, junto con las mujeres. Copias del Corán fueron colocadas en la habitación a pesar del acuerdo, que aparecía publicado en la puerta principal, que prohibía expresamente los símbolos religiosos. Asimismo, lo estudiantes musulmanes habían ordenado a las mujeres a llevar el velo y renunciar a los perfumes.

En la Universidad de Bochum, la "sala de meditación" fue cerrada debido a la presencia constante en ella de salafistas. Incluso la "sala de oración" de la Universidad de Essen, que se había anunciado como "un lugar de tolerancia y de coexistencia pacífica", también fue cerrada, "ya que las salas de oración eran monopolizadas por un grupo religioso", dijo el rector, y no es difícil imaginar a que Dios adoraba ese grupo.

La Universidad Goethe en Frankfurt tuvo más suerte: la "casa del silencio" todavía existe, pero sólo gracias al hecho de que se decidió legitimar las oraciones separadas de hombres y mujeres.

Alemania no es nueva en estos experimentos de sincretismo. La Iglesia Evangélica de Königshardt-Schmachtendorf, en Oberhausen, se ofreció recientemente a las autoridades para albergar un número de migrantes. Y para evitar aparecer "ofensiva" por los musulmanes, la iglesia retiró la pila bautismal y las cruces.

En Petriplatz, en el céntrico barrio de Mitte de Berlín, se sitúa la "casa del Uno", un singular edificio ecuménico en Europa: una mezquita, una iglesia y una sinagoga bajo el mismo techo. El edificio fue construido sobre las ruinas de la antigua iglesia de San Pedro. Lo llaman el lugar de la "amalgama religiosa".

Por desgracia, su experiencia va terminar próximamente, como casi siempre sucede, con una iglesia que se convertirá en una tienda de sexo y con el nacimiento de una nueva mezquita.

¿Es este el destino de Europa?

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home