Sunday, March 13, 2016

Su único objetivo es hacer daño a Israel - Dan Margalit - Israel Hayom



Nada logrará que los partidos Balad y Hadash, de la Lista Árabe Conjunta, bajen el tono de su postura. Duras críticas contra Hezbolá fueron formuladas al mayor nivel institucional este fin de semana. Ya no se trata solamente de Arabia Saudita y de los Estados del Golfo, fue toda la Liga Árabe la que designó al grupo como una organización terrorista. Pero dichas críticas no tuvieron la aprobación, sino la condena, de los diputados de la Lista Árabe Conjunta Jamal Zahalka (del Balad) y Dov Khenin, el único diputado judío del Hadash.

Esta no es una cuestión trivial. Los sabios dicen que un pecado reiterado se convierte en un hábito, y eso es lo que está sucediendo con la postura de los diputados árabes. Se muestran constante, reiterada y completamente hostiles a cualquier cosa que tenga que ver con Israel, y la mayoría judía ya se ha acostumbrado a este comportamiento, lo acepta como un decreto llegado desde los cielos y lo asume. La mayoría judía ya no se inmuta ante los esfuerzos vigorosos de los partidos árabes de dañar a Israel. Hay países democráticos que no tendrían tanta paciencia y tolerancia hacia partidos como estos, quienes además pretenden representar a toda una minoría.

Pero ahora, las cosas se están poniendo cada vez más serias. La Liga Árabe designó a Hezbollah como una organización terrorista con base a sus propios criterios, los de los árabes, y sin tener en cuenta para nada a Israel, para bien o para mal. No existen intereses árabes sunitas, cristianos o seculares que propongan una cooperación con Hezbollah. Y entre los chiítas, existe un importante desacuerdo sobre dónde colocar su lealtad.

Ahora, con este reiterado apoyo a Hezbolá por parte de la Lista Árabe Conjunta, esta decisión vuelve la situación aún más preocupante: Incluso si todo el mundo árabe-islámico sunita cree que Hezbollah es una presencia destructiva dentro del escenario regional, un hecho sigue siendo aún más poderoso que cualquier otra cosa para estos líderes árabes de Israel: el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, es un actor fundamental debido a su violenta animosidad hacia Israel.

Zahalka y sus socios políticos han determinado para sí mismos y para sus electores que el principio de causar daño a Israel es más importante y tiene prioridad a cualquier otro interés legítimo de los árabes de Israel, de Oriente Medio o de Occidente. Esto suena muy triste para todos aquellos que han trabajado duro durante los últimos 68 años para integrar los árabes israelíes en la delicada textura de la sociedad local.

Está claro que se trata de una postura práctica y simbólica de los miembros árabes de la Knesset. También aparece de manera consciente el conflicto con la voluntad de su circunscripción. Una encuesta publicada por el Canal 2 de noticias encontró que la mayoría de los árabes israelíes sienten que la dirección de la Lista Árabe Conjunta no les representa bien. Estos parlamentarios árabes no han dado ningún paso hacia una política de paz y coexistencia entre judíos y árabes. Mientras que se adhieren a esta postura de adhesión a Hezbollah, incluso a la luz de los cambios existentes por la división entre sunitas y chiítas, se convertirán en irrelevantes para el diálogo entre judíos y árabes.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home