Sunday, October 16, 2016

¿Quién apoyó el vergonzoso voto de la UNESCO? - Elliott Abrams - Israel Hayom


Carl Haag, el Muro Occidental, 1859


Leon Gerome, el Muro Occidental, 1869


Eugene Alexis Girardet, Muro Occidental 1898


Gustav Bauernfeind, Muro Occidental, 1904 

Un recordatorio cultural para los que votaron no o se abstuvieron


Hay poco que agregar al justo desprecio demostrado por los Estados Unidos e Israel, que suspendió las relaciones con la UNESCO, hacia la votación realizada por la UNESCO esta semana, y que en esencia elimina la historia judía y cristiana de Jerusalén, haciendo referencia solamente a la terminología musulmana. Irina Bokova, la propia Directora General de la UNESCO, criticó la votación diciendo que: "Jerusalén es la ciudad sagrada de las tres religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el Islam. Negar, ocultar o borrar cualquiera de las tradiciones judías, cristianas o musulmanas, socava la integridad del lugar".

Las siguientes naciones votaron a favor de la resolución: Argelia, Bangladesh, Brasil, Chad, China, República Dominicana, Egipto, Irán, Líbano, Malasia, Marruecos, Mauricio, México, Mozambique, Nicaragua, Nigeria, Omán, Pakistán, Qatar, Rusia, Senegal , Sudáfrica, Sudán y Vietnam.

Seis países votaron en contra: Estonia, Alemania, Lituania, Países Bajos, Reino Unido y Estados Unidos.

Y estas fueron los que se abstuvieron: Albania, Argentina, Camerún, El Salvador, Francia, Ghana, Grecia, Guinea, Haití, India, Italia, Costa de Marfil, Japón, Kenia, Nepal, Paraguay, San Vicente y Nieves, Eslovenia, Corea del Sur , España, Sri Lanka, Suecia, Togo, Trinidad y Tobago, Uganda y Ucrania. Serbia y Turkmenistán estaban ausentes de la votación, presumiblemente de forma deliberada para evitarse el problema.

The Times de Israel reportó ciertas buenas noticias sobre el patrón de esta votación: Siete países que apoyaron una misma y vergonzosa resolución sobre el mismo asunto en abril, entre ellos Francia y la India, ahora se abstuvieron.

"Después de una protesta israelí sobre el voto de abril, París admitió que su voto fue un error, por lo que la abstención francesa no fue realmente una sorpresa. Sin embargo, funcionarios israelíes no esperaban que países como India y Suecia rechazaran respaldar la resolución palestina... Los otros países que cambiaron sorprendente del sí a la abstención fueron España, Argentina, Sri Lanka, Guinea y Togo".

Se debe dar a la diplomacia israelí el crédito por este cambio.

Aún así, ¿qué está haciendo Marruecos ratificando este tipo de actividad palestina? ¿Por qué no pudo unirse a Francia a países como Alemania, Reino Unido y los Países Bajos que votaron no? Es sorprendente que ningún país europeo apoyara esta resolución, pero ¿por qué no pudieron algunos más oponerse a ella, ya que se les supone un cierto conocimiento de la verdadera historia del Oriente Medio? ¿Y por qué Japón no pudo votar en contra de esos chacales?

La votación nos muestra que muchos de los países están cansados ​​de como los palestinos y el mundo árabe abusan del sistema de la ONU, pero muy pocos tienen el valor de denunciarlo. Uno debe tomar nota de que Albania, que se abstuvo, es el único país de mayoría musulmana en hacerlo, y merece crédito. Y luego están los votos a favor, que son terribles, de  países no pertenecientes al mundo musulmán: Brasil, República Dominicana, México, Mozambique, Nigeria, Sudáfrica, Vietnam, y por supuesto, Rusia y China.

Este voto desacredita aún más a la UNESCO, por supuesto, pero también desacredita a los países que apoyaron la votación o que no se opusieron a una resolución absolutamente política y totalmente divorciada de la historia. Uno puede esperar (una esperanza tenue, supongo) que en algunos de esos países habrá cierta discusión y debate sobre el voto. Mientras que a la UNESCO le dañó la resolución, los palestinos en realidad no ganaron. No había ninguna razón para apoyarla, excepto el habitual tropismo de la ONU contra Israel. Sin embargo, esa mayoría automática que proporcionan los países musulmanes y algunos adláteres se está debilitando, resultado de los años de esfuerzo por parte del gobierno de Netanyahu.

Y el mejor comentario sobre todo esto el realizado por el primer ministro Netanyahu en su discurso ante la Asamblea General de la ONU el 22 de septiembre:
"La ONU, que se inició como una fuerza moral, se ha convertido en una farsa moral. Por eso, cuando se trata de Israel en la ONU, probablemente piensan que nada va a cambiar, ¿verdad? Bueno, se equivocan. Ustedes lo verán, ese cambio, y mucho más pronto de lo que piensan. El cambio se producirá en esta sala, ya de vuelta a casa, sus gobiernos están cambiando rápidamente su actitud hacia Israel, y tarde o temprano, va a cambiar la forma en que voten por Israel en la ONU ... Creo que no está lejano el día en que Israel sea capaz de confiar en que muchos, muchos países, estén junto a nosotros en la ONU. Poco a poco, los días en que los embajadores de la ONU por mero reflejo condenaban a Israel, aquellos días están llegando a su fin... 
Señoras y señores, distinguidos delegados de tantas tierras, tengo un mensaje para ustedes: bajen sus brazos La guerra contra Israel en la ONU ha terminado Tal vez algunos de ustedes no lo saben aún, pero estoy seguro de que un día, en un futuro no muy lejano, también tendrán que hacer llegar el mensaje de su presidente o de su primer ministro informando que la guerra contra Israel en las Naciones Unidas ha terminado. Sí, lo sé, puede haber tormentas antes de la calma. Sé que se habla de atacar en grupo a Israel en la ONU a finales de este año. Dada su historia de hostilidad hacia Israel, ¿alguien realmente cree que Israel va a dejar que la ONU determine nuestra seguridad y nuestros intereses vitales nacionales? 
No vamos a aceptar cualquier intento por parte de la ONU de imponer condiciones a Israel. El camino de la paz corre a través de Jerusalén y de Ramala, no a través de Nueva York. 
Pero independientemente de lo que suceda en los próximos meses, tengo plena confianza de que en los próximos años, una revolución sobre la posición de Israel entre las naciones finalmente penetrará en esta sala de las naciones. Tengo tanta confianza de hecho, que predigo que dentro de una década un primer ministro israelí estará justo aquí, donde ahora estoy de pie, y aplaudirá a la ONU. Pero quiero preguntarles: ¿Por qué tenemos que esperar una década ¿Por qué mantener el vilipendio de Israel, la obsesión de algunos? Porque no apreciar ese sesgo obsesivo de algunos contra Israel no es sólo un problema para mi país, es también un problema para sus países, porque si la ONU pasa tanto tiempo condenando a la única democracia liberal en el Oriente Medio, tendrá mucho menos tiempo para hacer frente a las guerras, las enfermedades, la pobreza, el cambio climático y todos los otros problemas graves que aquejan al planeta".

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home