Sunday, January 15, 2017

Parte de la izquierda israelí ya reconoce su fracaso: Por qué el campo nacionalista y la ortodoxia judía está asumiendo el control de Israel - Carlo Strenger - Haaretz



Un interesante debate ha tenido lugar en Haaretz sobre "lo que ha ido mal con el secularismo" y "¿por qué Israel es cada vez más religioso?". El disparador ha sido en gran medida la transformación por parte del ministro de Educación Naftali Bennett del sistema nacional de educación en un clon del sistema sionista religioso, con la sustitución del civismo por el adoctrinamiento judío y la introducción de contenidos cada vez más judíos religiosos.

Dos respuestas interesantes se han ofrecido sobre por qué la laicidad es cada vez menos interesante para los israelíes. Rami Livni ha argumentado que el secularismo se está suicidando debido principalmente a que la "laicidad israelí ha descartado la cultura israelí-hebrea que fue creada milagrosamente en este país: desde el cantautor Arik Einstein al poeta Lea Goldberg; la intérprete Ahinoam Nini (Noa) a la canción infantil del ciclo '16 ovejas'; del novelista AB Yehoshua al compositor y columnista Eli Mohar".

En oposición a esto, Shlomo Avineri ha argumentado el hecho de que el secularismo de Israel ha derivado hacia el vacío, retirándose hacia cuestiones muy específicas, como los derechos de las mujeres y los homosexuales, y el derecho de las mujeres a rezar en el Muro Occidental. Avineri afirma que sólo un retorno a la reinterpretación de la judeidad por parte del sionismo laborista o de izquierda, como por ejemplo con respecto a la justicia social, la igualdad y la solidaridad, puede detener la disminución de la capacidad de atracción de la laicidad israelí.

No estoy de acuerdo ni con Livni ni con Avineri, y permítanme comenzar con este último. La izquierda israelí ha intentado durante décadas ganar las elecciones restando importancia a la seguridad y haciendo hincapié en la justicia social, la igualdad y la solidaridad, pero esto ha fracasado en gran medida durante los últimos 40 años, sobre todo cuando fue llevado a cabo por líderes con una fuerte agenda social como Amir Peretz y Shelly Yacimovich.

En una zona de conflicto como en la que vive Israel, la derecha ha logrado centrar la agenda política en materias de seguridad y de identidad nacional, y ninguna cantidad de énfasis socialdemócrata podrá cambiar esto. Incluso las protestas de justicia social de 2011 apenas han hecho mella en la marcha de Israel hacia un renacimiento sionista-religioso, por lo tanto la idea de Avineri simplemente no se ajusta a los hechos históricos.

El énfasis de Livni en la “milagrosa” cultura secular israelí de Lea Goldberg a Arik Einstein es atractivo, pero falla por una razón que nos lleva al quid de la cuestión: Israel ha traído de establecer de hecho una cultura secular rica y vibrante, pero para la mayoría de los israelíes esta no era suficiente para mantener su identidad y la necesidad de un significado.

Hay una causa profunda de este desarrollo. La investigación empírica en psicología existencial ha demostrado que los seres humanos tienen una tremenda necesidad de conectar su identidad a las tradiciones culturales y religiosas que poseen una profundidad histórica. Todos tenemos miedo a la muerte y todos queremos pertenecer a algo más grande que nosotros mismos y que prometa la inmortalidad. Esta es la enorme fuerza de la religión, que se refleja en el hecho de que alrededor del 85% de la humanidad continúa adhiriéndose a alguna forma de religión.

La necesidad de que la promesa de la inmortalidad aumenta aún más cuando los seres humanos se sienten amenazados en su supervivencia y se les recuerda de manera constante su mortalidad. Por desgracia, Israel se encuentra en una de las regiones más inestables y violentas del globo, y los israelíes se sienten constantemente amenazados. Como consecuencia de ello, a los jóvenes israelíes la cultura israelí-hebrea no proporciona la suficiente protección psicológica y el judaísmo se vuelve cada vez más atractivo para los israelíes.

Los israelíes están abrazando la religión porque, tal como ha demostrado el politólogo Uriel Abulof utilizando la psicología existencial, los israelíes se sienten profundamente inseguros, y tienen dudas sobre si el proyecto sionista tendrá éxito a largo plazo. De ahí que quieren conectarse a los 3.000 años de historia judía y a la promesa bíblica de que la descendencia de Abraham vivirá para siempre, además de que el Mesías finalmente vendrá y el mundo reconocerá a los judíos como el pueblo elegido.

Livni tampoco tiene en cuenta que mientras el secularismo liberal occidental es de hecho un sistema de valores de gran alcance que ha transformado el mundo occidental en los últimos tres siglos, por lo general es antinacionalista y siempre ha sido universalista y cosmopolita. La cultura de la Ilustración que dio a luz al secularismo liberal ha evolucionado hacia una red que abarcó a toda Europa durante siglos y luego también a los Estados Unidos.

El secularismo liberal, por lo tanto, no puede ser específicamente israelí. Mientras judíos como Marx, Freud y Einstein han hecho una notable contribución a la cultura mundial, y mientras los logros científicos y culturales de Israel son notables, la modernidad no existiría sin Da Vinci, Galileo, Newton, Kant, Darwin y Picasso, ninguno de los cuales son judíos.

Es por esto que los liberales seculares de Israel hacen hincapié en los derechos humanos universales. Como resultado, la derecha política nacionalista y religiosa judía nos denomina antipatriotas, y utiliza el término "cosmopolita" como un insulto que implica que los liberales seculares "no tienen valores", ya que no aceptamos acríticamente la tradición judía y la autoridad rabínica, y se niegan a ver a los judíos para ver como el pueblo elegido.

Por lo tanto, considero que ni el regreso a un sionismo social propuesto por Avineri, ni la convocatoria para celebrar la cultura secular de Israel propuesta por Livni, traerá de vuelta a los israelíes al secularismo liberal, que sigue sin ofrecer consuelo religioso ni promete la inmortalidad. Los liberales seculares de Israel deben darse cuenta de que somos una minoría, de que nuestros ideales cosmopolitas e ilustrados no satisfacen las necesidades de la mayoría de los israelíes, y de que es poco probable que podamos dar forma a la cultura dominante en Israel y a la identidad política prevaleciente en un futuro previsible.

Nuestra única opción es la defensa de los principios básicos de la democracia liberal de Israel para crear un espacio en el que podemos vivir de acuerdo con nuestros propios ideales y valores, y de paso reconocer que el sionismo liberal ha perdido la batalla por el alma de Israel ante la ideología sionista religiosa.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home