Saturday, October 28, 2017

Esos cineastas occidentales que utilizan a Israel, y especialmente a los ultraortodoxos, para su agenda racista - Seth Frantzman



Recientemente, un hombre blanco fuerte y corpulento ha estado gritando a la gente en Israel y Cisjordania. El primer video que vi fue en Hebrón abordando a soldados israelíes y judíos ultraortodoxos judíos, preguntándoles por qué los palestinos parecen estar en un lado de la calle de los residentes judíos. Hebrón es un foco del conflicto israelo-palestino y, como tal, atrae a muchos activistas. Es un símbolo perfecto para todo lo que aborrecen el gobierno militar de cincuenta años de Israel sobre Cisjordania y millones de palestinos. Es un punto álgido para la violencia. Por lo tanto, es comprensible que los activistas extranjeros se sientan atraídos por sus antecedentes como lugar donde protestar o para utilizarlo como telón de fondo para un video sobre lo que ven como los abusos del gobierno israelí.

En el primer vídeo, ese hombre musculoso grita a los judíos que caminan tranquilamente preguntándoles por qué los palestinos no pueden caminar por donde quieren y preguntando que piensan de los árabes. Luego gira su lente hacia dos soldados. Los soldados no le entienden y una mujer soldado parece reírse de él. Él le grita "miren la arrogancia". No les pregunta qué fue lo que les trajo a Hebrón, que fueron reclutados por el ejército y que tal vez no estén de acuerdo con lo que se les envió a hacer. Eso es comprensible, para él no son más que soldados, un cliché en uniforme.

El cineasta luego dirigió su lente a Jerusalén. Durante lo que parecen ser unas protestas ultraortodoxas contra el reclutamiento del IDF en Jerusalén, deambuló por donde la policía intentaba mantener el flujo del tráfico y les gritaba a la policía y también a hombres y niños ultraortodoxos que pasaban caminando. "¿Qué piensas de los palestinos?". Gritó una y otra vez hasta que encontró a unos pocos niños que respondieron. Parecían estar en su adolescencia o quizás más jóvenes. Vistiendo las camisas blancas y los pantalones negros que visten los judíos ultraortodoxos, respondieron "terroristas". Este occidental blanco se sintió repleto de felicidad. Aquí estaban los "judíos" que llamaban a los árabes "terroristas" y ahora podían ser estereotipos y ser identificados y satanizados ante la cámara. Él no preguntó sus nombres o sus edades o de dónde eran, solo mantuvo la cámara ante sus caras.

Al hacerlo, creó un sistema de apartheid con su cámara. Había gente con la que quería pasar el rato y que pertenecía a un grupo, los palestinos, y gente a la que buscaba sacarle partido, a quien trataba de filmar diciendo algo racista para poder demonizar a todo el grupo. En cada caso, se había propuesto filmar a los judíos ortodoxos porque pueden identificarse fácilmente como judíos. No filmaba a israelíes promedio, que en su mayoría no son religiosos y tienen opiniones diversas sobre los palestinos. Él solo quiere filmar a judíos religiosos, y quiere colorear sus respuestas. Si hablan inglés, intenta convencerlos para que digan cosas negativas sobre los árabes, o bien él interpreta sus supuestos puntos de vista por ellos.

Israel es el único país que inspira este tipo de odio. Es el único país al que los blancos occidentales, generalmente progresistas, sienten que pueden odiar por completo y generalizar. Mientras que los mismos europeos de Occidente, de Australia, del Reino Unido o de los EEUU no se sienten cómodos generalizando sobre los turcos, los búlgaros, los argelinos o los mexicanos, pero no sienten remordimientos si se trata de Israel. Para unos cuantos de ellos, como este cineasta, Israel es un escenario y sobre él hay personajes que pueden odiar.

Muchos de estos tipos de personas que odian a Israel lo usan para compensar sus propios sentimientos de privilegio. Muchos de ellos provienen de países que practicaron la esclavitud, el imperialismo, el genocidio, la esclavitud y la Inquisición. No fue hace tanto tiempo que sus países prohibían oficialmente a los judíos o evitaban que personas de color inmigraran. Su odio a Israel, y particularmente su intento de demonizar a sus habitantes y especialmente a los judíos religiosos forma parte de su racismo subconsciente o tal vez más claramente definido. En un mundo donde el racismo es visto a menudo como inaceptable en Occidente, resulta aceptable siempre y cuando la gente que odia sea retratada como "racista". Así que ir a Israel y gritar a cada persona religiosa judía para obtener la respuesta de unos pocos, que a veces puede ser lamentable, es una forma de propagar el racismo contra el pueblo judío en general.

La gente dice a menudo que ese odio a Israel es solamente una oposición a sus políticas. Solamente es oposición al gobierno israelí en Cisjordania. No se trata de antisemitismo, ni de racismo, eso dicen. Si eso fuera cierto, ¿por qué un cineasta vendría a Israel y se dirigiría solo a los judíos ortodoxos para hacer comentarios sobre los palestinos? ¿Por qué diría abiertamente cuando ve a un árabe "aquí están las personas con las que quiero pasar el rato"? ¿Por qué no apunta su cámara a los gobernantes de Israel, o a los principales bancos y compañías que hacen negocios en Cisjordania? ¿Por qué no apunta a otros israelíes? ¿Por qué encontrar solo un grupo que se viste de manera similar a los de las películas? ¿Por qué no preguntan a los ultraortodoxos qué estaban haciendo en la calle? Estaban protestando por el reclutamiento del ejército, ¿verdad? Algunos de ellos no quieren servir en el ejército. Algunos se oponen al estado de Israel. Algunos se niegan a votar. La mayoría no vive en Cisjordania. Entonces, ¿por qué elegir para demonizarlos a las personas menos responsables de las políticas de Israel, las personas menos involucradas en hacer cumplir esas políticas o beneficiarse de ellas? Porque el occidental necesita a los ortodoxos como suplentes de un Otro identificable. Si mostrara a diversos grupos de judíos israelíes, ya no encajaría tan fácilmente en un grupo similar.

Los espectadores se sorprenderían al ver que muchos ultraortodoxos no son racistas, son personas normales, simplemente personas promedio que trabajan, aman y hacen las cosas que hacen los occidentales, y también hacen los palestinos. El cineasta no puede verlos como humanos porque ha decidido que son unos objetivos. No puede permitir que hablen por sí mismos, quiere ponerlos ante una cámara y ha decidido la respuesta que vendrá de la cámara. Él grita a unas personas que no hablan su idioma y luego coloniza sus puntos de vista, quitándoles su opinión. Coloniza sus puntos de vista al igual que sus antepasados ​​colonizaron a partes del mundo. Porque su incursión en Israel es esencialmente una incursión colonial y su visión del país es propia de un apartheid. Él lo ha segregado eligiendo lo que muestra en la cámara.

Nuestras sociedades generalmente han decidido detener la colonización occidental. Solo con Israel tiende a continuar. Cuando ves una película que coloniza a Israel y a los palestinos, debes desafiarla al igual que su generalización, demonización y estereotipos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home