Saturday, October 28, 2017

La posición sobre los asentamientos de Gabbay, contraria a evacuar, es un arma amenazante contra la derecha dura - Ben-Dror Yemini - Ynet



La semana pasada fue la semana de Avi Gabbay. Si sus puntos de vista no estaban claros hasta ahora, finalmente parece que el nuevo presidente del Partido Laborista está sacudiendo la pereza del partido. Puede que no sea un político experimentado, pero los políticos veteranos no se caracterizan por el liderazgo o el pensamiento independiente. Saben cómo cuidarse a sí mismos y no buscan generar cambios.

Dos declaraciones de Gabbay, que no hay nada que conecte a los laboristas con la lista conjunta árabe por lo que no se sentará en una coalición con los partidos árabes, y que la paz no requiere una evacuación de los asentamientos, removieron al campo de la izquierda, tanto al sionista como el menos sionista, aunque en ambos casos declaró lo que resulta obvio.

Suponiendo que Gabbay no se deja intimidar por las críticas desatadas, lo que estamos viendo aquí es el comienzo de un movimiento interesante.

La izquierda sionista, debemos recordarlo, se ha movido hacia la izquierda en los últimos años. Cuando los miembros del Partido Laborista defienden a las organizaciones radicales de izquierda, bajo la apariencia de defender la libertad de expresión, dicha libertad de expresión se convierte simplemente una excusa. Ninguno de ellos habló con similar empatía sobre Lehava - una organización derechista contraria a la cohabitación con los árabes -, por ejemplo defendiendo su libertad de expresión. Recientemente, el alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, participó en un espectáculo organizado por la izquierda antiisraelí. Así es como uno se marca un gol en propia meta.

En una democracia saludable, los grandes partidos no se dirigen hacia los márgenes. El Partido Laborista no tiene que competir por el puesto de la Lista Conjunta árabe ni por el espacio del Meretz. Necesita los votos de aquellas personas que, apoyando un compromiso diplomático, votan por la derecha porque aborrecen la radicalización de la izquierda. El líder del Yesid Atid, Yair Lapid, lo entendió hace mucho tiempo. Él adoptó una política clara, que ha sido objeto de innumerables calumnias, y eso es exactamente lo que empujó a muchos votantes laboristas y a algunos votantes de la derecha en su dirección. Gabbay, posiblemente, entienda lo que el Partido Laborista debería haber entendido hace mucho tiempo, y eso definitivamente es una noticia refrescante.

"¿Cómo te atreves a rechazar a un partido de una minoría nacional?", le reprochó en el Haaretz Daniel Blatman, un profesor de historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén, recordando a Gabbay como los partidos políticos judíos fueron rechazados por los partidos de Polonia entre las dos guerras mundiales.

Qué mala comparación. ¿Había gente como la diputada árabe de la Knesset Hanin Zoabi entre esos judíos activos en la política polaca en aquellos momentos? ¿Se identificó algún partido judío con personas que trabajaban contra la existencia real de Polonia? ¿Predicaron acaso contra esos judíos que se unían al ejército polaco? ¿Se referían a esos reclutas judíos como "leprosos" (designación utilizada actualmente por los diputados árabes contra los árabes que realizan el servicio nacional)?

La comparación correcta con respecto a la Lista Conjunta árabe, si es que se está haciendo alguna, es con el Partido Alemán de los Sudetes (SdP), un partido nacionalista y separatista checo que se convirtió en pro nazi y operó desde dentro del estado contra la existencia real del estado. Y aunque la Lista Conjunta no es neonazi, Dios no lo permita, está demasiado cerca de los mismos patrones de acción: no quiere una asociación con la mayoría judía, tiene problemas para condenar el terror antiestatal e incluso se negó a firmar un acuerdo de voto excedente con el partido judío Meretz.

Blatman olvidó decir que él es un veterano partidario de ese partido racista árabe, pero atribuye el racismo a aquellos que se niegan a legitimar al partido racista. George Orwell dijo una vez que algunas ideas son tan estúpidas que solo un intelectual podría creerlas. Este profesor de historia israelí nos ha proporcionado más pruebas de eso.

De acuerdo con las posiciones por la paz apoyadas por el Partido Laborista, se supone que la mayoría de los colonos se quedarán quietos, ya que viven dentro de los bloques de asentamientos que permanecerán bajo la soberanía israelí en cualquier acuerdo futuro. Eso nos deja pendientes de unos 100.000 colonos. Uno tiene que ser un completo tonto para pensar que el Estado de Israel va a evacuarlos repitiendo el movimiento de desconexión de Gaza. Apenas tuvo éxito la última vez. No volverá a suceder.

Los puestos avanzados de los jóvenes colonos de las colinas se construyen en un intento por reforzar la dificultad de evacuarlos y convertirlos en un obstáculo para cualquier acuerdo. Para llegar a un acuerdo, por lo tanto, debemos eliminar la evacuación forzosa de la agenda. La declaración de Gabbay despoja a la derecha radical de su arma amenazante. ¿Usted no quiere desalojar? Multa. No dejaremos que nos tomen como rehenes, y no permitiremos que una minoría radical obligue a nada a la mayoría. Más de lo que ha irritado a sus amigos de la izquierda, Gabbay adoptó una posición que perjudica a la derecha radical.

Y de todos modos, aún cuando se firme un acuerdo de paz, si Dios quiere, un millón y medio de árabes seguirán siendo parte de Israel. Entonces, no será tan malo que 100.000 judíos permanezcan dentro de los límites de la entidad que exista allí, en cualquier tipo de acuerdo. Si el Estado de Israel puede contener una minoría árabe que representa a casi un 20% de la población, entonces una entidad árabe - ya sea palestina o jordano-palestina - puede contener a judíos que representan entre el 2 y el 3% de su población. No está claro si querrán quedarse allí, pero está claro que no es necesario entrar en la trampa de una evacuación forzada.

La expansión del proyecto de asentamientos sería un desastre progresivo que podría degenerar en la creación de un estado binacional, pero la idea de su evacuación forzosa es una fantasía que también debemos abandonar. No para frustrar un acuerdo en el futuro, sino precisamente para aumentar las posibilidades de un acuerdo.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home