Saturday, November 11, 2017

Kevin Spacey debería haberse convertido al Islam para intentar salvarse - Giulio Meotti - Arutz 7



¿Qué hubiera pasado si Harvey Weinstein , acusado de múltiples violaciones y acoso sexual, hubiera denunciado que tales acusaciones eran un "complot antisemita", si la Academia lo hubiese respaldado y sus colegas se hubieran apresurado a defenderlo diciendo que era "un productor prominente"?

Esto es lo que ha sucedido con Tariq Ramadan, el famoso islamista suizo acusado por varias mujeres de violación y acoso sexual. Ahora otras nuevas acusaciones provienen de Suiza, donde cuatro mujeres dicen que fueron abusadas por Ramadán mientras estudiaban con él. El Tribune de Geneve informa que una de estas mujeres dice que tuvo relaciones con Ramadán cuando tenía quince años en la parte trasera de un automóvil.

¿Y qué hicieron los académicos de Oxford donde Ramadan enseña? Obviamente, intentaron proteger a su protegido.

Una activista inglesa por los derechos de las mujeres, Aicha Ali-Khan, había recogido firmas para despedir a Ramadan de la prestigiosa universidad, pidiéndole a Oxford que suspendiera inmediatamente al profesor Ramadan hasta que estas acusaciones realizadas en otros países quedaran completamente aclaradas.

Después de la primera acusación de violación hace dos semanas, los estudiantes informaron que Ramadan había celebrado un seminario en Oxford y se lo vio "reír" con los miembros de la facultad. En respuesta a las solicitudes y firmas de los estudiantes, los miembros más importantes de la facultad organizaron una reunión. La respuesta oficial vino del director del Centro para el Oriente Medio, Eugene Rogan, quien dijo: "No se trata sólo de violencia sexual. Para algunos estudiantes, es sólo otra forma de cómo los europeos se unen en contra un destacado intelectual musulmán. Debemos proteger a los estudiantes musulmanes que creen y confían en él, y proteger esa confianza".

Sí, han leído correctamente.

La cátedra de Ramadan en Oxford fue financiada por Qatar, que solo en 2015 donó 11 millones de libras para renovar la facultad de Oxford, donde enseña Ramadán.

El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, renunció tras las acusaciones de acoso sexual cuando, en una cena, extendió la mano insistentemente sobre las rodillas de una conocida periodista, Julia Hartley-Brewer. Sin embargo, varias denuncias de violación no fueron suficientes para despedir a Tariq Ramadan. Y es que, después de todo, él es "un musulmán prominente".

El 15 de octubre, el diario progresistaThe Independent, después de las primeras revelaciones sobre Harvey Weinstein, publicó un artículo de Qasim Rashed titulado "Cómo las enseñanzas del Islam podrían ayudarnos a prevenir más abusos sexuales". Por supuesto, excusándolos cuando sean realizados por musulmanes.

Y así, finalmente, la Universidad de Oxford ha tomado la decisión correcta: "Ha dado un permiso a Ramadan", lo cual es un eufemismo. Y es que la media luna de Tariq Ramadan está oscureciendo a esa prestigiosa universidad, que desde 2009 le había otorgado uno de sus puestos más relevantes. Una historia que debería hundir uno de los principales símbolos multiculturales de Europa.

Ramadan, de hecho, ha sido durante mucho tiempo el conferenciante amado por la izquierda francesa, un asesor de Tony Blair, el predicador de la juventud europea de origen musulmán, el maestro en el arte de seducir a las élites y el establishment occidental, el moralista islámico del velo, el musulmán quien se negó a ser Charlie, el islamista que, hace un año, desde las columnas del principal diario de Italia, Il Corriere della Sera, predicó "la razón al servicio de Alá". Mientras tanto, parece que Ramadan estaba utilizando alumnas en su propio servicio.

Kevin Spacey hizo lo incorrecto al declararse gay durante la ola de acusaciones en su contra por acoso sexual. Para salvarse, Spacey debería haber hecho una declaración de fe en Alá. Se llama Shahada.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home