Sunday, December 31, 2017

Informe estadístico 2017 sobre la sociedad ultraortodoxa en Israel - Lee Cahaner, Gilad Malach, Maya Choshen - IDI



El informe muestra los cambios significativos que han ocurrido en la sociedad ultraortodoxa en los últimos años, e indica la creciente integración de los ultraortodoxos en la sociedad israelí dominante, junto con un aislacionismo cultural sostenido. La imagen que surge del informe es la de un continuo aumento en el número de estudiantes ultraortodoxos en el sistema de educación superior, un aumento en el número de aquellos que realizan los exámenes de matriculación en la escuela secundaria y tendencias positivas en el empleo (aunque estas se han ralentizado durante el año pasado). Además, el informe revela la existencia continua de brechas en los ingresos y en la devolución de impuestos entre israelíes ultraortodoxos y la población en general.

El informe muestra desarrollos significativos dentro de la sociedad ultraortodoxa: esta tendencia de integración debe fomentarse, al tiempo que permite a los ultraortodoxos mantener sus creencias y cultura junto con otros sectores de la sociedad israelí.

Población: este año, el número de israelíes ultraortodoxos se elevó por encima del millón por vez primera, y ahora constituyen el 12% de la población. Para 2030, se espera que el sector ultraortodoxo alcance el 16% de la población total, y para 2065, constituirá un tercio de la población total de Israel y el 40% de su población judía. La población ultraortodoxa también es relativamente joven: el 58% tiene entre 0 y 19 años, en comparación con el 30% del resto de la población judía. Además, en los últimos años ha habido un descenso en la tasa de fertilidad entre las mujeres ultraortodoxas, desde 7,5 hijos por mujer ultraortodoxa en 2003 hasta 6,9 hoy (comparado con 2,4 para otras mujeres judías).

Situación familiar: la tasa de matrimonio entre la población ultraortodoxa (de 20 años o más) es del 82%, en comparación con el 63% del resto de la población judía. Sin embargo, ha habido un aumento en la edad en el momento del matrimonio en los últimos años: mientras que en el 2005 el 61% de los jóvenes ultraortodoxos de entre 20 y 24 años estaban casados, esta cifra ahora ha bajado al 44%. Un cambio significativo también es evidente en un grupo de edad más amplio. En 2005, el 76% de los israelíes ultraortodoxos de 20-29 años estaban casados, en comparación con solo el 67,5% en 2016. En consecuencia, la tasa de matrimonio de las mujeres ultraortodoxas de entre 20 y 29 años fue del 80% en 2005, pero en 2016 cayó al 67%. También se observó un ligero descenso en las tasas de matrimonio de los hombres ultraortodoxos en el mismo período, del 71% al 68%.

Educación: actualmente hay aproximadamente 300.000 estudiantes en el sistema educativo ultraortodoxo, que representan el 18% de la población estudiantil en Israel. Sin embargo, la tasa de crecimiento anual del sistema ultraortodoxo disminuyó del 4,2% en 2013 al 3,2% en 2016. Por el contrario, la tasa de crecimiento anual del sistema escolar estatal hebreo aumentó en el mismo período del 0,5% al ​​2,3% . Hay dos explicaciones posibles para este fenómeno: la tasa de natalidad decreciente en el sector ultraortodoxo y el declive en el atractivo de las escuelas ultraortodoxas para las familias que no son explícitamente ultraortodoxas en observancia.

La proporción de estudiantes de secundaria en el sistema educativo ultraortodoxo que realizan exámenes de matriculación ha aumentado del 23% en 2005 al 33% en 2015. Este aumento puede atribuirse en gran medida al hecho de que la proporción de niñas ultraortodoxas que realizan exámenes de matriculación aumentó durante esta década del 31% al 51%, mientras que en realidad hubo una disminución entre los niños ultraortodoxos del 16% en 2009 al 13% en 2015. También vale la pena señalar que, si bien el número de estudiantes a tiempo completo en la yeshiva ultraortodoxa (seminario) creció en un 4% por año entre 1999 y 2012, pero su número luego disminuyó en un 16% entre 2012 y 2014, un período en el que no había partidos ultraortodoxos en la coalición. Esta disminución se explica en parte tanto por los recortes de subsidios a las yeshivas (seminarios religiosos) como por la reducción de la edad de exención del servicio militar. En consecuencia, en 2016, tras el regreso a la coalición de los partidos ultraortodoxos, el número de estudiantes de yeshiva a tiempo completo aumentó una vez más en un 4%.

Educación superior: el número de estudiantes ultraortodoxos en el sistema de educación superior se ha multiplicado por diez en la última década, de 1.000 a 10.800. En la actualidad, también hay aproximadamente 1.500 estudiantes ultraortodoxos en programas de grado avanzados. De los estudiantes ultraortodoxos en educación superior, el 69% son mujeres y solo el 31% son hombres. El desglose de las asignaturas (de licenciatura) por parte de estudiantes ultraortodoxos difiere mucho del de la población general: el 34% estudia educación, en comparación con el 18% de la población general; el 11% estudia sujetos paramédicos, en comparación con el 6% de la población general; y solo el 8% estudió ingeniería, en comparación con el 18% de la población general.

Ingresos y gastos: el ingreso mensual promedio de los hogares ultraortodoxos es de 12.616 NIS, aproximadamente un 35% más bajo que el ingreso promedio de otros hogares judíos. En una comparación del ingreso per cápita, la diferencia comparativa salta al 171%, con un promedio mensual de 2,168 NIS en la población ultraortodoxa y 5,876 NIS para otros judíos. La razón principal de esto es el tamaño relativamente grande de los hogares ultraortodoxos. Los ingresos del trabajo representan solo el 65% de los ingresos de los hogares ultraortodoxos (el 24% en pensiones y estipendios, y solo el 10% de los retornos de capital), en comparación con el 78% de otros hogares judíos. En consecuencia, los pagos de beneficios representan el 24% de los ingresos de las familias ultraortodoxas, mientras que solo el 1% de sus ingresos proviene de capital, pensiones y planes de ahorro, en comparación con el 10% de otras familias judías. Debido en parte a sus ingresos relativamente bajos, los ultraortodoxos pagan un promedio de solo 1.261 NIS por mes en impuestos, alrededor de un tercio de los pagos de impuestos de otras familias judías.

A pesar del tamaño relativamente grande de las familias ultraortodoxas, sus gastos mensuales en diversos productos y servicios son un 15% más bajos que los de otras familias judías, alcanzando un promedio de 13.676 NIS. Desglosar estos gastos por tipo revela un gran grado de similitud entre los ultraortodoxos y otros hogares judíos con respecto a los gastos en alimentos, vivienda, salud y educación. Sin embargo, existen diferencias en los gastos en transporte y comunicaciones, que representan solo el 12% de los gastos de los hogares ultraortodoxos, en comparación con el 21% de otras familias judías. Esto se puede explicar en parte, porque los israelíes ultraortodoxos dependen más del transporte público que de los automóviles privados, y usan mucho menos Internet y la televisión por cable.

Pobreza: la tasa de pobreza entre los israelíes ultraortodoxos cayó al 45% en 2016, su nivel más bajo en más de una década. Esto es resultado de la tendencia de una mayor integración ultraortodoxa en la fuerza de trabajo, junto con un mayor apoyo del gobierno.

Vivienda: durante la última década (2006-2016), ha habido una disminución en la propiedad de viviendas en el sector ultraortodoxo (del 79% en 2006 al 75% en 2016), mientras que las tasas de propiedad en el resto de la población judía se ha mantenido estable. Esto es una indicación tanto de la dificultad económica como de los procesos de cambio social que han hecho que el alquiler de una casa sea más aceptable para las parejas jóvenes.

Transporte: solo el 42% de los israelíes ultraortodoxos tienen una licencia de conducir (en comparación con el 81% de otros judíos israelíes), aunque ha habido un aumento significativo en el número de mujeres ultraortodoxas con licencia de conducir, del 21% en 2008 al 29% en 2016. En consecuencia, solo el 41% de los hogares ultraortodoxos poseen un automóvil (en comparación con el 79% de otros hogares judíos), aunque esto representa un aumento significativo desde 2003, cuando la cifra era del 31%.

Entre los empleados ultraortodoxos, solo el 20% viaja al trabajo en automóvil (en comparación con el 51% de la población general). Una cuarta parte (25%) de los hombres ultraortodoxos viajan al trabajo en transporte público y el 14% caminan. Solo el 16% de las mujeres ultraortodoxas viaja al trabajo en automóvil, el 36% en transporte público, el 19% a pie y el 7% en autobús, proporcionado por sus empleadores. Una tendencia interesante es que los israelíes ultraortodoxos están yendo más lejos al trabajo: mientras que en 2013, el 45% viajó a no más de 15 minutos de su lugar de trabajo, en 2016, esto cayó al 40%. Entre las mujeres, la proporción de personas que trabajan cerca de casa ha disminuido del 48% al 38% en los últimos tres años.

Empleo: desde 2002, las tasas de empleo ultraortodoxas han aumentado desde el 35% de los hombres y el 50% de las mujeres hasta el 52% y el 73%, respectivamente. Sin embargo, el aumento constante visto en los últimos años se estancó en 2015 y 2016. Parecería probable que las políticas del gobierno actual, que ha reducido los incentivos para ingresar en la fuerza de trabajo y un mayor apoyo para los estudiantes de yeshiva a tiempo completo, hayan desempeñado un papel en esta ralentización.

El salario promedio de los empleados ultraortodoxos es significativamente más bajo que el de otros judíos, de 6.701 NIS frente a 10.776 NIS. La diferencia entre los salarios de los hombres ultraortodoxos y otros hombres judíos es del 39%, en comparación con el 32% de las mujeres. Los salarios más bajos para los hombres se deben principalmente a unos salarios por hora más bajos (73% del promedio), mientras que entre las mujeres la brecha se debe principalmente al hecho de que el 78% de las mujeres ultraortodoxas trabajan en empleos a tiempo parcial. Una tendencia significativa observada en el informe se refiere a los campos de empleo de las mujeres ultraortodoxas: mientras que en 2001, el 64% de las mujeres ultraortodoxas estaban empleadas en la educación, esta cifra ahora ha disminuido al 42% (en comparación con el 17% entre otras mujeres judías).

Solo el 6% de los israelíes ultraortodoxos empleados ocupan puestos gerenciales, en comparación con el 15% de la población judía en general. Los empleados ultraortodoxos también atribuyen menos importancia al avance en el trabajo que sus contrapartes: 41% versus 51%. Sin embargo, más de la mitad de los jóvenes ultraortodoxos (entre 20 y 34 años) ven las perspectivas de ascenso en su lugar de trabajo como importantes. Para los israelíes ultraortodoxos, el trabajo se contempla principalmente como una necesidad existencial: el 57% define su salario como el factor más importante para querer cambiar de trabajo, en comparación con el 37% del resto de la población judía. Al mismo tiempo, mientras que el 77% de los trabajadores ultraortodoxos más antiguos ven ese ingreso como la razón principal para cambiarse a otro trabajo, solo el 48% del grupo más joven se siente así.

Satisfacción laboral: los israelíes ultraortodoxos están más contentos con su equilibrio entre el trabajo y el hogar: el 67% dice estar satisfecho, en comparación con el 57% de sus contrapartes en la población judía en general. De los israelíes ultraortodoxos empleados, el 92% considera que su trabajo tiene valor, el 96% siente que sus gerentes los tratan con respeto y al 83% no se les han asignado tareas que chocan con sus valores. Sorprendentemente, el 96% de los empleados ultraortodoxos informan que nunca se han encontrado con discriminación en el lugar de trabajo. Sin embargo, los trabajadores ultraortodoxos se describen en su lugar de trabajo como más presionados que el resto de la población judía: solo el 42% puede tomar descansos frecuentes, en comparación con el 61% de la población judía en general, y solo una minoría es miembro de un sindicato (17%, comparado con 33% en la población judía en general).

Servicio militar: en 2016, a pesar de la derogación de la Ley de "Equal Burden", el 34% de los graduados del sistema educativo ultraortodoxo se alistaron en el IDF o se unieron a un marco de servicio civil nacional (unos 3.500 hombres ultraortodoxos). Dicho esto, el ejército israelí no ha cumplido sus objetivos de alistamiento en el último año, particularmente para el servicio civil, que registró solamente 667 voluntarios en lugar del objetivo de 2.000. De los hombres ultraortodoxos que se alistaron, el 81% prefirió el servicio militar y solo el 19% eligió el servicio civil.

Tecnología: en los últimos años, ha habido un aumento significativo en el uso de Internet entre los israelíes ultraortodoxos, del 28% en 2009 al 43% en 2016. Las mujeres ultraortodoxas usan Internet más que los hombres: 47% frente a 39%.

Ocio: Poco menos de la mitad (49%) de los israelíes ultraortodoxas pasan sus vacaciones en Israel, en comparación con el 61% del resto de la población judía. Las lagunas son más amplias con respecto a las vacaciones en el extranjero: el 16% de los israelíes ultraortodoxos viajan al extranjero, en comparación con el 47% del resto de la población judía. Sin embargo, esta cifra ha aumentado en los últimos años, del 12% en 2014 al 16% en 2016, lo que indica el desarrollo de una cultura de ocio y el crecimiento de una clase media ultraortodoxa.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home