Saturday, December 30, 2017

Jerusalén: ¿Trump e Israel fueron "humillados" por la ONU? !!Para nada!! - Luc Rosenzweig - Causeur



Desaire, humillación, aislamiento: en Le Monde , Libération , Francia Inter podrán encontrar los términos más ofensivos y peyorativos para describir la secuencia de la decisión de la ONU consecutiva al reconocimiento de Donald Trump, poniendo fin a la dilación sin fin de una decisión del Congreso de Estados Unidos de 1995 que reconocía a Jerusalén como capital de Israel, y la decisión de poner en marcha estudiar la transferencia de la Embajada de los Estados Unidos de Tel Aviv a Jerusalén Oeste.

Para los profanos, que no siguen al microscopio el componente diplomático del conflicto árabe-israelí, no hay más que una foto: la aprobación de la resolución de condena de Washington 14 contra 1 (veto estadounidense) en el Consejo de Seguridad, y por 128 votos contra 9 en contra, 35 abstenciones y 21 no participación en la votación en la Asamblea General. Así que todo parece indicar una derrota humillante del tipo que, de vez en cuando, los All Black de Nueva Zelanda someten al quince tricolor francés...

Para aquellos que, por el contrario, se esfuerzan por no tener una memoria selectiva de su percepción de la evolución de las relaciones de poder geopolíticas, y no están contentos con la utilización de metáforas deportivas para explicar la marcha del mundo a sus lectores, oyentes y televidentes, este resultado es menos notablemente doloroso para los Estados Unidos e Israel de lo que algunos desearían que creamos.

El voto del Consejo de Seguridad estaba preestablecido, ya que ninguna de las naciones tradicionalmente menos desfavorables a las posiciones defendidas por los Estados Unidos e Israel forma actualmente parte de ella. A medida que el veto de Estados Unidos era cierto (¿qué nación, por otra parte, dispuesta a ser condenada por una decisión sobre el establecimiento de su embajada en un tercer país?), se ha votado con aún más entusiasmo que ya que se estaba seguro de que la votación no tendría consecuencias. El "Trump reprobado" era la noticia más compartida en nuestro país, recogiendo de paso algunos beneficios de política interior. Son bazas pequeñas, es cierto, pero es humano.

En cuanto al voto de la Asamblea General, que recordemos no tuvo otro efecto más que simbólico, sorprendió incómodamente a los que pensaban que el mundo entero sería testigo, como de costumbre, de cómo se ponía en la picota a Israel y los Estados Unidos, cuyo apoyo se limita a unos pocos estados demasiado microscópicos y dependientes al 100% de fondos de los Estados Unidos: Nauru, las Islas Marshall y Micronesia ( "Mike que?" preguntó anteriormente Ronald Reagan cuando se le informó de los votos favorables a la ONU). La fórmula de Abba Eban, antiguo embajador de Israel ante las Naciones Unidas y figura histórica de los "palomas" israelíes en la gestión del conflicto con los árabes, todavía era un éxito: "Si Argelia presenta una resolución a la Asamblea General declarando que la tierra es plana y que Israel la está aplanando, ¡sería votado por una abrumadora mayoría por los países miembros de esta honorable asamblea".

¿Exagerado? ¿Caricaturesco? Los recientes votos de la UNESCO, el organismo de la ONU, por la cual Palestina  gracias a Francia se convirtió en miembro de pleno derecho, negando cualquier conexión de los judíos con el Monte del Templo en Jerusalén, muestran que la permanencia de este estado de espíritu no se trata solo de las fantasías de los sionistas radicales.

Recolocado en su contexto histórico, el último voto de la Asamblea General de la ONU muestra más bien un fortalecimiento del estatus internacional de Israel que lo contrario y, en consecuencia, un debilitamiento de la posición palestina. En total, 65 países no votaron a favor de los "estafadores" Donald Trump y Benyamin Netanyahu. ¿Quién puede decir hoy, por ejemplo, que el canadiense Justin Trudeau, México, Argentina o Australia son países totalmente bajo la bota económica y política de Washington, o bajo la presión de un poderoso lobby judío interno? ¿Que ellos forman parte de la secta de adoradores de Donald Trump y Likud? ¿Quién puede pensar que estas naciones pueden ser susceptibles a las amenazas? ¿Represalias económicas blandidas imprudentemente por Nikki Halley, embajadora de los Estados Unidos ante la ONU, como vulgares repúblicas bananeras africanas o sudamericanas?

¿Y Europa? Ella mostró una vez más que su división sobre el tema es insuperable: 6 estados miembros de la UE no han votado una resolución respaldada por Francia y Alemania, los cuales reclaman un liderazgo continental: Polonia, la República República Checa, Hungría, Rumania, Letonia y Croacia. Si Bruselas tenía algunas pretensiones de sustituir a Mahmoud Abbas como mediador en el Oriente Medio ante los Estados Unidos, no le ha servido.

Israel, además, percibe los dividendos de una inteligente diplomacia africana llevada a cabo en un contexto donde este continente se desestabiliza por la amenaza yihadista. La experiencia del estado judío en la lucha contra el terrorismo, puesta al servicio de importantes países africanos como Kenia y la República Democrática del Congo, e incluso Togo - sin embargo, en el ámbito de la influencia francesa -, no ha sido extraña a su voto en Nueva York. Incluso Turkmenistán, un país de Asia Central de la antigua URSS, en su mayoría musulmán y de habla turca, no siguió las instrucciones de voto de sus dos mentores, la Rusia de Putin y la Turquía de Erdogan.

"Es al final del mercado cuando contamos el estiércol". Este viejo adagio de la Francia rural debería ser meditado por Mahmoud Abbas y sus partidarios incondicionales. ¡Y la cuenta está lejos de estar ahí para el liderazgo palestino! No solamente la iniciativa de Donald Trump no prendió fuego a los territorios palestinos y a la calle árabe en todo el mundo, a diferencia de las profecías apocalípticas de los comentaristas y expertos autorizados, sino que tampoco desencadenó dentro de la comunidad internacional una ola de reconocimiento del estado palestino. Viniendo a París para suplicarlo, Emmanuel Macron se opuso a Mahmoud Abbas a la vez que se distanciaba de la estrategia de Laurent Fabius. Éste último votó, en diciembre de 2014, por el principio de ese reconocimiento por parte del Parlamento francés, con el objetivo de presionar a Israel, y convocó en 2016 en París una conferencia internacional sobre la cuestión israelo-palestina, la cual fue un fiasco. Eso debería haber sido el desencadenante lógico de la bomba diplomática prometida por Fabius, pero Macron no ve las cosas de la misma manera, y es cauteloso en un dossier en el que solamente hay golpes que tomar...

La estrategia de Donald Trump en el tema israelí-palestino es disruptiva, sacudiendo el statu quo diplomático desde el cambio de siglo, después del fracaso de las conversaciones de Camp David y Taba. No hay garantía de que esta estrategia tenga éxito, pero es cierto que su predecesor Barak Obama, quien quería torcer el brazo de los israelíes, fracasó.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home