Sunday, December 31, 2017

La fantasía de una Jerusalén internacional - Martin Kramer - Mosaic



En medio del tumulto generado por el anuncio del presidente Trump sobre el reconocimiento de los EEUU de Jerusalén como capital de Israel, un constante estribillo se ha repetido con insistencia: que por consenso internacional de larga fecha, el estado de la ciudad aún no se ha decidido. En las portentosas palabras de la reciente resolución de la Asamblea General de la ONU en protesta por la acción estadounidense, "Jerusalén es un problema que el estatus final resolverá mediante unas negociaciones en línea con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas".

La más "relevante" de esas resoluciones previas fue la resolución de noviembre de 1947, la cual proponía la partición de Palestina y preveía, además de dos estados independientes, uno árabe y otro judío, un estatus completamente separado para Jerusalén como ciudad no perteneciente a ninguno de esos dos estados, sino administrada por un "régimen internacional especial".

Uno podría haber pensado que el masivo rechazo árabe a todo el plan de partición, en todas sus partes, también habría negado la idea de una Jerusalén internacionalizada. Evidentemente, sin embargo, esta fantasía es demasiado conveniente para permanecer latente para siempre.

Por eso es útil saber que, casi exactamente tres décadas antes del plan de la ONU de 1947, la internacionalización de Jerusalén fue asesinada y de una manera decisiva. ¿Quién lo mató? De ello se cuenta una historia, y aquí hay una pista: no fueron ni los árabes ni los judíos.

Hace dos semanas y media, Jerusalén celebró el centenario de la rendición de la ciudad al general británico Edmund Allenby. El 11 de diciembre de 1917, Allenby coronó su éxito militar al arrebatar Jerusalén a los turcos otomanos y a su aliado alemán en una ceremonia que resuena hasta el día de hoy.

En un espectáculo de aparente humildad, Allenby entró por la Puerta de Jaffa de la ciudad a pie, sin banderas ni fanfarrias musicales. Al subir a la plataforma de entrada a la Ciudadela (la Torre de David), leyó una proclamación directa: la ciudad sería sometida a la ley marcial, y el status quo que regulaba los lugares santos permanecía en su lugar. Después de darse la mano con una selección de notables de Jerusalén, se fue, después de haber pasado todo un cuarto de hora en la ciudad.

The Illustrated London News publicó una fotografía, más tarde famosa, de Allenby caminando a pie hacia Jerusalén. Se describía la escena como la "simple y reverente entrada en Jerusalén del conquistador”. De hecho, la sesión fotográfica había sido cuidadosamente planificada para crear un logro propagandístico contra el enemigo alemán. El káiser Guillermo II, al visitar Jerusalén en 1898, había entrado en un corcel blanco con las banderas ondeando. Entonces, tres semanas antes de que Allenby llegara allí, recibió esta instrucción de su superior, el general William Robertson, el jefe del estado mayor imperial:
En el caso de que Jerusalén esté ocupada, sería de considerable importancia política si usted, al entrar oficialmente en la ciudad, desmonta en la puerta de la ciudad y entra a pie. El emperador alemán entró a caballo y entonces se dijo 'que un mejor hombre entraría caminando'. La ventaja del contraste en la conducta era obvia.
Era obvio, de hecho, y está bien documentado en las fotografías y películas de propaganda británicas. Es por eso que, incluso ahora, la procesión de los vencedores y la declaración de Allenby ocupan un lugar destacado en el recuerdo de ese día de diciembre de 1917. Hace dos semanas en la Ciudad Vieja de Jerusalén, ante una entusiasta audiencia de cientos, tanto la procesión como la proclamación fueron recreadas.

Pero otro acontecimiento tuvo también lugar ese mismo día en 1917, lejos de las cámaras pero igual de notable. De hecho, ese segundo acontecimiento ofrece la mejor explicación de por qué la internacionalización de Jerusalén nunca tuvo una oportunidad en 1947, o en cualquier momento desde entonces.

Cuando Jerusalén cayó, el acuerdo secreto Sykes-Picot de mayo de 1916 todavía estaba vigente. Ese acuerdo, para la partición del imperio otomano, había sido alcanzado por las principales potencias aliadas: Gran Bretaña, Francia y Rusia. Debido a la Revolución de Octubre, solo unas semanas antes de la captura de Jerusalén, Rusia lo había abandonado, pero eso aún dejó a Gran Bretaña y Francia (así como a Italia, que entró tarde a la alianza).

Como Gran Bretaña y Francia reclamaban Palestina y quisieron anticiparse a un enfrentamiento antes de su conquista, decidieron compartirla. Por acuerdo, Jerusalén, Jaffa y la zona que los separaba tendrían una "administración internacional", cuya forma se decidiría a través de la consulta aliada. Sykes-Picot fue así el primer plan para la internacionalización de Jerusalén.

Pero a medida que avanzaba la guerra en Palestina, las fuerzas imperiales británicas protagonizaron casi toda la lucha y la muerte en la batalla contra los turcos. Lloyd George, el primer ministro británico, retrocedió ante la idea de compartir una conquista británica con los franceses. En abril de 1917, le dijo al embajador británico en París que "los franceses deberán aceptar nuestro protectorado, estaremos allí por conquista y permaneceremos".

Los franceses, sin embargo, estaban tan decididos a hacer valer sus derechos bajo el acuerdo Sykes-Picot. Y así, cuando la procesión de los vencedores entró en Jerusalén el 11 de diciembre, no solo incluía a un pequeño contingente militar francés, también incluía a François Georges-Picot, el diplomático francés que había negociado el acuerdo.

Picot acababa de ser nombrado por su gobierno como "Alto Comisionado de la República Francesa en los Territorios Ocupados de Palestina y Siria". También recibió instrucciones precisas del primer ministro francés: "Deberá organizar los territorios ocupados para garantizar a Francia una situación en pie de igualdad a la de Inglaterra". En noviembre de 1917, Picot procedió a recordarle al oficial político de Allenby, el general de brigada Gilbert Clayton, estos mismos hechos.

"Hace un año", informaría Clayton Picot, "se acordó entre los gobiernos británico y francés que, en espera de la resolución final de los términos de la paz, cualquier parte conquistada de Palestina debería ser administrada conjuntamente". Agregó Clayton, que el propio Picot operaba "con la plena convicción de que iba a ser el representante francés en una administración conjunta anglo-francesa que debía gobernar el territorio enemigo ocupado de Palestina hasta el final de la guerra", cuando algún tipo de arreglo internacional sería generado.

Es por eso que Picot partió rumbo a Jerusalén con el uniforme del ejército victorioso de Allenby. Pero Allenby también tenía sus órdenes. El Jefe de Estado Mayor Robertson le había dado instrucciones dos semanas antes de que "no debía expresar ninguna idea de una administración conjunta". La forma de evitar a los franceses era mantener a Jerusalén y al resto del país bajo un régimen militar mientras durara la guerra. Como Allenby era el comandante en jefe, el gobierno militar significaba el propio gobierno de Allenby, ejercido a través de los gobernadores militares que él designara.

Y eso es exactamente lo que Allenby anunció en su famosa proclamación en los escalones de la Torre de David. Jerusalén, le dijo a la multitud reunida, había sido ocupada "por mis fuerzas. Por lo tanto, aquí y ahora proclamo que está bajo la Ley Marcial, bajo una forma de administración que permanecerá mientras las consideraciones militares lo hagan necesario".

Pero, ¿qué significaba esto? ¿se excluía a los franceses? Después de que la ceremonia se clausuró en Jerusalén, Allenby, Picot y los otros participantes principales se retiraron a almorzar en el cuartel militar a las afueras de la ciudad, cerca de Ein Karem. El Mayor TE Lawrence (es decir, "Lawrence de Arabia") también asistió, procedente de Aqaba bajo las órdenes de Allenby. En su libro Siete pilares de la sabiduría, Lawrence describió la escena:
Sobre nosotros cayó un breve espacio de silencio, que fue destrozado por Monsieur Picot, el representante político francés autorizado por Allenby para marchar junto a Clayton en la entrada a Jerusalén, quien dijo con su voz estridente: "Y mañana, mi querido general, tomaré el pasos necesarios para establecer un gobierno civil en esta ciudad".
Fue la palabra más valiente registrada. Siguió un silencio, como cuando abrieron el séptimo sello en el cielo. La ensalada, la mayonesa de pollo y los sándwiches de foie-gras colgaban en nuestras bocas húmedas sin mascar, mientras miramos hacia Allenby y nos quedamos boquiabiertos. Incluso él parecía por el momento perdido. Comenzamos a temer que el ídolo traicionara una fragilidad. Pero su cara se puso roja: tragó saliva, su barbilla se adelantó (en la forma en que amamos), mientras dijo sombrío: "En la zona militar, la única autoridad es la del comandante en jefe, yo mismo". “Pero Sir Gray, Sir Edward Gray…", tartamudeó M. Picot. [Gray, en ese momento Lord Gray, había sido secretario de Asuntos Exteriores británico en 1916, cuando se concluyó el acuerdo Sykes-Picot.] Fue interrumpido. "Sir Edward Gray se refirió al gobierno civil que se establecerá cuando juzgue que la situación militar lo permite".
Es ampliamente reconocido que la confiabilidad de Lawrence como testigo de acontecimientos en el desierto deja mucho que desear. Pero este episodio ocurrió en el lado del Jordán de Allenby, y en presencia de otros oficiales británicos. Su relato, sin embargo, por muy colorida que sea, puede considerarse confiable.

De hecho, Lawrence puede haber suavizado los partes más escabrosas. Philip Chetwode, comandante de un cuerpo en Palestina, también asistió al almuerzo, y en una carta de 1939 a otro oficial que había estado allí, y que estaba escribiendo una biografía de Allenby, Chetwode escribió:
Desearía poder poner lo que le dijo el francés a Allenby y lo que Allenby le respondió, cuando el francés afirmó que iba a hacerse cargo de la administración civil de Jerusalén de inmediato. Sin embargo, eso, por supuesto, nunca puede aparecer en un libro”.
Dado que una versión ya había aparecido en Los siete pilares de la sabiduría de Lawrence, la parte del desprecio de Allenby que "nunca podría aparecer en un libro" bien podría haber sido bastante bronca. (Louis Massignon, un oficial francés vinculado a Picot, escribió que "Allenby amenazó a Picot con dureza si se interponía").

Esto no agotó los esfuerzos de Picot, pero la suerte había sido echada. Diez días después, Picot se quejó de que no había habido progreso hacia la "administración civil anglofrancesa" y le dijo a un interlocutor británico que "nunca hubiera aceptado aparecer en Palestina si lo hubiera sabido". Aunque la Comisión Francesa de Picot trató de (re) afirmar un "protectorado religioso" sobre los lugares santos católicos (principalmente en oposición a los italianos), no habría una "administración internacional" en Jerusalén, solo el control británico exclusivo.

Además, mientras Allenby había invocado la necesidad militar, los británicos pronto desarrollaron una tesis en toda regla sobre por qué ellos, y solo ellos, estaban calificados para gobernar Jerusalén. Los británicos, afirmaron en breve, eran puramente neutrales. Como dijo Lloyd George, "no ser de ninguna fe en particular, nos convierte en el único poder apto para gobernar a los mahometanos, los judíos, los católicos romanos y todas las religiones".

Por lo tanto, el primer acuerdo para internacionalizar Jerusalén se vino abajo.

¿Por qué es esto significativo hoy en día? Si Allenby hubiese vacilado y hubiera permitido algún tipo de administración conjunta después de la Primera Guerra Mundial, podría haber creado instituciones de gobierno internacional. Estos podrían haber acumulado 30 años de experiencia en 1947, cuando las Naciones Unidas recomendaron la partición de Palestina y la internacionalización de Jerusalén. En cambio, durante esas décadas, los británicos prefirieron gobernar Jerusalén exactamente como los otomanos habían hecho antes que ellos, a saber, por dictado.

En 1947, la internacionalización, por lo tanto, no tenía precedentes, ni bases burocráticas, ni ningún mecanismo de implementación. Como en 1916, no era una opción verdadera, sino una marca de indecisión.

En el siglo transcurrido desde que Allenby ingresó en Jerusalén, la ciudad no ha conocido ni un solo día de administración internacional. De hecho, no ha tenido tal día en 3.000 años. La idea de que constituye una especie de solución predeterminada para el futuro de Jerusalén es solo un ejemplo más de una piedad petrificada. La internacionalización se volvió irrelevante durante un almuerzo hace un siglo, y se ha mantenido así desde entonces.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home