Saturday, December 16, 2017

Los palestinos inflexibles - Shlomo Avineri - Haaretz



El profesor Elie Podeh discutió la negativa palestina y árabe a aceptar el Plan de Partición de la ONU del 29 de noviembre de 1947 en su artículo ("Su mayor oportunidad perdida" del 30 de noviembre) e incluso proporcionó una larga lista de otras oportunidades palestinas perdidas, todo lo cual ha llevado al movimiento nacional palestino a su punto más bajo actual. Incluso si la declaración de Abba Eban "Los árabes nunca pierden la oportunidad de perder una oportunidad" es demasiado generalizada, todavía vale la pena volver atrás y reflexionar sobre ella en estos días.

Está claro que los palestinos están decepcionados por el anuncio del presidente estadounidense Donald Trump de que los Estados Unidos reconocen a Jerusalén como la capital de Israel y que moverá la embajada de Estados Unidos allí. Pero la respuesta oficial palestina refleja una vez más una serie de fracasos que han llevado a decisiones políticamente catastróficas.

Mientras que los israelíes celebran, justificadamente, la decisión de Trump, es imposible ignorar que su discurso incluyó declaraciones que sin duda desagradan al gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu. Trump dijo explícitamente que el reconocimiento de Jerusalén y el traslado de la embajada no determinan de ninguna manera las fronteras, y que Estados Unidos respalda la solución de dos estados, si resulta aceptable para ambas partes.

La respuesta palestina ignoró estas dos declaraciones, que en la práctica dicen que, en lo que respecta al acuerdo final, la postura de la administración Trump no difiere significativamente de la posición de las administraciones estadounidenses anteriores. Sin duda, fueron incluidas en el anuncio de Trump para suavizar la oposición árabe, especialmente la de Arabia Saudita.

Un liderazgo palestino responsable que se esfuerza por alcanzar una solución acordada y no se conforma con una retórica agresiva, podría haberse aprovechado de estas declaraciones. Solo la falta de voluntad palestina de comprender que si se encuentra una solución, será una fórmula de compromiso realista y no el cumplimiento de todas sus demandas y exigencias, impide que los líderes palestinos se relacionen con estos aspectos del discurso de Trump que en realidad fueron bastante oportunos para ellos.

Uno podría haber esperado una respuesta diferente de los líderes palestinos, si tan solo estuvieran atentos a reclamaciones que no fueran exclusivamente las suyas. Hubiera elogiado a Trump por mencionar por primera vez, sí, la primera vez, la solución de dos estados y expresarle su apoyo. Además, desde la perspectiva de los palestinos, también era posible aplaudir la afirmación de que el reconocimiento y la mudanza de la embajada no significaban la determinación de las fronteras. Podrían haber interpretado esto como la voluntad estadounidense de aceptar la división de Jerusalén.

Incluso podrían haber agregado que, en tal caso, Jerusalén podría ser la capital de los dos países, Israel y Palestina, y los palestinos promoverían felizmente el establecimiento de una embajada estadounidense en su estado en Jerusalén Este.

En cambio, el liderazgo palestino atacó a los Estados Unidos y a su presidente, declarando que los Estados Unidos no pueden ser un intermediario honesto, amenazando con boicotear la visita a la región del vicepresidente Mike Pence y anunciando que el discurso de Trump enterró irreversiblemente la solución de dos estados.

Todo diplomático y político novato sabe que lo primero que se debe hacer en respuesta a las declaraciones de un organismo externo es enfatizar aquellos aspectos que le resulten convenientes, y solo después discrepar con lo que es inaceptable. Los palestinos hicieron exactamente lo contrario, y al hacerlo reforzaron el logro israelí.

Esta respuesta, que se unió a una larga lista de oportunidades históricas perdidas por los palestinos, no fue el resultado de la estupidez o de la falta de experiencia. Parece que sus raíces se pueden encontrar en la incapacidad de vivir con un compromiso, algo que caracteriza el discurso político árabe en general.

La fe absoluta en su propia justicia es lo que evitó que el mundo árabe aceptara el Plan de Partición de la ONU en 1947, y fue lo que evitó que Yasser Arafat aceptara las súplicas de Anwar Sadat de acompañarlo en su visita a Jerusalén y su discurso ante la Knesset. Uno solo puede imaginarse cómo la historia sería diferente si Arafat también hubiera venido a la Knesset en noviembre de 1977.

La legitimidad moral del sionismo está contenida en la declaración canónica de Chaim Weizmann de que el conflicto no está entre la justicia y la injusticia, sino entre dos partes que ambas han justificado reclamaciones y, por lo tanto, el compromiso es la única solución justa posible.

Los palestinos a veces afirman que ya hicieron su compromiso, y la prueba de esto es su voluntad de aceptar las líneas de 1967. Pero esto, por supuesto, es un engaño: las líneas de 1967 no fueron el resultado de una voluntad palestina de compromiso, sino del fracaso de su intento de evitar la implementación del plan de partición. Es similar a la reclamación de ciertos grupos israelíes de que los compromisos de Israel deberían limitarse a la concesión de territorio al otro lado del río Jordán. Esto también es una tontería, porque no fue una concesión sionista, sino el resultado de la decisión de Gran Bretaña de no aplicar los principios de la Declaración de Balfour, que fueron incorporados al Mandato para Palestina, al otro lado del Jordán.

Las concesiones se hacen en el aquí y ahora, sobre algo que realmente se posee. Eso es lo que Israel necesita hacer, de ahí el debate dentro de la sociedad israelí. Y eso es también lo que los palestinos deberán hacer siempre y cuando traten de llegar a un acuerdo, en el que ambas partes den su consentimiento a compromisos difíciles.

Esta falta de voluntad para hacer compromisos también explica la incapacidad de las sociedades árabes para desarrollar sistemas democráticos de gobierno, que se basan completamente en el compromiso, en el entendimiento de que hay más de una opinión legítima y que las personas que piensan de manera diferente a ti deben ser respetadas. En la conversación política árabe, cualquier persona que no esté de acuerdo contigo es a menudo considerado un traidor, o un agente extranjero, o parte de una conspiración. Esto hace que sea difícil aceptar un sistema multipartidista o un compromiso entre dos movimientos nacionales. Los palestinos están exigiendo que Israel ceda el control de Cisjordania y Jerusalén Este, pero insisten en que sus demandas sean aceptadas en su totalidad (incluida su demanda de un "derecho de retorno"). Esto no es un buen augurio para el futuro de las negociaciones,

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home