Friday, December 08, 2017

Muy bueno: Bravo, presidente Trump, por hacer frente al chantaje palestino en Jerusalén - Elliott Abrams - Haaretz




La decisión del presidente Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel es absolutamente la decisión correcta por una razón, por encima además de todas las demás: porque Jerusalén es la capital de Israel.

Cualesquiera que sean las fronteras municipales definitivas que decidan los israelíes, cualesquiera sean las fronteras y arreglos finales municipales que surjan de las negociaciones de paz , cualquier cosa que Jerusalén pueda ser algún día (incluida una capital palestina) hay una cosa absolutamente cierta: Jerusalén es la capital de Israel.

La anomalía no es que Donald Trump haya reconocido esto, sino que no haya sucedido hasta esta semana. La razón es obvia: el temor que los estados árabes y los palestinos desatarían sin duda.

En la administración Bush enfrentamos un problema similar cuando el presidente George W. Bush contempló declarar, como finalmente lo hizo en su intercambio de cartas del 14 de abril de 2004 con Ariel Sharon, que Israel mantendría los principales bloques de asentamientos y que no había "derecho" de retorno "a Israel para los refugiados palestinos".

Sabíamos que habría objeciones feroces, pero también sabíamos que Bush estaría afirmando los hechos: estaría diciendo la verdad. Los críticos dijeron: "Harán la paz imposible", pero sabíamos que lo contrario era lo cierto: las mentiras y las evasiones hacen que la paz sea imposible. Decir la verdad la acerca más.

Una vez que Abbas, Erekat y otros pronuncien sus airados discursos, una vez que pase un poco de tiempo, las negociaciones pueden continuar tal como lo hicieron después de las cartas de Bush-Sharon.

Trump no está destruyendo sus propios esfuerzos de paz, sino que los basa en la realidad. Y ha hecho otra cosa importante: reaccionó a las predicciones árabes y a otras predicciones  palestinas de violencia con el desprecio que merecen. Esas "predicciones" eran en realidad amenazas, y el presidente tenía toda la razón para enfrentarlas.

¿Cuáles son las objeciones, después de todo?

Saeb Erekat fue citado esta semana protestando que un presidente estadounidense no puede decidir la capital de Israel. Correcto, pero tampoco la OLP ni la ONU. Solo Israel puede, y lo ha hecho.

En las negociaciones de paz, Jerusalén Occidental no está en disputa de todas maneras. Las fronteras exactas de la ciudad y las áreas bajo control israelí y palestino están en disputa, pero Trump no hizo ningún esfuerzo para decidir sobre esos asuntos. La reubicación de la Embajada de los EEUU debería ser ahora una cuestión práctica, que depende de la adquisición de una gran parcela adecuada y de la construcción de un complejo de oficinas e instalaciones residenciales. Esto llevará años, pero es mucho menos importante que el reconocimiento legal de que Jerusalén es la capital y es a donde pertenece la Embajada.

¿Por qué esta decisión fomentaría la paz?

Al igual que la decisión de Bush en 2004, les dice a los palestinos y a los gobiernos árabes que respeten la realidad y negocien sobre asuntos serios. En esencia, Bush les decía: si uno es serio con respecto a la paz, no comenzará argumentando que Maale Adumim debe abandonarse o que cada refugiado palestino y sus hijos, nietos y bisnietos deben tener la opción de mudarse a Haifa. Eso es una tontería.

Del mismo modo, en las conversaciones de paz no se discutirá el traslado de la Knesset o la oficina del primer ministro, o la reubicación de la Casa del Presidente de HaNasi Street a Tel Aviv. Si se habla en serio sobre la paz, no se quejarán de la decisión de Trump porque no tiene ningún impacto en cuestiones que requieren una negociación real.

Por supuesto que habrá críticas en ambos lados. En Israel habrá quejas de que Trump debería haber dicho que la soberanía israelí se extiende sobre cada pulgada de las fronteras actuales de Jerusalén, ahora y para siempre. Los árabes se quejarán de que ha destruido cualquier posible negociación, como si, de hecho, hubiera dicho sobre Jerusalén precisamente lo que algunos israelíes desearían que hubiera dicho pero no dijo.

Es cierto que cada movimiento estadounidense de este tipo, el de Bush en 2004 y el de Trump ahora, beneficia a Israel. Acerca las posiciones israelí y estadounidense. Aumenta la probabilidad de que en los próximos años más países sigan a los Estados Unidos en el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel. Muestra el apoyo total de Estados Unidos a la legitimidad y los derechos de Israel, incluido el derecho a hacer lo que hace cada país y elegir su propia capital.

Ese es el asunto.

La negativa a reconocer a Jerusalén como la capital de Israel forma parte del rechazo a la legitimidad plena y normal del Estado judío. Hace que Israel sea excepcionalmente desfavorecido entre las naciones, dando un sentido de impermanencia y de derechos reducidos. Dice: "Ellos están allí ahora, pero el futuro puede ser diferente". Esta es precisamente la razón por la cual la decisión del presidente Trump es correcta y importante porque les dice: "Ellos están allí ahora y estarán allí para siempre, y están allí por derecho y no por nuestro sufrimiento".

Donald Trump no convirtió a Jerusalén en la capital de Israel más de lo que las Naciones Unidas hicieron de Israel un Estado judío. Él simplemente reconoció un hecho. La verdad es la mejor base para avanzar hacia la paz entre Israel y sus vecinos y entre Israel y el mundo.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home