Saturday, February 24, 2018

La demanda de soberanía sobre Judea y Samaria es un desperdicio de energía sionista - Efraim Inbar - JNS



El anhelo de la soberanía judía sobre la patria histórica del pueblo judío es comprensible. Sin embargo, el reciente intento de aprobar una ley que declare la soberanía israelí sobre los asentamientos en Judea y Samaria es inútil. Esto es un desperdicio de energía sionista. Además, esta campaña política ha estado causando a Israel un daño internacional innecesario y socavando la solidaridad social en Israel.

La soberanía es la autoridad suprema de una entidad política, la que le permite promulgar leyes que se aplican en su territorio y establecer agencias para hacer cumplir sus leyes y reglamentos. Desafortunadamente, las expectativas de que las leyes del estado se apliquen en todo el país no se cumplen en Israel. Las agencias del Estado judío tienen dificultades para tratar de hacer cumplir las decisiones del país dentro del territorio soberano de Israel.

Solo algunas de las decisiones del gobierno se llevan a cabo. Decenas de miles de órdenes ilegales de demolición de viviendas siguen escritas en papel sin ser implementadas. Incluso hay algunas áreas en el país donde los oficiales de policía dudan en ejercer su autoridad. En otras palabras, Israel sufre un problema de gobernabilidad que surge de la falta de resolución del sistema político. Los políticos intentan evitar confrontaciones que tengan repercusiones políticas, y no hay suficientes policías o inspectores para llevar a cabo la aplicación. Este fenómeno no es el resultado de una falta de soberanía, sino de deficiencias de gobernabilidad.

Por lo tanto, sin un gobierno efectivo, no tiene sentido decidir ampliar el dominio de la soberanía israelí. Incluso hoy, el gobierno israelí tiene toda la autoridad legal para evitar la construcción ilegal de viviendas en el Área C dentro de Judea y Samaria. Esta autoridad está incluso anclada en un acuerdo con los palestinos desde los Acuerdos de Oslo. Sin embargo, Israel se abstiene de demoler muchos edificios ilegales en el Área C, que está bajo el control civil y de seguridad israelí.

Además, el ejército israelí tiene varias ventajas adicionales sobre el régimen democrático del país cuando se trata de luchar contra el terrorismo. En el mejor de los casos, una declaración o legislación de la Knesset carece de significado. En el peor de los casos, en realidad perjudica la capacidad de Israel de luchar contra el terrorismo palestino.

Otra razón para evitar la expansión de la soberanía israelí en los territorios es el precio que tal paso costaría a Israel en la arena internacional. Solo unos pocos amigos de Israel en el exterior aceptarían tal declaración israelí con ecuanimidad. La mayoría de los países siguen apegados a la solución de "dos estados para dos pueblos" y consideran que la declaración israelí es un alejamiento del llamado "proceso de paz". Eso haría mucho más fácil culpar a Israel por el fracaso del "proceso de paz". Si bien la mayoría de los países se centra en el beneficio de las relaciones bilaterales más que en el tema palestino, sería más prudente no agregar dificultades para tener relaciones positivas con otros países. A veces, Israel debería arriesgarse a recibir críticas internacionales, pero un paso inútil como una declaración de soberanía ciertamente no le vale.

Declarar la soberanía sobre Judea y Samaria también excede los límites del consenso israelí. La aplicación de la ley israelí en Judea y Samaria no cuenta con el apoyo de la mayoría de los israelíes. Según todas las encuestas, la gran mayoría de los israelíes están dispuestos a hacer concesiones territoriales en Judea y Samaria, pero no creen que haya actualmente un socio serio con el que hablar en el lado palestino. El consenso sobre la aplicación de la ley israelí a la Ciudad Vieja en Jerusalén y los Altos del Golán está ausente en el caso de Judea y Samaria.

Cada gobierno en la historia de Israel ha tenido que demostrar que estaba haciendo lo suficiente para lograr la paz a fin de ganarse la confianza del público. Para la mayoría de los israelíes, "suficiente" significa una voluntad indefinida y poco audaz de hacer concesiones por la paz. Un gobierno que declare la soberanía israelí sobre Judea y Samaria perdería su capacidad de movilizar al pueblo para ir a la guerra y soportar su precio cuando llegue el momento.

La campaña política para expandir la soberanía israelí aleja al gobierno del consenso israelí y de gran parte de la diáspora judía. Sobre todo, pone en peligro el recurso más importante de Israel: la solidaridad social.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home