Friday, April 27, 2018

El nacionalismo judío de derechas creó a Netanyahu. Después, Netanyahu se convirtió en su maestro - Anshel Pfeffer - Haaretz



Mi nuevo libro, "Bibi: La vida turbulenta y los tiempos de Benjamin Netanyahu" saldrá la próxima semana. Así que estoy ejerciendo el droit de seigneur de un columnista y esta columna se basará de manera descarada en las virtudes de mi libro.

Me preguntaron recientemente en una entrevista por qué escribí el libro, y durante unos segundos no supe qué responder. Porque soy periodista, por supuesto, y escritor, y Netanyahu es la historia más grande, convincente e importante en Israel en los últimos 30 años.

Francamente, no entiendo por qué no se han escrito muchos más libros sobre él durante este período. Esta es solo la quinta biografía que aparece hasta la fecha, en hebreo o inglés. Se están escribiendo más. Y así es como debería ser.

Netanyahu es una figura que ha dominado la vida israelí durante un cuarto de siglo y aún sigue. Una figura importante también en el escenario mundial. Entonces la pregunta de por qué escribir este libro, casi parece responderse a sí misma.

La verdadera pregunta para mí, suponiendo que mi libro sobre Bibi compartierá espacio en las librerías con otros, fue cómo hacer que este libro se destacara sobre el resto: ¿qué le estaba ofreciendo a los lectores al escribirlo? Pasé mucho tiempo pensando sobre esto y la conclusión a la que llegué, la que me guió al escribirla, fue que la historia personal y política de Netanyahu es en gran medida la historia de Israel.

Eso debería ser obvio por los simples hechos: él es el primer y único primer ministro de Israel que ha nacido en el país desde la fundación del estado, en octubre de 1949, por lo que tiene casi la misma edad que Israel. Pero él no es contemplado así por el tipo de articulación de la historia del estado. Ciertamente, para muchos que lo retratan en los medios. Por dos razones.

La primera razón es que, al nivel más general, incluso hoy, en 2018, todavía hay una tendencia a la hora de ver los 70 años de existencia de Israel, sin duda las primeras décadas fueron definitorias, a través de la perspectiva del Mapai, el precursor del Partido Laborista actual, el partido que estuvo en el gobierno durante las primeras tres décadas de Israel. Eso es natural porque el Mapai era el partido de los padres fundadores que construyeron el estado y lo dominaron, antes y después de la independencia.

Pero esa perspectiva pasa por alto a los muchos grupos dentro del movimiento sionista, y al principio de la existencia de Israel, que compartieron la visión sionista y estuvieron allí cuando se construyó el estado, pero apenas se mencionan en el canon aceptado de la historia de Israel.

Netanyahu, el tercer primer ministro del Likud, encarna junto con su padre Benzion y su abuelo Natan, las narrativas paralelas de Israel y del sionismo, en muchos aspectos, incluso más que Menachem Begin y Yitzhak Shamir, los primeros primeros ministros del Likud.

Lo que nos lleva a la segunda razón por la que creo que Bibi no se ve como la encarnación de la historia de Israel, tal como debería ser. Muchos de sus oponentes políticos, particularmente en el centro-izquierda, pero también muchos en la derecha, todavía sienten, después de todo el tiempo que pasó desde que ingresó en la vida política hace 30 años, que es una especie de alien foráneo. Un trasplante extranjero procedente de América que se ha hecho cargo del cuerpo político israelí.

Esta perspectiva no solo está muy equivocada, también es la razón central por la cual los oponentes de Bibi, tanto dentro del Likud como ciertamente en el centro-izquierda, siempre hayan subestimado y no han podido conocerlo. Y como resultado, generalmente han perdido ante él.

Las fuerzas del nacionalismo judío que crearon a Netanyahu existieron en el movimiento sionista desde sus inicios. Los componentes de la coalición derechista-religiosa que sirvió como base de Bibi estuvieron allí desde 1948. Puede haber sido Begin quien los reunió por primera vez en su gobierno de 1977, pero Netanyahu hizo suya esta coalición manteniéndola y apelando a la base, en un arte de la supervivencia que supera con creces cualquier cosa que Begin haya imaginado. Es el secreto de su éxito.

Israel hoy es la suma de esas tensiones, pasiones y divisiones en la sociedad israelí y judía que creó la coalición de Netanyahu.

Tratar de combinar una historia de sionismo e Israel, junto con la propia historia personal de Netanyahu, tiene mucho sentido. Pero escribirlo como un relato de la política israelí contemporánea tampoco fue tan simple. Netanyahu sigue siendo un político tan activo que a veces resulta sorprendente cuando él nos recuerda que cumplirá 69 años en octubre, y vemos hasta qué punto su historia se remonta. Aquellos de nosotros que tenemos la edad suficiente para recordar cuando apareció por primera vez en la escena política, y lamento decir que yo soy uno de ellos, todavía a veces pensamos en él como un nuevo y emocionante meteoro.

Hace algunas semanas fue el quincuagésimo aniversario de la batalla de Karameh. La primera vez que el ejército israelí llevó a cabo una importante operación contra una organización palestina, también fue la primera operación militar de Netanyahu.

Bibi estaba allí como un joven soldado, en uno de los controles de carretera de Karameh donde capturaron a los combatientes palestinos que huían. Su objetivo principal era Yasser Arafat , pero había escapado en una motocicleta poco antes de llegar.

Eso es medio siglo, más de dos tercios de la historia de Israel, en la que Netanyahu estuvo en la primera línea del conflicto entre Israel y Palestina . Comenzó con una operación fallida, y Netanyahu, que odia estar asociado al fracaso, nunca ha hablado de  Karameh excepto una vez, cuando conoció a Arafat por primera vez en 1996 y le dijo: "Los dos estábamos allí hace 28 años".

El mes pasado también fue el trigésimo aniversario de su ingreso en la política, en una entrevista en la televisión israelí en la que anunció que renunciaba como diplomático y se unía al Likud. Estaba tan ocupado ese día ensayando para la entrevista que apenas recordó en el último momento llamar al Ministerio de Asuntos Exteriores y presentar su renuncia.

Y luego están los hitos personales. Hace 60 años, sus padres le informaron que se mudarían a los Estados Unidos. Pasaría los siguientes meses sentado en una de las clases de una escuela pública en Manhattan, luchando por entender alguna de las palabras que se estaban diciendo. La humillación de ser tratado como un idiota lo motivaría a dominar el inglés, incluso mejor que un hablante nativo.

La próxima semana es una fecha mucho más conmovedora para él: el cuadragésimo cumpleaños de su hija Noa, madre de sus tres nietos.

Nunca se ve a Noa y a sus hijos en público, e incluso la única fotografía suya que Bibi tuvo alguna vez en su oficina desapareció hace 22 años en una "reforma". Nunca regresó. Esto puede tener algo que ver con que ella fuera la hija de la primera esposa de Bibi, Miki, y que cuando ella nació en Boston sus padres ya se habían separado, y, por supuesto, por la forma en que la personalidad actual de Bibi se ha construido en torno a su nueva familia con su tercera esposa Sara.

Presentar todos estos tres Netanyahus, el Bibi histórico, el político y el personal, fue un desafío. Hubiera sido imposible sin el obstinado trabajo de los periodistas israelíes, especialmente del Haaretz, que han investigado incansablemente cada detalle, desafiado cada giro e - no importa cuánto haya intentado reprimir a los medios - implacablemente responsabilizando a Netanyahu.

Cada uno de los muchos israelíes y estadounidenses con ideas personales sobre Netanyahu con quien hablé tiene una historia de traición. En algunos casos, muchas historias. Incluso aquellos que lo han perdonado y continúan apoyando sus políticas. Y muchos de ellos estaban ansiosos por contar sus historias. Excepto uno.

Bibi ignoró mis solicitudes de entrevistas para este libro. Ni siquiera se tomó la molestia de negarse. Pero en los últimos años, cada vez que nos encontramos, tenía algo sarcástico que decir.

Una vez, cuando estaba sentado con algunos colegas en su oficina, de repente se detuvo a mitad de la conversación y me dijo: "Veo que estás tomando notas de cómo se ve mi oficina. No te preocupes, te dejaré echar un vistazo después". Por supuesto, no lo hizo.

En otra ocasión, cuando ingresamos en su oficina, anunció: "Este es el señor Pfeffer, que está escribiendo un libro sobre mí. No sabe nada de mí. Será una caricatura".

La semana pasada, me sorprendió ver que el ensayo que escribí, basado en el libro, había sido copiado, en su totalidad, en la página de Facebook de Netanyahu. No estoy seguro de si debería ver eso como un cumplido. Tal vez solo le gustan las caricaturas.

La verdad es que, en realidad, está obsesionado con las caricaturas. Y la forma en que los dibujantes lo retratan. En una reunión con periodistas del Haaretz, hace un par de años, dibujó una caricatura de él mismo, nada mala, para satirizar cómo lo vemos en los medios de comunicación. Esa es su obsesión primordial.

Y es por eso que ya está trabajando secretamente en sus memorias, aunque planea permanecer por muchos años más en el cargo. No satisfecho con su poder sobre el Israel actual, quiere controlar cómo lo verá la historia. Una gran parte de nuestro trabajo como periodistas es evitar que él dicte la narración de su vida y de sus tiempos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home