Thursday, April 26, 2018

El sintomático caso Portman: Los dobles raseros de Natalie Portman - Ben-Dror Yemini - Ynet



La negativa de Natalie Portman a venir a Israel ha creado un gran revuelo. Desde The Washington Post hasta The Guardian, desde The Telegraph hasta Reuters, los titulares son similares y homogéneos: "Portman no visitará Israel debido a los recientes acontecimientos".

La mayoría de los informes atribuyeron la negativa de la actriz a los acontecimientos en Gaza, tras las denuncias de que personas inocentes habían recibido disparos. En una declaración aclaratoria emitida el sábado, Portman dio a entender que ella decidió no viajar a Israel debido al problema de los refugiados o infiltrados africanos.

Pero la aclaración llegó demasiado tarde. La negativa a venir a Israel se vio, con razón, como un movimiento destinado a reforzar el boicot. Los enemigos de Israel no han recibido un regalo tan significativo en mucho tiempo.

La protesta, cualquier protesta, es parte del discurso democrático. Sin embargo, hay una diferencia entre el debate público en Israel y el boicot de Portman, porque Israel ha estado recibiendo una poderosa, exagerada y obsesiva dosis de demonización. Portman no ayudó a realizar una crítica relevante, ella ayudó a la campaña de demonización.

Países como Dinamarca, Suecia, Suiza, Finlandia y definitivamente los Estados Unidos han tomado decisiones sobre los refugiados y los solicitantes de asilo. Las decisiones generan críticas y un debate público, así como decisiones judiciales. Pero nadie ha elegido boicotear esos países, o las ceremonias que se celebran en esos países, o a los líderes de esos países, debido a decisiones controvertidas.

Cuando se trata de un boicot a Israel, o "solo" al primer ministro israelí, el boicot es mucho más grave, porque Israel es el único país del mundo que se ve obligado a lidiar con una horrenda campaña de propaganda en su contra. Las demandas contra Israel se basan en una propaganda mundial de mentiras. No es que Israel no pueda ser criticado, pero las personas que presumen de moral y de conciencia deberían hablar en contra de esa horrenda propaganda en su contra en lugar de reforzarla.

La acción de Portman se une a la abundante campaña de dobles raseros en contra de Israel. Cuando Israel se defiende contra las organizaciones de la yihad, como Hamas y Hezbollah, cada respuesta israelí se convierte en "crímenes contra la humanidad". ¿Se le permite a todo país defenderse, excepto a Israel? ¿Se les permite a los EEUU, Francia y Gran Bretaña golpear en Siria, aunque no representa una amenaza existencial para ellos, mientras que a Israel se le prohíbe tomar represalias contra aquellos que intentan dañarlo y que también tienen una ideología que preconiza aniquilar a los judíos? ? Los partidarios del boicot no son solo hipócritas, sino que promueven un crimen moral contra una única nación entre todas las naciones.

Estimada Sra. Portman, hemos tenido suficiente con estos dobles estándares, incluso cuando provienen de aquellos que dicen "amar a Israel". Cualquiera que ame a Israel debe entender que es una democracia. Cualquiera que ame a Israel no usa un doble rasero y no lo boicotea. Cualquiera que boicotee a Israel reforzará a nuestros enemigos, la campaña de demonización y el movimiento de boicot, que se opone a la existencia real de Israel.

Portman dice que no quiere alentar a Benjamin Netanyahu apareciendo a su lado. Bueno, tengo noticias para Portman. Constantemente expresamos críticas contra el primer ministro. Incluso usted, Sra. Portman, ha expresado alguna crítica descarnada contra Netanyahu en el pasado. Y aunque el comité del premio incluía a un miembro que representa al primer ministro, ese comité decidió otorgarle el premio. Esa es la democracia de Israel. Estamos orgullosos de eso.

Sabemos que nuestros sistemas de aplicación de la ley están funcionando. Ya hemos enviado a la cárcel a un presidente y a un primer ministro. No estamos orgullosos de eso, pero sí nos enorgullece el hecho de que Israel es un estado respetuoso de la ley. El actual primer ministro también está bajo investigación, porque Israel es una democracia y un estado respetuoso de la ley. ¿Pero un boicot? Absolutamente no. Esa no es la manera de arreglar nada. Esa es la forma más eficiente de reforzar a los enemigos de Israel.

El movimiento BDS ya está celebrando el boicot de Portman e incluso la ha agregado a sus filas. Ninguna aclaración sobre el tema ayudará. Al negarse a venir a Israel para recibir el premio, Portman dio un premio a la propaganda anti-Israel, una propaganda que no lucha por un Israel más liberal, humano o democrático, sino por la destrucción de Israel. Supongo que esa no era la intención de Portman, pero ese es el resultado.

Invitamos a Portman a revisar las reacciones, en el mundo y en las redes sociales, a su anuncio de boicot. Si tiene la integridad de la que presume, se dará cuenta que ha cometido un error.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home