Saturday, April 28, 2018

En la medida que la prensa mundial ignora la presencia de cometas con esvásticas y la violencia, Hamas gana la guerra de propaganda - Ben-Dror Yemini - Ynet







La buena noticia procedente del sur es que el número de manifestantes en la "Marcha del Retorno" está disminuyendo. Hamas alienta a las masas, pero éstas se mantienen alejadas.

De un viernes a otro, los números están cayendo. Decenas de miles en la primera protesta, solo varios miles el viernes pasado. En este sentido, al menos en la etapa actual, es un fracaso.

La mala noticia es que no hay necesidad de que cientos o decenas de miles de manifestantes tengan éxito. Solo un niño de 15 años, cuya muerte está siendo investigada, es un excelente combustible para la propaganda antiisraelí. Y si el momento en que fue golpeado fue captado por la cámara, es un problema doble. Es una gran oportunidad para que el diputado árabe Ahmed Tibi, un miembro de la Knesset, y no solo para él, convierta a los soldados del IDF en asesinos, y es una oportunidad para que el enviado de la ONU y otros funcionarios y "activistas de los derechos humanos" utilicen su arsenal de cohetes de propaganda contra Israel.

Los acontecimientos en la frontera de Gaza han dejado de ocupar mucho espacio en la prensa mundial. Pero el anuncio de Natalie Portman, involuntariamente, puso a Gaza de nuevo en los titulares, al igual que la declaración del enviado de la ONU y la demanda de la Unión Europea de una investigación sobre el incidente. El IDF, en cualquier caso, tiene la intención de investigar.

Pongamos las cosas en orden. En primer lugar, cualquier asesinato de una persona inocente es profundamente desafortunado. Hamas gana, los enemigos de Israel lo celebran, e Israel es el único que pierde en esa situación. Nadie ha colocado cámaras en la frontera entre Estados Unidos y México, aunque 412 infiltrados o trabajadores migrantes fueron asesinados allí en 2017 y 498 en 2016, incluidos niños. Pero la frontera entre Israel y Gaza, así como los puntos de fricción en Hebrón, parecen tener la presencia del mayor número de cámaras del mundo.

Otra cosa fue captada por la cámara: muchas de las cometas voladas hacia Israel estaban marcadas con una cruz gamada, además de llevar explosivos. El mufti de Jerusalén, Haj Amin al-Husseini, era un ferviente admirador de los nazis. Él parece tener seguidores. No es solo la Carta de Hamas o los llamamientos a la destrucción de Israel, cantado por algunos de los manifestantes. También son las cometas que llevan el símbolo nazi. Y cuando estos jóvenes apasionados se acercan a la valla, en una provocación intencional, con cometas explosivas, pueden ocurrir accidentes, y es una pena que sucedan.

No debemos hacer generalizaciones. No es que todos los residentes de la Franja se identifiquen con la ideología nazi. Pero Hamas y sus partidarios, y probablemente muchos de los manifestantes sí lo hagan, al menos en su mensaje de aniquilación y antisemitismo.

Los "moderados" se conforman con difundir el mensaje de la destrucción de Israel. Eso es lo que hizo la residente de Gaza Rana Shubair, por ejemplo, en un artículo publicado en hebreo en el sitio web "Sikha Mekomit" (Llamada local). Ella escribió allí sobre la "Marcha del Gran Retorno hacia la frontera de la Palestina ocupada", para mostrarnos que cuando hablan de una "ocupación" y de "Palestina", están hablando de Israel.

El caso es que los medios globales, casi sin excepción, ignoraron el mensaje de los manifestantes. Las esvásticas no aparecieron en el New York Times o en Le Monde. Pero The Guardian publicó una carta de tres miembros de la organización Breaking the Silence, en la que acusaba a la IDF de instruir a los francotiradores para que dispararan a matar a manifestantes desarmados.

Están mintiendo. No hay tales órdenes. No se molestaron, por supuesto, en escribir una sola palabra sobre la responsabilidad de Hamas y de sus partidarios. Por el contrario, escribieron que "dañar a personas inocentes en Gaza es parte de lo que se necesita para mantener el régimen de ocupación". Y si unos ex soldados con una agenda política muy determinada publican una carta que concluye que los soldados del IDF son asesinos, ¿cómo podemos quejarnos de los editoriales de esos periódicos?

Las mentiras producidas por Breaking the Silence y la vista gorda de los medios de comunicación globales ante los terribles mensajes de los manifestantes no reducen la responsabilidad de Israel. Podríamos haber hecho las cosas de manera diferente. Estaba claro de antemano que Hamas quería bajas, y que sus propagandistas, intencionalmente y sin querer, señalarían con un dedo acusador a Israel. Estaba claro que la batalla no se llevaría a cabo solo en el área fronteriza, sino también en los medios globales.

El daño podría haberse transmitiendo un mensaje que llegara a los residentes de la franja, quienes están sufriendo a causa de Hamas y no a causa de Israel. Pero no se hizo nada. Puede que Hamas haya fracasado y las masas no salgan a protestar, pero Israel, como se esperaba, está siendo derrotado en la propaganda una vez más.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home