Monday, April 02, 2018

La desgracia de la izquierda sionista - Ben-Dror Yemini - Ynet



Hay momentos en que la izquierda zionista - y esto incluye al Meretz, al New Israel Fund, Peace Now y otros grupos y personas - puede demostrar que no solo es de izquierdas, sino también sionista. La "Marcha del Retorno" de Hamas era tal momento. Después de todo, esta no era una lucha contra la ocupación. Esta tampoco era una marcha por la paz. Esto no fue una forma de resistencia ante la empresa de los asentamientos. Esta fue una provocación que estaba situada en algún lugar entre el deseo de aniquilar a Israel - como declararon públicamente los organizadores de la marcha - y los gritos locos de los participantes de la marcha. "Khaybar Khaybar, yahud", que es el grito de batalla musulmán, desde los días de antaño, para masacrar a los judíos. No a los sionistas. No a los israelíes. A los judíos.

En tales momentos, la izquierda sionista debería dejarlo bien claro: No estamos allí. Sabemos que esto es una provocación. Sabemos que esto es una marcha de odio. Sabemos que el objetivo de Hamas y/o los organizadores de la marcha es una sola: la mayor cantidad de muertes posibles para avergonzar a Israel. Cualquier persona humana y liberal, cualquier partidario de los derechos humanos, cualquier persona que quiera la paz y la reconciliación debería oponerse a este tipo de marchas, a sus organizadores y a los sentimientos racistas y antisemitas que la lideran.

Pero no. Los representantes de la izquierda sionista no pasaron esta prueba. Tienen quejas, pero solo, o en su gran mayoría, contra Israel. Tamar Zandberg, la líder elegida de la izquierda, emitió un comunicado sobre "los extensos daños a los palestinos" y pidió una investigación. Ni una palabra sobre los sentimientos negativos, el racismo, la exigencia de un retorno, los llamamientos a matar judíos. Nada. Zandberg no es estúpida. Ella sabe que el objetivo declarado o teórico fue "retornar" y el objetivo práctico fueron las muertes. Pero malditos los hechos. Ella tenía otra oportunidad de golpear a Israel, y eso es lo que ha hecho.

Michael Mickey Gitzin, director ejecutivo de New Israel Fund ("actividad no violenta"), y Yariv Oppenheimer ("Qué somos, Siria?"), el ex líder de Peace Now, emitieron declaraciones en la misma línea.

Alon Liel, un ex funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores que en los últimos años ha estado corriendo por todo el mundo tratando de conseguir que un gobierno extranjero acepte las demandas de la Autoridad Palestina, lo ha llevado al siguiente nivel. Comparó lo que sucedió en la Franja el viernes con las protestas de los negros en Sudáfrica, y mencionó que aquí es donde comenzó el colapso del régimen del apartheid. ¿Disculpe? Esto es Gaza. La ocupación ha terminado. Pero esta persona que ha trabajado al servicio de la Autoridad Palestina se ha rebajado a ser el portavoz de Hamas y de la propaganda del "retorno". Él ya está hablando con ilusión sobre un "colapso". No hay limite.

Es triste porque la izquierda sionista tiene un papel importante. Se supone que forma parte de la coalición que nos salvaría de la derecha, esa que nos está llevando hacia la eliminación de la visión sionista al realizar la visión de un gran estado. Pero esta izquierda está haciendo todo lo posible para volverse irrelevante. Cuando sus respuestas están al servicio de Hamas, cuando no tiene nada que decir sobre los llamamientos a matar judíos, cuando permanece en silencio frente al uso cínico de mujeres y niños, entonces no solamente da la razón a la derecha, sino que también neutraliza sus posibilidades de luchar por un Estado judío y democrático.

El ala izquierda sionista no se pegó un tiro en el pie. Se disparó en la cabeza. Esta es una noticia maravillosa para la derecha. Pero son malas noticias para Israel

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home