Sunday, January 26, 2014

A pesar de que las críticas sobre la labor de Kerry del ministro Ya’alon son válidas, aún no ha aprendido cuando debe sellar sus labios - Ben Caspit - JPost



Hubo una vez un hombre que ocupó la posición de director general en el Ministerio de Defensa. Ese hombre tenía el nombre de Hayim Yisraeli. Él fue un fiel colaborador de todos los grandes ministros de Defensa de Israel - de David Ben-Gurion hacia abajo -. Hizo su trabajo en silencio, con humildad, detrás del escenario. Siempre que la gente venía a consultarle sobre si era un buen momento para dar una entrevista a la prensa, respondía: "Nunca nadie se disculpó por una entrevista que no dio".

Yisraeli ya no está con nosotros. Si lo estuviera, sin duda habría disparado una mirada divertida al actual Ministro de Defensa de Israel, Moshe (Bogey) Ya'alon.

Yaalon logró encender un fuego en las relaciones entre Israel y Estados Unidos durante uno de los momentos más decisivos y tensos en la historia de las relaciones entre los dos países. Un millar de bomberos no podrán apagar este último incendio que estalló sin motivo aparente y en el momento más inoportuno e imaginable.

Los estadounidenses exigieron el martes una aclaración inmediata. Contactaron con los asesores del ministro de Defensa, así como con funcionarios de la Oficina del Primer Ministro. Ya'alon es un hombre justo y decente. Esto se evidencia por el hecho de que entendió que no podía negar que dijo lo que le atribuyó el diario Yedioth Ahronoth. En última instancia, después de algunos dientes rechinando y arrastrar los pies, hizo emitir su aclaración.

Salvo que la aclaración no aclaró nada en absoluto. Era más una acumulación de palabras que hacía hincapié en la importancia de la relación de Israel con los EEUU. De hecho, habríamos estado mejor si la aclaración no hubiese sido emitida ya que sólo enfureció aún más a los americanos. Ha resultado que Yaalon no sabe cuándo hablar, cuándo callar y cuándo emitir una aclaración.

Es importante señalar que las críticas de Ya'alon son totalmente legítimas. También son bastante convincentes. Como alguien que piensa bien de Ya'alon y oye sus críticas de vez en cuando, yo sé que están basadas en información sólida, en evaluaciones fiables, en una genuina creencia profundamente arraigada y en una determinación de acero para proteger la seguridad de Israel. No estoy convencido de que las críticas de Ya'alon sean incorrectas. La cosa es que, como de costumbre, la forma en que se hizo la declaración, los ataques personales contra el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y la forma en la que se manipularon sus palabras dejan mucho que desear.

Los trapos sucios de las relaciones entre Israel y Estados Unidos por lo general se tratan a puertas cerradas. Cuando Ya'alon habla con un periodista necesita pensar en el supuesto de que todo lo que dice puede ser recogido por un micrófono, incluso si es "off the record" [N.P.: Más aún cuando el Yedioth Ahronoth es un diario profundamente anti-Netanyahu y enfrentado a este gobierno]. Ya'alon ciertamente no suponía que podía poner en juego su propio futuro y el de las relaciones entre Israel y Estados Unidos, y confiaba en la integridad del periodista.

Hay una gran probabilidad de que el Yedioth violara la ética periodística e hiciera a Ya'alon un flaco favor. Por otro lado, tal vez el diario determinó que el derecho del público a saber eclipsaba todo lo demás. Ahora bien, en realidad, eso no importa de todos modos.

El daño se ha hecho a nivel estratégico. Las posibilidades de un verdadero avance en las negociaciones de paz entre israelíes y palestinos son prácticamente inexistentes. Cualquier observador imparcial puede ver que en cuestión de meses vamos a ver a las dos partes hacer alegaciones y lanzarse acusaciones, intercambiando culpas sobre quién es responsable de la ruptura de las negociaciones. Cada lado tratará de probar que el otro arruinó las conversaciones y saboteó la llegada de la paz. Desde el punto de vista de Israel, es una lucha existencial.

Los europeos están cada vez más inquietos. Nos quieren boicotear tan rápida y severamente como sea posible. Los estadounidenses están enojados. Los chinos y los rusos están mirando con curiosidad, mientras que los iraníes esperan y disfrutan de cada minuto.

Ahora, tras la metedura de pata verbal del ministro de defensa, los palestinos lo tendrán más fácil para probar su caso. Ahí tienen a Ya'alon, dirán: "Ese ministro de Defensa dijo explícitamente que el plan de seguridad de Estados Unidos para el Valle del Jordán no tiene valor. También mostró desprecio hacia Kerry y abiertamente deseó simplemente que se largara. En estas circunstancias, ¿cómo es posible hacer la paz?". Esto es lo que dirán los palestinos y es algo que no vamos a ser capaces de negar.

No me gustaría estar en la piel ni en los zapatos de Ya'alon. Parece que ha llegado la hora de que saque las conclusiones que proceden y aprenda la lección de una serie de deslices verbales, comentarios injustificados, discursos y declaraciones que fueron dictados antes de tiempo y que han causado daños. Hasta ahora ha sido un eficiente, capaz, justo, trabajador y eficaz ministro de defensa en sus acciones. Con sus palabras no tanto.

Labels: , ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home