Wednesday, September 30, 2009

Las sinagogas más bellas de Israel - Ynet


1) Beit Tanchum Synagogue: 4 Hakalaniyot Street, Tirat Hacarmel


2) Gvurat Mordechai Synagogue: 32 Herzog Street, Givatayim


3) Abuhav Synagogue: Abuhav Alley, Safed


4) Shaar Harahamim Synagogue: Ephraim Luzon Street (Nahal Ashan neighborhood), Beersheba


5) Belz House of Study: 11 Dover Shalom Street, Jerusalem


6) Or Torah Synagogue: 13 Kaplan Street, Akko


7) Algarbia Synagogue: Golomb Street, Ofakim


8) Kiryat Shmuel's Central Synagogue: 11 Torah Veavoda Street, Kiryat Shmuel


9) Moshav Nevatim's Synagogue


10) Ohel Moed Synagogue: 5 Shadal Street, Tel Aviv

Fuente: Ynet

Labels: , ,

Esos “otros” refugiados árabes de los que la ONU no se preocupa (ni los países "hermanos" árabes, ni los europeos "progresistas", ni los medías...)

Mientras Karen AbuZayd va pidiendo más millones para los palestinos, a miles de refugiados de Yemen no se les ha permitido ni siquiera obtener suministros de socorro a través de Arabia Saudita. Pero el caso es que la ONU no está emitiendo resoluciones exigiendo al mundo que se ocupe de estos refugiados. Tampoco hay noticias de que los medios de comunicación mundiales denuncien las horribles condiciones en que esos civiles se ven obligados a vivir, no hay reportajes informando del hambre, de las enfermedades, de la falta de vivienda o de atención médica, y es que una vez más, estas personas (musulmanes) no están siendo "oprimidos" por Israel. Se trata de árabes luchando contra árabes (sunnitas vs chiítas), y, por lo tanto, fáciles de ignorar.

[N.P.: Quizá si hubiera más judíos a los que culpar, pero es que sólo permanecen un escaso centenar que además están "protegidos" y temen por su vida, y es que prácticamente todos los judíos yemenitas han abandonado el país "víctimas del apasionado amor" de la religión de la paz. Quizá si hubieran escuchado las palabras de Gadaffi sobre "nuestros judíos"...].

Los enfrentamientos se han incrementado de manera drástica desde agosto entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes, causando una gran confusión en una zona de casi 160 millas (260 kilómetros), una zona montañosa entre la capital de Yemen, Sana, y la frontera con Arabia Saudita. Incluso antes de la actual escalada los combates ya habían desplazado a unas 150.000 personas desde que comenzaron en 2004.

Desde agosto, otras decenas de miles de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares, pero las cifras no están claras, reflejo del caos existente. Funcionarios del Gobierno hablan de alrededor de 60.000 personas, mientras que la agencia Oxfam calcula unas 100.000.

La agencia de refugiados de la ONU y la Cruz Roja Internacional dicen que tienen
alrededor de 37.000 personas recientemente desplazadas ya registradas y recibiendo asistencia, muchos en los campos del norte.

Miles de personas más han quedado atrapados en la zona, algunos de ellas en los caminos, otras atrapadas en Saada - la zona originaria de los rebeldes -, centro de los combates. Dos altos el fuego declarados por el Gobierno en el último mes se vinieron abajo en cuestión de horas.

(...) El ACNUR ha pedido a Arabia Saudita y Yemen que faciliten el transito los suministros de socorro a través de su frontera, pero todavía tienen que obtener su permiso. Además, los antiguos campos de refugiados que acogían a los que huyeron de los combates previos se han llenado con la nueva afluencia, y son inaccesibles a causa de la crisis.

El caso es que yo no estoy escuchando nada acerca de cómo los saudíes se niegan a dar ayuda humanitaria a los refugiados, pero sí puede leer casi todos los días acerca de como viven en Gaza los palestinos en unos edificios reales, con servicios públicos, supermercados, automóviles y túneles de contrabando para traer entre otras cosas artículos de lujo de Israel.

Una vez más, tenemos la evidencia de la doble moral del mundo con Israel.

Fuente: Yourish

Labels: ,

Tuesday, September 29, 2009

Amores prohibidos en Mea Sharim – Odile Cohen - Causeur



Con “Tú no me amaras” (título en francés de la película) de Haim Tabakman, el cine israelí continúa abandonando los senderos trillados de conflicto del Oriente Medio para explorar los vericuetos tortuosos de la sexualidad. Después de “Kadosh” de Amos Gitai, una caricatura del mundo ultra-ortodoxo, después de “El Secreto” de Avi Nesher, que trata de las relaciones sexuales entre mujeres, después de “My Father, My Lord”, de David Volach, que evocaba el espinoso asunto del laicismo en Israel – y donde las manifestaciones de este verano de los haredim, oponiéndose a la apertura de un parking el sábado en Jerusalén, demuestran su actualidad -, jamás el cine israelí había llegado tan lejos en su acercamiento a la religión y al sexo.

Eyes wide open”, el título original de esta película sutil, inquietante, inclusive embarazosa, hace referencia a “Eyes Wide Shut” de Stanley Kubrick. Unas semanas después de los ataques perpetrados contra los homosexuales en Tel Aviv, “Tú no me amaras” recuerda una vez más las dificultades de esos hombres a la hora de vivir plenamente su vida ante las cortapisas de una sociedad demasiado religiosa, demasiado jerárquica, demasiado opresiva.

Se está lejos de los vaqueros secretamente enamorados de “Brokeback Mountain”, de Ang Lee. Esta vez, la homosexualidad se invita a un territorio aún más hostil: la comunidad judía ortodoxa de Jerusalén. En el guión: intolerancia y dramas íntimos amorosos, sobre un escenario un tanto conocido, visto a veces en demasía. Aaron, casado y padre de cuatro hijos, es carnicero en la comunidad judía de Jerusalén. A la muerte de su padre, se hace cargo de la carnicería familiar y contrata al joven Ezri, que se convierte en el ángel de la tentación. El amor nace. La tragedia está en marcha.

El interés de la película no reside en esta enésima historia de un amor prohibido, sino en cómo estos dos hombres ven su amor nacer, crecer y decaer en el corazón de una comunidad mostrada sin clichés y en toda su complejidad.

¿Cómo conciliar el amor de Dios y el amor de los hombres? Vieja cuestión de la cual Agustín había comprendido toda su complejidad. ¿Hay que renunciar al amor de Dios por una relación carnal? ¿Cómo hacer cohabitar una religión que se reivindica humana y amorosa ("amarás a tu prójimo como a ti mismo") con su negativa a aceptar el amor del mismo sexo? ¿Debemos renunciar al ser amado y a la felicidad o debemos vivir nuestra vida de acuerdo con la fe y aceptar la renuncia a esa felicidad? ¿Por qué es necesario elegir? Estas preguntas conforman la trama oculta de “Tú no me amaras”.

Para los judíos ortodoxos la homosexualidad no existe más que como una tentación, como una debilidad, como un crimen. Ahora bien, para Aarón y Ezri el amor carnal y el amor de Dios están inseparablemente ligados. En ningún momento los dos amantes, a pesar de su sufrimiento, piensan en abandonar de su comunidad. Pero si cada uno de ellos es sincero en su amor y en su fe, la película revela el límite más allá del cual esas dos lógicas son irreconciliables. Sólo queda una alternativa: someterse o desaparecer. La atracción que siente el uno por el otro es contemplada como una especie de prueba que supuestamente les llevaría hacia un mayor grado de espiritualidad.

En este contexto, la paradoja de los haredim se revela plenamente. Por un lado, la comunidad está unida por un sentimiento de fraternidad, de solidaridad y de confianza - nunca se está solo, cada uno se ocupa del otro. Pero esta preocupación benevolente también es un formidable instrumento de control social. En esta “comunidad reducida al acecho”, vigilar y castigar podría erigirse como la prescripción número 614 del Talmud. En un mundo cerrado, ya se sea judío, cristiano o musulmán, es necesario desconfiar de quien perturba el orden.

Pero, ¿qué hacer entonces con el amor y, sobre todo, con el deseo? En el caso de los ortodoxos, se le desprecia e ignora. La única prescripción es satisfacer las necesidades de la esposa, de acuerdo a un ritual bien codificado, con el único fin de procrear.

El carnicero Fleishman (cuyo nombre, en el sentido etimológico, significa "el hombre de la carne"), el que debe volver consumible la carne impura, está obligado a volver accesible la carne animal. Pero él no puede hacer lo mismo con la suya y mucho menos en una relación con otro hombre (dando legitimidad a su relación carnal).

Por lo demás, el director de la película, Tabakman, no hace un proceso en contra del judaísmo ortodoxo: ¿acaso el amor de Rivka, la esposa de Aarón, lleno de modestia y sensibilidad, no es realmente más poderoso en su dimensión espiritual? Ciertamente, la dimensión erótica está completamente ausente del matrimonio, pero resta un compromiso profundo y fundamental, y es este compromiso el que da a esta mujer la fuerza para superar su sufrimiento.

Obviamente, desearíamos condenar rotundamente esta religión que rechaza el deseo y el sexo. Pero todo el interés de la película se dirige, no a juzgar ni a invitar a un juicio, sino a comprender. En última instancia, en efecto, el hombre es representado como fundamentalmente libre: eligió su modo de vida, eligió su vida. También eligió su amor. Él siempre es él mismo. Incluso la prisión más ferozmente vigilada no puede resistir cuando el deseo se abate sobre sus presas.

Es por ello que uno se pregunta si el undécimo mandamiento debería ser “Tú no me amaras” o "Me amaras hasta perder la razón”.

Fuente: Causeur

Labels: ,

Irán y los "valores progresistas" - Petra Marquardt-Bigman - Harry's Place

Las recientes revelaciones de que Irán ha trabajado durante años en la construcción de un centro secreto de enriquecimiento de uranio han intensificado en gran medida las preocupaciones sobre el programa nuclear de la República Islámica. Las afirmaciones de que este programa tiene fines civiles obviamente han sido socavadas por este proyecto secreto, pero el debate sobre lo que debe y puede hacerse para impedir que Irán adquiera armas nucleares sigue siendo tan polémico como siempre, sobre todo porque muy a menudo la ideología parece triunfar sobre una argumentación razonada.

Los frentes ideológicos en este debate son el eco de algunas de las divisiones que se desarrollaron a raíz del 11-S endurecidas durante las controversias acerca de la guerra de Irak. Sin embargo, una diferencia notable en este debate con respecto al de la guerra de Irak es que entonces nadie sostenía seriamente que sería una buena cosa si realmente Saddam Hussein poseyera armas de destrucción masiva, ya que después de todo él ya las había utilizado (armas químicas contra los kurdos). Pero hay gente de la izquierda - o más bien, personas que afirman ser de izquierdas -, que piensan que un Irán con armas nucleares es lo que el mundo necesita. "Da a las armas nucleares iraníes una oportunidad" es el título juguetón de un artículo publicado en agosto de 2005 en la web de "In These Times”, una revista estadounidense que se describe como comprometida con los "valores progresistas". El autor del artículo es el filósofo Slavoj Zizek, que goza de una popularidad similar a la de una estrella del rock, y que es una celebridad entre sus seguidores y que, de hecho, en 2005, incluso fue el tema central de una película que lo presentó no sólo como un pensador "eminente e intrépido", sino también como "el Elvis de la teoría cultural".

Zizek justificó su petición de "dar una oportunidad a las armas nucleares de Irán" en su creencia de que la doctrina de la Guerra Fría, el MAD, es decir, Destrucción Mutua Asegurada, debe considerarse también válida para un Irán con armas nucleares, para que así pueda esperarse que se abstengan de utilizar realmente sus armas nucleares en una guerra de agresión.
Por otra parte, Zizek argumenta que un arsenal nuclear iraní sería en realidad un factor positivo, porque en su opinión "países como Irán poseyendo armas nucleares limitarían la hegemonía global de Estados Unidos".

Independientemente de la cuestión de si el artículo de Zizek fue muy leído, argumentos como los que él presentaba resuenan en el debate sobre Irán, incluso bajo una mirada superficial en los foros de debate de la izquierda como ilustra el del Guardian, "Comment is Free". Por lo tanto, vale la pena echar una mirada más cercana a su razonamiento:

"En cuanto a Irán y las bombas nucleares, el hecho sorprendente es que la lógica del MAD aún opera hoy en día: ¿Por qué no estalló en una guerra total la tensión entre la India y Pakistán? Debido a que ambas son potencias nucleares. ¿Por qué los estados árabes no han corrido el riesgo de otro ataque contra Israel? Debido a que Israel es una potencia nuclear. Así pues, ¿por qué no funcionaría esta lógica del MAD en el caso de Irán? El argumento estándar es que en el caso de Irán, los fundamentalistas musulmanes que están en el poder pueden tener la tentación de utilizar ese arma nuclear contra Israel. (Irán es el único gran estado árabe [sic!] que no sólo no reconoce diplomáticamente a Israel, sino que resueltamente niega su derecho a existir como Estado). ¿Sin embargo, es realmente "irracional" el régimen iraní? ¿No es Pakistán, con sus armas nucleares y los vínculos de sus servicios secretos con Al-Qaeda, una amenaza mucho mayor? Además, hace dos décadas Irán fue brutalmente atacado por Irak (con el apoyo activo de los EEU), por lo que tiene todo el derecho a sentirse amenazado".

Quizás lo más llamativo de este pasaje es que Zizek se refiere a Irán como un "Estado árabe". Es difícil imaginar que en realidad no sepa que Irán no es un Estado árabe, pero incluso si se supone que quería decir un "Estado musulmán", queda claro que no contempla un punto crucial al pasar por alto el hecho de que el arsenal nuclear de Irán, siendo un Estado no árabe de mayoría chiíta, se verá inevitablemente como una amenaza para los Estados árabes gobernados por sunitas. Por lo tanto, el riesgo es que las ambiciones nucleares de Irán provoquen una proliferación nuclear en el Oriente Medio, incluido el riesgo de que el material nuclear podría ser usado en una "bomba sucia" por parte de grupos como Hezbolláh o Hamas, los cuales son apoyados por Irán.

Está claro que es difícil entender por qué los progresistas deberían estar despreocupados por el riesgo de una proliferación nuclear en una conflictiva región tan plagada de violencia como es el Oriente Medio, pero este riesgo es en realidad ampliamente ignorado por los que argumentan como Zizek desde un punto de vista ideológico rígido que acoge a todo aquello que promete "limitar la hegemonía global de Estados Unidos". Por otra parte, cuando se trata del Oriente Medio, está claro que oponerse a esta hegemonía tan perniciosa de los EEUU tiene un atractivo casi irresistible para la "sensibilidad progresista", ya que también significa privar a Israel de su aliado más importante.

En este contexto, es muy revelador que Zizek reconozca que Irán "niega resueltamente su [es decir, el de Israel] derecho a existir como un Estado". Habida cuenta de su fe en el MAD, al parecer cree que si Israel tiene armas nucleares capaces de "destruir" a Irán, el Estado judío no debe tener motivos para sentirse seriamente amenazado por un Irán con armas nucleares. En particular, Zizek, al igual que muchos de sus colegas "progresistas", considera que sería más bien irracional suponer que los gobernantes de Irán son irracionales. Desde el "Día de Qods", discurso pronunciado en diciembre de 2001 por el "moderado" Rafsanjani, uno puede concluir con seguridad que los teócratas de Irán agradecerán esta evaluación:

"Si un día el mundo islámico también está equipado con armas como las que Israel posee ahora, la estrategia de los imperialistas 'llegará a un punto muerto porque el uso de una sola bomba nuclear dentro de Israel lo destruirá totalmente. Sin embargo, él sólo podrá hacer daño al mundo islámico. No es irracional contemplar tal eventualidad".
Por supuesto, resulta sumamente progresista desestimar esta retórica orientalista como "oratoria florida destinada a las masas musulmanas de un Oriente Medio anti-imperialista" y mostrarse realmente satisfecho: como lo demuestran los resultados de una encuesta realizada el año pasado por la Anwar Sadat Chair for Peace and Development de la Universidad de Maryland:

"Una clara mayoría de árabes, el 62% en total, no se preocupan acerca de si Irán desarrolla tecnología nuclear. De hecho, el 44% frente al 29% dijo que no le importaría si Irán poseía armas nucleares y consideran que el resultado para la región (Oriente Medio( sería más positivo si realmente las tuvieran".
Como la mayoría de los gobiernos autoritarios de la región se preocupan bastante por un Irán con armas nucleares, deduciéndose por tanto que no todos están de acuerdo con estos puntos de vista de sus ciudadanos, podría parecer que hay algo después de todo "progresista" en animar las ambiciones nucleares de Irán. Por otra parte, la idea de "rebelarse" frente los EEUU e Israel tiene un atractivo enorme para la media de los "Ahmed" del Oriente Medio: los resultados de dicha encuesta muestran asimismo que la popularidad de los dirigentes políticos estaba determinado por la percepción de su forma "de desafiar abiertamente a Israel y a los EEUU", y fue el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, el que obtuvo primer lugar en este concurso, seguido por el presidente sirio Bashar Al-Assad en segundo lugar y por el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad en el tercero...

¿Pero qué representa eso para la "empresa progresista"? Curiosamente, Zizek especula filosofando acerca de la necesidad de que "cada estructura de poder requiere una amenaza implícita subyacente", y mientras que él parece más interesado en aplicar esas ideas a las "estructuras de poder" occidentales, insinúa que "los anti-democráticos regímenes árabes necesitan a Israel como la figura del enemigo que legitima su poder". Podría haber añadido (pero no lo hace) que este también es un gran argumento propagandístico del régimen iraní: fue Jomeini después de todo, quien, en sus primeros meses como líder "supremo de Irán", creó el "Día de Qods" como un evento anual en el último viernes de Ramadán para reunir a los musulmanes de todo el mundo en la demostración de "su apoyo a los derechos legítimos del pueblo musulmán de Palestina".

Mientras que este año los eventos del "Día de Qods" en Irán no fueron tan planeados, la motivación para la designación de la jornada fue el intento evidente de reunir a todo el mundo musulmán bajo el liderazgo de Irán en la noble causa "anti-sionista", y caben pocas dudas de que esto sólo contribuyó a una radicalización de los sentimientos en la región durante los últimos 30 años. Cualquier persona que quiera animar las ambiciones nucleares de Irán en nombre de supuestos "valores progresistas", haría bien en considerar las consecuencias reales de los esfuerzos de Irán para proyectar su influencia más allá de sus fronteras mediante el apoyo a Siria, Hezbolá, Hamas y los insurgentes en Irak. Tan populares como puedan llegar a ser en los cafés y las casas de té de Oriente Medio por "enfrentarse" a Israel y los EEUU, de ninguno de estos aliados de Irán se puede decir que estén de ninguna manera por la defensa de los "valores progresistas".

Hasta que punto el nivel del debate respecto a todo lo que tiene ver con el Oriente Medio está envenenado por la vacía postura "progresista", lo ilustra claramente un comentario publicado en la web del The Guardian Cif en respuesta a un artículo reciente con un mensaje muy sensato: "El mundo no puede confiar en Irán. La planta nuclear secreta de Irán forma parte de un patrón de engaños. Es hora de dejar de hablar y avanzar con más sanciones". El artículo fue publicado a las 11 AM, y me encontré con él por casualidad unas tres horas después, dándome cuenta también que uno de los primeros comentarios ya había obtenido 45 recomendaciones (en ese momento, era el mayor número de recomendaciones de cualquiera los primeros).

El comentario es el siguiente:
Briar 26 de septiembre 09, 11:17

Otro triunfo para Israel, que ha logrado una vez más ganar el apoyo tácito para su arsenal nuclear ilegal, su ilegal robo de tierras y su belicosidad paranoica contra los palestinos. Que a una tal teocracia corrupta se la conceda esos poderes debería horrorizarnos. En su lugar y por contra, nos obsesiona el país más amenazado por el odio de esos fanáticos de Tel Aviv, negándose deliberadamente a ver toda la situación.

Cuando intenté comprobar más tarde cuánta gente había hecho suyo ese comentario, éste había sido suprimido. Resulta irónico que un día antes a que ese mismo "Briar" expresara su queja acerca de lo mucho que Irán está siendo amenazado por Israel, Mahmoud Ahmadinejad hubiera respondido en una entrevista a la revista Time a la pregunta de si Irán sentía la necesidad de "una capacidad de disuasión para hacer frente al arsenal nuclear de los israelíes".

Esto es lo que Ahmadineyad respondió:

"Creemos que el régimen sionista es demasiada poco cosa para ser capaz de plantear una amenaza a Irán. Creemos que las armas nucleares no tienen aplicación alguna en este tiempo y en esta época. El régimen sionista debería prestar atención a resolver la situación en Gaza y dejar otras cosas para más adelante. Si el arsenal nuclear pudiera haber sido de alguna utilidad habría ayudado a la situación en Gaza. En mi opinión, en nuestra opinión, la bomba atómica es un concepto que pertenece al siglo anterior. En realidad, no tiene aplicabilidad en la actualidad".

¿Así que podemos concluir que para Ahmadinejad, el hecho de que "el régimen sionista" no empleara el arma nuclear en Gaza demuestra que las armas nucleares son obsoletas?

Fuente: Harry's Place

Labels: , , ,

¿Atacará Israel a Irán? - Ronen Bergman - Ynet



Más allá de los detalles de lo que sucede en la planta nuclear, más allá de la respuesta iraní a su descubrimiento, y más allá de la respuesta del presidente estadounidense, existe otro aspecto interesante que preocupa a Europa y a los EEUU en este momento: ¿Ordenará el primer ministro Benjamin Netanyahu a su Fuerza Aérea destruir el proyecto nuclear iraní, o al menos las partes que conoce Israel?

La respuesta a esto no es clara. El efecto aquí no tiene que ver con el mero descubrimiento del sitio, sino más bien, con la influencia de este descubrimiento en la opinión pública mundial y sobre todo en el comportamiento de las potencias mundiales "vis-à-vis" con Irán.

Por la forma en que fue descubierto esa nueva planta nuclear en los últimos dos días, no hay mucho lugar para la esperanza de que las revelaciones, que fueron noticia en todo el mundo, reduzcan las probabilidades de que Israel de ese paso que tan poco interés tiene en adoptar.

Aunque las nuevas revelaciones no incriminan directamente a Irán en lo que respecta a las sospechas de desarrollar armas nucleares, demuestran que ha mentido descaradamente al Organismo Internacional de Energía Atómica y que ha ocultado información crítica sobre su proyecto nuclear.

Está claro para todos que si Irán hubiera estado interesado en la empresa atómica sólo para producir energía eléctrica, como sigue afirmando, no tendría ningún motivo para ocultar una instalación gigante de centrifugadoras que, en cualquier caso, no pueden llegar a producir suficiente electricidad. Por otra parte, no la construiría bajo tierra y la dotaría de baterías de misiles antiaéreos para su salvaguardia.

Las revelaciones demuestran que las advertencias de Israel en los últimos años eran precisas: los iraníes están aspirando de hecho a producir armas del juicio final.

De acuerdo a los cálculos israelíes, las revelaciones animarían a las grandes potencias a responder. La primera señal fue esa inusual conferencia de prensa celebrada por los líderes de EEUU, Francia y Gran Bretaña.

Ellos deben responder como se espera, con un endurecimiento de las sanciones económicas contra Teherán, lo que todavía podría hacer posible frenar el proyecto nuclear iraní y convertir un ataque israelí en innecesario.

La perspectiva de Irán de convertirse en una potencia nuclear representa una especie de póliza de seguros que garantice la supervivencia del régimen. En caso de las grandes potencias expresen claramente que la continuación del proyecto podría exigir un precio que podría llegar a desencadenar el descalabro del régimen (por ejemplo, reforzando las sanciones económicas,) los ayatolás de Teherán podrían llegar a reconsiderar sus opciones.

El régimen iraní puede apoyar el terrorismo suicida, sin embargo, no es suicida en sí mismo. Al final del día, el principal y posiblemente el único interés de sus dirigentes es garantizarse su propia supervivencia.

Labels: , , , ,

Un poco de la "normalización" prometida por Obama: El grupo de prensa egipcio Al-Ahram,, controlado por el gobierno de Egipto, boicotea a Israel

El grupo de prensa Al-Ahram, controlado por el gobierno de Egipto, ha decidido boicotear a Israel. El boicot está motivado aparentemente como reacción al fracaso de la candidatura del ministro de Cultura egipcio Farouk Hosni a director de la UNESCO. Este suceso representa realmente un caso muy raro en el que la ONU rechaza a un destacado anti-Israel. Hosny, que iba a ser el zar del mundo de la cultura, es un defensor de la quema de libros. Al parecer, incluso para las Naciones Unidas resultaba algo inadeucado para llegar a ser el zar de la cultura. Hosni culpó de su fracaso a los judios internacionales (¿les suena?), ya que eran libros en hebreo los que abogó por quemar.

Egipto e Israel llegaron a un tratado de paz en 1981, el cual incluía una cláusula contra la incitación (contra Israel, en el otro sentido no era necesario). Israel renunció a toda la península de Sinaí a cambio de la promesa de una "normalización", sin embargo, los medios de comunicación egipcios publican regularmente artículos y películas lamentando el hecho de que Hitler no lograra completar la masacre de judíos europeos y propagan los Protocolos de los Sabios de Sión.

La medida boicot es la respuesta de Egipto a la convocatoria del presidente de Obama para una normalización de las relaciones entre los países árabes e Israel. Egipto recibe unos $ 2 mil millones anuales en ayuda militar estadounidense. Cuenta con una prensa controlada, unas elecciones muy libres y una política de persecución de los cristianos. Al Ahram publica regularmente virulentas diatribas contra Israel.

La razón ostensible para este boicot es que Israel "va en contra de la paz y ha eligido un gobierno extremista que se opone a la paz y apoya la muerte y la destrucción".

En la reunión, la Junta también decidió unas no determinadas medidas disciplinarias contra Hala Moustafa, un periodista que se había reunido con el embajador israelí, Shalom Cohen.

El consejo de Al-Ahram es nombrado por el gobierno egipcio y es "sumamente independiente".

Ami Isseroff

Labels:

Monday, September 28, 2009

El repentino descubrimiento de los “temores” de Israel (La agencia AP: Siempre es mejor si es anti-Israel – Yourish)








Todas las fotos de ©Darren Whiteside / Reuters


Se podía pensar que la agencia de prensa AP (Associated Press) nos daría un descanso durante el Yom Kippur.

Bueno, ustedes se equivocan.

"Israel termina el Día de la Expiación en medio de temores" Títular alternativo: "Israel termina Yom Kippur en medio del temor por la amenaza nuclear iraní".

Oh, Dios mío! Los israelíes tienen miedo! ¿Cual podría ser la razón de este titular?
El comienzo del Día de Expiación en el crepúsculo del domingo, marcó el comienzo de un día como ningún otro en Israel, en el que los israelíes, incluso los que no mantienen conexión con la religión, tienden a poner su vida en orden. Este año, el Yom Kippur, el día más sagrado del calendario judío, llega en un momento particularmente sombrío tras las revelaciones sobre una instalación nuclear iraní, antes oculta, y sobre más pruebas de misiles realizadas por la Guardia Revolucionaria.
¡Santo cielo! ¿Los iraníes están tratando de construir un arma nuclear? ¿Sabían ustedes algo de esto? ¿A qué no lo sabían? ¿Acaso alguien lo sabía? [N.P.: ¿Habían informado de ello a San Obama?]

No es extraño que los israelíes tengan miedo en el Yom Kipur,... !! Irán está tratando de construir un arma nuclear !!
"Esta es una prueba más para quienes todavía dudaban de que Irán es la amenaza más grave hoy en día para la paz del mundo y su seguridad", dijo el viceministro del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Danny Ayalon, en declaraciones al Canal 10 israelí.
Uhm... ¿y este "reciente temor", a qué se debe...?

Cuando el Yom Kipur comenzó alrededor de las 5 de la mañana, hora local, la televisión y las emisoras de radio enmudecieron, los vuelos del interior y exterior en el aeropuerto internacional de Israel cesaron, y casi todos los negocios cerraron. Las calles están vacías de automóviles y las ciudades y las carreteras están extrañamente tranquilas.

[...] Pero la aparente calma de estas vacaciones choca con los temores que se perciben en muchos israelíes por la amenaza iraní.
Esta historia de los "los temores que se perciben en muchos israelíes" cita exactamente a cero israelíes expresando su temor. Realmente. Ni una sola cita, ni una. Así que tengo que preguntarme:

¿Cúal es exactamente el asunto de este artículo? ¿Dar a entender que el temor de Israel le llevará a arremeter contra Irán? ¿O se trata simplemente de pesimismo periodístico?


Estoy pensando en la segunda opción.

Por lo tanto, para todos mis temerosos israelíes, les deseo que este año sea tan tranquilo y llevadero, y que puedan inscribirlo en el Libro de la Vida como un buen año. Tal vez incluso como un año muy poco temeroso.
Fuente: Yourish

Labels: ,

Los viejos y buenos judíos, los "dhimmis". Decadencia y caída de los judíos de Libia - Point of No return



El líder libio, el coronel Gaddafi, sabe todo acerca de los judíos. De los judíos que vestían como los árabes y que vivían en armonía con ellos, según asegura a la revista Time. Sin embargo, (ellos mismos) se dirigieron hacia el desastre porque se atrevieron a crear su Estado judío, en lugar de un Estado común con los palestinos.

Gaddafi reafirma aquí la vieja idea dhimmi de que los judíos son "nuestros judíos", y deben someterse a la protección de los árabes.

Tan exitosa fue la convivencia en Libia que, bajo la vigilancia de Gadafi, Libia se convirtió en Judenrein. Para beneficio de los lectores de Time y de otros que se ven tentados a creer en las mentiras de Gaddafi, una serie de datos sobre la decadencia y caída de los judíos de Libia:

1938 - Las leyes raciales italianas son aplicadas a los 30.000 judíos libios. 600 judíos mueren en el campo de trabajo de Giado.

1945 - Dos días de pogromos: 130 judíos muertos.

1948 - 14 judíos son asesinados en un nuevo pogromo.

1949 - 1952: 90 por ciento de los judíos de Libia huye a Israel. 1951 - La Constitución es abolida. El Primer Ministro Mahmud Muntassar afirma que los judíos no tienen futuro en Libia.

1952 - Libia prohíbe la emigración y se une a la Liga Árabe.

1953 - Libia se une al boicot anti-Israel y realiza razzias nocturnas en los hogares de los judíos que aún permanecen en búsqueda de material "sionista".

1954 - El club deportivo Maccabi es clausurado.

1960 - Un musulmán es nombrado jefe del consejo de la comunidad judía.

1961 - Los activos pertenecientes a los judíos de Libia son nacionalizados. Sólo los nacionales de Libia pueden comprar una propiedad (excepto los judíos). Los judíos no pueden votar.

1963 - Asesinato del anciano líder judío Halfalla Nahum de 84 años.

1967 - Guerra de los Seis Días. Los judíos deben realizar donaciones a la causa palestina. El 60% de los bienes judíos en Trípoli son destruidos. Tiendas italianas y judías son quemadas. 10 judíos son asesinados. 300 judíos bengasi son detenidos por su propia seguridad. Dos familias (14 personas) masacradas. Casi todos los restantes 5.000 judíos libios son evacuados fuera del país.
2002- Muere el último judío/a libio, Esmeralda Meghnagi.


Labels:

Netanyahu no se rinde - Fresno Zionism

Acabo de ver el discurso del Primer Ministro Netanyahu en las Naciones Unidas de nuevo. A mí me gustó aún más que la primera vez.

Me gustó la forma en que seguían refiriéndose a los "judíos" y "el pueblo judío". Israel no es sólo una construcción arbitraria basada en la geografía. El Holocausto, que Ahmadinejad niega, no le ocurrió a unas personas elegidas arbitrariamente, le sucedió a los judíos (no niego que Hitler mató a un montón de no judíos, pero la maquinaria de exterminio fue construida para los judíos, que fueron asesinados sólo por sus genes).

El pueblo judío no es un conquistador extranjero y ajeno a la Tierra de Israel. Esta es la tierra de nuestros antepasados.

Inscrita sobre los muros en el exterior de este edificio está la gran visión bíblica de la paz: "Ninguna nación levantará más la espada contra otra nación. No deben conocer la guerra nunca más”. "Estas palabras fueron pronunciadas por el profeta judío Isaías hace 2.800 años, mientras caminaba sobre mi país, sobre mi ciudad, en las colinas de Judea y en las calles de
Jerusalém.


Me gustó la forma en que se mantuvo firme en su demanda de reconocimiento como Estado judío:

Pedimos a los palestinos que hagan finalmente lo que se han negado a hacer durante 62 años: Digan sí a un Estado judío. Así como se nos pide reconocer a un Estado-nación para el pueblo palestino, los palestinos deben reconocer el Estado-nación del pueblo judío.

Esta es la línea argumental principal, mucho más importante que la delimitación de las fronteras o la cuestión de los asentamientos. El hecho de que los árabes nunca hayan aceptado un Estado judío en la Tierra de Israel ha sido la causa del conflicto desde el principio, y es lo que le impulsa aún hoy en día a continuarlo.

Netanyahu lo comprende claramente - como tantos judíos, inclusive israelíes, otros no - que la única verdadera justificación de la existencia del Estado de Israel se encuentra en que es el estado del pueblo judío. Renunciar a este punto supone dejar el paso libre al camino de regreso a Polonia, Rusia, Marruecos, Iraq, etc y permitir que sea sustituido por otro cleptocracia árabe.

Por último, hizo otra demanda:
Los palestinos deben tener todos los poderes para gobernarse a sí mismos, excepto ese puñado de poderes que podrían poner en peligro a Israel. Es por ello que el Estado palestino debe ser efectivamente desmilitarizado. No queremos otra Gaza, otra nueva base iraní del terror colindante con Jerusalén, y encaramada en las colinas a pocos kilómetros de Tel Aviv.
¿Es esto tan poco razonable?

La reacción árabe ha sido la previsible. Robert Spencer la resumió así:


En Arabia Saudita, el diario gubernamental Al-Nadwa lamentó que "cada párrafo del discurso de Netanyahu nos hace más pesimistas". En Jordania, el diario pro-gubernamental Al-Rai vociferó: "Netanyahu ofreció mercancía podrida. Nadie va a comprarla". Mohammed Sobeih, subsecretario general de la Liga Árabe para Asuntos Palestinos, afirmó que mientras" los extremistas en Israel dan discursos”, siempre “se alejan de lo que se necesita para la paz”. "El presidente de Líbano, Michel Suleiman, afirmó que el discurso fue "intransigente cuando se trataba de la paz o en lo que concierne a una solución para los refugiados palestinos".

Y eso fue sólo el comienzo. Otros acusaron a Netanyahu de aproximar a la región a un conflicto armado. Hosni Mubarak, presidente de la República Árabe de Egipto, dijo que la demanda de Netanyahu de "reconocer a Israel como Estado judío complica aún más las cosas y echa por tierra las posibilidades de una paz."

Aparentemente, un Estado árabe es algo correcto, pero un estado judío no lo es. El líder druso libanés Walid Jumblatt, por su parte, afirmó que Netanyahu emitió "un discurso de guerra que
prácticamente ha torpedeado y paralizado todas las posibilidades de un compromiso," y "hace que la región sea susceptible a grandes peligros que podrían explotar en diferentes direcciones".
El jefe negociador palestino, Saeb Erekat, se quejó de que el discurso de Netanyahu, "no dejó nada para las negociaciones... Netanyahu quiere colocarnos en una situación en la que parece que ha ofertado algo, y le hemos respondido que no." Y trató de lanzar la carga de vuelta contra Netanyahu: "El discurso de Netanyahu fue muy claro. Rechaza la solución de dos estados". Advirtió sobre la retórica astuta de Netanyahu: "Espero que el mundo no se deje engañar por este señor cuando utiliza el término "venir a negociar" y "un Estado palestino." En realidad esta noche destruyó la solución de dos estados y las negociaciones para una solución
permanente".

"Netanyahu", dijo Yasser Abed Rabbo, un importante asesor del presidente palestino Mahmoud Abbas, "está desafiando al mundo. La comunidad internacional debe responder con presión para aislar a Netanyahu y a sus políticas, y obligar a Israel a someterse al proceso de paz".


Sus reacciones resultan tan absolutamente histéricas e iracundas porque realmente pensaban que el presidente Obama era su chico, su primo de Zumosol, el que obligaría a los israelíes a dar su brazo a torcer. Pensaban que la campaña de deslegitimación que han orquestado activando para ello al antisemitismo europeo en campañas y estrategias de boicot o desinversión, así como el irrisorio "Consejo de los Derechos Humanos de Naciones Unidas", con su informe de corta y pega sobre la guerra de Gaza, habrían debilitado a Israel hasta el punto de que cooperara en su propio desmembramiento.

Pero miren: Netanyahu habló como el líder de una nación, una nación orgullosa y totalmente legítima que puede y debe defenderse. Y que no se rinde ¿[Y algunos se preguntarán] Y cómo se atreven?

Los árabes, en su pretensión victimista, van de un lado a otro gritando su victimización y exigiendo la intervención, o amenazando con ella.

Y es que ahora se enfrentan a un dirigente de Israel que confía totalmente en la justicia de su posición, a un Israel que está dispuesto a esperar el tiempo necesario - y hacer esperar a los palestinos tanto tiempo como sea necesario - para una solución que finalmente establezca lo debería haberse establecido en 1948 (sin guerras): que el pueblo judío, como el alemán, el ruso, e incluso el palestino, tenga derecho a su libre autodeterminación en su tierra.

Fuente: FresnoZionism

Labels: , , ,

Kaparot - Varios / Reuters


©Darren Whiteside


©Amir Cohen



©Amir Cohen



©Baz Ratner



©Darren Whiteside



©Darren Whiteside
Kaparot: Ritual simbólico de expiación que se realiza un día antes de Yom Kippur

Labels: ,

El vecindario de Obama - Ari Shavit - Haaretz

El trabajador comunitario Barack Obama llamó a los dos matones del barrio para domesticarlos en el Waldorf-Astoria. Estoy perdiendo la paciencia, les dijo el presidente al primer ministro israelí y al presidente de la Autoridad Palestina. Ya he tenido suficiente con sus payasadas, sus provocaciones y sus travesuras infantiles. Estoy harto de su lucha de más de 100 años en la que están rompiendo ventanas, destrozando comercios y arruinando la vida del vecindario.

Aunque no soy un policía de barrio, al estilo Rudy Giuliani, tampoco soy un chivo expiatorio. Si ustedes dos no se reúnen para poner fin a esta maldita guerra de bandas me voy a ocupar de ustedes personalmente. No soy un julay de Boston o de Estocolmo, soy de Chicago. Y en Chicago saben cómo manejar a jefes de bandas como ustedes. Si no se dan prisa, y rápido, voy a darles lo suyo.

Obama tiene razón, pero la culpa la tiene el mismo. Para construir una comunidad tiene que entender que, al día de hoy, Obama no ha demostrado entender el Oriente Medio. Y se necesita poseer un concepto realista en torno al cual reorganizar la comunidad, y hasta hoy Obama carece de tal concepto. ¿Son irritantes Benjamin Netanyahu y Mahmoud Abbas? Estén seguros de ello. ¿Son mezquinos? Por supuesto. Pero ambos dos no son la causa del problema, son sus síntomas.

Si el trabajador comunitario no identifica el problema es que no tiene ninguna posibilidad de hacerle frente. Incluso si doma a chavales complicados una y otra vez, inclusive si los golpea en sus cabezas, Barack Obama va derecho hacia el fracaso en el Oriente Medio.

Este es el verdadero problema: la situación entre israelíes y palestinos es inaceptable. La continua ocupación de Cisjordania priva a los palestinos de sus derechos como individuos y como pueblo, además de poner en peligro la naturaleza de Israel como Estado judío y democrático, perjudicando los intereses de Occidente. Pero una oferta para poner fin a la ocupación de forma unilateral está condenada al fracaso.

La lección de la desconexión de Gaza es que una retirada sin un acuerdo político sólo inflama a los extremistas palestinos, empujando a la paz más lejos e inclusive trayendo a la guerra más cerca. Esta retirada podría conducir a un desastre humanitario palestino, a un debilitamiento estratégico de Israel y socavaría la propia estabilidad regional que Estados Unidos está tan interesado en alcanzar.

Pero el intento de poner fin a la ocupación a través de la consecución de la paz ha fracasado. La lección de Oslo, de Camp David y de Annapolis es evidente: los dirigentes palestinos más moderados no están dispuestos a aceptar la propuesta de paz de mayor alcance de Israel. En 16 años de un minucioso y agotador proceso de paz, los palestinos nunca estuvieron de acuerdo en realizar una sola concesión en algún tema central. Su negativa a reconocer a Israel como Estado judío, a un estado palestino desmilitarizado o a renunciar a su demanda de un retorno de los refugiados a Israel, ha bloqueado la paz en el pasado, está bloqueando la paz en el presente y lo seguirá haciendo en un futuro previsible. A partir de ahora no hay interlocutor palestino verdadero para la partición del país. El problema palestino de Obama no se puede barrer bajo una alfombra de palabras.

Es una cruel realidad: la ocupación es inaceptable e imposible, y la retirada unilateral es peligrosa. Esos son los tres lados de la trampa. Este es nuestro barrio. Esta es la situación a la que la comunidad debe hacer frente.

Los dos predecesores de Obama en la Casa Blanca se golpearon la cabeza contra la pared del Oriente Medio. Bill Clinton trató de precipitar una revolución de paz, pero fracasó. George W. Bush trató de fomentar una revolución democrática, pero creó un caos en su lugar.

La lección que el actual presidente debe aprender de esos contundentes fracasos es que no hay espacio para revoluciones en el Oriente Medio. A esta región se la debe proporcionar un tratamiento evolutivo y no uno revolucionario.

La palabra clave es: proceso. Nada de “golpes decisivos”, sino un largo y minucioso proceso que consiga poco a poco cambiar la sociedad palestina y, al mismo tiempo, llevar al final de la ocupación. Nadie es más adecuado para esta tarea que Obama. Este talentoso trabajador comunitario tendrá que ver de una vez como de deteriorado está este barrio y el violento vecindario que lo habita.

En lugar de perder el tiempo en esfuerzos condenados al fracaso a la hora de obtener que Netanyahu y Abbas sigan el camino hacia una paz ilusoria denominada Solución Ahora, Obama debería iniciar un proceso gradual, profundo y prudente que llevara sin descanso a la partición del país.

Labels: , ,

Wednesday, September 23, 2009

El antisionismo, la enfermedad infantil del siglo XXI - Georges-Elia Sarfati

Reescribir la historia

La historiografía del Oriente Medio ha sido en gran parte escrita a través del prisma del tercermundismo. Lo que los antisionistas niegan rotundamente es el hecho nacional judío, al que quiere dotar de una visión macabra, funesta, escandalosa. El antisionismo busca deshumanizar de esa forma una fracción de la humanidad asociándose de esa forma al negacionismo.

La especialización de su argumento: el sionismo es un colonialismo. El nacionalismo judío se ha desarrollado a expensas del mundo árabe – su expoliación - y se ha apoyado para ello en determinadas potencias occidentales, en primer lugar Francia y Gran Bretaña, después la URSS (antes de su giro en contra) y los Estados Unidos.

En segundo lugar, el antisionismo, mientras pretende criticar al sionismo en nombre del derecho natural de los pueblos árabes, omite que esos pueblos, especialmente el de Palestina, han accedido a la soberanía a través de políticas coloniales, como lo testimonian la formación de Arabia Saudita y los Estados de Península Arábica, Siria, Irak y la (Trans)Jordania.

Sobre todo: se trata de ignorar la historia política, económica y social del Imperio Otomano, del cual Palestina no era ni siquiera una subdivisión autónoma. El proyecto de “colonización de Palestina" se efectuará dentro de un ámbito de actuación abierto, precisamente, por las autoridades otomanas. Es evidente que la política de "compra de tierras", realizada por el sionismo utópico de los años 1850 y sistematizada por el sionismo político a partir del Congreso de Basilea de 1897, simplemente no habría sido posible sin las disposiciones jurídico-políticas, y decisivas para el futuro, aprobadas por los turcos: el decreto de fecha 3 de marzo de 1857, legalizando y promoviendo la migración al interior del Imperio, y la ley de reforma agraria que obligaba a los propietarios, a cambio del reconocimiento de sus derechos individuales, a registrar sus títulos de propiedad, y después los sometía a gravámenes como el de la conscripción (reclutamiento). La venta de tierras "a los colonos judíos" fue bastante a menudo una decisión de los grandes propietarios árabes. Sin contar que los pequeños propietarios palestinos recurrieron a su procuración (cesión) a estos últimos para escapar de los impuestos y del reclutamiento. La famosa "expoliación" de las tierras árabes, regularmente denunciada por el antisionismo, no fue causada por el movimiento sionista, sino por los dignatarios del Imperio que luego no las restituyeron a sus propietarios.

La “colonización judía de Palestina” no tiene nada que ver con la de Argelia por parte de Francia. La honestidad intelectual exige a los intelectuales no ceder precisamente a esa amalgama. Se trata de una situación única que aún hoy interpela a los partes responsables.

La cuestión del sacrificio

La deuda trágica: la de la Europa post-cristiana que establece, por otro lado tradicionalmente, una correlación entre la independencia de Israel y la historia del cristianismo. El pueblo judío, "elegido" (Historia Sagrada) y "testigo" (Agustín), es admitido en el concierto de las naciones en virtud del título de “víctima absoluta” que expía los pecados de Europa. El tributo pagado por los judíos en infierno nazi provoca en el continente un sentimiento general de deuda. Es por eso que los europeos han admirado a Israel hasta 1967, mientras ese país aún estaba en posición de inferioridad o de ser socorrido; en el papel, en definitiva, de la víctima que sobrevivía a sus perseguidores. Concepción “lacrimal” de la historia judía (Salo W. Baron). El triunfo militar de 1967 supuso un punto de inflexión: los israelíes querían deshacerse de los atributos del oprimido y afirmarse en tanto que Estado soberano, mejor (léase peor) aún: como fracción soberana del pueblo judío. Es el momento histórico donde aparece el sintagma de "Estado hebreo" que ya no sería ni siquiera el Estado judío preconizado por Herzl. Básicamente, y en el fondo, lo que se les reprocha a los israelíes es que quieren liquidar en ellos, y para siempre, las marcas de la condición judía en Europa.

Dos imágenes nos lo explican: la de la entidad judía que ha traicionado su patrimonio étnico-diaspórico y que se distingue por su agresividad.

Esto sucede en la fase precisa en la que los europeos dan la espalda a su pasado colaboracionista. Y serán los antisionistas quienes van a permitir a esta Europa Occidental encontrar el elemento compensatorio: hacen endosar a la nación árabe palestina los andrajos de las comunidades judías del gueto, del shtetl, e inclusive para algunos el pijama de rayas gris de los deportados.

Acreditando de esta forma “una condición judía al pueblo palestino” víctima de los crímenes del “Estado sionista-fascista”. Europa encuentra aquí una forma de mostrar un heroísmo que no demostró cuando la situación lo requería, al fracasar en su deber de fraternidad cuando la historia lo exigía, a la vez que reencuentra en adelante una oportunidad inaudita de disfrazarse y de moldear el curso de la historia.

La "causa" palestina, curiosamente, aportaba una solución poco costosa a la "cuestión" judía.

Connivencias

El antisionismo representa el acuerdo alcanzado hoy entre los dominantes y los dominados de ayer. Obviamente, a costa de un tercero excluido. Los herederos históricos del colonialismo se alían con las víctimas de este. Dado que Europa nunca ha querido pensar frontalmente su pasado colonial, el genio del antisionismo será desplazar ese problema en dirección del Oriente Medio y hacia el conflicto israelo-palestino, donde los europeos no se sienten involucrados. Esto permitirá a la intelligentsia europea, precisamente, apreciar con fuerza y pasión una historia que considera que no le concierne. En realidad hablan de sí mismos dirigiendo las críticas sobre otro, es decir, sobre Israel. Así pues, “Reconciliación Inmemorial” en una crítica post-colonial que permite, además, rearticular el arcaísmo antisemita de la cristiandad medieval - con reducción de la fuente hebraico-judía y “cruzada”, es decir, la apropiación de los "Santos Lugares" y su salvaguardia.

Las dos partes encuentran favorable este nuevo tipo de alianza:

- Los dominadores de ayer hacen su mea culpa con respecto a sus antiguos dominados. Y existen, sin duda, gestos de reparación. Por ejemplo, en Francia, donde la memoria de la guerra de Argelia funciona como paradigma para la interpretación de la confrontación en Oriente Medio. Aún mejor: los remordimientos implican un rechazo de todo tipo de resurgimiento del colonialismo, permitiendo la crítica violenta de Israel conjurarlo, como si Israel y el sionismo constituyeran una reiteración de la aventura colonial.

- Por su parte, los dominados de ayer, se guardan muy mucho de reenviar a los herederos de los dominadores de ayer su propio rechazo arcaico a toda posible soberanía judía en tierras del Islam. Ellos prefieren evidentemente campar e insistir en la postura en la postura anticolonial, lo que les permita explotar la culpabilidad de los herederos de los dominantes de ayer.

Subyacente a este oscuro pacto, una “garantía moral”: ambas partes se exoneran de antemano de una condena unánime del antisemitismo, concomitante a su reprobación común de Israel. Ellos se sitúan a la vez por delante de toda cualquier acusación de parcialidad y se quieren adeptos del humanismo, de la Ilustración, de la democracia, así pues, de la edad de oro de Europa.

Al mismo tiempo, reprimen cuidadosamente el conflicto secular entre el Islam y el cristianismo, pero también la presencia, en el interior del primero, de trazas de convergencia con el segundo, como atestigua la lectura del Corán.

Esta entente cordial tiene unos resortes poderosamente arcaicos a propósito de los cuales el psicoanálisis enseñaría bastante. Hay aquí una “oportunidad ideal”, para los unos como para los otros, de aliviarse de la "cuestión judía", ya que además disfrutan del apoyo de algunos judíos que reclamándose de la moral universal aprovechan para dar rienda suelta a la condena de Israel. Por el contrario, se fustigará en esos judíos israelíes a los "nazis y colonialistas” contemporáneos. Después de todo, ni los antiguos dominados, ni la Iglesia son, al menos en apariencia, responsables de esos paréntesis que son el antijudaísmo, las hogueras de la Inquisición y el Holocausto.

En suma: la memoria de Europa que incluye a las Cruzadas, el colonialismo y el fascismo compra con el antisionismo una buena conducta al respecto de las poblaciones en algún momento dominadas y que posteriormente han echado raíces en suelo europeo. Pero sus "pensadores", que aceptan dicho pacto, no pueden hacerlo más que al precio de una dhimmitud (sujeto de una protección contractual) ideológica. Todo esto produce un cóctel explosivo, la fabricación de una opinión completamente estructurada por su israélofobia pero sobre bases radicalmente diferentes: la convergencia entre la izquierda anticolonialista, cierto, y un etnocentrismo judeofobo; la colusión roja-parda (extrema izquierda – extrema derecha), e inclusive la colusión roja-parda-verde (extrema izquierda – extrema derecha – islamistas). Todos bajo la bandera de la moralidad y el derecho internacional.

Fuente: Cairn-info

Labels: , ,

Mon Dieu: El "experto" del Global identifica al mayor enemigo de Obama: el "sionismo universal" (nada de mundial o interplanetario, "universal")


ADL Report: Anti-Semitism Discourse on Rise in Spain

Así da rienda suelta el "experto" del Global a su frustración por los planes no consumados de Obama, es decir, por los que él desearía que fueran sus planes:

"En la fecha de junio, en que Obama comenzó a desplegar cartas sobre la mesa, un conocedor excepcional del conflicto como es el británico Patrick Seale casi se entusiasmaba con la apertura de juego presidencial y predecía un choque de trenes entre Jerusalén y Washington; pero hoy es mucho más comedido, porque no está nada claro que la Casa Blanca pueda o quiera medirse en duelo con el sionismo universal".

Es sumamente significativo que utilice al simpar periodista británico Patrick Seale (biógrafo aúlico del dictador sirio, para que sepamos a qué atenernos), para dar a entender su "entusiasmo" a la hora de poder contemplar un enfrentamiento ("choque de trenes") entre Washington y Jerusalem.

Pero es que además se lamenta de que la falta de resolución del conflicto israelo-palestino (culpa de Israel, claro está) impida que se desate un "tsunami positivo" por toda la región (y más allá, hasta Afganistán y Pakistán), que solvente todos sus problemas, es decir, las "pacíficas divergencias" entre sunnitas y chiítas, la pugna interna entre monarcas y dictadores contra islamistas, la lucha tribal y religiosa en el Líbano, la represión de las minorías no musulmanas, la pugna entre países "moderados" y radicales, las luchas internas en el Yemen, la "disputa electoral en Irán", es decir, todo eso y mucho más, y todo ello culpa de Israel.

Y es que la culpa la tiene el gobierno israelí por establecer unas "infranqueables líneas rojas": la "inflación" de colonos; la desmilitarización del nuevo estado; el dominio de Jerusalem Este, donde por cierto siempre ha estado ubicado el barrio judío; "aniquilamiento" de Hamas; los refugiados fuera...

Lastima que al "experto" del Global no le apetezca echar un vistazo a las concesiones ofrecidas por los gobiernos israelíes en Camp David y, por ejemplo, por el anterior jefe de gobierno israelí Ehud Olmert, en 2008, y donde esas líneas "infranqueables" eran bastante franqueadas: el 100% de Cisjordania y Gaza, tras un intercambio de territorios y un pasadizo territorial uniendo ambas zonas; un Jerusalem Este árabe, excepto el barrio judío; fórmulas para compartir los lugares sagrados de la Ciudad Vieja; retorno de un pequeño número de refugiados, etcétera...

Como resultaba obvio, y como también aprobaría nuestro "experto", tales ofrecimientos fueron rechazados por los palestinos, y eso que les avisaron que lo ofrecido no lo conseguirían del siguiente jefe de gobierno israelí. Y es que todos queremos más, y mucho más, y siempre más.

Y tampoco resulta extraño que, de tal "experto", surjan semejantes "corresponsales".

Lo sorprendente es que, por pura curiosidad, todo esto coincide con un informe del ADL (Anti Difamation League) que constanta el gran crecimiento del antisemitismo en España, vehiculado sobre todo por los medios de comunicación.

¿A ustedes, visto lo visto, les sorprende?

Labels: ,

Horror: Netanyahu responde "desproporcionadamente" en la CNN. (Sin duda, un lastre para la "paaazzzzzzz")


The bad guy. ¿Acaso no le ven capaz de hacer botellón en Pozuelo?

Pregunta: El informe (Gladstone) de la ONU dice que existió una reacción exagerada y desproporcionada en Gaza

Netanyahu: "¿Dicen que hemos reaccionado desproporcionadamente? ¿No es así? Bueno, déjenme decirles algo. Después de que un millón o algo más de personas de nuestro pueblo ha estado bajo el fuego de los cohetes, unos cohetes que con un alcance progresivamente más y más amplio caían sobre nuestras ciudades, nos limitamos a hacer lo que todo país razonable haría: hemos tratado de llegar hasta los lanzadores de esos cohetes....

Hamas, en realidad, estaba cometiendo un doble crimen de guerra, disparaba sobre los civiles (israelíes) mientras se parapetaba detrás de otros civiles (palestinos).... Ahora bien, los terroristas están exonerados de estas cuestiones. Y las víctimas resultan ser los acusados
".

"La comunidad internacional nos decía que, si tomabamos riesgos para ayudar a la paz, apoyarían nuestro legítimo derecho a defendernos. Y sin embargo, eso es lo que hicimos. Se abandonó Gaza con la esperanza de que esto contribuiría a la paz. Y cuando nos dispararon con miles de cohetes y mísiles desde los lugares que abandonamos, ahora se nos dice que Israel es un criminal de guerra".

Labels: ,

Tuesday, September 22, 2009

Buscando la paja en el ojo ajeno ¿Se puede pensar que están difamando a Obama pero no a Israel? (Argumentos para los progresistas - FresnoZionism)


Santo Varón

Admito que soy políticamente esquizofrénico, mezclo posiciones de derecha e izquierda sobre diferentes temas. Aquellos de mis amigos (los que quedan) que tienen ideologías coherentes, invariablemente llegan hasta considerarme como un extremista a favor de todo a lo que ellos se oponen.

Así, el otro día estaba escuchando hablar a una mujer de persuasión progresista sobre el fenómeno realmente preocupante del odio que contra Obama se extiende por la derecha. Las declaraciones del Presidente y sus motivos son tergiversados, los ataques contra él son personales y, posiblemente, racistas, se le retrata vilmente en ciertas caricaturas, en suma, simplemente se le odiaba más allá de cualquier crítica a su política. Y añadió que como resultado tenía miedo por su seguridad.

Ahora creo que la política para Oriente Medio de su administración - lo peor, su punto de vista sobre el lugar adecuado de los EEUU en el mundo y sobre las intenciones de sus adversarios - es completamente errónea y poco equilibrada. Es inmoral y perjudicial para los EEUU y para el mundo. Pero estoy totalmente de acuerdo con esta mujer en que sus enemigos políticos han ido demasiado lejos en su práctica de la desinformación y la difamación personal. Y sí, es aún peor de lo que fue con Clinton, y aún peor que el tratamiento que la izquierda propició con Bush.

Así que le pregunté si veía un paralelo entre la forma en que la derecha se refería a Obama y la forma en que ella y otros "progresistas" trataban al estado de Israel.

¿Ha visto alguna similitud entre las historias inventadas sobre el nacimiento de Obama y su religión y los absurdos libelos de sangre contra Israel propagados rápidamente por todo el mundo?

¿Es consciente de que los motivos atribuidos a Obama e Israel por sus opositores son siempre los peores posibles, no importando su carácter irracional? Como cuando se dice que Obama tiene como fin último arruinar la economía, destruir el capitalismo y sustituirlo por alguna forma de socialismo, y se acusa a Israel de obrar para 'castigar' a los palestinos con el fin de humillarlos y destruir su cultura.

¿Ha reparado en las caricaturas que vilipendian a Israel?

¿Le preocupa que el ruido constante de los enemigos de Israel, como Ahmadineyad, Nasrallah, Meshaal y muchos otros, pidiendo y prediciendo la destrucción de Israel, puede estimular a los terroristas para actuar?

¿Se da cuenta que el objetivo de esos ataques es el mismo, ablandar el objetivo para que puede ser destruido? ¿Se da cuenta que ella misma - alguien que trata afanosamente de vivir éticamente y de luchar contra toda forma de opresión e injusticia - a veces repite las falsas acusaciones contra Israel que había escuchado en la KPFA, la versión izquierdista de la 'radio del odio" derechista?

Me parece que la lucha contra las distorsiones y mentiras sobre Israel es, en muchos sentidos, mucho peor que las que tienen como objeto el Presidente Obama. Por un lado, ¿qué son los desvaríos de un Glenn Beck en comparación con las declaraciones oficiales de la Comisión Goldstone de las "Naciones Unidas"? ¿La credibilidad de esta última es mayor que la de la emisión radiofónica del anterior?

Y que yo sepa, nadie ha acusado al presidente del robo de órganos.

Fuente: FresnoZionism

Labels: , ,

Rosh Hashanah: Peregrinaje hasta la tumba de rabbi Nachman de Breslov, en Uman - Konstantin Chernichkin - Reuters

Ya no somos cool (El mundo no está en contra nuestra) - Yair Lapid - Ynet

Siempre hemos tenido problemas por aquí, pero hasta hace pocos años todavía éramos uno de los mejores Estados de la tierra. Cuando nos reuníamos con estadounidenses y les decíamos que éramos de Israel, la respuesta inmediata era "Guau". No siempre estaba claro el por qué de esa admiración, quizá la alta tecnología, las chicas más bellas del mundo, la Operación Entebbe, la guerra de los Seis Días, los kibutzim, el Éxodo, el Mossad, las naranjas, o el hecho de que los judíos eran débiles y de repente estaban bronceados e iban a la playa.

Sin embargo, de alguna manera, en algún momento de la última década, eso se terminó. Dile a John Smith, "Soy de Israel", mientras él bebe su cerveza y te devolverá una mirada brumosa y te dirá: "Ustedes tienen bastantes problemas. Debe ser duro".

Y John acierta relativamente. Él tiene un primo que sirve en Irak y odia a los "malditos cabezas con turbante". Maggie, de Londres, simplemente agarra su cóctel y se aleja con su rubia cabeza bien estirada, para asegurarse de que te percates de su disgusto. Julio, de Madrid, lleva un pañuelo palestino al cuello, ya que se identifica con todas las criaturas miserables del mundo, y Jorgen, de Munich - !! de Munich, por el amor de Dios !! -, afirma que él es pacifista, una palabra clave para su renuencia a la hora de aceptar la culpa por el Holocausto, porque él ni siquiera había nacido por aquel entonces, así que no deberíamos pensar que eso lo justifica todo.

Hay algo insultante en todo esto. Como haber sido la chica más popular en la escuela secundaria pero que luego subió de peso, o el momento en que usted descubre que el capitán de su equipo de baloncesto, del que era fans 20 años antes, es un completo idiota. Aún muy alto, pero idiota.

Y debido a que ya no somos cool, todo lo que antes solía ser divertido se ha convertido en problemático. El kibutznim que quería entrar con sandalias en la ópera de Viena ha sido reemplazado por un grupo de adolescentes que destroza habitaciones de hotel en Chipre. Ese israelí que llegó a Nueva York con 10 dólares en el bolsillo y se convirtió en millonario, actualmente es sospechoso de fraude y es buscado en seis estados. En lugar de exportar los sistemas de riego para África, vendemos armas a los peores regímenes del mundo. Mientras tanto, el mejor ejército del mundo es retratado de la peor manera posible en la CNN.

Y como respuesta a todo ello, nos quejamos y mostramos nuestro enojo, refiriéndonos a ellos como "antisemitas", lo que, por supuesto, empeora la situación porque no hay nada menos cool que quejarse, pero ¿qué podemos hacer? ¿guardar silencio? ¿dejar el escenario a los malos?

Sin embargo, no está muy claro lo que queremos de ellos, porque incluso para nosotros mismos, y desde hace algún tiempo, tampoco somos cool. En lugar de secar los pantanos, pasamos horas esperando en la cola de la Oficina de Bienestar Social, la Biblia se ha convertido en algunos puestos avanzados cerca de Hebrón, y el tipo al que usted se dirige como "hermano" de pronto puede sacar un cuchillo y apuñalarle en el parking. Nosotros somos los primeros en admitir, con grandes titulares, que somos insoportables, sin embargo, cuando alguien nos lo dice, siempre nos sorprendemos. Después de todo, no existen israelíes que no se estremezcan cuando matamos (por error, maldita sea, por error) niños en Gaza, sin embargo, cuando alguien escribe sobre ello en el Newsweek nos sentimos profundamente ofendidos. Debido a que esperamos que las circunstancias se comprendieran, o que fuera información privilegiada, y nadie se diera cuenta en un mundo de un millar de TV y un millón de webs.

Es cierto que durante años hemos visto como los grupos radicales de izquierda operaban en contra nuestra por todo el mundo, respaldados con dinero islámico y respaldados por judíos que se odian a sí mismos. Sin embargo, es difícil decir que no les dimos algo con lo que trabajar. Y es que la primera regla para ser cool es que nadie te querrá si tú no te quieres a ti mismo en primer lugar.

En suma, ya no somos cool. Solíamos serlo, pero ya no lo somos. Somos un estado - solo otro estado más - instalado en el lado equivocado del mundo, y que sólo obtiene su cuota de atención entre los disturbios en Malasia y el terremoto de Indonesia. Un Estado donde se suda mucho y que no resulta demasiado encantador, y con el que nuestras familiares se sienten un tanto embarazados, pero al que no obstante siguen queriendo a pesar de todas sus debilidades. Somos un Estado que no es perdonado cuando comete errores, así que tenemos que perdonarnos a nosotros mismos, un Estado que tiene buena cosas, e incluso excelentes, pero al que también se la va un poco la cabeza. Un Estado que cogió demasiados kilos, del que nadie se enamora mientras espera algo más brillante, y que tiene que elegir si prefiere ser hermoso o hacer las cosas que debe hacer, porque no se pueden tener ambas cosas.

Entonces, ¿deberíamos desistir? ¿olvidarnos de todo eso de ser cool, darnos cuenta de que nadie volverá a mirarnos con admiración y a querer ser como nosotros, o al menos ser nuestro amigo? Claro que no.

Para los que aún creen en el amor será un placer volver a estar acurrucado en unos brazos. Miren lo que pasó a los Estados Unidos en los primeros meses de la presidencia de Obama: en cinco minutos, un imperio que todo el mundo detestaba, se convirtió en un Estado sexy con el que todos querían irse a la cama. La gran ventaja de un mundo flexible es que la percepción puede cambiar en un instante. Incluso China es repentinamente cool.

Nos puede pasar a nosotros también, pero con todo el respeto para nuestro Ministerio de Hasbará (sabemos que se ha restablecido, pero si alguien sabe de un ministro encargado de las relaciones públicas que levante la mano), si deseamos ser ese tipo de personas a las que se las invita en todas partes tenemos que tener las razones adecuadas.

Uno no puede estar hablando siempre del Holocausto cuando falla en su propia casa a la hora de atender a los sobrevivientes del Holocausto. Uno no puede estar enojado por el odio contra los judíos cuando su propia vida se guía por el odio a los árabes. Uno no puede esperar que le tomen en serio cuando su vida está siendo mediatizada por tres adolescentes de 17 años infringiendo la ley en alguna caravana en las colinas de Samaria. Uno no siempre puede solicitar el crédito de ser "la única democracia en el Oriente Medio" si esa democracia no funciona como debe.
Ha llegado el momento de admitir que el mundo no está de forma automática contra nosotros. Incluso los suecos - esos mismos suecos que recientemente nos irritaban tanto - nos han otorgado el Premio Nobel no hace mucho tiempo. Incluso organizaron, por iniciativa propia, la convención más importante jamás realizada en Europa para conmemorar el Holocausto (pero por aquí nadie se acuerda de las cosas buenas).

Muchos dirán que ser cool no vale la pena. Que no vale la pena a cambio de renunciar a los territorios o de limitar al IDF por su propio bien. Tal vez eso sea cierto. El Estado de Israel no fue creado para que otros digan que los judíos son buenos, sino más bien para que los judíos puedan contestarles que se metan en sus asuntos. Pero también deberemos admitir que se nos ha pasado la época en la que, cada vez que entrábamos en una habitación, las muchachas más bonitas querían bailar con nosotros.

Labels: ,

El obstáculo de la iniciativa árabe - Shlomo Avineri - Haaretz

La iniciativa de paz de la Liga Arabe es alimento para diversas interpretaciones en Israel. Algunos la consideran una base para las negociaciones, y, por lo tanto, creemos que Israel debe aprobarla. Otros la ven solamente como una reformulación de las tradicionales posiciones árabes, que deben ser aceptadas por Israel antes de abordar los otros temas, tales como la normalización y la cuestión de los refugiados.

Incluso con ese último punto de vista, la iniciativa representa un gran avance, ya que habla claramente de una paz con Israel. Sin embargo, y según esta versión, lo que se ofrece a Israel no es una negociación, sino esencialmente un dictado: Israel debe aceptar en primer lugar las condiciones árabes para establecer un Estado palestino con Jerusalén como su capital, retirarse a las fronteras de 1967 y desmantelar los asentamientos.

Ahora, a raíz de un artículo del príncipe Turki al-Faisal de Arabia Saudita, aparecido el 12 septiembre en el New York Times, parece posible decidir cuál de estas interpretaciones es la válida, ya que el príncipe es en gran medida el espíritu que está detrás de la iniciativa árabe.
Cualquier persona que se haya reunido con Turki al-Faisal, ex director de los servicios de inteligencia de Arabia Saudita y ex embajador saudita en Washington, y ahora presidente del muy influyente King Faisal Center for Research and Islamic Studies, sabe que él es encantador e impresionante y representa al ala moderada de Arabia Saudita, y donde Riad pretende ser el líder del mundo árabe en la consecución de una paz con Israel. Sus comentarios, por lo tanto, tienen mucho peso, y los israelíes que decidan hacer caso omiso de ellos se comportarían como avestruces que entierran sus cabezas en la arena.

Turki al-Faisal explica en primer lugar por qué no es razonable que los Estados árabes se adhieran a las demandas de Israel de medidas de confianza mientras Israel no cesa la construcción en los asentamientos de Cisjordania. Su punto de vista tiene sentido, incluso para alguien que no esté de acuerdo con los detalles. Se describe la base de la iniciativa árabe y explica sus beneficios, sugiriendo que ello contribuiría a aislar a los extremistas – a Hamas, en otras palabras.

Pero después de decir con razón que "Israel debe estar dispuesto a dar y a tomar", el príncipe explica los puntos principales del plan, tal como él los ve, y en esto es muy claro: "Un primer paso debería ser la eliminación inmediata de todos los asentamientos israelíes en Cisjordania. Sólo esto demostraría al mundo que Israel es serio sobre la paz... resolviéndose la cuestión de los refugiados más adelante a través del consentimiento mutuo".

No hay ninguna ambigüedad: los asentamientos no están abiertos a negociación, Israel debe evacuarlos en primer lugar. Turki al-Faisal añade que, mientras que todos los vecinos de Israel desean la paz, "no se puede esperar tolerar lo que equivale a un robo, y ciertamente no se debe presionar a Israel gratificándole por la devolución de unas tierras que no le pertenecen".

Puede incluso ser posible hacer caso omiso de la retórica ( "lo que equivale a robo"), pero el mensaje es claro: la iniciativa árabe no habla de negociaciones. Exige que en primer lugar Israel se retire de todos los territorios (incluyendo Jerusalén Este), con la evacuación de más de un cuarto de millón de israelíes, y sólo después las negociaciones sobre una normalización de las relaciones y sobre los refugiados comenzarían. Esto no es realmente una propuesta seria.

No importa cómo el hambre de paz de los israelíes les haga interpretar la iniciativa árabe. Se nos ha dado una interpretación autorizada de una de las personas que está detrás de ella.

La iniciativa no debe ser ignorada, ya que incluye una declaración en árabe de una voluntad de paz, pero su significado no debe confundirse. En esta etapa, no está llamando a unas negociaciones, sino más bien a la aceptación incondicional de la posición árabe, lo que es también su principal escollo.

Labels: , ,

Monday, September 21, 2009

(La izquierda caviar) Tienen mano, izquierda - Arcadi Espada - El Mundo

(Muy interesante artículo a la manera epistolar de Arcadi sobre la fuente principal de eso que se ha venido en llamar el buen rollito - el políticamente correcto, por supuesto -, y que representan como nadie las "fuerzas de progreso" de Cataluña, que, en esto y en echar balones fuera poniéndose estupendos, dan "sopas con ondas" al resto. Únicamente he suprimido los "detalles técnicos" de los casos de corrupción por no añadir nada al "bel canto moral" de la gauche, aunque se pueden acceder a ellos en la fuente)

Querido J:

Para empezar sentaremos un principio necesario: la corrupción es de izquierdas. Más precisamente: sólo se corrompe la gente de izquierdas. Tal vez sea llamativo, pero resulta obvio. La corrupción exige un estado previo de inocencia; un proceso, un paso de sólido a líquido. Amigo mío: no se corrompe quien quiere, sino quien puede. En el caso de la gente de derechas no hay corrupción, sino mero ejercicio de las responsabilidades. Un corrupto de izquierdas, en suma, es un traidor: un jefe de la política antiterrorista que oculta terroristas, un superintendente contra la droga que la trafica, algo contra la naturaleza, una mutación, el justo punto donde el crimen cede su paso al error. Por eso, entre otras razones, es tan interesante la corrupción en Catalunya, nación moral, o sea de izquierdas.

Lo que te estoy diciendo se ve muy bien en el reciente caso del administrador del Palau de la Música, Fèlix Millet. Ha confesado que robó a base de bien. Semejante confesión es una gran contrariedad para Catalunya. No por la cuantía de la música, ni por el futuro del coro, desde luego. Es que, además de pertenecer Millet a una saga irrevocablemente patriótica, el Palau es uno de los sagrados lieux de mémoire del nacionalismo. Como recordarás fue allí donde Jordi Pujol cimentó su mito cuando hizo volar centenares de octavillas tituladas: «Us presentem al general Franco», una noche, aprovechando la visita sacrílega del general. Desde que se supo que Millet era un supuesto ladrón, no hay día que la prensa patriótica no cuelgue de su currículum que fue patrón de la Faes, esa fundación que preside Aznar, y que tiene unos despachos tan agradables. Objetivamente, y para el ser ladrón, el dato tiene la misma importancia que saber que Millet (presente en decenas de instituciones catalanas, él solo una sociedad civil) comprara el pan en Turris, pero no es esto lo que piensan los prístinos: vincular a Millet con el PP es convertirlo en un ladrón convencional, perfectamente explicable. Un alivio.

Los prístinos tampoco llegaron a comprender nunca el porqué de que a Javier de la Rosa se le llamara el financiero catalán. Entendieron que aquello iba contra Catalunya. ¡Quia! Aquello era la sumisión más absoluta y elegante a Catalunya que pudiera concebirse. Era un frotarse los ojos, unas manos en la cabeza, un trébol de cuatro hojas. El financiero catalán era el corrupto catalán: una imposibilidad ontológica. ¡Hasta en la hora del agradecimiento les ciega la ira! Javier de la Rosa ha vuelto estos días al banquillo. Tiene para meses, porque el macrojuicio contra la supuesta trama de corruptos de la Hacienda catalana va a durar, exactamente, más que un día sin pan.

(...) La izquierda funda legalidad con cualquiera de sus actos. No importa que otras personas los cometieran antes. En sus manos serán otros actos. Legales, cual hijos de personas legales. Por eso al cabo te escribo, contrito y contradicto, que la corrupción de izquierdas no existe.

Fuente: Arcadi Espada

Labels: , ,

¿Ingeniería políticamente correcta y sostenible? (El Raval, un barrio prostituido – Javier Calvo)

En el último mes, dos acontecimientos han devuelto la caprichosa atención de los medios al barrio barcelonés del Raval. El tremendo asesinato de un argelino de 18 años en la esquina de la calle del Hospital con la Rambla del Raval, en el corazón mismo del territorio de las bandas de traficantes de hachís, y un reportaje fotográfico que mostraba una serie de acercamientos no especialmente románticos entre turistas y prostitutas africanas bajo los arcos del Mercado de la Boquería.

Ambos eventos informativos solamente han servido para llevarle al resto del país la noticia de algo que ya hace un año y medio que tenemos claro quienes vivimos en ese barrio: que el flamante Raval pos-Barrio Chino se está hundiendo cual Titanic en un mar de crimen violento y sexo en las calles. El alcalde Jordi Hereu, previsiblemente, ha respondido a la crisis como de costumbre: sacando a la policía a la calle hasta que la cosa se calme un poco y prometiendo más ordenanzas para limpiar la vía pública, una reacción bastante asombrosa teniendo en cuenta el resultado que le han dado las ordenanzas que ya promulgó en el pasado. La oposición municipal, liderada por CiU, se ha limitado a soltar uno más de sus tediosos vómitos de indignación moral que nos ayudan a entender por qué nadie los toma en serio.

Lo que esas clases dirigentes afincadas en Sarriá-Sant Gervasi, Gràcia y el Eixample no parecen entender es que ese Raval que contemplan con asco es precisamente el hijo deforme de la insensatez que esas mismas clases han practicado durante las dos últimas décadas.

No es ningún secreto que desde que, a finales de los años ochenta, el Ayuntamiento de Barcelona iniciara el "asalto" a la ciudad sin ley del Raval, con el inefable Joan Clos como concejal de distrito, las intervenciones urbanísticas han buscado con ansia ese patrón bien conocido de lo que en inglés se llama gentrification, término acuñado en 1964 por la socióloga Ruth Glass para describir la expulsión de la humilde población autóctona de los Docklands londinenses y su reemplazo higiénico por una nueva población de clase media.

En el Raval, un laberinto de callejuelas situado en pleno casco antiguo de la ciudad donde nos amontonamos 50.000 almas, la mitad extranjeros, el conglomerado político-corporativo siempre ha tenido en los problemas endémicos del barrio su mejor arma para evitar cualquier resistencia a sus intervenciones: la droga en la década de 1980, la estigmatización de la población local y, ya en los noventa, la desinformación y el aislamiento que padecían los nuevos inmigrantes.

Entre 1984 y 1992 se diseñaron las grandes líneas de esas intervenciones, siguiendo las directrices del Plan Especial de Reforma Interior (PERI), ejecutadas por la empresa mixta pública-privada Procivesa en forma de expropiaciones masivas y venta de inmuebles para ganar capital. Para el Raval Norte, menos degradado, se ideó un "eje cultural" de museos para atraer a los turistas más sibaritas, que de momento todavía no han aparecido por el barrio. En el Raval Sur se intervino en dos fases: primero la demolición de una parte (habitada) del barrio para abrir la Rambla del Raval, que en su origen se concebía como escenario de festivales institucionales de música al aire libre, olvidando al parecer que allí vivía gente, aunque hay que decir que el hecho de que en el Casco Antiguo de Barcelona viva gente siempre ha molestado a nuestros gobernantes. La segunda fase es la tristemente célebre Operación Illa Robadors, donde se destruyeron 50 edificios, 450 viviendas y 93 locales comerciales para levantar un hotel de lujo y una filmoteca, en un ejemplo de urbanismo salvaje y mobbing descomunal que ha trascendido nuestras fronteras.

Alrededor de las nuevas infraestructuras "dinamizadoras" empezó a continuación el gran sueño húmedo capitalista del reparto del pastel. Los promotores privados se pusieron a emprender rehabilitaciones integrales (llamando a los pisos lofts), con vistas a una población nueva que se los pudiera permitir. Los antiguos inmuebles propiedad de familias burguesas se vendieron a inmobiliarias que procedieron a expulsar a los vecinos de toda la vida, no rentables económicamente. Empezaron también las concesiones masivas de licencias para apartamentos turísticos y hoteles (entre 2005 y 2007 se concedió en el distrito una media de una licencia hotelera por mes). El pequeño comercio, que había sido el motor económico del barrio, empezó a retroceder acobardado ante el avance de las franquicias de café y comida rápida, los locales de ocio para turistas (léase, abrevaderos) y las desdichadas tiendas de souvenirs.

Hasta que, como no podía ser de otra manera, al sueño húmedo le llegó su despertar amargo. Hace dos años, el modelo que se había aplicado al barrio simplemente se colapsó. Quién sabe si ayudado por la recesión económica, o por esa especie de entropía urbana que Manuel Delgado llama la resistencia de la urbe, la gentrification empezó a recular. Los grupos hosteleros empezaron a cerrar sus locales de la Rambla del Raval. El hotel Barceló se levantó, sí, pero permanece semivacío, sempiternamente custodiado por una patrulla de policía y aislado en medio del área musulmana del barrio, saludablemente inhóspita a sus pretensiones. Los irritantes vecinos de toda la vida, contra todas las previsiones, no se fueron. De hecho, siguen aquí. Y el crimen, lejos de responder a las ordenanzas por el civismo, ha aumentado estratosféricamente, obligando a los vecinos y comerciantes a movilizarse. ¿Justicia poética? ¿Maldición? En todo caso, el Raval vuelve a encarnar su tradicional papel de grano en el culo de la ciudad.

Resulta gracioso, o lo resultaría si las consecuencias no fueran trágicas, que una clase política que tanto se ha llenado la boca con el paradigma de la sostenibilidad haya urdido un modelo que se ha derrumbado al cabo de una década. No hay ninguna ingenuidad en decidir que un barrio deje de servir los intereses de la gente que vive en él, desmantelar su tejido comercial y vendérselo a la industria turística. A esa situación no se llega por accidente. Lo ingenuo es creer que esa ruptura de un ecosistema ya precario no iba a generar el "efecto llamada" de una nueva clase criminal.

Una nueva clase criminal en toda regla, literalmente fuera de la ley, es decir, intocable por ella. Traficantes a los que no se puede encerrar por ser demasiado jóvenes, prostitutas a las que no se puede deportar por no tener papeles, etcétera. Para los vecinos del Raval es obvio que turistas y criminales son dos lados de la misma moneda, Escila y Caribdis, un sistema de huésped y parásito, condenados a tener sexo furtivo entre ellos, comprarse droga y robarse. Mi hija se acostumbró ya desde bebé a dormir oyendo los cánticos borrachos de los turistas ingleses y después sus chillidos cuando las bandas de argelinos los asaltaban al cerrar los pubs. Todo esto es obvio para cualquiera que camine por las calles del Raval, hay que estar ciego para no verlo, o bien fingir que lo estás.

El verdadero valor de las famosas fotos de los arcos de la Boquería, más allá de como documentos de la degradación, es como metáfora: el barrio entero es un burdel y el Ayuntamiento nuestro proxeneta.

Previsiones de futuro: el equipo municipal encabezado por Jordi Hereu y la concejal de distrito Itziar González ya han dejado clara su convicción de que el barrio puede asumir más turismo, y que el Raval debe ser la nueva puerta de entrada para los miles de turistas que llegan a la ciudad en cruceros. Las nuevas intervenciones urbanísticas deben "derribar barreras" para convencer a los turistas de acceder al Raval por la zona de Santa Mónica. Ya se imaginan ustedes la clase de barreras que hay en Santa Mónica: casas de vecinos, que pueden apostar a que se irán abajo para no estorbar a las hordas de turistas.

Labels: , ,