Wednesday, November 30, 2016

La derecha antisionista - Ben-Dror Yemini - Ynet



No es que ellos no sepan lo que están haciendo. Sí lo saben. Y el daño para el interés nacional puede ser enorme. La munición que están dando a la campaña anti-israelí no tiene precio. El refuerzo que darán a la Autoridad Palestina y Hamas también será enorme.

Sin embargo, lo están haciendo. No son enemigos de Israel, son amantes de Israel. Y lo afirman. Sin embargo están siendo advertidos de que esta legislación hará que Israel sea condenado al ostracismo, pero aún así meten prisa. Así que deberíamos llamar a estas personas por sus nombres: antisionistas. Existen en la izquierda, y también existen en la derecha.

No se trata de Amona. Se trata de Israel. A veces, un peón puede ser sacrificado con el fin de conseguir obtener un movimiento más importante. En este caso, los miembros de la Knesset de parte de la derecha, no toda la derecha, prefieren sacrificar la posición de Israel y no para salvar Amona. Me gustaría decir que he hablado con algunos de ellos que hablan con tanta dureza hoy. Principalmente con los diputados del Likud que superan a la derecha de la derecha.

Para conocer su verdadera posición uno debe observar al ministro de Finanzas Moshe Kahlon. Él es de su propia carne y sangre. Nunca creyó en los puntos de vista radicales de la derecha. Pero también él, les recuerdo, fue uno de los que fue en contra de la dirección de su partido con una posición muy agresiva. Entonces era una necesidad política. Él se dejó intimidar por los miembros del Comité Central del Likud. Pero ese miedo ahora ya no existe.

Hoy en día, altos miembros del Likud están intimidados por los miembros del Comité Central. Entre el interés nacional y el interés del partido, prefieren este último. Los fascistas, al menos, tenían una ideología nacionalista que pretendía servir al interés colectivo. Pero no esos legisladores del Likud que insisten en promover unas leyes estúpidas. Ellos están demostrando desprecio por el estado con el fin de recoger algunos votos del bloque de los colonos. Sin embargo los votantes del Likud aman el estado, aunque ciertos miembros de alto rango del Likud están deteriorando el mejor interés del estado.

No cometamos errores. No es la derecha contra la izquierda. Es la derecha contra la derecha o la derecha contra el Estado. El primer ministro y el ministro de Defensa, que no son exactamente amados por la izquierda, y que no aman a la izquierda, están en contra del proyecto de ley de Reglamento. Ellos saben muy bien por qué. Ellos son los que pueden sufrir las consecuencias. Y ahora la ministra Gila Gamliel, y ella es sólo una alegoría, se une a esa loca manada. Me gustaría mirar a Gamliel a los ojos y preguntarle: ¿Pero vas en serio? ¿Realmente apoyas este ataque terrorista contra Israel? Algunos de tus nuevos compañeros alguna vez te consideraron una izquierdista, debido a la valentía que habías demostrado contradiciéndoles. ¿Tu nueva actitud es lo que te va a "absolver" ante ellos?

Es cierto, yo he estado en contra del imperialismo judicial durante años. Todavía estoy en contra de él. Históricamente, argumenté, hay más ejemplos de fallos judiciales tontos que de una legislación peligrosa. Pero tengo una mala sensación cuando un grupo relativamente grande de diputados ha decidido demostrar que estoy equivocado. Podrían obtener una mayoría para un proyecto de ley que tiene una banderola negra de ilegalidad volando sobre él.

No está claro si al final habrá una mayoría en la Knesset para esta ley innecesaria, una de esa serie de leyes que ponen de relieve cómo el Likud ha perdido su cabeza y su conciencia. Una cosa está clara: No hay necesidad de que una ley sobreviva con el fin de causar daño. No obstante, debemos esperar que la mayoría de los diputados no lo permita. Asimismo debemos esperar que todavía haya diputados que tengan en mente sobretodo el mejor interés del estado. Y si esta ley no pasa, después de todo, iré a felicitar al Alto Tribunal de Justicia por su activismo, al echarla atrás, por primera vez en mi vida.

Labels:

10 razones por las que los izquierdistas echan de sus vidas a sus conocidos que votaron por Trump - Denis Prager - National Review



Algunos de los votantes de Hillary Clinton han dejado de comunicarse con sus amigos, incluso con miembros de su familia, que votaron por Donald Trump. Parece haber sido una reacción tan común que el New York Times publicó un artículo de primera plana sobre el tema titulado "La división política rompe las relaciones... y  también en Acción de Gracias"

El artículo comienza con tres historias:
Matthew Horn, un ingeniero de software de Boulder, Colorado, canceló sus planes de Navidad con su familia en Texas. Nancy Sundin, una trabajadora social en Spokane, Washington, canceló su reunión de Acción de gracias con su madre y su hermano. Ruth Dorancy, un diseñador de software de Chicago, decidió trasladar su boda para que la abuela y la tía de su prometido, fuertes partidarios de Trump en Florida, no pudieran asistir.
El NYTimes reconoce que este fenómeno es unilateral al afirmar que "los demócratas han profundizado en su rencor y, en algunos casos, se niegan a sentarse a la mesa con los parientes que votaron por el presidente electo Donald J. Trump".

Ciertas personas que votaron por Trump llamaron a mi show y me dijeron que sus hijas les habían informado que ya no permitirían que vieran a sus nietos. Y un hombre me ha enviado un correo electrónico informando que la suegra le dijo que "ya no tenía un hijo".

Todo esto plantea una pregunta obvia: ¿Por qué es este fenómeno de cortar el contacto con amigos y familiares por una de las partes? ¿Por qué no hemos oído hablar de conservadores que evitaban a los amigos y familiares que apoyaron a Hillary Clinton? Después de todo, casi todos los conservadores habían criticado a Clinton  ética y moralmente. Y la mayoría creía que otros cuatro años de gobierno de izquierdas completaría lo que Barack Obama prometió que haría en 2008 si era elegido presidente, transformar fundamentalmente los Estados Unidos de América.

En otras palabras, los conservadores no tenían ni una pizca menos de miedo con respecto a Clinton que los demócratas lo tenían de Trump y de los republicanos. Sin embargo, prácticamente no hay noticias de conservadores que cortarán su contacto con amigos, o que abandonaran a sus padres, por apoyar a Clinton. Aquí hay diez razones de los izquierdistas para cortar todo contacto con los votantes de Trump.

1. Al igual que en nuestras universidades se han cerrado a las ideas conservadoras y a sus portavoces, cada vez más izquierdistas se han cerrado ante sus amigos y familiares conservadores, así como a las ideas conservadoras.

2. Muchos, si no la mayoría, dentro de la izquierda han sido educados y adoctrinados con ideas de la izquierda durante casi toda su vida. Esto se muestra fácilmente. Hay mucho más conservadores que leen artículos, escuchan o ven razonamientos de la izquierda, y que han estudiado a autores de la izquierda, que gente de la izquierda que haya leído, escuchado o visto a autores de la derecha, o que hayan asistido a clases de profesores con ideas conservadoras. Como resultado, los de la izquierda realmente creen que los de la derecha son todos MIXHIRI: machistas, intolerantes, xenófobos, homófobos, islamófobos, racistas e intolerantes. Por no hablar de misóginos y transfóbicos.

3. La mayoría de las posiciones de la izquierda se basan en la emoción. Esa es una de las razones principales por las que personas con puntos de vista de izquierda rompan relaciones con personas a las que previamente estimaban o incluso amaban. Sus emociones (en este caso, el miedo irracional y el odio) les superan sencillamente.

4. Desde Karl Marx, los izquierdistas han querido más a las ideas que a las personas. Todos los votantes de Trump que han quedado aislados por sus hijos, parientes políticos y amigos de toda la vida, ahora saben qué eso es muy cierto.

5. La gente conservadora piensa que la mayoría de las personas de izquierdas están equivocadas. Las personas de izquierda piensan que la mayoría de la gente conservadora es malvada por tener esas ideas. Décadas de etiquetar las posiciones conservadoras como una manifestación del "odio" y de etiquetar a los individuos conservadores como "machistas", "intolerantes", "xenófobos", "homófobos", "racistas" y "intolerantes" han tenido el efecto deseado.

6. La izquierda asocia la decencia humana no tanto con la integridad personal, como con tener razón, es decir, con tener posiciones políticas progresistas. Por lo tanto, si usted no posee o no adopta esas posiciones progresistas, carece de decencia. Pregunte a sus amigos de izquierdas si prefieren que sus hijos en la escuela secundaria hagan trampa en los exámenes o apoyen a Trump.

7. La mayoría de la gente de izquierdas son irreligiosas, por lo que el mandamiento "Honra a tu padre y a tu madre" no significa realmente nada para aquellos que han cortado las relaciones con sus padres por votar a Trump.

8. A diferencia de los conservadores, la política da un mayor sentido a la vida a los izquierdistas. El cambio climático es un buen ejemplo. Para los izquierdistas, la lucha contra las emisiones de carbono significa salvar la existencia humana en la tierra. Ahora bien, ¿con qué frecuencia tienen la oportunidad de salvar al mundo literalmente? Por lo tanto, para la mayoría de los izquierdistas, si usted votó por Trump, ha negado tanto su razón de vivir como ha, literalmente, favorecido la destrucción del planeta. ¿Por qué entonces tendrían que compartir el día de Acción de Gracias o la Navidad con gente así?

9. La izquierda tiende hacia el totalitarismo. Y cada ideología totalitaria busca debilitar los lazos entre padres e hijos. La izquierda pretende diluir la autoridad de los padres y sustituirla por la autoridad de la escuela/universidad o la autoridad del gobierno. Así que cuando los hijos cortan su vínculo con los padres por votar a Trump, están actuando como esos buenos totalitarios que la izquierda ha moldeado.

10. Si bien hay gente amable y por lo general mediocre entre los individuos de ambos lados del espectro político, como consecuencia de todo lo anterior hay más personas mediocres en la izquierda que en la derecha. ¿Qué otra palabra puede identificar mejor a quien expulsa a sus padres de las vidas de sus nietos por un voto?

Ojalá nada de esto fuera cierto. Pero hay una manera de demostrar que estoy equivocado: vuelvan a relacionarse normalmente con sus amigos y parientes que votaron por Trump, y digan a todos sus colegas de la izquierda que cortaron las relaciones con los miembros de la familia - especialmente con los padres - que les den la bienvenida de nuevo en sus vidas.

Labels:

Magnífico ejemplo de corrección política: molesta la cruz pero felicitan las fiestas religiosas musulmanas



Un consejero regional socialista francés se ha llevado una buena cantidad de palos en ese medio tan propenso a darlos y recibirlos como Twitter.

Mientras criticaba en un tweett a una portavoz de la derecha por llevar una cruz según él demasiado visible, anteriormente había felicitado a los musulmanes por una festividad religiosa.

Esta visto que para algunos socialistas franceses su base electoral está compuesta cada vez más por la población inmigrante musulmana, mientras que los ciudadanos franceses de origen representan cada vez más a una población "extraña", sobre todo por sus "extravagantes y ostentosas" creencias.

Labels:

Francia, siguiendo una directriz europea, añade el término "colonia judía" a los productos israelíes de Judea y Samaria, sin embargo no hace lo mismo con los de sus propias colonias




Labels:

Monday, November 28, 2016

Muy interesante artículo: ¿Han sido las políticas de la identidad (en favor de las minorías étnicas y culturales) las que han marcado el destino de los demócratas? - Daniel Greenfield - FrontPage



El espectro de las políticas de la identidad se cierne sobre la izquierda. Se manifiesta en los ojos llorosos de los partidarios de Clinton al conocer la victoria de Trump en las elecciones, en los debates sobre las cervezas artesanales en Williamsburg y en las páginas editoriales de los grandes periódicos y creadores de la opinión progresista.

Nada menos que un icono de la izquierda como Bernie Sanders se ha estado quejando de que su movimiento necesita volver a conectar nuevamente con la gente trabajadora. Incluso denunció tentativamente las políticas de la identidad. "No es lo suficientemente definitorio para nadie que alguien diga: 'Soy una mujer, voten por mí". Bernie respiraba por la herida. Eso es obvio. Pero el viejo socialista conoce las antiguas denuncias obreras y socialistas de la inmigración.

Bernie está argumentando en realidad que los demócratas deberían enfatizar más la clase y menos la raza, el género y la etnia. Similares chirridos desde la izquierda han aparecido en un puñado de editoriales. Pero no es probable que vayan muy lejos.

Los demócratas están perdiendo la Rust Belt (cinturón obrero e industrial del noreste de los EEUU), al igual que perdieron el Sur, porque se han convertido en una máquina política eminentemente de las grandes urbes. Las políticas de la identidad tienen solamente una base urbana con un montón de académicos y activistas medíaticos en la parte superior. El estado de Bernie es al 95% blanco. Incluso Burlington se sitúa por encima del 80%. Bernie sólo puede organizarse en torno al argumento de las clases porque una coalición de las minorías no le haría llegar en su estado, con esa composición demográfica, más allá de la oficina de correos más cercana.

Las políticas de la identidad golpearon a Bernie en las primarias demócratas. Pero también han podido costarle las elecciones a Hillary. Y ahora Trump está en condiciones de segar el suelo de los demócratas cortando su línea de vida, el incremento de la inmigración. Los demócratas han quemado sus puentes con la clase obrera jugándoselo todo al cambio demográfico. Si ese cambio no se materializa, estarán atrapados en un callejón sin salida.

Ese es el gran problema al que se enfrentan los demócratas. Las políticas de la identidad, con sus arrebatos histéricos de rabia y su vocabulario especializado en las víctimas (privilegio, victimización de las minorías, microagresiones) es tóxica a nivel nacional, pero domina el ámbito político universitario y de las grandes urbes, que son su gran base electoral. Las coaliciones de Obama con los millenial de la izquierda académica y las minorías descontentas se vuelven inestables por el carácter pasional de unos votantes cuya participación no resulta fiable, y que cuando no participan convierten las aspiraciones de los demócratas en castillos de arena amenazados por la tormenta.

Los demócratas entraron en esta elección presidencial convencidos de que la marea del cambio demográfico estaba de su lado. Esa marea depende en gran medida de la inmigración. Si Trump asegura la frontera, deporta a los extranjeros ilegales y moderniza la inmigración para servir a los intereses nacionales, entonces los demócratas perderán su futuro demográfico.

Y se han dado cuenta. Han puesto su futuro político en manos de las políticas de la inmigración. Si la inmigración no puede ofrecer los cambios demográficos que promociona la izquierda, se convertirán en un partido minoritario.

La izquierda anteriormente se opuso a la inmigración. El partido Socialista arremetió contra "la inmigración de esquiroles y trabajadores por contrato, y contra la importación masiva de trabajadores de países extranjeros utilizados con el fin de debilitar a las organizaciones del trabajo de América, además de bajar el nivel de vida de los trabajadores estadounidenses".

Pero la izquierda se fue alejando de las regiones donde habitaba la clase obrera y se dirigió hacia las grandes áreas urbanas. Su organización política ya no está basada en su identificación con los mineros del carbón o con los recolectores de fruta, sino con los estudiantes universitarios y activistas. Las políticas de la identidad son ideales para los campus universitarios donde las coaliciones por la identidad son aún más potentes que en las grandes ciudades. Sin embargo, su participación electoral no es precisamente elevada. Aquellos que votan son más propensos a decantarse por agendas políticas más radicales [N.P.: el esnobismo de la izquierda que pudo costar la elección a Clinton).

Bajo Obama, la política de los campus se convirtió en nacional. Los demócratas abandonaron la guerra de clases por las guerras culturales. Cuando Hillary se presentó por vez primera para la Casa Blanca, pudo hacer malabares con los tres tradicionales grupos de votantes demócratas (minorías, universitarios y élites liberales, y votantes tradicionales de clase media y obrera). Pero esta última vez Hillary tuvo que realizar una incoherente apelación a una desconcertante variedad de grupos basados en la identidad y en el descontento.

Obama prometía a estos grupos la política de la pasión. El sector de las minorías de la coalición necesitaba a un representante reconocible, mientras que la otra mitad, dominada por las políticas de los campus, quería a alguien inspirador que Hillary Clinton no supo representar.

Pero las lecciones de esta derrota no se han perdido para aquellos demócratas que aspiran a un cargo más alto. Las apariencias frente a la diversidad ya no son suficientes. La única manera de asegurarse la participación de esas minorías en las elecciones nacionales podría obligar a presentar a políticos que representen a esas minorías en la parte superior del ticket electoral. El futuro pertenecería a los clones de Obama.

Bernie Sanders ciertamente entiende las implicaciones de todo esto, incluso si algunos demócratas no lo hacen. Él podría muy bien ser el último hombre de raza blanca con una seria oportunidad de pugnar por la Casa Blanca por los demócratas. Y está dando a entender claramente que le gustaría presentarse de nuevo en el 2020. Es por eso que tiene que cuestionar las políticas de la identidad.

Dar preferencia a la clase sobre la raza significa que Bernie puede llegar a ser el candidato demócrata. Por eso mismo, Obama ha tratado de asegurar la prominencia de esas políticas de la identidad entre los demócratas, incluso si pueden costar algún que otro revés a lo largo del camino. Sin embargo, el cree que el país todavía puede ser transformado. Bernie, sin embargo, ha cuestionado que una mayoría demócrata permanente pudiera ser posible.

Sin la perspectiva de una mayoría permanente a través de una emigración masiva en el horizonte, los demócratas tendrán que considerar el abandono de las políticas de la identidad y regresar a la lucha de clases, una política probada y real.

Pero una retirada de las políticas de la identidad puede incluso que ya no sea posible.

La interseccionalidad es un mundo distanciado del amor entre las etnias. La cultura de ultraje a la identidad de las minorías domina el mensaje de la izquierda. La oposición a Trump se apoya poderosamente en las políticas de la victimización de las minorías en lugar de la lucha de clases. Estamos leyendo incesantemente sobre todos esos chiquillos inmigrantes ilegales y musulmanes que van llorando a la cama a causa de Trump. Esta utilización de un victimismo agresivo está disgustando aún más al país.

Las políticas de la identidad van ligadas a la indignación y por lo tanto son inherentemente inestables y alienantes. Se basa en una experiencia subjetiva que se considera inaccesible para aquellos que tienen más "privilegios", los blancos, y sin embargo representan una experiencia emocional cuyos resultados están destinados a gobernar nuestras vidas. Es un credo egoístamente anti-intelectual con el que no se puede razonar porque deriva de los recovecos de la emoción personal.

No se trata de un ejercicio intelectual, sino una representación del sufrimiento personal y el ultraje. Y no hay manera de evitarlo sin desechar la corteza de corrección política que hace de la víctima algo sagrado. Los que más sufren son moralmente superiores. Sus caprichos y deseos deben dominar la agenda demócrata.

Una izquierda de hace años podría haber proporcionado un argumento convincente para esa víctima representada por el minero de carbón en paro, pero no existe tal criatura en la política de los campus donde existen 63 identidades de género, pero no hay representantes de la clase trabajadora blanca. La izquierda ha definido al victimismo como la alienación experimentada por aquellos que son diferentes. No hay lugar por lo tanto para las mayorías oprimidas, sólo pueden existir las minorías. Una ideología que una vez estuvo definida por los trabajadores, está ahora mucha más interesada en el trazado de las emociones erráticas de unos universitarios inestables que en los problemas reales de las personas que trabajan. Pueden referirse a los primeros, pero no a los últimos.

Los demócratas tienen que elegir entre las políticas de la identidad y la clase obrera. El abandono de las políticas de la identidad sería un proceso doloroso, mientras que el abandono de la clase obrera ha demostrado ser indoloro pero muy desastroso. Pero las políticas de la identidad sin una inmigración masiva y una transformación social son inviables. La inmigración va a determinar el futuro de los demócratas. Esta elección está obligando a los demócratas a realizar una elección.

Las políticas de la identidad de Obama predecían que los republicanos, o bien abrazaban las políticas de la identidad o bien perdían su capacidad para ganar las elecciones nacionales. Pero si los demócratas no pueden mantener el ritmo de los cambios demográficos que necesitan, su perdido control del voto de la clase obrera y media blanca puede alejarlos de la Casa Blanca

Labels: ,

Pinos, mentiras, Ilan Pappe y otros antisemitas del montón - Elder of Ziyon


Webs anti-Israel y árabes están publicando un artículo del conocido antisemita Gilad Atzmon sobre los incendios en Israel, donde culpa de los incendios, ¿a quién dirían?, a los judíos, y en concreto se culpa a los pinos que el JNF (Fondo Nacional Judío) plantó:
El paisaje rural de Israel está saturado de pinos. Estos árboles son nuevos en la región. Los pinos fueron introducidos en el paisaje palestino a principios de 1930 por el Fondo Nacional Judío en un intento de "recuperar la tierra". En 1935, el JNF había plantado 1,7 millones de árboles en una superficie total de 1.750 acres. Más de cincuenta años después, el JNF ha plantado más de 260 millones de árboles en gran parte de la tierra palestina confiscada. Y se hizo en un intento desesperado de ocultar las ruinas de las aldeas palestinas, su limpieza étnica y su historia.  
A lo largo de los años, el JNF realizó un burdo intento de eliminar la civilización y el pasado palestino, pero también trató de lograr que Palestina se pareciera a Europa. Para ello se erradicó el bosque natural palestino. Del mismo modo fueron arrancados los olivos. Los pinos tomaron su lugar. En la parte sur del monte Carmel existe una zona que los israelíes denominan como "la pequeña Suiza". Por ahora, no hay allí mucho de la "pequeña Suiza"  
A pesar de su capacidad nuclear, de su ejército criminal, de la ocupación, del Mossad y de sus grupos de presión en todo el mundo, Israel parece ser vulnerable. Es un devastador extraño de la tierra que dice poseer y cuidar. Al igual que el pino, el sionismo, Israel y los israelíes son ajenos a la región.
El pino que el JNF ha estado plantando durante tantos años es el pino de Alepo, conocido científicamente como Pinus halepensis  (y conocido en Israel como pino de Jerusalén). Se encuentra en todo el Mediterráneo, desde Marruecos hasta Siria. He aquí lo que dice Wikipedia de su localización:
Pinus halepensis, comúnmente conocido como el pino de Alepo, es un pino nativo de la región mediterránea . Su área de distribución se extiende desde Marruecos, Argelia y España del norte hasta el sur de Francia, Italia, Croacia, Montenegro, Albania y este de Grecia, toda Malta y el norte de Túnez, con una población periférica (y donde fue descrito por primera vez) en Siria, Líbano, el sur de Turquía, Jordania, Israel y los territorios palestinos. En Israel se le llama pino de Jerusalén.
El JNF no escogió el árbol para lograr que Israel se pareciera a Europa (recuerden que las principales aliyas procedían de Europa oriental), una mentira también repetida en Mondoweiss por el inefable Ilan Pappe. De hecho bosques nativos de pinos de Alepo existían en las regiones de Galilea y Carmel.

No obstante, así opinaba el "reputado historiador" Ilan Pappe, conocido por "su respeto a los hechos y por su objetividad ajena a las ideologías" en su artículo:
Los pinos en Palestina aparecieron con la creación del Estado de Israel. El pino es generalmente una especie europea, que antes del siglo XX no había sido vista en el Oriente Medio. Fue introducida en Palestina por los colonos sionistas por dos razones principales. En primer lugar, les daba a los nuevos colonos judíos la sensación de que el lugar al que habían emigrado era de alguna manera parte de Europa. Y si Palestina fue "europeizado" de tal manera, también podría ser "civilizada" - la población local inferior sería sustituida por una europea superior -. Por lo tanto el sionismo no suponía solamente la redención de una antigua tierra, sino que también representaba la revitalización de lo que a sus ojos era una especie de desierto de Arabia, en sus factores ecológicos y culturales. 
La segunda razón para su importación era más práctica. Fueron llevados para encubrir la limpieza étnica de Palestina que tuvo lugar en 1947-48 y produjo la catástrofe palestina, la Nakba. El pino de rápido crecimiento fue ampliamente utilizado para crear parques nacionales y recreativos con los que ocultar las ruinas de barrios y pueblos palestinos destruidos a los habían sido desalojados a la fuerza en 1948.
Por otra parte, ya observaron la existencia de pinos en Palestina los viajeros en el siglo XIX. De Popular Cyclopædia of Biblical Literature, de 1856:
El alto ciprés sólo existe en Palestina, cultivado por el hombre en jardines, en los cementerios y en otros lugares abiertos de las ciudades. Pero a medida que nos elevamos espontáneamente en el país, nos encontramos en las alturas y en las colinas al nogal, el madroño, el laurel de árboles, etcétera. Mientras que en las alturas anteriormente boscosas, existen varios tipos de pinos, grandes y pequeños, que aún se mantienen en ese terreno.
En lo que se refiere al Monte Carmel específicamente, la Enciclopedia Judía, de 1907, dice que está "cubierto con robles y pinos".

Por lo tanto, en cierto sentido, al equiparar a los pinos y a los judíos, quizás Atzmon y Pappe tengan razón. Los judíos son tan nativos de la región como el pino de Alepo.

Labels:

Sunday, November 27, 2016

¿Qué significa ese nuevo término políticamente correcto y progresista conocido como "interseccionalidad (intersectionality)"?



Ascher Schwartz

Labels: ,

¿Los judíos americanos progresistas quieren luchar contra el antisemitismo? Bien, que empiecen haciéndolo en los campus y contra buena parte de sus "aliados"

El apoyo en los medios sociales árabes a los fuegos e incendios provocados - Seth Frantzman





El debate

Con los incendios asolando Israel la semana pasada y este fin de semana, se produjo un sorprendente debate en los medias. Por un lado estaban los expertos y analistas de seguridad de centro y de la derecha, los populistas, que afirmaban que Israel se enfrentaba a una "ola de fuego" que era una "intifada de fuego". Por el otro lado estaban los expertos situados a la izquierda que explicaban que no era cierto que existiera la incitación, que hubo poco apoyo para los incendios en los medios sociales árabes y que "los incendios también afectaron a la población palestina". De hecho la Autoridad Palestina envió bomberos para ayudar a combatir los incendios.

A pesar de que fueron evacuadas comunidades como Nataf, Neve Shalom, Beit Meir, Halamish y 60.000 residentes de Haifa, muchos prevaricaron sobre las causas. La web antisionista y propalestina +972 afirmaba que los políticos estaban "culpando a los árabes" sin pruebas. Algunos decían que los incendios se debieron a "negligencias" y otros "al cambio climático". Diputados árabes como Jamal Zahalka escribieron en Facebook que los funcionarios israelíes acusaban a "la minoría árabe de los incendios" incluso antes de que las investigaciones policiales hubieran tenido lugar. "Es desafortunado cuando los funcionarios elegidos optan por profundizar la división en la sociedad israelí y añadir más leña al fuego".  La diputada Haneen Zoabi, también del partido nacionalista árabe Balad, publicó que "la tierra (que se quemaba) es nuestra tierra", y conectó los incendios a otras injusticias como arrancar árboles o desconectar a los agricultores palestinos de sus tierras a través del "muro racista" (la barrera de seguridad) que Israel había construido.

La incitación

Si bien es cierto que la investigación de la causa de los incendios no es aún completa, y no se sabe si los detenidos por los incendios serán imputados, lo que es inequívoco es que hubo una ola de apoyo a los incendios en los medios sociales árabes. La celebración más ubicua de los incendios se dio en la página de Twitter de la agencia de noticias Shehab, un grupo de noticias que se describe a menudo como conectado a Hamas . El 24 de noviembre, un feed de Twitter, que tiene 140.000 seguidores, afirmaba que "60.000 colonos habían sido evacuados de Haifa". Otro tweet celebraba el "dolor" de los "colonos en la Haifa ocupada", al tiempo que mostraba fotos del incendio de Nataf. Las caricaturas mostraban al primer ministro israelí Benjamin Netanyahu flotando sobre un Israel que se quemaba. Finalmente Shehab publicó un meme con el hashtag "Israel se está quemando", a pesar de que la organización por lo general habla de la "entidad sionista".

Una búsqueda de ese hashtag revela el apoyo a los incendios desatado en todo el mundo de habla árabe y en los medios de comunicación árabes. Una cuenta denominada "@baz4peace" twitteó que "el infierno se había desatado sobre la colonia sionista... mintieron sobre la propiedad de esta tierra y a Dios no le gustan los mentirosos". Una cuenta con 83.000 seguidores de Twitter tuiteó acerca de los incendios en Galilea en la "Palestina ocupada", y otro hombre tuiteó una foto de Hitler con un dedo levantado hacia los cielos en un símbolo islámico, con el hashtag "Viernes rojo", burlándose del "Black Friday" después de Acción de Gracias. Hitler hizo otras apariciones con el mensaje de "Me trae algunos recuerdos, muere lentamente judío, muere lentamente". Una mujer se preguntaba si ella estaba siendo "insensible" por "disfrutar de esto", y luego decía que no comparada con los israelíes celebrando el bombardeo de Gaza.

Otra línea de razonamiento de los que apoyaban los incendios es que los árboles que se estaban quemando eran "árboles del JNF (Fondo Nacional Judío)" que se habían plantado en la cima de las aldeas palestinas destruidas. Un autor con 93.000 seguidores tuiteó varias veces sobre esto. También se pudo ver como otras cuentas mencionaban que "los sionistas acusaban a los palestinos" de los 250 incendios en la "Palestina ocupada".

Otros utilizaron el hashtag sin dar más detalles, pero al parecer para celebrar los incendios. Lo más interesante, al igual que otros que decían que están involucrados en la "paz", es que esos tweets no parecían muy "tranquilos". Algunos observaron que los incendios podrían extenderse a "territorio palestino". De acuerdo a una web uno de los hashtag más seguidos en todo el mundo fue el de @ElBaladOfficial (no conectado al partido Balad de Israel)  por sus numerosas fotos de la "entidad sionista" luchando contra los incendios. @SaudiNews50 con 7 millones de seguidores también tuiteó acerca de los "sionistas" luchando contra el fuego.

Un tweet más ofensivo mostraba como un hombre quemaba una estrella de David. "Yo nunca he visto en mi vida una escena más bella", escribía el titular con 21.000 seguidores. Otros miles de seguidores estuvieron de acuerdo. "Esta es el pequeño infierno que os espera" se podía leer. Muchos saudíes parecían particularmente interesados, uno que decía que era la "ira de Dios", otros rogaban por una "Palestina libre" y un hombre celebraba que "los niños judíos estuvieran llorando". Algún otro apuntó que se debió a que Israel trató de prohibir la llamada a la oración .

Es difícil cuantificar la cantidad de apoyo a los incendios en todo el mundo de habla árabe. Es obvio que los hashtag fueron tendencia y muy pocos tweets se opusieron a este tipo de mensajes. Hubo algunos en Irak, Pakistán y otros lugares que tuitearon que se hallaban del lado de Israel, o que expresaron oposición a una visión llena de odio.

Temas y conclusión

Los temas que se mencionan en los tweets son de interés porque revelan diferentes patologías detrás de odio hacia Israel.

Infierno - Muchos tweets sugirieron que se trataba de un castigo de Dios o de una especie de infierno. Esto está conectado a un mayor celo religioso que odia a los judíos y a los sionistas por igual. Fue más frecuente después de los tweets procedentes de Arabia.

Hitler - Una clara conexión con el antisemitismo se puede ver en algunos de los memes de Hitler. No sólo revela el grado en que todo lo que sucede en Israel se conecta inmediatamente con el Holocausto, sino la ironía con la que apoyan abiertamente a Hitler y al nazismo, aunque luego no se deje de decir que Israel está involucrado en los crímenes nazis.

La felicidad - Con pocas reservas, muchos expresaron su felicidad con lo que estaba ocurriendo, con la esperanza de ver al país y a sus habitantes quemarse.

Ocupación y colonos - Muchos tweets revelaron que el término "colonos" no estaba reservado, tal como sucede en los medios de comunicación occidentales, a aquellos israelíes que viven en Cisjordania, sino que atañe a toda la población de Israel, incluyendo Haifa, que considera "colona" y "ocupante".

La venganza de 1948 - Algunos tweets y memes hablaron de los "árboles del JNF", recogiendo la opinión de que la quema de los bosques era una manera particular de socavar "el sionismo", ya que se quemaban, según este punto de vista, los árboles que suplantaron la agricultura y el paisaje tradicional de las aldeas palestinas, y por lo tanto "esos árboles eran culpables", y su quema una manera de vengarse por lo de 1.948.

El problema para los que disculpan y tratan de comprender todo este odio es que alegar "que la lógica dicta que los incendios también dañan a las comunidades árabes en Israel" no es una lógica que preocupe a muchas de estas voces contrarias a Israel en el mundo árabe. Hay pocos o ningún tweet en árabe preocupándose por los residentes palestinos de Israel, o preocupándose por las comunidades árabes. Pocos, quizás alguno, de los tweets se preocuparon por Neve Shalom, una comunidad de convivencia donde viven juntos árabes y judíos.

La realidad a la que muchos en Israel deberían enfrentarse de una vez es que las redes sociales reflejan los puntos de vista reales de muchas personas, no filtrados por los medios de comunicación, y que mucha de esta gente tiene un odio visceral por Israel y por cada persona que vive en Israel. Ellos no distinguen entre los "colonos" de Halamish (donde los incendios quemaron 20 viviendas) y los "colonos" de Haifa o de los barrios izquierdistas de Tel Aviv. Los matices que utilizan muchas voces dentro de la izquierda israelí en realidad no existen entre esta gente. No hay mejor ejemplo que los tweets celebrando como se quemaba Haifa.

Hay una realidad en la cual el apoyo a los incendios, el antisemitismo y el celo religioso islamista se combinan en las redes sociales. La teoría de que "si sólo vieran cómo los árabes también se ven afectados, entonces cambiarían", es profundamente errónea. Y la causa es que no tiene en cuenta el odio visceral hacia los judíos y el placer que muchos obtienen en los medios sociales imaginando el daño causado a los israelíes. Sin confrontar esta incitación árabe y sin querer admitir que muchos creen que cada pulgada de Israel está "ocupada" y todo el mundo es un "colono", a la izquierda israelí solo le queda ponerse anteojeras para no ver la realidad.

Labels:

Saturday, November 26, 2016

Las organizaciones judías americanas que luchan contra el antisemitismo se alían con los activistas anti-Israel (y en muchos casos con la izquierda antisemita) contra el antisemitismo de los seguidores de Trump - Daniel Greenfield - FrontPage



La historia que están vendiendo los medios de comunicación es que el triunfo de Trump ha desatado el antisemitismo de la derecha. Pero en su lugar, se está desatando el antisemitismo de la izquierda. A partir de la elevación de Keith Ellison a la cabeza de la DNC (dirección del partido Demócrata), a pesar de su inevitable historial de antisemitismo (ex miembro de la Nación del Islam), la incorporación de la organización islamista y anti-Israel CAIR, el ISNA y otros grupos con antecedentes de apoyar al terrorismo antisemita, el ambiente en la izquierda cada vez se está volviendo más desagradable.

Igualmente preocupante es la forma en que el odio anti-israelí se está integrando dentro de la comunidad judía bajo la apariencia de integrar un frente colectivo para oponerse a Trump. Los grupos que toman la iniciativa en estas protestas son algunas de las organizaciones más anti-Israel que existen, incluyendo JVP e If not Now.

Desde el principio se están camuflando ataques contra los grupos centristas pro-Israel, como AIPAC y ZOA, en las manifestaciones contra Trump. Pero su agenda real no es la oposición a Trump, sino al Estado judío.

Y muchos grupos judíos del establishment del judaísmo americano que dicen ser pro-Israel se han demostrado demasiado dispuestos a incorporar a grupos anti-Israel completamente hostiles a Israel, para poder llevar a cabo sus eventos anti-Trump.

Dada la opción entre apoyar a Israel y oponerse a Trump, han dejadas claras sus prioridades. Ellos han optado por atacar a Trump y dar ayuda y consuelo a aquellos que trabajan contra el Estado judío.

El ADL (La Liga anti-difamación) se ha convertido en una de las voces más fuertes contra Trump. Pero mientras la primera organización judía de los derechos civiles afirma que está protegiendo a los valores judíos, la realidad es que se está asociando con radicales oponentes al Estado judío. Su nueva campaña contra Trump está normalizando a las organizaciones que son profundamente hostiles a Israel.

Mientras que los titulares de los eventos del ADL rara vez mencionan su participación, detrás de la última y ostentosa conferencia comprometiéndose a luchar contra el "odio" están esos grupos que odian y luchan contra los derechos de los judíos a vivir en Israel.

En un día frío en Boston, la Liga Anti-Difamación de Nueva Inglaterra lanzó su rally "Massachusetts habla en contra de odio". Los principales funcionarios políticos de Boston estuvieron presentes. Entre los socios de ADL estaban Greater Boston CCM y la JCRC, junto con grupos radicales de izquierda y J Street.

En la ciudad de Nueva York, la ADL convocó lo que anuncia como una cumbre inaugural sobre el antisemitismo. Su título y su hashtag, fue #NeverisNow. Se prometían "sesiones interactivas sobre los retos que plantea hoy en día el antisemitismo". Pero en su lugar, se proporcionó una plataforma para que los oponentes de Israel vomitaran su odio por el Estado judío.

La estrella de #NeverisNow fue director general de la Fundación Ford, Darren Walker. La Fundación Ford no sólo financia buena parte de las Ong's de la izquierda proxímas al antisemitismo, sino que respalda a Black Live Matter y financia a varios grupos anti-Israel inclusive en Israel.

Pero fue aún peor.

En lugar de rechazar totalmente y completamente la deslegitimación de Israel, la ADL aceptó que se planteara como una opción. En el panel "¿Es la deslegitimación de Israel igual a antisemitismo?", participaron activistas anti-Israel que denunciaron la "ocupación" israelí y sostuvieron que los judíos tenían que dejar de considerar que los ataques virulentos y sesgados contra Israel debían equipararse al antisemitismo, También defendieron las tácticas del BDS contra las acusaciones de antisemitismo y se criticó a la comunidad judía por su respaldo a la legislación opuesta al BDS.

Mientras que al antisemitismo de la izquierda se le puede dar el beneficio de la duda, se denunció a expertos en contraterrorismo que han trabajado para proteger a Israel y a los judíos de los terroristas musulmanes.

La ADL también escogió alguno de sus lemas, insistiendo en que "en el movimiento BDS hay algunos malos actores, pero tenemos que escuchar con atención a las personas atraídas por esa ideología y pensar en las formas de interactuar con ellos de manera productiva".

Ese había sido el mensaje del actual líder de la ADL, Greenblatt, en el pasado. Mientras se denuncia a Trump y al antisemitismo de algunos de sus seguidores, la ADL se dedica a normalizar el antisemitismo procedente de la izquierda, reduciéndolo al mínimo y luego insistiendo en mantener el diálogo con sus autores.

Y todo esto ocurría en una conferencia supuestamente celebrada para luchar contra el antisemitismo.

La ADL ha optado por un consenso anti-Trump que trata de erosionar el consenso a favor de Israel. Se extiende la paranoia alarmista acerca de la amenaza de Trump a los judíos, mientras que a la vez se proporciona una plataforma para los oponentes y críticos de Israel. En lugar de abordar el antisemitismo, la ADL parece preferir luchar con aquellos que están contra Israel y contra los judíos pro-Israel.

(...)

Mientras que los donantes de la ADL están seguros de que la organización todavía está luchando contra el antisemitismo, en la organización se opta por la retórica de la normalización con las organizaciones anti-Israel. Todo lo que tenían que ofrecer era la misma tibia mitología de los musulmanes como súper-victimas, en el que los musulmanes se dice que son los nuevos judíos. Mientras tanto, el antisemitismo musulmán contra los judíos y el Estado judío se desarrolla.

El creciente antisemitismo de la izquierda había creado un dilema para la ADL, atrapada entre su misión declarada y su deseo de estar con la izquierda. La llegada de Trump ha vuelto muy útil a una organización que parecía cada vez más inútil presa de dicho dilema, la cual es capaz de recaudar fondos para luchar contra el antisemitismo mientras se permite ignorar el antisemitismo de la izquierda y musulmán.

El ADL se jacta de un aumento masivo de las donaciones. Eso es bueno para los ejecutivos del ADL. Sin embargo, aunque sus jefes se den palmaditas en la espalda por su rentable alamismo, sus aliados de la izquierda e islámicos siguen dañando al Estado judío y a los judíos. Y así el alarmismo anti-Trump de la ADL es un herramienta perfecta en las manos de la izquierda anti-Israel porque permite que los antisemitas de la izquierda se reinventen a sí mismos como luchadores contra el antisemitismo, dándoles una plataforma y una voz.

Labels: ,

Mientras algunos diputados árabes comiezan a reconocer que algunos árabes han podido provocar los incendios, la extrema izquierda judía culpa de ellos a Netanyahu y a los judíos - Jewish Press



El diputado árabe Ahmad Tibi (Lista Árabe Conjunta) dijo a Tel Aviv Radio Viernes que en caso de que se descubriera que la mayor parte de los ataques incendiarios de la semana pasada habían sido llevados a cabo por árabes, esto sería "horrible, despreciable y vil". También sugirió que en tal caso, se requeriría la condena y un autoexamen dentro de la sociedad árabe de Israel.

Hasta ahora sólo se han producido una decena de detenciones de sospechosos árabes que fueron capturados huyendo de los lugares de los incendios de esta semana, incluyendo en Beit Meir, en las afueras de Jerusalén. En Haifa, el hecho de que varios incendios estallaron a la misma vez el jueves por la mañana, uno de ellas en el exterior de una estación de bomberos, ha parecido muy sospechoso a los investigadores. Y los investigadores han mencionado la existencia de incendios provocados en la segunda ola de incendios en los alrededores de Zichron Yaakov, después de que el incendio original hubiera sido puesto bajo control

El diputado Tibi, un obstetra que recibió su título de la Universidad Hebrea y que empezó su internado en el Hospital Hadassah en 1984, sirvió como asesor político del jefe de la OLP, Yasser Arafat, y representó a la Autoridad Palestina en las negociaciones de paz con Israel de 1998 en Wye River.

Desde su elección en la Knesset en 1999, Tibi ha sido un vociferante crítico de Israel y de su control sobre Judea, Samaria y Gaza, en gran medida echándole la culpa de todos los males de la sociedad árabe, tanto de dentro como de fuera de la la frontera del armisticio de 1949.

A pesar de su implacable oposición a todos los gobiernos israelíes desde su elección, Tibi es también famoso por su elocuente discurso en la la Knesset en honor del Día del Holocausto de 2010.

Mientras tanto, el jueves el diputado Tibi intervino ante la policía en nombre de un joven árabe que incitaba al #pyroterrorism en su página de Facebook, diciendo que el mensaje era solamente una "sátira".



Un cofundador de Peace Now afirma que Netanyahu está detrás de los incendios provocados para desviar la atención de su corrupción

Amiram Goldblum, Hans J. y Tilly Weil, profesores de Química Farmacéutica y de la Escuela de Farmacia de la Universidad Hebrea de Jerusalén, publicaron el jueves en su página de Facebook que "el primer ministro Benjamin Netanyahu, a través de los servicios de sus devotos fans, estaba detrás de la ola de incendios provocados" que se han convertido en una plaga en Israel en los últimos días.

Goldblum, un líder y co-fundador de Peace Now, que actuó como su portavoz durante 20 años e inició el proyecto de vigilancia de los asentamientos llevado a cabo por Peace Now, además de miembro de la junta del Consejo Internacional del Israel New Fund (la casa madre de las Ong's de izquierdas, árabes y judías, contrarias a la existencia de un Estado judío), y que se presentó para la Knesset sobre la lista Meretz (puesto 87),  sugería en su post de Facebook que los incendios eran "un intento de Netanyahu de desviar la atención del escándalo de la compra de submarinos", el cual según Goldblum, "era el peor escándalo desde el establecimiento del Estado".

"La intifada de fuegos incitada por Netanyahu está quemando todo el país", publicó Goldblum. "Es difícil no ver la conexión entre las incitaciones de Netanyahu tras los incendios provocados y el escándalo de los submarinos".

En uso de la "pura lógica", algo que se le supone al por otro lado un brillante químico, Goldblum argumentó que:
 "el principal benefactor de los incendios en todo el país es Benjamin Netanyahu, ya que el asunto de los submarinos hace sólo dos días que está en investigación por la policía, y qué casualidad, los incendios provocados comienzan inmediatamente. 
¿Hay una conexión entre las dos cuestiones? ¿Puede que la investigación sobre Netanyahu (por el asunto de los submarinos) sea tan superficial como arduas y profundas sean las investigaciones sobre los incendios? 
¿Puede que los partidarios de Netanyahu hayan estado involucrados en esos incendios? ¿La policía de Israel examinará la posibilidad de que los incendios hayan sido provocados por nacionalistas... judíos con el fin de desprestigiar a los árabes?"
El mensaje, según informó la web Tziutzim, ha sido eliminado posteriormente, pero ha adjuntado una captura de pantalla validando la historia.


Labels: ,

¿Acaso creían que esto de los incendios es cosa nueva? Recuerden la revuelta árabe de 1936

Ellos queman, nosotros construimos - Dror Eydar - Israel Hayom





Yo también quiero apagar el incendio, pero el que arde dentro de nosotros. Estoy tratando de extinguirlo, pero insiste el fuego.

Y entonces nos predican que este no es el momento de avivar las llamas, que debemos centrarnos en apagarlas y salvar vidas. Los judíos no deben enfadarse demasiado con sus vecinos, ya que ellos podrían disgustarse. Debemos aceptar la decisión que se nos recomienda desde arriba. En las redes sociales y en los lugares oficiales están hablando acerca de que la "ley de los muecín" causó estos fuegos. Antes nos dijeron que las visitas al Monte del Templo provocaron los ataques con cuchillos y los atropellamientos, y mucho antes aún fue la ocupación y la opresión, y una variedad de otras razones, las que dejaron a nuestros vecinos árabes sin otra opción que establecer una campaña de muerte y destrucción contra nosotros. Ya en 1963, el escritor AB Yehoshua elaboró ​​esta norma en su relato ''Frente a los bosques". El bosque fue quemado para exponer los "crímenes sionistas".

Por un momento me acordé de los disturbios en París en 2006. Allí también crucificaron a cualquier persona que se atreviera a criticar el apetito de destrucción de los parisinos de los barrios musulmanes. Eran las únicas personas oprimidas en el mundo. Por supuesto.

Nuestra tierra está ardiendo, no sólo a causa de accidentes (sin duda algunos de los incendios fueron causados por negligencias), sino también por el comportamiento de unos incendiarios que han adoptado la creencia errónea de que "Si no es nuestro, que no sea tuyo".

Ya hemos tenido suficiente con las palabras suaves del líder de la Lista Árabe Conjunta, Ayman Odeh. Incluso ahora, continúa diciendo que sólo ellos son los nativos originales de esta tierra, y que por lo tanto no hay ninguna posibilidad de que los árabes hayan prendido fuego al país: "El (bosque) Carmel es nuestro, esta es mi tierra".

Lo que leemos entre líneas de sus comentarios es que ellos son los únicos huéspedes legítimos. "Este es mi lugar, este es mi bosque, yo soy el que está herido, no tú". Al igual que la zarza en la parábola de Yotam, trató de calmar las cosas, pero en lugar de eso añadió espinas al fuego. Abran una Biblia y encontrarán al bosque de Carmel. Unos 1.500 años antes de que llegara la ocupación musulmana, cuando ya era la patria judía.

Ya sea por el agua, por los incendios forestales, por los atacantes con cuchillos, por atropellos, por la lapidación de coches y trenes, por todo tipo de ataques terroristas, hemos llegado a conocer todo ese tipo de métodos desde que volvimos a casa, a Sion. En el Juicio de Salomón, el rey ordenó que el bebé fuera cortado en dos y compartido entre las mujeres que luchaban por él. Recordemos las palabras de la madre falsa: "Que no se sea ni para mí ni para ti, que lo dividan" (1 Reyes 3:26).

Pero no sólo estamos bien versados ​​en desastres, sabemos muy bien cómo levantarnos de las cenizas y del polvo. Ellos queman y nosotros construimos, esto es, después de todo, un hecho histórico fijo. Haifa y el bosque Carmel serán rehabilitados, lo mismo es cierto para Nataf en las colinas de Jerusalén y para Talmon en las colinas de Judea, así como para otros lugares. La buena tierra florecerá una vez más, a pesar de los que se levantan contra ella.

Labels: ,

La guerra contra Israel por cualquier medio: A esto se parece la convivencia - Benny Toker - Arutz Sheva



Con violentos incendios por todo Israel, inclusive dentro de la ciudad costera norteña de Haifa, aumenta el número de israelíes que creen que muchos de los incendios fueron provocados deliberadamente, en un intento por parte de algunos árabes de aprovechar el clima seco y ventoso para continuar la guerra contra el Estado judío por cualquier medio.

Entre los partidarios de este enfoque esta el Dr. David Bukay, un profesor de Estudios del Oriente Medio de la Universidad de Haifa.

Un experto en el conflicto árabe-israelí, es un residente de uno de los barrios de Haifa que fue evacuado el jueves cuando los incendios se aproximaron muy cerca de su casa literalmente.

En una entrevista a Arutz Sheva, el Dr. Bukay recordó la evacuación.

"Nuestro barrio está siendo completamente incendiado", dice Bukay, "no hay otra forma de describirlo. Nos evacuaron hace dos horas a partir de la nuevo barrio de Romema al viejo. Ahora ambos están en llamas y hemos sido conducidos al barrio de Hadar. Vamos nosotros mismos, el ordenador, algunos álbumes de fotos y dejamos atrás todo lo demás. Pero lo importante es que nosotros y los niños estamos a salvo".

Mientras Haifa, una ciudad mixta con una significativa población árabe, ha llevado a cabo desde hace mucho tiempo políticas progresistas y abogado por el multiculturalismo, según comenta el doctor Bukay, la tormenta de fuego del jueves es una ilustración de los resultados del enfoque que se está dando a la sociedad israelí.

"Hoy hemos visto un ejemplo de lo que vamos a obtener con todos los beneficios que hemos dado a los árabes. El municipio de Haifa contrata a los árabes en todas sus operaciones, y el alcalde piensa que es así como vamos a conseguir paz y tranquilidad. Hoy vemos lo que significa la 'coexistencia' para muchos de ellos".

Teniendo en cuenta el número y el calendario seguido de incendios en la ciudad, para el Dr. Bukay no hay duda de que las llamas parecen ser el resultado de múltiples incendios provocados por los árabes.

"Los incendios fueron provocados en cuatro lugares diferentes a través de Haifa, todos al mismo tiempo. Estaba preocupado porque esto sucediera desde el sábado, pero esperaba que no sería más que algún incendio forestal, pero se las han arreglado para quemar Haifa. Es simplemente terrible, es indignante. ¿Dónde están todas las personas que dicen que los árabes aman la Tierra de Israel? Mira esos que han decidido quemar Haifa. Es un ultraje, barrios enteros están en llamas, incluida el mío".

Las áreas incluyen la quema de alguna de la más hermosa vegetación de Israel y están planteando un peligro mortal para las criaturas del bosque, pequeñas y grandes

En respuesta a este comportamiento criminal, sostuvo el Dr. Bukay, Israel debe dirigirse no sólo a los propios incendiarios, sino contra los que los incitan e incitan contra Israel, incluyendo a los miembros del partido Lista Árabe Conjunta.

"Los investigadores encontrarán muy pronto que los incendios de hoy se iniciaron en cuatro lugares diferentes, y al mismo tiempo. Por desgracia, esta gente repugnante ha logrado quemar Haifa, y sugiero la detención de [diputado de la Lista Árabe Conjunta] Ahmed Tibi, quien advirtió después de que se propuso la Ley de los Muecin, diciendo que 'Ahora nos vamos a enterar'. No tengo ninguna duda de que las palabras de Ahmed Tibi, contribuyeron a esto".

"Debería haber sido detenido. Este político es peligroso. Debería ir a prisión, y todas las actividades del partido árabe [Lista Árabe Conjunta] prohibidas. Hemos estado tratando de comprarlos, dando miles de millones de shekels para el sector árabe, como si fueran un grupo desfavorecido, pero ahora se está demostrando que lo somos nosotros, no ellos. Hoy en día, podemos contemplar lo que significa la coexistencia".

Labels:

El terrorismo, en casa, mediante el fuego - Avi Issacharoff - Times of Israel



Usted no tiene que ser un inspector de incendios para llegar a la conclusión de que la ola de incendios que ha estallado por todo el país no es ni casual ni el resultado exclusivo de las condiciones climáticas. Los primeros de ellos, dos o incluso tres incendios que estallaron el martes, pueden haber sido consecuencia de la negligencia - un cigarrillo descuidadamente tirado, o una hoguera no apagada adecuadamente -, alimentada a continuación por los fuertes vientos para causar daños considerables.

Pero a partir del miércoles, y en especial el jueves, ha quedado claro que algo más siniestro estaba en marcha. Los incendios están siendo de origen criminal. Y esa es la firme conclusión extraída por los investigadores profesionales, los cuales no son el tipo de personas que van lanzando sin fundamento proclamas radicales en los medios de comunicación.

Algunos políticos árabes israelíes han pedido a sus comunidades que actúen con responsabilidad, y que adopten medidas para detener los incendios. Otros por el contrario se han limitado a denunciar por defecto a la opinión pública israelí por las declaraciones ostensiblemente racistas de los incitadores de la derecha, afirmando que están azuzando la hostilidad contra el público árabe con afirmaciones falsas de incendios provocados.

Estos políticos tendrán que hacer un examen de conciencia cuando las llamas se apaguen. Pero los hechos no pueden ser evitados. Esta es una ola sin precedentes de incendios provocados dentro del Israel soberano, al parecer, llevada a cabo por motivos nacionalistas, pero no por los palestinos de Cisjordania. La ubicación de los incendios dentro de las fronteras de Israel nos presenta una nueva, triste y fea realidad.

La ola de incendios, el "terrorismo de los incendios", está siendo avivada por una incitación viciosa en las redes sociales árabe con llamamientos a quemar a los sionistas y a los judíos. Estas llamadas se ven interrumpidas por comentarios oponiéndose a los ataques incendiarios, pero la mayoría de las publicaciones árabes están llenas de odio, de antisemitismo, y de disgusto por el estado de Israel y por los judíos.

Se trata de una incitación antisemita de la peor clase. Y a su vez, se profundiza la sensación entre el público israelí de que se trata de un tipo de acción organizada por los árabes nacionalistas contra el estado de Israel. Sin embargo, ciertos pronunciamientos por parte de algunos comentaristas israelíes de que ahora nos encontramos ante una especie de intifada del fuego pueden ser prematuros.

Al escribir estas líneas, no está del todo clara la amplitud y la escala de estos ataques, o incluso cuantos de estos incendios han sido causados por incendios provocados. Es una amarga ironía, sin embargo, que la discusión israelí sobre una intifada de fuego juega en manos de Hamas, que la utiliza para entusiasmar a sus partidarios e instar a los jóvenes árabes a salir y provocar más incendios. Desde el jueves en adelante, Hamas ha hecho un amplio uso de las declaraciones de los políticos y analistas de la derecha y otros que han utilizado la palabra intifada, y todo ello para tratar de convencer a los jóvenes palestinos de que un nuevo levantamiento está surgiendo ante sus ojos.

El "terrorismo de los incendios" aparentemente comenzó por unos pocos individuos que entraron en acción cuando las primeras llamas estallaron por negligencia y por el clima, y ​​el incendio se alimentó a sí mismo después de eso.

Desde el momento en que los incendios comenzaron a dominar los medios israelíes, hubo más y más ataques incendiarios. Y ahora otros se están subiendo al carro. El jueves por la tarde, un grupo de Facebook que se hace llamar "la Coalición de Jóvenes por la Intifada", afirmaba asumir la responsabilidad de los incendios y llamó a una quema continua de los bosques de Israel.

Lo que Hamas y otros grupos palestinos quieren afirmar y que está sucediendo en Israel, comenzó sin embargo sin relación alguna con esos llamados jóvenes de la intifada palestina.

Labels: ,

En el antisemitismo, Trump no puede ir por detrás - Shmuel Rosner



El presidente electo Donald Trump no es un antisemita. La gente alrededor de él - eso considero, con buenas razones - no es antisemita. Al menos la mayoría de ellos no lo son. O no tienen la intención de serlo. Si algunos de ellos albergan ciertos prejuicios, si algunos de ellos, incluido el propio Trump, tienden a generalizar acerca de los judíos con formas que nos parecen apropiadas, no es con intenciones maliciosas. Trump parece pensar que los judíos son buenos para hacer dinero. Él piensa que es un cumplido. Nosotros creemos, por experiencia, que no lo es. Es probable que él no entienda por qué alguien puede sentirse ofendido al ser descrito como bueno para hacer dinero. Hay que tener en cuenta que a veces un cumplido, que se expresa como un cumplido, no es un insulto.

El presidente electo Donald Trump también es un novato con una piel fina en la arena política. Su lenguaje es desenvuelto, su postura desenfadada. Arremete contra sus rivales políticos y no se ralentiza ante las señales de stop. Siguió llamando a Hillary Clinton la "deshonesta Hillary" durante la temporada de elecciones. Fue desagradable, pero acabó ganando, Trump ya no quiere ser desagradable con Clinton. Él ahora no busca ninguna investigación o persecución, ahora cree que Hillary Clinton ha sufrido bastante. ¿Esto hace de él un hombre amable? Apenas. ¿Justifica sus maneras contundentes durante la campaña? No es así. Pero sí nos dice algo sobre el hombre: sus ladridos no siempre se convierten en mordeduras.

El antisemitismo es un asunto serio. Potencialmente podría conducir - como lo ha hecho en el pasado - a consecuencias terribles. Las acusaciones de antisemitismo son un asunto serio. Usar la etiqueta de AS (antisemitismo) con un presidente de los Estados Unidos, o con sus asesores de alto nivel, es algo que debe hacerse con cautela, de mala gana, con moderación. Especialmente porque cuando no resuelve ningún problema, sólo sirve para alienarse a la gente. Además llamar al presidente de los Estados Unidos y a sus asesores antisemitas, permite ganar puntos políticos, reunir a las propias tropas con fines políticos, aumentar la recaudación de fondos y llamar la atención de los medios de comunicación, pero es peligroso e irresponsable. No me gustó cuando un determinado miembro del Congreso me dijo días antes de las elecciones que Trump era un antisemita ("No puedo creerle aun teniendo a su hija. Se puede tener una hija judía y todavía albergar sentimientos antisemitas"). No creo que sea prudente llamar a Steven Bannon un antisemita basándose en un comentario insensible que realizó (suponiendo que lo hiciera), según su ex mujer, sobre los "judíos refunfuñadores".

Escucho a mí alrededor como los judíos - los judíos de América - juzgan rápidamente y utilizan de manera muy suelta la retórica anti antisemita en estos últimos días. Una mujer me preguntó la semana pasada lo que Israel haría si Trump "nos hiciera llevar la estrella amarilla". Un hombre acusó a un diplomático israelí con el que hablé de "hacer negocios con el diablo” porque Israel deberá tratar con la nueva administración Trump. Las referencias a la década de 1930, a Alemania, a la novela “La conjura contra América”, se escriben y se escuchan en toda la comunidad judía. David Suissa tiene razón: es el momento de ir en contra de la histeria. Rob Eshman tiene razón: es demasiado pronto para pensar que la victoria de Trump es el apocalipsis.

Me resulta muy curioso que muchas de las personas que actualmente están gritando sobre las supuestas tendencias antisemitas de Trump son las mismas personas que se apresuraron a condenar al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, cuando utilizó la acusación de antisemita contra Irán. Lo condenaron gravemente por comparar al actual Irán contra la Alemania de 1938. Nos dijeron que esto era alarmismo. Nos dijeron que eran bravatas y tonterías. Me resulta muy curioso que muchas de las personas que actualmente están emitiendo similares advertencias sobre los supuestos sentimientos de Trump, me explicaban a mí no hace mucho tiempo que Israel debería ser más cuidadoso cuando argumentaba que ser anti-Israel no es muy diferente de ser antisemita. Las mismas personas que se mostraban muy impacientes con la tendencia de Israel a ver antisemitas detrás de cada esquina, ahora mismo los ven detrás de cada árbol. Las mismas personas que pensaban que Irán no justificaba la comparación nazi - negar el holocausto, buscar su borrado del mapa, el potencial nuclear de Irán - ahora están jugando con una similar comparación con respecto a su presidente democráticamente elegido.

Ellos no deberían seguir haciéndola. El antisemitismo es un asunto serio.

Pero tienen razón para esperar que su presidente - su presidente, les guste o no - lidere la carga contra esos elementos marginales y racistas que ven su victoria como la suya propia, que interpretan su victoria como una licencia para las palabras y para los hechos antisemitas. Trump, en su entrevista con el New York Times, dejó clara su condena de los puntos de vista y los movimientos supremacistas. "No quiero dinamizar esos grupos, y yo les repudio", afirmó. "No es un grupo que quiera dinamizar, y si ya lo están, quiero mirarlos y averiguar por qué".

Bueno, no es suficiente. Investigarlo y averiguar el por qué de su auge, no es suficiente. La lucha contra ellos sería más aconsejable. Tomar las medidas necesarias para domesticarlos sería suficiente. Detenerlos sería suficiente. Es cierto que muchos judíos han estado utilizando la etiqueta de antisemita contra Trump y su gente en los últimos días, pero también es cierto que muchos judíos han visto sus sinagogas o escuelas pintadas con esvásticas en los últimos días. Es cierto que muchos judíos han reaccionado de manera histérica ante el resultado de las elecciones, pero también es cierto que los incidentes antisemitas se dispararon durante la época de elecciones.

Un presidente de los Estados Unidos no puede ir a remolque. Y cuando lo hace, se verá sometido a muchas críticas, a justificadas críticas. Un presidente de los Estados Unidos no puede liderar el mundo yendo a remolque, y ciertamente no puede ir a remolque cuando hay graves problemas dentro de su propio país. Así pues, la condena inequívoca de Trump de los supremacistas, su negación al llamamiento de la alt-derecha (derecha alternativa), es oportuna y positiva, pero no es satisfactoria. Sabemos que el presidente electo Trump tiene una lengua afilada. La ha usado contra sus rivales políticos. Sin embargo, cuando habla de los intolerantes parece ser más moderado de lo que ha sido siempre. Sabemos que el presidente electo Trump cree en ser duro y agresivo en cuanto a la consecución de los objetivos, sin embargo, con los intolerantes todo lo que quiere hacer es "investigar el asunto", en vez de aplastarlos.

Trump construyó su campaña en la idea de que él no va a ser un pelele, que iba a ser contundente en el esclarecimiento de las realidades que sus rivales evadían. Sugirió que iba a actuar, mientras que sus rivales se dedicarían a hablar. Pues bien, el campo de batalla contra los antisemitas (los y anti-musulmanes, los anti-negros y los anti-inmigrantes) no es lugar para un presidente cobarde. Es el lugar en el Trump podría demostrar que es un tipo duro, evidenciando los muchos posibles beneficios de tener un presidente duro.

Labels: ,

Friday, November 25, 2016

¿Y ahora qué, Miss Merkel?

Thursday, November 24, 2016

Una oración para el silencio, para los musulmanes y para todos - Ben-Dror Yemini - Ynet



La buena noticia es que el gobierno israelí incluye a un adulto responsable, el ministro de Defensa Avigdor Lieberman. La mala noticia es que es poco probable que tenga alguna influencia. La declaración de Lieberman la semana pasada, a favor de limitar la construcción a los bloques de asentamientos y en contra de las ilusiones que la derecha había presentando a los residentes de Amona, debería haber sido adoptada por la derecha sionista, porque no lo ha hecho debido a que la facción realista del Likud se está deteriorando y parece radicar en los márgenes.

Los votos de la semana pasada, en el gobierno y en la Knesset, sugieren que los líderes del Likud actual ven a los miembros de su partido como una manada de kahanistas que esperan una mayor radicalización hacia la derecha más dura. Ellos no se atreven a decir lo que ha dicho Lieberman, y sólo es una cuestión de tiempo antes de que lo retraten como a un izquierdista peligroso.

Los líderes del Likud se equivocan. Al menos un tercio de los votantes del Likud pertenecen a la corriente nacional-liberal y no a la corriente de la derecha más nacionalista. Y esos votantes están huérfanos. En el pasado, tenían a Michael Eitan, por ejemplo. Avi Dichter, y Tzachi Hanegbi también podrían estar ahí mismo. Pero tienen miedo. El temor a que la mayoría también esté afectada. La radicalización del Likud y la moderación de Lieberman pueden anunciar un nuevo alineamiento político. Es sólo el comienzo. Continuará.

El informe sobre los puestos avanzados escrito por Talia Sasson, una ex empleada de alto nivel en la Oficina del Fiscal del Estado, es un documento fundamental. Cada palabra debería encender una luz roja en lo que respecta a la conducta de los funcionarios públicos, esos que ayudaron a sortear la ley para conseguir que Israel se enredara en la visión de un gran Estado. El puesto avanzado de Amona es tal vez el más importante de todos. La batalla contra la sentencia del Tribunal Supremo sobre Amona presenta una de las pruebas más difíciles para el estado de derecho.

Sasson se ha convertido en presidenta del New Israel Fund (NIF). Se podía y se debía suponer que, independientemente de sus opiniones políticas, se aseguraría de que el NIF proteja el estado de derecho. Pero la realidad es un poco diferente, porque los organismos y Ong’s apoyados por el NIF están liderando la campaña para aplastar esas otras resoluciones judiciales sobre esa otra Amona beduina, tal como también se conoce a al-Araqib. Este tampoco es un caso de crítica legítima contra las resoluciones judiciales. Este es un caso de desconocimiento del estado de derecho. Los activistas de estas organizaciones de izquierda están erigiendo repetidamente edificios en esa comunidad beduina, después de que fueran demolidas en varias ocasiones anteriores de conformidad con las resoluciones judiciales.

¿Cómo el NIF dirigido por Sasson se ha convertido en una trituradora en serie de la ley y del estado de derecho? En respuesta a mi pregunta, un portavoz del NIF argumentó que "sin entrar en la comparación entre los dos casos, el NIF cree que está permitido estar en desacuerdo con las decisiones del Tribunal Supremo e incluso protestarlas. No obstante, aceptamos la autoridad del Tribunal Supremo y no atacamos su legitimidad de ninguna manera".

Sin embargo, la realidad presenta una imagen diferente. He aquí lo que dice la web del NIF: "La batalla contra la demolición del pueblo", que ya ha sido demolido en tres ocasiones, "está siendo llevada por muchas organizaciones que operan con la ayuda del NIF: Amnistía, Agenda, la Asociación para los Derechos Civiles en Israel, la Sociedad de Apoyo y Defensa de los Derechos Beduinos en Israel, el Foro del Acuerdo entre ciudadanos judíos y árabes de Israel, el Consejo regional de aldeas beduinas no reconocidas del Negev, el Abraham Fund Initiatives, el Instituto para la promoción de la ciudadanía compartida en Israel, el Foro de mujeres árabes beduinas del Negev, Mossawa, la defensa de la comunidad árabe, Sikkuy, Tsofen y Shatil (Iniciativa para el cambio social) ".

Es evidente, por la agenda de todas estas organizaciones, que la ideología prevalece sobre la ley. Cuando la derecha hace algo similar, eso provoca desde la izquierda reclamaciones de un final de la democracia, de fascismo, etcétera. La izquierda del NIF lo hace públicamente. La semana pasada oí a Talia Sasson dando una entrevista con la capacidad de una persona bien informada. Ella práctica y enseña el derecho. La próxima vez que se la entrevista, debe recibir preguntas un poco más difíciles de parte de sus entrevistadores. Debido a que supuestamente “no hay violación de la ley en los actos de la izquierda, se justifica una no violación similar por parte de la derecha”. Y eso es exactamente lo que las organizaciones del NIF están haciendo, legitiman a los hooligans de la derecha.

El proyecto de ley para limitar las llamadas a la oración desde los almuecines se está convirtiendo en otra guerra religiosa, en la que la izquierda israelí, como de costumbre, se ha unido a los opositores a la ley, sobre todo desde que partió de la derecha.

Las llamadas a la oración de los muecín utilizando grandes altavoces no forman parte de la herencia musulmana, simplemente porque hasta hace poco más de 100 años no había altavoces para animar a los fieles, a no ser que la UNESCO decida adoptar una nueva narrativa. Hasta que eso ocurra, se debe mencionar que los altavoces se introdujeron en las mezquitas hace menos de 100 años. Con los años, el volumen ha aumentado y la hora de la llamada se ha adelantado. Algunas mezquitas prefieren comenzar a las 4 de la mañana con un volumen que puede ser escuchado en un radio de 5 kilómetros. No muchas bandas de rock llegan a niveles tan potentes de ruido.

Esta llamada del muecín, en su nueva encarnación, daña tanto la calidad de vida como el medio ambiente. Las víctimas, como siempre, son principalmente musulmanas. Ese es también el formato de la yihad, ya que el 99% de sus víctimas son musulmanes. Pero la batalla es, supuestamente, contra Occidente.

Debido a que los musulmanes son las víctimas, se ha iniciado una legislación para limitar las molestias. Los estados musulmanes comenzaron a frenar el creciente apetito de estos imanes en su afán de decibelios. Estas restricciones se aplican en Arabia Saudita, la fortaleza que distribuye el Islam radical. La fuente de las restricciones puede encontrarse, milagrosamente, en el Corán (Sura al-Israh, 17: 110): "No recitar en voz (demasiado) alta la oración, ni (tampoco) en silencio, buscar entre ambas (zona intermedia)".

Sobre esta base, Sheikh Tawfiq As-Sayegh, estableció que "está prohibido aumentar el sonido procedente de los altavoces más allá de un nivel aceptable". Sheikh Mohammed al-Othaiman, un erudito islámico, está en contra del uso de altavoces durante la oración a fin de no perjudicar a los residentes. Sí, los saudíes son también humanos. Cuando el volumen se intensifica en medio de la noche, sufren.

Puedo seguir. Egipto, Indonesia, India y muchas ciudades de Europa han limitado el nivel de los decibelios de las llamadas del muecín, o las han prohibido por completo, con el fin de evitar daños al medio ambiente. Muchos lugares no se han conformado con la legislación vigente contra los ruidos excesivos y han iniciado una legislación especial centrada en las llamadas del muecín.

Pero al diablo con los hechos. Después de todo, estamos en la era post-hechos. Cuando el distinguido historiador palestino israelí Ahmad Tibi dictamina que antes de la Mezquita al-Aqsa "no había nada allí", también podría afirmar que el profeta Mahoma habría ordenado a sus fieles que activaran los altavoces a las 4 de la madrugada. Los aprendices de Tibi siguen discutiendo si los altavoces fueron producidos por Sony o Panasonic. Es una pena, porque Tibi puede llegar a ser una persona seria. Pero él insiste en hacer el ridículo.

Los círculos cercanos a este historiador plantearon la afirmación de que la sirena del Shabbat también era molesta. Los representantes de los partidos ultra-ortodoxos entraron en pánico y se apresuraron a socavar la ley contra las llamadas exageradas a la oración del muecín por temor a que también se prohibiera la sirena del Shabbat. Pues bien, esta comparación es una burla, ya que no es el mismo ruido, no sucede todos los días y no ocurre en las primeras horas del día.

El deseo de subir el volumen de los muecines “no es el resultado de un mandato religioso, sino de una provocación política por parte de algunas personas". Así que resulta muy triste el hecho de que los izquierdistas asuman de forma automática las quejas de los provocadores. Sin embargo, no creo que haya necesidad de una nueva legislación. Después de todo, existe una legislación que limita el ruido.

Una cosa está clara: Algo se tiene que hacer. Sobre todo por el bien de los musulmanes, que son las principales víctimas por ser los más próximos. Y en la misma oportunidad, los heréticos no tienen por qué sufrir demasiado.

Labels: ,

¿Ha regresado el antisemitismo? - Mordechai Lightstone - Tablet



En la Asamblea General de las Federaciones Judías de Norteamérica celebrada esta semana en Washington, DC, la elección se efectuaba en un ambiente muy espeso, con un trasfondo crudo de miedo que daba lugar a un conocido dicho que se decía a los hijos: "No, no estamos obligados a llevar estrellas amarillas... todavía". Un temor que se manifiesta en artículos y tweets por igual que dibujan paralelos con la Alemania de 1933. De repente, cada esvástica tallada o dibujada en una pared es noticia de primera plana.

El antisemitismo, al parecer, ha regresado.

Pero en lo que a mí respecta, como un hombre hasídico - y por lo tanto un judío muy visible - el antisemitismo nunca se fue.

Para ser claros, mucho de la presidencia de Trump resulta inquietante. Muchos dilemas ocupan un lugar preponderante sobre su experiencia, su temperamento, su tratamiento de las mujeres y su retórica, sobre todo para los miembros de las comunidades latinas y musulmanes. Trump se ha montado en estas elecciones sobre una ola de nacionalismo, miedo y odio. Ha pateado el tronco podrido y ahora todos los bichos han salido hacia la luz del día. Amigos en los medios de comunicación se han enfrentado a comentarios antisemitas de los trolls de la denominada alt-derecha (derecha alternativa).

Es horrible y molesto. Pero mientras estoy profundamente perturbado por la forma en que el antisemitismo ha mostrado su oscura cara, no me sorprende. Trump no inventó el antisemitismo. Ni siquiera lo ha revivido. Él simplemente lo hizo más visible para aquellos que normalmente no lo encuentran cuando estaba ahí.

Asumo mi identidad judía con orgullo. Tengo una buena barba y llevo un sombrero negro y un traje oscuro. Sin embargo, incluso en Brooklyn, la gente siempre ha dicho cosas desagradables de mí y de otras personas que se parecían a mí. Algunos niños me han gritado "Heil Hitler" en Eastern Parkway y adolescentes me han tirado botellas de vidrio en la avenida Bedford. En la víspera de Yom Kippur, me han avasallado manifestantes anti-kapparot, me han achuchado perros en Gothamis, se han manifestado contra nosotros en Crown Heights llevando signos que nos comparaban con Hitler, nos han gritado obscenidades, y niños y padres nos gritaron que íbamos a morir.

La semana pasada tomé una fotografía de una pintada de una esvástica en Crown Heights y la publiqué en Twitter. Se retuiteó al instante, fue citada, y fue comentada por expertos en medios de todo el país. Buzzfeed lo añadió en su lista actualizada de los "28 incidentes racistas y violentos informados después de la victoria de Donald Trump". La oficina del Alcalde tuiteó una condena de la esvástica. Todo esto resultó a lo grande, por lo menos tan grande como lo que uno puede pensar de una respuesta a una esvástica, pero me pregunto qué ha cambiado ahora.

Hace dos años y medio, yo estaba caminando con mis hijos durante la mañana del Shabbat y vi svásticas pintadas en una pared de Crown Heights, junto con el mensaje de que "Todos los judíos me podéis comer la polla". Las noticias locales lo recogieron, pero la oficina del Alcalde no retuiteó esa imagen. Tampoco vi condenas procedentes de San Francisco, Phoenix, o Moscú, tal como sucedió esta semana.

Así que es bueno que la Liga Anti Difamación haya tomado una posición en contra de un dibujo donde invita a matar a un hombre judío. Pero todavía pienso en cómo los alborotadores, en 1991, nos lanzaron piedras en 770 Eastern Parkway, rompiendo las ventanas de las casas judías, y gritaron "Heil Hitler" en Crown Heights, Y como la ADL calificó esos actos como un "asunto local".

Así que a medida que avanzamos hacia ese gran desconocido, creo que es fundamental que nos enfrentemos realmente al antisemitismo en todas sus formas. No es válido "despertar" ante el antisemitismo que nos rodea solamente cuando nos resulta conveniente detectar sus síntomas, pues supone ignorar su raíz fundamental. Ya se trate de la extrema derecha o de la izquierda, el odio con su rostro grotesco está tallado de ignorancia y oscuridad. Desde la comunidad hasídica hace tiempo que hemos aprendido que la mejor manera de enfrentarnos a la oscuridad es trascenderla: encender una cerilla y traer luz al mundo que nos rodea.

Labels:

Wednesday, November 23, 2016

Cómo lograr finalmente una oración igualitaria en el Muro Occidental - Liel Leibovitz - Tablet



No ha sido un mes fácil para los judíos americanos, más de dos tercios de los cuales votaron por Hillary Clinton y muchos de los cuales están aterrorizados por la elección de Donald Trump. A la lista ya creciente de malas noticias políticas, entonces no me da ningún placer agregar una más: las delicadas negociaciones sobre las oraciones igualitarias en el Muro Occidental (Kotel), que suscitaron un moderado optimismo a principios de este año han llegado a un muy público callejón sin salida después de que una coalición de rabinos, dirigido por los jefes de los movimientos no ortodoxos americanos Movimiento de la Reforma y Judaísmo Conservador, marcharon hacia la plaza del Kotel el 2 de noviembre y se enfrentaron inmediatamente a los agentes de seguridad y a unos enfurecidos fieles haredíes (ultra-ortodoxos).

Los rabinos estaban allí para protestar por el fracaso del gobierno israelí a la hora de poner en práctica su plan de dedicar un espacio ecuménico de oración en el lugar más sagrado del judaísmo. Aunque el Tribunal Supremo de Israel había dado al gobierno hasta el 17 de noviembre para explicar por qué aún no había puesto su plan en marcha, los rabinos de coalición no ortodoxa sintieron que habían esperado el tiempo suficiente. La protesta, tal como comentó más tarde a la prensa el rabino y dirigente americano del Movimiento de la Reforma, Rick Jacobs, fue "un acto de desobediencia espiritual".

Habiendo apoyado las oraciones igualitarias en el Kotel desde hace mucho tiempo, ciertamente simpatizo con la frustración de los rabinos no ortodoxos. Pero como alguien con mucha experiencia con el ritmo glacial y burocrático de los cambios en Israel, me preocupa la elección de esta táctica de línea dura y cómo podría echar por tierra los avances que tanto se necesitan y que se habían logrado en los últimos años.

Para empezar, incluso los más críticos con la demora del primer ministro Benjamin Netanyahu, a la hora de la ejecución del acuerdo que había firmado su propia administración, se ven obligados a darle el crédito de asumir esta espinosa cuestión en lugar de dejársela a los tribunales o tratar de sofocarla por completo. "Netanyahu", comentó el rabino Steven Wernick, director general de la Sinagoga Unida del Judaísmo Conservador, "no tenía que haberse involucrado. El hecho de que lo hiciera es significativo, y fue una muestra de un gran y valiente liderazgo". Sin embargo, continuó Wernick, "tenemos miedo de que no vaya a arriesgar el futuro de la coalición con este tema", y por lo tanto Wernick y sus colegas se sintieron obligados a pasar a la acción y a las protestas.

Para algunos oídos israelíes, este enfoque traiciona, en el mejor de los casos, una profunda falta de comprensión de la cultura política israelí, un ecosistema animado por su propia y peculiar lógica bastante caótica, o en el peor, de mala fe por parte de los rabinos americanos no ortodoxos. "Hay dos posibles explicaciones para la forma en que el liderazgo de los movimientos de la Reforma y Conservador están manejando el asunto del Kotel", comentó un funcionario israelí. "Cualquiera de ellos demuestran no tener ni idea acerca de cómo funciona la política israelí, o bien piensan que tienen más que ganar no ayudando a la resolución. O tal vez ambas cosas".

Las conversaciones entre las denominaciones no ortodoxas y los funcionarios del gobierno han continuado lentamente y de manera constante durante los últimos meses, según fuentes israelíes familiarizadas con el tema, y al optar por un espectáculo público de discordia, estos rabinos no ortodoxos están empujado tanto a Netanyahu como a sus compañeros de coalición haredi a posiciones muy complicadas, lo que hace más difícil la resolución.

Esto es una lástima. El acuerdo, tal como observó correctamente el rabino Wernick, "es por el bien de todos", dando a los ultra-ortodoxos o haredis el acceso exclusivo a la plaza norte del Kotel, dedicando un espacio de oración igualitaria en el sur. La mayoría de los judíos de América, incluido yo mismo, apoyan firmemente este compromiso. Lo mismo ocurre con Netanyahu. Pero la política israelí, tal como los rabinos americanos no ortodoxos están aprendiendo de la manera más difícil, procede a su propio ritmo, y un acuerdo firmado es a menudo un trampolín hacia una discusión, no a su término. Con tiempo todavía en el reloj antes de la fecha límite impuesta por el Tribunal, y con conversaciones todavía en curso, las denominaciones no ortodoxas deberían reconsiderar sus tácticas. Si se alejan aún más de Netanyahu - varios de los líderes de la coalición no ortodoxa emitieron muy fuertes condenas este mes contra el primer ministro -, corren el riesgo de una mayor profundización de la brecha entre Israel y la comunidad judía estadounidense, una ruptura que el acuerdo sobre el Kotel haría mucho por sanar. Y Netanyahu, tal como estos rabinos pueden muy bien aprender por las malas, es su mejor oportunidad para una resolución: cualquier otro previsible ocupante de la oficina del primer ministro es probable que sea significativamente más dependiente de los partidos haredim a la hora de formar una coalición estable que el propio Netanyahu, ya que éste puede apelar a socios alternativos de la izquierda y la derecha, incluso si los ultra-ortodoxos deciden dejar su gabinete.

Si el movimiento igualitario en verdad desea insistir en avanzar en una resolución, y si verdaderamente están más interesados ​​en ello que en buscarse problemas con Netanyahu con el fin de reunir a sus fieles liberales de vuelta a casa, debe hacer dos cosas inmediatamente. En primer lugar, debe abstenerse de realizar más teatro callejero y dirigir las cosas hacia la única manera que funciona en Israel - y posiblemente en todas partes -, hacia laboriosas negociaciones, con frecuencia defectuosas, pero finalmente efectivas. En segundo lugar, debe construirse una coalición más amplia comprometida con la libertad religiosa como principio universal, independientemente de las tendencias políticas particulares. Una manera de hacerlo es apoyar el movimiento cada vez mayor, en Israel y los Estados Unidos, que exige que a los judíos se les permita rezar en el Monte del Templo. Si la apertura del Kotel para la oración ecuménica es el único resultado lógico de una visión del mundo liberal que aboga por la libertad de religión, sería lógico exigir la misma libertad para los judíos que desean orar en el lugar del antiguo templo.

Es de esperar que los movimientos no ortodoxos reconsideren su enfoque, amplíen su atractivo y eviten más conflictos innecesarios con el gobierno israelí. Hay demasiado en juego para que las maniobras políticas anulen el auténtico objetivo.

Labels: ,

Sunday, November 20, 2016

Los fantoches de la exquisita y pseudomoralista prensa progresista americana y británica prestos a blanquear al sangriento dictador sirio.



El régimen de Bashar al-Assad ha conseguido un grotesco éxito de relaciones públicas utilizando a una serie de destacados periodistas estadounidenses y británicos de medios liberales como The New York Times, la National Public Radio, The Washington Post y The New Yorker, los cuales han participado sin aparentes problemas para su exquisita conciencia moral en una conferencia diseñada para legitimar al líder genocida de Siria.

La conferencia  celebrada en Damasco a finales de octubre, fue organizada por la Sociedad Británica de Siria, una "fundación", presidida por el suegro de Assad, el médico londinense Fawaz Ahkras . El principal propósito de la conferencia parece ser la recaudación de dinero para el régimen y su esfuerzo de guerra, además de aliviar las sanciones contra las principales figuras del régimen.

Por cierto, no han faltado tampoco los activistas y profesionales anti-Israel, alguna de los cuales utilizó el tema de Israel como excusa para su asistencia (una visita al Líbano para comprobar el estado de la "resistencia"), generando una tormenta dentro de ese mundo entre los contrarios al régimen de Assad.

Leer aquí


Labels:

Gran artículo: El estilo "Paz Ahora" de los derechistas israelíes - Evelyn Gordon


Colonos de un puesto avanzado

La elección de Donald Trump como presidente ya ha tenido un efecto negativo: parece que ha convertido a la mayoría de los ministros del gabinete israelí en izquierdistas radicales. Obviamente, no quiero decir que han comenzado a adoptar la agenda política de los izquierdistas. Pero parecen haber adoptado las demandas infantiles de los izquierdistas radicales para la ejecución inmediata de su propia solución para el conflicto palestino-israelí, independientemente de la magnitud del daño que puedan causar en el mundo real.

La mayoría de los ministros - aunque no el primer ministro Benjamin Netanyahu - parecen apoyar una solución de un único estado, y desde que Trump ha ganado, están exigiendo grandes pasos hacia su implementación: ampliación sin restricciones en los asentamientos, legalización de los asentamientos ilegales y la anexión de más o menos el 60% de Cisjordania (zona C). Como primer paso, la coalición de gobierno decidió a principios de esta semana apoyar un controvertido proyecto de ley que legalizaría a muchos (aunque no todos) puestos avanzados construidos en tierras palestinas de propiedad privada. El proyecto de ley pasó su lectura preliminar en la Knesset este miércoles. El propio Netanyahu se opuso, pero ante el temor a enfrentarse a una revuelta, tanto en su gabinete como en su partido, y se abstuvo de utilizar sus prerrogativas para detener el proyecto de ley

Para que quede claro, nadie, ni siquiera en la coalición, espera que el proyecto se convierta en ley. Su paso por una lectura preliminar fue principalmente una manera de hacer una declaración. Pero incluso si realmente apoyan el proyecto de ley, dicho avance en estos momentos sería particular estúpido. Y eso es cierto incluso si de alguna manera podría descontar los dos objeciones más obvias para tal sincronización.

La primera de ellos, por supuesto, es que Barack Obama sigue siendo el presidente durante otros dos meses y podría utilizar ese tiempo para realizar varios movimientos anti-Israel. Por lo tanto, lo último que necesita el gobierno de Israel es dar un impulso adicional a tales movimientos dando la impresión de abandonar su preciada solución de dos estados.

La segunda es que antes de tomar medidas unilaterales, es de sentido común tratar primero de coordinar los movimientos con la administración entrante en los Estados Unidos, sobre todo desde que los asesores de Trump parecen haberlo solicitado explícitamente según la prensa. Si Trump, por ejemplo, estuviera dispuesto a apoyar la construcción en las áreas más críticas para Israel a cambio de una razonable contrapartida, esto sería mucho mejor que comprobar como cada nuevo hogar se convierte en un gran conflicto con Washington, como ha sucedido durante los últimos ocho años. Y si Trump se niega a dar cabida a las necesidades de Israel, habrá un montón de tiempo para los pasos unilaterales después de que asuma el cargo el 20 de enero.

Pero incluso en un mundo de fantasía en el que nadie en Washington se opusiera a la construcción en cualquier parte de Cisjordania, moverse a toda velocidad hacia una agenda de un sólo Estado en estos momentos sería irresponsable, porque el mundo podría convencerse de que Israel estaría abandonando, o se opone, a la solución de dos estados, pudiendo presionar para una solución inmediata de un único estado y solicitando rápidamente para los palestinos el derecho a voto. E Israel simplemente no está listo para una solución de un único estado en estos momentos.

En primer lugar, aun suponiendo que el mundo dejara que Israel ignorara Gaza y se anexionara solamente Cisjordania, los judíos representarían apenas al 66% de todos los residentes en Israel y Cisjordania, de acuerdo incluso con los cálculos más optimistas. Dado lo controvertido de estos cálculos, apostar por el futuro de un Estado judío sería aventurado. Pero incluso si son exactos, seguiría dejando a Israel con una minoría árabe de 34%. Y esa minoría, en combinación con el apoyo de los israelíes de izquierda, sería suficiente para borrar todo vestigio del carácter judío de Israel, a pesar de que la mayoría de los israelíes de izquierda siguen siendo sionistas. ¿Por qué? Debido a que la izquierda no sionista ha demostrado en repetidas ocasiones ser capaz de persuadir a los partidos sionistas de izquierda para que abandonaran diversos aspectos de la identidad judía de Israel que de alguna manera consideran en contradicción con la "democracia" y los "derechos humanos". Y cuanto mayor sea el bloque combinado de árabes y de izquierda no sionista, más fácil será para ellos arrastrar a la vacilante izquierda sionista a su lado.

Un segundo problema es el económico: Europa, que está mucho más comprometida con un Estado palestino que los propios palestinos, todavía representa alrededor de un tercio de las exportaciones de Israel, por lo que posibles graves sanciones europeas podrían devastar la economía de Israel. La mayoría de los gobiernos europeos actualmente no tienen ningún interés en la imposición de dichas sanciones. Pero si Israel parece abandonar la solución de dos estados, eso fácilmente podría cambiar, sobre todo teniendo en cuenta el poderoso lobby anti-Israel de Europa.

El problema final es diplomático. Dudo que los republicanos abandonen a Israel sobre este tema, pero hay muchas razones para pensar que sí lo harían los demócratas, y el poder en Washington cambia de manos sobre una base bastante regular. Por lo tanto, a menos que Israel encuentre un sustituto diplomático al respaldo de los Estados Unidos, y no veo ninguno en el horizonte en estos momentos, no puede permitirse el lujo de alienarse completamente a los demócratas.

Ninguno de estos problemas es necesariamente permanente. Por ejemplo, durante los últimos años, la fertilidad judía ha aumentado de forma constante, mientras que la fertilidad árabe ha caído. Esta misma semana, la Oficina Central de Estadísticas de Israel informó que por vez primera desde el establecimiento de Israel en 1948, la tasa de fertilidad judía ha igualado a la de los árabes israelíes: la primero ha aumentado a 3,13 hijos por mujer (de 2,6 en 2000), mientras que la árabe se ha reducido a 3,13 (de 4,3 en 2000). Israel también ha estado trabajando duro para diversificar su comercio y por lo tanto reducir su dependencia económica de Europa, y este esfuerzo podría finalmente dar frutos. O tal vez las circunstancias cambiantes permitirían algún día persuadir a Europa y a los demócratas americanos de que la estadidad palestina es una mala idea.

Pero en un futuro previsible no existe una solución viable al conflicto que no sea una solución de dos estados, no desde luego la de un único Estado, y no cualquiera de las opciones más esotéricos que se han propuesto. Tampoco nadie puede predecir qué tipo de solución podría ser viable en última instancia en el futuro. Por lo tanto, tiene mucho sentido que Israel mantenga abiertas todas las opciones, y eso incluye la opción de un único estado. Pero optar por un único estado en estos momentos no tiene más sentido que encerrarse en la de dos estados.

Todo lo que Israel puede hacer razonablemente en estos momento es manejar el conflicto, esperar el tipo de cambios que algún día podrían lograr que fuera resoluble, y asegurarse de que el país es lo suficientemente fuerte como para sobrevivir hasta entonces. Exigir una solución inmediata, ya sea de dos estados o de un único estado, es una receta segura para el desastre.

Labels: ,