Monday, December 31, 2012

Safed - Zeev Raban

Labels:

Friday, December 28, 2012

¿Por qué los cristianos parten de Belén? - Nadav Shragai - Israel Hayom



El precio del falafel en de Belén va de 5 a 10 shekels  (en Tel Aviv el promedio es de alrededor de 15 shekels). Las habitaciones de hotel son también mucho más baratas que las habitaciones de la vecina Jerusalén: sólo 25$ por noche. Incluso la industria de productos de Navidad ha logrado mantener los precios bajos gracias a las importaciones procedentes del Lejano Oriente. Muchos de los rosarios, adornos de conchas y figuras talladas de madera, a la venta aquí por unos 10 a 15 shekels, se fabrican en China. Pero a los turistas no les importa. Vienen en tropel. En los últimos años, Belén y sus 32.000 residentes han contemplado un renacimiento financiero, principalmente gracias a un gran auge turístico.

La ciudad, que exportó una serie de ataques terroristas mortales hacia Jerusalén durante la Segunda Intifada, permanece hoy en día tranquila. En 2009 un millón de turistas visitaron Belén para celebrar el nacimiento de Jesús. En 2011, el número de turistas se elevó a 1,5 millones de personas (cerca de las tres cuartas partes del número total de turistas que visitaron la Autoridad Palestina todo el año pasado). Este año, tal vez una nueva marca se establecerá.

Muchos nuevos hoteles se han abierto en la ciudad. El más lujoso de ellos es el Intercontinental, que da a la Tumba de Raquel en el lado israelí de la barrera de seguridad. Financiado por el gobierno francés, un gran centro comercial se ha construido en la parte sureste de la ciudad. Un nuevo centro de convenciones fue abierto recientemente cerca del área de las piscinas de Salomón, donde a veces grupos de israelíes todavía suelen ir de excursión. Recientemente, y con gran disgusto de Israel - por lo que suponía de reconocimiento de la Autoridad Palestina -, la UNESCO convirtió a la Iglesia de la Natividad en Patrimonio de la Humanidad, el primer lugar de este tipo de la Autoridad Palestina.

Pero a pesar de todo eso, durante todos los días del año Belén es una ciudad musulmana. Los cristianos, que antes eran la mayoría, están continuamente abandonando el lugar de nacimiento de Jesús, aunque a un ritmo más lento en estos días. Según el municipio, el 40% de los residentes de Belén son cristianos, pero los datos no oficiales indican que el porcentaje es realmente más bajo.

El Dr. Amnon Ramon, del Departamento de Religión Comparada de la Universidad Hebrea, quien recientemente publicó un libro titulado "Los cristianos y el cristianismo en el Estado judío", nos dice que si nos remontamos a 1995 el porcentaje de cristianos en Belén era de un 35%. Otros expertos estiman que en la actualidad sólo representan entre el 20% y el 25% de la población.

"El cambio demográfico mas importante y perceptible en la ciudad se remonta a 1948", recuerda el veterano periodista Danny Rubinstein, quien ha estado estudiando a los palestinos y escribiendo sobre ellos en los últimos 45 años. "En esa época, Belén contempló una afluencia de miles de refugiados musulmanes de las aldeas del sur de Jerusalén, y tres campos de refugiados se erigieron".

Rubinstein cree que los cristianos siguen emigrando de la ciudad "porque la nacionalidad árabe en general, y específicamente la nacionalidad palestina, se ha convertido cada vez más en una cuestión religiosa. Hubo un tiempo en que podías caminar por las calles de Belén y observar como sólo algunas pocas mujeres usaban el velo. En estos días rara vez se ve a una mujer que no está cubierto o no lleva el traje musulmán tradicional. La vida pública ha cambiado por completo, y los cristianos sienten que están atrapados en un gueto cultural y religioso".

Las manifestaciones de un sentimiento de asfixia por parte de los cristianos son variadas. Estas incluyen reuniones entre miembros de las dos religiones en la Universidad Católica local y las prohibidas relaciones amorosas entre parejas mixtas en este semillero bicultural. Estos romances producen graves crisis, especialmente en el lado musulmán, y es conocido que ha dado lugar a amenazas y, a veces, incluso a la violencia.

El incidente más famoso ocurrió cuando la hija de uno de los funcionarios cristianos de la universidad se enamoró de un hombre musulmán, se casó con él y se convirtió al Islam. Este matrimonio provocó graves problemas en ambas familias. En otro caso, una joven cristiana se refugió en el Patriarcado Latino de Jerusalén tras haber caído enamorada de un hombre musulmán cuya familia la amenazó de muerte. Las "brigadas de la modestia" afiliadas a Hamas recorren las calles de Belén y ordenan a las jóvenes cristianas a modificar su código de vestimenta, y no siempre de una manera agradable.

Recientemente, un muecín (la persona de la mezquita que llama al pueblo a la oración) se le oyó decir algo que fue considerado inaceptable incluso en la cada vez más rápidamente islamizada Belén: "Después del sábado viene el domingo",  lo que quiere decir que después de que se haya terminado con los judíos, vendrán después los cristianos (en alusión a los días festivos de ambas religiones).

Añádase a esto el conflicto permanente con Israel, especialmente durante la Segunda Intifada, y la desafortunada posición de los cristianos entre las dos partes combatientes. Los dirigentes religiosos cristianos de Belén favorecieron claramente la identificación con la parte palestina. Encabezando ese frente anti-Israel el ex patriarca latino de Jerusalén, Michel Sabbah, el obispo anglicano y el arzobispo griego. Esta trinidad religiosa mostró más orgullo nacional palestino que un buen número de palestinos musulmanes. Y los tres ratificaron su lealtad a la causa palestina precisamente de la misma forma que muchas otras pequeñas minorías cristianas en el Oriente Medio, esforzándose por demostrar su nacionalismo religioso para probar su lealtad. Así es como ha pasado en Siria, en el Líbano, en Egipto, y aquí también.

Pero incluso ellos, y Yasser Arafat, quien solía hacer hincapié en la cooperación entre musulmanes y cristianos en la construcción de la nación palestina (Arafat se había casado con Suha, de familia cristiana), no pudieron detener el acoso que sufrieron los cristianos de Belén y de sus alrededores a lo largo de los años.

Beit Jala, un pueblo cristiano en las afueras de Belén, ha sido testigo de más persecuciones que el propio Belén. Hace unos diez años, Beit Jala fue utilizado para disparar contra el barrio judío de Gilo. Los tiradores eran musulmanes beduinos, muy activos en el Tanzim y Al Fatah, y muchos de ellos pertenecientes a la tribu Tamra. Ellos establecieron sus posiciones de tiro al lado específicamente de las iglesias, instituciones y hogares cristianos de la ciudad.

En su libro, el Dr. Amnon Ramon escribe como muchos hogares cristianos fueron dañados tras las consiguientes replicas y represalias del IDF. Según el libro, los residentes de Beit Jala pidieron a Arafat que interviniera y detuviera los disparos, pero los beduinos armados "se indignaron por dicha solicitud, por lo que irrumpieron en las casas de los residentes y exigieron un impuesto para la Intifada, amenazando con asesinar a cualquier persona que se negara a pagar y atacando a los cristianos".

Los periodistas Amos Harel y Avi Issacharoff describen a estos palestinos armados en su libro "La Séptima Guerra: Cómo ganamos y cómo perdimos la guerra con los palestinos", como una mezcla de matones callejeros, vendedores de armas y ladrones de coches, junto con los combatientes oficiales de Fatah.

Amnon Ramón dice que los documentos incautados por Israel durante la Operación Escudo Defensivo de 2002 revelaron que, durante la Segunda Intifada, los palestinos cristianos y las instituciones cristianas en Belén y sus alrededores sufrieron un hostigamiento a manos de las milicias armadas (algunos de ellas pertenecientes al Tanzim y a la Brigada de los Mártires de Al Aqsa). Los documentos presentaban pruebas de que las milicias causaron daños a los monasterios y a otras instituciones religiosas, extorsionaron a empresarios cristianos, comprometiéndoles en actividades criminales y apropiándose de terrenos de los cristianos que sin defensa legal posible perdieron su propiedad. Los mecanismos de seguridad palestinas ignoraron las denuncias presentadas por los cristianos. Esto sirvió para acelerar la emigración de cristianos de la zona.

Las cosas son diferentes ahora. Pero aún así, los cristianos de Belén tienen miedo de dar sus nombres en las entrevistas por temor a represalias. Ellos creen que este alivio es temporal. De hecho, sus líderes trataron de unir fuerzas con Israel en tres ocasiones desde 1967. Fallaron en dos ocasiones y sólo tuvieron un éxito parcial en una ocasión. La primera vez fue después de la Guerra de los Seis Días, cuando 550 de los ancianos (y dirigentes) de Belén pidieron al gobierno del entonces primer ministro Levy Eshkol que anexionara su ciudad al territorio israelí, por lo que los máximos lugares santos cristianos - la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén y la Iglesia de la Natividad en Belén - estaría bajo nacionalidad israelí. La petición fue denegada a causa de las preocupaciones demográficas.

La segunda vez fue poco antes de que Israel se retirara de Belén según los Acuerdos de Oslo. El entonces alcalde de Belén, Elías Freij, pidió al entonces primer ministro Yitzhak Rabin que no saliera (el IDF) de la ciudad. Expresó su profunda preocupación por la suerte de los cristianos de su ciudad. Rabin accedió a posponer la retirada sólo si las autoridades de la Iglesia, pública y oficialmente, hacían dicha petición. La Iglesia se negó, y, un mes después del asesinato de Rabin, Israel se retiró.

La tercera vez tuvo lugar con el establecimiento de la barrera de separación en 2003. La barrera cortaba a Jerusalén de su entorno natural y dificultaba el viaje entre Belén y Jerusalén, especialmente para los peregrinos y turistas. El hecho de que muchas instituciones cristianas y gran parte de las propiedades de la Iglesia adyacentes a la barrera se mantuvieran en el lado palestino, hizo las cosas aún más difíciles para los cristianos. Los líderes de la Iglesia se acercaron al gobierno israelí y solicitaron cambiar el trazado de la barrera para que algunas de las instituciones permanecieran en el lado israelí. Esta vez, Israel fue más servicial y después de una negociación entre las autoridades de Defensa de Israel y el Vaticano, el trazado de la barrera se alteró.

Olas de emigración cristiana similares se han registrado en todo el Oriente Medio en los últimos años. Unos 100.000 cristianos egipcios salieron de Egipto a la luz de los acontecimientos que allí. sucedieron. Decenas de miles de cristianos salieron de Irak. Unos 25.000 cristianos salieron de Beit Jala, principalmente rumbo a América del Sur, y particularmente hacia Chile. Sólo 6.000 cristianos siguen viviendo en esa ciudad.

Las últimas cifras de la Oficina Central de Estadísticas indican que la población cristiana de Jerusalén también disminuye. En 1946, la población cristiana de Jerusalén era de 31.000 personas (alrededor del 19% de la población de la ciudad); en 1967, la población cristiana se había reducido al 4,1% de la población de la ciudad. Hoy en día, sólo hay 14.500 cristianos en Jerusalén, representando a menos del 2% de la población de la ciudad. Más allá de la sensación de estar en un estado de sitio como minoría inmersa dentro de una mayoría musulmana, esta disminución de la población también se agudiza y se ve afectada por la tasa de natalidad relativamente baja entre los cristianos árabes. Tanto Amnon Ramón como David Rubinstein hablan sobre el temor de que la población cristiana en Jerusalén y en Judea y Samaria desaparezca por completo, convirtiéndose sus lugares sagrados en no más que museos, sin comunidades que vivan allí.

Pero mientras tanto, los líderes de la Autoridad Palestina en Belén están tratando de remediar los errores de sus predecesores. Aunque Hamas está representada en el municipio de Belén, la alcaldía se reserva para los cristianos.

Tanto el alcalde saliente, Dr. Victor Bataresh (77 años), como el alcalde entrante, Vera Baboun, afiliado a Fatah, centran sus esfuerzos en hacer del turismo el "futuro de Belén". Uno de los medios para lograr esto es la limpieza. Las calles de Belén se limpian tres veces al día. Sólo recientemente la Autoridad Palestina llegó a un acuerdo con el Ministerio de Turismo de Israel para permitir que guías turísticos palestinos dirijan a los grupos de turistas a través de territorio israelí, y viceversa. Los guías turísticos palestinos comentan a sus grupos de turistas la historia de la crucifixión de Cristo y expresan su deseo de que se elimine la barrera de seguridad que en la actualidad separa Belén de Jerusalén. Esta barrera no es beneficiosa para los residentes de Belén.

El profesor Salim Munier, residente del barrio de Abu Tor de Jerusalén, ha estudiado la identidad étnica de los palestinos cristianos de Israel y de la Autoridad Palestina durante muchos años. Sus resultados indican que el palestino cristiano está más preocupado por las cuestiones financieras, y generalmente emigrará por razones económicas. La segunda razón más frecuente para la emigración es la presión del grupo, y sólo en tercer lugar está la sensación de asfixia cultural o religiosa.

"La barrera de separación", dice Munier, "tuvo un efecto muy negativo sobre los residentes cristianos cuyos lazos con Jerusalén, en términos de familia, amigos, religión y comunidad, eran muy fuertes. Fue como cortar un hombre por la mitad, y causó mucha frustración. A esto se añade la tentación, las relaciones familiares y financieras que ya existen en el exterior, y unos niveles de educación relativamente altos entre los cristianos, los cuales por lo general hablan varios idiomas, y todo ellos nos muestra por qué los cristianos han abandonado más esta zona que los musulmanes. A partir de hace poco la emigración casi se ha detenido", concluye. "Tenemos muchas esperanzas en la paz. Entendemos plenamente que, en ausencia de un acuerdo, las cosas sólo pueden empeorar".

Amnon Ramon concluye mencionando que la tendencia israelí de “presentar a los cristianos de Belén como personas que constantemente sufren a manos de los musulmanes”, en esencia trata de explotar la situación cristiana como medio para atacar a los palestinos. Esto provoca represalias de parte de los palestinos, que están constantemente tratando de demostrar lo bien que son tratados los cristianos. Ambas partes exageran".

Amnon Ramón cree que "cuando hay un liderazgo estable en Belén, como lo hay ahora, la situación de los cristianos se vuelve justa. Sin embargo, cuando hay caos y el liderazgo es inestable, al igual que durante los años de la Intifada, la situación de los cristianos se vuelve muy mala. A diferencia de los musulmanes, ellos no tienen el apoyo de las grandes familias musulmanas que protegen al individuo, y tampoco tienen armas de fuego, por lo que en tiempos de crisis su estado se debilita".

Labels: , ,

Los giros del Yedioth Ahronoth – Dror Eydar – Israel Hayom



El Yedioth Ahronoth ha puesto en práctica toda clase de sofisticados y vergonzosos trucos, pero ha fracasado. El público israelí es más inteligente de lo que el periódico pensaba.

El periódico que tuvo una vez un país [un juego de palabras “periódico del país", que es el mensaje del marketing del Yediot] se ha quedado con un imperio en los medios de comunicación y la disminución de su audiencia. Su titular del martes fue: "Una muy relevante figura política realiza una crítica mordaz: Netanyahu lleva el país al desastre”. Dios mío, ¿no es eso lo que todos los partidos, periódicos e instituciones de la izquierda nos han estado pregonando en cada ocasión?

Esa "relevante figura política", quien con una valentía inusual no se ha dado a conocer, puede ser la líder de Hatnuah Tzipi Livni, o bien el ex primer ministro israelí Ehud Olmert, o el presidente Shimon Peres, o inclusive el editor del Yedioth Arnon (Noni) Mozes. ¿O quizás un popular actor, o el director Menashe Noy, o bien otra figura del mundo del espectáculo?

También puede ser una figura ficticia. ¿Cuál es la diferencia? ¿Importa realmente? Todas las afirmaciones realizadas en el artículo se han reciclado ad infinitum por esos que nos han llevado a la difícil situación en la que estamos con relación a las cuestiones políticas y de seguridad en nuestro país, una situación de la que el gobierno de Netanyahu está tratando de liberarse.

¿Quién trajo a una banda de terroristas hasta el corazón de nuestro país y los armó? ¿Quién nos convenció de cantar canciones acerca de hacer el amor y no la guerra, mientras que nuestros enemigos se preparaban para un perpetuo estado de guerra con nosotros? ¿Quién está promoviendo una base terrorista de Hamas a sólo unos pasos de distancia del Ben-Gurion International Airport? ¿Quién está difamando a Israel y a su gobierno ante los ojos del mundo? ¿Y quién está usando fondos extranjeros en un intento de disolver la sociedad nacional judía?

Parece que esa "relevante figura política" no ha estado viviendo en el país durante los últimos 20 años, o quizás solo haya estado escuchando al comentarista del canal 2 Amnón Abramovich o leyendo al columnista del Yedioth Nahum Barnea y a sus seguidores en los medios de comunicación israelíes, por lo que la realidad sólo juega un silencioso papel de mera estadística en sus evaluaciones políticas.

El presidente [de la Autoridad Palestina] Abu Mazen [Mahmoud Abbas] es el último líder palestino que será capaz de firmar un tratado de paz con Israel", decía el artículo. Y esto lo leemos una y otra vez, y aunque sea difícil de creer, la izquierda parece haber perdido su capacidad de raciocinio.

Entonces, ¿Qué ha pasado con los Acuerdos de Oslo? ¿Qué ventajas ha tenido la retirada de la Franja de Gaza después de todo? ¿Y en qué estaba pensando Olmert cuando sus concesiones a los palestinos llegaron a tal punto que hasta Livni no pudo estar de acuerdo?

Pero no importa Livni, e inclusive que el propio y valiente Abbas huyera de tales concesiones. Ellas representaban todo lo que se necesitaba para que Abbas firmara un acuerdo que pusiera fin al conflicto de su pueblo con los judíos. "Él estaba dispuesto a firmar el fin del conflicto", nos dice la "relevante figura política". Alguien tendría que recordarle el discurso de Abbas en árabe sobre dicho “acuerdo”, Están disponibles traducciones en Internet.

De hecho, nuestro hombre ha llegado hasta decir en inglés que “nunca reconocerá a Israel como la patria judía”. ¿Qué podemos entonces firmar con él? Y si además las encuestas palestinas muestran que el primer ministro de Hamas Ismail Haniyeh recaba más apoyo palestino que Abbas, ¿cómo podemos aventurarnos a suponer que un acuerdo con Abbas perdurará?

Esas fueron las mismas personas que trataron de vendernos un tratado de paz con Siria. Piensen en un millón de sirios mirando hacia abajo, es decir, hacia nosotros, desde los Altos del Golán, y todo ello en medio del caos sangriento que existe actualmente en ese país. ¿Lo entienden ahora? ¿Quién realmente está poniéndonos en peligro, a nosotros y a nuestro futuro?

Pero para un periódico que tuvo una vez un país y que hoy ha convertido a ese país en un blanco al que atacar, todo esto no tiene importancia. El problema no es Hamas, Irán o el invierno islámico que nos afecta a todos. El problema es Netanyahu. Lean el Yedioth Ahronoth y los artículos increíblemente llenos de odio en el Haaretz (y cómo los que aparecen en su edición en inglés son recuperados y citados por una gran cantidad de web antisemitas). Solo es necesario escuchar los comentarios en la radio y la televisión y podremos entender por qué este grupo ya no debe tener influencia sobre nuestro futuro.

Hace diez años, el Yedioth controlaba el 60% de los medios de comunicación en Israel. Piensen en eso un poco y se sorprenderán. Con un control tal, Noni Mozes y sus irresponsables compañeros podían presentar todas las terribles atrocidades en el mundo que nos rodea como nada más que hummus en Damasco, baklava en la Mukata y la celebración de la shuhada (suicidas) en Gaza, mientras que al mismo tiempo silenciaba todas aquellas voces racionales que se oponían a las desastrosas medidas de los denominados "movimientos por la paz".

Todavía recuerdo el titular engañoso en el Yedioth durante nuestra retirada unilateral de Gaza en 2005: "Un judío no derrama ácido sobre otro judío", lo que fue nada más que un vergonzoso intento de deslegitimación de los pioneros judíos, que por supuesto no hicieron tal cosa como  rápidamente se desveló después de que esos supuestos incidentes fueron divulgados. A la banda de Mozes no le importó verter ácido verbal sobre sus hermanos mientras que al mismo tiempo purificaba las atrocidades palestinas con una gran variedad de maneras. Y ahora acusan a Netanyahu de conducirnos a un estado al que ellos mismos han contribuido sino creado.

A los medios de comunicación le encanta hacer bromas acerca de las luchas de poder entre los ultra-ortodoxos. Pero esas “luchas religiosas” no son nada si las comparamos con el fervor religioso de los izquierdistas mesiánicos. Como si la realidad no hubiera cambiado ante nuestros ojos, como si ellos no lo hubieron intentado y nosotros pagado suficientemente las consecuencias,  estos delirantes “ultra-ortodoxos del la paz” siguen siendo inmutablemente leales a su sistema de creencias ampliamente desacreditado.

Después de que el plan para traer de vuelta a Olmert fracasara, al igual que el posterior retorno de Livni, recurren ahora a ayudar a cualquier otra persona que tenga la oportunidad de dañar la imagen del Likud-Beytenu. Un gran partido que no será excesivamente influenciado por otros partidos satélites sin tanta aprobación como él. En el Yedioth ya están anticipando la presión y las luchas que finalmente derrocarán al próximo gobierno. Y al diablo con la verdad.

Labels: , ,

Benzion Netanyahu, de la Inquisición a la política israelí - Txema Montero - Deia


Un bastante sorprendente artículo, por lo inesperado en el país del buen rollito, escrito por uno de los factotum financieros del nacionalismo vasco y publicado el 26 de Mayo pasado. Manifiesta ciertas incongruencias y un final bastante sui generis, pero resulta bastante interesante.

El pasado 30 de abril se celebraba un funeral muy especial en el cementerio Givat Shaul de Jerusalén. El primer ministro Benjamin Netanyahu tomó la palabra haciendo propias las del fallecido: "Quien no conoce el pasado, no entiende el presente y quien no entiende el presente no puede prever el futuro". También admitió que su política se basaba en otra máxima del difunto: "La condición necesaria para la existencia de los seres vivos, y de la nación, es identificar un peligro en el tiempo". ¿Qué personaje tan influyente para su pensamiento político motivaba la presencia del primer ministro en su funeral? Se trataba de Benzion Netanyahu, su padre, muerto a los 102 años. Nacido en Varsovia, hijo de Nathan Mileikowsy, un ilustrado rabino, Benzion emigró con apenas diez años a Palestina. Cursó estudios en la Universidad Hebrea y procedió a cambiar su apellido, al uso de la época, por el de Netanyahu, seudónimo que significa Regalo de Dios y que su padre utilizaba para firmar sus escritos.

Benzion Netanyahu se inició en la política en Nueva York en los años previos a la Segunda Guerra Mundial bajo la órbita de Zeev Jabotinsky, líder de la fracción revisionista del movimiento sionista, y mantuvo una ideología derechista toda su vida. Tal grupo, antecedente del partido Likud ahora en el gobierno, era partidario del Eretz Israel o Gran Israel, es decir, de un Estado judío que, como en tiempos del rey David, incluyera al Israel actual más los territorios palestinos. Consideraba además que los palestinos no existen como tales pues no serían otra cosa que población árabe dentro de Israel. No es de extrañar que, cuando en 1948 Israel consiguió la independencia, Benzion se opusiera a la misma al no aceptar la división territorial que conllevaba. Por si fuera poco, la nueva clase dirigente israelí, liderada por Ben Gurion, era de izquierdas y contraria al Eretz Israel, así que Netanyahu volvió a EE.UU. para proseguir su carrera académica, toda vez que su ideología obstaculizaba su promoción universitaria. Al menos, esa era su queja.

Asentado junto con su familia en Estados Unidos, inició una brillante carrera como profesor de historia medieval europea en la Universidad de Cornell (Nueva York), adquiriendo gran reputación como uno de los mayores expertos, si no el principal, en la Inquisición española y, en concreto, en el estudio de la motivación de la persecución de los judíos, primeras y numéricamente más importantes víctimas entre las causadas por los procesos inquisitoriales.

Su gran obra, en la que invirtió la mayor parte de su vida, se titula Los orígenes de la Inquisición y está dedicada "con nunca mitigado dolor" a su hijo Jonathan, oficial del Sayeret Matkal, los comandos especiales del Ejército de Israel. Jonathan, Yoni de nombre familiar, era el superior al mando del destacamento que liberó a los 103 rehenes judíos pasajeros de un vuelo de Air France secuestrado y desviado hasta el aeropuerto de Entebbe (Uganda) por un grupo terrorista alemán en 1976. Yoni, héroe nacional, fue el único militar muerto en la operación. Este trágico suceso decidió a la familia Netanyahu a regresar a Israel, donde Benzion prosiguió su carrera universitaria y su hijo Benjamin (de nombre familiar Bibi) inició la suya política hasta alcanzar la actual responsabilidad de primer ministro.

En Los orígenes de la Inquisición (Editorial Crítica, 1999), Netanyahu desarrolla una tesis tan novedosa como provocativa para los historiadores. Sostiene que la Inquisición española respondía más a una finalidad racista que a motivos religiosos; que la mayoría de los "marranos" (judíos conversos) eran cristianos sinceros y no fueron condenados por razones de fe sino porque su rápido ascenso social al servicio de los reyes suscitó la enemistad de los que envidiaban su fortuna y despreciaban su raza, quienes acabaron consiguiendo que los Reyes Católicos los abandonasen a merced de sus enemigos para desviar la agitación de unas masas que podían haber puesto en peligro la propia monarquía. En suma, que las clases populares alentaron la creación de la Inquisición. Por si fuera poco, la tesis de Netanyahu desviste la siempre más aceptable excusa de la persecución religiosa para mostrar en toda su desnudez la realidad de un móvil basado en la envidia, la codicia y el resentimiento.

Como punto de partida de su tesis, Benzion cita al célebre historiador alemán Theodor Mommsen: "El odio al judío y la incitación contra él son tan viejos como la Diáspora misma". Los judíos, forzadamente obligados a emigrar, se encontraron en cada país con los problemas derivados de ser minoría, esa ley de hierro de las relaciones de grupo que Netanyahu define como "la tolerancia de una mayoría en relación con una minoría disminuye con el empeoramiento de la situación de la mayoría, especialmente cuando es paralela a una mejora constante de la situación de la minoría". Si se sustituye "minoría" por "inmigrantes" se observa lo actual de la afirmación.

Centrado ya en la historia de los judíos en España, Netanyahu señala como causas de su persecución las siguientes:

En primer lugar, la creciente influencia de las ciudades desde la reconquista de Toledo (1085) y su habilidad para sonsacar a los reyes leyes especiales que les negaran a los conversos una posición de igualdad.

En segundo lugar, el auge del poder económico de los conversos.

En tercer lugar, la rivalidad política entre cristianos viejos y conversos. Habiendo conseguido el desalojo de los judíos de los puestos claves del gobierno, los cristianos viejos observaron que los reyes daban empleo a los conversos en la administración de las ciudades, prestigiándolos ante los pobladores y socavando así su hasta entonces base social.

Una vez afianzado su estatus urbano, los conversos iniciaron su ascenso hasta alcanzar poder nacional, llegando a ser miembros de la nobleza alta y baja y del clero. Nada pudo herir tanto a los plebeyos viejo-cristianos o "cristianos viejos" como la formación de una nobleza conversa. Es la cuarta causa que motivó su persecución, al parecer, de Netanyahu.

Fue una desgracia para los conversos que el viejo conflicto entre la corona y las oligarquías de las ciudades castellanas culminara cuando los conversos alcanzaron su mayor cuota de poder político y económico. El rey Juan II se inclinó por los conversos, a quienes veía más leales que los cristianos viejos. Y estos concluyeron que pronto estarían a los pies de los novo-cristianos, lo que les llevó a una resistencia activa contra su expansión, quinta causa y motivo de gran resentimiento.

La oportunidad para la resistencia activa llegó con motivo de la gran rebelión de Toledo en 1449, que sacó a la superficie una nueva fuente de odio que llevaba largo tiempo germinando. La rebelión se sustentaba en el principio de que los conversos son por naturaleza maliciosos y por tanto no pueden convivir en sociedades basadas en principios morales, menos aún en una sociedad cristiana. Si eran inmorales por su naturaleza, su conversión era falsaria y por tanto no podían ser sujetos de derecho canónico o civil por lo que no deberían tener derecho a cargos públicos. Esta pretensión de inhabilitación de los conversos para la vida pública constituyó la sexta causa en la justificación de la persecución de los judíos.

La séptima y gran causa se asentaba en la búsqueda de la identidad y unidad española. En el siglo XV, la identidad nacional española era casi inexistente. Al identificar un enemigo por lo demás acechado desde tantos flancos (cristianos viejos, pobladores de las ciudades, oligarquías, nobleza, anticonversos ya abiertamente racistas), consiguieron amalgamar un principio de conciencia nacional, lo que llamaríamos hoy "una cierta idea de España". Sin la difusión de las acusaciones, reproches y manipulaciones contra los conversos, nadie hubiera podido proponer fundar la Inquisición española. Ni esta hubiera alcanzado la extensión y el terror que consiguió de forma autónoma a la misma autoridad papal. La Inquisición en España fue netamente española, lo que en absoluto supone un juego de palabras.

La Iglesia había oficiado la estricta separación de judíos y cristianos en el Sínodo de Narbona en el 1050; la alternativa era, pues, conversión o separación. Los Reyes Católicos expulsaron a los judíos y conversos marranos mediante el edicto de 1492, dado en Granada después de completar la Reconquista y asentar su unidad nacional. La tuerca -y aquí cabe recordar la cita de Mommsen que da pie a la tesis de Netanyahu- giró hasta el fondo siglos después con los nazis que decretaron el exterminio de los judíos en la Conferencia de Wannsee, Berlín, en 1942. El encadenamiento histórico resultó perverso y los tres eslabones enlazaron el "no tenéis derecho a vivir entre nosotros siendo judíos", con el "no tenéis derecho a vivir entre nosotros", para terminar con el "no tenéis derecho a vivir".

Los nazis, excelentes burócratas, solo tuvieron que aplicarse administrativamente, con orden y asesina determinación, para concluir la obra iniciada en el derecho canónico medieval y continuada por la Inquisición española. Al respecto, aconsejo la lectura de La Destrucción de los judíos europeos de Raul Hilberg (Akal 2005), monumental y minuciosa. En particular, los cuadros comparativos entre las legislaciones restrictivas contra los judíos a través de la historia europea y española y la legislación nazi. ¿Algún ejemplo? El marcado de las ropas judías con una insignia, decretado en el canon 68 del Cuarto Concilio de Letrán (1215) y su imitación en el decreto nazi del 1 de septiembre de 1941 obligando a llevar cosida la estrella de David en la ropa. El establecimiento de guetos obligatorios, ordenado en el sínodo de Breslau en 1267 y reiterado en la Orden del jefe nazi Heydrich el 21 de setiembre de 1939 decretando el establecimiento de guetos en Polonia. O la prohibición a los judíos para actuar como agentes en contratos, consignada en el Concilio de Basilea de 1434 y su clon legal del decreto nazi de 6 de julio de 1938 estableciendo la liquidación de las agencias inmobiliarias judías. Y se podría continuar con decenas de ejemplos más.

Netanyahu, en cualquier caso, se extralimitó cuando aplicó sus estudios históricos al presente político. Tal cosa resulta siempre una exageración o un error, pues las enseñanzas aportadas por las ciencias sociales ni se deben aplicar cual formula matemática ni determinan fatalmente el futuro toda vez que las conductas humanas dependen grandemente de lo imprevisible, lo fortuito o lo pasional. Por ello, el rigorismo del que Benzion hizo gala en su vida política, consecuencia de sus conocimientos históricos, le llevó a enormes dislates llegando incluso a denunciar como traidoras las políticas de su hijo [N.P.: confunde a Sharon con su hijo] al retirar de la franja de Gaza al Tsahal (Ejército de Israel) o por mostrarse favorable a que los palestinos tuviesen un Estado propio. Es posible que en contadas ocasiones el conocimiento de la historia posibilite la anticipación y, de hecho, el mismo Benzion advirtió de un segundo ataque contra las Torres Gemelas, como ocurrió tras el primer intento con coches-bomba, pero resulta inquietante cuando la prognosis le lleva a Benzion al anuncio del Apocalipsis. Porque ¿se puede pronosticar - como hizo Netanyahu padre, convenciendo esta vez sí a su hijo - que la combinación de petróleo-islam-bomba atómica iraní traerá el definitivo Holocausto para el pueblo judío que los nazis no pudieron culminar?

Su hijo, el primer ministro y su ministro de Defensa, Ehud Barak, lo creen a pies juntillas, pero afortunadamente ni la mayoría del Knesset (Parlamento israelí), ni el presidente Obama ni Hillary Clinton piensan del mismo modo. Quizás a los Netanyahu, duros entre los duros, les sobró dolor en su vida familiar, lo que les lleva a pensar en términos de Ley del Talión, y les falta el perdón compasivo que otro judío, Jesús de Nazaret, predicó a la humanidad con desigual resultado.

Acabo con una opinión muy personal y quizás aventurada: para los judíos creyentes solo hay un Dios. Él no es Cristo y Cristo no es Él. ¿Por qué razón un creyente ortodoxo judío ha de seguir las enseñanzas de quien no lo es? Netanyahu padre no lo hizo; su hijo, tampoco.



Labels:

Thursday, December 27, 2012

"Entre Ze'ev Jabotinsky y Menachem Begin", un libro de Yechiam Weitz - Shlomo Nakdimon - Haaretz



Por extraño que parezca, Yechiam Weitz, un historiador cuyas raíces son profundas en el movimiento obrero y cuya familia formó parte de los líderes y fundadores de las ramas políticas y de seguridad pre-estatales, ha abrazado la derecha sionista y revisionista, además de todos sus elementos constitutivos como el foco de su interés académico y de investigación. "Entre Zeev Jabotinsky y Menachem Begin" es su tercer libro sobre el tema, después de "Desde la militancia clandestina al partido político: El establecimiento del movimiento Herut, 1947 -1949" (2003) y "El primer paso para la llegada al poder: El movimiento Herut, 1949-1955" (2007). Y éste último libro, nos dice Weitz, no será el último de la serie.

"Entre Zeev Jabotinsky y Menachem Begin" es una colección de artículos de investigación publicados en los últimos años por Weitz, Profesor de historia en la Universidad de Haifa, los artículos de su ensayo se leen de manera diferente cuando se presentan reunidos en una única recopilación. Me parece interesante que el autor optara por lanzarse, como él mismo dice, a las fauces abiertas de una ideología que su abuelo Yosef Weitz y su padre Raanan Weitz habían deseado ardientemente que desapareciera de la faz de la tierra.

En un esfuerzo para asegurar una ausencia de sesgo en la investigación, Weitz presentó sus ensayos para su revisión a Arye Naor, un profesor emérito de Política y Administración pública en la Universidad Ben Gurión, y él mismo miembro de una familia profundamente arraigada en el movimiento revisionista. Los partidarios de la derecha sionista revisionista realmente pueden presumir que la investigación de Weitz ha contribuido a generar un incremento general en el interés y en el estudio académico de la doctrina Jabotinsky, incluso entre aquellos sectores de la sociedad israelí que se oponen férreamente a la ideología revisionista.

El estudio del movimiento Revisionista Herut resulta fascinante, escribe Weitz. Es de suma importancia en el momento actual. El movimiento Herut, cuya encarnación posterior fue el Likud, ahora conforma una especie de dinastía gobernante, similar a lo que una vez conformó el Mapai. Esto explica por qué la investigación de Weitz da herramientas para entender no sólo el pasado, sino también el presente. Weitz sugiere que hay muchas vías de investigación, en particular las que se refieren al período posterior a la primera convulsión política de 1977, cuando Begin y el Likud accedieron al poder por vez primera, que aún no han sido investigados.

Una estudiante de Weitz, Ofra Gruweis-Kovalsky, y una estudiosa del revisionismo por propio derecho, le aconsejó completar el prólogo de su libro con una estrofa del poema "sihat Beinayim" ("Conversación Provisional") de Natan Alterman: "Entonces las cosas de importancia secundaria se dejaron olvidadas / Y la esencia está inscrita, grabada. / Y entonces regresamos al argumento / pero volvemos de manera diferente".

En mi interpretación, la intención de Alterman era indicar que el tiempo cura todas las heridas. Así pues, la utilización del poema reduce a un segundo plano a los titulares de esa lejana época, cuando describía mundos en colisión y la paja era separada del trigo, y se mantenía la esencia. Esto no quiere decir que el argumento nunca llegue a su fin, al igual que los que ahora están argumentando tener un enfoque diferente.

Sin embargo, es importante señalar que los temas que una vez ocasionaron enormes diferencias de opinión entre el movimiento laborista y el revisionista, no se trataban meramente de desacuerdos semánticos y no eran de importancia secundaria (y tal vez Alterman no se refería a esta rivalidad ideológica en absoluto). Estas diferencias estaban profundamente arraigadas, y nos hablaban del núcleo de las creencias divergentes de los israelíes. Me referiré a tres de estas diferencias, cada una de ellas reseñada por Weitz.

El primer caso se refiere al XVII Congreso Sionista, en 1931, donde Jabotinsky tenía una oportunidad de oro para ser elegido presidente de la Organización Sionista Mundial. En su lugar, sin embargo, "él llegó hasta a romper su tarjeta de delegado, dirigiendo a su movimiento por un camino que llevó hasta la ruptura interna, a su retirada de la Organización Sionista Mundial (WZO) dos años después y a su lamentable capítulo final", escribe Weitz. Weitz no delinea las razones que provocaron que Jabotinsky renunciara a la oportunidad de su vida. Pero, ¿eso es realmente lo que pasó? No exactamente. Es cierto que Jabotinsky logró reunir una mayoría que estaba a favor de su trayectoria política, un camino con el que Mapai y sus partidos afines no estaban de acuerdo. Pero en un brillante pero "apestosa" maniobra, para usar la jerga de una época más reciente, el Mapai removió la alfombra bajo sus pies y con ello su victoria.

David Ben-Gurion, quien fue la figura activa detrás de las escenas vividas en el XVII Congreso Sionista, posteriormente se replanteó una posición en el centro del escenario, en las elecciones para el XVIII Congreso Sionista en 1933, cuando Chaim Arlosoroff fue asesinado. Ben-Gurion, que había comenzado a desarrollar una capacidad de liderazgo impresionante, convirtió el asesinato en una campaña de incitación contra Jabotinsky y sus colegas, con un gran éxito. Esto no detuvo a los dos hombres después de la celebración de una reunión en la cumbre de Londres, que fue iniciada por Pinhas Rutenberg.

Era la primera vez que los dos hombres se daban a conocer a los demás de cerca. A pesar de la amistad que luego se desvaneció y tras la cual se renovaron los combates, el intercambio de correspondencia entre ellos, antes y después, está lleno de estima mutua.

El segundo caso se refiere al día siguiente de la muerte de Jabotinsky, en agosto de 1940. Zalman Shazar, entonces el editor de Davar, el diario del movimiento obrero (y más tarde el tercer presidente de Israel), escribió un elogio en la primera plana de Jabotinsky junto con Eliahu Golomb, por entonces el comandante sin corona de la organización pre-estatal, un afiliado al partido laborista y un miembro de la milicia del Haganah). Shazar escribió la parte ideológica-sionista del elogio y
Golomb la parte militar. Shazar recordó con cariño el pasado del difunto, escribiendo que Jabotinsky fue "un violín que tocaba las esperanzas de Sión", “el niño prodigio y el hijo pródigo de todo el movimiento..., quien estaba destinado a ser el primer violín de la orquesta".

El líder revisionista se "había ganado el corazón de las masas y de los jóvenes al unirse a la guerra por la libertad y por el renacimiento" y "siempre ardió en él el fuego de la esperanza de la independencia de Israel", escribió Shazar, y agregó: "Que éste violín que estaba destinado a ser el primer concertista de la orquesta del renacimiento de Israel haya sido destrozado, representa un destino que no se cumple".

Después de que el elogio se publicara, el Histadrut, la federación sindical, convocó a su consejo general - que en ese momento era el Sancta Santorum del movimiento obrero - y trató de crucificar a Shazar por estas palabras de alabanza.

Un tercer caso relatado por Weitz tuvo lugar en febrero de 1969. Ben-Gurion, entonces un primer ministro jubilado y un diputado de la facción Rafi, escribió una carta a Begin en donde mencionaba su pasada y difícil relación, agregando que "personalmente, nunca te tuve ningún rencor personal, y cuanto más he llegado a conocerte durante estos últimos años más respeto he desarrollado hacia ti".

No estoy seguro de que estas palabras hubieran pasado la prueba del detector de mentiras. Pero es cierto que en 1967, cuando Ben-Gurion ya era un político marginal, Begin trató de devolverle a la presidencia debido a la sensación de crisis que prevalecía en Israel, y de repente Ben-Gurion volvió a escribir nuevas páginas en su diario, después de lo cual las expresiones de menosprecio por Begin ya no aparecieron.

Cuando se leen las páginas de su fascinante diario, nos encontramos con que Ben-Gurion había transferido su aborrecimiento de Jabotinsky a Begin (ambos hombres eran, en su opinión, un reflejo del hitlerismo), pero en los días que siguieron a la Guerra de los Seis Días, incluso compartió con Begin sus sentimientos de dolor y de tristeza por haber sido prevenido, según decía, por la mayoría de miembros del Mapai dentro de su gabinete de intentar liberar Jerusalén en 1948. Begin ahora se había convertido en un interlocutor de Ben-Gurion, el cual incluso solicitó a Begin su valoración de una dura denuncia del primer ministro Levi Eshkol, que hasta poco antes había sido el aliado de confianza de Ben-Gurion y a quien había recomendado para el cargo de primer ministro, pero que ahora detestaba.

Todo esto explica por qué es imposible describir este pasado como de importancia secundaria. En su libro, Weitz ofrece al lector capítulos ricamente detallados sobre estas particulares diferencias de opinión para que así podamos entender la política de la época, aunque es difícil establecer comparaciones entre el entonces y el ahora.

El profesor Isaac Ben-Israel, un general en la reserva y un ex diputado de Kadima, ha ideado una interesante escala ideológica. En ella se clasifica a los líderes sionistas que nos han llevado hasta el momento presente de la siguiente manera: Herzl y Nordau fueron los visionarios del sionismo, Chaim Weizmann fue una especie de institución en sí mismo, y Jabotinsky y Ben-Gurion fueron la pareja más práctica y operativa.

Ben-Gurión y Jabotinsky formaron un buen equipo, porque mientras Jabotinsky ideaba la doctrina del "Muro de hierro" en la que solicitaba el reconocimiento de los árabes en general, y de los árabes de Palestina en particular, de los objetivos de los sionistas, siendo esa la única manera que permitiera que llegaran a un acuerdo con nosotros, básicamente porque se habrían dado cuenta de que nunca serían capaces de superarnos porque el “Muro de hierro” no lo permitiría, Ben-Gurion, esencialmente, se convirtió en el ejecutor de la fórmula ideada por Jabotinsky, quien murió a los 59 años.

Menachem Begin es el protagonista del libro, aunque sólo se deba a la tesis del autor de que Begin fue una figura más significativa que Jabotinsky. Para ello ofrece esta explicación: "Mientras que Jabotinsky llevó a su movimiento a un callejón sin salida (tras la ruptura con la WZO), fue Begin quien le llevó hasta la sede del gobierno por vez primera en la historia del movimiento sionista y del Estado de Israel".

Weitz, justificadamente, escribe que Begin es merecedor de una nueva y actualizada biografía, que esté libre tanto de la ferviente admiración de sus fans como de la vehemente oposición de sus enemigos.


Labels: , ,

La "deslegitimación" de Israel es una amenaza más grave que la guerra, afirma el ex jefe de inteligencia Amos Yadlin - Times of Israel


Amos Yadlin

Con unas posibilidades relativamente bajas de que estalle una guerra durante el próximo año 2013, Israel debería hacer frente a la amenaza estratégica más grave, la "deslegitimación" en el  ámbito internacional,  advirtió el pasado miércoles un ex jefe de inteligencia militar del IDF.

Amos Yadlin, que ahora dirige el Instituto de Estudios de Seguridad Nacional en la Universidad de Tel Aviv, ha explicado que la poderosa disuasión militar de Israel provocaría que Hezbollah, Siria e incluso Irán, se lo piensen dos veces antes de atacar al país. La prueba, dijo, es que Hezbollah no había disparado un tiro desde el final de la Segunda Guerra del Líbano de 2006.

"Si tuviera que comparecer ante el gabinete y estimar las posibilidades de una guerra en 2013, diría que me parece que una campaña contra nosotros no debería tener lugar".

Sin embargo, advirtió Yadlin, el país aún enfrenta una "amenaza estratégica" tan apremiante como la planteada por los "cohetes y misiles: la amenaza a nuestra legitimidad en el mundo y el intento de convertirnos en un Estado paria".

Aún así, el programa nuclear iraní, que aparentemente había sido colocado en un segundo plano, volverá al primer plano de la agenda de seguridad de Israel, predijo Yadlin, haciendo hincapié en la importancia de mantener una estrecha relación de trabajo con los EEUU sobre Teherán.

Las declaraciones, publicadas en la página web en hebreo del Maariv, se realizaron en un seminario organizado por el Centro de Estudios de la Seguridad Nacional en la Universidad de Haifa.

A la hora de las negociaciones con los palestinos, Yadlin argumentó que ambas partes tendrían que realizar concesiones: Israel, por su parte, estaría obligado a renunciar a ciertas áreas de Jerusalén Este.

Sin embargo, el ex jefe de inteligencia afirmó que el liderazgo palestino no podría seguir adelante con lo que se espera de él: declarar el final del conflicto y dejar de lado el "derecho al retorno" de los refugiados y sus descendientes.

Los palestinos han "llevado a cabo una estrategia inteligente: disputar las concesiones israelíes a través de la comunidad internacional, y ello sin que tengan que hacer concesiones realmente", afirmó Yadlin.  "Es por eso que en lugar de depender de los palestinos, Israel debería tomar su propio destino entre sus manos y dar forma a su futuro de una manera unilateral. El primer paso", según Yadlin, "debería ser ofrecer a los palestinos una oferta basada en los parámetros establecidos por el ex presidente de los EEUU Bill Clinton tras el fracaso de las conversaciones de paz entre Ehud Barak y Yasser Arafat que tuvieron lugar en Camp David en 2000".

"Me imagino que los palestinos la rechazarán [la oferta], aunque yo sería feliz si ellos lo aceptaran", finalizó

Tuesday, December 25, 2012

Llegan a Israel los judíos indios de la tribu perdida de los Bnei Menashe



Varias docenas de judíos que se cree que son descendientes de una tribu bíblica judía perdida han emigrado a Israel este lunes desde su aldea en el noreste de la India.

Los Bnei Menashe dicen que son descendientes de judíos expulsados ​​de la antigua Israel (del antiguo reino de Israel) a la India en el siglo VIII a. C. Un rabino jefe de Israel les reconoció en el 2005 como descendientes de una tribu perdida y unos 1.700 se trasladaron a Israel antes de que el gobierno dejara de darles visas de entrada.

Israel recientemente revocó esa política, aceptando que los restantes 7.200 Bnei Menashe inmigraran a Israel. Cincuenta y tres de ellos llegaron este lunes.

Cerca de 300 miembros más de esta comunidad llegará en las próximas semanas, dijo Michael Freund, de la organización no lucrativa Shavei Israel, y un activista de su reinserción.

La comunidad, que vive en los estados fronterizos del noreste de la India de Manipur y Mizoram, han estado practicando el judaísmo tal como lo hicieron sus antepasados, incluyendo la observancia del sábado, la comida casher, la celebración de las fiestas y siguiendo las leyes de la pureza familiar.

"Después de esperar durante miles de años, nuestro sueño se ha hecho realidad", dijo Lhing Lenchonz de 26 años, que llegó con su esposo y su hija de 8 meses de edad.

Labels:

La última encuesta electoral del Haaretz

Labels:

"Simpatías" que tienen a Gala ser absolutamente falsas y prescindibles y Jerusalén y el Kotel como "asentamiento"



Leo en la Revista de Medio Oriente, donde se "vigila" el antisemitismo tan presente en los medias españolas la última diatriba de Gala relatada por Mauricio Wio y las sugerentes traducciones de EFE comentadas por Masha Gabriel:

Gala hace gala de su antisemitismo (¿aún más?)
El siguiente texto, escrito por Antonio Gala en su columna diaria (La Tronera) en el diario El Mundo (7 de diciembre de 2012) no merece, siquiera, la más mínima aclaración. El catálogo antisemita al completo es desplegado por Gala.
Los israelíes están gobernados por cabezotas. Netanyahu es de temer: el amor a su pueblo lo traduce en odio tenaz a los palestinos. Así no pueden tenerse amigos - o aliados - duraderos ni ganarse las simpatías del resto de la Humanidad. Cualquier reconocimiento a la supervivencia de sus vecinos lo saca de quicio. No ya satisfecho con dar algo más que la vara en Gaza, en cuanto ha reconocido la ONU como Estado a Palestina se ha puesto a construir. ¿Qué querrá? ¿Que lo nombre corral de moros o basurero gerosolimitano?  
De veras, ya está bien. Israel vive del arrepentimiento tras la Segunda Gran Guerra (bueno, vive de bastante más que eso: los judíos destacan por ser buenos negociantes), pero es difícil que dejen vivir a nadie cerca de ellos. España fue, en su momento, un ejemplo largo; el resto del mundo, también. Cuenta con amplias simpatías - la mía entre ellas -, pero procuran dejar de merecerlas...” 
Hay simpatías que, mejor, no merecerlas.

¿Cuando Gala dice Netanyahu, está diciendo judío? ¿Cuando dice israelíes, también está diciendo judíos? Lo que es seguro, es que, cuando dice judíos, despliega todo un arsenal antisemita: el judío avaricioso y negociante; el judío como causa y consecuencia del propio antisemitismo; la justificación tácita de la expulsión de los judíos de España y del Holocausto Nazi; el judío sediento de muerte (“... reconocimiento a la supervivencia de sus vecinos lo saca de quicio”). El judío como el mal de la humanidad, en definitiva: “... es difícil que dejen vivir a nadie cerca de ellos...”.

El espacio para el debate, la discusión, la exposición de ideas, la corrección, está reservado para aquellos que creen en el poder de la razón. Antonio Gala, cuando habla de Israel, lo hace desde el odio más visceral.

El odio, propone C.F. Alford en el libro The Psychology of Hate, es "como una elección de esclavitud para con otro con el objetivo de otorgarle significado, estructura y conexión al frágil yo". Uno se convierte en esclavo del objeto (pues el sujeto se cosifica) del odio, depende de él para encontrar un sostén para la propia existencia. El odio compartido hacia un mismo sujeto brinda la posibilidad de interrelación con otros que encuentran el mismo alivio, el mismo subterfugio con esa táctica. El antisemitismo parece ser, además, el punto donde los extremos se encuentran y confunden: la extrema izquierda y la extrema derecha en una postura común.

Es preciso tener en mente que el odio no se razona; y con el odio no se razona.

El odio no precisa ni de membresía ni de credenciales, pero termina creando ciertas afinidades entre grupos sociales, un lugar de encuentro, de reconocimiento mutuo, sin necesidad de lógica ni de estructuras complejas: sólo necesita un sujeto en el que descargar frustraciones, obsesiones y las pasiones más bajas de las que el humano es capaz. El judío ha sido, y sigue siendo, este punto de encuentro para tantos que no son más que el desprecio que ejercitan.

Declaraciones apócrifas en EFE  
El titular del teletipo de la agencia EFE, del 22 de diciembre de 2012, informaba incorrectamente: "Netanyahu: No me interesa lo que la ONU diga sobre los asentamientos"

El primer ministro jamás pronunció dicha frase, sino que en una entrevista concedida al Canal 2 de televisión israelí, Netanyahu hizo referencia al Muro de los Lamentos. Así lo explicaba la agencia Associated Press: 
"Lo diré del modo más claro posible, el Muro de los Lamentos no es territorio ocupado y no me importa lo que diga la ONU", añadió refiriéndose al muro que los judíos consideran su lugar más sagrado para orar.
Por lo visto, poco importa que el primer ministro se esfuerce en ser claro, algunos medios ya han decidido por él lo que tiene que decir. 
He de decir que la fuente previsible del titular de EFE es, cómo no, el Haaretz, el cual titula así un artículo: "Netanyahu: no estoy interesado en lo que la ONU tenga que decir acerca de la construcción en los asentamientos".

Pero si uno accede al artículo, la fuente real de su titular es nuevamente la entrevista en el Canal 2 y a su contestación a una de las preguntas sobre la ONU:
"Vivimos en un Estado judío y Jerusalén es la capital de Israel. El Muro Occidental no es un territorio ocupado. Vamos a construir en Jerusalén porque es nuestro derecho. Lo que diga la ONU no me interesa".

Revista de Medio Oriente 

Labels: ,

Dos mensajes de Navidad - de Netanyahu y Abbas -, y una alucinógena interpretación del Haaretz - Elder of Ziyon


Barak Ravid en el Haaretz escribe un artículo verdaderamente extravagante en el que acusa a Netanyahu de intolerancia contra los musulmanes en este breve párrafo.
"Actualmente las comunidades cristianas de todo el Oriente Medio están disminuyendo y muchas de ellas están en peligro", dijo Netanyahu, según el anuncio publicado por su oficina en hebreo y en inglés. "... esto por supuesto no sucede en Israel. Aquí existe una fuerte comunidad cristiana que está creciendo y que participa plenamente en la vida de nuestro país".  
Netanyahu no especificó con exactitud en este saludo quién estaba amenazando con aniquilar a los cristianos, pero estaba claro por el tenor de lo que dijo que se refería a los musulmanes. Como lo hizo el año pasado, hizo hincapié en que la comunidad cristiana en Israel es grande y que goza de libertad de religión y de culto, pero este año ha añadido una alusión a la "herencia judeo-cristiana". Esta referencia a tan sensible término procede del mundo conceptual del ala derechista-evangélica y anti-musulmana del Partido Republicano.
Dexter Van Zile en Algemeiner señala que todo cristiano conoce de hecho que son los extremistas musulmanes los que representan una amenaza para los cristianos en el Oriente Medio, y que eso apenas necesita ser mencionado.

De hecho, no mencionando específicamente los tormentos de los cristianos a manos de los extremistas musulmanes, Netanyahu se salió del camino que le achaca el periodista del Haaretz, y ello para que su mensaje de Navidad fuera alegre y no la diatriba de odio que le atribuye Barak Ravid en el Ha'aretz.

No obstante, Barak Ravid sugiere que la frase de Netanyahu sobre la "herencia judeo-cristiana" implica un contenido imperdonablemente anti-musulmán. En realidad, la frase no está tan cargado como Ravid lo supone y se ha utilizado mucho antes por el moderno sionismo.

Las verdaderas palabras de Netanyahu difícilmente pueden ser más inofensivas o precisas. Él dijo: "Esperamos que recuerden los lugares donde el judaísmo y el cristianismo surgió". ¿Quién sino un teórico de la conspiración puede encontrar algún tipo de delito en esta frase?

Al igual que Netanyahu no utilizó la palabra "musulmán", tampoco utilizó el término "judeo-cristiano". Barak Ravid basa su artículo en lo que Netanyahu no dijo y saca unas conclusiones febriles de lo que él cree que son unas "creencias racistas secretas" subyacentes al mensaje, y precisamente por esas omisiones. Este no es el trabajo de un periodista o de un editorialista, estos son los desvaríos de un paranoico que está decidido a ver significados ocultos en todo lo dicho por sus enemigos imaginarios.

Finalmente, conviene señalar que a diferencia de este mensaje positivo de Netanyahu dirigido a los cristianos en el día de su fiesta, el mensaje de Navidad de Mahmoud Abbas estaba repleto literalmente de explícitos y odiosos ataques contra Israel y el sionismo, con referencias a "la injusticia y la tiranía" del Estado judío y el deseo de Israel de "judaizar toda la tierra", acusando a Israel de "erosionar la cultura nacional y religiosa" de los cristianos palestinos. Él también dijo que Israel "atormenta" a los árabes palestinos y hace de sus vidas un "infierno viviente". Más allá de éste mensaje explícito de odio, Abbas describe explícitamente que Palestina es sólo sagrada para los cristianos y los musulmanes, no para los judíos.

El contraste entre los discursos de Netanyahu y ​​Abbas no podía ser más marcado. Sin embargo, y por supuesto, el Haaretz no tiene nada malo que decir sobre el discurso de Abbas. De hecho, ni siquiera ha informado de él. Eso podría alterar su narrativa de un malvado y extremista Netanyahu, frente al moderado y liberal Abbas. No puede permitirse eso.


Labels:

Human Rights Watch: Crímenes de guerra para tontos - Petra Marquardt-Bigman - Algmeiner



Tan predecible como que la noche sigue al día, Human Rights Watch (HRW) vuelve con nuevas acusaciones contra Israel, tan pronto como las Fuerzas de Defensa Israelíes (IDF) hacen lo que se supone que deben hacer: defender a los ciudadanos de Israel.

Así que no hay razón para sorprenderse de que HRW afirme ahora que "los ataques del ejército israelí contra periodistas e instalaciones de los medios de comunicación de la Franja de Gaza durante la operación militar del mes pasado han violado las leyes de la guerra".

Rechazando las explicaciones de Israel sobre estos ataques específicos, la directora de HRW para el Oriente Medio, Sarah Leah Whitson, bromeaba en su informe: "El hecho de que Israel diga que un periodista era un combatiente o una estación de televisión era un centro de mando no lo convierte en eso".

La asesora legal de la sede en Jerusalén del instituto de investigación NGO Monitor, Anne Herzberg, tuvo una gran respuesta para Whitson: "Sólo porque HRW afirme que algo es un crimen de guerra no lo convierte en eso".

Sin embargo, podría decirse que resulta muy instructivo observar cuando el HRW defiende que NO se han cometido crímenes de guerra:
"Human Rights Watch ha llevado a cabo una exhaustiva investigación de las muertes de civiles... Sobre la base de esta investigación, Human Rights Watch descubrió que han existido noventa distintos incidentes relacionados con las muertes de civiles...  Cerca de 500... civiles se sabe que han muerto en estos incidentes... Nueve incidentes fueron el resultado de los ataques contra objetivos no militares que Human Rights Watch cree que eran ilegítimos... Treinta y tres incidentes se produjeron como consecuencia de los ataques contra objetivos en zonas urbanas densamente pobladas... el uso de bombas de racimo fue un factor decisivo en la muerte de civiles en al menos tres incidentes... En su investigación de Human Rights Watch no se ha encontrado evidencia de crímenes de guerra".
Cuando unos 500 civiles mueren, cuando objetivos no militares son atacados y cuando bombas de racimo son utilizadas, y sin embargo, la conclusión es que "no hay evidencia de crímenes de guerra", pueden estar seguros de una cosa: Israel no estaba involucrado. De hecho, la cita que he utilizado es un informe del HRW sobre la campaña de bombardeos de la OTAN en Yugoslavia en 1999.

Por cierto, la campaña de la OTAN también incluyó un ataque a la sede de la Radio Televisión de Serbia (RTS), matando a dieciséis personas y dejando a muchos atrapados durante días en el dañado edificio. En este caso, HRW se limitó a afirmar que se trataba de un objetivo "inapropiado", ya que "los riesgos que comportó para la población civil urbana la realización de este ataque superan groseramente cualquier supuesto beneficio militar".

Es importante recordar que esta campaña de la OTAN se justificó oficialmente como una intervención humanitaria destinada a proteger a los albaneses kosovares de la agresión serbia. Sin embargo, en el curso de esta campaña, la infraestructura civil fue atacada y destruida deliberadamente; las bombas de racimo fueron utilizadas, causando la muerte de unos 90 a 150 civiles y, según el informe antes citado, "existió una escasez de inventario y de consideraciones de costos", dirigido a la sustitución de las armas de precisión por bombas "tontas".

En el informe sobre la campaña de la OTAN ilustra que no hay, incluso para la HRW, una definición simple y sencilla de lo que constituye un crimen de guerra. Pero para la HRW una definición muy simple y directa está emergiendo: "cada vez que el ejército israelí está involucrado, debe ser un crimen de guerra".

Labels: ,

Las Mujeres del Muro: ¿Liberar el Kotel, pero de quién? – Seth Frantzman - JPost




Hace unas semanas fui con mi esposa y su familia al Kotel. Su familia es etíope y las mujeres etíopes a veces utilizan chales de colores. Cuando nos acercamos al Muro y su madre fue a la sección de las mujeres bromeamos acerca de si el chal se confundiría con un talit o manto de oración usado por los hombres judíos. Al parecer no fue así. Sin embargo, es la costumbre y la ley que en el Kotel las mujeres no usen el talit o los tefilín de los hombres, y lean la Torah en la sección de las mujeres.

Todo esta situación se agudiza aún más cuando cada mes las “Mujeres del Muro”, un grupo activista de mujeres del judaísmo de la Reforma, acuden al Kotel el primer día de cada mes hebreo, Rosh Chodesh. Y la rutina mensualmente es más o menos la misma: una docena o más de mujeres llegan ante la sección no femenina llevando sus tallits y portando una Torah y finalmente son escoltadas fuera o, a veces detenidas por perturbar la paz. Cuando sucede esto último, se desencadena una tormenta de comunicados de prensa, artículos de opinión y entrevistas en el que aparecen las críticas por esa restricción en la libertad de culto.

Por ejemplo, en octubre tuvo una gran repercusión en la prensa cuando la líder del grupo, Anat Hoffman, fue arrestada y afirmó haber sido tratada de manera desconsiderada por la policía y obligada a compartir una celda con gente no muy presentable, entre ellas una mujer acusada de prostitución.

Los líderes judíos estadounidenses se indignaron. Marcie Natan, el presidente de Hadassah, en cuya conferencia las "Mujeres del Muro" nacieron en 1988, exigió "llevar ante la justicia a los policías" que habían maltratado a Hoffman. Rick Jacobs, el presidente de la Union for Reform Judaism, llamó el embajador de Israel Michael Oren para enfatizarle la ira de sus feligreses. El Consejo Nacional de Mujeres Judías dijo que era "otro capítulo vergonzoso más en el tratamiento de la mujeres que rezan en el Kotel". El colaborador del Haaretz Bradley Burston comparó el tratamiento a Hoffman con el de un régimen oscuro cuyo "estado estuviera dominados por los clérigos", y donde se utilizara a la policía para hacer cumplir la ortodoxia, tal como en Irán. La Sinagoga Unida del Judaísmo Conservador llamó a movilizarse para protestar por el arresto.

La cruzada de Hoffman se iluminó aún más en una entrevista al Jerusalem Report. Una hija de un rico kibbutz de la periferia de Jerusalén, Hoffman relataba que fue criada en un hogar secular que evitaba a los rabinos y a la religión. Después de sus estudios en los EEUU, regresó a Israel para convertirse en una activista del "pluralismo religioso". Tras años de protestas en el Kotel, la Corte Suprema de Israel dictaminó en el 2003 que era aceptable que el Estado prohibiera ciertas prácticas en el Kotel, entre ellas el que las mujeres usaran tallits en la sección de mujeres.

A las "Mujeres del Muro" se les proporcionó un área separada en el Kotel donde poder orar, denominado el Arco de Robinson, en un parque arqueológico. Pero después de varios años, la solución no satisfizo a Hoffman y a su grupo. "Quiero estar allí donde están todos los judíos. Quiero ser vista, no porque sea una provocadora o una exhibicionista, sino porque quiero inspirar a las mujeres".

Ella estaba enfadada por que la zona no era la misma, es decir, no era el mismo lugar donde otras mujeres judías ortodoxas elegían orar. Después de su reciente detención, Hoffman declaraba: "El Kotel tiene que ser liberado de los israelíes. Israel es demasiado importante para dejarla en manos de los israelíes".

La campaña de las "Mujeres del Muro" es muy interesante. Enfrenta a un pequeño grupo de personas que protestan ostensiblemente solicitando pluralismo religioso contra el judaísmo ortodoxo y el Estado. Pero hay otra cara en esta historia que a menudo no es reconocida, especialmente entre los sectores más liberales de la comunidad judía estadounidense que tiende a tener una reacción pauloviana con cualquier intento de imponer unas reglas en cualquier lugar. Existe la idea de que Hoffman y las demás activistas tienen el "derecho" de hacer lo que quieran en el Kotel. El argumento es que el Kotel pertenece de alguna manera a todo el pueblo judío y como no todos los judíos rezan de la misma manera, por lo tanto, todo tipo de oración debería permitirse.

Pero esto plantea un problema fundamental al que se enfrentan todas las sociedades abiertas, ¿cuándo una persona infringe los derechos de otra persona? Por ejemplo, los musulmanes pueden afirman que tienen el derecho a realizar la llamada a la oración (desde los minaretes de las mezquitas), pero esa llamada a la oración puede infringir el derecho de los demás al silencio o a la ausencia de ruidos especialmente estridentes?

¿También deben tener derecho las mujeres judías ortodoxas a rezar en silencio en Rosh Chodesh, y a no sentirse intimidadas en su sección por el canto y por una forma de culto religioso que puede sentir como ofensivo? ¿Si las Mujeres del Muro tienen derecho a hacer lo que quieran en la sección destinada a las mujeres, no tendrían igualmente derecho a estar en la sección de los hombres? ¿Acaso no tendrían derecho a ir al Monte del Templo, que es también un lugar sagrado para los judíos, y orar allí (donde el Estado y el Wakf islámico prohíben la oración judía)?

Es evidente que existe un punto en el que el “derecho” que tiene una persona a hacer algo termina donde comienza el de otra persona.

Cuando Elsye Frishman, del Barnert Temple de Nueva Jersey, llegó recientemente hasta el Kotel con un grupo de mujeres del Netzer, un grupo juvenil internacional del movimiento del judaísmo Reformista, se jactó en un artículo de que respondió que "solo hablaba inglés" cuando fue requerida por su talit. "Lo hice porque no soy israelí, y quería dejar claro que soy judía. El Kotel es el lugar universal de oración de los judíos". Rhea Wolfson, también del Netzer, escribió que el evento fue "un tikún olam, el sionismo reformista y el judaísmo reformista en acción".

Las acciones y protestas vociferantes, el canto, el grupo de fotógrafos y de medios de comunicación que siguen estas protestas cada mes, pueden ser contemplados como un intento de imponer el estilo americano del judaísmo reformista a unas mujeres tradicionalistas que en la sección de las mujeres se muestran tranquilas y solemnes, y que solo quieran observar sus oraciones. Mujeres como mi suegra de origen etíope, son dejadas de lado por una cruzada de tintes orientalistas y paternalistas que trata de "universalizar" el Kotel y "liberarlo" de las prácticas de las personas que conforman la mayoría de sus más frecuentes visitantes: las personas ortodoxas y tradicionales que viven en Israel

Pero casi siempre las protestas en nombre de Hoffman y de su grupo no tienen en cuenta esa constante y mayoritaria presencia. El concepto de una movilización de las mujeres para que reciten la Shema está totalmente fuera de lugar, ya que afectaría a unas mujeres ortodoxas y tradicionalistas que, por sus creencias, tienen prohibido cantar oraciones en público en Israel. Pero esto además es absurdo. El Estado solamente ha delimitado unos 2.000 metros cuadrados para ese sección, allí donde a las mujeres no se les permite realizar ciertas acciones debido a la naturaleza sagrada del lugar. El Kotel no es el único lugar sagrado en el que ciertas costumbres se hacen cumplir. En el Templo Dorado de los Sikh, en Amritsar, están prohibidos los zapatos, y el Monte del Templo está fuera del alcance de los no musulmanes salvo en periodos específicos.

Lo que aquí está en cuestión no es realmente la cuestión del pluralismo religioso en el Kotel, sino más bien qué grupo judío debe dominarlo.

Dice Hoffman que "el Kotel es demasiado importante para dejarla en manos israelíes" y que "quiere que el Kotel se convierta en un monumento nacional abierto a todos, incluyendo a los ultra-ortodoxos". Pero en cierto sentido esto parece implicar una colonización extranjera del Kotel porque Israel y los ortodoxos, que juegan un papel importante en el estado, no son buenos administradores. Por lo tanto, sus nociones de lo que es correcto no deberían influir en ese lugar.

Todo esto nos lleva a una pregunta interesante. Si los ortodoxos fueran apartados del control del Kotel y se convirtiera en un lugar controlado por los israelíes seculares o por los judíos americanos de la Reforma, los ortodoxos probablemente querrían trasladarse a orar a otra sección del Kotel, tal vez al Arco de Robinson. Sin embargo, ese es precisamente el lugar que se le proporcionó al grupo de Hoffman y no les gustó, precisamente porque no había judíos ortodoxos allí y ellas "querían estar donde están todos los judíos".

Esto podría ser irónico. Si las "Mujeres del Muro" aparecieran en Rosh Chodesh, y la sección de las mujeres estuviera vacía, el grupo evidentemente tendría que volverse a casa ya que su objetivo, su “movilización femenina" no tendría clientela que liberar. Pero si las mujeres ortodoxas se dirigieran al Arco de Robinson con el fin de conseguir un poco de tranquilidad, ¿entonces las “Mujeres del Muro” tendrían que seguirlas para poder liberarlas?

En definitiva, las "Mujeres del Muro" existen porque existe el judaísmo ortodoxo. Si los judíos ortodoxos decidieran abandonar el Kotel, las "Mujeres del Muro" tendrían que seguirlos, porque es el método judío ortodoxo de culto, su aparente desigualdad y la necesidad de "liberar" a las mujeres judías ortodoxas - “colonizadas” según ellas -, lo que por desgracia parece motivar algunas de estas acciones de las "Mujeres del Muro".

Una mujer que asistió al Rosh Chodesh en diciembre y que fue hasta allí pensando que se trataba de la mujer y de la oración, regresó algo decepcionada, "pensé que para ellas se trataría de ambas cosas, sin embargo eran demasiado activistas para mí, aunque yo todavía apoyo su causa".

El Kotel no debe ser el hogar del fanatismo religioso. A mi suegra no se la debe llamar la atención solamente porque lleve un chal etíope a un lugar religioso y eso parezca contravenir nociones idiotas sobre lo que es un talit y lo que no lo es. Tampoco debe llegar el día en que sólo las mujeres ortodoxas tengan el "derecho" de acudir a ese sitio sagrado. Pero una vez dicho esto, no hay ninguna razón evidente para cambiar las reglas del lugar por un grupo que parece estar demasiado interesado en sí mismo y en su estrecha agenda.


Labels: , ,

Thursday, December 20, 2012

"Caminos de Sefarad", novedad en la web de la Red de Juderías






Pinchar para ampliar

Red de Juderías y Caminos de Sefarad

Labels:

El Rino sionista y el resto de la "fauna híbrida" sionista



by Zaki Khalid[Terminal X Special Report] 
En lo que podría sonar como algo salido de una fantasía de vídeojuegos o de la mitología nórdica, fuentes cercanas a TX nos revelaron el domingo por la noche a través de un correo electrónico que Israel está trabajando en un programa de bioingeniería en gran medida financiado por un grupo selecto de jefes jubilados de las Fuerzas de Defensa de Israel y dedicado a crear  "animales híbridos" . 
La fuente, que es un funcionario jubilado de seguridad de un país del Golfo, hizo estas afirmaciones al referirse a uno de sus jóvenes camaradas que se encarga de recopilar información secreta de ese "Estado ilegítimo" desde hace más de 7 años. 
"Describió un gran laboratorio subterráneo adyacente al desierto de Negev, donde se encontraba un búnker de alta seguridad protegido por unas dos docenas de soldados de élite de los comandos Sayaret Matkal y de unidades de inteligencia militar".
"Se ha observado varias visitas a las instalaciones por el entonces jefe de inteligencia militar Aharon Zeevi-Farkash, acompañado por un grupo de científicos que rotaron cada dos días. A pesar de que no fue capaz de obtener ningún tipo de prueba debido a la alta seguridad y a los sensores existentes en la zona, fue capaz de echar un vistazo a través de algunas aberturas muy estrechas".
El oficial retirado describió cómo el búnker subterráneo tenía otra subestación en su interior que no tenía ventanas en absoluto: 
"Recuerdo que estos sionistas (israelíes) ya hablaron de crear 'superbestias' equipadas con armas improvisadas". 
Se preguntó a la fuente si su espía afirma haber encontrado pruebas en este tipo de instalaciones de algún tipo de "bestias mutadas". 
"Una vez él compartió detalles acerca de un grupo de extraños rinocerontes y caninos, pero nunca habló sobre este tema nuevamente. Nuestros superiores pensaron que se había alimentado de rumores por lo tanto el capítulo se cerró de una vez por todas".
Al final, la fuente dijo que él, junto con su subordinado, se retiraron temprano de servicio.
Este es sólo el último taimado plan sionista para apoderarse y colonizar el reino animal.

Este artículo es tan ridículo que incluso esta web - un gran tropo antiamericano y antisemita - toma la precaución de aclarar:
Descarga de responsabilidad: TX no pudo verificar estas noticias y no necesariamente respalda las afirmaciones hechas en el mismo.

Elder of Ziyon y Israellycool 

Labels:

Wednesday, December 19, 2012

¿La izquierda no ama a los inmigrantes más que cuando son pobres? Lo que el affaire Depardieu revela de la hipocresía francesa - Erwan Le Noan - Atlantico



La partida de Gérard Depardieu a Bélgica ha desatado las pasiones en todos los lados del espectro político. Traidor a Francia para unos,  mártir fiscal para los otros, el actor se ha convertido en el punto central de las discusiones sobre la política fiscal, revelando también la hipocresía política en materia de inmigración y Europa.

Gerard Depardieu estaba visiblemente harto de pagar impuestos. De pagar demasiados impuestos (el 85% de sus ingresos). Y se puede comprender. Las bellas almas que encuentran tan noble sacrificar los propios ingresos para alimentar a un Estado impotente e ineficaz harían mejor comenzando por donar su propio dinero, militando en primer lugar por el impuesto voluntario.

Más allá del tema de la cuestión fiscal, el caso Depardieu revela en primer lugar la hipocresía política existente en Europa.

La construcción europea, se supone, sostiene y defiende la libre circulación de personas. Es normal que Gérard Depardieu se beneficie de ello, al igual que lo hacen los jóvenes franceses que van a trabajar a Londres o los rumanos que vienen a Francia. La libre circulación también significa que podemos ir a disfrutar de un régimen fiscal más favorable. No es posible querer a  Europa por un lado y por el otro denunciar a los ricos o pobres franceses que van a vivir en el extranjero.

Los franceses que se quejan exigiendo una armonización fiscal europea son, o bien mentirosos o bien ingenuos, porque en tal caso, no está claro qué llevaría a los otros países europeos a acercarse al sistema francés. Es más bien todo lo contrario lo que sucedería. Nuestros socios no quieren nuestra fiscalidad, ya que la suya es, por lo general, más baja. Ellos no quieren tampoco nuestro "modelo social" que decididamente no parece demostrar su eficacia o su sostenibilidad financiera.

El affaire Depardieu muestra también nuestra hipocresía en materia de inmigración.

La izquierda es de una hipocresía sin igual cuando defiende el derecho de los inmigrantes a venir a Francia, pretendiendo acogerlos con generosidad, y negando el mismo derecho a Mr. Depardieu.  Después de todo, los unos y los otros buscan un mejor porvenir financiero. No podemos alabar los beneficios de la inmigración y escandalizarnos de los franceses que emigran. Después del ataque de Liberation contra Bernard Arnault (uno de los empresarios más ricos que también ha huido a Bélgica), parece como si a la izquierda no le gustara más que los inmigrantes pobres. ¿El dinero corrompe, no es eso?

En cuanto a la derecha, es un poco irónico que no se de cuenta que ahora la inmigración se ha convertido en un fenómeno económico y que los individuos también responden a los incentivos económicos a la hora de desplazarse.

Todo lo que nos demuestra este affaire es que la clase política francesa, (y especialmente la izquierda) está definitivamente fuera de la realidad económica y no puede entender el mundo tal como es.

Sunday, December 16, 2012

Cristianos evangélicos colombianos se convierten al judaísmo abrazando así su oculto pasado - Juan Forero - Washington Post













Para ver una más completa y hermosa galería de imágenes aquí

Ciudad de Bello, Colombia. Ellos eran unos fieles evangélicos, devotos de Jesucristo. Pero lo aquí algunos llaman una chispa, una atracción ineludible de sus antepasados, los llevó en una dirección diferente, hacia el judaísmo. Estaba la presencia y el recuerdo de sus abuelos, que no comían carne de cerdo y aderezaban su lenguaje con fragmentos de una lengua judía de la España medieval, y los enigmáticos rituales familiares tales como el encendido de velas en las noches de los viernes.

Así, después de un viaje espiritual que comenzó hace una década, decenas de familias que habían sido fieles a la iglesia a machamartillo se convirtieron en judíos, convirtiéndose con la ayuda de unos rabinos de Miami y Jerusalén. Aunque es algo totalmente inusual en una de las naciones más católicas del planeta, la pequeña comunidad de Bello se unió a un movimiento mundial en el que los descendientes de los judíos expulsados ​​de España hace más de 500 años están redescubriendo y abrazando su herencia judía.

Han surgido en lugares tan diferentes como el suroeste de Estados Unidos , Brasil e incluso la India. En estos lugares generalmente remotos, los llamados Anusim o Marranos, los judíos de España que huyeron de la Inquisición y se convirtieron al cristianismo, encontraron refugio.

"Hay un verdadero despertar el que está teniendo lugar", dice Michael Freund, director de Shavei Israel, un grupo con sede en Jerusalén que ayuda a las nuevas comunidades judías como la de Bello. "La chispa judía nunca se extinguió, y estos Anusim están cumpliendo realmente los sueños de sus antepasados ​​retomando de nuevo la identidad judía que les fue tan brutalmente arrebatada a sus antepasados".

En el noroeste estado de Antioquia, con sus elevadas montañas de color púrpura, con sus pueblos pintorescos y fervientemente, casi místicamente, católicos, es sin duda uno de los rincones más insólitos del mundo para encontrar tales indicios judíos.

Para las familias de Bello el viaje hacia el judaísmo comenzó después de que el ministro de una iglesia evangélica de 3.000 miembros, el Centro de Terapia Integral de la Familia, visitó Israel en 1998 y 2003, y comenzó a sentir la atracción del judaísmo. Juan Carlos Villegas, quien ha tomado el nombre hebreo de Elad, le dijo a su grey que planeaba convertirse. Decenas de ellos se unieron a él.

"Estas personas tenían la capacidad de decir que sí, que estaban abiertos a la búsqueda de las raíces de sus familias", dice Villegas, de 36 años, hablando en la sinagoga de la comunidad, una blanqueada casa de dos pisos.

Villegas y los otros dijeron que sentían la historia corriendo por sus venas mientras exploraban el pasado y unían las piezas de un rompecabezas que apuntaba a una ascendencia judía. "Fue como si nuestras almas tuvieran memoria", nos dice. "Se despertó en nosotros el deseo de saber más. ¿Quienes somos, qué eramos? ¿Dónde están las raíces de nuestras familias?".

Con un gran vacío en el registro histórico,  es difícil decir con certeza cómo se desarrolló el pasado de estos judíos conversos que llegaron hasta aquí hace siglos, estableciéndose como comerciantes y negociantes. Pero hay evidencias de que desempeñaron un papel importante en la fundación de las ciudades de aquí y que su número era importante, algo que es en gran parte desconocido para la mayoría de los colombianos.

En la Universidad de Antioquia, el genetista Gabriel Bedoya y su equipo de científicos hallaron en un estudio realizado en el 2000 que el 14% de los hombres en Antioquia están genéticamente relacionados con los Cohanim, una casta sacerdotal judía que se remonta tres mil años hasta el hermano de Moisés, Aarón. Pero Bedoya quiere llevar a cabo un estudio más amplio, nos comenta, explicando que es probable que más pruebas genéticas puedan demostrar que un porcentaje aún mayor de los residentes tienen ascendencia judía.

Hay otras evidencias de un pasado judío aquí en Antioquía, incluyendo la documentación recopilada por los historiadores y las historias familiares transmitidas de generación en generación.

Buscando discreción en unas montañas poco accesibles, las familias judías conversas adoptaron otros apellidos, muchos de ellos del País Vasco, una región fuertemente católica de España, nos dice Enrique Serrano, profesor de la Universidad de Rosario de Bogotá, y que ha estudiado los registros de la época colonial española. Nombres como Uribe y Echeverry, Botero y Restrepo, fueron "comprados", afirma Serrano, junto con los certificados que inmediatamente les proporcionaron una historia familiar católica.

También adoptaron una forma de catolicismo muy ostentosa, nos comenta, con cada familia en cada pueblo asegurándose que al menos un hijo fuera sacerdote.

Sin embargo, las familias no podían dejar totalmente de lado su pasado, dice Memo Anjel, un profesor de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Él afirma que Antioquia, más que en las otras regiones, está llena de pueblos con nombres bíblicos o procedentes de la Tierra Santa, como Belén y Jericó. Anjel también asegura que existe una proliferación de nombres que son inusuales en otras partes de Colombia. "Son personas que se llaman a sí mismas católicas, pero tienen nombres como Isaac, Rubén, Moisés, Israel, Gabriel. Y luego están también los nombres de las mujeres, Ruth, Lia, Clara, Marta, Rebecca".

También hay pistas tentadoras en las costumbres practicadas en el campo. Los ponchos ligeros usados ​​por los agricultores, que cuentan con cuatro esquinas acondicionadas como borlas, son casi indistinguibles de los mantos de oración usados ​​por los judíos religiosos. Algunas de las haciendas cuentan con baños visibles en los patios que los estudiosos dicen que pueden haber sido previamente diseñados como mikvahs para la limpieza ritual.

Los residentes en asilos también han descubierto mezuzas, pequeños pergaminos con inscripciones de versos que se ponen junto a las puertas, como es común en los hogares de los judíos de todo el mundo. Los convertidos de Bello también hablan de rituales sin pretensiones de los miembros mayores de la familia, que ahora creen que demuestran una herencia judía.

"Antes de mi conversión, cuando empecé a estudiar el judaísmo y las tradiciones judías, comencé a notar rituales similares en mi familia", dice Esdras Rodríguez, de 33 años, mientras su hijo Yoetzel de 4 años corretea sobre un apartamento decorado con fotos de judíos ortodoxos rezando ante el Kotel en Jerusalén.

Su abuelo siempre se cubría la cabeza, incluso en la iglesia, diciendo que el no hacerlo demostraba falta de respeto. Rodríguez también nos dice que sus abuelos llevaban sus mejores galas el sábado, no el domingo. Y recordó que cuando era niño su abuelo se reía al pronunciar su nombre, Luis María, que honra a la Virgen María. "Venía cerca de mí y me decía en voz baja: Tuvimos que ponernos esos nombres", relata Rodríguez.

A pesar de la creencia de que tienen raíces judías, la comunidad de Bello quiso convertirse formalmente, con un rabino de Miami, Moshe Ohana, oficiando la ceremonia. Los hombres se sometieron a la circuncisión ritual y toda la comunidad se inició en un largo proceso de intensa instrucción.

El grupo cuenta ahora con una Torah de 120 años de antigüedad, que dice Villegas fue escrita en Amsterdam, una panadería kosher en funcionamiento y la carne kosher que llega de un carnicero de la capital, Bogotá. Hay clases de hebreo preescolar que funcionan todas las tardes.

Y también está la sinagoga, que separa a los hombres de las mujeres tal como es común entre los judíos ortodoxos, y que se llena a diario con los sonidos de las canciones y oraciones en hebreo.

"Se necesita mostrar dedicación, mucha dedicación, para estudiar las oraciones y aprender a leer en hebreo", nos comenta Meyer Sánchez, de 37 años. "Hay que sacrificar otras cosas, como el tiempo con la esposa y con la familia, y las otras cosas que te puedan gustar, como los videojuegos y la música".

Entre los líderes más fervientes de la comunidad está Shlomo Cano, de 34 años, un supervisor en una planta de ensamblaje de motocicletas. Cano, cuyo nombre inicial era Rene, dice que su metamorfosis comenzó poco a poco. Un músico, comenzó a tocar música judía cuando su grupo había sido invitado a tocar para la comunidad judía establecida Medellín. También viajó a Israel. Desde entonces ha profundizado en el Talmud y está ampliando su vocabulario hebreo para poder recitar oraciones en hebreo y cantar canciones hebreas.

The Washington Post

Labels: , , ,

La peligrosa miopía de los líderes judíos americanos - David Gordis



De costa a costa, los rabinos estadounidenses progresistas que continúan apelando por la paz, revelan inadvertidamente su trágica incapacidad para reconocer que ese mundo sobre el que una vez formularon sus posiciones con respecto a Israel ha cambiado de manera casi irreconocible. La enorme desconexión que existe entre el mundo imaginario que estos rabinos habitan y el que existe realmente hace que su mensaje sea tanto irrelevante como peligrosamente miope. Si bien el objetivo del liderazgo religioso es conseguir que la gente se movilice y actúe, sin embargo, actuar así al tiempo que se niega la realidad sólo puede conducir a graves, y, tal vez irremediables, equivocaciones.

Los judíos no suelen abandonar fácilmente sus esperanzas de paz. Pero cada vez más, a partir de la Segunda Intifada, los israelíes han llegado a dudar de la viabilidad de la oferta de "tierra por paz". Esa duda aumentó cuando los habitantes de Gaza votaron a Hamas y lo llevaron al poder después de que Israel se retirara de Gaza en 2005. En los últimos años, cada vez más israelíes han llegado a la conclusión de que no tiene sentido tratar de apaciguar a los habitantes de Gaza, quienes se consideran descendientes de los refugiados de 1948 del Neguev y de la llanura costera, precisamente los mismos lugares bombardeados desde Gaza  durante el reciente conflicto, por lo que la perdida de esperanza israelí se ha visto reforzada.

Que la situación es a la vez peligroso y deprimente es innegable. Pero el liderazgo responsable no niega la realidad, por muy triste que sea. En primer lugar, reconoce lo que existe, y sólo entonces trata de imaginar lo que podemos hacer para crear un mundo mejor.

Sin embargo, eso es precisamente lo que demasiados líderes progresistas judíos estadounidenses se niegan a hacer. Cuando la Operación Pilar de Defensa estaba en su apogeo, la rabino de Ikar en Los Angeles escribió a su comunidad diciendo que lo que Israel tenía que hacer era "comprometerse seriamente y de inmediato en las negociaciones de paz con la Autoridad Palestina", demostrando una absoluta falta de comprensión del equilibrio de poderes entre Hamas y Fatah, o del odio hacia Israel que ahora es sistémico en la vida palestina. Cuando la Asamblea General de Naciones Unidas votó a favor de mejorar el estatus de los palestinos al de no miembro observador, los rabinos de Bnei Jeshurun ​​en Nueva York escribieron a su comunidad diciendo que "El voto en la ONU [era] un gran momento para nosotros, como ciudadanos de el mundo... Esta es una oportunidad para celebrar el proceso que permite a una nación a presentarse y pedir el reconocimiento".

¿Estos rabinos se imaginan en sus sueños más salvajemente buenistas que cualquier sentimiento paralelo saldrá de la otra parte? La tinta apenas se secó en la carta de los rabinos de Bnei Jeshurun, cuando el jefe político de Hamas, Khaled Meshal, afirmó que "Palestina es nuestra desde el río hasta el mar y desde el sur hacia el norte. .No habrá ninguna concesión sobre una sola pulgada de la tierra..., no habrá ninguna legitimidad para Israel", y Meshal prosiguió con "Vamos a liberar Jerusalén pulgada a pulgada, piedra por piedra. Israel no tiene derecho a estar en Jerusalén".

¿Hay alguien que realmente se imagine que las concesiones israelíes en Cisjordania pueden poner freno a este tipo de odio? ¿Puede algún israel bien dispuesto ignorar y hacer abstracción de los puntos de vista de Meshal y ver su popularidad fortalecida, o debilitada, en Israel? Poco después, se informaba de que las fuerzas de la Autoridad Palestina en la Ribera Occidental han cesado todas las operaciones destinadas a reducir la influencia de Hamas en la Ribera Occidental. ¿Alguien puede poner en duda lo que esto significa?

Algunas voces responsables de judíos estadounidenses están llegando a un acuerdo con esta nueva realidad. Leon Wieseltier escribió recientemente en The New Republic que "ya no creo que la paz entre israelíes y palestinos se produzca en lo que me queda de vida. No he cambiado mis puntos de vista, sólo he perdido mis esperanzas".

Wieseltier piensa, por desgracia, como la mayoría de los israelíes. Mientras, las voces progresistas judío estadounidenses, por desgracia, se sitúan en un lugar muy diferente. "Estamos profundamente arraigados a nuestras narrativas del bien y el mal, de la víctima y del agresor", escribió la rabino de Ikar, mostrándose poco dispuesta a tomar una postura sobre si Hamas era bueno o malo, víctima o agresor, mientras que los rabinos de Bnei Jesurún afirman en su nota que la votación en la ONU fue un gran momento para ellos "como ciudadanos del mundo".

Los judíos siempre se han visto a si mismos como ciudadanos del mundo. Sin embargo, la clave para la supervivencia del judaísmo ha sido la capacidad de emparejar y hacer compatibles la preocupación universal con una evaluación clarividente de los desafíos y peligros a los que se enfrenta el mundo judío. La marca del gran liderazgo religioso no es simplemente su capacidad para imaginar un mundo mejor, sino imaginar cómo podríamos llegar a ese mundo desde el que realmente existe. Sabremos que surge ese gran liderazgo religioso progresista cuando veamos que el mundo que nos describen por lo menos soporte y se asemeje a uno en el que Israel pueda sobrevivir.

Labels: ,