Saturday, October 31, 2015

El juego pro-palestino de los medios de comunicación: Ganar o ganar - Elder of Ziyon



- Un palestino muerto mientras trataba de asesinar a un israelí con un cuchillo.

- ¿El israelí fue herido o asesinado?

         Sí.    Se distribuyen caramelos celebrando la hazaña de tan valiente mártir.
       
         No. ¿Hay un vídeo del atacante enarbolando un cuchillo?
               
                  Sí.   Entonces los medios dicen que los israelíes fabricaron la evidencia.

                  No.  Los medios dicen que los israelíes lo mataron sin una razón aparente.

Labels:

Mi visita al Monte del Templo - Shlomi Eldar - Al Monitor



Yo no visité el Monte del Templo por razones religiosas, políticas o ideológicas. Más bien, fui como un periodista que desea saber de que se trata todo este alboroto. Yo quería saber de primera mano si están fundadas las acusaciones palestinas de que la mezquita de Al-Aqsa está en peligro. ¿Cambió Israel realmente el status quo santificado en el Monte del Templo o fue - como afirman los funcionarios israelíes - la desenfrenada y deliberada incitación de la rama norte del Movimiento Islámico en Israel y de la Autoridad Palestina lo que desató la actual ola de terror?

El 28 de octubre, un día antes de mi visita, el miembro árabe de la Knesset Basilea Ghattas, de la Lista Árabe Conjunta, visitó el Monte del Templo a pesar de la prohibición de hacerlo que impuso el primer ministro Benjamin Netanyahu a los miembros de la Knesset. Ghattas utilizó un gran sombrero para ocultar su identidad, logrando engañar a los guardias y colarse en el recinto. "Israel continúa cambiando el status quo y está intensificando su soberanía y su ocupación", alegó en la estela de su visita.

Esta no fue mi primera visita a la Explanada de las Mezquitas. Mis álbumes de fotos personales contienen fotografías del Monte del Templo en los momentos en que visitar la plaza de Al-Aqsa no representaba un gran problema. Como periodista, solía venir con una cámara para cubrir los eventos en el complejo, incluyendo una visita ampliamente publicitada de altos funcionarios palestinos en el momento en que se estableció la Autoridad Palestina. Recuerdo las fotografías de los altos funcionarios palestinos como Nabil Shaat, Saeb Erekat y otros. Pero desde entonces, las tensiones en el Monte del Templo se han intensificado. Los grupos radicales judíos como los Leales del Monte del Templo han comenzado a predicar la construcción de un tercer templo. Las orientaciones y directrices existentes se publicaron nuevamente en un intento de echar abajo la tensión, detener el deterioro y evitar el surgimiento de la violencia. Cada parte se agazapó detrás de sus posiciones en una serie de luchas por el control y el poder, convirtiendo al Monte del Templo en un elemento volátil de discordia que mezclaba motivos políticos, diplomáticos y religiosos.

Visitar el complejo del Monte del Templo es posible sólo a través de grupos organizados o bien por los que se organizan en el acto. Por eso pedí unirme a un recorrido de la Temple Mount Heritage Foundation, encabezada por el activista de derechas Yehuda Glick, que dirige una iniciativa para liberar la visita de los judíos al Monte del Templo. Para mi sorpresa, sin embargo, descubrí que yo era el único turista en dicha iniciativa, por lo que tuve el privilegio de tener un guía turístico privado que me dio una descripción detallada de la historia de Jerusalén y del Monte del Templo.

Orna, una guía turística y una mujer laica, y una voluntaria una vez al mes, al igual que muchas otros guías de turismo, me ofreció una gira profesional libre de cargas, "sin agendas religiosas, políticas e ideológicas", para cualquiera que quiera ver el sitio y ser informado.

Cuando llegamos a la puerta de entrada otra sorpresa me esperaba: Cientos de turistas de todo el mundo estaban haciendo cola esperando pacientemente a las horas de visita. Los autobuses llenos de turistas estaban aparcados cerca del estacionamiento del Muro de las Lamentaciones. Columna tras columna de visitantes de diferentes países se unió a la línea sinuosa que se extendía a lo largo hasta la entrada a la Puerta Dung de la Ciudad Vieja. Ingenuamente pensaba que sólo un puñado de personas, principalmente pertenecientes a grupos de la extrema derecha israelí que insistían en cambiar el orden existente, vendrían a visitar este "lugar de moda".

Como resultado de ello, los turistas tienen prioridad el acceso al recinto. Cuando un grupo de judíos se organiza, tiene la última prioridad a la hora de entrar. A los judíos que desean visitar el Monte del Templo se les asigna policías, soldados de la policía de fronteras y guardias de seguridad del Waqf que se aseguran exhaustivamente de que no traigan objetos rituales judíos. También tienen prohibido rezar, hacer una reverencia, sentarse, recitar oraciones en voz baja, llevar un libro de oraciones, una foto del complejo o una estrella de David. Ellos no pueden llevar nada que pudiera molestar a los más celosos fieles musulmanes y suscitar más tensión.

Antes de entrar, Orna escondió cuidadosamente todas las fotos, dibujos y mapas que llevaba bajo el hueco de una escalera con el fin de cumplir con las estrictas restricciones de la visita. De pie, junto a la larga fila de turistas, estaban cinco judíos que llevaban kipás. Una vez organizados como un grupo, esperaban las instrucciones de los guardias de seguridad para dejarlos entrar. Después de pasar por un riguroso control de seguridad en la puerta de entrada, les fueron asignados unos soldados de la policía de fronteras, así como guardias de seguridad del Waqf, que los rodearon durante toda la visita. Tan pronto como pusieron un pie en la plaza, las mujeres llamadas Mourabitat (activistas organizados musulmanes) comenzaron a gritarles en voz alta: "Allahu akbar". Esta fue la primera vez que vi de cerca a esas mujeres que han sido reclutadas por la facción norte del Movimiento Islámico de Israel para entorpecer esas visitas, y que reciben una paga por su participación en la misión de "defender la mezquita de Al-Aqsa".

En los perímetros más alejados de la entrada, unas 20 mujeres de un grupo de estudio religioso estaban sentadas en un círculo leyendo el Corán. En una loma más alejada de allí, fuera de la estructura, estaban los Mourabitoun - los hombres - que también estaban teniendo una clase del Corán. Cuando se dieron cuenta de la presencia de judíos religiosos también ellos comenzaron a gritar en voz alta, mezclándose con los gritos de las mujeres, "Allahu akbar".

Indiferentes a esos gritos, el pequeño grupo judío siguió caminando despacio por la plaza hasta llegar a la entrada de la mezquita, que se caracteriza por una tira en el suelo. Allí es donde se detuvieron por temor a que cruzar un área que estuviera prohibida. A partir de ahí, se procedió a dar otra ronda a lo largo de la plaza. Luego se fueron del complejo escoltados por los guardias y por los gritos de "Allahu Akbar".

Me acerqué al grupo de hombres Mourabitoun. Saqué mi móvil y tomé una foto. De repente, unos guardias del Waqf aparecieron exigiendo que yo entregara mi móvil, alegando que había tomado una foto de un espectáculo que no podía ser fotografiado.

"No tengo ninguna objeción en borrar la foto prohibida", le dije a uno de los guardias, que se aseguró de ello. Eliminé todas las fotos que mostraban a los Mourabitoun y Mourabitat en el Monte del Templo, así como las fotos de los guardias de seguridad del Waqf alrededor de la mezquita. Sin embargo, me dejaron conservar una foto de mí mismo en el complejo de la mezquita. Pero entonces otro grupo de guardias de seguridad del Waqf apareció con su comandante al mando (es lo que deduje por el tono de su voz y las órdenes que daba a sus subordinados.) Exigieron que fuera retirado del Monte del Templo, ya que, según ellos, había violado las reglas. "Nadie me dijo que no podía tomar fotos de los fieles", les traté de explicar. Para apoyar mi argumento, añadí que yo había tomado las fotos de manera abierta y en presencia de los guardias de seguridad. "Si yo hubiera sabido que no se puede tomar fotos de las Mourabitoun, ¿lo habría hecho frente a sus propios ojos?", les pregunté en voz alta.

Alzando la voz, el comandante de los guardias del Waqf dijo enérgicamente, "Sacarle en este mismo momento. Khalas! [Eso es suficiente!] Fuera". Cuando comenzaron a escoltarme hacia la puerta de salida, un soldado de la policía fronteriza estacionado en uno de los puestos de seguridad apareció de pronto. En ese momento una discusión sobre la soberanía del Monte del Templo se produjo. "Ustedes no tienen derecho a echar a todos los visitantes de la plaza", les dijo el soldado a sus homólogos del Waqf, que insistieron en la eliminación del "turista irrespetuoso".

Uno de los funcionarios del Waqf se dirigió a mí en inglés, y me dijo: "Aquí nosotros tomamos las decisiones. Aquí nosotros decidimos. Aquí somos los reyes. Los gobernantes". Él me repetía la palabra "reyes" una y otra vez. "Nadie puede poner en duda lo que decimos", argumentó. "Nosotros determinamos quien entra y quien sale, y lo que pueden o no pueden hacer. Somos los soberanos en la mezquita de Al-Aqsa".

El soldado de la policía fronteriza trató de calmarlo, diciéndole que esos no eran los procedimientos y que las decisiones tienen que hacerse de forma conjunta. Sin embargo, el guardia del Waqf insistió en que ellos eran "los soberanos" y que había ordenado explícitamente echarme

Con esto terminó mi visita al Monte del Templo, en la que me enteré que si "los funcionarios del Waqf tienen la autoridad y la capacidad de decidir quién va a visitar el recinto, y quien no cumple con los criterios mínimos, entonces la mezquita de Al-Aqsa no debe estar en peligro".

Como ya he señalado, el miembro árabe de la Knesset Ghattas alegó que Israel estaba profundizando su control y su ocupación, sin embargo, no entiendo lo que él vio. Los guardias de seguridad del Waqf estaban densamente desplegados en el complejo del Monte del Templo haciendo grandes esfuerzos para vigilar solamente a los pequeños grupos de judíos que visitaban el lugar, en comparación con los miles de turistas a los que se les permite visitarlo casi ininterrumpidamente. Mientras que el mantenimiento del orden y de la seguridad en el Monte del Templo y en Al-Aqsa es compartido conjuntamente por Israel y el Waqf, los focos de tensión aparecen con el control palestino casi total sobre a quien se permite acceder al Monte del Templo y a quien no. Esto, por supuesto, está en total contraste con las acusaciones palestinas de que Israel ha cambiado el status quo y que Al-Aqsa está en peligro.

Los guardias de seguridad del Waqf son palestinos, en su mayoría residentes de Jerusalén Este. Los que hablan hebreo reciben sus salarios del Reino Hachemita de Jordania, que financia el instituto Waqf, y en virtud de lo cual es responsable de su seguridad y funcionamiento. ¿Están destinadas las acusaciones palestinas sobre un cambio en la política israelí y la tensión desencadenada que rodea al Monte del Templo, entre otras cosas, a la creación de nuevos arreglos que alejen a los jordanos del Waqf, o al menos debiliten su posición, e introducir así a los palestinos en la toma de decisiones?

El proceso de radicalización y las luchas de poder que arraigan en el Monte del Templo tienen muchas causas. Sin lugar a dudas, uno de ellas procede de las organizaciones y movimientos que fomentan la peregrinación judía al lugar, contrariando una percepción vigente desde hace mucho tiempo entre los estudiosos de la ley judía que prohibía visitar el complejo por razones religiosas. Pero de aquí a decir que la mezquita de Al-Aqsa está en peligro, hay una gran distancia. Lo que está sucediendo ahora es una lucha por el poder político, y no una lucha religiosa para cambiar el status quo, en la que la Autoridad Palestina y grupos de palestinos de Israel están involucrados. Si esto se deriva de la ansiedad, del temor o de la incitación pura, esto es, no obstante, un juego político-diplomática sin tabúes. Esta vez no es Israel quien está jugando este juego, es la Autoridad Palestina.

Sin embargo, el mayor peligro es que si la situación actual continúa y se sale de control, ni el presidente de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, ni Raed Salah, el líder de la rama norte del Movimiento Islámico de Israel, o los funcionarios del Waqf, podrán controlar realmente la altura de las llamas.

Labels: ,

Monte del Templo: ¿Lo correcto o lo más inteligente? - Shmuel Rosner



Si están esperando ansiosamente que se instalen las cámaras de vídeo en el Monte del Templo, tal como Israel y Jordania acordaron hacerlo recientemente, en la esperanza de que este acto ayudaría a restaurar la ley y el orden en ese lugar santo, no contengan la respiración.

En primer lugar, porque las cámaras aún no se han instalado, y los obstáculos aún podrían evitar que se instalen (o puedan ser destruidas poco después de ser instaladas).

Los palestinos ya expresaron su objeción a las cámaras. Riyad al-Maliki, el ministro de Asuntos Exteriores palestino, le dijo a la Voz de Palestina que el "plan era una trampa, porque Israel usaría las imágenes de vídeo para detener a los fieles musulmanes, que según alega, incitan en contra (de los judíos)", según The Guardian. Así que la pregunta sigue siendo: ¿Los palestinos cooperarán con la decisión, y si no lo hacen, podrán Israel (y Jordania) ubicarlas eficazmente sin esa cooperación?

La segunda cuestión es que no está del todo claro que las cámaras puedan cambiar la dinámica en el Monte del Templo, incluso si están instalados e incluso si llegan a estar operativas.

Las cámaras son un elemento de varios entendimientos alcanzados por el primer ministro Benjamin Netanyahu, el secretario de Estado John Kerry y el rey de Jordania Abdullah. Los palestinos se sintieron decepcionados por estos entendimientos, y eso no es de extrañar: han ganado poco con la reciente ola de violencia que han provocado. Los israelíes situados a la derecha de Netanyahu, también se sintieron decepcionados, y además esto no resulta sorprendente, Netanyahu se ha comprometido a un status quo que estos derechistas desearían cambiar.

El general Yaakov Amidror, ex asesor de seguridad nacional de Netanyahu, escribió la semana pasada que "es importante que la actual escalada de violencia se desvanezca sin un sólo logro palestino, sobre todo cuando se trata del Monte del Templo. Debemos evitar alimentar las tensiones en un sitio ya volátil, por lo que el gobierno y la policía están haciendo lo correcto al limitar el acceso al mismo. Sin embargo, una vez que se restablezca el orden, la situación actual se debe hacer cumplir resueltamente. La estrategia de Israel tiene que ser dejar muy claro que la violencia no obtiene ninguna recompensa".

Así que la pregunta para ambos lados realmente es si mantener el status quo - si la declaración de Israel de que "continuará haciendo cumplir su política de larga fecha: los musulmanes rezan en el Monte del Templo; los no musulmanes sólo visitan el Monte del Templo"-  es una "recompensa" para aquellos que perpetraron la violencia.

No va a ser una gran sorpresa descubrir que la respuesta a esta pregunta depende mucho de las tendencias políticas de los encuestados. Los que quieren cambiar el status quo verán el acuerdo como retroceder bajo presión. Los que no deseaban cambios lo verán como una afirmación de lo obvio: Israel nunca tuvo la intención de realizar ningún cambio. Los que quieren un cambio no ven ninguna razón por la cual Israel deba asentir ante una situación viciada. Los opuestos a los cambios opuestos no ven ninguna razón para arriesgarse a más violencia y esperan que su gobierno se comporte de manera responsable.

El año pasado, en un artículo que escribí para The New York Times, expliqué: "Hoy en día, existe un status quo con el apoyo de la manipulación y la intimidación. El Monte del Templo puede encender fácilmente una ola de violencia judío-árabe. Y dos grupos muy diferentes tienen los fusibles: el cálculo e intereses del liderazgo palestino y una sección imprudente y creciente de la calle judía israelí".

Obviamente, uno de los grandes debates que tenemos actualmente es si la reciente violencia se debe a las acciones del primer grupo o del segundo grupo. Por un lado, tenemos evidencias con la que apoyar la primera aseveración: el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas y sus amigos, han extendido toda una serie de mentiras acerca de las intenciones de Israel, llegando hasta pedir que los judíos no profanen el lugar sagrado con sus "sucios pies". Por otro lado, también hay evidencias con la que apoyar la segunda afirmación: el ministro Uri Ariel y su insistencia juvenil en hacer del Monte del Templo el lugar de sus provocaciones.

También escribí en otro artículo que el primer ministro de Israel recientemente se ha encontrado "a sí mismo en una situación incómoda. Benjamin Netanyahu es conocido en el extranjero como un acérrimo derechista. Pero ahora que tiene que hacer exactamente lo contrario de lo que sugiere su imagen".

Esto es a menudo pasado por alto en el juego actual: Netanyahu - el líder que el mundo ve como un beligerante acérrimo - es, de hecho, el miembro menos agresivo de su propio gobierno (apoyado por el ministro de Defensa Moshe Yaalon y el líder del Shas Aryeh Deri).

Uri Ariel y otros miembros del Habayit Hayehudi y el Likud (incluyendo la viceministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Hotovely) pueden seguir hablando de la disposición injusta en el Monte del Templo, y pueden mantener su deseo de un arreglo para cambiarlo a mejor, quejándose - con buena razón - del comportamiento escandaloso de los dirigentes palestinos (incluyendo la dirección política de los árabes israelíes). Netanyahu prácticamente ignora a todos, o incluso reprende a los miembros insensibles de su gabinete cuando es necesario, y hace lo que cree que es necesario para evitar más derramamiento de sangre y más violencia.

¿Esto es una buena cosa, ignorar estas quejas y aceptar un arreglo que dista de ser perfecto en el Monte del Templo? Esto es lo que escribí la semana pasada para el diario Maariv de Israel:
"En un mundo 'justo', los judíos habrían conservado el derecho y la posibilidad de visitar el Monte del Templo. Pero Israel no opera en un mundo justo, opera en un mundo de poder, en un mundo de cálculos medidos de costo y beneficio. Y en un mundo así es necesario recordarse constantemente a sí mismo que los derechos, como todas las cosas, están sometidos a una jerarquía. Hay cosas más importantes, y cosas menos importante. A menudo, los que insisten en tener todo terminan no teniendo nada, Pregúntenles a los palestinos". 
"Así que Israel tiene que seguir insistiendo en contar la historia real de la conexión judía con el Monte del Templo. Pero junto con el derecho a repetirlo, y el derecho de visitarlo, y el derecho a insistir en ello - junto a estos muchos 'derechos' -, es necesario que Israel no descuide sus obligaciones. La principal de ellas: la obligación de mantener su futuro asegurado como Estado judío, incluso si este objetivo requiere el abandono temporal de este o aquel 'derecho' ". 

Labels: ,

Gran artículo: ¿Cuántos israelíes deben morir para que esos judíos americanos progresistas que firman artículos y manifiestos "como judíos" puedan sentirse bien consigo mismos? - William A. Jacobson



 "Como judíos" es una frase que habitualmente da comienzo a la conversación o al relato de algunos judíos occidentales de izquierda cuando se trata de Israel, y en particular de la "ocupación".

En estos casos de la identidad judía sirve como escudo para lo que sigue: Una visión reprobadora, materialmente inexacta e históricamente sesgada, además de completamente unilateral, de Israel.

En un artículo de opinión publicado en The Washington Post por los profesores Steven Levitsky (Harvard) y Glen Weyl (U. de Chicago) [nota: Weyl acaba de unirse a Microsoft],  "Somos sionistas de toda la vida. Es por eso que hemos elegido boicotear a Israel", se puede comenzar leyendo, como en el caso de tantos "Como judíos", lo siguiente: "Somos sionistas de toda la vida. Al igual que otros judíos progresistas...".

El artículo de opinión es una caricatura del típico argumento ensimismado, egoísta y ahistórico de los "Como judíos", y que está en el corazón de la oposición judía progresista a Israel, el cual a menudo se expresa a través del Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS). Pero se trata más que nada, si no totalmente, de lograr que los "Como judíos" se sientan bien consigo mismos, lo que justificaría su propia existencia, pero poniendo la existencia de los israelíes en riesgo.

Trataré de este artículo más adelante.

Pero primeramente, es útil tener en cuenta esta descripción del fenómeno de los "Como judíos" en su relación con los judíos izquierdistas antisionistas:
Los judíos antisionistas dan a sus políticas de identidad un extraño giro. En lugar de afirmar que representan la opinión de la mayoría de sus compañeros judíos, movilizan su identidad "Como judíos" con el fin de dar a su punto de vista de oposición una mayor legitimidad. Ellos les están diciendo a los no judíos que quizás puedan pensar que sus opiniones parecen antisemitas, pero ellos, los buenos judíos, se muestran felices de asegurarles que no lo son. 
Pero si las afirmaciones de estos "Como judíos" antisionistas parece muy problemáticas para la mayoría de los judíos, entonces emplean otro pequeño giro. Afirman que su identidad judía es auténtica, por lo que de alguna manera las identidades mayoritarias judías son inauténticas. Así pues, el "Como judío" antisionista puede conformar una muy pequeña minoría, pero sin embargo alega que representa al "judío auténtico, al judío ético, al judío crítico. al judío antinacionalista, al judío valiente. al judío con visión de futuro". Y que "los otros judíos, la manada, en realidad no son judíos auténticos, pues su judaísmo ha sido subvertido por el sionismo, la islamofobia y una indiferencia secular hacia la ética judía".
Esta descripción, sin embargo, no sólo se aplica a los judíos antisionistas.

El fenómeno "Como judíos" es tan fuerte que se aplica a los judíos "progresistas" que dicen ser sionistas y apoyan el derecho de Israel a existir, pero que consideran la "ocupación" israelí de Judea y Samaria como un afrenta a sus valores judíos progresistas. Para que estos judíos progresistas puedan convivir con esos valores, Israel debe "poner fin a la ocupación" y abandonar sus exigencias en lo referente a los problemas de seguridad. Esas preocupaciones de seguridad son el resultado, total o casi totalmente, según su opinión progresista, de la "ocupación" en sí misma, Eliminen la ocupación y todo irá bien.

Según ese punto de vista, Israel se merece la mayoría de las reprobaciones, si no toda la culpa, por el fracaso de las negociaciones para lograr la salida de Cisjordania.

Pero todo esto es ahistórico e inventado para llenar una necesidad emocional.

Sabemos que la violencia contra los judíos por ser judíos se remonta al Mandato Británico de Palestina, a décadas antes de la independencia israelí. Hubo pogromos árabes contra los judíos en la década de 1920. En 1929, una de las comunidades judías más antiguas del mundo y continuas, en Hebrón, fue destruida y 67 judíos asesinados en los disturbios inspirados por el Gran Mufti de Jerusalén tras afirmarse que los judíos amenazaban la mezquita al-Aqsa.

Debido a la reciente polémica por las declaraciones del primer ministro Benjamin Netanyahu, el público ha tomado conciencia de que el Gran Mufti - un pariente de Yasser Arafat y venerado por los palestinos hasta hoy mismo -, era un descarado partidario y colaborador de los nazis. El Gran Mufti no dio la idea a Hitler de exterminar a los judíos, pero él le dio todo su apoyo. El antisemitismo del Gran Mufti infundió un odio semejante al de la actual "Intifada de los cuchillos", alimentado una vez más la incitación y las falsedades antijudías sobre un intento de destruir la mezquita al-Aqsa.

El conflicto también es alimentado por la retórica religiosa de retratar a los judíos como subhumanos, y dignos de asesinato por cualquier medio posible.

No hay nada que sugiera que Israel vaya a abandonar la mayor parte de Judea y Samaria sin unas medidas serias e importantes de seguridad, aprendiendo del ejemplo de que cuando salió de Gaza. Una Cisjordania convertida en una base de misiles de Irán y en una base terrestre de Hezbollah sería el resultado más probable de una salida sin seguridad.

Por otra parte, la idea de que Israel es el mayor obstáculo para un acuerdo ignora décadas de historia.

Fatah fue fundada en 1959, y la OLP se formó en 1964, antes de la captura israelí de Cisjordania en 1967. Esa captura en sí fue el resultado de que Jordania ocupara ilegalmente Cisjordania y media Jerusalén desde el armisticio de 1949, tras lanzar un ataque militar contra Israel. Cuando la entonces primera ministra israelí Golda Meir ofreció negociaciones para salir de Cisjordania a cambio de la paz, ella recibió los tres noes de la conferencia de Jartum: No habrá paz, no habrá un reconocimiento y no habrá negociación.

Todos sabemos lo que Israel ofreció en Camp David y en la Conferencia de Taba para salir de la práctica totalidad de Cisjordania, pero todo fue rechazado por Yasser Arafat, que a su vez lanzó la Segunda Intifada en la que miles de personas murieron.

Ahora hablemos del artículo de los profesores Levitsky y Weyl.

Estos son extractos de "Somos sionistas de toda la vida. Es por eso que hemos elegido boicotear a Israel" con mis comentarios:
Somos sionistas de toda la vida. Al igual que otros judíos progresistas, nuestro apoyo a Israel se ha basado en dos convicciones: en primer lugar, que un Estado era necesario para proteger a nuestro pueblo de un futuro desastre; y en segundo lugar, que cualquier Estado judío sería democrático, abrazando los valores de los derechos humanos universales que muchos tomaron como una lección del Holocausto. Las medidas no democráticas emprendidas en pos de la supervivencia de Israel, como la ocupación de Cisjordania y Gaza y la negación de los derechos básicos de los palestinos que viven allí, se entiende que son temporales... 
Este "hecho básico" plantea un dilema ético para los judíos americanos: ¿Podemos continuar abrazando un estado que niega permanentemente los derechos básicos a otro pueblo? Sin embargo, también plantea un problema desde una perspectiva sionista: Israel se ha embarcado en un camino que amenaza su propia existencia.
Esto es, por supuesto, una visión completamente desequilibrada de la situación actual. Los árabes en Israel tienen plenos derechos; inclusive si los derechos de las minorías no estuvieran perfectamente protegidos en la práctica (como es el caso de casi todos los países que pretenden proteger los derechos de las minorías). Israel se retiró de Gaza en 2005, y la gente eligió a Hamas, que luego expulsó a la Autoridad Palestina en una breve, pero sangrienta, guerra civil. La mayoría de los palestinos en Cisjordania viven en zonas controladas por la Autoridad Palestina.

Nadie sugiere que la situación actual es buena, pero si no fuera por la actual campaña de terror de los palestinos, la situación sería muy diferente de lo que es. La barrera de seguridad (un muro, en algunos pocos lugares, una cerca en la mayoría de los lugares), los puestos de control israelíes y la fuerte presencia militar son todos una reacción a la Segunda Intifada y a la campaña de atentados suicidas.

La elección no es entre una situación feliz y la situación actual, sino entre la situación actual y otra potencialmente mucho peor.
Como sucedió en los casos de Rhodesia y Sudáfrica, la subyugación permanente de Israel de los palestinos le aislará inevitablemente de las democracias occidentales. No sólo es que el apoyo europeo a Israel está disminuyendo, sino que también es la opinión pública estadounidense - una vez aparentemente sólida como una roca - la que ha comenzado a cambiar, sobre todo entre la generación del milenio. Ser un estado paria internacional no es una receta para la supervivencia de Israel.
La comparación con Rhodesia y Sudáfrica está de moda entre algunos progresistas e izquierdistas, pero es de nuevo falsa. Israel es un país gobernado por la mayoría de su población, y las divisiones son religiosas y étnicas, no raciales. Los judíos israelíes son multirraciales, con aproximadamente la mitad de ellos teniendo como origen a los refugiados o a los descendientes de los refugiados de los países árabes. Nadie afirma que los países de mayoría musulmana que imponen la ley Sharia sean de alguna manera estados "apartheid", eso sólo sucede con el único país con una mayoría judía en el mundo.

Por otra parte, la idea de que Israel es menos popular que antes no es soportada por las encuestas de Gallup y otros organismos. Así también, la afirmación sobre la generación del milenio es altamente especulativa, aunque en algunos campus universitarios haya indicios anecdóticos de pueda ser real, sobre todo entre los más progresistas. En el mundo de los judíos progresistas, la popularidad de Israel puede estar disminuyendo, pero los judíos progresistas no son el universo, excepto para esos mismos judíos progresistas.
Por último, la ocupación pone en peligro la seguridad que estaba destinada a garantizar. La situación de seguridad de Israel ha cambiado dramáticamente desde las guerras de 1967 y 1973. La paz con Egipto y Jordania, el debilitamiento de Irak y Siria, y la superioridad militar ahora abrumadora de Israel - incluyendo su (no declarada) disuasión nuclear - parecen haber terminado con cualquier amenaza existencial planteada por sus vecinos árabes. Incluso un Estado palestino liderado por Hamas no podía destruir a Israel...
Esta evaluación de seguridad es delirante.

Se estima que Hezbolá tiene unos 100.000 cohetes y misiles, muchos de ellos grandes y sofisticados, y se ha comprometido a destruir a Israel. Su patrocinador, Irán, está activo en Siria, declara su deseo de destruir a Israel casi a diario, y también arma a Hamas en Gaza.

Jordania sin una persona (el rey Abdullah) corre el peligro de caer en manos del Estado islámico. ISIS y los afiliados de al-Qaeda están activos en el Sinaí, y pueden terminar controlando Siria. Y por supuesto, la propia Cisjordania está lleno de facciones armadas que no aceptan ningún tipo de entidad nacional judía.
Para los partidarios de Israel como nosotros, todas las formas viables de presión son dolorosas. Las únicas herramientas que plausiblemente podrían cambiar los cálculos estratégicos israelíes son una retirada de la ayuda de los Estados Unidos y un apoyo diplomático a los boicots y desinversiones de la economía israelí. Un boicot que solamente tuviera como objetivo los bienes producidos en los asentamientos no tendría el impacto suficiente para inducir a los israelíes a reconsiderar el status quo. 
Es por lo tanto que, de mala gana, pero con decisión, nos negamos a viajar a Israel, boicoteamos los productos producidos allí y pedimos a nuestras universidades que desinviertan en Israel, y a nuestros representantes electos que retiren la ayuda a Israel. Hasta que Israel no se dedique seriamente a un proceso de paz que, o bien establezca un estado palestino o bien otorgue a los palestinos la ciudadanía democrática con plena soberanía en un solo estado, no podemos seguir subsidiando a los gobiernos israelíes cuyas acciones amenazan la supervivencia a largo plazo de Israel.
En otras palabras, tratar de presionar a Israel para que tome aquellas medidas que considera que van en contra de sus propios intereses de seguridad. Y a pesar del hecho de que los electores israelíes han votado en repetidas ocasiones a los partidos que no aceptan ese riesgo.

Este argumento es fundamentalmente antidemocrático: son los judíos estadounidenses progresistas, y no los votantes israelíes, los que deberían determinar el futuro de Israel.
Israel, por supuesto, no es el peor violador de los derechos humanos del mundo. ¿Boicotear a Israel, pero no a esos otros estados que violan mucho más esos derechos no constituye una doble moral? Desde luego. Nos encanta Israel, y estamos profundamente preocupados por su supervivencia. Por eso no nos sentimos igualmente de preocupados por el destino de otros estados... 
Reconocemos que algunos defensores de boicot son impulsados ​​por su profunda oposición (e incluso odio) a Israel. Nuestra motivación es precisamente la contraria: el amor por Israel y el deseo de salvarlo.
Esta es la verdadera visión de los "Como judíos":  una afirmación de tal superioridad moral que provoca que los propios israelíes no tengan ni voz ni voto en el asunto, y los palestinos sean tratados como meros niños que no son responsables de sus propias acciones y fracasos. Esta es una visión bastante intolerante en la que se adjudica una mayor responsabilidad y culpabilidad sobre los judíos israelíes son judíos (y los amamos), y casi ninguna responsabilidad en los palestinos porque no son judíos.

Lo que falta en este artículo es cualquier consideración o preocupación seria por la seguridad de los israelíes, y lo que sobra es la primacía que se da a una supuesta sabiduría procedente de las universidades de élite americanas frente a la realidad sobre el terreno de un Israel rodeado de enemigos fanáticos decididos a destruirlo.

No puedo culpar a "los israelíes por elegir la vida (en Israel), en vez de elegir ser amados en las columnas de opinión de The Washington Post".

¿Cuántos israelíes deben morir para que los profesores Levitsky y Weyl, y otros "Como judíos" progresistas, puedan sentirse bien consigo mismos?

Labels: ,

Antisionistas que dicen ser "sionistas de toda la vida": Dos judíos americanos de los 6 millones y medio apoyan el boicot a Israel - David Bernstein - Volokh Conspiration



Este es mi titular alternativo para un artículo de opinión publicado por The WPost el viernes y que se titulaba "Somos sionistas de toda la vida. Es por eso qué hemos elegido boicotear a Israel", y que fue el  artículo de opinión "más leído" del día.

Los autores, Steven Levitsky, profesor de gestión y gobierno en Harvard, y Glen Weyl, un economista que trabaja en Microsoft, se identificaron como "judíos progresistas" y "sionistas de toda la vida" que "durante años... hemos apoyado a los gobiernos israelíes, incluso aquellos con los que no estábamos demasiado de acuerdo, en la creencia de que un Israel que busque su seguridad actuaría para defender sus propios intereses a largo plazo". Yo les escribí y les pregunté si alguno de ellos se había manifestado públicamente en apoyo de Israel en alguna ocasión. Ambos reconocieron que no lo habían hecho. Tampoco Israel era un área de interés académico para ninguno de ellos.

El artículo era en sí mismo trivial, los típicos mantras y las tontas acusaciones de apartheid, las falsas acusaciones de un incremento del chauvinismo judío en Israel y, literalmente, ni una sola palabra sobre el terrorismo o el rechazo palestino (a una solución de dos estados en la que Israel perviva como lo que es ahora, un Estado judío y democrático), incluyendo el rechazo de varios de planes de paz ofrecidos por Israel desde el año 2000 y que se encontraban dentro de los parámetros de las expectativas para un acuerdo de la comunidad internacional.

Yo les refuté la orientación general de sus alegaciones, las cuales básicamente querían vender la idea de que una vez si fue aceptable, pero ya no lo era, ser miembro de la izquierda liberal y progresista y apoyar a Israel, y todo ello porque Israel se ha desplazado de una manera muy drástica hacia la "derecha".

Así pues, los autores del artículo no poseen un perfil público de haber sido partidarios de Israel en el pasado, no les interesa Israel como parte de su trabajo académico y no tienen nada minimamente original que decir.

El apoyo a un boicot a Israel permanece en la periferia exterior de la comunidad judía, y más aún entre los judíos que se consideran a sí mismos, tal como dicen ser Levitsky y Weyl, "sionistas de toda la vida" y partidarios de una solución de dos estados. El último sondeo que recuerdo haber visto sobre este tema informaba que más de 90% de los judíos americanos eran más comprensivos con Israel que con los palestinos, y lo contrario solamente era cierto en algún lugar con un solo dígito.

Weyl, al menos, esta claramente situado en el sector de la extrema izquierdo del sentimiento "sionista", pues él ha escrito en otras partes cosas como  "ahora es el momento de estar junto a la lucha del pueblo palestino en su lucha internacional por la justicia. Sólo la clara solidaridad de los judios humanitarios de todo el mundo con la causa de los que están esclavizados por nuestros representantes electos puede empezar a absolvernos de nuestros continuos crímenes".

[N.P.: Weyl es también conocido por promover un modelo de voto "de segundo nivel", lo que permitiría a la gente votar sobre un tema con diferentes niveles de influencia. Por ejemplo, bajo el sistema de Weyl los votos de las personas LGBTQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) tendrían más peso que los de los heterosexuales en un referéndum sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

En respuesta a un usuario de Twitter que le señaló que Microsoft, su empresa, mantiene una fuerte presencia en Israel, Weyl le contestó: "Bueno, me opongo a las inversiones de Microsoft en Israel, pero no considero esta razón suficiente para renunciar a un mundo tan interconectado".]

Sin embargo, el WPost y más aún el New York Times, se sienten en la necesidad de vez en cuando de publicar el habitual artículo del "yo soy un académico judío izquierdista,  y estoy indignado y harto de Israel", incluso por parte de personas que no tienen ninguna experiencia particular sobre el tema más allá de la que puedan tener cualquier judío americano interesado que puedan elegir al azar. No estoy seguro de que la búsqueda de un judío americano o dos, aquí o allá, y ajeno al resto de los 6,5 millones de judíos americanos, y que sostenga una posición anti-Israel pruebe lo contrario, pero al parecer los editores de opinión consideran que hay un mercado importante para este tipo de artículos.

ACTUALIZACIÓN: Como he señalado antes, mientras que bastantes judíos americanos de izquierda afirman a menudo que Israel se ha desviado cada vez más a la extrema derecha, de hecho, la extrema derecha del "Gran Israel" es mucho menor ahora de lo que llegó a ser, mientras que la izquierda se ha totalmente colapsado, dejando a Israel como una nación mucho más centrista políticamente hablando. Pero para algunos izquierdistas americanos, si no hay esperanza para la izquierda israelí tampoco la hay para Israel.

En ese sentido, es preciso leer un reciente artículo que ha creado un gran revuelo en Israel y que ha sido escrito por el conocido profesor y activista israelí por la paz, y durante mucho tiempo situado en la izquierda, Shlomo Avineri. Avineri, quien durante décadas ha argumentado que Israel puede llegar a un acuerdo con los palestinos sobre la base de un reconocimiento del conflicto entre dos movimientos nacionales legítimos, ahora admite implícitamente que ha sido un ingenuo:
La cuestión es que los israelíes que ven el conflicto dentro del marco de una lucha entre dos movimientos nacionales suponen que esta es también la posición que sostiene la otra parte; por lo tanto, cuando las negociaciones fracasan, la receta que se defiende es ceder en algunos de los detalles con la esperanza de que más concesiones, de uno u otro lado, dará lugar a un acuerdo. 
Desafortunadamente, esto es una ilusión. 
La posición palestina básica, que por lo general no siempre se señala explícitamente, es totalmente diferente y se puede detectar fácilmente en numerosas declaraciones palestinas. De acuerdo a la opinión de los palestinos, este no es un conflicto entre dos movimientos nacionales, sino un conflicto entre un movimiento nacional (el palestino) y una entidad colonial e imperialista (Israel). De acuerdo con este punto de vista, Israel terminará como todos los fenómenos coloniales, siendo destruido y desapareciendo. Además, según el punto de vista palestino, los judíos no son una nación, sino una comunidad religiosa, y como tal no tiene derecho a la autodeterminación nacional, lo cual es, después de todo, un imperativo universal.
Mucha gente en Israel todavía se opone a los asentamientos, y piensa que Israel ha perdido una serie de oportunidades para promover la paz, y así sucesivamente. Pero después de que Oslo, y posteriormente Camp David / Taba, fueran recibidos con una terrible violencia palestina, después de que tras la retirada israelí de Gaza se recibiera una lluvia de cohetes de Hamas, y dada la actual ronda de violencia palestina motivada por los falsos rumores de que Israel planea destruir la mezquita de Al -Aqsa, falsedades animadas por el propio gobierno palestino, pocos israelíes aún creen, como los ingenuos Levitsky y Weyl, que Israel es el único responsable del conflicto o tiene el poder unilateral para resolverlo, sin llegar por supuesto hasta el suicidio.

Labels: , ,

Antisionistas que dicen ser "sionistas de toda la vida": Si usted dice que ama a Israel, no intente destruir su economía - Elliott Abrams - Washington Post



"Nos encanta Israel. Lo amamos más de lo que amamos a otras naciones". Es por eso que tienen que hacer todo lo posible para destruir su economía.

Ese es el mensaje de un extravagante artículo de opinión de una pareja de profesores judíos americanos progresistas, Steven Levitsky y Glen Weyl. Su argumento es simple: "La ocupación" israelí de Cisjordania y Gaza es ahora "permanente", a menos que se haga el suficiente daño económico para obligar a Israel a cambiar de rumbo.

¿Qué falta aquí? Dos cosas: la historia y los palestinos.

La historia revela dos intentos recientes de los líderes israelíes de negociar una paz global con los palestinos - por los primeros ministros Ehud Barak en 2000 y Ehud Olmert en 2008 - que fueron rechazadas por los líderes de la Organización de Liberación de Palestina, Yasser Arafat y Mahmoud Abbas. De estos hechos, Levitsky y Weyl no dicen nada. Tampoco mencionan la retirada de Gaza de Israel, quizás por que aún les parezca "ocupado" a pesar de que ni un solo soldado o civil israelí vive allí.

En su lugar, nuestros profesores simplemente afirman que "los movimientos internos" en Israel que trataban de evitar "que la ocupación se hiciera permanente" se han "marchitado". Ahora bien, es evidente que la izquierda israelí y el "movimiento por la paz" se han debilitado. ¿Pero a qué se ha debido? Según nos dicen nuestros profesores y autodenominados "progresistas", se ha debido "al auge económico y a la seguridad temporal proporcionada por la barrera de Cisjordania y al sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro". Esto ya nos demuestra una profunda falta de comprensión de Israel y de los israelíes, ya que la causa de que el "movimiento por la paz" se haya "marchitado" de debe a una razón muy diferente.

Esa razón es la conducta de los palestinos, un factor que está casi totalmente ausente en el artículo de estos profesores. Esto desde luego es notable. Ni siquiera se menciona el rechazo palestino a las negociaciones. Las olas de terror - desde las intifadas de Arafat a la actual ola de apuñalamientos - apenas se mencionan. Su única mención solamente busca justificar a los palestinos y es la siguiente: "la propia ocupación... de manera crucial, sigue siendo el motivo principal detrás de la violencia palestina".

¿De verdad estimados profesores? La "ocupación" se inició en 1967. ¿No hubo violencia palestina antes de eso? ¿Y qué ocurre con las décadas de terrorismo palestino destinadas a detener la llegada de judíos a Israel y el establecimiento de su estado, y luego continuada de 1948 a 1967? Lamentablemente, la "violencia" palestina que estos profesores judíos americanos evitan escrupulosamente denominar terrorismo es anterior a la "ocupación". El problema fundamental sigue siendo el generalizado rechazo palestino no a los asentamientos israelíes, sino a la existencia del Estado de Israel.

Especialmente llamativas son las demandas de estos profesores a los palestinos: nada de nada. Ellos tampoco exigen que los palestinos negocien. Ellos ni siquiera exigen el fin del terrorismo, ni siquiera tras un mes de terror de apuñalamientos, la forma más íntima de matar imaginable. Para nuestros profesores y gente similar, los palestinos son aparentemente como unos niños pequeños, incapaces de razonar o de controlar sus acciones. No son actores en este drama. Solamente los judíos lo son.

Las palabras finales del artículo de estos profesores volvían a hablar de amor: Si bien algunas personas boicotearán a Israel por odio, ellos lo harán por "su amor por Israel y el deseo de salvarlo". Adoptando esta postura, ellos rechazan lo que piensan la gran mayoría de los "progresistas" israelíes, a los que supuestamente apoyan, y se alinean con todos los enemigos del Estado judío.

Ellos son libres, por supuesto, de hacer esto, pero entonces deberían ser más sinceros con nosotros y con ellos mismos. Ellos están tratando de "destruir a Israel para salvarlo", pero desde Cambridge y Chicago, mientras que los israelíes se enfrentan a los peligros todos los días. Uno de estos peligros es el terrorismo. Otro, que ya estamos comprobando, son esos profesores necios cuyas pretensiones intelectuales les lleva a ignorar la historia e infantilizar los palestinos.

Labels:

La mano oculta detrás de la ola de terror palestina - Jonathan D. Halevi - JCPA



La ola de terrorismo palestino contra Israel que el liderazgo palestino llama una "intifada", está ganando el apoyo abierto de todas las organizaciones e instituciones representativas del pueblo palestino, incluida la OLP, la Autoridad Palestina (AP) en Ramallah, las autoridades de Hamas que controlan Gaza y las organizaciones que representan a la diáspora palestina.

La luz verde a la intifada fue dada por el presidente de la AP, Mahmoud Abbas (Abu Mazen), en su discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el 30 de septiembre, en la que alabó el terrorismo palestino y amenazó con el caos político, es decir, un descenso a conflictos de todo tipo al estilo de una intifada.

Desatando al terror palestino Abbas espera lograr una mayor intervención internacional en el conflicto y, por lo tanto, dar mayor peso a la Resolución 67/19 de la Asamblea General de la ONU del 4 de diciembre de 2012 que reconocía a "Palestina" como un Estado observador no miembro de la ONU, dentro de las fronteras del 4 de junio de 1967, incluida Jerusalén oriental. Así, el terrorismo palestino tiene la intención de aprovechar la presión internacional sobre Israel para obtener su retirada de Cisjordania sin negociaciones o condiciones. Por supuesto, la lucha palestina contra Israel continuará posteriormente desde las nuevas fronteras en virtud de la mejora de las circunstancias.

El liderazgo de Hamas también ve la resolución de la ONU como una oportunidad histórica para reforzar la disposición que reconoce "al Comité Ejecutivo de la Organización de Liberación de Palestina, de acuerdo con una decisión del Consejo Nacional Palestino, como encargada del poder y de las responsabilidades del Gobierno Provisional del Estado de Palestina...".

Hamas, que en el pasado fue un amargo enemigo de la OLP, ha convertido en su meta suprema hacerse cargo de esa organización. Con ello pretende obtener la condición de único representante del pueblo palestino y el derecho al reconocimiento internacional de ese estado con todas las concomitantes ramificaciones políticas, jurídicas, económicas y de otro tipo.

Por lo tanto, en los acuerdos de reconciliación entre la Autoridad Palestina/Fatah y Hamas, los líderes de Hamas exigieron la formación de un liderazgo temporal de la OLP que incluiría a Hamas y a la Yihad Islámica - es decir, colaborar en el gobierno palestino temporal -, y la celebración de unas nuevas elecciones para las instituciones de la OLP, en primer lugar, y ante todo el Consejo Nacional Palestino.

A pesar de su apoyo declarado a una reconciliación nacional, Abbas no tiene ninguna prisa en incorporar a Hamas a las instituciones de la OLP y lo está condicionando a hacerse con el control real de Gaza, actualmente bajo el control efectivo de Hamas. Según la opinión de Hamas, Abbas y el actual liderazgo palestino son un obstáculo para la obtención de su punto de apoyo hacia las instituciones de la OLP y el Comité Ejecutivo de la OLP, el que constituye el gobierno "temporal" palestino.

El liderazgo de Hamas entiende que Abbas está tratando, a través de la Intifada, de mejorar el reconocimiento internacional del Estado palestino y de su condición de "presidente" de todo el pueblo palestino, incluyendo a Gaza, y trata de hacerlo sin habilitar la incorporación de Hamas a las instituciones que tomarían las decisiones del estado y que son reconocidos por la comunidad internacional.

Hamas ha calificado a los líderes palestinos de Ramallah como "traidores" y colaboradores de Israel en el "grave delito" de la cooperación de seguridad, por lo que deberían ser castigados con la ejecución por su "grave traición" contra el pueblo palestino. Los líderes de Hamas niegan legitimidad al gobierno de la Autoridad Palestina y piden su derrocamiento por las masas.

En los últimos años el liderazgo de Hamas ha estado tratando de provocar una intifada en Cisjordania que conduciría a un colapso de la Autoridad Palestina, ya sea a través de una revuelta por una operación militar israelí a gran escala contra las fuerzas militares del AP que son responsables de la población palestina, o bien por el terror.

El liderazgo de Hamas también se está apropiando de la actual ola de terror denominada "Intifada de Al-Quds", mientras pone énfasis cardinal en la apertura de un frente contra Israel tanto en Cisjordania como dentro del propio Israel, llamando a los árabes israelíes a tomar parte activa en la lucha. Gaza serviría como base para el establecimiento de esa ola de terror en movimiento. Además, aunque desde Gaza hay unos pocos ataques (unos pocos cohetes, algunos disparos de francotiradores, e infracciones de la valla fronteriza), los líderes de Hamas se abstienen como en el pasado de responder a la "violencia contra los palestinos" con un fuego masivo de cohetes desde Gaza contra las comunidades israelíes.

El portavoz de Hamas, Sami Abu Zuhri, dejó claro (en el diario de Hamas Falestin, 14 de octubre de 2005) que Hamas quiere mantener lo que se ha llamado "la naturaleza popular de la Intifada de Al-Quds", mientras la mantiene enfocada en Cisjordania y Jerusalén, junto con ataques desde dentro de Israel. Abu Zuhri también subrayó el aprovechamiento de las herramientas legales y las organizaciones de derechos humanos en el sostén de la lucha de las organizaciones terroristas "contra Israel, y sobre todo, como lo que denominan 'ejecuciones extrajudiciales' de palestinos" (en otras palabras, los terroristas muertos durante los intentos de asesinato de civiles y soldados israelíes con cuchillos, vehículos, etc...).

Por lo tanto, el liderazgo de Hamas no quiere abrir un frente militar inmediato contra Israel desde Gaza, sino centrar la actividad terrorista en Cisjordania, Jerusalén y el propio Israel. El objetivo primordial es socavar al gobierno de la Autoridad Palestina.

La política de Hamás refleja una gran confianza en sí misma de la organización terrorista, y el sentido de que la extensa infraestructura militar que ha desarrollado en Gaza, junto con su capacidad de permanecer en el poder, incluso después de las operaciones militares de Israel, les ofrece una medida de disuasión contra más campañas militares israelíes.

En la actualidad, Gaza se ha convertido en un Estado palestino independiente, y éste estado gobernado por Hamas está intentando, a través de la "Intifada de Al-Quds", anexionarse también Cisjordania.

Esta, a su vez, es sólo una fase en el plan por etapas para implementar una limpieza étnica de los judíos de la Tierra de Israel. Según lo declarado por Mahmoud al-Zahar (Falestin, 17 de octubre, 2015), jefe del Departamento Político de Hamas y considerado uno de los pilares del movimiento, la lucha para "expulsar a los judíos de toda Palestina es un mandamiento religioso anterior a lo que también es un deber nacional".

Labels:

Friday, October 30, 2015

Las unidades de élite de los Guardianes Revolucionarios de Irán derrotadas por el ISIS en la pre-batalla de Al Safira de Alepo - Debka



La batalla por Al-Safira, a 20 km. al sur de Alepo - y clave para su captura - pasará a la historia revolucionaria de Irán como la derrota más humillante que sus fuerzas de élite han cosechado en sus 36 años. Esta semana, Irán envió a una batalla fuera de sus fronteras a 2.000 de sus tropas de combate, leales y bien equipadas, las mejor entrenadas, y compuestas por unidades de los seis batallones de los grupos de élite del Cuerpo de los Guardias Revolucionarios (IRGC). En Al-Safira, lucharon con la cobertura aérea rusa junto a Hezbolá y las fuerzas del ejército sirio, en lo que se suponía que era el punto de inflexión en la guerra civil siria. Su objetivo era romper las líneas defensivas del Estado islámico y del Frente Nusra alrededor de Al-Safira, golpeando las posiciones que los islamistas habían erigido para bloquear las carreteras de Alepo y del centro de Siria hasta Damasco, entre ellas la Ruta 5, la carretera principal. Después de eso, se planeaba avanzar en Alepo.

Pero su ofensiva obtuvo el resultado opuesto.

Combatientes del ISIS y del Frente Nusra detuvieron a las tropas iraníes y sirias en sus aspiraciones y las obligaron a abandonar las secciones que tenían a lo largo de las principales rutas de transporte que conducen a Alepo. Así que no sólo las fuerzas lideradas por los iraníes fallaron a la hora de despejar el camino hacia esta ciudad clave, sino que fueron rechazadas por los combatientes de ISIS que tomaron el control de la ruta de 20 kilómetros entre Al-Safira a Aleppo. El día terminó con los yihadistas en posición de apretar el cerco a ambas ciudades.

El jueves 29 de octubre, el ISIS dio seguimiento a su victoria al tomar el control de los barrios orientales de Al-Safira y avanzó hacia el centro de la ciudad.

Las pérdidas sufridas por el Cuerpo de los Guardias Revolucionarios (IRGC) que encabezó el ataque por tierra fueron muy duras, sobre todo en los combates en la zona rural al sur de Alepo.

¿Cómo les pudo pasar eso a unas fuerzas supuestamente tan formidables de Teherán?

El número de muertos de Irán en la batalla por Alepo nunca se sabrá, pero el número de oficiales y de soldados que murieron fue tan alto, y el efecto del shock tan extremo, que el subcomandante de las IRGC, el general Hossein Salami, tuvo que convocar una conferencia de prensa en directo ante la TV estatal iraní para explicar por qué su país estaba implicado en la guerra siria.

Allí presentó a Siria como "la línea del frente de batalla contra las fuerzas occidentales, en particular los Estados Unidos..., quienes buscan implementar un plan destructor en el mundo árabe". Luego argumentó: "Si Irán no hubiera intervenido, el caos se habría extendido hacia el Líbano, Irak y otros lugares".

Pero fuentes militares han informado a DEBKA que esta explicación no ofrecía ninguna respuesta a la cuestión principal que preocupa a los líderes de Irán y a la jefatura de los Guardianes de la Revolución: "¿Por qué motivos pueden seguir presumiendo que el ejército de Irán es capaz de destruir al ejército de los Estados Unidos en 10 días, y al IDF en un día, cuando las fuerzas especiales de Irán, sus cuerpos blindados, sus unidades de guerra urbana y sus brigadas aerotransportadas, respaldadas por la fuerza aérea rusa, no sólo no lograron derrotar a las fuerzas del ISIS sino que fueron humilladas al tener que retirarse a sus posiciones estratégicas en medio de fuertes pérdidas?"

DEBKA archivo ha obtenido la lista de las seis brigadas de elite iraníes que enviaron unidades a la batalla de Al-Safira de Aleppo:

La brigada Saberin, una unidad de operaciones especiales creado en 1992 para luchar contra las guerrillas kurdas y árabes con aspiraciones separatistas. La mayoría de sus combatientes son de Teherán,

La brigada Fatemyoun, compuesto enteramente de chiítas afganos. Su deber principal es proteger la tumba de Zeynab, un santuario chií en las afueras de Damasco. Pero hace un mes, el IRGC amplió la brigada a división con 15.000 combatientes de combate de primera línea en Siria e Irak.  

La Brigada 15 - o la Brigada Emam Hassan Mojtaba, compuesta por combatientes del centro de Irán. Una brigada especializada en la guerrilla y la guerra urbana.

La Brigada Independiente 83, o la Brigada Emam Jaafar Saydeq. Se trata de una unidad aerotransportada cuyos combatientes son valorados como los más duros, los más despiadados y motivados religiosamente de todos los contingentes del IRGC No es de extrañar, pues provienen de la provincia de Qom, cuyo centro, la ciudad de Qom, alberga el sistema clerical de Irán y es el lugar chiíta más importante después de las ciudades santas de Najaf y Karbala en Irak.

La Brigada 33, o la Brigada Al-Mahdi. Esta es otra unidad aerotransportada con amplia experiencia en la guerra de guerrillas, y está basada en la ciudad de Jahrom.

La Brigada blindada, o la Brigada de Hazrat-Hojjat. Sus combatientes proceden de la provincia en gran parte de habla árabe, y constantemente inquieta, de Juzestán, en el sureste de Irán. La brigada se ha actualizado recientemente con sistemas de armas avanzadas para combatir en Siria, Irak, o cualquier otro país vecino.

Los seis brigadas de la Guardia Revolucionaria fueron publicitadas orgullosamente como las unidades de combate más éxitosas de Irán, el baluarte invencible del régimen islámico revolucionario en Teherán contra el más poderoso de sus enemigos. La gran brecha entre su desempeño y la encendida retórica de los ayatolás deberá repercutir en las autoridades de Teherán que los enviaron a la batalla.

Labels: ,

Obvia y evidente moderación


Familia palestina pone a su hijo el nombre "Cuchillo de Jerusalén"

Labels:

Wednesday, October 28, 2015

Van a tener razón los izquierdistas: El que "incita al odio" es Netanyahu sacando ahora a relucir al Mufti al Husseini

La CIA trató de reclutar a expertos israelíes en el 2012 - Alex Fishman - Ynet (hebreo)



La grieta [entre Israel y los EEUU] empeoró en 2012, cuando quedó claro que la CIA, encabezada por el general David Petraeus, se esforzó por reclutar a ciudadanos israelíes que habían servido en unidades clasificadas y trabajaban para importantes empresas de tecnología israelíes y estadounidenses en suelo estadounidense. La medida probablemente fue aprobada por Obama.

La CIA tenía los CV de algunos de estos israelíes y conocía sus antecedentes militares. En algunos casos, los empleados de alta tecnología israelíes fueron detenidos en el aeropuerto JFK e interrogados durante horas, lo que más tarde resultó ser un intento de reclutarlos por la CIA. Estos intentos involucraron a ex soldados del IDF que sirvieron en unidades clasificadas, y en algunos de los casos fueron interrogados durante más de diez horas. Finalmente, el cónsul israelí y su oficial de seguridad llegaron a la escena y rápidamente comprendieron que éste no era un vulgar e inocente interrogatorio, y consiguieron que los israelíes abandonaran el aeropuerto.

Israel protestó enérgicamente ante las más altas esferas del gobierno de los Estados Unidos. Los estadounidenses negaron que estos fueran intentos de reclutamiento, afirmando en cambio que se trataba de meros retrasos burocráticos debido a problemas con los permisos y al temor de que pudieran estar tratando de emigrar a los EEUU. Pero después de que estos empleados israelíes en empresas de alta tecnología fueron interrogados de vuelta en Israel, quedó claro que su interrogadores en el aeropuerto americano no fueron funcionarios de inmigración, sino un oficial de reclutamiento de la CIA que estaba interesado en sus antecedentes militares.

Los estadounidenses estaban buscando maneras de acceder a las unidades clasificadas del IDF por si pudieran conocer los planes de ataque de Israel a Irán...

Resulta que [en 2011-2012] Israel tuvo una contribución sustancial en la inteligencia estadounidense, dotándola de esa información de inteligencia que ella misma no podía obtener de las instalaciones nucleares de Irán.

Tal como ha expuesto Edward Snowden, en esos momentos el primer ministro israelí, el ministro de Defensa y sus ayudantes estaban bajo constante vigilancia de los Estados Unidos... En esos momento, Israel también canceló un ejercicio militar conjunto con el ejército de los Estados Unidos. Más aún, Israel inclusive evitó que el misil guiado de crucero Aegis pudiera entrar en sus aguas territoriales...

A la Casa Blanca le gusta retratar la crisis entre ambos países como consecuencia de que Israel hiciera vuelos preparatorios de sus aviones hacia Irán ensayando un posible ataque a su reactor nuclear.

Pero las fugas de información clasificada de Israel, con el fin de retratar a Israel como un país belicoso e irresponsable en lo referente a Irán, se ha convertido en un pasatiempo para los Estados Unidos.

En Israel algunos pensaban que este tipo de tratamiento terminaría una vez que los estadounidenses llegaran a un acuerdo con Irán. Pero los viejos hábitos tardan en morir.

La última fuga formará parte probablemente de una "cálida bienvenida" al ministro de Defensa Yaalon, quien estará de visita en los EEUU esta semana, y a Netanyahu, quien estará de visita el mes que viene.

Labels:

Tuesday, October 27, 2015

Una becaria (y miembro de la jet set árabe) que trabajaba en el área cultural de la embajada francesa en Nueva York quería enviar nuevamente a los judíos a las cámaras de gas con el dinero de su padre





Hace unos días, el blog  Inglorious Barderds que suele denunciar con firmeza todos los excesos antisemitas, publicó el perfil de Amira Jumaa, una becaria árabe que trabaja en el área de Servicios Culturales de la Embajada de Francia en Nueva York:
Los bastardos te presentamos a Amira Jumaa, la cual quiere enviar de nuevo a los judíos a los hornos de gas con el dinero de su padre. 
Sin duda se trata de un gran fichaje [N.P.: del Quai d'Orsay y de su política árabe]. Ella es joven, rica, forma parte de la jet set, le gusta montar a caballo y odia a los judíos. 
Amira Jumaa tiene 20 años, viene de Kuwait, y estudió en Sciences Po Paris. 
Amira odia a Israel y llama a un boicot. Lástima que estudiara en Sciences Po y ni siquiera aprendió que es ilegal.
.
Amira tampoco reconoce a Israel. 
Todo esto podría haber sido mucho más fácil y "comprensible" si hubiera sido una cuestión del sionismo (una más). Lamentablemente, Amira tiene una solución para los judíos que recuerdan a la del cabo austriaco:  Amira cree que con el dinero de papá puede volver a llevar a los judíos a los hornos.  
Oh, ella odia a los judíos... (no solamente a los sionistas), Oh, eso es feo...  
Entonces, la pregunta de rigor es obligada:  ¿quién introdujo a Amira Jumaa para ese puesto en el área cultural en la embajada de Francia en Nueva York? 
Desgraciadamente, la publicidad dada por Inglorious ha provocado su precipitada salida de la diplomacia francesa. 
El Departamento de Asuntos Exteriores y de Desarrollo Internacional de Francia ha tenido conocimiento con consternación de los comentarios antisemitas, en su página personal de Facebook, de una estudiante haciendo una becaría en el servicio cultural de la Embajada de Francia en los Estados Unidos. Inmediatamente se dio por terminada su colaboración.

Labels:

Malos precedentes para el "lo conseguiremos" de Angel Merkel: (Europa) Fabrica de terroristas - Fernando Reinares - El País


La "madre de los sirios"

En 2010, el año antes de iniciarse la guerra civil en Siria, había en el mundo unos 1.600 millones de musulmanes. Apenas el 1,25% de ellos en Europa Occidental. Sin embargo, los procedentes de Europa Occidental constituyen al menos el 20% de los entre 25.000 y 30.000 que han viajado a aquel país para unirse al Estado Islámico, el Frente Al Nusra u otras organizaciones yihadistas.

Esta movilización yihadista sin precedentes y de alcance global tiene pues una de sus bases fundamentales en Europa Occidental, aun cuando los combatientes terroristas extranjeros sean por lo común varones jóvenes —si bien la minoría de mujeres implicadas es estadísticamente significativa— y la cohorte de jóvenes en la población musulmana de la región sea más reducida que en cualquier otra del planeta.

Pero no es un fenómeno que incida de manera uniforme. Los países más afectados son aquellos donde los musulmanes son predominantemente segundas generaciones, descendientes de inmigrantes llegados décadas atrás desde África, Oriente Próximo y Asia. Entre esos hay naciones grandes como Alemania, Francia o Reino Unido, pero también pequeñas como Bélgica, Dinamarca, Países Bajos o Suecia.

España o Italia tienen importantes poblaciones musulmanas pero todavía ampliamente compuestas por una primera generación de inmigrantes y registran niveles muy inferiores de movilización yihadista.

Todo ello pone de manifiesto que los Gobiernos de Europa Occidental tienen un serio problema con el acomodo de los musulmanes de segunda generación en el seno de nuestras sociedades plurales y pluralistas. Ni el multiculturalismo británico ni el asimilacionsimo francés pueden ser evaluados positivamente.

Por otra parte, los combatientes terroristas extranjeros procedentes de Europa Occidental denotan una notable diversidad en su caracterización social. Este dato y el hecho de que emanen más de los países con poblaciones musulmanas constituidas principalmente por segundas generaciones, conceden verosimilitud a la hipótesis de acuerdo con la cual lo que subyace a la movilización yihadista en los países más opulentos de Europa Occidental es una generalizada crisis de identidad entre los musulmanes jóvenes.

Este argumento no se aplica en los mismos términos al reducido pero relevante porcentaje de conversos observable entre los combatientes terroristas extranjeros en Siria e Irak que proceden de Europa Occidental.

Los descendientes de inmigrantes musulmanes en Europa Occidental, a menudo atrapados entre dos culturas, son especialmente propensos a tensiones de identidad relacionadas con su situación de diáspora. Muchos de ellos no muestran afecto hacia la nación en que han nacido o donde han crecido, pero tampoco apego hacia la nación de la que son originarios sus padres.

Expuestos con facilidad a la propaganda yihadista, a través de Internet y de redes sociales y mediante el contacto cara a cara con agentes de radicalización activos en ámbitos locales, en no pocos casos encuentran una solución — no la única posible sino la más extrema — a su conflicto de identidad. Una solución en un momento particularmente sensible del ciclo vital de personas vulnerables.

Miles de esos jóvenes musulmanes de segunda generación en Europa Occidental terminan por mostrarse receptivos a la idea de que la única nación a la que en realidad pertenecen es la “nación del Islam”, tal y como la promueven el Estado Islámico y su pretendido Califato al igual que, en menor medida, Al Qaeda. Así se conectan identidad y terrorismo.

Un reciente número de Dabiq, órgano de propaganda del Estado Islámico, lo presenta de modo elocuente: “El revival del Califato proporciona a cada musulmán una entidad concreta y tangible para satisfacer su natural deseo de pertenecer a algo mayor” que otras alternativas posibles, incluyendo la de adherirse a Al Qaeda.

Pese a que existen programas nacionales de prevención de la radicalización y una estrategia de la Unión Europea, los países de Europa Occidental están siendo incapaces de persuadir a miles de jóvenes musulmanes de segunda generación de que su identidad religiosa es compatible con su identidad — o multiplicidad de identidades — como ciudadanos de sociedades abiertas. Mientras tanto, la movilización yihadista en Europa Occidental continúa. Por una parte, contribuyendo a la insurgencia yihadista en Siria e Irak. Por otra, elevando la amenaza del terrorismo endógeno.

Labels:

Monday, October 26, 2015

Las agencias de seguridad alemanas advierten que los inmigrantes traerán el antisemitismo - i24news



Un periódico alemán informó el domingo que las agencias de inteligencia y seguridad de Alemania están preocupadas por los inmigrantes que llegan a Alemania con opiniones islamistas radicales y antisemitas.

El Welt am Sonntag ha tenido acceso a un documento que ya ha sido leído por funcionarios de alto nivel de las agencias de inteligencia y seguridad que afirma que "estamos importando el extremismo islámico, el antisemitismo árabe, los conflictos étnicos y nacionales de otros pueblos, así como una comprensión social y jurídica diferente".

Según el periódico, las fuentes advirtieron que "la integración de cientos de miles de inmigrantes ilegales que Alemania no será posible en vista de su número y por pertenecer a sociedades paralelas". En Alemania, el término "sociedades paralelas" se utiliza a menudo para referirse a las comunidades musulmanas que permanecen aisladas y no interactúan con la sociedad en general.

El documento, que se conoce como un "documento no oficial" ya que no tenía autores conocidos, afirmaba que "los organismos de seguridad alemanes... no van a estar en disposición de resolver estos problemas de seguridad importados, y con ello las reacciones que surgirán en la población de Alemania".

Un alto funcionario de seguridad le dijo al Welt am Sonntag y que "la elevada afluencia de personas de todas partes del mundo dará lugar inestabilidad en nuestra tierra". Continuó diciendo que "estamos produciendo extremistas a través de la inmigración. La sociedad civil alemana mayoritaria se está radicalizando porque la mayoría no desea esa inmigración y siente que se ve obligada a recibirla por el deseo de sus élites políticas". Terminó su predicción diciendo que se corre el peligro de que los alemanes "se aparten del Estado constitucional".

Esta información exclusiva fue recibida por el diario a través de las cuatro principales agencias de seguridad de Alemania: el Servicio de Inteligencia Federal, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución, la Policía Federal y la Oficina Federal de Policía Criminal.

Las advertencias de los funcionarios alemanes y de los organismos de seguridad parecen haber hecho hincapié en la "llegada del antisemitismo árabe". Josef Schuster, el jefe del Consejo Central de los Judíos de Alemania, ya planteó la cuestión en una reunión con la canciller Angela Merkel en octubre.

En declaraciones al diario Die Welt, comentó que "entre las personas que han buscado refugio en Alemania, muchos vienen de países en los que Israel es el principal enemigo y están educados en esa profunda hostilidad hacia Israel".

Agregó que los inmigrantes "con mucha frecuencia dirigen sus resentimientos y frustración hacia todos los judíos en general".

Merkel le respondió diciéndole que por esta razón "debemos tener cuidado con eso", pero no añadió cómo Alemania seguiría adelante ante estas perspectivas.

Labels:

Sunday, October 25, 2015

Los judíos de Francia se esconden como los antiguos marranos en España y se vuelven hacia Israel - Eliette Abécassis - Ynet



En mi último libro, "Aliyá", la heroína Esther Vidal se ve desgarrada por las dudas y por las preguntas que han estado atormentando a los judíos de Francia desde hace años. Estas preguntas se han convertido en una preocupación diaria para ella. Esto se refleja en sus sentimientos de malestar y ansiedad cuando tiene que explicar a sus hijos por qué no deben revelar su judaísmo en los espacios públicos.

Esta es la situación en la que nos encontramos atrapados. El tener que escondernos como los marranos ante la España de la Inquisición. Al igual que Esther, mi familia también es originaria de España. La Inquisición y la expulsión de España forman parte de nuestra memoria histórica, así como la de sus antepasados ​​en Marruecos donde los judíos vivían como dhimmis, protegidos y humillados al mismo tiempo. Pero ella sabe que luego encontraron un país (¿Francia?) que podía ser amable y donde se podían tener relaciones de amistad, incluso cálidas, con los musulmanes. "¿Que pasó?" se pregunta. "¿Qué nos está pasando?".

Las medidas adoptadas por el gobierno francés tras los atentados en enero del 2015 y las palabras fuertes y sinceras del primer ministro Manuel Valls, quien dijo con razón que "Francia sin sus judíos no es Francia", puede tranquilizar a la comunidad judía y animarla a permanecer en Francia. Pero ¿cuánto tiempo podremos vivir bajo la protección del ejército y en una sociedad que es cada vez más hostil hacia los judíos?

Y no me refiero sólo a los islamistas, sino también a la obsesión anti-israelí de los medios de comunicación y del generalizado antisionismo en todo el espectro político, desde la extrema derecha a la extrema izquierda. No nos equivoquemos: cada sociedad reinventa una visión del mundo antisemita. En la Edad Media los judios mataron a Jesús. En la década de 1930 eran la raza inferior. Hoy en día, la razón es Israel.

Considero que el incremento del antisemitismo es siempre un símbolo de una profunda crisis social. La crisis actual la llevamos conociendo desde hace mucho tiempo. "Las zonas perdidas de la República", un libro editado por Emmanuel Brenner y que fue publicado hace 15 años, ya señalaba todos los elementos que llevaron a esta crisis. Comienza en los suburbios y se extiende a toda la sociedad, y no había otra cosa que hacer que poner fin al ataque contra los valores de la República Francesa.

Peros los sucesivos gobiernos renunciaron a todos los frentes, sobre todo al de la educación. Recientemente, el gobierno canceló las clases de latín y griego, que son la base de nuestra lengua y cultura. Veinte años de compromisos, de concesiones, e incluso de entregas, tal como ha narrado el escritor Michel Houellebecq, nos llevaron a este desastre. Y no espero que las cosas mejoren, y por eso estoy angustiada.

Y tengo angustia porque me encanta Francia. Francia es mi país. Yo soy una escritora francesa, aprecio la belleza de su lengua, estoy hecha por la cultura francesa que ha forjado mi ser. Francia es también la tierra de los judíos. Hay huellas de la presencia judía en el sur de Francia desde el 70 d. C. En otras palabras, nadie es más francés que los judíos.

Los judíos dejaron su huella en la historia de Francia y sus valores, tales como el humanismo, la Ilustración, la libertad, la igualdad y la fraternidad. Francia, por su parte, permitió a los judíos franceses construirse a sí mismos de una manera diferente a cualquier otro lugar en el mundo, desde Rashi al filósofo Jacob Gordin, el rabino Leon Ashkenazi y Emmanuel Levinas, y aún más importante, a mi padre, Armand Abécassis.

El movimiento de la Cábala nació en Francia, en la ciudad de Posquières. Y no es casualidad que el judaísmo filosófico que ha sido tan influyente naciera en este país. Ningún otro país ha producido tanta sabiduría y tanta luz, junto con una literatura tan hermosa y rica. El surgimiento de una Francia, la defensora del humanismo y de la razón, derrotada por el antisemitismo, hace que me preocupe, me entristezca e incluso me traumatice.

Pero si ahora esto es así, ¿ha llegado la hora de irse? La Aliyá está en el horizonte, es el deseo y el anhelo del pueblo judío desde tiempos inmemoriales. Ahora y para siempre. Es nuestro ideal y lo anhelamos. A veces la alya también se convierte en una necesidad urgente. Y entonces, por supuesto, es la solución.

Incluso si se compara la situación actual con la de la década de 1930, hoy en día existe un Estado judío y eso lo cambia todo. Cuando vivir en la diáspora se vuelve insoportable, se vuelve evidente que hay que salir y hacer Aliyá. No es para evadir el peligro, no es para escapar, es porque las circunstancias nos obligan a formar parte de nuestro otro país.

Ya que no nos quieren en otros lugares, tenemos que llevar a Israel nuestras ideas y valores, y construir allí en base a la fuerza de nuestras esperanzas frustradas. Así es el ideal redescubierto, un país vibrante, inteligente y exigente

Labels: ,

La tragedia de Lucy Aharish, "neutralizada" por Israel, o la nueva estupidez del más paradigmático "tonto contemporáneo" de la izquierda israelí en su cagada semanal en el Haaretz



El pobre Rogel Alpher, condecorado con el título de emblemático "tonto contemporáneo" de la izquierda israelí por sus habituales estupideces semanales tan del gusto del ególatra y narcisista "universo de la izquierda israelí (y del resto de sus colegas occidentales)", un universo estupendamente representado por el Haaretz, ha decidido echar mano de su "ironía" para tildar finamente a la periodista árabe del Canal 2 Lucy Aharish, tan crítica con los diputados árabes que siempre juegan al mejor postor (nacionalismo palestino radical y dinero y protección de la Knesset israelí), como una especie de versión árabe palestina y femenina del Tio Tom.

Pero como siempre, sus lectores optan como casi siempre para ponerle de vuelta y media por su maliciosa estupidez. La verdad es que no es para tanto, también dijo que se iría de Israel y ahí lo tienen. ¿Dónde estaría mejor que en el "Estado de Tel Aviv", esa nación conformada por la acomodada y progresista población de su zona norte, y cuya constitución es el Haaretz?

Aquí "lo mejor" de su deposición de esta semana:
Ella ha argumentado que si durante las actuales tensiones los judíos tienen miedo de acercarse a Jaffa con su gran población árabe, o si desconfían de los árabes, entonces los árabes israelíes, incluyendo a la propia Aharish, tienen que hacer un examen de conciencia y corregir sus errores. Eso es porque los árabes tienen que estar a bien con Israel, explicó. Ellos trabajan, estudian y prosperan. Deben hablar en contra de la ola de terrorismo y mostrar a los judíos lo que tienen de bueno para que los judíos no les teman. 
Los miembros árabes de la Knesset de la Lista Árabe Conjunta, como Ayman Odeh, Haneen Zoabi y Ahmad Tibi, no representan a Aharish. Ella lo ha dejado muy claro. Tal como ella lo ve, ella es la que verdaderamente representa a la mayoría silenciosa de los árabes israelíes, no los diputados elegidos para representarlos. 
Aharish habla como una centrista israelí, en algún lugar entre Isaac Herzog de ​​la Unión Sionista y Yair Lapid de Yesh Atid. En otras palabras, el presidente palestino Mahmoud Abbas tiene que dejar de incitar y los palestinos tienen que dejar de apuñalar. Todo esto comenzó por las tensiones en torno a la mezquita de Al-Aqsa en el Monte del Templo, sin ningún vínculo con la desesperación de los palestinos. 
Ella tuvo elogios para la condena del ministro de Defensa Moshe Yaalon del linchamiento de un solicitante de asilo eritreo por unas personas que, después de un atentado en Beer Sheva, pensaban que el inmigrante era el terrorista. Si ella piensa que la situación también se debe a la atmósfera de incitación contra los árabes fomentada por el primer ministro, Benjamin Netanyahu, no encontró el momento adecuado para mencionarlo. No añadió los conceptos de ocupación y apartheid a su vocabulario. 
Ella piensa que los árabes israelíes sufren de racismo, pero no más que puedan sufrirlo los judíos etíopes y los judíos Mizrahim (Oriente Medio) origen. Nada especial. No son víctimas de una injusticia sistemática. 
Algunos argumentarán que si Aharish no decía esas cosas, nadie se le permitiría presentar su programa actual en el Canal 2. No es como si Aharish tuviera otra elección. 
No existiría espacio para otra forma de expresión que tanto ha sido celebrada. Si hubiera sido sometida a una transformación que le hiciera expresar puntos de vista nacionalistas palestinos, ella habría despedido en el acto. 
No obstante, su moderación parece auténtica, ella parece aborrecer el radicalismo por su propia naturaleza. Ella se siente cómoda con judíos, habla como los judíos y se parece a ellos. Ella tiene las raras cualidades que hacen que sea más fácil para ella ser uno más en Canal 2. 
Pero eso también es su tragedia. Es fácil quejarse de ella en Haaretz, pero en el Canal 2 que no tiene más remedio que ser la mujer árabe que ha sido neutralizada. Si ella quiere una carrera en la televisión israelí, no tiene el lujo de ser cualquier otra cosa.
Ahora los lectores que le ponen a caldo

- Scott: ¿De Verdad?
No puedo decidir si este articulista del Haaretz es más racista con los árabes o con los judíos. "Ella habla como los judíos y se parece a ellos" Demonios, ella incluso podría ser una "sucia judía".  
A este articulista del Haaretz parece resultarle muy difícil tener que tragar a una joven árabe educada que verdaderamente puede expresar otra cosa que no sea odio a sus vecinos y compañeros de trabajo judíos. 
Bueno, yo no sé si está en lo correcto acerca de que por ser como es no será despedida del Canal 2, pero si que estoy seguro de que usted y el Haaretz la despedirían por sus opiniones. 
!! Cómo se atreve ella a hablar de paz y convivencia entre judíos y árabes !!  !!Cómo se atreve a no sentir odio y resentimiento por los judíos !!  !!Cómo se atreve a no difundir más odio y más intolerancia !!
Es evidente, no habría lugar para ella en el Haaretz.
- SMFSMF: Para Scott.
No hay nada como un payaso izquierdista que no se sale con la suya. En realidad, el único lugar en la que esta joven árabe nunca podría conseguir un trabajo es en Al Jazeera. 
Por cierto, esa cadena árabe sería un lugar mucho más adecuado para que Alpher derramara su bilis.
- Joe: Escribir estupideces
Por la lógica que emplea este articulista, podemos sospechar que únicamente escribe sus patéticas contribuciones semanales porque tiene miedo a ser despedido en el acto si no sigue la corriente de este diario izquierdista. Tomando sus propias palabras, "si Alpher quiere una carrera en el Haaretz, no tiene el lujo de escribir cualquier otra cosa".
- Stephen Schwartz:  La tragedia de Lucy Aharish
Su tragedia es ser la mejor comentarista en el mejor canal de noticias israelí. Y eso no es una tragedia

Labels:

De hace más de una semana pero muy bueno: Palestina: La etapa psicótica - Bret Stephens - WJS



Si ustedes han estado siguiendo las noticias de Israel podría tener la impresión de que "la violencia" está matando a mucha gente. Como en este titular: "Palestino muerto mientras la violencia continúa". O este primer párrafo: "La violencia y el derramamiento de sangre que se irradia desde los puntos de inflamación en Jerusalén y Cisjordania parece estar cambiando de marcha y de expansión, con Gaza dibujándose cada vez más".

Lean más allá, y es posible que también tengan una idea de quién, de acuerdo con los medios de comunicación occidentales, está perpetrando esta "violencia". Como: "Dos adolescentes palestinos disparados por la policía israelí", según uno de ellos, o: "El ataque de represalia de Israel mata a una mujer y su hijo en Gaza, afirman los palestinos".

De tal manera se describía las dos primeras semanas de ataques palestinos que comenzaron cuando Hamas mató a una pareja de judíos que volvían con sus cuatro hijos a su hogar en el norte de Cisjordania. Dos días más tarde, un adolescente palestino apuñaló a dos israelíes a muerte en la Ciudad Vieja de Jerusalén, y también apuñaló a una mujer y un niño de 2 años de edad. Horas más tarde, otro palestino con un cuchillo fue muerto a tiros por la policía israelí después de que apuñalara  un niño israelí de 15 años de edad en el pecho y la espalda.

Otros ataques palestinos incluyen el apuñalamiento de dos hombres israelíes de edad avanzada y un asalto con un pelador de verduras a un niño de 14 años. El domingo, un árabe-israelí atropelló a una mujer soldado de 19 años de edad en una parada de autobús, saliendo a continuación del coche para apuñalarla y atacar a dos hombres y a una niña de 14 años de edad. Varios ataques han sido llevados a cabo por mujeres, incluyendo un atentado suicida fracasado.

En cuanto a las causas de este fetiche de sangre palestino, las organizaciones de noticias occidentales han recurrido a los tropos familiares: Los palestinos "han perdido la esperanza en los resultados del proceso de paz", no importando que el propio presidente palestino Mahmoud Abbas acaba de declarar los Acuerdos de Oslo nulos; o los "políticos israelíes quieren permitir que los judíos oren en el Monte del Templo", no importando que Benjamin Netanyahu lo haya negado por pasiva y por activa, y haya prohibido a los políticos israelíes visitar el lugar. Siempre existe la vetusta fórmula del "ciclo de violencia" que sostiene que nadie y todo el mundo es responsable a la vez y al mismo tiempo.

Excluidas de la mayoría de estas historias está lo que los líderes palestinos dicen públicamente. Como estas pepitas de un discurso de Mr. Abbas del mes pasado: "La mezquita de Al Aqsa es nuestra. Ellos [los judíos] no tienen derecho a contaminarla con sus sucios pies" o "Bendecimos cada gota de sangre derramada por Jerusalén, que es sangre limpia y pura al ser sangre derramada por Alá".

Luego está el acicate del clero musulmán. "Hermanos, es por eso que hoy recordamos lo que Dios hizo a los judíos", dijo el viernes un imán de Gaza en un sermón grabado y traducido por el inestimable Instituto de Investigación Mediática de Oriente Medio (MEMRI). "Hoy en día, nos damos cuenta de por qué los judíos construyen muros. Ellos no hacen esto para detener a los misiles, sino para evitar que les corten la garganta".

Entonces, blandiendo un cuchillo de seis pulgadas, añadió: "!! Hermanos de Cisjordania: Apuñalad !!".

Imagínense ahora a un sacerdote blanco, digamos de Carolina del Sur, predicando de esta manera acerca de los afroamericanos o hispanos con un cuchillo en la mano: ¿Podrían los medios de comunicación occidentales ser tan tímidos a la hora de denunciarlo? ¿Sacaríamos a relucir el periodismo equidistante de "ambos lados", ese que habitualmente se emplea con los israelíes y los palestinos, con artículos donde se trataría de "explicar y justificar" de manera implícita los diversos agravios que supuestamente pudiera haber sufrido ese sacerdote de Carolina del Sur, su sentimiento de que su país le ha sido robado por los afroamericanos o los hispanos?

¿Y esto se complementaría con las habituales falsas matemáticas del oprobio moral, que es el principal capital de los periodistas que cubren el conflicto entre Israel y Palestina? En la versión de Oriente Medio, un mayor número de muertos palestinos sugiere una mayor culpabilidad israelí. (Tal vez los paramédicos israelíes deberían dejar de tratar a las víctimas apuñaladas para ayudar a igualar el marcador). En una versión estadounidense, ¿ante la mayor incidencia de la delincuencia protagonizada por afroamericanos, se debería insistir en la violencia de los supremacistas blancos para "equilibrar" las historias?

No lo creo.

Muchos artículos se han escrito sobre la mentalidad y el sesgo de los medios de comunicación a la hora de contar la historia de Israel. Dejaremos eso a un lado por ahora. La gran pregunta es por qué tantos palestinos han sido absorbidos por esta actual lujuria de sangre que les lleva a sumergir sus cuchillos en los cuellos de ancianos, mujeres, niños, soldados y civiles judíos, en una especie de psicosis que se contempla como un deber religioso y patriótico, como un mandamiento moral. ¿Desesperación por el estado del proceso de paz o la economía? Por favor. Es hora de dejar de suministrar a los palestinos excusas que apenas se molestan en hacer suyas ellos mismos.

Por encima de todo, es el momento de dar al odio su parte. Lo volvemos explícito cuando se trata de la esclavitud americana o del Holocausto. Lo mostramos a la luz del día cuando se trata del odio de los poderosos a los débiles. Sin embargo, no somos capaces de ver y mostrar ese odio cuando perturba las ficciones reconfortantes de esas personas que son básicamente buenas, o quieren las mismas cosas que nosotros para sus hijos, o son capaces de empatía.

Hoy en día en Israel, los palestinos están en medio de una campaña para matar a puñaladas a los judíos, uno a la vez. Esto es algo psicótico. Es el mal. Pero definirlo como algo menor significa servir de apologista y de cómplice.

Labels: ,

Muy buen artículo satírico: Los palestinos dejarán de luchar una vez que los judíos dejen de asentarse en la Tierra - Preoccupied Territory



Los líderes palestinos continúan apoyando el levantamiento popular que se ha cobrado decenas de vidas israelíes y palestinas en las últimas semanas, diciendo que su pueblo solamente está reaccionando a los asentamientos judíos en este planeta.

A pesar de repetidos llamamientos de la comunidad internacional para restaurar una apariencia de calma, los líderes de la Autoridad Palestina han mantenido su retórica de incitar a la gente a apuñalar, atropellar, disparar o tratar de matar a los judíos bajo el pretexto de que el plan de Israel es reducir el acceso musulmán a Al Aqsa. El presidente palestino, Mahmoud Abbas, ha comentado que él y su pueblo buscan verdaderamente la paz, y sólo se resisten a la presencia judía en lugares que no les pertenecen, como la Tierra.

Abbas aseguró a varias figuras internacionales que su pueblo sólo busca una resistencia limitada, y que estarían de acuerdo en una paz incondicional una vez que los asentamientos judíos se retiren de las zonas que ocupan en la Tierra.
"No queremos una guerra perpetua; nuestra cultura es una cultura de paz. Pero la presencia injusta de estos hogares judíos no nos deja otra opción que resistir, por cualquier medio posible. Pero no recurriremos a métodos violentos", continuó Abbas. 
"Nuestro camino es el sendero pacífico del coche, de la piedra, del cuchillo, del arma de fuego, del cóctel Molotov, de la bomba y de los objetos punzantes y contundentes. Nosotros no toleramos ni apoyamos la violencia". 
Del mismo modo, subrayó que "la lucha palestina está limitada en el tiempo y en la geografía a todos los lugares del tercer planeta más cercano al Sol, allí donde los judíos se han asentado".

A pesar de siglos de oposición por parte de muchos sectores a su asentamiento en la Tierra, los judíos han continuado construyendo hogares y comunidades, a veces en los mismos lugares donde generaciones anteriores ya les asesinaron y echaron con éxito. Tal vez ninguna zona del mundo cuenta con más derecho para esta oposición que el territorio hoy controlado por Israel, el cual ha visto ciclos repetidos de asentamientos judíos, expulsiones, reasentamientos judíos, más expulsiones, y así sucesivamente en el transcurso de los últimos tres mil años. Aunque algunas zonas del planeta, como Europa y el mundo musulmán, se han librado en gran parte de los asentamientos judíos durante décadas, los palestinos y sus aliados se han encontrado con tremendas dificultades a la hora de desalojar a los colonos judíos de esa pequeña franja de tierra del Mediterráneo oriental donde los más antiguos registros arqueológicos y literarios dan fe de dichos asentamientos judíos.

"Si podemos deshacernos de ellos debemos hacerlo, pues ellos nunca sobrevivirán", pronosticó Abbas. "Me encantaría preguntar a nuestros predecesores como lograron expulsarlos. Voy a tratar de consultar con los asirios, los babilonios y los romanos. ¿Alguien sabe qué fue de ellos?"

Labels: