Saturday, January 31, 2015

Encuesta del Sector Nacional-Religioso 2014. Una quinta parte de los israelíes se identifican con el sector Nacional-Religioso - IDI



El Instituto Israelí por la Democracia (IDI) ha lanzado su primer estudio exhaustivo de la comunidad nacional-religiosa de Israel.

En las últimas décadas, la sociedad judía israelí ha experimentado un cambio en las élites y en las ideologías, incluyendo un movimiento sistemático del sector religioso-nacional desde los márgenes al centro del escenario socio-político. La transformación de la sociedad israelí tiene implicaciones estratégicas para el carácter del país, para el equilibrio de poder dentro del sistema institucional en el poder, para la agenda nacional, e incluso para las políticas exteriores y de defensa del Estado.

Anteriormente se pensaba que no representaban a más del 10% de la población israelí, pero los datos del National-Religious Sector Survey del 2014 nos revelan que más de una quinta parte de los judíos de Israel se identifican con el sector nacional-religioso. El 21% de los judíos israelíes afirman que, en un grado elevado o muy elevado, pertenecen al sector nacional-religioso en términos de estilo de vida y de perspectivas. (el 23% declara que los comparte en una pequeña medida, y el 53% afirma que no los comparte en absoluto).

Características del 21% de los israelíes que se identifica en un grado elevado o muy elevado con el sector nacional-religioso:

Religiosidad

- Un cambio en el nivel de la religiosidad de la sociedad: el 45% de los nacional-religiosos cree que la sociedad israelí se ha vuelto más religiosa en los últimos años. El 25% cree que la sociedad israelí se ha mantenido igual, y el otro 24% cree que se ha vuelto más secular.

- Un cambio en la religiosidad personal: el 59% de los nacional-religiosos creen que personalmente estamos en el mismo nivel de religiosidad de los últimos años, mientras que el 32% cree que nos hemos vuelto más religiosos y el 8% más seculares.

- Autodefinición religiosa: Cuando tienen que describirse a sí mismos, el 11% se identificó como haredi (ultra-ortodoxo), el 6% como Torani / Haredi-Leumi (Hardal), el 31% como nacional-religioso, el 12% como ortodoxo moderno o liberal, el 24% como tradicional religioso, el 9% como tradicional no religioso, el 1% como anteriormente religioso, y el 3% como secular.

Tierras y Asentamientos

- La mayoría judía vs Tierra de Israel: el 62% de los nacional-religiosos creen que es más importante que el Estado de Israel tenga una mayoría judía que toda la Tierra de Israel desde el Jordán hasta el Mediterráneo. El 22% cree que la soberanía israelí sobre toda la Tierra de Israel desde el Jordán hasta el Mediterráneo es más importante que Israel mantenga una mayoría judía.

- No cumplir las órdenes (desalojo de asentamientos): el 45% de los nacional-religiosos piensan que un soldado no debe negarse a seguir las órdenes, incluso si él se opone a la decisión del gobierno de evacuar a las comunidades judías en Cisjordania. El 40% de los nacional-religiosos están a favor de la negativa en un escenario de ese tipo.

- La moral post-desconexión: El 69% de los nacional-religiosos no creen que el Estado de Israel haya perdido su integridad moral con la desconexión, por lo tanto no debería obedecer sus leyes después de la retirada unilateral y la expulsión de los judíos de Gush Katif. Mientras el 25% de los nacional-religiosos cree que el Estado perdió su integridad moral y por lo tanto se puede desobedecer sus leyes.

El poder del Liderazgo Religioso

- Las resoluciones rabínicas sobre cuestiones políticas: el 58% de los nacional-religiosos conceden personalmente bastante o mucha importancia a las decisiones halájicas de los rabinos sobre temas políticos controvertidos. El 37% de los nacional-religiosos conceden ninguna o muy poca importancia a las decisiones halájicas sobre temas políticos controvertidos.

- La autoridad rabínica sobre los diputados: El 51% de los nacional-religiosos creen que los miembros religiosos de la Knesset deberían estar sujetos a la autoridad rabínica a la hora de tomar las decisiones políticas. El 43% de los nacional-religiosos no cree que los diputados religiosos deban estar sujetos a la autoridad rabínica a la hora de tomar decisiones políticas.

Controversias Políticas

- Modificación de la Ley del Retorno: El 83% de los nacional-religiosos creen que solamente debe concederse automáticamente la ciudadanía israelí a los inmigrantes que sean judíos según la ley judía.
 
- Matrimonio Civil: El 52% de los nacional-religiosos se oponen a la institución del matrimonio civil. El 24% apoya instituir el matrimonio civil sólo para quienes no tienen derecho a contraer matrimonio a través del Gran Rabinato. El 21% está a favor instituir el matrimonio civil para todos los que lo prefieran.

- Transporte público en Shabat: el 60% de los nacional-religiosos se ​​oponen al transporte público en Shabat en zonas donde no hay muchos judíos religiosos. El 36% apoya el transporte público en Shabat en zonas donde no hay muchos judíos religiosos.

Práctica Religiosa

- Gays en Shul: El 48% de los nacional-religiosos no aceptaría a parejas del mismo sexo en su sinagoga, mientras que el 45% las aceptaría.

- Las mujeres como jueces religiosos: el 48% de los nacional-religiosos apoya permitir que las mujeres sirven como jueces de los tribunales religiosos, mientras que el 42% se opone a permitirles esa papel.

- Día de la Independencia de Israel: el 57% de los nacional-religiosos ven al Día de la Independencia de Israel como principalmente una fiesta cívica israelí, mientras que el 23% la ve como una fiesta religiosa judía

Perfil Político

- Política Exterior / Espectro de seguridad: el 47% de los nacional-religiosos se identifica con respecto a la política exterior y de seguridad como derechistas, el 31% como moderados derechistas, el 10% como centristas, el 2% como izquierdistas moderados, y 1 % como izquierdistas.

- A quién votó en las elecciones a la Knesset de 2013: el 24% de los nacional-religiosos afirman que votaron por Bait Yehudi en las últimas elecciones, mientras que el 23% votó por el Likud-Beytenu, el 9% votó a favor de Shas, el 5% a Judaísmo de la Torah, el 3% al Yesh Atid y a los Laboristas, el 2% a Otzmá LeYisrael y Hatnua, y el 1% por Kadima.

Esta encuesta, realizada del 2 de septiembre de 2013 al 7 noviembre de 2013, incluyó una muestra de 978 encuestados que se identificaron como pertenecientes al sector nacional-religioso de una muestra nacional representativa de 4.597 adultos residentes en Israel. El margen de error para una muestra de este tamaño es de ± 3,2%.

Labels: ,

Cuando los judíos liberales americanos se vuelven locos - Dror Eydar - Israel Hayom



1.- El periodista judío-estadounidense Jeffrey Goldberg apunta contra el primer ministro israeli Benjamin Netanyahu, y de inmediato es citado por múltiples publicaciones como si dijera algo revolucionario que nunca se ha dicho antes. Netanyahu trata de convencer al Congreso de los Estados Unidos de una intensificación de las sanciones contra Irán, a despecho de la opinión del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, y ​​que los funcionarios de la Casa Blanca y sus medios de comunicación liberales que parecen haberse vuelto locos.

Cuando se trata de Irán, al igual que con respecto a los palestinos, la raíz del problema es si usted cree realmente al otro lado. Y Netanyahu no los cree, y tampoco lo hacen la mayoría de los ciudadanos de Israel. La falta de fe no es una cosa personal, sino que se basa en la experiencia y en un estudio empírico a largo plazo que hemos llevado a cabo en el laboratorio del "proceso de paz". Los estadounidenses también son bienvenidos a mirar hacia atrás en la historia de las negociaciones con Irán y ver por sí mismos a los que les han llevado por mal camino.

Goldberg afirma que desde el momento que Israel es el socio menor, no tiene más remedio que aceptar los dictados de los Estados Unidos con el fin de mantener una relación estable. Bueno, es cierto que en ciertos aspectos Israel depende de los EEUU, pero esta relación está lejos de ser feudal. En una situación en la que los intereses existenciales de Israel entren en juego, un líder israelí decente optará para proteger los intereses de Israel en lugar de preservar las relaciones cordiales con los EEUU.

Netanyahu está preocupado por si Obama firma un mal acuerdo con Irán, y Goldberg sugiere que debería haber iniciado un diálogo discreto con el presidente de Estados Unidos para influir en su pensamiento. Guauu. Qué gran consejo. Pero los puntos de vista de estos hombres de Estado sobre la respuesta de Occidente al Islam global, y específicamente al Islam radical, no podían ser más diferentes. En primer lugar, Obama se niega a reconocer la existencia del terrorismo islamista, y parece que él no cree que Irán pueda cumplir sus amenazas. Él analiza la amenaza islamista con conceptos racionales como el balance de la disuasión, el costo / beneficio y los intereses lógicos. Netanyahu, por su parte, ve las cosas de una manera muy diferente. Puesto que él es responsable de proteger la supervivencia de Israel en un ambiente lleno de población hostil, no puede darse el lujo de asumir que Irán pueda seguir adelante con su amenaza de usar una bomba nuclear. A sus ojos, el acuerdo con los iraníes es una cosa terrible. Para él, la única solución viable es la erradicación total e irreversible de la opción nuclear.

2.- Goldberg sugiere que Netanyahu haga un trueque con Obama. ¿Cómo? Pues "trabajando con Obama en temas de interés para los Estados Unidos (como el avance en el proceso de paz entre israelíes y palestinos, por ejemplo, tomando la iniciativa una vez más y siendo más y más flexible), con el fin de hacer que la parte americana entienda que su gobierno está interesado en dar, no sólo en tomar".

Así que Netanyahu no cree a los iraníes, y Goldberg, al igual que muchos en la izquierda, no cree que Israel quiera verdaderamente la paz. Los judíos pues son culpables. Resulta que todavía no hemos alcanzado nuestra cuota de locura corriendo alrededor de la banda de Ramallah, cuyos miembros nunca han mostrado ningún indicio de que realmente quieren resolver el conflicto.

Pero el argumento es mucho más profundo: ¿Acaso lo que Goldberg y sus secuaces están diciendo en realidad es que Israel tiene que tragar por un lado y dejarse atacar, con el fin de poder salvarse a sí mismo del otro? Porque esa es la verdad. A la luz de la gran experiencia que hemos acumulado y de los enormes cambios geopolíticos que acontecen en el Islam y en el Oriente Medio, bajo el actual conjunto de circunstancias un Estado palestino sería apenas una "bomba nuclear menor" para Israel de lo que representa un Irán nuclear.

En cualquier caso, Goldberg da por sentado que toda la culpa procede de Netanyahu, quien ha optado al parecer por destruir la relación con Obama. Tal como lo describe, la Casa Blanca se ha sentido insultada y poco respetada por Netanyahu (Goldberg olvida mencionar que Netanyahu fue humillado por Obama en sus primeras reuniones). Pero cuando tu casa se enfrenta a una amenaza existencial, a veces es preciso renunciar a las reglas de etiqueta y llamar a todas las puertas.

La historia nos enseña que a veces es imprescindible violar las reglas tradicionales de protocolo, precisamente con el fin de preservar la tradición. Esa es la forma en que se llegó a la Mishná. Fue escrita en el siglo II a pesar de una tradición de siglos que prohibía la escritura de la Torah oral. Por cierto, John Boehner, el presidente del Congreso afirma que la Casa Blanca fue notificada con antelación sobre la invitación a Netanyahu.

Pero Goldberg sigue atacando a Netanyahu con el argumento de que la legislación adicional (de sanciones) contra Irán es "superflua", porque "sólo el líder iraní más obtuso dejaría de darse cuenta de que un fallo en el proceso de negociaciones llevaría a más sanciones". ¿En qué está basando esta suposición? Los iraníes no han hecho más que ganar tiempo, y una vez que tengan la bomba, ¿de qué van a servir las sanciones? Occidente no sabe cómo negociar con Irán, al igual que la izquierda israelí y mundial no sabe cómo hacer frente a las organizaciones terroristas y a las naciones que las financian. Neville Chamberlain no fue un fenómeno único en la historia, hay quienes continúan su trabajo.

Los iraníes parecen ser más sofisticados que los representantes de Occidente. Dicen cosas simples, pero la actitud liberal de toda la vida hacia los demás, sea como sea, y especialmente hacia el Oriente Medio Oriente, no hace más que complicar las cosas. La castración que representan para la percepción occidental las reglas de la corrección política, y la crítica ofrecida por Edward Said en su libro "Orientalismo", que fue ampliamente adoptada por los liberales occidentales, ha provocado que Occidente haya olvidado cómo negociar al modo de los iraníes . Los iraníes están guiados por una fe irracional que la manera occidental de pensar es incapaz de comprender.

3.- Pero lo peor del artículo de Goldberg es el libelo de sangre que sugiere que Netanyahu le dijo a su gente que ya había "dado de baja" a Obama (por su próxima salida de la presidencia). Qué gran intento el de Goldberg el de revolver las cosas, tratando de ganarse favores como un mezquino y buen judío de corte. Goldberg puede decir lo que quiera acerca de la administración. Estoy seguro de que Netanyahu nunca dijo tal cosa. Goldberg no lo oyó directamente de Netanyahu, pero aún así ha optado por publicar la cita calumnioso como verdadera, y luego tiene el descaro de predicar. Debido a que sólo Goldberg y su pandilla de charlatanes liberales comprenden la delicadeza y la complejidad de las relaciones entre Israel y los Estados Unidos. Netanyahu necesita aprender de Goldberg. Increíble.

Goldberg afirma que la apelación de Netanyahu ante el Congreso socavará el apoyo bipartidista a Israel, porque sería enfrentar a los demócratas contra Netanyahu. No necesariamente. Los miembros del Congreso son capaces de distinguir entre su aliado - Israel - y tal o cual líder. En el peor de los casos, atacarán a Netanyahu personalmente (tal como lo están haciendo ahora, especialmente sus esbirros en los medias). En cualquier caso, no se verá perjudicado el abrumador apoyo de Israel, tal como cada encuesta de opinión nos sugiere.

Pero las cosas son un poco más complicadas que eso. Lo que más irrita a Goldberg no es la preocupación de que Israel vaya a perder el apoyo de parte de los Estados Unidos, sino otra cosa: que Netanyahu está poniendo a los judíos liberales norteamericanos en la incómoda posición de tener que elegir entre Netanyahu y Obama. Voy a hacer que sea más fácil para usted, Mr. Goldberg: siéntase libre de elegir a Obama.

Después del establecimiento del Estado judío, usted ha decidido permanecer en la diáspora. Ese es su derecho. Pero el Estado de Israel se enfrenta a un grave peligro, y todo lo que le preocupa es que usted no se siente cómodo como judío liberal americano.

La idea de la doble lealtad se ha incrustado en la historia de nuestro pueblo desde hace muchos años. El comportamiento de críticos como Goldberg, Thomas Friedman, Peter Beinart y otros, es una reminiscencia de la conducta de los judíos de Alemania en los siglos XIX y XX. Entonces, también el sionismo se interpuso en su camino de asimilación e integración en la sociedad alemana, porque el sionismo les identificaba no como pertenecientes a Alemania, sino a su antigua patria. ¿Quién dice que la historia no tiene un sentido irónico?

Labels: , ,

Activistas de Obama asesoran a la izquierda israelí sobre la manera de derrocar a Netanyahu - Miri Eden - Israel Hayom



Grupos sionistas de los EEUU han arremetido contra lo que dicen es un supuesto intento de los EEUU de participar en las elecciones israelíes. La Organización Sionista de América (ZOA) publicó un informe titulado "El equipo de campaña de Obama trabaja para derrotar a Netanyahu", afirmando que mientras Obama se niega a reunirse con el primer ministro Benjamin Netanyahu durante su próxima visita de marzo a Washington alegando que no quiere entrometerse en la política israelí, un equipo según sus informes de hasta cinco personas del personal de campaña de Obama ha llegado a Israel para trabajar en una campaña para acabar con Netanyahu en las próximas elecciones.

"Se trata simplemente de hipocresía y de injerencia en las elecciones de Israel por parte del presidente Obama, quien por un lado dice que no se reunirá con el primer ministro israelí porque las elecciones israelíes están demasiado cerca, mientras sus asesores electorales más cercanos aparecen de repente en Israel con el único propósito de llevar una campaña para derrocar al primer ministro israelí", dijo el presidente ZOA Morton Klein.

La indignación fue la respuesta a un informe del lunes del Haaretz donde se informaba que Jeremy Bird, un estratega político de la campaña de Obama, llegó a Israel con cuatro consultores para ayudar y asesorar en la campaña Victory 2015, o V15, cuyo objetivo es "sustituir al actual gobierno". Las actividades del grupo se centran en las redes sociales y en el activismo en las calles.

Según Bird, la estrategia consiste en convencer a los votantes indiferentes o indecisos de votar por los candidatos que estos activistas están promoviendo.

"No hay ninguna razón para que no funcione en Israel", le dijo Bird al Haaretz.

La oficina de Bird, 270 Strategies, confirmó a Israel Hayom que está trabajando en Israel junto a OneVoice, el grupo paraguas para V15. La oficina también dijo que Bird no estaba en Israel en estos momentos.

El partido Likud solicitó a la Comisión Electoral Central que impidiera a la coalición Laboristas-Hatnuah y al Meretz el acceso al uso de propaganda indirecta que no forma parte de sus verdaderas campañas, utilizando para ello los proyectos V15 y P61. El Proyect 61 busca hacer encuestas electorales más accesibles para el público.

Los peticionarios del Likud pidieron al presidente del Comité Central Electoral, el juez Salim Joubran, que diera a conocer una declaración informando al público que el uso de los proyectos V15 y P61 puede constituir una violación de las leyes de financiamiento de las campañas electorales. Joubran pidió aclaraciones a la coalición Laboristas-Hatnuah y al Meretz, así como respuestas a las Cuentas del Estado y a las oficinas de la Fiscalía General.

El proyecto V15 recibe la mayor parte de su financiación de OneVoice, quien es financiado a su vez por Daniel Lubetzky, un hombre de negocios con sede en Texas pero nacido en México, que trabaja para "fortalecer las voces moderadas entre los israelíes y los palestinos".

Según el Haaretz, en el momento en que comience el período de la campaña final, se espera que OneVoice se asocie con V15 con el objetivo común de conseguir decenas de miles de voluntarios para llamar a las puertas de entre 150.000 y 1 millón de personas para promover su campaña, al igual que se hizo durante la campaña de Obama en el 2008.

Según el Washington Free Beacon, "OneVoice Internacional recibió dos subvenciones del Departamento de Estado de los Estados Unidos durante el año pasado, y aparece en listas de la agencia como un 'socio' en su web". La dirigente de OneVoice en el apartado de desarrollo y subvenciones, Christina Taler, ha dicho que el grupo no estaba usando dinero del gobierno estadounidense para sus esfuerzos relacionados con las elecciones israelíes.

Taler sí confirmó que OneVoice se ha asociado con V15.

"Hemos formado una asociación [con V15], pero es importante saber que no somos de ningún modo partidistas. Nuestro mayor énfasis y enfoque en estos momento es solamente sacar a la gente a votar", dijo al Washington Free Beacon.

A bordo de la OneVoice israelí está Oriella Ben Zvi, esposa del ex diputado laborista Daniel Ben Simon, él mismo un ex periodista del Haaretz. Ben Zvi fundó la firma de relaciones públicas Ben-Or Communications con Jeremy Ben Ami, quien más tarde creó J Street, un lobby que se describe como "pro-Israel y pro-paz", y que se ve como un contrapeso al lobby pro-israelí AIPAC.

También está en el consejo el ex miembro de la Knesset y ahora en el puesto 16 de la lista del Campo Sionista, Yoel Hasson. Un ex miembro del Likud, Hasson se pasó al Kadima y más tarde al Hatnuah de Tzipi Livni. Según informaciones aparecidas en los últimos meses, J Street ha transferido miles de dólares para Ben-Or Communications para pagar "servicios prestados".

Entre la lista de clientes de Ben-Or Communications: el New Israel Fund, las ONG's Betselem y Rabinos por los Derechos Humanos, el Centro Peres para la Paz y Amnistía Internacional. Según varios informes, Ben-Or Communications trabajó de forma gratuita para campañas que involucraban boicotear los productos israelíes.

Las fuentes de financiación del V15 siguen siendo un misterio.

Los miembros del V15 dijeron que ellos no "apoyan a ningún candidato o partido específico... no solamente a causa de las limitaciones legales... Apoyar a un partido específico divide a la gente y empuja a los activistas a actuar como parte. Es importante para nosotros seguir la ley y ser honestos".

En respuesta, la firma de relaciones públicas Pro Strategy emitió un comunicado en nombre de V15: "Para aclararlo antes de tiempo, y por si su artículo incluyera en información inexacta o engañosa, utilizaremos procedimientos legales como publicar nuestra respuesta en su totalidad, tal como está escrita. y sin ningún tipo de edición o cambios":
"1.- Somos conscientes de que la campaña Victory 2015 (V15) es el elemento más activo y atractivo de las elecciones actuales. Su formación comenzó exactamente tres días después de que la Knesset anunciara la fecha oficial de las elecciones. Traemos con nosotros un espíritu joven y profesional, con experiencia aprendida en otras campañas ganadoras de todo el mundo". 
"2.- No estamos de ninguna manera conectados con J Street, el New Israel Fund, el gobierno de Estados Unidos o George Soros. El pánico desencadenado por la campaña electoral del Likud y la pérdida de suelo de los activistas de la derecha ante Victory 2015 no es motivo para la paranoia y para la propagación de mentiras acerca de un supuesto esfuerzo coordinado con el gobierno estadounidense". 
"3.- Mr. Jeremy  Bird no está en Israel".
Al cierre de esta edición, el grupo no había respondido a las preguntas de cuándo y bajo qué nombre se inscribió en el Registro de Asociaciones de Israel.

Labels: ,

Lo que realmente está en juego en estas elecciones: la retirada unilateral de Cisjordania - Evelyn Gordon


Amos Yadlin

El problema más crítico que deberá decidirse en las próximas elecciones quedó muy claro la semana pasada, aunque sin embargo parece haber pasado prácticamente desapercibido. No es la tensión en el norte, el terror en Tel Aviv, el programa nuclear de Irán, las relaciones con los EEUU o cualquier tema socio-económico. Más bien se trata de si Israel se retirará unilateralmente de Cisjordania.

Ha habido indicios de esto durante cierto tiempo. Pero el factor decisivo ha sido el anuncio la semana pasada de la entrada en la lista conjunta Laboristas-Hatnuah - el autoproclamado "Campo Sionista" - de su candidato a ministro de defensa en caso de formar el próximo gobierno, Amos Yadlin.

Yadlin es probablemente el principal defensor de la retirada unilateral de Israel. Ha utilizado su actual puesto como jefe del Instituto de Estudios para la Seguridad Nacional para impulsar sin descanso dicha idea, en foros que van desde sesiones informativas para los periodistas israelíes como artículos en revistas americanas de prestigio. Y es muy poco probable que alguien de la talla de Yadlin - un ex director de la Inteligencia Militar que ahora dirige uno de los think tanks más prestigiosos de Israel - aceptaría ser candidato a cualquier partido sin la garantía de que su principal propuesta política esté sobre la mesa. Alguien como Yadlin no entra en un gobierno sólo para decidir si el ejército israelí debe agregar o eliminar otra brigada de tanques.

Por supuesto, tanto el líder laborista, Isaac Herzog, como la líder de Hatnuah, Tzipi Livni, preferirían un acuerdo sobre un estatuto definitivo con los palestinos, por lo que cualquier gobierno que formaran intentaría en primer lugar llegar a dicho acuerdo. Pero cada ronda de conversaciones sobre el estatus final en los últimos 20 años ha terminado en fracaso, y parece poco probable que el esfuerzo de Herzog-Livni vaya a mejor. Y una vez que colapsen nuevamente las conversaciones, sería la hora del Plan B de Yadlin, la retirada unilateral del 85% de Cisjordania.

De hecho, Livni dio a entender esto en una entrevista con el Jerusalem Post de la semana pasada. Preguntada si pensaba que una nueva ronda de conversaciones con Mahmud Abbas haría algún bien, ella respondió: "La verdadera cuestión para mí como una líder israelí no es quién tiene la culpa, sino ¿cómo podemos avanzar de acuerdo a la visión de dos estados para dos pueblos?, la cual representa los intereses de Israel. Suponiendo que Abbas eligiera la estrategia de ir a la ONU y a la Corte Penal Internacional en contra de Israel, como líderes israelíes tenemos que encontrar una manera de salir adelante, ya sea con él o en otra dirección".

En otras palabras, si un acuerdo con Abbas es inalcanzable, Israel tiene que encontrar "otra dirección" a través de la cual avanzar hacia los dos estados. Esa también es la posición de Yadlin, y en su opinión esa "otra dirección" es retirarse de manera unilateral de la mayor parte de Cisjordania.

Sin embargo, las encuestas muestran actualmente que la alianza Laboristas-Hatnuah obtiene solamente cerca de 24 escaños en la Knesset (de un total de 120), por lo que necesitarían el apoyo de otros partidos. Y puesto que las encuestas también muestran que la mayoría de los israelíes se oponen a salir unilateralmente de Cisjordania, esa mayoría en la Knesset seguramente sería difícil de conseguir. ¿No creen?

Error. Eso sería deprimente fácil.

En primer lugar, está el Koolanu, el partido de Moshe Kahlon, cuya plataforma diplomática está siendo redactada por otro de los principales defensores de la retirada unilateral: el número cuatro de la lista, Michael Oren. Como Yadlin, Oren ha apoyado esa idea en repetidos artículos y entrevistas en medios israelíes y americanos. Y alguien de su estatura - el ex embajador en Washington y un aclamado historiador - es igualmente improbable que se haya unido a algún partido, y mucho menos a uno nuevo y no probado, sin la garantía de que su principal propuesta política esté sobre la mesa. Así que hay tenemos a otros ocho o nueve votos a favor.

El Meretz y los partidos árabes votarán a favor de cualquier retirada, incluso si están fuera de la coalición. Como prueba, consulten la desconexión de 2005 de Gaza. Esos son otros 17 o 18 votos totalmente favorables.

Y el partido ultra-ortodoxo Judaísmo Unido por la Torah (UTJ) siempre puede estar a la venta, tal como sucedió con Ariel Sharon cuando su gobierno estaba en peligro de caer tras la retirada de Gaza. En aquel entonces, el precio de UTJ para rescatar al gobierno fue de 30 millones de NIS. Es de suponer que exigirá bastante más por la Ribera Occidental, pero tampoco hay razones para pensar que los Laboristas-Hatnuah no satisfacerían sus pretensiones. Así que hay van otros siete votos favorables.

Los votantes del Shas se inclinan hacia la derecha, pero el presidente del partido y su hombre fuerte Aryeh Deri se inclina hacia la izquierda. Fue Deri quien, a decir de todos, persuadió al fundador del Shas y su líder espiritual, el rabino Ovadia Yosef, a no oponerse a los Acuerdos de Oslo de 1993. Más tarde, después de que Eli Yishai reemplazó a Deri como líder del partido, el Shas se opuso a la retirada de Gaza. Pero desde entonces, Yosef ha muerto, Yishai ha sido forzado a salir del partido y el control de Deri sobre el Shas es absoluto. Otros seis a nueve votos favorables.

Por último, tenemos al Yesh Atid de Yair Lapid. Antes de entrar en política, Lapid apoyó ávidamente la retirada de Gaza como periodista. Y en los últimos meses ha declarado en repetidas ocasiones que Israel debe "separarse" de los palestinos y dibujar sus propias fronteras. En resumen, si fracasa otra ronda de conversaciones entre israelíes y palestinos, apoyará realizar una copia de la retirada unilateral. Otros 10 o 11 votos a favor.

Si se suma a todos, tenemos de 72 a 78 votos a favor de una retirada unilateral, mucho más que los 61 necesarios. Así pues, si los Laboristas-Hatnuah forman el próximo gobierno, la retirada unilateral de Cisjordania es altamente probable.

Esta es una mala noticia para los muchos centristas que están hartos del actual gobierno, pero que no tienen el menor deseo de repetir el desastroso experimento que supuso la retirada de Gaza en Cisjordania, pero ello significa que una retirada solo podrá evitarse si el primer ministro Benjamin Netanyahu se mantiene al mando. Y eso significa votar por uno de los tres únicos partidos determinados a apoyarlo para formar el próximo gobierno: Likud, Bait Yehudi o el nuevo partido de Eli Yishai. Incluso el Yisrael Beiteinu - que probablemente no apoyaría una retirada unilateral - ha indicado que preferiría a Herzog sobre Netanyahu como próximo primer ministro, y la mayoría de los otros partidos pequeños han dado a entender lo mismo.

Es cierto, la coalición Laboristas-Hatnuah no está promocionando públicamente la retirada unilateral, y tampoco ningún otro partido. Pero eso es porque de hacerlo, probablemente resultaría dañado en las urnas. Así que mientras los defensores de la retirada unilateral permanecen tranquilos y esperando, nadie parece darse cuenta de que esto es lo que está en juego en las próximas elecciones.

Por lo tanto, cualquier persona que no quiera que Cisjordania se convierta en una plataforma de lanzamiento de misiles como Gaza, debería votar por un cuarto gobierno de Netanyahu, incluso si tienen que taparse la nariz y sea difícil tragarlo.

Labels: , ,

La Casa Blanca desquiciada por el discurso de Netanyahu - Jennifer Rubin - Washington Post



A primera vista, podría parecer que la Casa Blanca se ha desquiciado en más de un aspecto con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ante la próxima sesión conjunta del Congreso. Después de días lloriqueando afirmando que la aparición de Netanyahu no fue aprobada por la Casa Blanca, los funcionarios de la administración Obama se han dirigido a la prensa para promover de manera anónima las críticas y los gemidos, acusando al embajador de Israel - ¡oh Dios mío! - de fomentar los intereses del primer ministro a expensas de sus relaciones con la administración Obama. (Esto si que es divertido, considerando los calientes comentarios del presidente sobre Netanyahu y ​​el uso reciente de un alto funcionario del epíteto "gallina" para criticar a Netanyahu).

En un artículo aparte en el New York Times (uno solo no es suficiente para ayudar a la máquina de propaganda de la Casa Blanca), el discurso de Netanyahu es retratado como una ayuda indirecta para la Casa Blanca para fortalecer su oposición a las sanciones promovidas por Menéndez-Kirk. El medio es una cita del presidente de la organización judía pro-demócrata, y notoriamente opuesta al gobierno israelí, J Street - que el NYTimes original y falsamente etiquetó como un "grupo pro-Israel de simpatizantes demócratas" y más tarde cambió a "grupo de defensa de Israel" después de una serie de tweets que se burlaban de su descripción -, lleno de críticas anti-Netanyahu. (Esto sería similar a identificar a Vladimir Putin como una voz a favor de la paz en Ucrania o al rey saudita como un defensor de los derechos humanos). El momento elegido es ridículo. El proyecto de ley de Menéndez-Kirk fue presentado esta semana y pronto estará será discutido por el Comité del Senado. Por primera vez, 10 demócratas han prometido votar por las sanciones condicionales en un momento determinado (después del 24 de marzo).

Las quejas de la Casa Blanca con relación a este tema son tan desproporcionadas y tan a la defensiva (el presidente parece estar petrificado ante el hecho de que el Congreso pueda escuchar un discurso convincente del mejor aliado de los Estados Unidos en el Oriente Medio) que uno se pregunta qué está pasando. Por cierto, si los 10 miembros demócratas no hubieran exigido un retraso en la votación hasta el 24 de marzo, el discurso de Netanyahu a principios de marzo ya no sería tan significativo y hubiera llegado después de la votación. Tal vez  las quejas del presidente sean con los demócratas, y no con los israelíes.

El ex viceconsejero de Seguridad Nacional Elliott Abrams, quien sirvió en la excepcionalmente favorable para Israel administración del presidente George W. Bush, señala:
El programa nuclear de Irán es uno de los temas de seguridad nacional más importantes a los que nos enfrentamos y un problema aún mayor para Israel, e Israel es uno de los aliados más cercanos de este país. La mala sangre entre Obama y Netanyahu, que ha incluido ataques personales a Netanyahu por parte del personal de la Casa Blanca, no debería influir en lo que hace el presidente. Me parece correcto que Obama no vea a Netanyahu tan cerca de las elecciones israelíes; esa es una buena práctica en general y evita un intervencionismo de los Estados Unidos en una contienda electoral extranjera. (Por supuesto, y en este caso, es muy posible que ningún israelí de más de 5 años ignore que Obama desea ver como Netanyahu pierde su trabajo). Por otra parte, se evita el doloroso espectáculo de ver como Obama y Netanyahu fingen empatía y alegría por verse de nuevo. 
Pero el lloriqueo de la Casa Blanca sobre la invitación de Boehner es totalmente amateur, y por las razones que Walter Russell Mead explicó persuadirá a pocos estadounidenses más allá de los muy fieles. Dada la situación en Oriente Medio y el estado de las negociaciones nucleares con Irán (donde Estados Unidos ha abandonado casi todas las líneas rojas que nunca fijó), no es de extrañar que Obama quiera silenciar a Netanyahu, y no es de extrañar que Netanyahu quiera hablar acerca de Irán y que el Presidente le oiga.
Otros observadores en Israel especulan que esta es en realidad una forma de interferir en las elecciones de Israel dando combustible a los opositores de Netanyahu, dándoles argumentos, como por ejemplo que Israel, con Netanyahu, no podría llevarse bien con los Estados Unidos. Esto formaría parte de un curso que la administración Obama ha tensado para derrocar al gobierno israelí. ¿Su delito? Simplemente se niega a someterse a la intimidación de la administración Obama, o en su defecto a permanecer en silencio, mientras los Estados Unidos apaciguan a Irán, una amenaza existencial para el Estado judío.

Irónicamente, la pelea se produce justo después de que los terroristas de Hezbollah apoyados por Irán asesinaran a dos soldados israelíes, lo que nos ha recordado que Irán está en marcha en toda la región y que el gobierno iraní, con el que Obama espera lograr una gran reconciliación, se ha comprometido en la destrucción de Israel.

En resumen, la administración Obama utiliza el tema de sus conversaciones con Teherán para denunciar la aprobación de un proyecto de ley de sanciones que, solamente, entraría en vigor si Irán se negara a llegar a un acuerdo antes de junio, un acuerdo por cierto basado en las propias líneas esbozadas por la administración Obama. Mientras tanto, se ataca al liderazgo de Israel, nuestro aliado democrático (cuya posición trató de socavar en las conversaciones de alto el fuego al final de la guerra de Gaza al adoptar el plan de Qatae, el patrón de Hamas) y se niega a reunirse con su líder electo cuando nos visita. Para empezar, la administración Obama lanzó un ataque contra el Congreso por invitarle a hablar, y luego trató de dar munición a los oponentes de Netanyahu para su campaña electoral. Al menos no hay duda de que esta es la Casa Blanca más anti-Israel y más inmadura de la historia.

Actualización: En un duro golpe a la campaña de la Casa Blanca contra Netanyahu y a ​​la credibilidad del New York Times, el proyecto de ley de Menéndez-Kirk pasó el Comité del Senado por una votación de 18-4, con seis votos favorables demócratas.

Labels: ,

Dejen de exigir que los judíos reconozcan su condición de "población blanca privilegiada" - Seth Frantzman - Algemeiner



 "En el Día de Martin Luther King, los judíos deben reconocer su condición de población privilegiada", escribió Maital Friedman el 14 de enero en la JTA.

Los judíos se han convertido en el último grupo de población incluido en la cruzada de "reconocimiento de sus privilegios" destinada a alentar a la población "blanca" a que admita que su existencia es una forma racial de privilegio con respecto a los afroamericanos. "Tenemos que ser muy conscientes de la desigualdad racial y de los privilegios que disfrutamos a diario y que otros no disfrutan", escribe Friedman. Mientras que, comprensiblemente, existe un debate sobre el racismo y los privilegios en los EEUU, que un autor judío agrupe de una manera ignorante a todo el pueblo judío en su conjunto, además de resultar ofensiva nos revela los arraigados estereotipos acerca de los judíos como "población blanca" a los que nos enfrentamos.

Vamos a empezar con lo obvio. ¿Por qué los judíos negros deben "tener que reconocer sus supuestos privilegios"? Cuando las personas atacan a los judíos por sus "privilegios como población blanca", hacen la suposición racista de que todos los judíos son blancos. Sin embargo, hay cientos de miles de judíos negros y de color en los EEUU e Israel.

Cuando Martin Luther King estaba luchando por los derechos civiles en la década de 1960, los judíos de Etiopía estaban al borde de la inanición y sufrían una gran discriminación (por parte del resto de la población no blanca de Etiopía). En la década de 1980, casi un tercio de los judíos de Etiopía que trataron de llegar a Israel murió en el camino en los campos de refugiados en Sudán. ¿También tendremos que hablar de sus "privilegios"?.

¿Qué pasa con las muchas familias mixtas negro-judías en los EEUU, algunas consistentes en afroamericanos que se convirtieron al judaísmo o que se casaron con judíos. ¿Por qué son atacadas y se les exige que examinen sus "privilegios"? Ellos sufren el racismo junto a los negros, pero se les hace sentir como "privilegiados" por ser judíos? Benjy Cannon, presidente de la Junta Nacional de Estudiantes de J Street U, en un artículo de 2014 en el Haaretz, afirmaba que los "judíos se encuentran entre los grupos más privilegiados en los Estados Unidos" ¿Es que acaso Cannon y Friedman simplemente nunca se han reunido con judíos de color?

Vamos a reconocer otro tipo de "privilegio" asociado con ser judío en el siglo XX: el Holocausto. ¿Por qué una persona judía, por ejemplo una víctima de Auschwitz, cuando se sienta para charlar con otra persona afroamericana debe reconocer sus "privilegios como blanco", mientras que la persona afroamericana no debe reconocer sus propios privilegios por no haber sido objeto de exterminio?

También parece resultar muy conveniente para estos profetas del "reconocimiento de los privilegios de los judíos" ignorar el hecho de que, desde 1950 hasta hoy, los judíos que vivían en los países islámicos sufrieron violencias y discriminaciones indecibles, incluyendo una limpieza étnica prácticamente total de su población en docenas de países árabes. Cuando hablemos de privilegios, debemos recordar por ejemplo a los judíos yemenitas que murieron por miles de camino a Israel, y que tuvieron que dejar todo atrás.

La comunidad judía iraquí, con una orgullosa historia de 2.000 años, fue destruida en el breve espacio de una década, dispersada a los cuatro vientos y gran parte de su patrimonio y bienes confiscados. Hay muchos judíos iraquíes viviendo en los EEUU, ¿también tenemos que hablar por lo tanto de sus privilegios?.

Libia, Túnez, Argelia, Líbano, Egipto, Siria... de todos esos países tuvieron que huir los judíos, y muchos de ellos emigraron a los EEUU para construir una nueva vida. No sólo sufrieron el antisemitismo árabe, sino que en la mayoría de los casos tuvieron que reconstruir sus vidas a partir de la nada. ¿Acaso es esa exactamente una expresión de sus "privilegios como blancos"?.

Hay redes de privilegio y élites. Algunas de ellas son judías, al igual que también algunas de ellas son afroamericanas, pero decir que todos los judíos "deben" reconocer sus privilegios requiere en primer lugar comenzar reconociendo otro tipo de privilegios, y mostrar algo de respeto y de preocupación por el sufrimiento que han experimentado los judíos inclusive en la más reciente memoria. Agrupar a todos los judíos junto a los "grupos más privilegiados" es un insulto racista a la diversidad judía y arroja sal a la memoria de la historia judía en el siglo XX.

Labels: ,

François Hollande, el filosemita ambiguo. Una agresiva "declaración de amor" a los judíos de Francia - Luc Rosenzweig - Causeur



El discurso de Hollande del 27 de enero en el Memorial de la Shoah, con motivo de la conmemoración del 70 aniversario de la liberación del campo de Auschwitz-Birkenau, estaba destinado a dejar huella y marcar una fecha: una actualidad sangrienta había entrado en colisión con el calendario conmemorativo, y la palabra del Estado, de la República, en estos momentos, era necesaria y esperada. Y lo era especialmente para los judíos de Francia, quienes recientemente habían experimentado una secuencia doblemente dramática: el 7 de enero, el asesinato de cuatro hombres judíos por ninguna otra razón más que la de ser judíos, seguido de la toma de consciencia de que éstas víctimas, ellas solas, no habrían suscitado una manifestación masiva del pueblo de Francia como la que se produjo el 11 de enero.

La inmensa mayoría de los manifestantes de la República no eran "más que Charlie", pues el "nombre judío" (en el sentido asignado por Jean-Claude Milner) se había revelado incapaz de producir tal unidad, como ya se demostró con los asesinatos de Merah. El espectro de Raymond Barre clasificando a las víctimas del atentado de la calle Copernic, y distinguiendo a los "franceses inocentes" de los judíos franceses, no tan inocentes por lo visto, volvía para asediar nuestros recuerdos.

La clase política, los medios de comunicación, tomaron por fin consciencia de un fenómeno que durante tanto tiempo habían ignorado gobiernos y líderes de opinión: la pérdida de confianza de muchos judíos franceses en las instituciones de la República. La manifestación más espectacular y dramática de este sentimiento es, por supuesto, el gran aumento de la aliya, la emigración a Israel, pero está lejos de ser la única. ¿A quién le ha importado, en las últimas décadas, la deserción de los judíos franceses de la escuela pública, lo cual ha provocado que hoy en día dos tercios de esta población confía sus hijos a instituciones educativas privadas, judías e incluso cristianas, y que ya no se encuentre a un solo niño judío en las escuelas de las llamadas zonas sensibles (suburbios de población inmigrante)?.

Incluso hoy en día, los que había alertado de este fenómeno, los que habían analizado las causas, los autores del libro "Los territorios perdidos de República", son excluidos y mantenidos mantenidos a distancia por la task force intelectual movilizada con urgencia por el Ministerio de Educación dirigido por Najat Vallaud-Belkacem, favoreciendo por el contrario a los sociólogos de la EHESS, los cuales han manifestado ampliamente su ceguera, y a esos otros defensores del pensamiento basado en las excusas. En este contexto marcado por el desasosiego de los principales interesados, el discurso presidencial tomaba un peso singular, incluso si su contenido ya se había puesto de manifiesto, en parte, durante el discurso de Manuel Valls ante la Asamblea Nacional. Por tanto, es apropiado citar de manera textual el pasaje clave de este discurso, el cual redefinía a la luz de los recientes acontecimientos, la relación entre los judíos franceses y la República:
"El incremento de los actos antisemitas se ha convertido desde hace años en una realidad insoportable. Su número se ha duplicado el año pasado: agresiones, comportamientos antisociales, vandalismo. Esta plaga ha conducido, lo sé, a algunos judíos franceses a cuestionar su presencia en Francia. Francia, a la cual ellos han dado todo su corazón, y a la cual han sentido profundamente en el curso de su vida, con sus alegrías y tristezas. Esta Francia que los ama, como ama a todos los hijos de la República, pero es en esta Francia donde a veces ya no se sienten más seguros. Y esta duda, esta interrogación, es una herida, una terrible herida para la República, y tiene que sanarla, debe curarla
Vosotros, franceses de confesión judía, vuestro lugar está aquí, en vuestra casa. Francia es vuestra patria. A ella le disteis vuestro talento, vuestro trabajo, vuestro coraje, y a veces la sangre. Nuestro país ya no sería más Francia si tuviera que vivir sin vosotros, y si el terrorismo os condujera a alejaros de la tierra de Francia, de la lengua francesa, de la cultura francesa, de la República Francesa que emancipó a los judíos. Entonces eso supondría que el terrorismo habría logrado su objetivo
Se puede, ciertamente, leer estas líneas como una declaración de amor de un presidente de la República por sus conciudadanos judíos, aunque la metáfora materna ("Francia ama a sus hijos") puede ser desconcertante: prestar sentimientos a una nación es casi tan pertinente como pensar, contra Spinoza, que el concepto de perro muerde...

Se nos permitirá, sin embargo, proponer una lectura más crítica de las palabras del presidente, cuyo significado más profundo se les ha escapado en gran medida a aquellos  no concernidos directamente, es decir al 99% de los franceses. El apóstrofe, en primer lugar: "Vosotros, franceses de confesión judía...". Clermont-Tonnerre sale de su cuerpo... ¿Ese recordatorio implícito del carácter individual de la emancipación de septiembre de 1791 (la República aún no había nacido) es bienvenido dos siglos más tarde, cuando los judíos de Francia ya han proporcionado pruebas suficientes de que ellos se han adherido individual y colectivamente a los principios fundamentales de la Nación y de la República, quizás más que otros grupos dentro de la comunidad nacional? ¿Sus palabras nos devolverían, ahora mismo en el 2015, a tratar de evitar el "nombre judío" y a su sustitución con eufemismos como "franceses de confesión mosaica", propios de Napoleón I, o "israelitas", propio de la Tercera República?

Esta reducción de la dimensión del ser judío a su ámbito parroquial, esta asignación a la residencia sinagogal encubre la negación de un derecho de los judíos de Francia, patriotas ejemplares, a considerarse como partes integrantes de un destino colectivo que engloba a los judíos, religiosos o no creyentes, franceses o patagones, o incluso israelíes, todos miembros de esta religión-pueblo.

Ninguna nación democrática donde viven judíos se toma, como es el caso de Francia, hasta tal punto y al pie de la letra ese disfraz semántico: jew, juden, judíos, ebrei, jooden llevan su nombre sin circunloquios o contorsiones de vocabulario en sus propios países. Esta concepción tristemente binaria de la pertenencia, induce a un terrible resultado cuando uno lee: "Vosotros, franceses de confesión judía, vuestro lugar está aquí, en vuestra casa. Francia es vuestra patria". Esta semántica significa realmente otra cosa, sobre todo cuando en su lugar se podría decir: "Judíos de Francia, estáis en vuestra casa, en vuestra patria".

Muchos lo entenderán, y no se equivocarán, como un mandato conminatorio y una advertencia: su lugar está aquí y no en otro lugar, a menos que ustedes quieran cortar con la comunidad nacional, lo que por cierto, se añade en esencia, nos causaría sufrimientos intolerables. En resumen, si ustedes judíos franceses planean dejarnos, sobre todo para irse a ese lugar que no nombraré (pero que se sobrentiende - Israel -), ustedes serán responsables de los daños inflingidos a Marianne (figura alegórica, personificación y uno de los símbolos nacionales de la República Francesa).

En fin, proclamar que sin los judíos franceses Francia ya no sería más Francia puede parecer halagador, pero significa volver a acusar a los judíos franceses de destruir Francia si tratan de marcharse. ¿A quién más se dice en Francia eso? Ni siquiera a los corsos o a los vascos tentados por la independencia. Esta no es una declaración de amor, sino una especie de arresto domiciliario.

Labels: ,

El nuevo “Campo Sionista” de Israel es cualquier cosa menos sionista. Al carecer de una visión del futuro, el Laborismo se reinventa con una lectura errónea del pasado - Liel Leibovitz - Tablet



La semana pasada, una joven miembro de la Knesset llamada Stav Shaffir se acercó al podio del parlamento y pronunció un discurso de 3 minutos que pronto se convirtió en una sensación en los medios sociales. Era la clase de “grito del corazón” que al cineasta Frank Capra le habría encantado: con su mata de pelo rojo, agitando los brazos, y con una inocente convicción demasiado rara en estos cuerpos legislativos, cuyos miembros son más propensos a verter agua sobre sí mismos que derramar sus corazones, el discurso de Shaffir fue el “Yo acuso” de una mujer joven.

"Os olvidasteis del Negev y Galilea cuando transferisteis 1.2 billones de shekel a los asentamientos", tronó acusando a sus colegas de la derecha. "Os olvidasteis de Israel. Abandonasteis el sionismo hace ya bastante tiempo".

Fue la expresión más elocuente hasta la fecha del tema de campaña del Partido Laborista que Shaffir espera que les lleve a la victoria electoral este mes de marzo. Cuando se unió el mes pasado a Hatnu, el partido dirigido por Tzipi Livni, el veterano partido Laborista cambió su nombre a el “Campo Sionista” y comenzó argumentando que, debido a la obsesión de la derecha con los asentamientos, habían secuestrado y corrompido la ideología fundacional de la nación, y tan sólo el Laborismo, el partido de David Ben–Gurion, podría recuperar la vitalidad perdida del sionismo y reavivar su llama original.

Puede ser una buena estrategia, pues las encuestas dan actualmente como ganador al “Campo Sionista” con 25 escaños - las últimas encuestas no dicen lo mismo -, frente a los 23 escaños que dan al Likud, pero también es muy problemático. Como bien saben los estudiantes de historia, el sionismo es notoriamente elusivo. Concebido como un movimiento para crear un hogar nacional para los judíos, su ideología tuvo siempre una multitud de interpretaciones, conteniendo a aquellos que creían que los judíos debían instalarse únicamente en la Tierra Prometida y los que estaban dispuestos a conformarse con Uganda; los que veían en el sionismo una empresa cultural y los que la entendían como una búsqueda socio-económica; los que buscaban respuestas en los cielos y los que plantaban árboles en el suelo. El sionismo podía dar la bienvenida al pragmático Ben-Gurion y al dirigente de línea dura Jabotinsky; al agnóstico Nordau y al piadoso rabino Kalischer. Era, por diseño, un movimiento extremadamente elástico.

Como tal, el intento del Laborismo de redefinir el sionismo con su propia y estrecha agenda política es una afrenta a las características que han mantenido al movimiento vibrante y exitoso. Y se trata de algo más que una pequeña cuestión: miren profundamente en el corazón del sionismo y encontrarán un núcleo espiritual que los pronunciamientos actuales del Laborismo han casi extinguido.

Para entender mejor este argumento, podemos realizar el siguiente experimento: pasear sin prisa por cualquier parte de Italia, y preguntar a cualquier persona que conozcamos si se define o no a sí mismo como garibaldista. Lo más probable es que los italianos se reirían con esa pregunta, pues en el 2015 ellos no se definirían a sí mismos en los términos de un movimiento de liberación nacional del siglo XIX.

Pero los israelíes sí lo hacen. Ellos siguen identificándose a sí mismos como sionistas, incluso mucho después de que se haya establecido ese Estado judío en el que creían, tal como sus padres fundadores, y es que el sionismo, bastante más que un pragmático y simple movimiento político,  posee un fondo mesiánico cuyo objetivo no es solamente construir una patria para los judíos, sino también perfeccionar esa patria de manera que se convierta verdaderamente en la Tierra Prometida bíblica.

Es por esto que a muchos israelíes, incluso aquellos que se consideran totalmente laicos, aún les resulta difícil hablar de un sionismo independiente del judaísmo. Para ellos, la ideología fundacional no es solamente un modelo para un Estado soberano, también forma parte de un proceso milagroso que incluso aquellos sin fe han estudiado en la escuela como historia. Ben-Gurion entendió esto muy bien: su intervención en la Knesset en enero de 1956 dejaba en claro que su visión última del Estado de Israel participaba de otro mundo. "Yo soy uno de esos que creen que la creación del Estado es el principio de nuestra redención".

Sus sucesores en el partido que él ayudó a construir ya no utilizan una terminología tan mesiánica. Como dejaba en evidencia el discurso de Shaffir, para ellos el sionismo es acerca de los shekel y de reorganizar las prioridades nacionales dirigiéndolas de una comunidad de israelíes hacia otra. Esta es una agenda política perfectamente razonable, pero no tiene absolutamente nada que ver con la idea del sionismo.

¿Por qué, entonces, crearse todos estos problemas recuperando una antigua ideología? ¿Por qué no terminan funcionando, como esas generaciones de líderes laboristas del pasado, como proveedores de nuevas esperanzas en lugar de viejas ideas? En parte, porque eso les exigiría especificar en que se distinguen los Laboristas del Likud cuando se trata de salvaguardar la seguridad de Israel, una cuestión que a la luz de la reticencia de los dirigentes palestinos a participar en unas negociaciones de buena fe, se está convirtiendo en cada vez más importante, y algo que a los Laboristas, precisamente los grandes patrocinadores de estas negociaciones, les resulta cada vez más difícil explicar y comentar.

La propia Livni fue la principal negociadora de paz del primer ministro Netanyahu, y estaba de acuerdo con las políticas del gobierno en todo, desde la iniciativa de paz de John Kerry a la guerra del verano pasado en Gaza. Ella y sus nuevos socios, los Laboristas, difícilmente pueden pretender tener una agenda que ofrezca nuevas respuestas a las difíciles cuestiones de guerra y la paz a las que se enfrentan diariamente los israelíes. Así pues, en lugar de mirar hacia el futuro, los Laboristas están mirando con nostalgia hacia el pasado.

Cuando así lo hacen, es posible que los Laboristas también deban recordar algunas otras lecciones históricas. Insignificantes y mezquinas divisiones políticas enturbiaron a los sionistas de izquierda durante las décadas anteriores al nacimiento del Estado de Israel. y continuaron en pìe en décadas posteriores. Entonces, como ahora, estas divisiones no eran tanto una cuestión de ideas como de rivalidades y personalismos individuales: fiel a su estilo histórico, el otro tema importante de la campaña de este año del Laborismo-Hatnua es una exhortación a los votantes a elegir entre “nosotros o él”, es decir, elegir a Isaac Herzog-Tzipi Livni simplemente porque no son Netanyahu.

Como su hermoso discurso alcanzó su crescendo, Stav Shaffir declaró elocuentemente que ella y su partido representaban  a "una política de esperanza, una política que mira hacia adelante". Lamentablemente, ese no es el caso. Si el “Campo Sionista” quiere ganar más escaños, haría bien en dejar ese eslogan a un lado y entablar un debate real sobre lo que el sionismo significa verdaderamente para la mayoría de los israelíes de hoy. Los resultados de esa discusión puede que no agraden a los Laboristas, pero van a proporcionar un servicio vital a un electorado cada vez más carente de dirección o de ideas.

Labels: ,

Friday, January 30, 2015

Los misiles de Hezbollah fueron guiados desde territorio israelí - Debka



La dividida aldea alauita de Kafr Ghajar, situada al otro lado del triángulo fronterizo entre Israel y Líbano-Siria, ha sido objeto de extensas pesquisas por parte de las fuerzas especiales israelíes este jueves 29 de enero, según revelaron fuentes militares en exclusiva a DEBKA. Los investigadores estaban tras la pista de pruebas o evidencias de la presencia y participación de observadores y equipos que transmitieron información a Hezbollah y a su puesto avanzado en el Monte Dov (Granjas Shebaa) el día anterior, con descripciones del vehículo que utilizaron los mandos del convoy IDF para atentar contra él. Gracias a ello, Hezbollah fue capaz de identificar y atacar el convoy, matando a dos soldados israelíes e hiriendo a otros siete.

Los investigadores del IDF se han centrado, por tierra y por aire, en los techos de las escuelas de la aldea. A partir de ahí, se cree en la actualidad que ingenios de vigilancia y observadores se encontraban allí y pasaron información periódicamente a la posición de Hezbolá, a sólo 4 kms al noreste.

La desviación de su curso de uno de los seis cohetes antitanque Kornet que disparó Hezbollah contra el convoy levantó las sospechas. Este cohete que se desvió se estrelló contra el edificio de una escuela de Kafr Ghajar, la cual comenzó a incendiarse. No existe ninguna posibilidad de que el cohete pudiera haber extraviado su rumbo, ya que el sistema Kornet es guiado por láser.

Los analistas militares del IDF sugieren que el Hezbollah atacó deliberadamente la escuela para distraer y desviar la atención de la presencia de sus observadores en la aldea y de los aparatos de espionaje colocadas sobre el techo de la escuela.

Los escombros de la escuela quemada están siendo analizados cuidadosamente para detectar el equipo de vigilancia oculta que ese cohete que "se desvió" pretendía destruir y ocultar.

Los investigadores descubrieron que el uso de equipos de espionaje en la azotea, por parte de Hezbollah, es la única explicación de su precisión a la hora de apuntar a los dos pickups blancos sin marcar que viajaban por una carretera israelí a una distancia de unos 5 km, la distancia más lejana que puede llegar a alcanzar de manera efectiva un Kornet.

El IDF también está investigando el uso de las redes por parte de los teléfonos móviles civiles de los soldados del convoy, ya que se sabe que están ampliamente expuestos a los sistemas de espionaje iraníes y rusos, al otro lado de la frontera de Siria y el Líbano.

También está siendo investigado el uso por parte de las tropas israelíes de la red de comunicación "Cima de la Montaña", segurizada y cifrada por el ejército, durante la trayectoria del convoy, y si se utilizaron teléfonos móviles que Hezbolá pudo rastrear.

Labels:

Tras la Patagonia, ahora es Libia el objetivo de los asentamientos sionistas


El judío de origen libio que regresó a la sinagoga de su infancia y desató la ira. 


"Los judíos están comprando tierras de Libia y transferirán a ellas a un millón de colonos".

El corresponsal libio del diario egipcio Albawabh informa que los judíos están planeando apoderarse de la tierra de Libia. El artículo afirma que la Voz de Israel tuvo un invitado que era nada menos que el jefe de la comunidad judía de Libia.

Él realizó un viaje secreto a Tripolí para iniciar la compra de grandes parcelas de tierra en la zona verde de las montañas del este de Libia. El informe dice que esas tierras eran propiedad originalmente de judíos libios y fueron confiscadas por Muamar Gadafi después de la revolución libia, tomando sus negocios, granjas y empresas.

En una historia aparte, aunque también supuestamente procedente de la Voz de Israel, decía que un hombre de negocios judío, con inversiones en varios países alrededor del mundo, informó que los judíos libios estarían regresando muy pronto a su patria Libia, y veríamos dentro de poco el retorno de los judíos a Libia en 2015, junto con el reasentamiento de los judíos de los países del Magreb árabe en Túnez, Marruecos y Argelia.

El empresario no identificado decía que la transferencia de un millón de judíos a Libia se produciría con la ayuda de la comunidad internacional, la ONU, las organizaciones de derechos humanos de todo el mundo, y con la ayuda directa de Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia.

Como siempre, los medios árabes siempre van un poco más allá de la parodia. ¿No recuerdan la afirmación árabe de que las barras azules de la bandera de Israel, basadas en el talit ritual, representaban realmente su deseo de adueñarse del territorio entre el Nilo y el Eufrates?

Obviamente, se equivocaban. !! Son demasiado timoratos !!. En realidad, esas bandas azules representan al Océano Atlántico y el Océano Pacífico.

En el 2011, cientos de libios protestaron cuando un único judío de origen libio regresó al país para tratar de volver a abrir una sinagoga que había sido cerrada en 1967, diciendo: "No hay lugar para los judíos en Libia".

Labels:

Las hostilidades en el norte y los problemas en la lista de Hogar Judío llevan al Likud a la primera posición en las encuestas



El partido Likud del primer ministro Benjamin Netanyahu ha alcanzado el primer puesto en una encuesta de los Paneles de Investigación del The Jerusalem Post y de su periódico hermano hebreo Maariv Sof Hashavua,  por vez primera desde que los Laboristas y Hatnua unieron sus fuerzas el 10 de diciembre para crear el "Campo Sionista".

La encuesta dio como resultados que el Likud ganaría 25 escaños, el "Campo Sionista" 24, el Bait Yehudi (Hogar Judío) 14, la Lista Común Árabe 12, el Yesh Atid 11, Judaísmo de la Torá y Koolanu ocho escaños, siete escaños para el Shas, seis para el Meretz y cinco para Yisrael Beytenu.

Los partidos encuestados que no cruzaron el umbral electoral del 3,25% fue la Hoja Verde (los verdes) y Yahad Haam Itanu y Otzmá Yehudit. La semana pasada, el "Campo Sionista" estaba por delante del Likud por dos escaños, y dos semanas antes la diferencia era de tres. El porcentaje de encuestados que se hacen llamar "indecisos" cayó del 30% al 18%.

La razón para el aumento en el apoyo al Likud parece ser aparentemente el ataque en la frontera norte de Israel del miércoles, que ocurrió mientras se estaba celebrando la encuesta. La encuesta encontró que el porcentaje de encuestados que quieren que Netanyahu siga siendo el primer ministro aumentó del 38% la semana pasada al 44% actualmente, igualando el resultado más alto de una encuesta del 1 de enero, cuando los cohetes fueron disparados desde Gaza. El porcentaje de encuestados que dicen que no quieren que Netanyahu permanezca como primer ministro cayó al 52%, desde el 55% de la semana pasada y el 58% de la semana anterior.

La encuesta fue realizada antes de que el ex ministro Bennie Begin se uniera a la lista para la Knesset del Likud. Mientras que en todas las demás encuestas llevadas a cabo desde que se conoció la fecha de las próximas elecciones situaba como eje las diferencias socio-económicas entre ricos y pobres y otros temas sociales, la nueva encuesta encontró que la situación de la seguridad es ahora la máxima prioridad de los votantes, el 39% para la seguridad y el 25% para los temas socio-económicos. Sólo el 1% de los encuestados dijo que el tema principal que decidiría el voto serían las relaciones exteriores de Israel.

El 35% de los encuestados dijo que su situación de seguridad personal había empeorado en los últimos días, el 60% dijo que no había cambiado, y el 3% dijo que había mejorado. Preguntados a quién les gustaría ver como ministro de Defensa, el 25% dijo que al actual,  Moshe Ya'alon; el 17% al líder del Bait Yehudi, Naftali Bennett; el 14% a Amos Yadlin de la Unión Sionista; el 10% al candidato del Koolanu,Yoav Galant, y 18% a ninguno de las anteriores.

El 85% dijo que confían en el IDF para manejar la situación de seguridad en el Norte, el 59% que confían en Ya'alon, y el 52% que confían en Netanyahu. Preguntados sobre si creen que habrá un amplio operativo de seguridad en el Norte, el 40% dijo que no, el 28% dijo que sí, y el 32% dijo que no lo sabía.

La encuesta entrevistó a 504 personas, lo que representa a una muestra estadística de la población israelí adulta, con un margen de error de +/- 4,5%.


El Likud continúa superando a los Laboristas este viernes, de acuerdo con la más reciente de la oleada de encuestas dadas a conocer por las principales agencias de noticias israelíes esta semana.

El Likud superaba a los Laboristas, según el sondeo de TNS para  Walla News, por 27 y 26 escaños, respectivamente.

Muy por detrás se encontraba  Hogar Judío, que ocupan el tercer puesto con la lista unida de partidos árabes con 12 escaños cada uno.

El Hogar Judío está sufriendo una importante caída en sus escaños de acuerdo con las últimas encuestas, por debajo de la proyección de 16 a 18 escaños que les daban las encuestas a principios de este mes. La espiral descendente se relaciona con el drama ocasionado por Naftali Bennett al reservar el puesto número ocho de su lista a la ex estrella de fútbol Eli Ohana, quien renunció en medio de una ola de críticas.

En el llamado bloque de centro, Yesh Atid está por encima de Kulanu, con 8 y 7 escaños respectivamente. Yisrael Beytenu parece ir recuperando fuerzas con 6 escaños, frente a los escasos 4 de principios de esta semana.

Los partidos haredi Shas y Judaísmo Unido por la Torá se proyectan consiguiendo cada uno 7 escaños, con Yachad - Haam Itanu de Eli Yishai pasando el umbral de 4 escaños. No está claro si esa cifra tiene en cuenta la reciente incorporación del Otzmá Yehudit de Baruch Marzel a la lista.

Labels:

Tuesday, January 27, 2015

El ataque israelí en el Golan: el mensaje que Israel quería enviar, y no sólo a Teherán, sino también a Washington - Tony Badran - Lebanon Now



Israel le dio a Irán un doloroso golpe el domingo pasado cuando atacó un convoy de altos comandantes iraníes y de Hezbollah en Quneitra, en los Altos del Golán.

Algunos ex funcionarios de seguridad israelíes han explicado que el ataque fue una acción preventiva contra un inminente ataque en el norte de Israel. Además señalaron que en una entrevista tres días antes, el jefe de Hezbollah, Hassan Nasrallah, habló de sus combatientes haciendo incursiones en la Galilea en la próxima guerra con Israel. Otro anónimo funcionario israelí afirmó que la presencia de un general iraní de tan alto rango en el convoy fue una sorpresa. Pero estos detalles forman parte de un artículo de portada en lugar de una explicación sincera. El ataque israelí fue el primer pequeño movimiento en un gran juego estratégico.

Para entender el comportamiento de Israel debemos tener en cuenta tres factores clave:
- la influencia iraní en el Levante se está expandiendo rápidamente.
- y lo está haciendo con el consentimiento de los EEUU.
- por otra parte, nadie en el Oriente Medio cree en realidad que la administración Obama   vaya a impedir que Irán desarrolle un arma nuclear.
Ante la perspectiva real de un Irán nuclear en el horizonte, ningún gobierno israelí puede permitirse el lujo de que la Guardia Revolucionaria iraní (IRGC)  establezca una base en el Golán. En última instancia, este fue el mensaje que Israel quería emitir, y no sólo a Teherán, sino también a Washington.

Desde hace algún tiempo, el régimen de Assad es una filial de absoluta propiedad de Teherán. En consecuencia, los iraníes han estado buscando establecer infraestructura militar en el Golán, y establecerlo como un frente activo contra Israel. Los iraníes y Hezbollah están buscando atar el Golán a su bastión en el Líbano, combinando los dos lugares como "un solo frente", tal como Hezbolá ha comenzado a describirlo. La presencia de oficiales de alto rango iraní y de Hezbollah en la zona da relieve a la importancia que Irán atribuye a este objetivo.

Aunque perecieron varios oficiales de alto rango en el ataque, los iraníes han revelado la identidad de uno solo de ellos, el general de brigada Mohammad Ali Allahdadi. Allahdadi había servido en varias brigadas del IRGC, y dirigió la Brigada de Infantería nº 18 "Al-Gadir" hasta que el comandante de la Fuerza Quds Qassem Soleimani se lo llevó a su unidad. Su destino fue el Líbano y Siria. La relación de muchos años de Allahdadi con Soleimani, que data desde la guerra entre Irán e Irak, es digna de mención. Allahdadi era, en definitiva, el hombre de Soleimani en Siria.

La identidad de los otros oficiales iraníes no está clara. El estudioso de Hezbollah Shimon Shapira  ha señalado que "un iraní adicional, con el nombre de Assadi, era con toda probabilidad el comandante de las fuerzas expedicionarias iraníes en Siria". Shapira piensa que los demás oficiales "formaban probablemente parte de un equipo de inteligencia, por lo que los iraníes prefieren mantenerlos en secreto".

Todavía hay cierta confusión sobre la identidad de otro miembro del convoy, un tal Ali Tabatabai. Según Shapira, "él era el oficial iraní responsable del IRGC para el frente del Golán". Una fuente cercana a Hezbollah también dijo que Tabatabai era un comandante iraní, aunque añadió que no fue asesinado en el ataque. Sin embargo, otras fuentes sostienen que Tabatabai era un oficial de alto rango de Hezbollah, responsable del grupo de "unidad de intervención". El otro comandante de Hezbollah muerto en el ataque, Muhammad Issa, era uno de los comandantes responsables de los archivos de Siria e Irak. Él estaba encargado de la protección de Damasco, donde también trabajó con las milicias iraquíes patrocinadas por Irán. Cualquiera que sea la verdadera identidad de Tabatabai, su presencia junto Allahdadi e Issa sugiere que Irán y Hezbollah estaban trabajando para establecer unidades de infantería especializadas en el Golán para llevar a cabo operaciones contra Israel.

Queda claro entonces, que Irán y Hezbollah están invirtiendo fuertemente en el Golán, y en múltiples niveles. De hecho, la presencia de Yihad Mughniyeh en el convoy lo está asegurando. Como hijo de Imad Mughniyeh, el ex comandante militar de Hezbollah, su vinculación con la operación habría permitido a Hezbollah integrar el frente del Golán en la mitología del partido tejida alrededor de su padre. Desde 2006, la hagiografía de Hezbollah ha presentado a Imad Mughniyeh como el arquitecto de la nueva doctrina militar detrás de la supuesta "victoria divina" del grupo en la guerra de ese año con Israel. Jihad habría sido el elemento natural para llevar a cabo esa idea; el descendiente del gran comandante trayendo las tácticas de su padre al Golán y al propio Israel.

Pero con respecto a Israel, Irán y Hezbollah tiene dos objetivos en el Golán. Además de buscar un segundo frente, están ansiosos por establecer "el principio de que un ataque contra Israel desde Siria, no va a alterar las reglas de enfrentamiento con Hezbollah en el Líbano". Nasrallah hizo alusión a esta aspiración en su última entrevista, cuando habló de extender la disuasión de Israel al teatro de Siria, con el fin de prevenir los ataques contra los envíos de armas y otros objetivos en Siria.

Si se lograra esa ecuación de que fuera legítimo que Hezbollah lanzara ataques contra objetivos israelíes en el Golán sin provocar una devastación en el Líbano, Nasrallah habría logrado revivir una variante de las reglas anteriores al enfrentamiento de 2006, en la que Israel ejecutaría respuestas limitadas a los ataques de Hezbollah, evitando una guerra completa o total. Tal acuerdo sería ventajoso para Hezbollah. Le ahorraría la devastación masiva de una guerra total y la necesidad de movilizar a sus combatientes involucrados en otros frentes, así como reforzaría la percepción de que habría disuadido a Israel.

Cuando los israelíes golpearon el convoy iraní-libanés estaban enviando un  mensaje: "Nosotros rechazamos totalmente esa ecuación", haciendo así reconocer a Nasrallah que se enfrenta a unos severos límites en cuanto a lo que puede hacer como respuesta, poniendo en evidencia que "se ha marcado un farol" de la manera más humillante.

Este mensaje también va destinado a la Casa Blanca, al abrazo de facto de la administración Obama con Irán y a su aceptación de una expansión del dominio iraní por el Levante, colocando a los intereses de EEUU en contradicción con los intereses de Israel.

Con este ataque contra altos funcionarios iraníes, Israel también le envió un mensaje al presidente Obama: "Su cohabitación con Irán no será a costa nuestra".

Labels: ,

Crece la controversia sobre la supuesta naturaleza sionista del "campo sionista" de Herzog y Livni



El primer ministro Benjamin Netanyahu elevó el domingo sus críticas mordaces contra la lista común de la coalición Laborismo-Hatnuah, que se ha autobautizado como el "campo sionista", diciendo que "(muchos de ) sus miembros son de la izquierda radical. Ese no es el campo sionista, sino el campo antisionista".

Hablando en una reunión celebrada por el Likud en Tel Aviv, Netanyahu criticó a los que le critican dentro de los partidos de izquierda por su decisión de aceptar una invitación para hablar ante el Congreso de Estados Unidos sobre la amenaza iraní.

"Tenemos que ganar estas elecciones porque sabemos exactamente lo que la izquierda va a hacer", dijo el primer ministro. "Todo lo que hacen es arrastrarse ante la comunidad internacional y buscar excusas para hacer más y más concesiones".

La campaña del Laborismo-Hatnuah "pretende ser el campo sionista", pero por alguna razón eso no lo manifiestan en su propaganda en árabe, e incluso cuando se les escucha decirlo en hebreo no suenan exactamente como unos ávidos sionistas. Siendo tal el caso, no es de extrañar que Ahmad Tibi [del partido árabe Raam-Tal] apoye al líder laborista Isaac Herzog, y no es de extrañar que Herzog diga que le gustaría ver a los partidos árabes en su coalición.

"Este no es el partido Laborista que conocíamos. Ese partido ya no está aquí, ha desaparecido", dijo Netanyahu.

El propio domingo, la coalición Laborismo-Hatnuah presentó su lista final a la Knesset en un evento protagonizado por miembros de ambos partidos en Tel Aviv. En un esfuerzo por refutar las duras críticas dirigidas a la coalición por su agenda política, el partido proyectó un vídeo de corta duración en el que el los líderes Herzog, Tzipi Livni y otros candidatos prominentes de su lista explicaron sus percepciones del sionismo, citando la justicia social, las cuestiones de seguridad y la igualdad de oportunidades para las comunidades periféricas.

"El sionismo es sobre el deseo de proseguir una visión y construir la sociedad. Somos el verdadero sionismo y nadie nos puede enseñar lo que es el sionismo", le dijo Herzog a la multitud.

"El malestar político está ahí, pero también hay una gran energía aquí. La gente quiere cambiar y vamos a darles ese cambio. Este equipo es el más ético y el más israelí de los existentes en todas las listas políticas a la Knesset". Herzog prometió que si es elegido, "el público israelí sentirá el cambio en el primer año de mi mandato".

El líder laborista reprochó además lo que llamó "la ausencias de políticas" de Netanyahu, sus supuestos planes de "anexionar a 3 millones de palestinos", "el estancado proceso de paz entre palestinos e israelíes" y "las peleas con nuestro aliado más fuerte, los Estados Unidos"

Herzog también acusó al primer ministro de "fallar a la hora de generar disuasión, de alienarse a nuestros amigos y de aplastar la resistencia social en Israel".

De pie, junto a Herzog, Livni dijo que "Vamos a ganar, pues la victoria está en el aire. Estas elecciones ya se han decidido y Netanyahu... se irá a casa".

La velada no estuvo exenta de momentos embarazosos: el diputado laborista Yechiel Bar, que organizó el evento en nombre de ambos partidos, fue interrumpido cuando presentó al candidato de la lista a ministro de Finanzas, el profesor Manuel Trajtenberg, y elogió sus puntos de vista económicos.

Trajtenberg, quien encabezó el Comité de Reforma Social en la Oficina del Primer Ministro Netanyahu, está programado para el puesto nº 11 en la lista del Laborismo-Hatnuah, dándosele el lugar  reservado para un candidato de elección de Herzog en las primarias del partido de mediados de enero.

Tanto Habayit Hayehudi (Hogar judío) como la coalición Laborismo-Hatnuah se han acusado de apoderarse del mismo lema, "campo sionista", y ambos han presentado reclamaciones ante la Comisión Electoral Central reivindicando ese lema y acusando a la otra parte de estar engañando al público.

El jueves, Ronen Shoval, co-fundador y presidente del grupo derechista Im Tirtzu, y que fue votado recientemente para el puesto nº 16 en la lista de Habayit Hayehudi, solicitó a la Comisión Electoral Central que ordenara a la coalición Laboristas-Hatnuah que cambiara su lema, elegido después de que el líder laborista Isaac Herzog y la líder del Hatnuah Tzipi Livni convergieran en una coalición para las elecciones del 17 de marzo.

"Las repetidas declaraciones antisionistas realizadas por varios miembros de la coalición Laboristas-Hatnuah, los cuales se postulan para la próxima Knesset en una lista que lleva el nombre de 'campo sionista', dan lugar a una flagrante violación de la Ley Electoral de la Knesset que prohíbe a las listas de candidatos llevar nombres que puedan inducir al error al público", citaba Channel 2 News la petición de Shoval.

"El peticionario considera que el uso del nombre 'campo sionista' para describir una lista que incluye a personas que no se consideran a sí mismos sionistas, que afirman que el himno nacional es racista, que quieren ver Día del Holocausto equiparado el mismo día con el de la supuesta Nakba, y donde algunos de los candidatos se ven a sí mismos como palestinos, induce groseramente al error al público israelí. Este no es el.'camp sionista', este es el 'campo antisionista' ", dice la petición.

Miembros de la coalición Laborismo-Hatnuah se apresuraron a emitir una contrapetición, pidiendo al Comité Electoral Central que pidiera al Habayit Hayehudi que cambiara su nombre, ya que supuestamente tergiversa la agenda del partido.

En la petición, el activista laborista Yair Fink, quien representa a los partidarios religiosos dentro de la coalición, dijo que "el nombre de Habayit Hayehudi engaña al público al hacer que los votantes piensan que Habayit Hayehudi representa al judaísmo y sirve como hogar [político] para los que creen en los valores de nuestra religión, pero ese no es el caso".

Fink citó la decisión del ministro de la Construcción Uri Ariel de vender proyectos públicos de vivienda a yeshivas y asociaciones afiliadas al Habayit Hayehudi como ejemplo, añadiendo que las acciones del partido eran "contrarias a los valores judíos".

El Comité Electoral Central tendrá que pronunciarse sobre la cuestión antes del 29 de enero, cuando todas los partidos deben presentar sus listas finales a la Knesset, así como cualquier cambio en sus nombres para su aprobación antes de las elecciones del 17 de marzo.

Labels:

Monday, January 26, 2015

¿El "campo sionista" (Laboristas y Livni) es realmente tan sionista como asegura?



Partidarios árabes del partido Laborista están en pie de guerra por la decisión del partido de utilizar el lema "campo sionista" después de unirse con el partido Hatnuah de Tzipi Livni para funcionar como una lista conjunta en las próximas elecciones a la Knéset.

Representantes del partido Laborista en el sector árabe, encabezados por el ex ministro Raleb Majadele, quien perdió ante el comentarista deportivo Zuhair Bahalul en las primarias, pidió al líder laborista Isaac Herzog que retirara la palabra "sionista" de su eslogan.

Majadele dijo el sábado que "si nos damos cuenta de que el partido Laborista nos ha engañado y se retira de su alianza histórica con los electores árabes-israelíes, todas las opciones están sobre la mesa en lo que a nosotros respecta. No conozco a cualquier tipo de la magia que transforme a cientos de miles de árabes en sionistas durante la noche".

El partido Laborista ha tenido en cuenta el problema que la nueva denominación o eslogan del grupo podría generar en los votantes árabes, pero se ha dado cuenta que revertir ahora su posición "causaría un grave daño a su campaña", pues sus contrincantes recalcarían que habían "renunciado al sionismo".

El denominado "campo sionista" comentó en respuesta a la reacción árabe que "los hombres y mujeres que votan por el Laborismo eligieron a Zuhair Bahalul como representante del sector árabe para la lista de la Knesset [del partido] de la manera más transparente posible. Nos oponemos a los boicots y esperamos que los miembros del partido y sus seguidores hagan lo mismo".

Labels:

Interesante: " La gente no teme a los inmigrantes, teme al Islam" y "Las élites europeas se han convencido a sí mismas de que el mundo es un lugar racional. No se dan cuenta de que el mundo es irracional y cruel"




"La gran sorpresa ha sido la crisis del islam” - Ana Carbajosa - El Global

A David Rieff (Boston, 1952) hay que escucharle con atención para no perder el hilo de sus argumentos. Salta de un extremo ideológico al otro sin complejos y fabrica conclusiones que rara vez encajan en corsés políticos. Le guían la valentía intelectual y décadas de estudio y observación sobre un terreno que a Rieff le gusta patear. A este historiador, le preocupa el encaje de los inmigrantes en Occidente y la malformación de las llamadas sociedades multiculturales; un asunto del que se ocupa desde hace décadas. Una Europa que percibe desnortada y naif, el islam sumido en una crisis profunda o los derechos humanos como credo absolutista son algunos de los asuntos que desgrana en una entrevista con este diario poco antes de disertar sobre inmigración en el Espacio Bertelsmann en Madrid. Autor de ensayos como El Matadero: Bosnia y el fracaso de Occidente (Aguilar) o A punta de pistola (Debate), Rieff vive a caballo entre Estados Unidos y Europa y escribe y enseña —en el Instituto de Estudios Políticos de París— sobre conflictos internacionales y acción humanitaria.

Rieff prefiere durante este encuentro aparcar su faceta de hijo. Su madre fue Susan Sontag, gran referente del pensamiento progresista estadounidense y cuyo legado Rieff se siente en la obligación moral de mimar. “Una de mis responsabilidades en la vida es mirar por su trabajo, pero no me gusta ejercer de hijo profesional”.

Pregunta. En los años ochenta ya escribía sobre inmigración y multiculturalidad. Algunos de los problemas de integración de los que hablaba continúan vigentes y otros se han agudizado sin que los Gobiernos de Europa hayan encontrado remedio.

Respuesta. Lo que está pasando ya se podía vislumbrar en los ochenta si querías mirar. No había duda de que pobres del sur iban a venir al norte. En seguida entendimos de qué iba la globalización, a pesar de que algunos pensaran que podía afectar solo a los ricos y que los pobres simplemente no participarían. Por ese lado no me sorprende. La gran sorpresa ha sido el islam y su crisis. La gente no teme a los inmigrantes, teme al islam. Es absolutamente cierto que los gobiernos están ciegos. No es posible que los alemanes en los sesenta pensaran que los gastarbeiter [los que emigraron a Alemania para trabajar] iban a volver a sus países, o que alguien piense que la gente no va a intentar cruzar a Ceuta y a Melilla. Es sorprendente que un cambio territorial minúsculo en Ucrania suponga horas y horas de dedicación para un ministro y que de las muertes en el Mediterráneo se encargue casi de pasada y por obligación. Hace falta más voluntad política.

Pregunta. En Europa, el populismo de derechas explota el miedo al diferente, mientras la izquierda, acomplejada, teme si quiera abordarlo en muchos países. ¿Por qué no somos capaces de mantener un debate sereno y racional sobre inmigración?

Respuesta. Porque no solo la izquierda progresista defiende a los inmigrantes, también están los empresarios. La inmigración se ha vuelto inevitable gracias a una alianza de la izquierda con la clase empresarial. La ruptura de los sindicatos es en parte consecuencia de la llegada de más inmigración. Los efectos de esta globalización hacen que la clase trabajadora entre en pánico. Ellos son los grandes perdedores de estos cambios globales. El futuro no pinta bien para ellos. Si eres un obrero de Lille, sabes que tus mejores años han quedado atrás, que ahora te enfrentas a deslocalizaciones, a más inmigrantes dispuestos a trabajar por menos dinero. Esto explica por ejemplo que el Frente Nacional sea la fuerza dominante en Francia.

Pregunta. Los gobiernos no acaban de reaccionar y los extremistas copan el discurso. ¿Cómo se puede romper esta dinámica?

Respuesta. Lo único positivo que veo de la catástrofe de París es que ahora, las élites biempensantes francesas ya no podrán decir que no está pasando nada. Los franceses son la sociedad más esclerotizada que conozco en Europa. Están ciegos, encantados de haberse conocido. Ahora sin embargo, el primer ministro francés habla de apartheid en la banlieue [los barrios periféricos] y eso es bueno. Esos jóvenes [inmigrantes y descendientes de inmigrantes] están muy enfadados y algunos son susceptibles de caer en las redes del Daesh [el Estado Islámico]. Los jóvenes que crecen en Europa saben que el islamismo radical es lo que más asusta aquí. Se sienten impotentes porque no tienen poder económico ni cultural. Su única arma es la brutalidad. Europa tiene que darse cuenta de no ha sabido transmitir su narrativa histórica a los musulmanes. El hecho de que cada instituto judío de Europa esté protegido tiene que ver con que no han asumido la narrativa europea. En 1945 nadie hubiera podido pensar que esto iba a suceder.

Pregunta. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

Respuesta. Europa está especialmente mal preparada para este tipo de problema. Las élites europeas se han convencido a sí mismas de que el mundo es un lugar racional. No se dan cuenta de que el mundo es irracional y cruel. Creo sinceramente que el periodo que hemos vivido entre 1945 y los noventa fueron una excepción de prosperidad y disminución de la barbarie. Que la vuelta de la barbarie es solo una vuelta a la normalidad. Aquí hay además un componente político. En EE UU o en América Latina, los jóvenes enfadados montan bandas criminales. Aquí se apuntan a la yihad. Es un problema real, no se lo ha inventado la derecha.

Pregunta. Usted sostiene que uno de los problemas es que los valores europeos se han diluido casi hasta dejar de existir.

Respuesta. A los chicos de la banlieue les dicen: tienes que aceptar los valores europeos. ¿Pero qué valores son esos? Esto es como el póker. No puedes derrotar algo con nada. Los valores se reducían a ofrecer una vida mejor, prosperidad, pero eso ya no está ahí. En Francia además, un factor muy importante fue la crisis del comunismo, que era un motor de asimilación también en los suburbios. Los comunistas controlaban a los conflictivos y mantenían la disciplina social en los barrios. Ahora ya no hay partido; hay imanes. Muchos de ellos hacen lo que pueden, pero no es suficiente. Hoy vivimos en un mundo en el que las cuestiones de identidad cobran mucha importancia. Otra razón fundamental es la crisis del islam.

Pregunta. ¿A qué se refiere?
Respuesta. El islam ha entrado en una crisis profunda. La brecha entre suníes y chiíes se ha convertido en guerra. Las guerras que observamos en Oriente Próximo tienen que ver con esa fractura. En Siria por ejemplo está claro que se trata de una guerra entre Catar y Arabia Saudí contra Irán. Si nos fijamos en la historia de la cristiandad, también vemos épocas de fanatismo que se llevaron por delante otras corrientes cristianas. Creo que estamos en una de esas épocas en el islam.

Pregunta. Chérif Kouachi, uno de los atacantes de Charlie Hebdo dijo en el pasado que fueron las torturas a musulmanes en Abu Ghraib lo que le cambió.

Respuesta. No creo que el terrorismo islámico tenga que ver con que Occidente no sea justo en Palestina o en Irak. Es verdad que en el caso de la identidad judía, también en Francia, el gran pegamento que mantiene a la comunidad unida en la diáspora es el sionismo y que eso genera tensiones con otras minorías. Puede haber explicaciones, pero no justificaciones. O crees que se pueden poner bombas en los mercados o no. No hay camino intermedio. Los derechos humanos son un credo absolutista.

Pregunta. Siria se ha convertido en el gran imán para el yihadismo planetario. Europa y EE UU parecen estar un poco perdidos sobre cómo actuar.

Respuesta. No puedes esperar que habiendo una guerra a las puertas de Europa la gente no huya. Mire, yo soy profesor de intervención humanitaria y le puedo decir que no hay una guerra justa. En el caso sirio, no es posible justificar una intervención internacional, porque las posibilidades de éxito son demasiado pequeñas y ese es uno de los requisitos morales para intervenir.

Pregunta. ¿Debe resignarse la comunidad internacional?

Respuesta. La comunidad internacional como concepto no existe. Hay un orden global, dominado por EE UU y Breton Woods. Entramos en un mundo multipolar, pero me cuesta imaginar que EE UU no vaya a ser un gran poder. En realidad, no creo que el mundo haya cambiado tanto, que el poder militar haya perdido tanta relevancia. Esa es una ilusión europea que parte de asunciones irreales, según las cuales, las guerras son algo del pasado, y la gente va a ser cada vez más rica. Eso no es así.

Pregunta. Resulta difícil no preguntarle por su madre, Susan Sontag. ¿Está trabajando en nuevos proyectos vinculados con ella?

Respuesta. Tengo una pequeña fundación que creé en nombre de mi madre y que otorga premios a jóvenes traductores. Ahora tengo que editar el tercer volumen de sus diarios en los próximos seis meses. Hay muchísimo material. Hay que seleccionar, porque ella no lo hizo. Hay miles y miles de páginas, que en el tercer volumen quedarán reducidas a unas 300. Una de mis responsabilidades en la vida es mirar por su trabajo, pero no me gusta ejercer de hijo profesional.

Labels: ,

Sunday, January 25, 2015

La historia del Éxodo como Mnemohistoria - Carl S. Ehrlich - TheTorah

 
Una pintura mural de la sinagoga Dura Europos que muestra a los hebreos saliendo de Egipto 


Introducción: La leyenda versus historia

Un niño ha nacido. Debido a las amenazas a su vida, sus padres deben ocultarlo. Providencialmente, el niño es rescatado y crece hasta la edad adulta, cuando llevará a cabo grandes hazañas y conducirá a su pueblo hacia la gloria.

Esto es más o menos la historia de Moisés, sin embargo, también es la historia de muchas otras figuras importantes y legendarias de todo el mundo, incluyendo Sargón de Akkad, Edipo de Tebas, Ciro de Persia y de Jesús de Nazaret. Mientras que la historia de Moisés puede ser única ya que su héroe pasa de las riquezas de la corte egipcia a los harapos de un pastor itinerante, las características que comparte con las otras historias es sólo una indicación de que la narración se basa más en el reino de la leyenda que en el de la historia.

La falta de detalles históricos en el Éxodo

Los detalles de la Parashat Shemot ofrecen muy poca información histórica que pueda ser corroborada por fuentes no bíblicas, ya sean arqueológicas o textuales. Comenzando con los nombres de las tribus / hijos de Israel y continuando con los nombres de Moisés y de su familia, nadie se conoce a partir de fuentes contemporáneas, aunque Israel como un grupo étnico o una tribu en Canaán se menciona en al menos una fuente egipcia que data de antes de 1.200 antes de Cristo.

Tampoco la información acerca de los propios egipcios de la historia ofrece mucha ayuda. Tanto los nombres de la princesa que adopta a Moisés y de su padre, el faraón o rey de Egipto, se echan en falta, aunque la literatura del Midrash, el historiador judío del siglo I Flavio Josefo y Hollywood, todos ellos tratan de llenar los espacios en blanco.

La información aparentemente más factible del relato bíblico se refiere a los nombres de las ciudades que los israelitas supuestamente construían en Egipto, es decir, Pithom y Raamses. Sin embargo, su posible ubicación no ha ofrecido demasiadas pistas. El antiguo nombre parece derivar del egipcio para "templo de Atum", de los cuales había muchos. El último nombre es más probable que haga referencia a la capital egipcia de los siglos XIII y XII a. C., la cual estaba situada en la región oriental del delta, cerca de donde la Biblia localiza a los israelitas del Reino Nuevo. Sin embargo, se debate su ubicación exacta, y no está claro si su mención en Éxodo 1:11b se entiende mejor como un reflejo de la época de los hechos que narra o del tiempo del narrador.

Lo mismo se puede hacer sobre la supuesta ruta del éxodo, lo que plantea innumerables problemas de interpretación, por no hablar de la enorme cantidad de israelitas que se supone que habían salido de Egipto, una población presumiblemente mayor que la de Egipto en su conjunto en aquel tiempo y que no dejó rastro en el registro arqueológico.

¿Cuál es la función histórica de una religión cuando su narrativa fundacional no es histórica?

Es una perogrullada decir que el judaísmo es una religión arraigada en la historia, en concreto en el encuentro entre el pueblo judío y su Dios. De hecho, gran parte del ritual y de la tradición judía gira en torno a recordar el pasado y sacar lecciones de él para el futuro. El Dios judío es a la vez creador y actor histórico. Si Bereshit nos introduce en el primero, es Shemot quien establece nuestra relación con el último. Su rol más antiguo establece a Dios como creador, juez y gobernante del universo. Pero es su último rol el que subyace en la relación del pueblo judío con Dios, cuya acción será la liberación de los israelitas de la esclavitud en Egipto como una justificación para la obligación del pueblo judío de entrar en una alianza, en un acuerdo formal, con Dios y seguir los mandamientos de Dios.

Esta obligación, enraizada en la memoria de la acción salvadora de Dios, es lo que motiva el ritual del Séder de Pésaj y sirve como la principal justificación para el cumplimiento de muchas mitzvot. Y sin embargo, como se dijo antes, la mayoría de los pensadores modernos creen que el libro del Éxodo no refleja la realidad histórica.

La aceptación de estas historias como memoria más que historia parece ser aún más problemático para el Shemot que para el Bereshit . ¿No se estableció el judaísmo sobre la base de su historicidad? ¿Qué sucede cuando el fundamento histórico del judaísmo se cuestiona?

Este enigma ha afectado a los judíos más comprometidos durante el período moderno. Y sin embargo, una solución muy de sentido común y sorprendentemente postmoderna al problema ya fue ofrecida hace más de un siglo por el reconocido ensayista hebreo Ahad Ha-'am (Asher Ginzberg 1856-1927).

El enfoque de Ahad Ha-'am

Criticando los esfuerzos de los historiadores - en ese momento en su mayoría no judíos - que estaban buscando lo "real" en la historia de Moisés, Ahad Ha-'am escribió que el único Moisés que importa es el Moisés de la memoria que él y el resto de los judíos recuerdan. Sea cual sea lo que hagan o descubran los historiadores, resulta irrelevante para la imagen de Moisés que el pueblo judío ha llevado con él durante los últimos tres mil años. Porque se trata del Moisés de la memoria judía, más que ningún otro Moisés reconstruido por los historiadores modernos, el que ha actuado en la historia para inspirar a la humanidad. En las propias palabras de Ahad Ha-'am:
Yo no se si este hombre, Moisés, realmente existió; si su vida y su actividad se correspondían realmente con nuestra relato tradicional de él; si realmente fue el salvador de Israel y dio a su pueblo la Ley en la forma en la que se conserva entre nosotros; y así sucesivamente. Tengo una respuesta corta y sencilla para todos estos enigmas. A este Moisés, digo, este hombre de los viejos tiempos, cuya existencia y cuyo carácter se está tratando de dilucidar, ni es materia para nadie más que para los estudiosos. Tenemos otro Moisés que es el nuestro, cuya imagen ha sido consagrada en los corazones del pueblo judío durante generaciones, y cuya influencia en la vida nacional judía no ha cesado desde la antigüedad hasta nuestros días. La existencia de este Moisés, como un hecho histórico, no depende de ninguna manera de sus investigaciones. Porque incluso si ustedes tienen éxito en demostrar que no era el hombre que suponíamos, ustedes no por ello restarán un ápice de la realidad histórica de ese Moisés ideal, del Moisés que ha sido nuestro líder no sólo durante cuarenta años en el desierto de Sinaí, sino desde hace miles de años en todos los desiertos en los que hemos vagado desde el Éxodo.
Mnemohistoria: El estudio de la Memoria Cultural

La intuición de Ahad Ha-'am sobre lo que es importante para la fe y la identidad judía se anticipa a las conclusiones centrales de los estudios sobre la memoria cultural, un campo roturado por primera vez por el filósofo y sociólogo francés Maurice Halbwachs (1877-1945). Según Halbwachs, la identidad y los valores culturales de un pueblo no son impulsados principalmente por la historia, (es decir, el estudio de lo que sucedió en el pasado) todo lo que conforma a ese pueblo lo es por la concepción de su gente de su pasado, es decir, su memoria colectiva. Basándose en estas teorías, el egiptólogo Jan Assmann ha planteado que es posible escribir una historia de la memoria colectiva, un subcampo de la historia que él llama "Mnemohistoria". La Mnemohistoria no mira hacia la reconstrucción de los hechos de lo que realmente ocurrió, sino que trata de recrear el registro de cómo el evento original - o una persona - es recordado por la posteridad.

Un ejemplo fundamental de ese intento de construir una historia de la memoria se llevó a cabo por el propio Assmann, quien escribió acerca de Moisés como de una figura de la memoria. En la reconstrucción de Assmann, Moisés sirve como recipiente para la transmisión a la civilización occidental de la memoria reprimida de las reformas religiosas del herético faraón Akenatón a principios del siglo XIV a. C. Para Assmann, "Moisés es una figura de la memoria, no de la historia".

Zakhor - La Torah se centra en la Memoria no en la Historia

Llevando los estudios de la memoria cultural a los estudios judíos, el fallecido historiador judío Yosef Hayim Yerushalmi (1932-2009) ha escrito elocuentemente sobre la importancia de la memoria en el pensamiento judío en su clásico estudio titulado Zakhor ("Recuerda"). Yerushalmi demuestra que el interés del judaísmo por la historia es en su mayoría limitado a las narrativas fundacionales de la Torah. Para explicar esto, él sugiere que no es la historia lo que es realmente de interés, sino los relatos que son paradigmáticos y funcionan como justificación de la creencia y la práctica judía. Él escribe: "Que la historiografía bíblica no es 'objetiva' en el sentido moderno es demasiado evidente para requerir extensos comentario".  En otras palabras, los relatos fundacionales del judaísmo tienen "más historia que la propia historia en el sentido moderno".

Por lo tanto, lo fundamental para el judaísmo no es la historia en sí, sino la memoria histórica tal como viene encapsulada o configurada en el mandato Zakhot, "recuerda", en definitiva, la memoria del evento en lugar de lo que pudo haber sucedido en realidad en el escenario histórico.

Conclusión

Aunque la gente suele decir que el judaísmo es una religión de la historia, es más exactamente una religión de la memoria. Las historias de la Torah no son descripciones de hechos de nuestro pasado tanto como son un registro de cómo pensamos acerca de nuestro pasado y de nuestra forma de pensar acerca de nosotros mismos y de nuestra relación con Dios. Una vez más, citando a Ahad Ha-'am:
Y así, cuando leí la Hagadá en la víspera de la Pascua, y el espíritu de Moisés, el hijo de Amram, el más supremo de los héroes, el que se levanta como un pilar de luz en el umbral de nuestra historia, se cernió delante de mí y me sacó de este infierno, encontrándome muy ajeno de todas las dudas y cuestiones propuestas por los críticos no judíos. 

Labels: , ,