Sunday, October 30, 2016

¿Ya no están de moda los lobbys?

Labels:

Recomendable lectura: 100 años más tarde - Benny Begin - Israel Hayom




La próxima semana se conmemorará los 100 años de la Declaración Balfour. El viernes 2 de Noviembre de 1917, el canciller británico Arthur Balfour anunció en una breve carta a Lord Lionel Walter Rothschild que "El Gobierno de Su Majestad considera favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, y utilizará su mejor esfuerzo por facilitar la consecución de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina, o los derechos y la condición política que gozan los judíos en cualquier otro país".

Cinco años más tarde, la Declaración Balfour fue incluida en la resolución de la Sociedad de las Naciones sobre el Mandato de Palestina para el gobierno británico, y se añadió otra frase: "Considerando que el reconocimiento se proporciona por la conexión histórica del pueblo judío con Palestina y a la bases para reconstituir su hogar nacional en ese país". El líder sionista Chaim Weizmann, quien, con la ayuda de su colega Nahum Sokolow, trabajó de manera persistente y con prudencia en nombre de la Organización Sionista Mundial para obtener tales documentos, aspiraba a un compromiso más claro, pero esa modesta versión todavía suponía un paso importante en la construcción de la Estado de Israel.

Los líderes árabes en Palestina se opusieron a la Declaración Balfour tan pronto como se hizo pública. Protestaron el uso de términos como "pueblo judío" y "hogar nacional", así como la referencia a los árabes como una de las "comunidades" con derechos civiles y religiosas, pero no nacionales. Es por estas razones que la OLP determinó en el artículo 18 de su carta de 1964, tres años antes de "la ocupación", que "la Declaración Balfour, el sistema de mandatos y todo lo que se ha basado en ellos, se consideran un fraude". De acuerdo con los estatutos de su organización, el presidente de la OLP, Mahmoud Abbas, declaró recientemente en la Asamblea General de las Naciones Unidas (21 de septiembre, 2016): "Cien años han pasado desde la notoria Declaración Balfour, por la que Gran Bretaña dio, sin ningún derecho, autoridad o consentimiento de nadie, la tierra de Palestina a otro pueblo. Esto allanó el camino para la Nakba del pueblo palestino, y su despojo y desplazamiento de sus tierras".

En el mismo discurso, Abbas también exigió que Gran Bretaña se disculpara ante los palestinos "por las catástrofes, miserias e injusticias que ha creado" como resultado de la Declaración Balfour. Dos meses antes (25 de julio de 2016), Abbas, en un discurso leído en la cumbre de la Liga Árabe, pidió a la secretaría general de la Liga Árabe que le apoyaran "en la preparación de una batalla legal con el fin de presentar una demanda contra el gobierno británico por la emisión de la Declaración Balfour y su posterior aplicación en su condición de autoridad del Mandato".

Estas declaraciones, tan extrañas como puedan sonar, llegan hasta la raíz de la cuestión. En 1917, aún no se había sugerido el plan de partición de las Naciones Unidas para el oeste del Mandato de Palestina (no se había producido la independencia de la Transjordania o la Jordania actual), no existía la "Nakba" y "la ocupación" de 1967 aún no se había iniciado. La postura de la OLP demuestra una vez más la profundidad de su oposición a la existencia de cualquier soberanía judía sobre cualquier parte de la Tierra de Israel, una oposición que nació hace 100 años y que negaba el hecho de que los judíos pudieran ser no sólo una religión, sino también una nación, y que pudieran reconstituir una soberanía en cualquier parte de su antigua tierra. En la carta de la OLP, que todavía está viva y en activo - contrariamente a las declaraciones de las partes interesadas -, esta negación se expresa de la manera más clara posible.

"El fanatismo", escribió el filósofo hispano-americano George Santayana, "consiste en redoblar tus esfuerzos cuando se han olvidado los objetivos". La vieja consigna de "tierra por paz" tenía su propia lógica, aunque yo no la comparto. Y mientras los fanáticos de la izquierda israelí olvidaron su objetivo hace años, están redoblando sus esfuerzos para poner fin a "la ocupación" sin ninguna condición, sin ni siquiera la ilusión de la paz.

En su comparecencia ante el Consejo de Seguridad de la ONU el 16 de octubre de 2016, y como si fuera un valiente y clandestino disidente procedente de una oscura dictadura, el representante de B'Tselem condenó "la ocupación" y exigió que el Consejo actuara de inmediato para imponer por la fuerza a su país el fin de la misma, sin expresar en todo su discurso, ni siquiera una sola vez, la esperanza de que la paz pudiera prevalecer aquí después del anhelado fin de dicha "ocupación".

Muchos en Israel, y en todo el mundo, todavía no entienden la dificultad básica. En contraste con un acuerdo provisional, uno que permita a las dos partes seguir trabajando hacia la realización de todas sus ambiciones y sueños, un acuerdo permanente no permite esto. Desde el punto de vista de la OLP, un acuerdo permanente anclaría eternamente a Israel en una parte de Palestina y aplicaría una cuota a la realización del "regreso de los refugiados a sus hogares", por lo que tampoco desean incluir una cláusula esencial que declare "el final de las mutuas reclamaciones". Por lo tanto la OLP, que desprecia la Declaración Balfour 100 años después de su publicación, no es capaz de firmar un acuerdo permanente con el Estado de Israel, incluso en los términos más modestos que la izquierda sionista israelí pueda imaginar.

Un intento internacional de obligar a dicho acuerdo daría lugar al desmantelamiento de la OLP y a la eliminación de su liderazgo, agravando la situación. De ahí que podamos entender los esfuerzos de esos fanáticos que en Israel y en el extranjero intentan que Israel se retire a las líneas de armisticio de 1949. Solamente esto y con nada a cambio.

Pero qué vemos con nuestros propios ojos: Cien años más tarde, y a pesar de todo, el hogar nacional del pueblo judío está creciendo y prosperando en la tierra de Israel. Y así será.

Labels: ,

Obama está repitiendo los errores de Eisenhower en el Oriente Medio - Michael Doran - LA Times



Durante los últimos cinco años, el presidente Obama ha colocado su gran apuesta en Moscú y Teherán. Ha girado lejos de los aliados históricos de los Estados Unidos en el Oriente Medio - Israel, Arabia Saudita y Turquía - para crear un espacio para los rusos y los iraníes en la arquitectura de la seguridad regional. Una y otra vez, la apuesta ha llegado hasta la estupidez.

El acuerdo nuclear iraní se suponía que era el comienzo de una nueva era en las relaciones entre los EEUU e Irán. A cambio, ha dado lugar a una alianza ruso-iraní. Las tropas terrestres más potentes que trabajan con la Fuerza Aérea de Rusia para salvar al presidente sirio Bashar Assad están bajo el control directo de la Guardia Revolucionaria iraní, la cual también ejerce una influencia desmesurada, directamente y a través de las diversas milicias chitas internacionales, sobre las fuerzas que sitian Mosul. En consecuencia, la alianza ruso-iraní está en camino de construir un corredor de estados subordinados que se extiende desde Teherán a Beirut.

Obama ha hecho la vista gorda a los riesgos a largo plazo de este corredor, porque espera que Teherán y Moscú trabajen con él para construir un sistema de concierto en el Oriente Medio: un club de naciones que, unida en su hostilidad a Al Qaeda y al Estado islámico, cooperará para contener las peores patologías de la región.

Tal como el presidente Obama sugirió inmediatamente después de la firma del acuerdo nuclear iraní, ese club se supone que ayudará con retos más allá del Estado islámico. "Construyendo este acuerdo, podemos seguir teniendo conversaciones con Irán que le incentiven a comportarse de una manera diferente en la región, a ser menos agresivos, menos hostiles, más cooperativos... en la resolución de problemas como Siria o lo que está sucediendo en Irak, o controlar su ayuda a los chiítas huzíes del Yemen".

Pero Teherán no se ha moderado, y ahora los huzíes tienen misiles iraníes y, sin duda con el apoyo de Irán, están lanzando misiles contra barcos estadounidenses en el Mar Rojo.

Obama no es el primer presidente de Estados Unidos que apuesta a tan largo plazo en favor de un adversario. En 1953, cuando el presidente Eisenhower asumió el cargo, él también buscó estabilizar el Oriente Medio cooptando al líder más anti-occidental del momento: el dirigente egipcio Gamal Abdel Nasser. Eisenhower creía que haciendo de Egipto un socio para la seguridad regional, podría suavizar el comportamiento de Nasser y atraerlo para organizar a los árabes detrás de Occidente en la Guerra Fría.

Creyendo que la asociación de los Estados Unidos con el sionismo y el imperialismo británico estaba envenenando las relaciones estadounidenses con los musulmanes de Oriente Medio, Eisenhower trabajó para demostrar a Nasser que los EEUU le ayudarían a lograr sus objetivos nacionalistas, incluso si fueron a costa de los intereses de Gran Bretaña e Israel. Así por ejemplo, Eisenhower dirigió una enorme presión sobre los británicos para que retiraran sus tropas de Egipto, donde habían disfrutado de una presencia continua durante muchas décadas.

Esta política llegó a su conclusión lógica hace unos 60 años, cuando en el momento culminante de la crisis de Suez, Gran Bretaña, Francia e Israel lanzaron ataques coordinados contra Egipto. La oposición de Eisenhower a sus aliados fue extrema. Trabajando en paralelo con la Unión Soviética, llevó a la economía británica al borde de la destrucción y exigió que los invasores se detuvieran y evacuaran Egipto inmediatamente. Los aliados de Estados Unidos se doblaron bajo la presión.

La política de Eisenhower le dio a Nasser la victoria de su vida, y la reputación del líder egipcio en la política árabe se disparó a alturas míticas. ¿Cómo le devolvió Nasser el apoyo del presidente de los Estados Unidos? Volviéndose más radical, más anti-occidental, y más pro-soviético.

El ascenso de Nasser, como actualmente el de Rusia e Irán, tuvo un efecto profundamente desestabilizador sobre el Oriente Medio, llevando, entre otros resultados, al cambio de régimen en Siria e Irak, y la profunda penetración de la región por el poder soviético.

Richard Nixon, el vicepresidente de Ike, contó en 1980 que cerca de un año antes de su muerte, Eisenhower reconoció que su apoyo a Egipto fue su gran error de política exterior. "Ayudar a Nasser en Suez, no ayudó al Oriente Medio. Nasser se hizo aún más anti-occidental y anti-estadounidense", comentó Eisenhower. También afirmó, según Nixon, "que la peor consecuencia de Suez fue que debilitó la voluntad de nuestros mejores aliados, Gran Bretaña y Francia, que desempeñaban un papel importante en el Oriente Medio o en otras zonas fuera de Europa".

Eisenhower llegó a darse cuenta de que Israel era el amigo más fiel de los Estados Unidos en el Oriente Medio y que cortejar a los adversarios de los EEUU es un negocio muy arriesgado. Ya es demasiado tarde para que Obama aprenda esa lección, pero no para su sucesor, que tendrá dos ejemplos que no deberá repetir.

Labels:

Gran artículo: ¿Obama está preparando un disparo de despedida contra Israel? - Charles Krauthammer - TWP



La semana pasada, la agencia cultural de la ONU, la UNESCO, aprobó una resolución que brutalmente condenaba a Israel (en adelante, "la potencia ocupante") por varios presuntos delitos y violaciones del Monte del Templo en Jerusalén. Exceptuando que la resolución nunca usa ese término para el santuario más sagrado del judaísmo. Se refiere a él, y lo denomina exclusivamente, como musulmán, en un intento deliberado para erradicar su conexión - por no hablar de su centralidad - con el pueblo judío y la historia judía.

Este absurdo orwelliano, forma parte de un esfuerzo aún mayor para negar la conexión judía con su tierra ancestral, y es un insulto no sólo para el judaísmo, sino también para el cristianismo. Es una burla a los Evangelios, la crónica de la historia de ese judío galileo cuya vida y ministerio se desplegó en toda la Tierra Santa, sobre todo en Jerusalén y en el templo. Si ese lugar no es más que un lugar musulmán, ¿qué ocurre con el fundamento del cristianismo, que ocurrió 600 años antes del Islam, acaso llegó a existir?

Esta resolución de la UNESCO no es más que una de las ramas más surrealistas de la campaña mundial para deslegitimar a Israel. Cuenta para ello con el movimiento BDS, ahora cada vez mayor en los campus universitarios occidentales, y con algunas iglesias protestantes tradicionales . Y se extiende incluso en algunos recintos del Partido Demócrata.

Bernie Sanders intentó introducir en la plataforma del Partido Demócrata una plataforma más desfavorable para Israel. Fracasó, pero cuando un par de asesores de campaña de Hillary Clinton (en los correos electrónicos revelados por WikiLeaks) cuestionaron por qué se debía mencionar a Israel en sus discursos, el jefe de campaña Robby Mook estuvo de acuerdo : "No debería mencionar a Israel en los actos públicos. Especialmente ante los activistas demócratas". Dando a entender que la sola mención de Israel es tóxica.

¿Y qué pensar de la corrección de la Casa Blanca a un comunicado de prensa sobre el funeral de Shimon Peres? La versión original identifica la ubicación que identificaba al país como "Monte Herzl, en Jerusalén, Israel". La corrección tachó Israel.

Pero entonces, ¿dónde está Jerusalén para la Casa Blanca? ¿En Sri Lanka? Por otra parte, el Monte Herzl no está ni siquiera en el disputado Jerusalén oriental. Está en el oeste de Jerusalén, dentro de los límites del Israel de las líneas pre-1967. Si eso no es Israel, ¿qué es para la Casa Blanca de Obama?

Pero este tipo de gestos cobardes son meros alfilerazos en comparación con el daño al que se enfrenta Israel en los últimos días de la presidencia de Obama. Como John Hannah de la Fundación para la Defensa de las Democracias escribió recientemente (en Foreign Policy), ha habido indicios desde hace meses de que el presidente Obama podría ir a la ONU y desvelar sus propios parámetros para un marco definitivo para una solución de dos estados. Esto luego se recogería en una nueva resolución del Consejo de Seguridad que podría reconocer oficialmente un estado palestino en el territorio que Israel tomó posesión durante la Guerra de los Seis Días de 1967.

Hay una razón para que tal movimiento se haya resistido para los ocho anteriores administraciones estadounidenses: "derriba la premisa central de la paz en Oriente Medio, tierra por paz". En virtud de la cual los palestinos obtienen su estado después de negociaciones en las que las partes están de acuerdo en los límites reconocidos, con un reconocimiento mutuo y la declaración de un final permanente del conflicto.

Con Obama, "tierra por paz sería reemplazado por tierra a cambio de nada". Haciendo suyo con antelación un estado palestino, y lo que sería esencialmente una retirada total israelí, se eliminaría el incentivo palestino para negociar y quitaría a Israel las monedas de cambio territoriales, del tipo que utilió por ejemplo para lograr la paz con Egipto.

El resultado sería no sólo la guerra perpetua, sino un daño incalculable a Israel. E irreversible, también, porque la resolución sería protegida de la alteración por el veto de Rusia y / o China.

En cuanto a los daños, tengan en cuenta un ejemplo: el barrio judío de Jerusalén fue destruido y se realizó una limpieza étnica de sus residentes judíos por sus conquistadores árabes en la guerra de 1948-1949. Fue reconstruido por Israel después de 1967. Ahora estaría abierto a una absurda batalla judicial en la que la posesión por el Estado judío de dicho barrio judío constituiría una ocupación criminal de otro país .

Israel sería arrastrado sin cesar a los tribunales (nacionales e internacionales) para hacer frente a las sanciones, boicots (ahora con apariencia de legalidad) y la detención de sus líderes. Todo esto debido a que violaría un mandato de la ONU al que ningún gobierno israelí, de izquierda o derecha, podría adherirse.

Antes de las actuales elecciones presidenciales, Obama no se atrevió a intentar incorporarlo en su legado final  para que fuera junto al acuerdo de Irán y la conciliación Castro, por temor a dañar Clinton. Su última oportunidad llega después de las elecciones. La única persona que le puede disuadir, señala Hannah, es la propia Hillary Clinton, obligando a Obama a comprometerse a no hacer nada antes de abandonar el cargo, algo que ate sus manos de convertirse en presidente.

Los partidarios de Clinton que se preocupan por Israel y por la paz tienen que instarla a hacerlo ahora mismo. Pronto será demasiado tarde. Pronto Obama será libre para ejecutar un devastador disparo de despedida a Israel y al primer ministro que tanto detesta.

Labels:

El error cometido por las Women Wage Peace (Mujeres por la Paz): aunque lo repitan "no existe ningún socio palestino" - Ben-Dror Yemeni - Ynet



Hay algo refrescante en el nuevo movimiento, las mujeres por la paz. Consiguieron que miles de mujeres participaran en una larga marcha y en la manifestación final, israelíes y palestinas, judías y musulmanas. Y por regla general, debemos acoger cualquier movimiento que trabaje por hacer avanzar la reconciliación y el entendimiento, al igual que debemos condenar cualquier movimiento que trabaje por incrementar la hostilidad hacia Israel y el rechazo palestino, tratando de disfrazar a Israel como un criminal

No obstante, tengo algo que decirles a ellas. El nuevo movimiento repite la desgastada afirmación de que "existe un socio". Esta afirmación realmente promueve la ideología de la derecha dura israelí, porque si hubiera realmente un socio, ya deberían estar celebrándose negociaciones con el fin de llegar a un acuerdo. Pero ya hemos pasado por todo esto. Los palestinos rechazaron la propuesta del ex presidente de Estados Unidos Bill Clinton y la del ex primer ministro Ehud Olmert. Quien piense que aceptarán pronto un acuerdo sobre la misma base está siendo dirigidos por ilusiones.

Recientemente el presidente palestino, Mahmoud Abbas, aclaró en las Naciones Unidas que "el problema es la Declaración Balfour", añadiendo que "hay seis millones de refugiados palestinos que esperan recibir lo que les corresponde y que se le permita regresar a sus hogares". En el 2008, en respuesta a la propuesta de Olmert, dijo a la secretaria de Estado Condoleezza Rice que "había cuatro millones de refugiados" esperando lo mismo.

No hay ningún precedente histórico de un líder que quiera que su pueblo se mueva a un estado diferente. Y eso es triste, porque realmente es el líder árabe palestino más moderado, sobre todo teniendo en cuenta el hecho de que sus predecesores son personas como el muftí Haj Amin al-Husseini y Yasser Arafat.

Por lo tanto, el argumento de que "existe un socio" impide el movimiento requerido: una separación de acuerdo con el interés de Israel, en unas condiciones que han sido recomendadas en los últimos años por muchos miembros del establishment de defensa (como por ejemplo, "el programa de los comandantes"), de manera que evite los errores de la separación (de Gaza) y detenga el deterioro de un modelo de un único estado de gran tamaño que ya no sería judío.

Debemos conseguir esto a través del uso de la cabeza: "la derecha radical y la izquierda radical israelí sí tienen un socio, porque los palestinos se oponen a un acuerdo sobre la base de dos estados para dos pueblos". Esa es la coalición (con los palestinos) que defiende un único estado. En cambio, "la derecha moderada, el centro y la izquierda sionista no tienen ningún socio".

No hay necesidad de esperar a "un mesías palestino", ya que nunca llegará. Existe la necesidad de avanzar hacia un acuerdo. Mientras tanto, las declaraciones de que "existe un socio" sólo perpetúan el estancamiento y sirven a la visión de la derecha, sobre todo de la derecha radical.

Labels:

Como un tonto del Likud, y presidente de la coalición, ayuda a la izquierda radical a presentar a Israel como un "monstruo" - Ben-Dror Yemeni


La selección de personal del Likud deja bastante que desear

Ya he realizado críticas flagrantes contra las organizaciones de la izquierda radical, tanto porque publican mentiras como porque están cooperando con la campaña que niega el derecho de Israel a existir. No sólo no están promoviendo la paz, sino que están conduciendo a un resultado opuesto al reforzar el rechazo palestino.

La izquierda radical debería haber enviado un ramo de flores al presidente de la Coalición, el diputado del Likud David Bitan, a raíz de las nuevas ideas tontas que ha arrojado al aire: La revocación de la ciudadanía del director ejecutivo de B'Tselem o revocar el derecho de los israelíes a presentarse ante foros internacionales como las Naciones Unidas

La propuesta de Bitan lleva a dos cosas: en primer lugar, debilita la crítica legítima y apropiada contra estas organizaciones de la izquierda radical. Cuando Bitan niega conformarse con dicha crítica y exige una revocación de la ciudadanía, una medida que incluso no ha sido utilizada en contra de los terroristas y asesinos, ya sean judíos o árabes, él está debilitando los argumentos pertinentes que deben plantearse, y deben elevarse, en contra de estos organismos de la izquierda radical.

En segundo lugar, Bitan está proporcionando a los miembros de estos organismos radicales munición. Después de todo, ellos se dedican a difamar a Israel en el mundo. Están repitiendo constantemente la falsa y fabricada idea de que Israel está perdiendo sus características democráticas. Están diciendo que "Israel está haciendo daño a los activistas de los derechos humanos". Ahora va Bitan y añade combustible a su fuego destructivo.

Después de todo, él sabe, y la derecha lo conoce, que ese tipo de propuestas nunca tendrán futuro en la Knesset. Estas no son las propuestas de la derecha, son propuestas absurdas y ridículas. Pero esto no es lo importante. Bitanl dirige sus comentarios a esos miembros del Likud que considera más imprudentes y radicales. Con esto podrá recoger unos pocos votos más en las elecciones primarias del partido, y al diablo con el daño que está causando a Israel y la ayuda que presta a la izquierda más delirante.

Con el fin de entender que Bitan está trabajando en realidad para dicha izquierda delirante, y tal vez no sólo para la izquierda más delirante, uno debe leer la respuesta de la diputada Tamar Zandberg del Meretz. Esta diputada está llamando a un levantamiento, nada menos. Ella se ha apoderado con impaciencia de la oportunidad de atacar a Bitan, aunque sabe perfectamente que su propuesta ya ha sido condenada por los portavoces de la derecha, por lo que se trata de una propuesta falsa, vacía y sin futuro. Pero eso no le importa. Ella insiste en convertir a Bitan en la cara de Israel. Ese es el método exacto para convertir a la excepción en la norma. Así es como esta izquierda quiere convertir a Israel en un monstruo.

Los activistas de B'Tselem, vamos a hacer decirlo claramente, no son "traidores". Por supuesto que deberían ser criticados. Al igual que Zandberg, están equivocados y mienten. Pero también hay que recordar que ellos creen que atacar a Israel de cualquier manera es lo mejor para el Estado de Israel. El hecho de que no sean traidores, sin embargo, no exime a los radicales de la izquierda de su responsabilidad en el deterioro de discurso, sobre todo porque esta izquierda se refiere cada vez más a todas las posiciones políticas que no aprueba como "fascismo". La acusación de "fascista" de parte de la izquierda es el doble de la acusación de "traidor" procedente de la derecha.

Hay una diferencia, sin embargo: La marca de "traidor", otorgada a los activistas radicales de la izquierda, es utilizada principalmente por un puñado de derechistas imprudentes en las redes sociales, mientras que la marca "fascismo" se ha convertido en un lema habitual entre los círculos de la izquierda que se consideran ilustrados y progresistas. Lo que una radical minoría de la derecha hace en las redes sociales se ha convertido para la izquierda radical en su postura más obvia.

Y hay otra diferencia. La gran mayoría de la derecha ha condenado a Bitan. Sin embargo, la izquierda ha cerrado filas en varias ocasiones con el fin de defender cada comentario y acto excepcional entre sus filas. Siempre hay una justificación, siempre hay una explicación, cuando la acusación de "fascismo" es utilizada un día sí y otro también.

Incluso cuando activistas de la izquierda entregan a palestinos a las autoridades palestinas, a sabiendas de que van a ser torturados - como expuso el programa de investigación "Uvdá" -, se considera una "acción legítima". La presentadora de "Uvdá", Ilana Dayan, recibió más condenas por exponer el acto criminal de los activistas izquierdistas, que el propio acto en sí. Este no es el camino para fortalecer la democracia. Esta es la manera de hacer algo despreciable y pedir una recompensa.

Labels:

Antiguas inscripciones musulmanas demuestran los lazos judíos con el Monte del Templo - Yori Yalon - Ynet



Una temprana inscripción musulmana de hace 1.000 años de edad proporciona una prueba más, y aún más crucial, de los lazos judíos con el Monte del Templo y Jerusalén.

En una conferencia celebrada este jueves, los arqueólogos Assaf Avraham y Perez Reuven presentaron una antigua inscripción musulmana que hace referencia a la Cúpula de la Roca en el Monte del Templo como "Bait al-Maqdess", una versión arabizada de las palabras hebreas para el templo, "Beit HaMikdash".

La inscripción fue descubierta en una mezquita recientemente excavada en el pueblo de Nuba, cerca de Hebrón.

La conferencia también presentó otras fuentes de épocas iniciales musulmanas que hacen referencia a la Cúpula de la Roca como "al-Maqdess". Estos hallazgos demuestran cómo la tradición judía influyó en la visión religiosa del mundo del naciente Islam en el siglo VII.

"Al inicio de la etapa musulmana, se llevaron a cabo ritos religiosos dentro del recinto de la Cúpula de la Roca que imitaban las ceremonias llevadas a cabo en el templo judío", dijo Avraham en la conferencia.
"Las personas que llevaban a cabo estas ceremonias debían purificarse, cambiarse de ropa, quemar incienso, ungir con aceite la roca, tenían cortinas alrededor de la Piedra Fundamental, al igual que la cortina ornamental que existía en el templo [judío]. 

Además, los fieles usaban una ropa ceremonial y se utilizaban quemadores de incienso sobre la Piedra Fundamental. Estas acciones nos enseñan que los musulmanes vieron a la Cúpula de la Roca como la continuación del templo judío".
Los hallazgos musulmanes llegan poco después del descubrimiento la semana pasada de un antiguo papiro del período del Primer Templo (siglo VII a.C.) escrita en la antigua escritura hebrea y que hacía referencia a la ciudad de Jerusalén.

El papiro es el ejemplo más antiguo encontrado hasta la fecha de un escrito hebrea que menciona a Jerusalén, lo cual junto con la inscripción de la mezquita del pueblo Nuba demuestran los lazos indiscutibles del pueblo judío con el Monte del Templo, a pesar de la reciente votación por la UNESCO para negar que ese vínculo histórico.

"Hay muchas evidencias que demuestran la influencia judía en el mundo musulmán a principios [del Islam]. Entre otras cosas, podemos tomar nota de las monedas musulmanas acuñadas en la Tierra de Israel en el siglo VIII por los gobernantes musulmanes, que cuentan con el símbolo de la menorah del templo", dijo Abraham.

Labels:

El Halloween de Hillary - Shlomo Cohen

Labels:

Saturday, October 29, 2016

Malas noticias para los heideggerianos de la izquierda (pobre Vattimo): "Ayer me inscribí en el partido nazi...": Heidegger, crónica de un nazi ordinario - Eric Aeschimann - Bibliobs



La próxima semana la editorial alemana Herder publicará las cartas del filósofo alemán Martin Heidegger a su hermano. En su edición del jueves 13 de octubre, el diario "die Zeit" publica una selección de ellas. Lo que leemos nos muestra al filósofo alemán como un nazi ordinario, fascinado por la fuerza bruta del Führer, obsesionado con la "germanidad" (aunque él no la otorgaba una definición biológica), odiando a los judíos, despreciando las mujeres e incapaz de escuchar a cualquiera que no compartiera su entusiasmo.

En una carta de fecha 18 de diciembre de 1931, Heidegger alababa "el instinto político seguro y excepcional" de Hitler:
Él ya lo tenía cuando todos nosotros aún estábamos entre brumas, nadie lúcido podía oponerse a él. No se trataba de la pequeña política partidista, se trataba de la salvación o el colapso de la cultura europea occidental. Quien no comprenda aún eso merece ser aplastado en el caos.
El 27 de julio de 1932, en referencia al Zentrum, el partido católico del canciller Brüning, el cual había tratado de prohibir a las SS y las SA, escribió a su hermano:
No sé hasta que punto han evolucionado tus opiniones políticas... pero supongo que no formas parte de los admiradores de Brüning y que dejas al Zentrum a las mujeres y a los judíos como refugio.
El 28 de octubre de 1932, afirma de los nazis que "a pesar de todos los excesos desagradables, es necesario apoyarlos, a ellos y a Hitler. Te envío el último discurso de Hitler". Y el 13 de abril del año siguiente, cuando Hitler ya estaba instalado en el poder, se entrega a un nuevo y vibrante elogio:
El mundo de nuestro pueblo y del Reich se está transformando, y cualquiera que tenga ojos para ver y oídos para oír, además de un corazón para obrar, se siente llevado por este impulso y transportado por una auténtica y profunda exaltación. Estamos de nuevo ante una gran realidad, y al mismo tiempo nos enfrentamos a la necesidad no menos importante de construir esta realidad de manera que ocupe su lugar en el mundo espiritual del Reich y en la misión secreta de la germanidad.
La "germanidad" es el leitmotiv de esas cartas, puesto que el 29 de enero de 1943, mientras la batalla de Stalingrado parecía llegar al final, Heidegger se inquieta de ver "al bolchevismo y al americanismo fundiéndose en una sola sustancia, y destruyendo la germanidad".

Con la llegada de Hitler al poder, Heidegger se une a la NSDAP, el partido nazi. El 4 de mayo de 1933 se lo explica a su hermano:
No es preciso que consideres al conjunto del movimiento (nazi) visto desde abajo, sino la perspectiva del Führer y sus grandes diseños. Ayer me inscribí en el partido (NSDAP), no solamente por convicción interna, sino también por la conciencia de que esta es la única manera de lograr la purificación y la clarificación de todo el movimiento. Si no estas convencido por ahora, te aconsejaría prepararte internamente y entrar (afiliarte) sin preocuparte en lo más mínimo de las cosas bastante bajas y sombrías que puedan pasarte cerca de ti.
Cambio de escenario, pero sin convicción, en la carta del 23 de julio de 1945, cuando le cuenta a su hermano su interrogatorio por la comisión de depuración creada por la fuerza de ocupación francesa.
Todo ha ido bien. Lo que hagan los franceses no está aún claro. Pero no parece que tengan la intención de hacer que renuncie a mis funciones. La principal caza de brujas es llevada aquí por los políticos del Zentrum, esos contra los que se levantaron los teólogos y toda la gente razonable. Pero todo es siniestro y peor que en la época nazi.



Heidegger, nazi hasta en las cartas a su hermano - Adam Soboczynski

La correspondencia entre el filósofo Martin Heidegger y su hermano Fritz, de la cual ya se han publicado extractos en el Die Zeit por vez primera, ha estado rodeada desde algún tiempo de rumores y enigmas. La publicación de los "Cuadernos negros" ya había suscitado hace unos años un gran eco internacional: este diario demostró que el antisemitismo de Heidegger era una característica esencial de su filosofía. Durante décadas, muchos apologistas han hablado, dando vueltas al tema, de un nacional-socialismo "solitario" de Heidegger, principalmente con relación a los años 1933-1934, al parecer sin el menor rastro de temas racistas. Existía en gran manera el acuerdo de que Heidegger había sido un ser apolítico y retirado del mundo, y que había cometido un error de corta duración.

Sobre el tiempo que pasó bajo el nacional-socialismo, Heidegger dijo muy poco. El año pasado, el filósofo Heinz Marion, en una entrevista con "die Zeit", dio cuenta sin embargo de las cartas de Heidegger a su hermano Fritz, pero sin tener derecho a citarlas. Ahora aparecen la próxima semana en la editorial Herder. Estos documentos son unas claves esenciales para la comprensión de la obra y sus efectos, porque hasta ahora no teníamos apenas declaraciones del filósofo sobre su compromiso nazi.

A finales de 1931, Heidegger, entonces con 43 años, envía "Mein Kampf" a su hermano y elogia el "instinto político seguro y excepcional" de Hitler. Fritz, un empleado de banca cinco años menor que Martin, no estaba tentado por el nacional-socialismo. Se trataba de ganarle, por las cartas, para la causa del Führer. Se descubre que Heidegger, contrariamente a lo que se pensaba hasta ahora, era un observador muy atento de los acontecimientos políticos.

Así, la maniobra Papen, consistente en instalar un ministerio no dependiente del Parlamento, estaba dirigido contra los nazis: Heidegger la denuncia hablando de una "conspiración judía". También deplora que los judíos "se entreguen progresivamente a la atmósfera de pánico en la que estaban inmersos. Que los judíos hayan logrado una maniobra como la de Papen demuestra bastante bien que en cualquier caso será difícil de afrontar todo lo que es el gran capital y a otros grandes..."

La toma del poder por Hitler suscita en estas cartas tempestades de entusiasmo en favor de los nuevos gobernantes: el nuevo rector se queja solamente de que el "despido de sus colegas judíos le da mucho trabajo". Las "cosas bastante bajas y poco regocijantes" del nuevo régimen nazi son insignificantes para él, al lado de "gran diseño del Führer".

Uno de los grandes mitos que se resisten a morir sobre Heidegger es que se habría distanciado rápidamente del nacional-socialismo. Ciertamente, los grandes elogios de Hitler se hacen escasos en estas cartas, pero finalmente no hay ningún lugar par el reconocimiento de un "error". Deplora sin embargo, en 1943, que "la germanidad" sea destruido por el "bolchevismo y el americanismo" .


Poco después de la guerra, Heidegger procede a estimar, de una extraña manera, que el exilio forzado de los alemanes expulsados del Este "supera a todas las atrocidades organizadas por los criminales" y se produce - y se habría producido antes - independientemente de lo que hemos "vivido entre 1933 y 45". En julio de 1945, "gente salida de los campos" - sin duda se refiere a los sobrevivientes del Holocausto - está alojada en el apartamento de Heidegger. Eso "no resulta agradable": esto es todo lo que tiene que decir el filósofo alemán más conocido del siglo XX.

Labels: ,

Monday, October 24, 2016

Dos nuevos temas de Evyatar Banai - Hosanah y Haruah


Hosanah


Haruah

Labels:

Sunday, October 23, 2016

La votación de la Unesco borrando el carácter judío de Jerusalén es una Shoah cultural y la obra de un ISIS institucional - Giulio Meotti - Arutz



Yasser Arafat lo entendió muy bien. Hay un inmenso poder en la invención sin precedentes de la negación del Templo y de la historia judía de Jerusalén.

En julio de 2000, durante la cumbre de Camp David entre Bill Clinton, Arafat y Ehud Barak, Arafat salió con una novedad: en Jerusalén no hay rastro del Templo de los Judios, es un mito, nunca existió.

Arafat sabía que el derecho de los judíos a su tierra no estaba relacionado con el Holocausto, sino con la historia. Es por eso que Arafat, y luego el resto del liderazgo palestino, pretendió negar la relación entre los judíos y Sion. Esta versión ridícula de la historia se convirtió en la herramienta más grande de la propaganda de guerra árabe palestina. Inmediatamente se convirtió en la versión oficial y se hicieron eco de ella todos aquellos en las sociedades occidentales favorables a los árabes palestinos: muchos periódicos comenzaron a hablar del templo como un mito, negando o ignorando descaradamente unos hallazgos arqueológicos irrefutables y continuos

Mientras que la denegación fue volviéndose popular, las excavadoras árabes se pusieron a trabajar y a eliminar los restos comprometedores, produciendo toneladas y toneladas de escombros en las excavaciones que realizaron allí donde estuvieron los templos judíos. Ni la Unesco ni la nomenclatura cultural mundial elevaron nunca su voz. La negación ideológica se convirtió en algo concreto. En un logro destructivo alcanzado y permitido.

El Estado de Israel es económica, militar y demográficamente fuerte. El Tsahal es un hermoso escudo que protege al pueblo judío después de la Shoah. Pero hay una "guerra blanda" que realmente puede destruir a Israel. Es la batalla cultural.

Uno la ve todos los días.

Usted la puede ver cuando la Unión Europea se dirige contra los productos israelíes producidos más allá de la  Línea Verde, mientras que otras "ocupaciones" (Sahara, Tibet, Chipre... ) son pasadas por alto.

Usted la puede ver cuando el boicot académico se convierte en la corriente principal en las más prestigiosas universidades occidentales.

Usted la puede ver cuando el comisionado de derechos humanos de las Naciones Unidas ordena una lista "negra" de empresas extranjeras cuya actividad está presente o involucrada con Judea y Samaria.

Usted la puede ver cuando los museos daneses acogen una exposición elogiando a los atacantes suicidas.

Usted la puede ver cuando los fondos de pensiones escandinavos desinvierten solamente en Israel.

Usted la puede ver cuando las mujeres israelíes son asesinadas en sus propias casas y el presidente francés se niega a incluirlas en la lista global de ataques terroristas.

Usted la puede ver cuando un juez dictamina que un austriaco gritando "muerte a los judíos" es un grito político legítimo.

Usted la puede ver cuando un ministro holandés de Economía sugiere mover Israel a los EEUU.

Usted la puede ver cuando en los mapas de los libros de texto Harper Collins el estado judío ha desaparecido

Usted la puede ver cuando las novelas israelíes desaparecen de las bibliotecas de Escocia.

Usted la puede ver cuando un periódico sueco sostiene que los soldados israelíes cosechan órganos de los palestinos.

Israel no tiene una Cúpula de Hierro contra el antisemitismo. Y si las democracias occidentales, como en la vergonzosa sesión de la Unesco, se niegan a proteger al pueblo judío y niegan incluso la historia de su propia cultura cristiana, esto podría suponer la preparación de un holocausto cultural

Labels:

Lectura para progresistas irredentos: Leyendo el Qohelet (el Eclesiastés) en el siglo XXI y ante el mundo que nos rodea - Gerald Steinberg - JPost



El libro de Qohelet (el Eclesiastés por los griegos) que leemos en Sucot es una única y extrañamente ácida composición bíblica.

A diferencia de los libros de Ruth o Esther, no hay héroes y ninguna historia definida. En su lugar, nos encontramos con un hombre (supuestamente un descendiente de David, rey en Jerusalén) llegando al final de sus años y reflexionando sobre sus logros y los de sus semejantes. Abiertamente se habla de la inutilidad y la sensación de vaciedad y sin sentido de la vida,  donde todo es efímero, una generación sigue a la otra, y ninguno de los esfuerzos y logros de toda una vida implican una gran diferencia.

Estas son las palabras (conocidas entre los estudiosos como un ejemplo de literatura sapiencial) que leemos al final del verano, después de que la cosecha se haya completado, cuando, si teníamos suerte, nuestros almacenes y estómagos están llenos, las aceitunas se están convirtiendo en aceite ácido y las uvas en vino. Este es un momento de celebración, pero Qohelet, y los rabinos que decidieron que deberíamos leer sus palabras en Sucot, insertan una dosis de humildad aleccionadora para amortiguar las festividades.

Qohelet presenta lo que muchos comentaristas determinan como una imagen pesimista de la experiencia humana, pero quizás el término realista es mucho más aplicable. Al final, los ricos y exitosos no son mejores que los pobres. Las mejoras, en particular en la naturaleza humana y en la sociedad, son ilusiones. Todo ya se ha intentado antes y "no hay nada nuevo bajo el sol". Junto a la justicia y la rectitud, se produce inevitablemente el mal. Creer lo contrario es un engaño peligroso.

Para los judíos realistas, esos que aceptan la naturaleza humana, individual y colectiva, tal como es, y que recuerdan la historia de los movimientos utópicos y revoluciones que terminaron en desastre, el Qohelet es una afirmación. A lo sumo, podemos trabajar para reducir el sufrimiento a través de pasos cautelosos, con expectativas modestas que puedan traer pequeños éxitos que mitiguen la dura realidad, sin poner en peligro nuestra capacidad para sobrevivir en un mundo peligroso.

Pero, ¿qué pasa con los "progresistas ideológicos", en particular con esos jóvenes idealistas judíos que creen que la raza humana es capaz de evolucionar hacia un futuro mejor, libre de guerras, racismo, odio y otros males? A diferencia del Qohelet, atribuyen el mal, incluyendo la guerra, no a los defectos inmutables de la naturaleza humana, sino más bien a corruptos agentes del poder (por lo general de la variedad capitalista) y a los reaccionarios que explotan a los débiles, pobres e indefensos.

Los progresistas judíos ignoran el realismo del Qohelet y su observación de que para cada momento hay un tiempo, "un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz", un momento de "tirar piedras y un tiempo de servir de blanco", y en contraste con el cinismo del autor, estos progresistas transforman unas distantes esperanzas en verdades firmemente sostenidas, y confunden los sueños con la realidad. Borran o subestiman los peligros que forman una parte inherente de la condición humana, y cuando ocurre un desastre, se sorprenden y se ven superados.

Este idealismo judío fuera de lugar, a menudo bajo la bandera del Tikkun Olam (el concepto místico y cabalístico de reparar el mundo, transformado en objetivos ideológicos), revierte la mayor parte de su energía en contra de Israel. Para este grupo, las políticas de Israel no son las respuestas a un mundo hostil y peligroso, sino más bien el resultado de una manipulación siniestra llevada a cabo por "criminales de guerra" y "racistas" que se interponen en el camino de la paz y la armonía mundial. El primer ministro Netanyahu es representado de forma rutinaria como la encarnación de la maldad y de la injusticia, con el respaldo de unos caricaturescos agentes del poder capitalista como Sheldon Adelson y Haim Saban.

Por otra parte, en su celo, y en contraste con los propios ideales declarados del liberalismo, la tolerancia y el debate veraz, los líderes de esos grupos progresistas judíos al final se convierten ellos mismos en agentes del poder, haciendo alianzas con organizaciones y países inmorales y corruptos.

En la ONU, en los campus universitarios y en los medios de comunicación, llevan a cabo guerras agresivas para silenciar a los críticos, reales e imaginarios. En este comportamiento, las propias ONG's progresistas judías se convierten en agentes de poder, mezclando reivindicaciones morales y prácticas inmorales que también informan el mundo de Qohelet.

En la tradición judía, la descripción realista del mundo no es excepcional. Desde el principio, Bereshit (el libro del Génesis) declara que la naturaleza humana está inclinada hacia la inmoralidad y hacia oscuros instintos animales que nunca están muy por debajo de la superficie. El miedo, la codicia y la desconfianza que conducen al conflicto entre hermanos y a las guerras entre naciones, forman parte de la política del estado de naturaleza, tal como entendieron los filósofos políticos posteriores como Thomas Hobbes.

Los juiciosos fundadores del pueblo judío - Abraham, Moisés e incluso la profetisa Devora - se vieron obligados a ir a la guerra con el fin de asegurar la supervivencia de la nación.

En un ambiente muy hostil, actuaron de una manera por la que hoy en día sería condenados.

La idealización de la paz ha sido y sigue siendo una visión mesiánica, que en el judaísmo se encuentra fuera de las opciones del mundo real.

Hoy en día, al menos, 2.300 años después de ser escrito, el Qohelet sigue siendo un texto inquietante y difícil, sobre todo cuando vivimos de nuevo como un pueblo independiente en nuestra propia tierra, con nuestros estómagos llenos y los sueños mesiánicos haciendo señales. Pero a medida que nos enfrentamos a los meses de invierno, recordar la fragilidad de la naturaleza humana, las realidades políticas de la guerra y de la paz, y las incertidumbres de la vida, son correcciones necesarias.

Labels:

Muy interesante: El Holocausto hoy, entre una universalización que trata de diluirlo y desidentificarlo de los judíos y la búsqueda de su equivalencia con los crímenes del estalinismo - Seth Frantzman.



Esa es la peor forma de negación del Holocausto, escribió Dovid Katz en el The Jewish Chronicle en 2015: "En toda Europa del Este, la noción de un 'doble genocidio', la idea de que hubo dos holocaustos iguales, el soviético y el nazi, ha sido reforzada por los gobiernos y las élites nacionalistas en los medios de comunicación y en las artes".

Mientras tanto, en un comunicado de enero de la Oficina del Primer Ministro de Canadá, los judíos ni siquiera fueron mencionados como víctimas del Holocausto. La declaración homenajeaba "la memoria de los millones de víctimas asesinadas durante el Holocausto. Honramos a los que sobrevivieron a las atrocidades del régimen nazi".

En los últimos años también ha existido una tendencia a revisar la historia del Holocausto. En Occidente esto toma la forma de una universalización y disolución de su significado. Por ejemplo, una declaración de Catherine Ashton, la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores en el 2014, ni siquiera mencionaba a las víctimas judías cuando trataba de "honrar a cada uno de los asesinados brutalmente en el período más oscuro de la historia europea".

Resulta muy práctico pintar todo esto como un "error," o responder que, por supuesto, es totalmente obvio que los judíos constituyeron la gran mayoría de las víctimas asesinadas, por lo que su mención resultaría redundante. Sin embargo, una declaración conmemorativa de las "víctimas de la esclavitud" en los Estados Unidos que no recordara que los afroamericanos fueron las víctimas sería catalogada como negligente.

Sí, también hubo esclavos y sirvientes blancos, pero cuando hablamos sobre el asesinato, la deshumanización y el terror de la esclavitud en América, estamos hablando de los africanos transportados al Nuevo Mundo. Cuando hablamos sobre el genocidio armenio, hablamos de los armenios, no de los griegos pónticos o de los asirios, que también fueron víctimas de ataques similares en ese mismo período.

Cuando la gente habla de la Nakba, habla de los palestinos, no de los templarios de la colonia alemana que al parecer también perdieron sus hogares durante la Guerra de Independencia de Israel. Y de hecho, tampoco hablan de los judíos expulsados ​​del mundo árabe durante 1948 y posteriomente.

Entonces, ¿por qué todos los demás grupos étnicos del mundo pueden tener sin problemas su reconocimiento como víctimas, su tiempo de duelo, su catástrofe, pero poco a poco a los judíos se les está retirando dicho reconocimiento? "Todos sabemos que los judíos murieron en el Holocausto, pero ¿por qué los judíos tienen siempre que centrarse en sí mismos, de una manera tan dominante y etnocéntrica, cuando se trata de la historia del Holocausto y las lecciones aprendidas?", suele contestar mucha gente entre susurros o en voz alta.

El ex presidente de la Knesset y el otrora jefe de la Agencia judía, Abraham Burg, escribió un libro sobre el Holocausto en el que trataba de universalizarlo. Hubo un holocausto armenio, escribió, y también un holocausto herero. El asesinato en masa de pueblo herero fue llevado a cabo por los alemanes en África entre 1904 y 1907.

"Se trata de un desplazamiento de las víctimas que permite apropiarse de la experiencia más traumática de la historia judía, borrando deliberadamente la especificidad del acontecimiento que supuestamente se conmemora - el Holocausto -, para luego reprender con dureza a los judíos por insertar sus propias preocupaciones particularistas en la discusión", resumía James Kirchick en Tablet el objetivo de estas tesis universalistas.

El propio Yad Vashem, el memorial del Holocausto, ha sido criticado por no incluir suficientemente a otras víctimas del Holocausto. Los profesores Dan Micham y Dina Porat respondieron a las críticas señalando que "si el Holocausto es despojado de sus aspectos distintivos con el fin de encajarlo en un patrón universal de genocidio, de hecho seguiría consistiendo en el asesinato masivo de judíos aunque quisieran contemplarlo como un hecho 'no único' ".

Todo el daño causado por la universalización y la disolución del Holocausto se puede ver en las encuestas de los europeos. Un estudio de 2012 encontraba que el 48% de los alemanes creía que Israel estaba llevando a cabo una "guerra de exterminio" contra los palestinos. Cifras similares se encontraron en Portugal, el Reino Unido, Hungría, Holanda e Italia.

Se podría llegar a pensar que los alemanes son las verdaderas víctimas actuales de "la culpa del Holocausto" de leer la forma en la que escriben sobre ello. Erik Kirschbaum afirmó en un artículo de Reuters que "Alemania se ha convertido claramente durante las últimas décadas en un país cada vez más normal y cada vez menos agobiado por la culpa por su horrible pasado. Esos que incluso serían indirectamente responsables del Holocausto nazi y sus crímenes, ya están muertos".

A medida que avanzamos, tanto Alemania como los países occidentales ignoran cada vez más a las víctimas judías del Holocausto y convierten su recuerdo en un mensaje universal, eliminando de paso cualquier sentimiento de culpa por su papel, llegando incluso a comparar cada vez más las acciones de Israel con las de los nazis.

La historia reciente de un profesor belga que recibió uno de los principales premios en el concurso iraní de caricaturas negacionistas del Holocausto, mientras que al mismo tiempo comparaba las acciones de Israel con las de los nazis, es un ejemplo más de esa meta final de la universalización: "no existió un único Holocausto, y en todo caso los israelíes son como los nazis".

Así pues, las acciones de Israel sí son únicas, pero las de los nazis no lo fueron.

El concepto de genocidio doble que avanza en la Europa del Este parece un poco menos pernicioso que el de su universalización en Occidente. Mientras que la universalización convierte cada atrocidad en un "holocausto" y acusa a los judíos de ser "particularistas" o "judeo-céntricos" ​​por preocuparse por la Shoah, la visión de un doble genocidio acepta que hubo un Holocausto, pero luego quiere añadir otras víctimas a él, aunque sin diluir a ambas. Sin embargo, Efraim Zuroff ha señalado que esto equivale a "alegar que los crímenes comunistas fueron equivalentes a los del Tercer Reich, y de hecho constituyen un genocidio, glorificando de paso a las poblaciones que lucharon contra los soviéticos".

El resultado es que en los países de Europa del Este se intenta agasajar a personajes como Stepan Bandera, el nacionalista ucraniano que luchó contra los comunistas. Pero, ¿qué ocurre cuando esos nacionalistas locales también fueron antisemitas o cuando la narrativa local lo fue o lo sigue siendo, sí se reconoce que los nazis mataron a muchos judíos, pero "nosotros" perdimos a muchos más a manos de los soviéticos? Para ellos la conmemoración de las víctimas judías empalaga en comparación con su propia memoria histórica.

La visión del doble genocidio se sustenta en un nacionalismo local que prefiere el sufrimiento local, no la memoria del Holocausto. En cambio, la universalización se basa en la desaparición de las víctimas judías del Holocausto y su sustitución por todas las victimas del mundo.

La universalización en realidad conforma una especie de "segundo genocidio dirigido contra la memoria judía, y un arrebatamiento de los derechos judíos a su memoria como pueblo, un derecho que sin embargo no es arrebatado a ningún otro grupo étnico".

La visión del doble genocidio arriesga conmemorar a antisemitas. ¿Qué es peor, recordar a unos antisemitas o pretender que no hubo antisemitismo y unas muy significadas víctimas judías? Dentro de una generación ese universalización ira a peor a medida que crece el antisemitismo entre los europeos occidentales progresistas, mientras que probablemente decrecerá o será la misma la visión del doble genocidio.

Labels: ,

Israel debe esperar lo peor de Obama. ¿Por qué Obama le dice a Abbas que espere a después de las elecciones? - Jonathan Tobin - Commentary



Aparentemente, el último mensaje a la Autoridad Palestina de parte de la administración Obama no es muy diferente a los de las últimas dos décadas de política estadounidense: los EEUU vetarán cualquier resolución que ataque a Israel o exija la independencia palestina sin primero conseguir la paz con el Estado judío. Pero tal como informaba el Haaretz, hubo una advertencia significativa. Se les dijo a los palestinos que no presionaran por una resolución de ese tipo hasta después de las elecciones presidenciales americanas del próximo mes.

Un "alto funcionario palestino" que habló de este mensaje con el Haaretz, comentó que el líder de la AP Mahmoud Abbas "no tenía demasiadas ilusiones y tampoco tenía expectativas" de que los EEUU no vetarían cualquier resolución que presentaran. Tampoco pensaban que Washington pudiera tener algún plan propio. "Todo lo que sabemos es que tienen ideas". Pero el significado de esas "ideas" estaba en función del plazo enunciado por la administración Obama.

¿Si el presidente Obama no tiene planes que poner en marcha en sus últimos dos meses en el cargo que impliquen algún tipo de iniciativa diplomática en el Oriente Medio, y que representen un castigo a los israelíes y a su antagonista desde hace mucho tiempo, el primer ministro Benjamin Netanyahu, entonces por qué mencionar siquiera a los palestinos dicha advertencia? Si los EEUU pensaban mantener su política habitual hacia los israelíes, simplemente les dirían a los palestinos que no habría ningún cambio en la política estadounidense. Punto. A Mahmoud Abbas y a la AP se les recordaría que si en realidad tienen algún deseo de paz, o alguna esperanza de una futura independencia, deberían cumplir lo que se comprometieron a hacer en los Acuerdos de Oslo: negociaciones directas con los israelíes.

En sus ocho años en el cargo, el presidente Obama ha hecho todo lo posible para inclinar el campo del juego diplomático en la dirección de los palestinos. Pero si los palestinos hubieran negociado alguna vez seriamente con Israel, sabrían que podrían contar con Obama para respaldar sus posiciones y presionar a Netanyahu sin piedad. Pero a pesar de que el presidente Obama ha martilleado a los israelíes y les ha exigido que acepten las fronteras de 1967 como punto de partida para las negociaciones, los palestinos nunca han querido jugar el juego de Obama. En cambio, han pasado la mayor parte de estos años negándose a hablar y negociar. Han torpedeado las negociaciones, y la única vez que se dignaron realizaron un pacto con Hamas y trataron de utilizar a los estadounidenses para ir a las Naciones Unidas.

Sin embargo, nada que los palestinos hayan hecho ha sido suficiente para que Obama reconsiderara la suposición errónea que llevó hasta la Casa Blanca en enero de 2009. Obama todavía piensa que una relación a luz del día (públicamente crítica) entre los EEUU e Israel es el mejor camino hacia la paz, o por lo menos, es la postura que refleja sus inclinaciones personales. Es por eso que todavía está coqueteando con la idea de usar el período postrero, entre la elección presidencial y la toma de posesión de su sucesor, para presentar algún tipo de plan para presionar a Israel, o incluso yendo tan lejos como traicionar al Estado judío en la ONU permitiendo una resolución pro-palestina que pase sin el veto estadounidense. A principios de este mes, el secretaria de Estado Kerry le dijo a Netanyahu que la administración americana no tenía tomada una decisión. Ahora les ha dicho a los palestinos que detengan su fuego hasta el 9 de noviembre.

No hay que ser ningún teórico de la conspiración para conectar los puntos y darse cuenta que hay una excelente posibilidad de que Obama finalmente cumpla su amenaza a Israel. El presidente puede hacer un gesto antes de salir de la oficina presidencial, lo que dañaría gravemente la alianza EEUU-Israel de una manera que incluso un presidente menos hostil no sería capaz de deshacer por completo.

Pedir a los palestinos que esperen hasta después de las elecciones presidenciales, implica que Obama sabe perfectamente que cualquier movimiento en contra de Israel dañaría a Hillary Clinton. Pero con sólo 18 días hasta la elección presidencial, los amigos de Israel, tanto republicanos como demócratas, tienen la necesidad de utilizar este tiempo para hablar en contra de cualquier traición de último minuto a Israel.

Una vez que Clinton haya derrotado a Donald Trump, Obama cree que finalmente será liberado de las restricciones políticas. Salvo una posición firme por parte de Clinton en la que le diga a Obama que de marcha atrás, Israel debe esperarse lo peor de Obama.

Labels: ,

Para los adeptos al universalismo, al multiculturalismo y a las organizaciones internacionales

Labels: ,

Sin noticias de las organizaciones de "derechos humanos" y de los portavoces de la Casa Blanca. Y es que en esta ocasión las criticas serían para los palestinos

Labels:

Una excavación revela el campo de batalla donde los romanos lograron violar el muro de Jerusalén hace 2.000 años - Jewish Press




Piedras con las que se bombardeo la torre de los guardias judíos

Una emocionante evidencia de la ruptura del tercer muro que rodeaba a Jerusalén al final del período del Segundo Templo fue descubierto el pasado invierno en el centro de la ciudad. El descubrimiento fue realizado por una excavación arqueológica de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA) llevado a cabo en el lugar en que está programado construir el nuevo campus de la Academia Bezalel de Arte y Diseño. En el transcurso de la excavación, los arqueólogos descubrieron los restos de una torre que sobresalía del muro de la ciudad. Frente a la fachada occidental de la torre se encontraron decenas de ballestas y de piedras que los romanos habían disparado desde catapultas contra los guardias judíos estacionados en la parte superior de la torre.

Según los doctores Rina Avner y Kfir Arbib, los directores de excavación en nombre de la IAA, "este es un testimonio fascinante del intenso bombardeo llevado a cabo por el ejército romano dirigido por Tito, en su camino hacia la conquista de la ciudad y la destrucción del Segundo Templo. El bombardeo fue pensado para atacar a los centinelas que custodiaban el muro y dar cobertura a las fuerzas romanas para que pudieran acercarse al muro con arietes y con ello penetrar en las defensas de la ciudad".

El historiador Josefo, un testigo de la guerra, proporcionó muchos detalles acerca de este muro. Según él, fue diseñado para proteger al nuevo barrio de la ciudad que se había desarrollado fuera de sus límites, al norte de los otros dos muros de la ciudad ya existentes. Ese barrio fue llamado Beit Zeita. La construcción del tercer muro fue comenzada por el rey Agripa I, sin embargo suspendió su construcción a fin de no incurrir en la ira del emperador Claudio y así disipar cualquier duda en cuanto a su lealtad. La construcción del tercer muro se reanudó unas dos décadas después por los defensores de Jerusalén, como parte de la fortificación de la ciudad y como parte de los preparativos de los rebeldes judíos para la gran revuelta contra Roma.

Josefo describe en detalle el trazado del muro, que se iniciaba en la torre Hippicus, que ahora se identifica con la Ciudadela de David. Desde allí continuó por la pared norte hasta la enorme torre Psephinus, que defendía la esquina noroeste de la muralla de la ciudad. En ese momento, el muro giraba hacia el este y descendía hacia la tumba de la reina Helena, que se identifica con el lugar conocido como las tumbas de los reyes.

Parece que el nuevo descubrimiento ha resuelto un debate entre los investigadores que se remonta a principios del siglo XX, y es referente a la ubicación del tercer muro y a la cuestión de los límites de Jerusalén en vísperas del ataque romano dirigido por Tito. De acuerdo con esta excavación, ahora tenemos la prueba de la existencia del muro en esa zona.

Labels:

Un antiguo texto hebreo escrito en papiro del período del Segundo Templo - David Israel - Jewish Press



Un papiro única de hace 2.700 años de edad, que menciona la palabra hebrea "Yerushalma" (que muy posiblemente significa "a Jerusalén") se dará a conocer la próxima semana en una conferencia sobre Innovaciones en la Arqueología de Jerusalén y sus alrededores, en el Rabin Jewish Studies Building en el campus del Monte Scopus de la Universidad hebrea, informó Makor Rishon. Los investigadores dicen que el papiro pueden ser la evidencia más temprana en hebreo de la conexión entre la ciudad de Jerusalén y el período de los Reyes de Israel.

El papiro es un documento escrito en un papel fabricado con la médula de la planta del papiro, el papiro Cyperus. Dichos documentos fueron escritos en hojas de papiro, unido un lado con otro, y enrollado en un rollo, en la primera forma de un libro. En un clima seco, como el de Egipto o el desierto de Judea, las páginas de papiro son estables, ya que están hechas de una celulosa altamente resistente a la putrefacción, pero el almacenamiento en condiciones húmedas puede provocar la destrucción del material.

Hasta la fecha, el único otro hallazgo arqueológico que menciona a Jerusalén en hebreo son las tallas en la pared de una cueva en las ruinas de Beit Loya, cerca de Amatzia, en el sur de Judea (al oeste de la Línea Verde). La cueva, que ha sido denominada la "cueva de Jerusalén" fue excavada en 1970, y la escritura en la pared dice: "Toda la tierra y las montañas de Judea son de Él, el Dios de Yerushalaim". El profesor Shmuel Achituv, un estudioso de la historia del pueblo de Israel en el antiguo Oriente, descifró el texto y ahora también ha descifrado el papiro con la palabra "Yerushalma". Él dará una conferencia sobre su descubrimiento la próxima semana.

De acuerdo con Achituv, hasta la fecha el nombre de "Yerushalaim" se ha descubierto en hallazgos arqueológicos en otros idiomas distintos del hebreo, como en las cartas de El-Amarna escritas en cuneiforme, que fueron enviadas por los reyes de Canaán al faraón en el siglo XIV a. C.  También existe una documentación asiria del sitió de Jerusalén por el rey asiriop Senaquerib, durante el reinado de Ezequías, en el año 701 antes de Cristo.

El papiro hebreo descubierto recientemente en el desierto de Judea fue comprado a un anticuario. Fue examinado por los laboratorios de la Autoridad de Antigüedades de Israel, y fue fechado por carbono. Los resultados mostraron con certeza que el papiro se remonta al siglo VIII a. C., cerca del final del reino de Judea, un poco antes de la destrucción del primer templo.

Labels:

Saturday, October 22, 2016

La guerra no declarada de la izquierda alemana contra Israel - Benjamin Weinthal - Weekly Standard



 El historiador Jeffrey Herf al profundizar en su nuevo libro nos enseña como la obsesión por Israel del terrorismo de extrema izquierda en Alemania no fue una táctica, sino que más bien formaba parte de una estrategia de guerra que pretendía destruir al estado judío. El estudio académico y periodístico sobre el ya desaparecido estado comunista de la Alemania Oriental y sobre los grupos radicales de izquierda de la Alemania Occidental, no había profundizado hasta ahora en su declarada guerra a Israel (y se podría argumentar que también en contra de los Estados Unidos).

"Las guerras no declaradas contra Israel: Alemania Oriental y la extrema izquierda de Alemania Occidental 1967-1989",  es el título del monumental estudio de Herf. Para entender a la República Democrática Alemana (RDA) hay que entender su radical oposición a la filosofía sobre la que se fundó el estado judío, es decir, el sionismo. "La dictadura de la Alemania Oriental era un tipo diferente de dictadura con respecto a su predecesora nazi, aún así, y aunque por diferentes razones, se convirtió en la segunda dictadura que consideró al sionismo como un enemigo", escribe Herf.

Herf disecciona en varias ocasiones la gran ironía de la vacía retórica anti-fascista de la RDA y de los radicales izquierdistas de la Alemania Occidental. Los líderes del régimen, muchos de los cuales combatieron el movimiento de Hitler, internalizaron el letal antisemitismo de los nazis, lo que les condujo inexorablemente a su deseo de desmantelar Israel. La RDA trae a la mente la famosa frase del dramaturgo Bertolt Brecht "El vientre del que salió es aún poderoso".

Herf suministra pruebas exhaustivas del aprovisionamiento militar secreto de la RDA a los enemigos de Israel en el Oriente Medio, incluyendo al belicoso régimen de Hafez al-Assad en Siria, que era un socio estratégico para la Alemania Oriental.

Tomemos el ejemplo del período 1970-1974, en el que la "Alemania Oriental entregó cerca de 580.000 armas de asalto Kalashnikov y ametralladoras a las fuerzas armadas de Egipto y Siria,  reparó y mantuvo cerca de 125 de sus aviones de combate MiG, y les entregó millones de balas, muchos miles de granadas propulsadas por cohetes antitanque, minas terrestres, y millones de cartuchos".

Herf profundizó en los archivos alemanes para obtener información sobre el terrorismo de Estado de la RDA. Su investigación de gran alcance sobre el poderoso ministro de Defensa de Alemania Oriental, el general Heinz Hoffmann, capta perfectamente la alianza del estalinismo al estilo RDA con los dictadores del Oriente Medio a principios de 1970. Hoffmann hablaba ante sus interlocutores iraquíes de "los elementos comunes de nuestra lucha contra el imperialismo y el sionismo".

Una de las muchas aportaciones novedosas de Herf es percibir el terrorismo de Estado de la RDA en su propio marco: "La definición eurocéntrica de la Alemania Oriental del contraterrorismo". Un elemento de esta definición implicaba una política de quid pro quo con respecto a las organizaciones terroristas palestinas. La RDA suministraba armas y entrenamiento sofisticado a los palestinos a cambio de que refrenaran sus ataques terroristas en Europa Occidental. En otras palabras, la RDA subcontrató en gran parte su guerra contra los judíos a los árabes del Oriente Medio.

Sin embargo, los alemanes del este, consciente o inconscientemente, permitieron a los libios bombardear La Belle, una discoteca de Berlín Occidental, en 1986, matando a tres personas, entre ellas dos soldados estadounidenses, e hiriendo a otras 229 personas, incluyendo a 79 del personal de servicio de los Estados Unidos. Un vínculo concreto entre el grupo palestino Septiembre Negro, el asesinato de 11 deportistas israelíes y una oficina de la policía alemana durante los Juegos Olímpicos de Munich en 1972, no ha podido establecerse sobre la base del material de archivo. Sin embargo, los funcionarios de la Stasi y personal de la RDA destruyeron grandes volúmenes de documentos cuando se derrumbó el muro de Berlín en 1989.

La ultraizquierdista Ulrike Meinhof de la Alemania Occidental, quizás la más famosa terrorista alemana de aquellos momentos, un miembro de la banda terrorista Baader Meinhof, se mostró eufórica por la matanza de atletas israelíes. Herf describe su ensayo en el que celebraba el asesinato de los atletas israelíes como "uno de los documentos más importantes en la historia del antisemitismo en Europa después del Holocausto". Meinhof denominó el ataque del Septiembre Negro como "antiimperialista, antifascista e internacionalista". El ataque de Munich fue, según ella, un ataque al "fascismo nazi de Israel". Meinhof y Andreas Baader todavía siguen siendo una especie de celebridades al estilo Bonnie y Clyde entre muchos sectores de la izquierda alemana de hoy.

Mientras que las armas que entregaba la RDA a los terroristas palestinos y a los estados árabes suponían una amenaza existencial para Israel, Herf no permite que el gobierno de la Alemania Occidental quede descolgado. Un tema escasamente cubierto en la historia moderna de Alemania es el abandono de Israel que protagonizó el canciller Willy Brandt durante la Guerra del Yom Kipur en 1973. Después de un ataque por sorpresa de varios ejércitos árabes, Israel estaba contra las cuerdas, buscando de manera desesperada armas y municiones. Para frustración del presidente Richard Nixon y del secretario de Estado Henry Kissinger, Willy Brandt se acorazó en su "posición de neutralidad hacia el conflicto en el Oriente Medio". La administración Nixon trataba de utilizar el puerto de Bremerhaven para entregar armas a los israelíes. Nixon dijo en ese momento: "No se debe permitir la derrota de los israelíes".

Herf demuestra de forma destacada la brecha evidente entre la retórica y la acción de la Alemania Occidental, escribiendo: "La postura de neutralidad de la Alemania Occidental... supuso en realidad adoptar una posición unilateral en favor de los países árabes, a pesar de que eran los árabes los que llevaban la responsabilidad de provocar la guerra".

La simulación y el engaño de Brandt fueron resumidas por Herf cuando "el Canciller, que se hizo mundialmente conocido arrodillándose en un acto de expiación ante el monumento a los judíos asesinados en el Ghetto de Varsovia, declaró no obstante que su país sería neutral en los días más terribles en la historia de Israel desde 1948".

La peculiar obsesión entre los grandes sectores de las élites alemanas de lamentar el asesinato en masa de los judíos durante la Shoá, les permite ignorar o minimizar las amenazas genocidas de Irán de eliminar a Israel, lo que representa una clara continuación de la política de Willy Brandt. Por ejemplo, el actual ministro de Asuntos Exteriores socialdemócrata, Frank-Walter Steinmeier, un partidario entusiasta del acuerdo nuclear con Irán del año pasado, calificó las críticas al acuerdo del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu como "muy exageradas".

Mientras que la extrema izquierda en Alemania Occidental no formaba parte del estado de la RDA, se benefició del patrocinio de los terroristas palestinos por la Alemania Oriental. Este año se celebró el cuadragésimo aniversario del secuestro de un avión de Air France por un equipo de terroristas alemanes y palestinos. Comandos israelíes liberaron con éxito en 1976 a casi la totalidad de los más de 100 rehenes en el aeropuerto de Entebbe. El Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) y miembros de las Células Revolucionarias de Alemania  llevaron a cabo el secuestro.

Herf describe que la separación de los pasajeros no judíos de los pasajeros judíos fue el primer proceso de selección racial realizado por alemanes desde el Holocausto. Por otra parte, "fue la primera y única vez desde el 1945 que alemanes, del Este u Oeste, apuntaron sus ametralladoras contra judíos no armados y amenazaron con matarlos". Israel eliminó a los terroristas alemanes en Entebbe durante el rescate. El libro documenta meticulosamente la violenta focalización sobre Israel y sobre las instituciones judías en Alemania Occidental y en el extranjero de la izquierda radical alemana.

Los orígenes del movimiento BDS dirigido contra Israel, el cual comenzó en 2005, se remonta aproximadamente al año 1967. Los innumerables ataques hasta la saciedad desde la RDA, la Unión Soviética y los izquierdistas de Alemania Occidental contra Israel, alegando que representaba una nueva manifestación del movimiento que Hitler, comenzó en esos momentos.

El libro está lleno de nuevas ideas sobre la letal política exterior antisemita de la RDA y la mortal psicología social de los radicales izquierdistas de la Alemania Occidental. Lamentablemente, las lecciones del libro de Herf no han penetrado en la izquierda alemana. El Partido de la Izquierda, el sucesor del Partido Socialista Unificado en la RDA, es hoy el mayor partido de la oposición en el Bundestag. El Partido de la Izquierda continúa la tradición de atacar a Israel.

El socio de la coalición gubernamental de la canciller Angela Merkel, el Partido Socialdemócrata, ha formado una "alianza estratégica" con la organización palestina Fatah, una organización que promociona el asesinato de israelíes.

Este innovador libro demanda ser leído, por hacer avanzar una comprensión más profunda del período de la Guerra Fría y de la guerra de la izquierda contra Israel. Si Alemania argumenta seriamente tratar de lidiar con su pasado, alguna editorial debería traducir rápidamente el amplio estudio de Herf.

Labels:

¿Qué piensan los israelíes y los palestinos? - Elliott Abrams



    Lo que piensan los palestinos


¿Qué es lo que piensan israelíes y palestinos acerca de su propia situación, el uno del otro y de la paz? Dos nuevas encuestas de octubre nos dan una visión adicional.

La Universidad de Tel Aviv acaba de llevar a cabo su Índice de Paz. Allí conocemos que los judíos israelíes favorecen la renovación de las negociaciones de paz con los palestinos (un 66% a favor, por un 31% en contra), pero no creen que nada salga de ellas. Aproximadamente el 25% cree que las negociaciones conducirán a una paz "en los próximos años", y el 71% no lo cree.

La Universidad de An-Najah, en la ciudad palestina de Nablus, acaba de publicar su "Encuesta nº 53 sobre la opinión pública palestina", centrándose sobre todo en la política palestina. Al igual que los israelíes, los palestinos son pesimistas sobre un acuerdo de paz: el 33% de los encuestados cree que existe la posibilidad de la creación de un estado palestino en las fronteras de 1967, mientras que el 61,5% dijo que no existe tal posibilidad con dichas fronteras (no las aceptan).

Si no existe tal posibilidad, ¿qué es lo que querrían entonces? La gente puede por supuesto elegir respuestas incoherentes o múltiples, pero hay algunos resultados interesantes. Una intifada armada es respaldada por el 38%, que es un porcentaje muy importante, aunque el 56% rechaza esa opción. Un 31% está totalmente de acuerdo en que "las actuales circunstancias políticas, económicas y de seguridad provocan un deseo de emigrar". La creación de "una confederación con Jordania sobre la base de dos estados independientes con fuertes lazos institucionales" se ve favorecida por un 46%. Sin embargo, la misma noción de una confederación con Jordania es rechazada enérgicamente por muchos funcionarios palestinos y jordanos, pero la idea no parece morir.

Teniendo en cuenta el movimiento BDS, son también dignos de mención los resultados cuando se trata de los boicots palestinos contra los productos israelíes. Alrededor del 75% de los palestinos "apoya el boicot a los bienes y productos israelíes", pero no practican lo que predican. Mientras que el 13% de los encuestados afirma que compra los productos israelíes de todas las maneras, el 37% dijo que compran productos palestinos en todos los casos, y casi la mitad, el 46,5%, dijeron que "compran de acuerdo a la calidad del artículo, independientemente de su origen".

Con respecto a la política palestina, una mayoría se opone al reciente aplazamiento de las elecciones y cree que sus derechos (a votar) están siendo limitados. Preguntados para que predijeran el resultado de haberse celebrado dichas elecciones, más o menos la mitad dice que Fatah habría ganado en Cisjordania y Hamas habría ganado en Gaza.

Una nota final bastante extraña: !los palestinos culpan a los británicos por todo!  Preguntados: "¿Consideran que Gran Bretaña es responsable de las catástrofes que asolaron al pueblo palestino?" El 79% dice que sí y sólo el 14% no está de acuerdo. Lógicamente entonces, el 75% responde que sí cuando se le pregunta, "¿Usted apoya o rechaza el llamamiento del presidente Mahmoud Abbas a Gran Bretaña para que acepte las responsabilidades históricas, legales, políticas, materiales y morales relativas a las consecuencias de la Declaración Balfour, incluido ofrecer una disculpa al pueblo palestino por las catástrofes y las injusticias cometidas contra ellos? "

¿Puedo resumir el resultado? "Los británicos son los culpables del lio en que estamos, y no existe un acuerdo de paz que sea posible, por lo que vamos a lanzar una intifada, o en todo caso que me saquen de aquí, o en su defecto por lo menos vamos a tener una confederación con Jordania".

John Kerry, llame a su oficina para ponerlos al corriente.

Labels:

La oración de los Cohanim - Baz Ratner









Labels:

"Leer es tan pesado": El Premio Nobel de Literatura 2016 de la políticamente correcta y caduca élite cultural escandinava


- Bob Dylan no ha hecho comentarios sobre su Premio Nobel de Literatura
- Quizás él desconozca que es... un escritor

Labels:

Una respuesta a un patriota de izquierdas - Yoaz Hendel - Ynet



Permíteme comenzar diciendo que le creo. Verdaderamente le creo cuando dice que la guerra de hace 50 años es la fuente de nuestros problemas actuales. Una victoria pírrica, así la defines en la carta que me enviaste. La raíz de todos los males. Por lo tanto, incluso antes de que comencemos a discutir sobre el presente, debemos comenzar discutiendo sobre el pasado. Después de todo, todo comienza con la memoria y con la manera en que elegimos darle forma.

¿Lo comprendes? En mi opinión, la Guerra de los Seis Días fue una guerra defensiva que terminó con una gran victoria. Un vistazo a los escritos de los voluntarios que excavaron miles de tumbas en previsión de lo peor, nos permite entender mejor el concepto de supervivencia.

El pequeño y asediado Israel sobrevivió y logró por primera vez, 19 años después de su creación, aflojar y sentarse cómodamente en el sofá de la historia. Nosotros ocupamos el Sinaí, las Alturas del Golán y Judea y Samaria. Ampliamos nuestra estrecha cintura no en nombre de un mesías, sino en nombre de la estrategia. Sí, incluso en la era de los misiles sofisticados, la tierra es importante y las guerras son primitivas.

Y ahora saltemos hacia adelante, hacia el presente, y tratemos de ser más precisos: su problema no es dicha guerra, sino lo que manifestó posteriormente. Es nuestra presencia en Judea y Samaria lo que le molesta. Los asentamientos, la "Judea Unida", tal como usted dice, esa que se está estableciendo debajo de la nariz del Israel secular y liberal. La relación problemática con los palestinos. La amenaza de un estado binacional.

Usted observó que no esperaba que los Altos del Golán trajeran la paz. Eso es porque usted es una persona racional. Allí tampoco hay nadie con quien hacer la paz, y casi no hay colonos, y desde luego no hay palestinos. ¿Pero cuál era su postura hace 20 años, no sería quizás partidario de su devolución? Vamos a dejar que la pregunta quede abierta.

Pues bien, con el fin de responderle, permítame pedirle que vuele muy alto, de manos "de las alas del espíritu", tal como escribió el rabino Kook. Y no, no estoy mencionando esto porque esté predispuesto a una doctrina mesiánica como resultado de mi infancia en un asentamiento, sino porque usted compartió su historia personal al comienzo de la carta.

Usted sirvió como piloto de combate en la Fuerza Aérea durante muchos años y usted es ahora un empresario exitoso, es un hombre que ha contribuido al estado (tal como usted señaló con razón), haciendo todo lo posible para garantizar nuestra seguridad, tanto para el presente como para la próxima generación. Soy consciente de que al menos puedo identificarme con sus sentimientos en la batalla, la pérdida de amigos y las lágrimas que se derramaron.

También me identifico con su dolor de cara al discurso público. Sé que hay todo tipo de gente que no es “buena para nada” que le tildan con desprecio de izquierdista y de traidor. No tengo nada en común con ellos. No son mis hermanos de armas, mientras usted si lo es. Una vez dicho esto, cabe mencionar que, políticamente, realmente usted es un hombre de izquierdas. Un patriota - probablemente tanto como lo soy yo -, pero un izquierdista, y esta es la raíz de nuestro argumento.

Un estado binacional, así me lo comentó, es la gran amenaza para el proyecto sionista. Los árabes se convertirán en una mayoría dentro de unas décadas. Un estado binacional se creará desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. Y usted no es un hombre de izquierdas porque ame a los árabes, sino porque le gustan los judíos, tal como me explicó. Usted quiere una clara mayoría judía, y tiene miedo de dos pueblos viviendo juntos. Usted sueña con un avanzado estado occidental, en el que ni una sola mujer camine por ahí con una taliban. Ni una mujer árabe o judía, tal como puede verse a veces en Jaffa y en Beit Shemesh. Un estado que hable de alta tecnología, no de mandamientos religiosos.

Desearía que ascendiera unos 100 metros y mirara hacia abajo, hacia nuestro mapa, desde el establecimiento del Estado, para que se diera cuenta de esa transformación clara y gradual por la cual Israel se está convirtiendo en un estado binacional. Yo, por el contrario, observo una tendencia completamente opuesta. Uno de los dos está equivocado, y yo no tengo el privilegio de volar y mirar desde arriba. Yo sólo sé nadar, caminar y leer libros.

Al contrario de lo que usted me dice, Israel está inmerso en un proceso de separación de los palestinos. Estoy reconociendo esto, precisamente, como una persona que se opuso a parte de esos movimientos. Lo siento, pero sus números son erróneos. Israel se ha separado de la Franja de Gaza y de los cerca de dos millones de palestinos que viven allí. La primera persona que intentó hacerlo fue Menachem Begin en el acuerdo de paz con Egipto. Mis parientes, que vivían allí, todavía hablan de los preparativos para una lucha inicial contra los deseos del primer ministro, preparativos que desaparecieron cuando los egipcios se negaron a aceptar la Franja de Gaza.

Una década antes de la desconexión final, Israel se separó de la mayoría de los palestinos de Judea y Samaria cuando adoptó los Acuerdos de Oslo y entregó el 40% de ese territorio a la Autoridad Palestina. Ese fue también un proceso que provocó manifestaciones y protestas de la derecha, pero al final todos los gobiernos israelíes han mantenido esa separación y continúan transfiriendo fondos a la AP, y a pesar de declaraciones aquí y allá, no parece que nadie tenga la intención de cancelar esta realidad.

Yo sé que Oslo fue descrito como "unos acuerdos temporales", y que la gente como usted cree que se puede llegar a un acuerdo permanente, pero más de 20 años han pasado desde entonces y la situación parece ser conveniente para todos. Israel no tiene que lidiar con el sistema educativo en Ramallah o en Nablus, y no tiene que resolver los conflictos entre clanes, aunque de hecho controle la seguridad.

Desde el aire como un piloto, se puede observar que, contrariamente a la charla sobre el status quo o un estado binacional, Israel se está separando de los palestinos dondequiera que sea posible. En Jerusalén - donde se teme el surgimiento de un alcalde árabe - se construyó un muro que colocó a más de 100.000 árabes fuera de la ciudad. Mientras que todavía se les llama habitantes de Jerusalén, en realidad están rodeados por un muro de seguridad y por bloqueos de carreteras, y reciben la mayoría de los servicios de la Autoridad Palestina. En una década, supongo que ya no serán ciudadanos israelíes. Sí, es cierto, no hablamos claramente de ello, pero con la ausencia de decisiones las cosas son dictadas por la realidad.

Olvídese de Naftali Bennett, que a veces está a favor de una separación basada en la anexión del área incluida en la zona C, y a veces habla de la anexión de toda Judea y Samaria en un acto de autosacrificio (y no, ese no es un término yihadista). Olvídese de Benjamin Netanyahu y de los dos estados para dos pueblos. Olvídese de lo que digan todos los políticos y mire el mapa actual. Al final del día, estamos volviendo a un Plan Allon limitado y nos separamos de los palestinos siempre que podemos. Si bien no se habla de paz, porque básicamente no hay nadie con quien hacer la paz, existe una lógica estratégica que fuerza la inercia.

Tiene usted razón, los gobiernos de Israel no toman decisiones, las demoran. Pero no construyen ni anexionan realmente una sola pulgada de tierra (en contra de mi opinión). ¿Pero es a esto a lo que se parece un estado binacional? Hay que acostumbrarse a los asentamientos. Están ahí. Y también los palestinos con la AP, que ya están actuando como un estado enemigo, con embajadas en todo el mundo y un estado hostil de Hamas en Gaza. Eso es lo que tenemos. Es un inconveniente, es imperfecto, pero es realista. Y, por cierto, al abordar la realidad en lugar de los sueños, hay poca diferencia entre ambos.

Usted está equivocado, estamos conectados. Chag Sameach.

Labels:

Los críticos de Netanyahu han descubierto la "villa en la selva" - Sever Plocker - Ynet


El líder de B'Tselem en la ONU

Siempre he estado en contra de la ocupación y a favor de salir de los territorios, preferentemente por consentimiento. Sin embargo, existe un abismo entre oponerse a la ocupación y la participación de los representantes de B'Tselem en una sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre los asentamientos. Ese no era el momento ni el lugar para dicha participación. No contribuye a sus objetivos humanísticos y morales. Y les provoca daños importantes a ellos.

Durante mi última visita a Washington, me encontré con una de las personalidades más importantes de los medios de los Estados Unidos, una que no ha escatimado sus críticas a los gobiernos de Israel en general y al ministro Benjamin Netanyahu en particular. Me pareció una persona contemplativa y comedida. La realidad en la arena árabe, me dijo, ha dado una bofetada en la cara a mucha gente. Se han puesto de manifiesto sus tendencias hacia la violencia y la crueldad en un grado del que no hemos sido testigos durante décadas.

No se puede ignorar el medio millón de muertos en Siria, agregó mi interlocutor americano, mientras se centraba en el comportamiento humillante de dos agentes de la Guardia de Fronteras israelíes en un control de carretera en Cisjordania. Y la gente no puede decir que estas cosas no están conectadas. Lo están, al menos en cuanto a su prioridad: La reprobación internacional por la ocupación de Israel en Cisjordania no es más que un intento de eludir la pesada responsabilidad por el asesinato en masa que tiene lugar en Siria.

En cuanto a Netanyahu, mi interlocutor concluyó, su visión del mundo ha ganado. La solución de "dos estados" ha sido enterrada, y todo lo que queda para Bibi es gestionar la compleja situación actual, la cual se está tratando de convertir en una solución permanente. Mi interlocutor no descarta la posibilidad de que tenga éxito, al menos a medio plazo.

Estos no son comentarios inusuales. Reflejan una profunda revisión de los argumentos de los líderes liberales de la opinión pública en los EEUU, especialmente de los judíos americanos, los más liberales de entre ellos. En silencio, en conversaciones cerradas, muchos de ellos están expresando un acuerdo con la versión oficial israelí de que "no hay nadie con quien hablar", o por lo menos dicen entender su desesperación con respecto a la dirección árabe, cualquier dirección árabe, como un socio para un acuerdo.

Ahora vemos, según nos dicen estos liberales, que los que describen a Israel como "una villa en la selva" tenían razón. Pero la selva es más peligrosa de lo que pensamos, y la villa también está más expuesta de lo que creíamos. Una expresión de este nuevo espíritu se pudo encontrar esta semana en la revista liberal judía estadounidense Tablet, sugiriendo seriamente que Netanyahu debería recibir un Premio Nobel de la Paz por su contribución a la estabilidad en el Oriente Medio.

La ocupación es mala para Israel, dijo tardíamente el primer ministro Ariel Sharon, y tenía razón. Es una pena que no siguiera ese camino hace años. Pero soy realista y veo la realidad. Los asentamientos no son el principal obstáculo para la paz, es la ideología y la política que se derivan de ellos. Y aquí, incluso a un ex optimista como yo, le resulta difícil ver en el horizonte ningún signo de cambio para mejor, no aquí y no definitivamente en la parte palestina y árabe. Mientras que el nacionalismo judío secular se está colapsando, se podría decir que el nacionalismo árabe ha sido borrado y reemplazado por fanáticos religiosos y por una violencia religiosa sin piedad. No hay manera de hablar con ellos. Los liberales judíos de los Estados Unidos también entienden que, sin embargo, no es fácil para ellos hacer frente a estas verdades.

Estoy orgulloso de la actividad y la existencia de B'Tselem. Sus militantes son valientes y dignos de aprecio y de agradecimiento: Una nación que pierde la voz de su conciencia está cometiendo suicidio. Pero entonces, ¿por qué cooperan con una iniciativa cuyo único propósito es hacer olvidar el fracaso del mundo ilustrado a la hora de hacer frente a la horrible matanza en Siria y dirigir la atención hacia nosotros? ¿De qué manera tal distracción y discusión hipócrita contribuye a un entendimiento entre las personas, a la justicia y a la reconciliación? No así desde luego. Todo lo que hace es alimentar el radicalismo.

La izquierda, que no pudo detectar el surgimiento del populismo a tiempo, está en un proceso de retirada global. Se está despegando de la realidad y la maldice desde su lugar de reclusión. B'Tselem no era así en el pasado, y espero que no lo sea en el futuro. Espero que su participación en el innecesario Consejo de Seguridad fuera sólo un error eventual.

Labels: , ,