Monday, February 19, 2018

Una defensora de Bibi: El "Estado Profundo" de Israel apunta contra Netanyahu con acusaciones falsas - Caroline Glick



La investigación de la policía israelí contra el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu muestra similitudes notables con la investigación del abogado especial contra el presidente Donald Trump en los Estados Unidos.

Durante las noticias televisivas en el horario estelar nocturno del martes en Israel, se anunció la dramática noticia de que los investigadores de la Policía de Israel recomiendan al Fiscal General de Israel, Avichai Mandelblit, que acuse al Primer Ministro Benjamin Netanyahu de dos investigaciones en casos de soborno y abuso de confianza.

Las noticias plantean una serie de preguntas obvias sobre el futuro político de Netanyahu. Pero también plantea una cantidad igual, si no mayor, de preguntas sobre la pureza de las intenciones del servicio policial y en su confiabilidad.

Comencemos por considerar los casos específicos que forman las bases de las recomendaciones policiales contra Netanyahu.

Las acusaciones

La primera investigación ha sido denominada Caso 1000 por la unidad principal de investigaciones criminales de la Policía, la Lahav 433. La investigación rodea la relación entre Netanyahu y su viejo amigo, el empresario israelí y productor de películas de Hollywood, Arnon Milchen. La policía recomendó que Milchen sea acusado de pagar sobornos a Netanyahu. La policía recomienda inculpar a Netanyahu por aceptar sobornos de Milchen y actuar ilegalmente en su nombre.

Según las noticias de la cadena Hadashot de Israel, esta investigación fue la principal noticia en términos de volumen de cobertura durante el 2017.

La policía alega que entre 2007 y 2016, Milchen proporcionó a Netanyahu y a su esposa Sara cigarros, champán y joyas, que a menudo se compraban a pedido suyo. En 2014, el socio comercial de Milchen, el empresario australiano James Packer, que también era amigo de Netanyahu y su familia, supuestamente comenzó a dar obsequios similares a la familia Netanyahu.

A cambio de esos regalos, la policía alega que Netanyahu apoyó la extensión de una ley aprobada en 2008, cuando Netanyahu era el jefe de la oposición parlamentaria, que otorgaba a los expatriados israelíes que regresaban unos diez años de exención de ingresos obtenidos en el extranjero y otros diez años para comunicarlas.

Según la policía, después de que Netanyahu regresó a la presidencia en 2009, Milchen presionó al ministro de finanzas de Netanyahu en ese momento, Yair Lapid, para que ampliara la exención de diez a veinte años. Lapid, que ahora está en la oposición, encabeza el partido Yesh Atid, de centro izquierda. Si el partido Likud de Netanyahu no puede ganar las próximas elecciones, según las encuestas, Lapid y su partido Yesh Atid formarán el próximo gobierno.

En otras palabras, hoy Lapid es el principal rival político de Netanyahu.

El martes, la policía dijo a los periodistas que Lapid es el testigo clave contra Netanyahu en el Caso 1000.

En otras palabras, el principal rival político de Netanyahu es el testigo clave en su contra.

Según los informes, Lapid dijo a los investigadores que Netanyahu le pidió dos veces que avanzara la solicitud de Milchen de extender el período de exención de impuestos y que ampliara dichas exenciones a los expatriados que regresan y a los nuevos inmigrantes. Lapid y el Ministerio de Finanzas se opusieron a la propuesta de Milchen y su iniciativa no llegó a ninguna parte.

Según el Times of Israel, la ley ha sido duramente criticada por el Auditor del Estado de Israel y los gobiernos extranjeros, incluido el Departamento de Estado de los EEUU, que lo ven como un medio para facilitar el lavado de dinero. Al mismo tiempo, en parte debido a la ley, Israel ha podido atraer a un gran volumen de inmigrantes muy ricos, lo que beneficia a la sociedad.

Netanyahu también intervino supuestamente en nombre de Milchen en dos acuerdos propuestos relacionados con estaciones de televisión israelíes que Milchen poseía o deseaba poseer.

Pero ninguna de sus intervenciones en dichas propuestas, si existieron, tuvieron éxito.

La policía informa que Netanyahu intervino en nombre de Milchen cuando este tenía dificultades para renovar su visa de residencia en los Estados Unidos. Netanyahu llamó al entonces Secretario de Estado John Kerry y le pidió que interviniera en nombre de Milchen para renovar su visa de residencia.

Dado que Milchen podía perder una cantidad significativa de dinero si no podía permanecer en los EEUU, la policía afirma que la intervención de Netanyahu ante Kerry representó el retorno de los regalos de Milchen.

El propio Milchen tiene un largo historial de servicio al Mossad de Israel, su servicio de espionaje extranjero, y según los informes ha contribuido significativamente a la defensa de Israel. Netanyahu afirma que actuó por respeto al largo servicio de Milchen para la seguridad de Israel. Además, el fallecido presidente y primer ministro de Israel, el ícono izquierdista Shimon Peres, también intervino en nombre de Milchen ante las autoridades estadounidenses.

En la segunda investigación, llamada Caso 2000, la policía recomienda incriminar a Netanyahu después de una discusión que sostuvo - y fue grabada subrepticiamente - en 2014 con Arnon Mozes, editor y propietario mayoritario del diario de circulación masiva de Israel, Yediot Ahronot. La policía encontró la conversación grabada en el teléfono móvil del ex jefe de gabinete de Netanyahu, Ari Harow, quien es sujeto de una investigación independiente y no relacionada con el tráfico de influencias. Netanyahu afirma que grabó su conversación siguiendo el consejo de su abogado porque temía que Mozes intentara extorsionarlo.

La policía afirma que la conversación es una prueba de que Mozes le ofreció un soborno a Netanyahu y que Netanyahu aceptó la oferta. Recomiendan acusar a Mozes de sobornar a Netanyahu y acusar a Netanyahu de aceptar un soborno de Mozes.

Lo curioso de esta afirmación es que no se llegó a ningún acuerdo. Más bien todo lo contrario.

Mozes es la némesis de Netanyahu. Yediot Ahronot es el periódico más influyente en Israel. Su página de inicio dicta la programación diaria de noticias para transmisiones de radio y televisión. Y la cobertura de Yediot Ahronot de Netanyahu es implacablemente hostil al primer ministro y a su familia. En menor grado, pero de manera muy significativa, el Yediot Ahronot también es profundamente hostil a la derecha política israelí.

De acuerdo con la grabación de la conversación de ambos hombres, filtrada a los medios por la policía hace más de un año, Netanyahu y Mozes discutieron un elaborado plan para cambiar el mercado de periódicos en Israel a favor del Yediot Ahronot.

El periódico de mayor circulación de Israel es el Israel Hayom, un tabloide gratuito propiedad del  multimillonario estadounidense conservador, y partidario de Netanyahu, Sheldon Adelson. En su conversación grabada, Mozes planteó la posibilidad de que Netanyahu reduzca la publicidad del gobierno en el Israel Hayom y trabaje para reducir su circulación a fin de aumentar la cuota de mercado de Yediot Ahronot. A cambio, Mozes ofreció reducir el tono negativo de la cobertura de su diario con respecto a Netanyahu.

Lo cierto es que nada salió de la conversación. De hecho, a finales de 2014, en contra de los deseos expresados ​​por Netanyahu, la entonces ministra de Justicia Tzipi Livni presentó un controvertido proyecto de ley de medios de comunicación basado en una opinión legal redactada por el asesor legal del Yediot Ahronot. El proyecto de ley, que recibió el apodo de "Ley de Israel Hayom", habría forzado el cierre del periódico al prohibir a sus propietarios no cobrar dinero por él

La ley pasó una lectura preliminar en el Knesset con 43 votos. Netanyahu y su partido Likud votaron en contra del proyecto de ley. Además, para evitar que el proyecto de ley avanzara, Netanyahu disolvió su gobierno y la Knesset, y convocó nuevas elecciones un poco más de un año después de su mandato.

En otras palabras, para evitar cualquier daño al Israel Hayom, y transitoriamente para evitar que se otorgara al Yediot Ahronot alguna ventaja, Netanyahu dio el paso radical de presentarse nuevamente a las elecciones.

Durante más de un año, la policía se negó a investigar a cualquiera de los 43 legisladores que votaron a favor del proyecto de ley, o analizar la cobertura que recibieron por parte del Yediot Ahronot para conseguir su apoyo. Hace tres semanas, el patrocinador del proyecto de ley,  el diputado laborista en la Knesset Eitan Cabel, quien disfrutó de una cobertura extraordinaria en el Yediot Ahronot, fue llamado por la policía para una breve entrevista.

En otras palabras, la policía recomienda que Netanyahu sea acusado de una conversación que no llegó a ninguna parte, y que él grabó. Y la policía no está investigando a 42 de los 43 legisladores que respaldaron una medida que le habría dado a Mozes todo lo que le pidió a Netanyahu, pero no recibió, mientras que el legislador número 43 está sujeto simplemente a un breve interrogatorio.

Y todo esto nos lleva a la policía.

Desde que Netanyahu ejerció su primer mandato como primer ministro desde 1996 hasta 1999, él y su esposa Sara han sido sujetos de 19 investigaciones o investigaciones policiales. El sitio web en hebreo Mida.org.il ha publicado una reseña de todos ellos a principios de este mes.

La policía recomendó incriminar a Netanyahus en tres investigaciones en 1999. El fiscal general rechazó sus solicitudes.

En enero de 2017, el fiscal general cerró cuatro sondeos de Netanyahu que habían estado en curso desde 2009.

En septiembre de 2017, el fiscal general cerró seis investigaciones policiales contra Sara Netanyahu, que la policía había abierto en 2015. Una investigación, relacionada con un cargo administrativo más que penal, de que la Sra. Netanyahu ordenó comida en restaurantes en lugar de utilizar los servicios del cocinero de la residencia del primer ministro, todavía está bajo revisión.

Otras dos investigaciones, relacionadas con acusaciones de que un empresario francés le dio a Netanyahu contribuciones de campaña ilegales, y que el Likud pagó en exceso a una secretaria en los EEUU, desaparecieron después de encabezar los titulares en varios ciclos de noticias en 2016.

De los tres casos abiertos, las investigaciones de Milchen y Mozes llevaron al anuncio de las recomendaciones de la policía el martes por la noche. Una tercera investigación, de tráfico de influencias relacionado con la compra de submarinos por parte de Israel a Alemania, no está relacionada con Netanyahu, pero dado que sus asociados están bajo investigación, su nombre fue arrastrado al discurso relacionado con la investigación.

La corriente interminable de investigaciones criminales contra Netanyahu ha involucrado la investigación de testigos en todo el mundo, y ha costado decenas de millones de shekels a los contribuyentes israelíes.

Al final de este largo camino de 22 años, lo que tenemos son solo dos acusaciones que si algo demuestran es que Netanyahu es probablemente el más inútil sobornador de la historia. Además de la asistencia con su visa de residencia en los EEUU, Netanyahu no brindó a Milchen ningún apoyo significativo en ninguno de sus esfuerzos. La única ley aprobada, la ley que da derecho a los nuevos inmigrantes y los expatriados israelíes a una exención de diez años sobre los impuestos de la renta y los requisitos de presentación de informes para los ingresos obtenidos en el extranjero, pasó cuando Netanyahu quedó fuera de la oficina del primer ministro.

Y es que en los últimos ocho años del mandato de Netanyahu como primer ministro, ninguna de las propuestas de Milchen, ya sea en el mercado de los medios de comunicación o en las leyes fiscales, avanzaron incluso levemente.

En cuanto al Caso 2000, es casi imposible entender la base de la acusación contra Netanyahu. Al parecer, Mozes le ofreció un soborno, en forma de disminución de la hostilidad de su periódico a cambio de una mayor cuota de mercado para el Yediot Ahronot. Pero Netanyahu no hizo nada para avanzar su oferta. Por el contrario, prefirió nuevas elecciones para reducir la operación contra el Israel Hayom.

Durante el año pasado, mientras las investigaciones policiales se prolongaban, los investigadores alimentaron a los medios con una corriente interminable de filtraciones negativas que desacreditaban y vilipendiaban a Netanyahu.

La "reveladora" entrevista al comisionado de la policía, Roni Alscheic

La campaña policial contra Netanyahu alcanzó su punto máximo el miércoles pasado por la noche. El comisionado de la policía Roni Alscheich, a quien Netanyahu nombró en 2015, concedió una entrevista de una hora de duración en el principal programa de infomación de la televisión israelí, Uvda.

Alscheich afirmó que Netanyahu estaba detrás de tres conspiraciones separadas y discutibles contra la policía. Suponía que Netanyahu había arreglado que detectives privados "husmearan" a las familias de sus investigadores para tratar de encontrarles asuntos comprometedores.

Netanyahu, afirmó Roni Alscheich, conspiró con una agente de policía que en 2011 presentó acusaciones de acoso sexual contra su comandante, el superintendente de policía Roni Reitman, el jefe de Lahav 433, la unidad encargada de investigar a Netanyahu. Alsheich afirmó que Netanyahu estaba detrás de la decisión de la oficial de policía de demandar ante la Corte Suprema de Israel a Reitman, después de que el Fiscal General decidiera en el 2015 cerrar la investigación en su contra sin acusarlo debido al paso del tiempo desde que ocurrieron sus presuntos actos de acoso.

Alsheich también afirmó que Netanyahu le había ofrecido una especie de soborno. El comisionado de la Policía alegó que cuando Netanyahu lo nombró para servir como jefe de policía, Netanyahu sabía que Alsheich realmente quería servir como Director de la Agencia de Seguridad de Israel, donde trabajaba como subdirector cuando Netanyahu le pidió que se hiciera cargo de la policía. Netanyahu, alegó Alsheich, le dijo que si todavía era primer ministro cuando Alsheich terminara su servicio, Netanyahu lo nombraría jefe de la Agencia de Seguridad de Israel.

Incluso los más fervientes partidarios de la labor de la policía entre los medios de comunicación se mostraron horrorizados por las acusaciones de Alsheich, junto con el hecho de que se negara a investigar ninguna de ellos. Para resumir: justo cuando la policía estaba lista para anunciar sus recomendaciones, Alsheich dejó en claro su sentimiento de venganza personal contra Netanyahu y que desea derrocarle del gobierno.

Las alocadas acusaciones de Alsheich de que Netanyahu estaba conspirando activamente contra sus investigadores dieron crédito a las acusaciones de parcialidad, rayando una descarada animosidad, dirigidas pot la policía contra Netanyahu y sus partidarios.

Y así los paralelismos entre la acusación de Netanyahu y la caza de brujas contra el presidente Trump son notables. Pero hay una distinción clave.

Estados Unidos se rige por una constitución que impone controles y equilibrios al ejecutivo que se extienden también a la burocracia permanente. En Israel, no hay controles constitucionales sobre dicha burocracia. La Knesset no puede obligar a los funcionarios a comparecer ante sus comités. No puede obligar a los funcionarios públicos a declarar bajo juramento. No puede mantenerlos en desprecio.

Después de su escandalosa entrevista de la semana pasada, los legisladores del partido Likud solicitaron que Alsheich comparezca ante el comité correspondiente y les explique sus acusaciones contra Netanyahu. A pesar de que tentativamente accedió a aparecer esta semana, el martes por la noche los periodistas dijeron que Alsheich no tenía intención de comparecer ante los legisladores para responder a sus preguntas.

Algunos comentaristas afirmaron el martes por la noche que la policía lanzó deliberadamente todos las acusaciones posibles contra Netanyahu para presionar al Fiscal General para que lo acusara de algo. La parcialidad contra Netanyahu que Alsheich reveló tan extravagantemente en su entrevista del miércoles pasado, y las miles de horas y decenas de millones de shekels que la policía ha invertido en los últimos 22 años en su interminable persecución de Netanyahu y de su familia, ahora se presentan en el balance.

Si Netanyahu es absuelto, y dada la debilidad de los cargos en su contra resulta difícil ver cómo puede ser acusado, entonces la policía perderá su credibilidad y la confianza pública.

Por otra parte, dado que los funcionarios electos de Israel no tienen ninguna supervisión sobre el servicio civil, podría ser que a Alsheich y a sus oficiales no les pase nada de nada.


Labels: ,

Un análisis más centrado: ¿Es este el principio del fin para Netanyahu? - Aaron David Miller - CNN


Benjamin Netanyahu ha agotado al menos 13 de sus nueve vidas, evadiendo acusaciones de fraude y abuso de confianza al menos en una ocasión como primer ministro israelí, y organizando uno de los mayores regresos en la historia política de Israel al convertirse en primer ministro (nuevamente) en 2009 y ya no dejar el puesto.

Si lograra sobrevivir hasta 2019, superaría en longevidad al líder más grande de Israel, David Ben-Gurion.

¿Pero lo hará? Después de una investigación de un año, la policía israelí concluyó esta semana con un "hay pruebas suficientes" para acusar a Netanyahu de soborno, fraude y abuso de confianza en dos casos que se reducen a aceptar obsequios materiales y cobertura periodística favorable a cambio de un posible quid pro quos político a unos ricos benefactores.

Dos casos adicionales de mayor gravedad están pendientes, aunque Netanyahu no es sospechoso en ninguno de ellos. Netanyahu ha negado haber actuado mal diciendo de las acusaciones que "no habrá nada, porque no hay nada".

La investigación pasará ahora al Fiscal General Avichai Mandelblit y su personal, donde se tomará una decisión sobre si hay pruebas suficientes para procesar.

Muchos analistas y expertos han perdido dinero apostando en contra de Netanyahu. Recuerdo que en vísperas de su elección para un primer mandato en mayo de 1996, le comenté a mi colega Dennis Ross que no había forma de que Netanyahu pudiera convertirse en primer ministro. Estaba equivocado. Muchos han estado equivocados desde que subestimaron sus habilidades de supervivencia. Netanyahu no es algo pasajero en la política israelí. Pero, ¿es este el comienzo del fin para él?

Mucho podría cambiar antes de que termine el año, pero aquí hay algunas observaciones sobre la tormenta que envuelve a la política israelí.

- Todavía queda un largo camino

Cualquier persona, amigo o enemigo, que espere que el primer ministro se irá facilmente debe acostarse y esperar en silencio hasta que pase el sentimiento.

El ex primer ministro Ehud Olmert, que pasó un tiempo en prisión por fraude y soborno, renunció en 2008, incluso antes de que la policía lo acusara. Netanyahu, quien ha mantenido que "no habrá nada porque no hay nada", no caerá sin luchar. Tomó ocho meses antes de que Olmert fuera acusado, y permaneció como jefe de un gobierno provisional hasta que se convocaron elecciones anticipadas.

El fiscal general sopesará seriamente cualquier decisión de acusarle sobre la base de si puede obtener una condena. Optar por no condenar podría ser un golpe importante para el sistema político y legal de Israel.

Mientras tanto, Netanyahu continuará gobernando y demostrando tanto su autoridad como su indispensabilidad, especialmente en lo que respecta a la seguridad, en la que destacará su experiencia frente a muchos desafíos.

La idea de que el Primer Ministro intencionalmente crearía una situación de "crear el caos" y llevar a Israel a una guerra como distracción y diversión es remota. Pero sin duda defenderá que el país no puede permitirse prescindir de él por algunos obsequios de cigarros y champaña y precisamente en momentos tan críticos.

- Si es acusado, ¿renunciaría Netanyahu?

Una acusación formal por cargos graves - por ejemplo, soborno, abuso de confianza, fraude - forzaría la cuestión ante los tribunales de la opinión pública y política.

Como mínimo, una acusación probablemente desencadenará nuevas elecciones convocadas por Netanyahu o por uno de sus adversarios. Por ahora, la coalición parece estable, aunque los rivales de Netanyahu estarán observando de cerca para ver cómo se desarrolla el proceso legal, al menos hasta que el fiscal general tome la decisión de procesar o no.

Netanyahu ha molestado a muchos de sus antiguos socios, algunos de los cuales, como su rival Naftali Bennett o Moshe Kahlon, tienen sus propias aspiraciones políticas, y si Netanyahu es acusado, el gobierno actual seguramente no sobrevivirá.

Siempre es posible que la coalición se una a su alrededor, pero es difícil imaginar una situación en la que Netanyahu pueda seguir siendo primer ministro si se lo juzgan por cargos de corrupción.

- ¿Qué hay del proceso de paz?

El final de Netanyahu no significa el comienzo de un proceso de paz serio. Es probable que Netanyahu nunca se haya visto a sí mismo como el primer ministro israelí que fuera el padre de un Estado palestino, basado en una división política de Jerusalén, el desmantelamiento de asentamientos y las fronteras de un estado palestino muy similares a las de junio de 1967.

Ha demostrado ser muy reacio al riesgo en cuestiones de guerra y de establecimiento de la paz. Y su autoimagen e ideología hacen que sea difícil imaginar que alguna vez acepte algo cercano a la narrativa palestina actual. Aún así, no es el líder más derechista de su coalición, y de hecho está flanqueado por otros, especialmente Bennett, mucho más duro que él.

Pero correr hacia un proceso de paz en el clima actual, enmarcado por la violencia, por un movimiento nacional palestino disfuncional y por un débil Mahmoud Abbas, difícilmente parece una mano ganadora. El problema en la política israelí es quién puede armar una coalición viable. Como dice el viejo refrán, un líder sin seguidores es solo un tipo que sale a caminar.

Para poder identificar al proceso de paz como una cuestión clave en unas elecciones, si Netanyahu se enfrenta a su desaparición política, necesitaría un verdadero drama: una elección clara ante el público israelí de un candidato popular en el que los israelíes puedan confiar a nivel de seguridad y una oferta a Palestina o a los socios árabes de verdadera paz y seguridad. Y eso es un tramo.

De hecho, los palestinos ahora se preocupan de que, bajo la presión de las investigaciones, Netanyahu desee solidificar sus vínculos con la derecha y emprender acciones sobre el terreno que puedan excluir de una vez por todas la posibilidad de una solución de dos estados.

Está la cuestión de la emergente iniciativa de paz de Trump. En un esfuerzo por apoyar a Netanyahu, la administración Trump podría extender su acuerdo final en términos que probablemente hagan posible la aceptación de Israel y apuntar a impulsar la relación estadounidense-israelí.

Los palestinos seguramente lo rechazarían, pero reafirmaría que Netanyahu tiene la llave para manejar los lazos con Washington. Y si varios estados árabes hablaran positivamente de esa oferta, también aumentaría su arsenal. Por otro lado, la probabilidad de que el plan Trump fracase casi con toda seguridad podría dar a la administración Trump una excusa para retrasarlo dada la situación inestable en Israel.

- ¿Cambiaría algo si Netanyahu se fuera?

Netanyahu ha dominado la política israelí durante la mayor parte de la última década. Es ilógico suponer que su partida no crearía una realidad política nueva y dinámica. Pero qué tipo de realidad es otro asunto. Con las muertes de Shimon Peres y Ariel Sharon, los últimos de la generación fundadora de Israel, Israel se enfrenta a su propia transición y a desafíos de liderazgo. Y una generación más joven de primeros ministros - Olmert (recientemente fuera de prisión), Ehud Barak (quien genera una profunda desconfianza) y Netanyahu (tal vez pronto acusado) realmente no se han levantado para reemplazarlos.

El antiguo presidente de la Knésset, Avraham Burg [N.P.: menudo ejemplo, un trepa que cuando ve que no tiene opciones de seguir trepando se convierte en un santo laico al estilo progresista], solía comparar a Peres con un árbol de hoja perenne, majestuoso e impresionante, pero donde debajo nada crece.

Netanyahu, clara y deliberadamente, no ha preparado sucesores, y de hecho ha alienado a la mayoría de sus antiguos colegas del Likud. Aún así, es posible que al Likud le vaya mejor en las próximas elecciones sin Netanyahu.

¿Quién le podría reemplazar en la derecha? ¿Y quién tiene la inteligencia política, la resistencia y los credenciales de seguridad para motivar a la base del Likud y ampliarla para quitarle los votos al centro?

A varios miembros del Likud les gustaría el trabajo. Pero, ¿quién de ellos sería elegible y capaz de formar una coalición gobernante estable? En cuanto al Partido Laborista y su líder, Avi Gabbay, un millonario hecho a sí mismo que parece capaz de relacionarse con los israelíes de clase trabajadora, y a quien The Guardian describió como el israelí Emmanuel Macron, ¿quién sabe realmente?

Los laboristas no han ganado una elección en 18 años y ahora las encuestas les situan en tercer lugar después de Likud y el partido de centro Yesh Atid, encabezado por otro posible candidato a primer ministro, Yair Lapid, a quien algunos consideran un candidato de primera fila y que testificó en la investigación en curso contra Netanyahu. En cualquier caso, es demasiado pronto para especular sobre quién podría sustituir a Netanyahu si abandona la escena.

Es posible, aunque no probable, que Netanyahu de alguna manera sobreviva. Si no lo hace, tal vez el cambio y la transición produzcan nuevos líderes y elecciones reales.

De hecho, todavía es demasiado pronto para predecir el curso de la investigación, y mucho menos el futuro de la política israelí. Pero una cosa es cierta: abróchense los cinturones de seguridad. La política en un Oriente Medio ya inestable está a punto de volverse aún más turbulenta e incierta.

Labels: ,

Un análisis nada favorable: Netanyahu puede sobrevivir a su crisis de corrupción, pero dependerá de que genere tanto caos como sea posible - Michael Koplow - Foreign Policy



La recomendación del martes de la policía israelí de acusar al primer ministro Benjamin Netanyahu por soborno, fraude y abuso de confianza en una serie de casos de corrupción no fue inesperada.

Las investigaciones sobre lo que se ha denominado Caso 1000 y Caso 2000 -  que involucran a Netanyahu por recibir regalos y favores de varios magnates de los negocios y de los medios a cambio de interceder en su nombre de diferentes maneras - han estado en curso durante meses, con el público lamiendo detalles que involucran a los hábitos de fumar cigarros caros del primer ministro y la inclinación de su esposa por el champagne rosado y las joyas caras.

Pero el hecho de que las recomendaciones de la policía fueron el resultado de una larga y lenta investigación no ha hecho que su impacto sea más suave. Netanyahu llevó inmediatamente a la televisión para defenderse, mientras que varias figuras de la oposición solicitaron de inmediato que dimitiera.

A pesar de todo el sonido y la furia, a menos que el fiscal general de Israel, Avichai Mandelblit, decida acusar a Netanyahu, una decisión que podría tomar meses, el primer ministro no irá a ninguna parte. Los principales líderes de los partidos de su coalición, incluidos Naftali Bennett, Moshe Kahlon y Avigdor Lieberman, ya han expresado su renuencia a derrocar al gobierno o a dejar a un lado a Netanyahu.

Sin embargo, esto no significa que Israel vaya a disfrutar de tranquilidad y estabilidad hasta que Mandelblit determine si las recomendaciones de la policía serán tomadas en cuenta o ignoradas. Desde este punto en adelante, la supervivencia de Netanyahu dependerá de que genere tanto caos como sea posible.

Los principales objetivos de Netanyahu son los votantes israelíes y el tribunal de la opinión pública, apelando a sus instintos primarios. En ese dominio, Netanyahu es un maestro sin igual entre los políticos israelíes que vinieron antes que él.

Uno de los logros más señalados de Netanyahu ha sido transformar el sistema político de Israel de uno dominado por los partidos a uno dominado por personalidades. Cuando Netanyahu hizo su primer intento para hacerse cargo del partido Likud hace 25 años, el sistema del partido lo descartó en gran parte. Como no había escalado por las filas del Likud y no estaba enredado en el aparato del partido, se le descartó como alguien que no podía llegar lejos en un ecosistema dominado por el partido.

Pero Netanyahu, al comportarse más como un político estadounidense que como un político israelí, entendió el poder de las imágenes y cómo usar la televisión y los medios de comunicación de una manera que otros políticos israelíes no lo hicieron.

Netanyahu no solo convirtió las elecciones en una elección sobre el líder antes que sobre el partido, sino que también se ha asegurado desde entonces enfatizar la personalidad sobre la política.

Fue esta creación sin precedentes del culto a la personalidad política lo que le permitió a Netanyahu cultivar el mito de ser "el señor seguridad", a pesar de ser más reticente a usar la fuerza que la mayoría de los primeros ministros anteriores en la historia israelí, "el campeón de los asentamientos", a pesar de construirlos en un índice más lento que sus predecesores, y en un efectivo defenestrador de sus rivales políticos.

Desde que surgió la primera pista de que estos casos de corrupción podrían ser peligrosos para Netanyahu, ha utilizado su estilo politiquero estadounidense para enfatizar que, en un estribillo familiar para los oídos estadounidenses, las investigaciones son una cacería de brujas construida sobre mentiras y noticias falsas.

Ha tachado a los medios de comunicación como parciales, denostado a la policía diciendo que realizaba una venganza personal contra él y su familia, y afirmado una y otra vez que las investigaciones son un esfuerzo de quienes no pueden derribarlo en las urnas para derrocarlo por medios antidemocráticos .

Cuanto más ha criticado la credibilidad de los burócratas encargados de investigar sus acciones, más ha polarizado al país y galvanizado una justa indignación entre sus partidarios, quienes en este momento es poco probable que crean que cualquier cargo contra su icono es objetivo y no está contaminado.

Continuar sembrando el caos y la confusión, y enfatizar que fuerzas oscuras están dispuestas a derribarlo es la mejor manera para que Netanyahu se asegure de que cualquier cargo presentado en su contra pueda provocar un riesgo demasiado grande que pueda desgarrar al país. Se trataría de presionar a Mandelblit para que libere a Netanyahu, en lugar de arriesgarse a destrozar el país y crear una crisis de confianza aún mayor en las instituciones de Israel que lo que podría resultar de una simple acusación y la renuncia de un primer ministro.

La única esfera en la que esta dinámica no es cierta se encuentra dentro del propio caucus del Likud de Netanyahu. Algunos de sus defensores más ardientes están dispuestos a elevar sus intereses por encima de todo, pero otros son mucho más escépticos. Las declaraciones inmediatas del Likud y de otros miembros de la coalición que apoyan a Netanyahu revelan que nadie en el poder quiere arriesgarse a derrocar a la coalición más derechista en la historia de Israel. Estas declaraciones no reflejan ningún gran apego o lealtad personal a Netanyahu.

A diferencia de la mayoría de los votantes del Likud, muchos diputados del Likud y funcionarios del partido nunca han perdido de vista el hecho de que Netanyahu es simplemente una nave para cumplir con los objetivos del partido y difundir su ideología. Una vez que sus problemas legales dañaran su capacidad para continuarlos, se puede contar con una rebelión silenciosa que se extendería dentro de las filas del partido y con un esfuerzo por reemplazarlo por alguien más efectivo.

Para adelantarse a tal situación, Netanyahu necesita crear desorden en otro frente, atendiendo a los impulsos más extremos del Likud, lo que en este momento significa abogar por la anexión de Cisjordania en su totalidad o en parte. Mientras Netanyahu hasta ahora ha mantenido detenida la línea de la anexión, advirtiendo a los ansiosos legisladores que hacerlo sin la aprobación de los Estados Unidos sería un desastre, también sabe que puede ser la única forma de que capee la tormenta manteniendo el apoyo de su partido intacto.

Netanyahu siempre ha hecho o dicho lo que pensaba que necesitaba para mantenerse en el poder. La anexión de asentamientos, incluso si se limita a la comunidad dormitorio de Jerusalén de Maale Adumim, provocará una condena internacional sin precedentes, una crisis con la vecina Jordania y disturbios entre los palestinos de Cisjordania, pero también contribuirá en gran medida a garantizar que Netanyahu no sea reemplazado por su propio partido. Es otro frente donde el caos puede ser perjudicial para los intereses nacionales de Israel, pero beneficioso para los intereses personales de Netanyahu.

Netanyahu no va a ir a ninguna parte en el corto plazo, y está dispuesto a quemar la residencia del primer ministro en la calle Balfour antes de entregar voluntariamente las llaves.

Mientras que la conflagración podría estar a meses de distancia, no hay duda de que Netanyahu se está preparando para consolidar el partido.

Labels: ,

Las protestas organizadas cerca de la valla de seguridad como infraestructura para los ataques terroristas - Ron Ben-Yishai - Ynet




Los ataques del IDF contra la Franja de Gaza el sábado por la noche, en respuesta a la detonación de un artefacto explosivo en la valla fronteriza que hirió a cuatro soldados israelíes, golpearon "objetivos de alta calidad" que sirven al núcleo de la fuerza militar de Hamas.

Uno de estos objetivos era un túnel que aún no se había infiltrado en el territorio israelí, pero que el IDF había planeado atacarlo y destruirlo si cruzaba la frontera y cuándo lo hiciera.

Este conjunto de objetivos tenían como fin proporcionar a Hamas un inusualmente severo golpe militar, dejando en claro que el IDF ya no permitiría a la organización terrorista utilizar las protestas civiles con fines militares y para llevar a cabo ataques terroristas. El daño y la destrucción sufridos por la fuerza militar de Hamas fueron probablemente la razón por la que la organización disparó misiles antiaéreos contra los aviones israelíes e incluso anunció que lo había hecho.

El fuego antiaéreo fue ineficiente, pero casi no hay duda de que los misiles también fueron disparados en un intento de imitar el fuego antiaéreo sirio del pasado fin de semana, el cual derribó un avión de combate de la IAF, y posiblemente también debido a los serios problemas prácticos y morales causados por los ataques del IDF.

Los cohetes disparados el sábado contra la zona fronteriza de Gaza y la zona de Mishmar HaNegev probablemente no fueron lanzados por Hamas, sino más bien por las organizaciones "rebeldes". Sin embargo, no hay duda de que la angustia de la población civil en Gaza y los acontecimientos en el norte nos están acercando a la próxima escalada en el sur.

Hamas se ha dado cuenta hace mucho tiempo de la potencial infraestructura que representa para los ataques terroristas las protestas civiles en los alrededores de la valla. La organización rebelde que plantó el artefacto explosivo usó esta infraestructura y básicamente estaba actuando en nombre de Hamas. Lo que comenzó como furiosas protestas supuestamente espontáneas de civiles próximas a la valla después del episodio de la instalación de detectores de metales a la entrada de la mezquita Al-Aqsa, y posteriormente por el reconocimiento del presidente estadounidense Donald Trump de Jerusalén como capital de Israel, se convirtió en un fenómeno habitual en los últimos meses.

Todos los viernes, Hamas moviliza a los jóvenes palestinos contra la valla, donde prenden fuego a los neumáticos, se acercan a la valla, la cruzan a veces y cuelgan banderas en ella. Todo ese tiempo, están estrechamente supervisados ​​por hombres armados de Hamas sentados en torres de observación. Los manifestantes lanzan canicas y piedras contra las fuerzas de Tsahal, pero incluso cuando los soldados les disparan para alejarlos de la valla o les disparan a las piernas, e incluso cuando ese fuego acaba ocasionalmente matando a algunos de ellos, Hamas evita devolver el fuego y apenas responde.

Este patrón de acción probablemente provenga del deseo de Hamas de mantener la calma mientras construye la infraestructura para una actividad diferente, que ha sido expuesta por Hamas en las últimas dos semanas. Los portavoces de Hamas han declarado explícitamente que, en caso de una escalada en la situación en la Franja, planean realizar protestas masivas y conseguir que decenas o cientos de miles de personas se acerquen a la valla, la crucen y marchen hacia Israel. Saben que esto creará un dilema tanto para el IDF como para el gobierno israelí: ¿deberían abrir fuego y arriesgarse a matar a muchos de los manifestantes, o evitar disparar y arriesgarse a que los habitantes de Gaza entren en territorio israelí?

Las organizaciones rebeldes, que aparentemente prestaban mucha atención a los preparativos para este patrón de acción, decidieron acelerar su potencial antes de lo que Hamas había planeado. Vieron al IDF trabajando para neutralizar cualquier objeto sospechoso cercano a la valla, y prepararon una trampa. Llenaron la base de la bandera, que presuntamente se colgó durante la protesta, con explosivos, convirtiéndola en un dispositivo letal que hirió a los miembros de la unidad de desactivación de bombas y a soldados de la Golani.

En lo que respecta al IDF, esta es una llamada de atención que demuestra el peligroso potencial de las protestas civiles, supuestamente inocentes, cercanas a la valla. El ejército tendrá que decidir si permite tales protestas el próximo viernes y qué tan lejos de la valla fronteriza. La IDF puede informar a Hamas a través del coordinador de las actividades gubernamentales en los territorios, a través de los egipcios, a través de octavillas y eventualmente disparando a las piernas de los manifestantes, que los manifestantes no podrán moverse más allá de 200-300 metros al oeste de la valla.

Esta área, que solía llamarse "el perímetro", todavía existe tanto para los hombres armados como para los civiles. La "zona de seguridad especial" se ha reducido durante las protestas del viernes a lo largo de la valla, y el IDF ahora tendrá que aplicarla. Si muchos palestinos resultan heridos, podría provocar una escalada.

En una operación pequeña y dolorosa, los Comités de Resistencia Popular, una de las organizaciones paraguas de los diferentes grupos terroristas, lograron aumentar las tensiones y socavar la estabilidad a lo largo de la valla fronteriza.

Lo segundo que tendrá que hacer la IDF es revisar el procedimiento de manejo de dispositivos explosivos a lo largo de la valla. Hay varios procedimientos destinados a ayudar a los soldados a detectar dispositivos explosivos u objetos sospechosos y neutralizarlos desde lejos, disparándoles o enviando a un perro para que los huela.

Estos procedimientos se han implementado con éxito desde la Operación Borde Protector, y los dispositivos explosivos colocados a lo largo de la valla de vez en cuando se han detectado y neutralizado. El incidente del sábado fue la primera vez que alguien resultó herido por uno de estos dispositivos.

Por lo tanto, estos procedimientos deben enfatizarse y tal vez adaptarse a la nueva realidad, en la que cada objeto colocado a lo largo de la valla tiene el potencial de ser un dispositivo explosivo.

Labels: ,

Saturday, February 17, 2018

El vínculo entre los judíos y el dinero ya no es tabú - Ofri Ilany - Haaretz



La correspondencia entre Martin Heidegger y Hannah Arendt incluye una carta que Arendt recibió de la esposa del filósofo alemán, Elfride, en abril de 1969. Le informa a Arendt que ella y su esposo han decidido construir una pequeña casa de un piso en su patio trasero y renunciar a la gran casa en la que vivían cerca de Friburgo. La nueva estructura "costaría alrededor de 80-100,000 marcos, que no tenemos, por supuesto, pero tenemos objetos de valor". Para pagar la casa, decidieron vender el manuscrito original de "El Ser y el Tiempo" de Heidegger de 1927, que para entonces se consideraba una de las obras fundamentales de filosofía del siglo. "Pero como no sabemos nada sobre dinero, no tenemos idea de cuánto vale este manuscrito y cuanto podían solicitar por su venta", escribe Elfride Heidegger.

¿Qué llevó a Elfride Heidegger, que era aparentemente bastante antisemita, a consultar sobre asuntos financieros con Hannah Arendt, una intelectual judía que en el pasado había sido la amante de su marido, y de la que Elfride evidentemente no era muy amiga (como se refleja en cartas escritas por el esposo)? La respuesta está contenida en la pregunta: Los Heidegger supusieron que Arendt, siendo judía, sabría mucho más de dinero que ellos. Aunque era una conocida filósofa política, supusieron que la sangre de un asesor financiero corría por sus arterias.

El propio Heidegger escribió en sus "cuadernos negros", del período del dominio nazi, que el judaísmo mundial tiene un "marcado talento para el cálculo" que pone en peligro el "Ser" mismo (traducción de Greg Johnson). Sin embargo, resulta que cuando surgió la necesidad, los propios Heidegger no se negaron a apelar a esa imaginaria habilidad contable.

Arendt, por su parte, parece no haberse sorprendido: de inmediato les ofreció algunos consejos, aunque se percibe un cierto grado de agravio en su respuesta: "En respuesta a su consulta, les escribo inmediatamente para decirle lo que sé, que no es mucho".

Esta anécdota ejemplifica ese estereotipo de siglos de antigüedad según el cual los judíos tienen una habilidad innata para lidiar con el dinero. Es una imagen que se aferró a los judíos incluso cuando eran pobres. Después del establecimiento del Estado de Israel, el estereotipo pareció desvanecerse un poco, ya que el nuevo judío imaginado por el sionismo era supuestamente un experto en agricultura y en luchar, no en la banca. Pero hoy está perfectamente claro que el estereotipo de "judío y dinero" es casi tan potente como lo era hace un siglo. Baste recordar el comentario del presidente Donald Trump a los líderes judíos durante la campaña electoral: "No me van a apoyar, porque yo no quiero (busco) su dinero".

Teniendo en cuenta la oscura historia del tema de la conexión entre los judíos y el dinero, la historia económica real de los judíos es un tema muy sensible. La historia judía ha sido descrita como "una cabeza sin cuerpo". Como señala el historiador Jonathan Karp, el personaje de Shylock, el notorio usurero en "El mercader de Venecia" de Shakespeare, ha arrojado "una larga sombra de actitud defensiva sobre las autopercepciones judías". Sin embargo, en la última década, los historiadores se han centrado cada vez más en la vida económica de los judíos y han tratado de disipar el misterio y los mitos que envuelven al tema. Karp ha llamado a esto un "giro económico" en el campo de los estudios judíos.

Hasta no hace mucho tiempo, la mayoría de los historiadores preferían profundizar en la historia del antisemitismo o en estudiar los orígenes de la cábala, o analizar la filosofía judía, y no detenerse, por ejemplo, en la historia de los imperios bancarios y comerciales establecidos por ciertos judíos. Ese tema fue en gran parte descuidado por los mismos historiadores judíos, dejándolo para esos pensadores que poseían inclinaciones antisemitas.

Un ejemplo notable es el sociólogo alemán Werner Sombart, quien en 1911 publicó el influyente libro "Los judíos y el capitalismo moderno". En respuesta al sociólogo Max Weber, Sombart argumentó que fueron los judíos, no los protestantes, los que inventaron el capitalismo. La compatibilidad de los judíos con el capitalismo, pensó, estaba relacionada con rasgos sustantivos del judaísmo, el cual, desde los albores de la historia, entrenó a los judíos en "el sometimiento de los instintos meramente animales del hombre". De manera muy dudosa, el sociólogo asocia el pensamiento judío abstracto con los orígenes nómadas de los judíos del desierto: "Los contornos nítidos del paisaje en los países cálidos y secos, su brillante sol y sus sombras profundas, sus noches claras y estrelladas, y su vegetación achaparrada, no pueden resumirse todos ellos en una única palabra, abstración".

De hecho, los eruditos judíos a menudo han tratado de enfatizar los elementos socialistas de su cultura, una tendencia que fue consistente con la tendencia izquierdista de muchos intelectuales judíos a mediados del siglo XX. Pero esa situación parece estar cambiando. No pocos intelectuales judíos contemporáneos han adoptado el capitalismo como un enfoque económico legítimo, y no se avergüenzan de él. Como tal, están orgullosos de presentar a sus correligionarios como pioneros del capitalismo.

Uno de estos últimos es el historiador Jerry Z. Muller. En su libro de 2010 "El capitalismo y los judíos", Muller recurre a los financieros judíos que establecieron el Deutsche Bank y el Dresdner Bank. Un enfoque similar se adopta en "Los pocos elegidos" (2012), de Maristella Botticini y Zvi Eckstein. Su libro describe el préstamo usurero como un comercio judío, uno en el cual los judíos se especializaron por su propia voluntad, a fin de explotar sus ventajas relativas sobre una población general sin educación. De esta manera, sostienen los autores, los judíos trajeron prosperidad a los países en los que estaban activos.

La última década también ha visto la publicación de muchos estudios que promueven afirmaciones menos radicales, pero que describen las redes globales de comercio en las que los judíos desempeñaron un papel crucial a lo largo de la era moderna. Así, Sarah Abraveya Stein, en su libro de 2012 "Plumas de avestruz, judíos y un mundo perdido de comercio global", cuenta la historia del comercio judío de plumas de avestruz y de otros artículos de lujo, que floreció desde la década de 1880 hasta la Primera Guerra Mundial. Ella sostiene que en estas y en otras redes, los judíos "funcionaron como el pegamento que unía un mercado global". La historiadora Francesca Trivellato ha escrito sobre el papel desempeñado por los judíos sefardíes en el comercio internacional durante los siglos XVII y XVIII, y Cornelia Aust, en su próximo "The Jewish Economic Elite", traza el papel de los judíos asquenazis en esta historia.

Estas obras están a la vanguardia del estudio de la historia judía, pero el sistema educativo israelí preferiría centrarse en otros aspectos de la historia del pueblo judío, aunque, por ejemplo, la influencia ejercida por la familia Rothschild en la historia judía fue indudable, mayor que la de los escritos del filósofo Franz Rosenzweig o incluso Maimónides.

Y, por cierto, estos temas a veces se entrelazan. Tanto Isaac Abarbanel como Moses Mendelssohn fueron filósofos y financieros. El barón Walter Rothschild no solo fue un banquero, sino también un zoólogo, que clasificó más de 150 especies de insectos y poseía 300.000 aves disecadas.

Aparentemente, no siempre tienes que hacer una elección.

Labels: , ,

Adiós a un paradigma fallido - Maj. Gen. (ret.) Gershon Hacohen - Israel Hayom



La Conferencia del Instituto de Estudios de Seguridad Nacional de la semana pasada fue impresionante según cualquier estándar internacional. El conflicto israelo-palestino fue, por supuesto, un tema importante de discusión, aunque no se presentó ninguna idea innovadora más allá del paradigma de distribución de tierras.

La observación más pertinente vino del panelista y columnista del New York Times Thomas Friedman, quien preguntó cómo puede ser que un país tan creativo como Israel no haya presentado una idea más innovadora para resolver el conflicto más allá de repetir su deseo de separarse de los palestinos. .

El profesor Yariv Marmor del Technion, el Instituto de Tecnología de Israel, me enseñó que para pensar de manera innovadora, primero debemos estar familiarizado con la caja (los pensamientos habituales) y, en particular, con la tapa.

Cuatro suposiciones mantienen la tapa en la caja, y se han mantenido allí por todas las administraciones estadounidenses desde la era Clinton:
- La solución al conflicto debe limitarse geográficamente al territorio comprendido entre el río Jordán y el mar Mediterráneo. 
- La solución exige el establecimiento de un Estado palestino totalmente soberano. 
- Las fronteras deben basarse en las fronteras de 1967, con correcciones menores. 
- Cisjordania y la Franja de Gaza deben ser una sola entidad política.
Estas suposiciones no dejan espacio para la negociación y solo pueden dar como resultado un callejón sin salida en las conversaciones.

La crisis en Gaza, por ejemplo, podría haberse resuelto si Egipto hubiera ofrecido, con amplia asistencia internacional, una expansión de la Franja de Gaza en los espacios abiertos del desierto del Sinaí.

El discurso prevaleciente israelí e internacional, aceptado como evidente por sí mismo, coloca al Estado de Israel en una encrucijada conceptual entre dos posibilidades: o preservar un Estado judío y democrático dentro de las fronteras de 1967 con correcciones menores para los bloques de asentamientos, o terminar con un estado binacional que necesariamente acabaría en un apartheid (¿y por qué no en una guerra civil?).

Se requiere pensamiento creativo para evitarnos la trampa de tener que elegir entre estos dos caminos polares e imposibles.

La creatividad demostrada por Albert Einstein en su Teoría de la Relatividad podría servir como inspiración para escapar de esta fijación. Einstein no descubrió nada nuevo en el laboratorio, simplemente ofreció una teoría diferente que se centró en la invariancia de la velocidad de la luz. Del mismo modo, el pensamiento creativo sobre el conflicto exige el reconocimiento de la incapacidad de dividir este estrecho país en dos estados separados.

No es solamente la empresa de asentamientos en Judea y Samaria lo que dificulta la división del territorio. Las dificultades provienen de una serie de factores, incluidas las comunidades, el medio ambiente, el transporte, la economía, incluso el agua, las aguas residuales y la infraestructura eléctrica. La dificultad radica también en las consecuencias para la seguridad como resultado de la división de la tierra.

Lo que ha surgido en la región desde los Acuerdos de Oslo ofrece dos modelos para examinar: el modelo de Judea y Samaria, dividido en Áreas A, B y C, un modelo que representa un tipo de coexistencia entre palestinos e israelíes en áreas de diversas divisiones gubernamentales; y el modelo de la Franja de Gaza, que representa una división binaria, donde "nosotros" estamos separados de "ellos" por una cerca y un borde rígido.

El camino para pensar creativamente sobre el conflicto comienza con la investigación sobre la diferencia en los patrones de actividad de seguridad entre Gaza y Judea y Samaria.

En el modelo de Gaza, de separación total, se requieren fuerzas militares que requieren una gran cantidad de recursos: tanques, aviones de combate y acciones militares de alta intensidad de vez en cuando, además de una inversión masiva para erradicar la amenaza del túnel del terror.

En el modelo de Judea y Samaria, la seguridad se organiza en un equilibrio espacial híbrido en los puntos de encuentro diarios entre Israel y los palestinos, en una dinámica de coexistencia económica con presencia civil israelí, lo que impide una operación militar masiva. Cuando se trata de calidad de vida, el modelo de Judea y Samaria está resultando más beneficioso para ambas partes.

La clave de la solución creativa que busca Friedman radica en el estudio y el desarrollo de las ventajas del modelo espacial híbrido emergente en Judea y Samaria, con poderes gubernamentales desde larga fecha asignados a la Autoridad Palestina en las Áreas A y B.

Salir de la caja requiere una voluntad de despedirse del paradigma fallido de la separación espacial absoluta cuando se trata de Judea y Samaria.

Labels: ,

Partidismo, Farrakhan y un "judío liberal" - Jonathan Tobin - JNS



¿Y si los escenarios son los placeres culpables de cierto tipo de historiador y de fanáticos de la ciencia ficción? Pero incluso si piensan que reflexionar sobre tales cuestiones es generalmente una pérdida de tiempo, es difícil resistirse a la de la foto que acaba de aparecer en la que el senador Barack Obama sonríe ampliamente al lado de Louis Farrakhan. ¿La publicación de la imagen tomada en una reunión del Congressional Black Caucus (CBC) en 2005 habría descarrilado sus planes presidenciales?

Nunca lo sabremos. El CBC le pidió al fotógrafo independiente que la enterrara y así lo hizo. Solo ahora ha salido a la luz después de que ya no puede dañar la carrera del hombre que era una estrella en ascenso en el Partido Demócrata. Pero es una certeza absoluta que si se hubiera publicado en algún momento durante la campaña de 2008, habría ayudado a Hillary Clinton a defenderse del desafío de Obama para la nominación demócrata, o bien habría dado un impulso al republicano John McCain en las elecciones generales.

Pero al igual que con la política, lo que piense sobre esta cuestión depende de su afiliación política y de cómo piense con respecto al 44° presidente. Para los liberales que se enamoraron del hombre con un temperamento tan cool, así como con la idea de elegir a nuestro primer presidente afroamericano, sería como la presencia de Obama durante 20 años en una iglesia dirigida por un ministro radical con un historial de discursos de odio y antipatía hacia Israel, es decir, una cierta vergüenza lateral pero no descalificadora. Para los conservadores, sin embargo, sirvió para confirmar lo que ya sentían que era la falsedad fundamental de Obama como un hombre de buena voluntad.

Por lo que pueda valer, yo no creo que la foto hubiera marcado la diferencia. Ya hemos visto suficiente de la formidable habilidad del ex presidente Obama a la hora de usar tácticas de jiu-jitsu para convertir su falta de responsabilidad en fortalezas, por lo que intuímos que podría haber manejado esta crisis tan fácilmente como lo hizo con sus conexiones con el reverendo Jeremiah Wright y otros radicales.

La foto salió días después de que el ex presidente Obama fuera citado diciendo en una sinagoga que él y su equipo solían bromear diciendo que él era "básicamente, un judío liberal". La observación, que surgió durante una acto en el Templo Emanu-El de Nueva York, estaba en el contexto de la defensa de Obama de su actitud hacia Israel.

Con la excepción de una ofensiva de encanto hacia los judíos que coincidió con sus esfuerzos de reelección, Obama discutió incesantemente con el gobierno de Israel durante sus ocho años en el cargo, criticando sus políticas de seguridad y asentamientos y, en particular, abrió un nuevo camino en el tratamiento de los vecindarios judíos en Jerusalén construidos desde 1967, considerándolos como no diferentes de los asentamientos de Cisjordania. También rompió con la comunidad pro israelí al buscar un acercamiento con Irán, para ello rompió su promesa de 2012 de eliminar el programa de Irán y acordó un acuerdo que no solo enriqueció y dio poder a Teherán, sino que aseguró que dentro de una década podría obtener un arma nuclear con impunidad legal.

Pero es probable que la mayoría de los judíos estadounidenses que son liberales todavía estén felices de contar con Obama "como uno de su tribu". Comparten su creencia de que estar dispuesto a criticar a su gobierno cuando hace algo que ofenda su sensibilidad es señal de ser un verdadero amigo de Israel. La creencia de Obama de que una mayor "luz del día" entre los Estados Unidos e Israel conduciría a la paz con los palestinos fue desacreditada por la continua intransigencia y la violencia palestinas, y fue contradecida por un amplio consenso dentro la sociedad israelí. Sin embargo, nada de esto sacudió el afecto con el que los judíos liberales estadounidenses lo veían.

La razón es obvia: partidismo. En nuestra nación bifurcada, la sospecha de que estamos ante unos opositores políticos es ahora tan profunda que no podemos escuchar sus argumentos, o incluso pensar honestamente sobre aquellos de nuestro sector que generan una gran división política, algo ilustrado de nuevo por el debate sobre la investigación de Rusia.

Y es que los judíos liberales estadounidenses le hicieron unas concesiones a Obama que nunca le hubieran dado a un conservador. Y continuaron haciendo esas concesiones durante toda su presidencia porque la guerra contra los republicanos era más importante que cualquier otra cosa. Lo mismo ocurre con los conservadores que hacen concesiones a las deficiencias del presidente Trump debido a su punto de vista contrarion a los demócratas.

Es por eso que discutir sobre el significado de la fotografía de Obama / Farrakhan (que, como era de esperar, ha sido ignorada por los mismos medios que actuaron como una entusiasta "cámara de eco" de Obama en el debate sobre Irán, el escándalo del IRS y muchos otros temas) todavía valga la pena, incluso si ya no puede afectar la historia.

Aunque la foto habría sido perjudicial, ninguna imagen iba a desilusionar a los judíos liberales estadounidenses que ya estaban enamorados de Obama. No importaba lo que Obama hubiera hecho con Israel o con Irán, nunca existió la posibilidad de que sus compañeros demócratas, judíos o no judíos, se volverían contra él. Eso se debe en parte a sus impresionantes poderes de persuasión, pero principalmente porque la atracción de las tribus políticas parece ser mayor que la de cualquier otra lealtad en nuestra época hiperpartidista.

Esta es una historia de advertencia para los judíos estadounidenses republicanos que actualmente pueden estar bajo el hechizo muy diferente de Donald Trump, ya sea porque les gusta su enfoque poco ortodoxo de la política o porque lo ven como una especue de "judío conservador honorario" (sus nietos al menos lo son) debido a su posición sobre Jerusalén.

Pero también debería recordarles a los judíos estadounidenses demócratas que se oponen por principio a cualquier cosa que haga Trump, incluyendo posiciones sobre Israel que hubieran aplaudido si las hubiera  llevado a cabo Obama o cualquier otro miembro de su partido, que debería haber algunos límites al partidismo.

Francamente, no me importa si, como ahora exige la Liga Antidifamación, Obama debe renovar su condena a Farrakhan por dicha foto. El barco del debate sobre la aptitud de Obama para el cargo atracó hace ya mucho tiempo, y nadie realmente se preocupa por las habituales y ritualizadas declaraciones sobre los extremistas. Lo que importa es si los judíos estadounidenses tendrán la sabiduría y las agallas para superar las etiquetas del partido para defender los intereses de su comunidad cuando sea necesario.

Con base a la evidencia, no creo que haya muchas razones para el optimismo.

Labels: ,

Apoyo de académicos israelíes de extrema izquierda al BDS porque Yad Vashem no conmemora el sufrimiento palestino - Liel Leibovitz - Tablet



A principios de este año, la Asociación Internacional para el Psicoanálisis y la Psicoterapia Relacionales anunció que celebraría su reunión de 2019 en Israel, lo que desencadenó un torrente no sorprendente de llamadas para boicotear la reunión o trasladarla a otro lugar.

Para no ser superados por sus compadres fulminadores del exterior, un buen número de psicoanalistas israelíes que se identifican como izquierdistas radicales (¿o me repito a mí mismo?) rápidamente se unieron a aquellos que abogan por la singularización del Estado judío para la calumnia. El debate se extendió principalmente entre los miembros de Psychoactive, un grupo que se define como "profesionales de la salud mental para los derechos humanos". Una minoría de sus miembros se opuso a apoyar el boicot, afirmando, de manera bastante racional, que el movimiento BDS está sobre todo interesado en la deslegitimación de Israel y que, además, las censuras ideológicas no son particularmente propicias para el pensamiento y el discurso libres. Pero la mayoría de los miembros de Psychoactive, de acuerdo con informes en la prensa israelí, votaron para unirse a las celebraciones anti-Israel.

¿Sus argumentos? Así habló Ilana Lach, que enseña en el Colegio Académico de la Sociedad y las Artes en Netanya: "Nosotros no somos unos 'buenos israelíes', esos que no merecen ser boicoteados porque no votamos por Bibi o [Naftali] Bennett", atacando de paso a uno de sus colegas que se oponía al movimiento BDS. "Tú y yo no podemos boicotear este país mientras vivamos en él, así que tenemos que encontrar otras formas de resistir... Si hay una gran presión internacional, como la que se aplicó en Sudáfrica, tal vez nos salve de nosotros mismos".

Esta locura, sin embargo, no fue suficiente para Lach. Ella tenía un as más en la manga: "el BDS merecía SU apoyo porque Yad Vashem conmemoraba, de manera egoísta y chovinista, solamente el sufrimiento de los judíos asesinados en el Holocausto, y no de los palestinos oprimidos por Israel".

"Este templo, que hace un trabajo muy importante relacionado con la memoria", escribió Lach a sus compañeros miembros psicoactivos, "fue erigido en las casas de un pueblo palestino que destruimos, asesinando y deportando a sus ciudadanos, y no conmemora su sufrimiento junto con el de los seis millones asesinados por los nazis".

Difícilmente se necesita un doctorado para darse cuenta de qué tan intelectualmente indefendible y moralmente odioso es realmente el argumento de Lach. Por un lado, no existe ninguna documentación creíble y de ningún tipo para apoyar su afirmación sobre las deportaciones, y menos los asesinatos, de los palestinos que una vez residieron donde ahora se encuentra Yad Vashem. La aldea a la que se refiere Lach, Hirbat Al Hamama, apenas está documentada - como admitió Lach en una conferencia psicoactiva de 2010 - por historiadores israelíes o palestinos, una rareza considerando el número de organizaciones interesadas en producir una descripción detallada de cada pueblo afectado por la guerra de 1948. Zochrot, una organización israelí de extrema izquierda dedicada a trazar el mapa de la Nakba - o la Catástrofe, según la denominación palestina para la guerra -, tampoco menciona la aldea, y los relatos de soldados israelíes que lucharon allí en 1948 solamente recuerdan algunos puestos de avanzada vacíos y uno ocupado por soldados jordanos, nada de civiles indefensos. Considerando el hecho de que el pueblo cercano de Dir Yassin es ahora mundialmente famoso por el asesinato de 107 palestinos por combatientes israelíes durante los combates allí librados en abril de 1948, es muy poco probable que Hirbat Al Hamama, si hubiera sido un lugar de asesinatos y deportaciones, se hubiera mantenido prácticamente desconocido y no fuera mencionado por ninguna de las partes del conflicto.

Pero incluso si crees, sin ningún fundamento fáctico, que Lach tiene razón sobre sus acusaciones de crímenes de guerra en los terrenos de Yad Vashem, exigir que la institución socave su misión de conmemorar a las víctimas del Holocausto y en su lugar conmemore a los palestinos que sufrieron durante la guerra de la Independencia, es una exigencia nociva. Argumentar que los judíos no tienen derecho a su propia memoria histórica a menos que abracen primero la memoria de sus enemigos, implica y supone alegar no solo que Israel no tiene derecho a existir como nación, sino que los israelíes no tienen derecho a existir como seres humanos subjetivos con voluntad, dignidad y orgullo

El BDS no podría haber tenido un mejor portavoz: Lach podría haber favorecido la agenda del BDS de la misma manera sin evocar a Yad Vashem y el Holocausto, pero su patología la llevó instintivamente a comparar a los israelíes con los nazis, esa especie de conspiración antisemita urológica que borra todas las falacias lógicas para apoyar un boicot contra Israel sin tener nada que decir sobre Siria, Irán, Rusia o cualquier cantidad de mayores delincuentes de los derechos humanos.

Afortunadamente para Lach, un avión lleno de profesionales de la salud mental de todo el mundo llegará pronto a su Israel natal. La ayuda psicológica que precisa está en camino.

Labels: ,

Irán y el régimen de Assad están trazando una línea en los cielos de Siria - Amos Harel - Haaretz



El derribo de un avión de combate de la Fuerza Aérea de Israel el sábado pasado - ya fuera una emboscada planificada o no después de que Israel atacara objetivos en Siria - indica que el precio que Israel pagará por la libertad de acción aérea ha aumentado.

La IAF completará su investigación sobre la pérdida de su avión de combate F-16I antes del martes. Los hechos básicos, como se informó a principios de esta semana, son claros: cuando los aviones israelíes atacaron un puesto de comando iraní cerca de Palmyra, subieron a una altitud de alrededor de 40.000 pies. Como la tripulación en un avión se centra en rastrear los misiles disparados en el ataque, no intentaron evadir los misiles antiaéreos sirios. Cuando su avión fue impactado, la tripulación fue inmediatamente expulsada. Las siguientes acciones (lanzarse en paracaídas, ubicar los asientos eyectores, recibir tratamiento médico) se desplegaron según las necesidades y salvó las vidas del piloto y del navegador heridos.

Aunque el precio es alto - ningún avión israelí había sido derribado por fuego enemigo desde 1982 -, cuando se considera el gran número de incursiones del IAF volando en todo el Oriente Medio en los últimos años, no es intolerable, especialmente dado que el incidente no terminó en fatalidades o en cautiverio. Pero para la fuerza aérea, un avión accidentado no es un resultado razonable. El umbral de riesgo no justificaba abandonar el avión y su bloqueo. La consulta probablemente lo etiquetará como un error operacional.

Los ataques aéreos sirios atribuidos a Israel por los medios extranjeros comenzaron en 2012. Su principal objetivo, según las "líneas rojas" del primer ministro Benjamin Netanyahu, es frustrar los esfuerzos sirios e iraníes para armar a Hezboláh con armas avanzadas. En los últimos dos años, la preocupación israelí se ha centrado principalmente en frustrar los intentos de mejorar el nivel de precisión de las armas de Hezboláh.

Según los medios extranjeros, después de fracasar a la hora de persuadir a Rusia y los Estados Unidos para que se aseguren de que las milicias chiítas operadas por Irán se mantengan a una distancia segura de la frontera norte de Israel, Israel también comenzó a atacar a otros objetivos en Siria. La analista Elizabeth Tsurkov escribió esta semana en el blog War on the Rocks que las fábricas de armas (incluida una gran instalación del régimen de Assad en septiembre pasado), los campamentos militares sirios y una base de la milicia chiíta fueron bombardeados, junto con los convoyes de armas.

Mientras tanto, Siria también aumentó su resistencia a los ataques, tras la restauración de su sistema de defensa aérea (dañado anteriormente en la guerra civil) y el impulso de confianza de las victorias del régimen de Assad contra los rebeldes. Al menos 28 misiles antiaéreos fueron disparados contra aviones israelíes el sábado pasado, más de lo que han sido disparados contra aviones de la IAF en los últimos 36 años combinados desde la primera guerra del Líbano en 1982.

Lo que está sucediendo aquí es la batalla de Israel por mantener su libertad aérea en el norte. Parece insistir en que las reglas anteriores, que le permitieron hacer lo que le plazca en los cielos sirios durante la guerra civil, siguen siendo válidas. Siria e Irán piensan lo contrario y están trabajando para transmitir ese mensaje.

¿Se tendió una emboscada a Israel el sábado pasado? El día de la batalla en el norte comenzó con el lanzamiento de un avión no tripulado desde la base iraní próxima aPalmyra, que fue interceptado por un helicóptero de la IAF sobre el valle de Beit She'an, aproximadamente un minuto después de cruzar a Israel desde Jordania.

El propósito del dron no se informó, pero su modelo, copiado de un dron estadounidense similar capturado por los iraníes en 2011, sugería que estaba destinado a la recolección de información.

Los funcionarios israelíes suponen que los iraníes no esperaban que su dron estuviera expuesto cuando ingresó al espacio aéreo israelí, y que los sirios aparentemente recurrieron a su patrón habitual de los últimos meses: disparar misiles antiaéreos cada vez que el movimiento de IAF indica la intención de atacar. Como resultado, varios altos funcionarios israelíes concluyeron que la cadena de eventos fue accidental en lugar de planificada.

Sin embargo, los altos oficiales jubilados son más escépticos. El ex comandante de la Fuerza Aérea Maj. Gen. (ret.) Eitan Ben Eliyahu dijo en la radio israelí que creía que probablemente fue una emboscada iraní-siria. Algunos de sus colegas recordaron las acciones de Hezboláh (acompañadas por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria iraní) durante los combates en el sur del Líbano en la década de 1990: siempre que las Fuerzas de Defensa de Israel establecían un método efectivo de guerra, los iraníes siempre buscaban una operación especial que arrojara un sonoro logro, "rompiendo la ecuación" entre las partes.

Es razonable suponer que, en la actualidad, los sirios e iraníes están preocupados por el continuo daño a los convoyes y depósitos de armas destinados a Hezboláh. Hacer que Israel lo pague caro contaría como tal logro, y el derribo del F-16I recibió una cobertura de medios mucho mayor en Israel y en el extranjero que los ataques de la fuerza aérea contra objetivos en Siria.

Fuentes israelíes dicen que el general Qassem Soleimani probablemente sea la persona que planee tales acciones. Dirige la fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria y es una némesis desde hace mucho tiempo de Israel desde el conflicto en el sur del Líbano.

El gobierno y la IDF insisten en que los eventos del sábado pasado no cambiarán la estrategia de Israel. Las líneas rojas permanecen como estaban, e Israel continuará tratando de frustrar los esfuerzos iraníes para establecer un punto de apoyo en Siria, el contrabando de armas a Hezboláh y, si es necesario, el plan iraní para construir una planta de armas de precisión en el Líbano.

En el corto plazo, la fuerza aérea tendrá que volver a examinar su patrón de vuelo operacional en el norte. A más largo plazo, probablemente se asignarán más esfuerzos y recursos para mantener la ventaja tecnológica de Israel sobre los sistemas de defensa aérea sirios e iraníes, especialmente si Rusia decide en el futuro darles sistemas antiaéreos más avanzados.

La campaña aérea continuará requiriendo una gestión delicada y profesional, desde el nivel estratégico hasta en los detalles más pequeños de la actividad operativa. Hace dos años y medio, después de que se desplegaran dos escuadrones de combate rusos en el oeste de Siria, Netanyahu y el presidente ruso Vladimir Putin se apresuraron a establecer un mecanismo para evitar la fricción aérea, una especie de línea directa que reduciría el riesgo de un choque directo entre dos fuerzas aéreas. Este mecanismo se demostró nuevamente el sábado pasado, y los rusos recibieron un breve aviso durante el ataque al puesto militar iraní.

Cruzando líneas rojas

El enredo de Netanyahu con la administración Trump del lunes pasado, con relación a unas conversaciones que aparentemente no mencionaban la anexión de asentamientos en Cisjordania , causaron a Israel más daños de los que se esperaba. El primer ministro asistió a la reunión semanal del partido Likud bajo una presión considerable consecuencia de tres circunstancias: los altercados con la policía que se preparaba para publicar unas recomendaciones que indicaban que debería ser acusado de soborno, las secuelas de la batalla del fin de semana en el norte y por aquellos miembros de la coalición gobernante que lo ponen en evidencia con sus propios proyectos de anexión.

El resultado fue un tropiezo poco característico: Netanyahu dijo que había estado "manteniendo un diálogo con los estadounidenses" sobre "la cuestión de la expansión de la soberanía israelí" a los asentamientos judíos en Cisjordania, a lo que la Casa Blanca respondió rápidamente que eso era "falso".

Netanyahu cruzó dos líneas rojas que cada administración estadounidense mantiene meticulosamente: nunca menciones abiertamente lo que se discutió en conversaciones privadas (cuando el entonces novato ministro de Defensa Benjamin Ben-Eliezer cometió ese error en 2002, la puerta de la Casa Blanca se cerró para siempre) y nunca evoques acuerdos que nunca se confirmaron.

El falso paso de Netanyahu golpeó otro punto delicado de la administración estadounidense: la acusación palestina de que, debido a su simpatía por Israel, el presidente Donald Trump no puede servir como un agente honesto entre las partes. A pesar de la química entre Trump y Netanyahu, la Casa Blanca contraatacó inmediatamente y el primer ministro se apresuró a publicar una declaración que en efecto se retractaba de sus comentarios anteriores.

Esta tensión es relevante no solo porque es la primera vez que la tan cacareada química entre Trump y Netanyahu ha sido irrelevante. Una parte considerable del poder percibido de Israel, tal como se ve a los ojos de sus vecinos, así como de Rusia e Irán, se basa en la asociación estratégica entre Israel y los estadounidenses. Hezboláh, Siria o Irán no pueden descartar la posibilidad de que la administración de Trump respalde un ataque israelí contra uno de ellos. Tal escenario difícilmente habría sido plausible en los días del presidente Barack Obama .

Pero si se genera fricción a largo plazo entre Netanyahu y la administración Trump, los estados vecinos también lo notarán. Netanyahu está construyendo su poderosa imagen en el exterior en base a su cercanía con los Estados Unidos y a su estabilidad política. Ahora, debido a las recomendaciones de la policía para acusarlo y la agitación política que esto causará, Teherán y Damasco podrían oler una debilidad israelí.

¿El Shin Bet se está suavizando?

Tras la declaración del teniente general Gadi Eisenkot, el jefe del IDF, a los ministros del gabinete el pasado 4 de febrero de que la Franja de Gaza estaba al borde del colapso, el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, convocó a los líderes de defensa unos días más tarde y concluyó que hay "una difícil realidad civil" en la Franja, pero nada más.

Lieberman reiteró su posición de que Israel permitirá que la ayuda internacional llegue a Gaza, respetando los acuerdos alcanzados al final de la guerra de verano de 2014, pero no tomará ninguna medida, y ciertamente no mientras queden en pie varios civiles israelíes y dos cuerpos de soldados retenidos en Gaza.

El servicio de seguridad Shin Bet, que generalmente toma la línea más dura contra las restricciones a los palestinos por temor a que sean utilizados para llevar a cabo ataques terroristas, es en realidad el organismo que emite las advertencias más fuertes sobre la situación humanitaria.

El deterioro ha reavivado la disputa sobre el plan del ministro de Asuntos de Inteligencia, Yisrael Katz, de construir un puerto marítimo en una isla artificial frente a la costa de Gaza. En una reunión de gabinete hace varios meses, después de que Hamas y la Autoridad Palestina firmaron su acuerdo de reconciliación, Netanyahu ordenó que se estableciera un equipo para examinar las propuestas para mejorar la situación en la Franja. Y luego de la presión de Katz (que también es ministro de transporte), se creó un subcomité para analizar el tema de la isla. Hasta ahora, sin embargo, este subcomité se ha reunido solo una vez.

Quizás el Consejo de Seguridad Nacional, leal al enfoque de Netanyahu y Lieberman, está actuando para frustrar el plan. En conversaciones no oficiales, altos oficiales de defensa apoyaron la idea de Katz. Pero cuando el subcomité se reunió, un oficial subalterno de la Dirección de Planificación del IDF fue enviado allí bajo instrucciones del ministro de Defensa para objetar el plan de la isla.

Lieberman cree que si la isla se construye, terminará como el Aeropuerto Internacional Yasser Arafat (también conocido como Dahaniya). Funcionó en la Franja durante aproximadamente tres años después de los Acuerdos de Oslo, pero Israel lo destruyó en 2001, alegando que los palestinos lo estaban usando para el contrabando de armas y llevar a cabo actividades terroristas.

Labels: ,

Friday, February 16, 2018

Alrededor del culto a la personalidad de Netanyahu - Yuval Yoaz - Haaretz



Los eventos del fin de semana pasado enfocaron la atención pública en Israel sobre la seguridad: la entrada de un avión no tripulado iraní, el derribo de un avión de la fuerza aérea y los ataques contra varios objetivos en Siria. Una vez más, el primer ministro fue visto ante esta situación manejando los asuntos de seguridad personalmente, con el ministro de defensa a su izquierda y el jefe del IDF a su derecha. Las imágenes enviaron un mensaje que se filtró a grandes secciones del público: Israel depende de Benjamin Netanyahu. No hay sustituto para él, y aunque lo hubiera, el momento para sacudir el barco del estado no es cuando la situación de seguridad es delicada, haya o no evidencia para respaldar las acusaciones de corrupción.

Desde hace unos años, los israelíes han sido sometidos a un lento lavado de cerebro cuyo propósito es inculcar la idea de que el gobierno en Israel es personal en lugar de colectivo. El desarrollo de la conciencia puede ser la base para un cambio del sistema parlamentario de Israel hacia un sistema casi presidencial. El primer ministro alguna vez fue considerado como el "primero entre iguales" con relación al resto del gabinete. Ahora el primer ministro parece estar manejando asuntos de estado casi sin ayuda.

La tendencia de Netanyahu a continuar apropiándose de los deberes de los ministros del gobierno, hasta que la Corte Suprema trazó una línea cuya transgresión era inaceptable, contribuyó a este desarrollo. A esto debería agregarse legislaciones como la "Ley Litzman", cuyo único propósito es permitir que el primer ministro se rodee de viceministros en lugar de ministros de pleno derecho del gobierno, de una manera que comprometa su independencia ministerial y garantice su dependencia de Netanyahu.

Todos estos factores agravan una de las enfermedades que ha afligido al gobierno de Israel en los últimos años, una concentración excesiva de los poderes ejecutivos y el poder de gobierno en manos de un individuo . Los controles y equilibrios se han erosionado. Eso podría debilitar el carácter democrático del estado, ya que la democracia se basa en la amplia distribución del poder, de la autoridad y de la responsabilidad. No hay un solo líder, ya que eso existe en una monarquía o en una dictadura.

Cuanto más intente el primer ministro crear entre el público y el sistema político la sensación de que "el primer ministro no puede ser reemplazado durante un período militarmente sensible", más confía en un entendimiento que se ha arraigado en el subconsciente colectivo y que sostiene que Netanyahu lleva todo el peso del gobierno israelí sobre sus hombros. El mensaje es que nadie puede ponerse en su lugar, pues todo se derrumbaría sin él.

Eso es exactamente lo opuesto a la idea democrática. Es otra razón para revertir la tendencia de concentrar más y más autoridad en las manos del primer ministro: ya sea formalmente a través de la legislación, o extraoficialmente al inclinar el gabinete y la coalición a su voluntad. Israel necesita una inyección de vitalidad democrática bajo la forma de una descentralización del poder, de modo que el reemplazamiento de cualquier individuo específico, incluso el primer ministro, no afecte los mecanismos del gobierno.

Puede que no sea posible forzar a Netanyahu a usar la forma plural "nosotros" en lugar de "yo" cuando se jacta de los logros públicos, pero no hay ni puede haber ni una sola persona en el gobierno que sea "irremplazable", cuya la eliminación de la esfera pública conduciría a la caída de la maquinaria del gobierno. En una democracia que funciona, todos son reemplazables, incluso el ministro de defensa durante una guerra, el primer ministro durante unas negociaciones internacionales o el fiscal general durante una investigación delicada en los niveles más altos del gobierno.

Labels: ,

¿Está Bibi en problemas? - Shmuel Rosner



El 12 de febrero no fue un buen día para el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

La administración estadounidense le dio una bofetada en la mejilla derecha, "los informes de que los Estados Unidos discutieron con Israel un plan de anexión para Cisjordania es falso", dijo la Casa Blanca. Pero estos no fueron "informes", fue Netanyahu presumiendo ante los miembros del Partido Likud sobre su supuesta discusión con la administración.

Luego, el Tribunal Supremo de Israel le abofeteó en la mejilla izquierda. No hay razón, dijo el tribunal, para evitar que la policía divulgue las conclusiones que entregó al fiscal general en la investigación legal sobre Netanyahu. La policía no tiene el poder de decidir si Netanyahu será acusado. Tienen el poder de humillarlo y complicar su vida al hacer públicos los hallazgos contra él.

Así, una semana en la que Netanyahu comenzó como líder, orquestador de audaces acciones militares, un estadista que hablaba con el presidente ruso Vladimir Putin, un primer ministro moderado pero decidido, parecía destinada a deteriorarse para acabar siendo la semana que finalizaría como un político mezquino - irresponsable ante los activistas del partido y tropezando en un enredo innecesario con una administración amiga -.

Luego vino el 13 de febrero. La policía recomendó que Netanyahu fuera acusado de aceptar sobornos. En tres días pasó de hombre de estado a político mezquino, y de ahí a sospechoso de delincuencia, desde el mister primer ministro Netanyahu a Bibi el Charlatán.

Netanyahu tuvo que lidiar con cada uno de estos desarrollos por separado. Ante los estadounidenses se disculpó rápidamente, aclarando que en realidad no quería decir lo que dijo, o tal vez no dijo lo que quería decir. Lo que quería decir era, de hecho, una cosa responsable: este no es el momento de discutir y avanzar en la anexión del territorio de Cisjordania, y él no va a permitirlo. Pero dado que decir esto de una manera tan contundente era políticamente complicado - el primer ministro necesita mantener su flanco derecho tranquilo mientras lidia con sus problemas legales - utilizó a la administración Trump para hacer que su posición pareciera menos dócil. Claramente, este fue un error de cálculo.

Sus problemas legales son otro asunto. En una larga y cordial aparición televisiva en la noche del 13 de febrero, Netanyahu rechazó cada una de las acusaciones en su contra. Los detalles son bastante tediosos: ¿apoyó esta o aquella legislación por esta o aquella razón? ¿Le dio favores a cambio de cigarros? La única noticia digna de la noche fue el hecho de que el principal rival político de Netanyahu, Yair Lapid, es un testigo clave en el caso en su contra. Es probable que Netanyahu utilice este hecho en su beneficio, como lo haría cualquier sospechoso.

Netanyahu cree que su coalición sobrevivirá a la primera ronda de mala publicidad de la publicación de los hallazgos policiales. Ningún partido tiene razones para sacudir el barco, y ningún partido ganará teniendo unas nuevas elecciones. De hecho, es todo lo contrario: la mayoría de los partidos solo pueden perder. Pierden si tienen que renegociar lo que ya tienen, debido a un resultado electoral similar. Perderán si tienen que lidiar con una coalición menos amistosa y menos coherente. Entonces, por el momento, mientras el fiscal general reflexiona sobre el futuro legal de Netanyahu, el primer ministro parece políticamente seguro.

Es imposible saber en este momento si la coalición de Netanyahu podrá sobrevivir hasta las elecciones programadas regularmente dentro de dos años. Se espera que el fiscal general decida sobre el caso de Netanyahu a mediados de este año. El primer ministro podría decidir adelantarse a tal decisión convocando unas nuevas elecciones y ser reelegido. Después de todo, en tal escenario sería elegido cuando el público ya estuviera al tanto de sus supuestos crímenes y aún lo quisiera como su líder. La aprobación del proceso legal podría significar decidir a comienzos de la primavera adelantar las nuevas elecciones, y una votación real a principios de 2019.

O bien, Netanyahu podría decidir resistir la decisión de acusarlo y permanecer a la cabeza mientras está en un juicio. Esto nunca se ha hecho antes, y la presión política sobre sus socios de coalición podría resultar inútil, pero Netanyahu cree que sería legal (solo la Corte Suprema podría frustrar tal creencia) y tal vez incluso sea manejable. Al igual que él, los otros partidos leyeron las encuestas y vieron que otras elecciones aparentemente le darían a la actual coalición más de la mitad de los escaños de la Knéset y complicaría mucho la formación de otras coaliciones.

Labels: ,

La auténtica razón de ese menor apego: San Francisco, (pocas) esperanzas judías en la bahía - Shmuel Rosner


¿Cómo se puede decir a los líderes de una comunidad judía que no hay mucho que puedan hacer? Es posible que uno simplemente no se lo diga. Y si uno lo hace, ¿puede hacerlo con delicadeza, proyectando optimismo incluso cuando no parece haber ninguna o muy poca?

Al leer el recién publicado estudio de la comunidad judía del Área de la Bahía, no pude evitar pensar en la tarea complicada que les correspondía a sus autores, el profesor Steven M. Cohen y el Dr. Jacob B. Ukeles. ¿Dirián a los líderes de la Federación Judía: mantengan tus expectativas bajas? Supongo que no lo hicieron. Al menos, no de una manera tan contundente. Aún así, de la forma en que lo veo, esta es la conclusión de su estudio sobre la cuarta comunidad judía más grande de los Estados Unidos: siguiendo a Nueva York, el sureste de Florida y Los Ángeles (¿o tal vez la quinta? ). O como lo definieron los autores del estudio: es la historia de "una población afiliada relativamente pequeña pero altamente comprometida (con una identidad judía) y que se ve compensada por una población no afiliada mucho mayor y que está sustancialmente menos comprometida".

Bueno, podrías decir: hagan que estos judíos menos comprometidos (con su identidad judía) se comprometan más. Buena idea. Pero, ¿y si no tienen interés, o tienen muy poco, en comprometerse? Casi la mitad de los judíos del Área de la Bahía (43%) "no son afiliados". Y como era de esperar, pocos de ellos son judíos activos y pocos de ellos conceden especial importancia a ser judíos.

Los "marginalmente afiliados" no son muy diferentes, son otro 22% de los judíos del Área de la Bahía. Los dos grupos de judíos que muestran un alto compromiso con el judaísmo - "muy comprometidos" y "son activistas y líderes" - son solamente el 17% de la comunidad.

¿Estos judíos no afiliados tienen "interés en aumentar su conexión con ser judíos"? La verdad aleccionadora es que no la tienen, de ahí la necesidad de unas expectativas realistas. El estudio divide a todos los judíos en tres tipos: parejas judías, parejas mixtas y solteros. En los tres grupos, el porcentaje de aquellos "muy interesados" en aumentar sus conexiones judías es bajo: 17%, el 9% y el 14%. El porcentaje de "algo interesados" es más alto, cerca de la mitad de todos los judíos. Y por supuesto, esto podría ser motivo de un ligero optimismo. O (en mi caso) una razón para pensar que la gente solo quiere ser cortés y prefiere el leve "algo al definitivo no".

¿Por qué los judíos no están interesados? El estudio no da una respuesta a esta pregunta. Pero elimina algunas opciones. La más importante de los cuales: no es porque no se sientan "bienvenidos" en la comunidad. Esos días en los que se argumentaba que ciertos judíos, ya sean los matrimonios mixtos, los judíos LGBT o los judíos de color, no participaban debido a sentirse rechazados por la comunidad,  se han terminado. Solo el 2% de las parejas casadas dijeron que no se sienten bienvenidas. Solo un 5% más dijeron sentirse "de una manera un tanto desagradable". Entonces, el hecho de que solo el 26% de estas parejas críen niños judíos no se debe al rechazo. Es por otra cosa. Probablemente, su falta de interés por ser judíos.

El 25% de los hogares judíos del Área de la Bahía incluye un miembro "que es hispano, asiático-americano, afroamericano o de origen mixto u otro origen étnico o racial (que no sea blanco)". La comunidad es diversa, es más educada que otras comunidades judías (el 42% tiene un título de posgrado; este fue, para mí, el hecho más tentador incluido en este estudio), es muy móvil: la mayoría de los judíos en el área acaba de llegar o planea mudarse en los próximos años. La movilidad es obviamente un desafío para las instituciones que buscan el compromiso. La diversidad es otra forma de decir que la tasa de matrimonio entre grupos es alta, un hecho que impacta mucho en el nivel del compromiso judío. La educación probablemente significa que los judíos no están comprometidos, no por falta de conciencia.

Hay 350,000 judíos en el Área de la Bahía, y la mayoría de ellos no están interesados ​​en ser judíos activos. Las herramientas para hacerlos más comprometidos son evidentes. Si pertenecen a una sinagoga, si tienen amigos judíos, si se casan con judíos, la intensidad de su judaísmo será mucho mayor: el 96% de las parejas judías dicen que crían hijos judíos. Por desgracia, convencerlos de unirse a una sinagoga o casarse con judíos es una tarea difícil. Es difícil porque tiene que haber una motivación que preceda a ser convincente. Es necesario que haya un atisbo de deseo, una pizca de interés.

Tal vez los líderes más inteligentes de la comunidad judía del Área de la Bahía encontrarán la manera de reavivar el interés de muchos judíos no comprometidos. Tal vez no tiene sentido decirles que mantengan sus esperanzas a raya. ¿Qué pueden hacer con tal recomendación? ¿Qué podemos hacer con tal conclusión?

Labels: ,

Thursday, February 15, 2018

¿Y por qué sorprenden de que los judíos estadounidenses más progresistas entre los liberales, y que se sienten menos judíos, sientan menos apego por Israel?



Si sigue siendo cierto que, como vaya California, también lo irá la nación, los líderes israelíes deberían comenzar a preocuparse.

Un estudio demográfico, el primero de su tipo, descubrió que una parte importante de los judíos del norte de California - una de las comunidades judías más progresistas y prósperas de los Estados Unidos - no siente un gran apego por Israel, y la tendencia es aún más pronunciada entre los millennials.

La encuesta encuestó a la población judía del Área de la Bahía de San Francisco. Sus hallazgos, publicados el lunes, están en línea con un estudio reciente de Pew que encontró que el apoyo a Israel se redujo drásticamente entre los demócratas, en particular entre los miembros más jóvenes y liberales del partido.

El Área de la Bahía es el hogar de la cuarta comunidad judía más grande de los Estados Unidos (detrás de Nueva York, el sur de Florida y Los Ángeles). El estudio, titulado "Un retrato de la vida y las comunidades judías del área de la bahía", se basó en las respuestas de 3.516 entrevistados, el 75% identificados como "judíos por religión".

El estudio encontró que el Área de la Bahía es hogar de unos 148,000 hogares judíos. Aproximadamente 350,000 de los residentes se identifican como judíos (incluidos 281,000 adultos), mientras que otros 123,000 se llaman a sí mismos "no judíos".

Entre los encuestados, solo el 21% se describieron a sí mismos como "muy apegados" a Israel y casi el mismo 20% se describieron a sí mismos como "no apegados". Otro 32% dijo que estaban "un tanto apegados", mientras que el 27% dijeron que "no estaban muy apegados".

Al preguntárseles la importancia que atribuían a la existencia de un estado judío en el mundo, poco más de la mitad (54%) dijo que era "muy importante". Otro 25% dijo que era "algo importante". El resto dijo que o no era importante o no estaban seguros.

A los encuestados también se les preguntó si simpatizaban más con los israelíes o los palestinos. Mientras que mucho más (el 43%) dijeron que simpatizaban con los israelíes que aquellos que citaban a los palestinos (solamente el 8%), casi la mitad dijo que o bien simpatizaban con ambas partes, con ninguno o no estaban seguros.

Liderando el estudio estaba Steven M. Cohen, profesor de política social judía en el Hebrew Union College - Instituto Judío de Religión en Jerusalén, y Jack Ukeles, presidente de Ukeles Associates, Inc., que se especializa en estudios de población de la comunidad judía.

Cohen es un experto de renombre mundial en demografía judía, y dijo que los hallazgos apuntan a una nueva tendencia con respecto a las actitudes judío estadounidenses hacia Israel.

"Pensamos automáticamente en las personas como pro israelíes o antiisraelíes", dijo a Haaretz por teléfono. "En estos hallazgos, vemos que hay un número creciente que se están desconectado de Israel. Y si miras a las personas más jóvenes en comparación con las personas mayores, las personas más jóvenes se están alejando de ser 'partidarios de Israel' en números mucho más grandes. 

Sin embargo, ellos no se han movido hacia la posición de condenar a Israel o defender a los palestinos, por así decirlo, pero se están moviendo a una posición de neutralidad", señaló Cohen.

Los resultados muestran que entre los jóvenes de entre 18 y 34 años, solo el 11% se describía como muy apegado a Israel, el 37% dijo que sentía que la existencia de un estado judío era muy importante, el 40% manifestó que se sentía cómodo con la idea de un estado judío, y el 30% dijo que simpatizaba más con Israel que con los palestinos.

Cohen sugirió que una de las razones por la cual los judíos más jóvenes estaban menos comprometidos con Israel que sus padres o abuelos eran unas "conexiones judías mucho más débiles".

Como era de esperar, la encuesta también encontró que los conservadores tienden a estar mucho más apegados a Israel que los liberales. "Así como los estadounidenses en su conjunto se han vuelto más divididos políticamente sobre Israel , también lo han hecho los judíos del Área de la Bahía, sin mencionar a los judíos estadounidenses en general".

Entre los conservadores, el 32% se describieron a sí mismos como muy apegados a Israel, en comparación con solo el 18% de los liberales. Los matrimonios mixtos y los no afiliados también tendieron a estar desvinculados de Israel, según encontró la encuesta.

La encuesta también demostró que los judíos del Área de la Bahía tienden a ser menos observadores religiosos que sus contrapartidas en otras partes del país. Por ejemplo, solo el 50% de los judíos del Área de la Bahía dijeron que asistieron a un seder de Pesaj, en comparación con el 73% en el país en general. Y solo el 40% dijo que ayunaron al menos una parte del día en Yom Kippur, en comparación con el 55% en todo el país.

Entre los encuestados, el 37% se identificó como judíos reformistas y el 41% dijo que no estaba afiliado a ninguna denominación. Solo el 3% se identificó como ortodoxo.

Labels: