Wednesday, June 17, 2020

¿Anexión de territorio? "Regreso" es más preciso - Jerold Auerbach - JNS



El NYTimes recientemente dedicó una página completa a una decisión de la Autoridad Palestina de romper las relaciones con Israel. Representaba un intento "desesperado" de "disuadir a Israel de anexionarse el territorio ocupado", también conocido, pero no reconocido, como la patria bíblica del pueblo judío.

Para los palestinos, escribió el jefe de la oficina del NYTimes en Jerusalem, David M. Halbfinger, "la anexión viola la prohibición de la apropiación unilateral de tierras acordada en los Acuerdos de Oslo en la década de 1990". Tampoco estaba solo el NYTimes. Un coro de críticos, incluida la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, el ex vicepresidente y candidato presidencial demócrata de 2020 Joe Biden, y los ministros de Asuntos Exteriores egipcio y ruso denunciaron el plan israelí de "anexionar tierras palestinas".

El Times of Israel también se desbordó en críticas. El corresponsal Judah Ari Gross advirtió siniestramente que la anexión podría conducir a un colapso en las relaciones con Jordania y los estados del Golfo Pérsico, mientras podría provocar ataques contra Israel por parte de Hezbollah y Hamas. Los comandantes (guardianes) por la seguridad israelí describieron el plan de soberanía del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu como "una amenaza para la naturaleza de Israel como país judío y democrático".

Para mantener un "cierto equilibrio", el Times of Israel incluso habló con el "colono radical" Ira Rappaport, anteriormente miembro de "una infame célula terrorista judía clandestina", quién advirtió que Netanyahu estaba "cortando la Tierra de Israel de los judíos" al limitar el alcance de su plan de anexión.

Curiosamente, el Times of Israel también publicó un mensaje especial para los "miembros de la comunidad y lectores de la edición diaria". Para el periódico no estaba claro por qué, "después de 14 años de expandir silenciosamente la presencia de Israel en Cisjordania", Netanyahu se "empeñaba ahora en llevar a cabo la anexión". Los riesgos eran grandes, advertían, incluida una violencia intensificada, poniendo en peligro el tratado de paz de Israel con Jordania y provocando a "gran parte de la comunidad internacional".

La anexión unilateral "invitaba a las acusaciones de que Israel estaría torpedeando las perspectivas de un acuerdo negociado", lo que socavaba su "presencia hasta entonces tolerada en silencio en cualquier lugar y en todas partes de los territorios en disputa".

Netanyahu, consciente del riesgo de alienarse a los aliados, se ha retirado (por ahora) para concentrarse en retener tres bloques con la mayor población de colonos: Gush Etzion, justo al sur de Jerusalén (24,000 habitantes); Ma'ale Adumim, entre Jerusalén y Jericó (40,000); y Ariel, a 25 millas al este de Tel Aviv (20,000). Es inconcebible que Israel abandone cualquiera de estas comunidades muy establecidas y prósperas, con yeshivás, universidades, hospitales, centros comerciales y apartamentos de gran altura, bajo ninguna circunstancia. Del mismo modo para Kiryat Arba, que está adyacente a Hebrón, lugar de entierro de los patriarcas y matriarcas judíos donde gobernó el rey David antes de trasladar su trono a Jerusalén.

Los Times, ya sean de Nueva York o de Israel, ignoran notablemente, e ignoran a sabiendas, el derecho internacional, con su legitimación inequívoca de la soberanía judía al oeste del río Jordán. Comenzó con la Declaración Balfour (1917) declarando: "La opinión del Gobierno de Su Majestad a favor del establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío, ... se entiende claramente que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina… ”. Sin embargo, los derechos nacionales para estas comunidades fueron omitidos deliberadamente.

Cinco años después, el Mandato de la Liga de las Naciones para Palestina reconoció inequívocamente que la Declaración Balfour reconocía "la conexión histórica del pueblo judío con Palestina y ... los motivos para reconstituir su hogar nacional en ese país". El Mandato garantizaba "un asentamiento cercano por parte de los judíos" en la tierra al este y oeste del río Jordán. Pero el secretario colonial Winston Churchill eliminó la tierra al este del río para que se convirtiera en el Reino de Jordania, gobernado por el Emir Abdullah. No se mencionaba en ningún caso a los "palestinos", los árabes que aún no habían surgido con una identidad nacional distintiva.

En 1948, en medio de los esfuerzos árabes para aniquilar al incipiente Estado judío, la bíblica Judea y Samaria quedaron bajo el control jordano. Ningún judío, o de hecho palestino, vivía en lo que se conoció como la "Cisjordania" de Jordania. Había árabes jordanos y refugiados árabes. Solo cuando los judíos israelíes, identificados como "colonos", comenzaron a regresar a su patria bíblica después de la Guerra de los Seis Días, surgió una identidad nacional "palestina". Luego, las organizaciones y los medios internacionales, ajenos a la historia judía y al derecho internacional, comenzaron a reprender al Estado judío por privar a los palestinos de "su tierra natal".

En el debate actualmente furioso sobre la "anexión israelí", los Times de Nueva York e Israel ignoran un siglo de derecho internacional. Nunca rescindido, protege el derecho de los judíos a habitar la Tierra de Israel al oeste del río Jordán. Ambos diarios tampoco parecen darse cuenta de que el Reino de Jordania comprende dos tercios de Palestina, que Churchill le regaló a Abdullah hace un siglo. Y que, según el censo más reciente, más de la mitad de la población jordana es de origen palestino. Por lo tanto, la ubicación de un estado palestino se sitúa más bien al este, no en el oeste, del río Jordán.

Es probable que Israel siga afrontando un desafío imponente, confrontando tanto la oposición externa como la interna, para justificar su "anexión" de Judea y Samaria, aunque el término "regreso" sea más preciso. Extender la soberanía israelí sobre los asentamientos no supone una anexión de tierra "palestina". Es, por historia y según el derecho internacional, territorio judío. Y dado que los palestinos comprenden al menos la mitad de la población de Jordania, y por lo tanto viven en dos tercios de la "Palestina" tal como se demarcó por el derecho internacional hace un siglo y nunca se rescindió, es difícil imaginarlos como una población "sin hogar".

Y uno entonces podría preguntarse, ¿cómo puede ser que Israel se "anexione" precisamente la tierra que es su patria bíblica e histórica?

Labels: ,

El (movimiento del) despertar no tiene una visión del futuro - John Gray - Unherd




Como han observado algunos comentaristas conservadores, existen sorprendentes similitudes entre los militantes del despertar y los bolcheviques que tomaron el poder en 1917. Pero lo que se está desarrollando, en los Estados Unidos y, en menor medida, en otros países, es a la vez más arcaico y más futurista que un golpe revolucionario del siglo XX. La convulsión actual es un brote más cercano a los movimientos milenaristas anárquicos que se extendieron por toda Europa a finales de la Edad Media, y cuya visión de la redención de la historia fue compartida por los fundadores de los Estados Unidos, que la llevaron con ellos al Nuevo Mundo.

Sin embargo, los bolcheviques y los militantes del despertar tienen algunas cosas en común. A fines del siglo XIX, Rusia, bajo la influencia de sus padres progresistas, una generación de jóvenes educados estaba convencida de la ilegitimidad del régimen zarista. Los Demonios de Dostoievski (1871) es una vívida crónica del trágico y absurdo proceso por el cual los liberales progresistas desacreditaron las instituciones tradicionales y desataron una ola de terror revolucionario. No solo el zarismo sino cualquier forma de gobierno llegó a ser visto como represivo. Como dijo uno de los personajes de Dostoievski: "Me enredé en mis datos... A partir de una libertad ilimitada, se concluye con un despotismo ilimitado".

La generación del despertar aprendió una lección similar de sus mayores, esta vez sobre los defectos de la democracia estadounidense. Rechazando los anticuados valores liberales como cómplices de la opresión y esencialmente fraudulentos, extienden su poder no por persuasión sino por marginar socialmente y arruinar económicamente a sus críticos. Al igual que en los juicios organizados por el discípulo de Lenin, Stalin, y las "sesiones de lucha" de Mao, los activistas del despertar exigen la confesión pública y el arrepentimiento de sus víctimas. Al igual que las élites comunistas, los insurgentes se han despertado con el objetivo de imponer una visión del mundo única mediante el uso pedagógico del miedo. El rechazo de las libertades liberales concluye con la tiranía de una mafia justiciera.

Sin embargo, los impulsos que animan el levantamiento del despertar son diferentes de los que energizaron a Lenin o incluso a Mao. Para el líder bolchevique, un auténtico discípulo de la Ilustración jacobina, o en eso siempre insistió, la violencia era una herramienta, no un fin en sí misma. Por otro lado, en movimientos del despertar como los Antifa, la violencia parece ser algo principalmente terapéutico en su papel.

Podemos aborrecer el tipo de sociedad que Lenin pretendía construir tanto como los métodos que adoptó para lograrlo, como yo mismo. Decenas de millones fueron esclavizados en campos de trabajos forzados, ejecutados o muertos de hambre en busca de una fantasía repelente. Aun así, Lenin intentó crear un futuro que, en su opinión, era una mejora del pasado.

Los activistas del despertar, por el contrario, no tienen una visión del futuro. En términos leninistas, son unos izquierdistas infantiles que representan una actuación revolucionaria sin una estrategia o plan para lo que harían en el poder. Sin embargo, su diferencia con Lenin es más profunda. En lugar de apuntar a un futuro mejor, los militantes del despertar buscan un presente catártico. Limpiarse a sí mismos y a los demás del pecado es su objetivo. En medio de grandes desigualdades de poder y riqueza, la generación del despertar se regida en el sol eterno de su inmaculada virtud.

Las escenas clave en el levantamiento que se desató después del asesinato de George Floyd son rituales de purificación en los que los funcionarios públicos han lavado los pies de los insurgentes, y actos de iconoclasia en los que los monumentos públicos han sido destruidos o desfigurados. Estas son acciones simbólicas con el objetivo de separar el presente del pasado, no políticas diseñadas para crear un futuro diferente.

La única medida concreta propuesta ha sido desinvertir y disolver a la policía. Como han proclamado algunos de los carteles de los insurreccionales, no habrá más violencia policial cuando no haya más policías. Una vez que las instituciones represivas hayan sido desmanteladas metódicamente, prevalecerá una anarquía pacífica. Como podría haber previsto cualquier persona con un pequeño conocimiento de la historia, los brotes de saqueos masivos en Chicago y otras ciudades no han confirmado esta confianza.

Los nuevos sistemas 'transformadores' de las leyes se enfrentarán a problemas similares a los que enfrentan las fuerzas policiales que se han disuelto. Las 'zonas autónomas' del tipo que se han anunciado en Seattle, Portland y Minneapolis deberán resolver disputas y hacer cumplir sus decisiones. Los nuevos "señores de la guerra y los profetas locales", algunos de ellos sin duda armados, se convertirán en árbitros de la seguridad pública. Cuando se extralimiten y no protejan inclusive los niveles mínimos de seguridad, los vigilantes y el crimen organizado llenarán el vacío. Cuando esto resulte costoso o inestable, el gobierno federal podrá intervenir e imponer orden. En otros casos, las ciudades pueden ser abandonadas para convertirse en zonas de anarquía.

La historia de los milenaristas medievales ilustra este proceso. Eran antinominalistas (anti normas), creyentes heréticos que anatematizaban a la Iglesia y se consideraban liberados por la gracia divina de cualquier restricción moral. Mientras afirmaban su virtud superior, su práctica característica era la autoflagelación. El perdón, ya sea de ellos mismos o de los otros, estaba notablemente ausente.

Como Norman Cohn escribe en su estudio seminal "En pos del milenio: milenaristas, revolucionarios y anarquistas místicos de la Edad Media (1957), "en Alemania y el sur de Europa, grupos de flagelantes similares continuaron existiendo durante más de dos siglos". Probablemente originario de Italia a mediados del siglo XIII, el movimiento flagelante alcanzó su punto máximo en Alemania en 1348-13 cuando fue inflamado por la Peste Negra. Allí, como en otras partes de Europa, los flagelantes se volvieron contra sectores de la población a los que acusaron de provocar la peste, particularmente judíos, muchas de cuyas comunidades fueron aniquiladas.

Doscientos años después, el profeta anabaptista Jan Bockelson tomó el control de la ciudad de Munster, convirtiéndola brevemente en una teocracia comunista en la que los bautismos forzosos a la nueva fe radical y las ejecuciones públicas se convirtieron en espectáculos diarios. El gobierno de Bockelson terminó cuando, después de un largo asedio, la ciudad cayó ante los ejércitos que actuaban para la Iglesia oficial. Fue torturado hasta la muerte en la plaza del pueblo.

Para Cohn, el estudio de los milenaristas medievales fue una parte esencial de la comprensión del totalitarismo moderno. También es útil para comprender el movimiento del despertar. Los flagelantes medievales y los militantes del despertar combinan un sentido de su propia infalibilidad moral con una pasión por la autohumillación masoquista. Los milenaristas medievales creían que el mundo sería reconstruido por Dios cuando Jesús regresara después de un milenio de injusticia, mientras que los fieles del despertar creen que la intervención divina ya no es necesaria: su propia virtud será suficiente. En ambos casos, no se necesita hacer nada para crear un mundo nuevo aparte de destruir el viejo.

Hay algunas diferencias entre los dos movimientos. Los milenaristas medievales atrajeron gran parte de su apoyo de campesinos analfábetos y de trabajadores urbanos pobres. El movimiento del despertar, por otro lado, está compuesto principalmente por la descendencia de familias de clase media educadas en instituciones de educación superior. Al igual que sus predecesores medievales, los activistas del despertar se creen emancipados de los valores establecidos. Pero, posiblemente de manera única en la historia, su rebelión antinominalista emana de un establishment académico y mediático antinominalista.

El surgimiento del movimiento del despertar no se produjo como resultado de la toma de control de las instituciones estadounidenses por parte de un gobierno dictatorial. Las instituciones clave estadounidenses se han derrocado a sí mismas, mientras que los intentos de Trump de afirmar el poder dictatorial hasta ahora han sido ineficaces. Es posible que las escenas de anarquía que forman parte del levantamiento funcionen a favor de Trump en noviembre. Al menos un tercio de la población estadounidense se opone a los valores del despertar, un número que podría aumentar sustancialmente cuanto el levantamiento implique más desorden público. Igualmente, Biden puede prevalecer prometiendo un futuro más pacífico y verse obligado a frenar la insurgencia para preservar un cierto grado de orden público. De cualquier manera, Estados Unidos seguirá siendo más o menos ingobernable.

Los crímenes fundamentales del régimen estadounidense (la esclavitud negra y la toma de las tierras de los grupos indígenas que siguieron a la Guerra de la Independencia) son bastante reales. Pero aún así, en su continua influencia formativa, es la mitología de la que nació América. Una fusión lockeana de religiosidad protestante con una fe ilustrada en la razón fue la religión estadounidense fundadora.

Durante la mayor parte de la historia estadounidense, el liberalismo lockeano ha reflejado las realidades del poder. El propio Locke ayudó a redactar constituciones para Carolina que legitimaban la esclavitud, y argumentó que los pueblos indígenas podían ser reprimidos por el hecho de que no habían despejado el desierto y habían hecho productivas sus tierras. En ocasiones, como en el asentamiento rooseveltiano que siguió a la Segunda Guerra Mundial e hizo posible el movimiento por los derechos civiles en los años cincuenta y sesenta, las divisiones de Estados Unidos se trascendieron en parte. En su mayor parte, un mito redentor ha ido de la mano de la represión. El registro sugiere que esto continuará. Los iconos serán aplastados y las pasiones antinominalistas serán ventiladas, mientras que los antagonismos sociales y raciales seguirán siendo brutales e intratables.

Más que las falsas reflexiones marxistas de los pensadores posmodernos, es la singular fe estadounidense en la redención nacional la que impulsa la insurgencia despertada. El régimen inquisitivo autoimpuesto en las universidades y en los periódicos, donde se alienta a editores y periodistas, profesores y estudiantes a husmear e informar sobre herejías para que puedan ser expuestas y exorcizadas, huele a Salem más que a Leningrado. Saturado con la teología cristiana, el liberalismo ilustrado de Locke está volviendo a una versión más primordial de la fe fundacional. Estados Unidos está cambiando radical e irreversiblemente, pero también se mantiene igual.

La ingobernabilidad de los Estados Unidos se está transformando en un patrón distintivo de gobernanza, con el poder cambiando a instituciones que están desmantelando sus estructuras tradicionales. Las universidades se han convertido en seminarios de la religión del despertar, mientras que los periódicos se están convirtiendo en sermones del agitprop. Al mismo tiempo, el desempleo masivo y la automatización acelerada están despojando a los trabajadores de lo que quedaba del poder de negociación que ejercían antes de la era neoliberal.

El sistema que parece estar surgiendo es una variación de alta tecnología en el feudalismo, con la creación de riqueza concentrada en nuevas industrias y la mayoría de la población privada de sus derechos y desposeída. Si bien esta metamorfosis se está acelerando, los medios estadounidenses están fabricando narrativas ficticias de redención nacional.

Estados Unidos está en camino de convertirse en un estado semi-fallido. Su poder blando se ha derrumbado, probablemente de forma irremediable. Sin embargo, no se deduce que dejará de ser un actor globalmente poderoso. En una competencia con la China totalitaria, un régimen estadounidense que combina el control autoritario con zonas de anarquía puede tener una ventaja comparativa. El totalitarismo clásico es tan obsoleto como el liberalismo clásico, y el mercantilismo estadounidense puede ser más resistente e innovador que el capitalismo del estado chino. Una élite gobernante formada por figuras como Jeff Bezos y Elon Musk puede demostrar ser más capaz de desplegar nuevas tecnologías que un emperador comunista que ha congelado a China. Uno de los momentos más surrealistas durante la insurrección ocurrió cuando el SpaceX de Musk, de forma casi inadvertida, lanzó a unos astronautas al espacio.

A medida que el movimiento del despertar se extiende por partes de Europa y del Reino Unido, debe quedar claro que esto no es una tormenta pasajera. Aquí, como en los Estados Unidos, los militantes del despertar tienen pocas políticas definitivas, si es que tienen alguna. Lo que quieren simplemente es el final del viejo orden. El paroxismo que estamos presenciando puede recordarse como un momento decisivo en el declive del occidente liberal. Tal vez sea hora de considerar cómo fortalecer los enclaves de libre pensamiento y expresión que aún permanecen, para que tengan la oportunidad de sobrevivir en el mundo en blanco y despiadado que está naciendo.

Labels: , ,

El estado de Chaz - Christopher F. Rufo - City Journal



El nuevo estado de CHAZ (Zona Autónoma de Capitol Hill) ha evolucionado. Durante la semana pasada, luego de la decisión de la alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, de abandonar el Edificio del Recinto Este del Departamento de Policía de Seattle, los manifestantes de izquierda transformaron el vecindario circundante en la Zona Autónoma de Capitol Hill (CHAZ), con la esperanza de crear una nueva autoridad política basada en los principios de la justicia social. En su primera noche, el nuevo microestado fue liderado por los paramilitares armados de Antifa y el John Brown Gun Club, pero después de evitar el regreso de la policía y asegurar unas fronteras definidas, el CHAZ ha tratado de implementar un gobierno civil.

Casi de inmediato, los activistas establecieron una estructura social basada en una "jerarquía inversa de opresión": las mujeres nativas americanas, negras y trans son la máxima autoridad; la diversidad determina el estatus social individual; y los blancos son llamados a realizar rituales de expiación. A través de una serie de discursos y reuniones comunitarias, los activistas han tratado de implementar la teoría social de la "descolonización", que, en palabras de la activista de Black Lives Matter, Nikkita Oliver, significa derrocar al capitalismo, eliminar las estructuras del "patriarcado, la supremacía blanca y el clasismo", y devolver la tierra de la zona autónoma a las tribus nativas americanas desplazadas.

En la práctica, el liderazgo de CHAZ ha dado pequeños pasos para revertir la estructura de poder y redistribuir los recursos. Los hablantes negros y nativos americanos se han "centrado" en los roles de liderazgo en todas las reuniones de la comunidad, y se ha pedido a los miembros de la audiencia blanca que "superando su culpa o la fragilidad se comprometan con la acción y la responsabilidad a largo plazo". En un evento nocturno, un activista de los derechos indígenas con un pañuelo púrpura en su rostro anunció una campaña para reparaciones inmediatas a pequeña escala: "Quiero que le des $ 10 a una persona afroamericana de esta zona autónoma", dijo a una gran multitud reunida en un campo de béisbol. "Gente blanca, os vemos. Los vemos a todos y recordamos vuestras caras. Encuentren a esa persona afroamericana y denle $ 10".

Aunque los activistas han tenido éxito en gran medida en la creación de una coalición multirracial, los líderes de CHAZ a veces han adoptado políticas de segregación explícita, con algunos espacios reservados para los BIPOC: "Negros, Indígenas y Personas de Color". El activista Marcus Henderson, un agricultor urbano con un título en ingeniería de Stanford, creó un proyecto agrícola compartido en el Parque Cal Anderson con un letrero que anunciaba: "ESTE JARDÍN ES PARA PERSONAS NEGRAS E INDÍGENAS Y SUS ALIADOS DE LAS PLANTAS". Como Henderson dijo a los periodistas, el jardín urbano es una respuesta a "la cuestión de cómo los negros han sido privados de sus derechos durante tanto tiempo" y una demostración de la "propiedad colectiva de la tierra, recuperando su propiedad y logrando que realmente funcione para la gente".

Unos días después de que CHAZ declarara su independencia, los activistas comenzaron a considerar formalizar la gobernanza de la zona autónoma. Si bien los manifestantes se unificaron en oposición al Departamento de Policía de Seattle, han surgido facciones en competencia dentro de CHAZ y ahora están luchando para representar el movimiento. Activistas de Black Lives Matter, como Oliver, quieren que la protesta se centre en la desigualdad racial y en la eliminación de la policía. Los grupos socialistas y antifascistas han enfatizado la naturaleza política radical de las protestas, con la concejala de la Ciudad Alternativa Socialista, Kshama Sawant, insistiendo en que la ocupación debe estar orientada al "desmantelamiento del capitalismo en sí mismo" y a la progresión de la "revolución socialista". Y finalmente, una tercera facción de jóvenes burgueses predominantemente blancos ha intentado transformar el CHAZ en un barrio festivo con muralistas, músicos, etc...

El 10 de junio, con el objetivo de crear consenso y designar un liderazgo para el movimiento, los manifestantes organizaron la primera Asamblea Popular de CHAZ. Después de establecer un escenario y un sistema de megafonía, uno de los oradores iniciales planteó la cuestión de la autoridad legítima y preguntó a la audiencia: "¿Cuál es la estructura, cómo vamos a lograr algún tipo de jerarquía comunitaria con la que todos nos sintamos cómodos?". La audiencia abucheó e insistió en que el movimiento debería permanecer "horizontal" y sin líderes. Al final de la Asamblea Popular, la activista de justicia racial Julie Chang Shulman admitió que no se había establecido un liderazgo, pero que el grupo se había asentado en los principios ideológicos de un "marco abolicionista" y un "compromiso de solidaridad y responsabilidad con las comunidades negras e indígenas".

Con este vacío de autoridad legítima, el CHAZ no ha abordado la cuestión crítica de la violencia, y las facciones más fuertemente armadas y agresivas se han convertido en el poder policial de facto. Aunque la retórica de la zona autónoma enfatiza la apertura y la libertad, los que dominan dentro del CHAZ se han opuesto brutalmente en ocasiones a las voces disidentes. Un grupo giratorio de vigilantes, incluido el "señor de la guerra" Raz Simone, ha eliminado por la fuerza a periodistas y activistas conservadores; en otro caso, los partidarios enmascarados de los Antifa se enfrentaron a un predicador y provocador cristiano de la calle, dejándolo inconsciente y arrastrándolo por las calles.

¿Cómo terminará el CHAZ? La alcaldesa de Seattle, Jenny Durkan, ha manifestado su voluntad de proporcionar hasta $ 100 millones en fondos para las "comunidades de color" y, según un funcionario familiarizado con las discusiones internas, el gobierno de la ciudad está considerando transferir la propiedad del edificio del Recinto Este a grupos comunitarios locales. Pero si el liderazgo de CHAZ no puede mantener la paz, los funcionarios de la ciudad estarán obligados a retomar la zona por la fuerza. La jefa de policía de Seattle, Carmen Best, ha sugerido que pueden estar ocurriendo delitos graves dentro de la CHAZ y que los agentes no han podido responder.

El domingo por la noche, el CHAZ casi estalló en un conflicto más amplio. Un hombre vestido de negro irrumpió en el Car Tender, un negocio local, presuntamente robando algunos artículos y prendiendo fuego al edificio. El dueño de la tienda y un compañero fuertemente armado apagaron el fuego y detuvieron al presunto ladrón, lo que provocó que una multitud de manifestantes pulularan por la zona, derribaran la cerca y confrontaran con los dueños de la tienda, creyendo el rumor de que el ladrón estaba detenido a punta de pistola. Después de un tenso intercambio, Raz Simone y su gente finalmente persiguieron al presunto ladrón y lo detuvieron a la fuerza. A pesar de las múltiples llamadas de servicio, la policía se negó a intervenir.

Al final, los activistas pueden sentirse más cómodos en el papel de revolucionarios que en el de constructores del estado. En los últimos días, algunos han argumentado que el nombre de la zona autónoma debería cambiarse a Protesta Organizada de Capitol Hill, o CHOP, una onomatopeya para el rápido vuelo descendente hacia la guillotina. Cualquiera que sea el nombre que elijan los activistas, la gobernanza de CHAZ / CHOP revela un defecto clave en la teoría de la justicia social: en ausencia de una fuerza policial legítima, la sociedad no se vuelve inmediatamente pacífica. En cambio, puede hacer descender rápidamente a la justicia en mafia.

Labels: , ,

Friday, June 12, 2020

Figuras israelíes que no creen más en la paz - La Voix Sepharade



Está de moda entre la élite mediática e intelectual occidental hacer mucho ruido alrededor de esos sionistas de izquierdas que abandonan el barco sionista e instan a otros judíos a hacer lo mismo. Sólo hay que pensar en el historiador Tony Judt, en el ex presidente del Knesset Avraham Burg, en el polémico periodista Gideon Levy y muchos otros que creen que el Estado de Israel ya no debería existir como un Estado judío.

Algunos ven esto como el fracaso del sionismo de izquierda de los Padres Fundadores del Estado de Israel, que, según sus críticos, se basaba en una contradicción insoluble: reconciliar el nacionalismo judío y los derechos humanos.

Sin embargo, contrariamente a lo que cabría esperar, este cambio hacia la izquierda radical de los antiguos sionistas de izquierda sigue siendo la excepción más que la norma. De hecho, hay muchos más sionistas de izquierda que se han acercado al centro que a la extrema izquierda, aunque no se les dé mucha publicidad. Entre las figuras emblemáticas de la izquierda israelí que han endurecido su discurso, encontramos por supuesto al más famoso de los "Nuevos Historiadores" israelíes, Benny Morris, especialista en la cuestión de los refugiados palestinos.

En el marco de este artículo, hemos entrevistado por primera vez a Gadi Taub, historiador, una figura emblemática de la izquierda israelí que simplemente ya no cree que la paz esté al alcance de la mano.

Gadi Taub es un intelectual prolífico: un historiador que enseña en la Universidad Hebrea de Jerusalén, también es un novelista y periodista de talento. Autor de The Settlers, And the Struggle Over the Meaning of Zionism ("Los colonos y la lucha por el significado del sionismo"), un libro muy poco halagador sobre los colonos israelíes que viven en Cisjordania a los que acusaba de traicionar el ideal sionista, pero que no es menos crítico con los palestinos, a los que culpa de haber rechazado todos los planes de paz que se les han propuesto desde el año 2000. Tanto es así, que Gadi Taub piensa que la ocupación nunca terminará, porque según él, los palestinos nunca dejarán ir a los israelíes. Cita fácilmente al activista palestino de los derechos humanos y opositor político de Mahmoud Abbas, Bassam Eid, que lo dejó sin palabras cuando le dijo al margen de una conferencia: "¿Quién nos protegerá si os vais

A Taub no le gusta la corrección política. Acepta plenamente la afirmación de Netanyahu de que en el futuro inmediato Israel está condenado a vivir bajo la espada. Sorprendentemente para un hombre de la izquierda, considera que Israel está en medio de un choque de civilizaciones con el mundo musulmán, en palabras de Samuel Huntington: "Por supuesto que hay un choque de civilizaciones. ¿Quién tenía razón, Huntington o Fukuyama [que más bien pensaba que el mundo entero estaba avanzando hacia la adopción de la democracia liberal]?" nos pregunta en la entrevista.

Se apresura a citar a su colega, el politólogo Dan Shueftan de la Universidad de Haifa, quien dice que sólo hay cuatro verdaderos estados-nación en el Oriente Medio: Israel, Turquía, Irán y Egipto. El resto, dice, son "tribus con banderas" que hacen la guerra entre sí.

¿Pero por qué hay tanta ira en una antigua figura emblemática del campo de la paz israelí?

Gadi Taub insiste en que no ha cambiado. Todavía defiende la división del territorio. Sin embargo, como muchos israelíes, dice que perdió las ilusiones sobre las intenciones de los palestinos después de que desataran la Segunda Intifada en septiembre de 2000 y rechazaran el plan de paz del Presidente Clinton en diciembre de ese año. Según él, fue en el tema de los refugiados donde las negociaciones se estancaron. Como él mismo dice: "Los palestinos quieren un estado del que los judíos sean expulsados, porque quieren un derecho de retorno al Estado de Israel para que los judíos puedan convertirse en una minoría".

Además, no duda en acusar al nacionalismo palestino de estar apegado a "la tierra y la sangre... Se imaginan que hay un vínculo místico entre el pueblo y la tierra". Esto, dice, es lo que les impide reconocer que los judíos también comparten derechos sobre la tierra; de ahí la importancia de compartir.

Le recordamos, sin embargo, que no todos los sionistas de izquierda están de acuerdo con él. Algunos, como Peter Beinart, a quien entrevistamos el año pasado, dicen que los palestinos sólo quieren un reconocimiento simbólico del derecho al retorno, pero que son flexibles en cuanto al número de refugiados que podrían regresar a Israel. "Esto es sólo propaganda", nos responde Gadi Taub. "Los palestinos rechazaron el plan de paz de Clinton en 2000, Olmert en 2008 y Obama en 2014. El resto es sólo propaganda".

Gadi Taub también admite tener muy poca paciencia con el antisionismo de la intelectualidad occidental. El sionismo no es más que "el derecho universal de los pueblos a la autodeterminación en su patria aplicado a los judíos... Es nuestra patria también... Hemos acordado compartirla y crear nuestro estado sólo en una pequeña parte de nuestra patria", nos dice.

Cuando señalamos que lo que se culpa al sionismo es el hecho de que erigió el Estado de Israel en una tierra que estaba habitada por otro pueblo, y que el concepto de "derechos históricos" del pueblo judío sobre esa tierra es difícil de defender sobre una base universalista (si todos los pueblos invocasen cualquier derecho histórico para recuperar la tierra que les perteneció hace siglos, se produciría un verdadero caos), responde tácitamente: "los palestinos no tienen más derechos históricos". Rechaza firmemente la idea de que los árabes o los judíos tengan derechos exclusivos sobre este territorio.

Por lo tanto, es comprensible que el sionismo de Gadi Taub esté a años luz del de la derecha religiosa, para quien poseer y poblar la tierra es un fin en sí mismo. Gadi Taub simplemente considera que todos los pueblos tienen derecho a la tierra para ejercer su derecho a la autodeterminación. Es en esta lógica que justifica el regreso de los judíos a sólo una parte de su patria. No se trata de reconstruir las fronteras bíblicas de Israel. Por eso defiende la división de la tierra de Israel/Palestina entre israelíes y palestinos, ya que ambos pueblos tienen derecho a su propio estado.

Taub también subraya que para los judíos el sionismo no era una elección, sino una necesidad. Recordó que su padre había tenido que huir de Europa central a la edad de 12 años para escapar de la persecución antisemita, y que ningún país occidental, ni siquiera Canadá, había aceptado recibirlo. Añade en un tono cáustico: "Lo siento, pero no nos vamos a suicidar para complacerles [a los occidentales]".

Pero, ¿con qué asocia Taub esta pasión antisionista que está arrasando en Occidente?: "Es simple, ellos [los occidentales] se sienten culpables por su pasado colonial, y porque nos ven como occidentales, nos lo transfieren [su culpa]".

¿Qué hay del argumento de que los judíos no son un pueblo real, sino una comunidad religiosa, como afirman los palestinos? Responde que depende de los judíos determinar su identidad. "No depende de alguien que vive en Montreal decidir cuál es nuestra identidad".

En cuanto al boicot a Israel que está floreciendo en las metrópolis europeas y norteamericanas, Taub se resigna a él. "No es agradable, pero no sentimos los efectos económicos. Sin embargo, cree que la sociedad israelí es lo suficientemente resistente como para afrontarlo... No nos suicidaremos", repite.

Finalmente, con respecto a su libro "Los Colonos: Y la lucha sobre el significado del sionismo", en el que hace una acusación formal contra el proyecto de asentamiento judío en Cisjordania, y aunque Taub sea muy crítico con los palestinos, encuentra a la derecha israelí igual de peligrosa para el futuro de Israel. Sostiene que la idea de un derecho histórico o bíblico a toda la tierra de Israel no sólo viola los ideales de los Padres Fundadores de Israel, sino que la colonización de la Ribera Occidental conducirá en última instancia a la pérdida de Israel.  En ausencia de separación entre israelíes y palestinos, nos dice, habría que elegir entre dar a los palestinos el derecho de voto (que podría convertirse en mayoría), o establecer un verdadero sistema de apartheid. De cualquier manera, significará el fin de Israel como un estado judío y democrático.

Gadi Taub es una figura iconoclasta, franca pero emblemática del giro a la derecha (o al centro) de muchos israelíes. Aunque critica la ocupación judía y la colonización de Cisjordania, ha perdido sus ilusiones sobre los palestinos. No es un eufemismo decir que la izquierda israelí ha sido aplastada por el fracaso del proceso de paz. Para reinventarse a sí misma, tendría que mostrar resistencia y dejar de atar su destino al de la paz para volver a centrarse en los imperativos socioeconómicos.

Después de todo, un acuerdo de paz no es necesario para redirigir el dinero invertido en los asentamientos judíos a los programas sociales israelíes que están entre los menos financiados en los países de la OCDE. No la devolverá al poder en un futuro próximo. Pero el nihilismo que les espera puede ser fatal.

Labels:

¿Una brillante anexión bluff por parte de Bibi? - Matthew Mainen - JNS


El embajador de los EAU en Estados Unidos, Yousef Al Otaiba


El mes pasado me posicioné a favor de que Israel declarara su soberanía sobre partes de Judea y Samaria. Mi posición ha evolucionado. Específicamente, estoy empezando a pensar que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu no planea una anexión inmediata a gran escala, sino que ha modificado su estrategia para el ámbito de las relaciones internacionales. Si tengo razón, entonces bien jugado: Bibi, bien jugado.

En política doméstica, Netanyahu ha demostrado funcionar como un maestro de los faroles, convenciendo al público israelí una y otra vez de que el Partido Likud se enfrenta a un ataque electoral inminente que solo se podría frenar votando al Likud en lugar de los partidos de derecha más pequeños.

Ahora, la "catástrofe" farfullada es que Israel está tomando acciones drásticas y unilaterales contrarias al defectuoso consenso sobre la resolución del conflicto palestino-israelí.

Al hacer que el mundo crea que se toma en serio la anexión de vastas porciones de Cisjordania, incluido el Valle del Jordán, Israel ha adquirido una influencia sin precedentes al buscar relaciones normalizadas con los países árabes y la aceptación europea de que los asentamientos están aquí para quedarse.

Propuse la anexión cuando el mundo estaba bloqueado y preocupado por combatir el COVID-19. En una ejecución idealizada de mi propuesta, Israel se habría anexionado silenciosamente el territorio mientras los gobiernos aún luchaban por contener una crisis de salud global. Cuando todo estuvo dicho y hecho, la anexión se habría dicho y hecho por mucho tiempo. Esa ventana de oportunidad se ha cerrado, y la fijación de la comunidad internacional en Israel ha resurgido previsiblemente.

En las condiciones actuales, la anexión podría no ser la medida más inteligente, especialmente considerando la alternativa de invitar a los palestinos a volver a la mesa de negociaciones y permitirles rechazar compromisos por enésima vez, mientras se gastan lo que podría ser (y espero que no sea) los últimos meses de la administración Trump construyendo asentamientos en cada último centímetro cuadrado deseado para una eventual adquisición.

Un diplomático árabe del Golfo lo expresó mejor : "¿Por qué Israel no deja correr el reloj y muestra que [el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud] Abbas no se toma en serio la paz. Buscar la anexión cambiará todo el enfoque hacia Israel, volviendo a estar sujeto a la condena mundial".

Como planteó acertadamente Joel Rosenberg, quien entrevistó a ese diplomático, ¿son "los asentamientos o los sauditas"?

El curso de acción más sabio es el de los sauditas actuales, mientras dejan temporalmente los asentamientos en el limbo legal (pero siguen construyendo vigorosamente) por un poco más de tiempo. El príncipe heredero Mohammed bin Salman, el líder de facto de la monarquía del Golfo, ha dejado en claro que su paciencia con los palestinos se ha agotado. Si Israel puede asegurarse un compromiso de que los sauditas no se opondrán a la anexión cuando los palestinos se nieguen a aceptar un acuerdo de paz en un período de tiempo razonable, entonces tendría sentido detenerse en la anexión.

Ahora es el momento para que Israel considere sacar el máximo provecho de la ventaja que ha construido en los últimos meses al hacer creer al mundo que una anexión masiva es inminente. A cambio de aceptar desacelerar el ritmo, algo que la administración Trump ya ha insinuado que considera deseable, Israel debería solicitar el reconocimiento diplomático inmediato del Golfo Árabe.

El embajador de los Emiratos Árabes Unidos en los Estados Unidos escribió un artículo de opinión el 12 de junio que se publicó en Yediot Achronot, el periódico hebreo más difundido de Israel, implorando a Netanyahu que se aleje de la anexión. Israel debería invitarlo, junto con los emires de Dubai y Abu Dhabi, a presentar su caso ante el pueblo israelí en persona, tal como lo hizo el presidente egipcio Anwar Sadat en 1977.

El establecimiento de lazos formales no debe hacerse en silencio, sino hacerlo a la intemperie, con los Estados Unidos tomando el liderazgo como mediador, y sería una decisión inteligente. Trump, un defensor clave de las relaciones entre Israel y el Golfo, podría usar una gran victoria diplomática mientras enfrenta una dura campaña de reelección, y la alianza entre Israel y el Golfo podría usar otros cuatro años de Trump.

Ambos saben que un retorno a la política de Oriente Medio de la administración Obama, algo inevitable si Joe Biden se convierte en presidente, será un retorno a apaciguar a Irán a expensas de la seguridad regional.

Mirando más allá del Golfo, Netanyahu merece crédito por lograr que Europa casi se olvide de su anterior coco favorito de "esos desagradables judíos que construyen casas en territorio en disputa". Si Israel se va a retirar de incorporar formalmente todos los asentamientos, debería exigir concesiones como el compromiso de los miembros de la UE de abstenerse en todas las resoluciones relacionadas con Israel en las Naciones Unidas; un plan tangible para alterar su etiquetado discriminatorio de los productos de los asentamientos; y una revisión de la ayuda a los palestinos que perpetuamente llega a manos de entidades afiliadas al terrorismo (y a las Ong anti-Israel).

Al igual que en el Golfo, las perspectivas europeas sobre Israel están cambiando gradualmente. Los moderados o civilizacionistas, aquellos que luchan contra los intentos izquierdistas de erosionar la cultura europea frotando sus narices en la diversidad, han ganado un punto de apoyo irreversible en la política europea. Israel ya ha aprendido que puede confiar en que otros gobiernos nacionalistas como Hungría y Austria se opongan a la acción hostil de la UE.

Así como Israel debería tirar de prudencia al no ejercer una presión indebida sobre sus aliados del Golfo, también Israel debería facilitarles la vida a sus aliados europeos.

Con los informes más recientes que sugieren que el primer ministro israelí, a lo sumo, se limitará a anexar solo los grandes suburbios de asentamientos cerca de Jerusalén, sería prudente continuar con el trasfondo de una fachada de anexión más grandiosa. Cuando otros demuestren estar dispuestos a comprometerse, Israel también lo hará.

Labels: ,

La anexión de Cisjordania es negligente, peligrosa y redundante - Amos Gilad - Ynet



Se está volviendo cada vez más claro que el plan de anexionar partes de Cisjordania es una apuesta negligente y peligrosa, y si el Primer Ministro Benjamin Netanyahu finalmente lo lleva a cabo, representará una grave amenaza para la seguridad nacional israelí.

Esta seguridad nacional proviene de la maravillosa y efectiva coordinación con Jordania y la Autoridad Palestina.

Estos acuerdos otorgan a Israel un espacio estratégico que abarca desde el mar Mediterráneo hasta la frontera jordano-iraquí, un área que mantiene al país seguro y sirve como elemento disuasorio contra las amenazas terroristas y militares.

La cantidad de esfuerzo necesaria para mantener este logro es bastante pequeña y exige un esfuerzo mínimo del IDF, gracias a las capacidades de inteligencia de Israel y la coordinación de seguridad con Jordania y la AP.

Mientras tanto, incluso la intención misma de anexionar está provocando controversias y resistencia tanto en Europa como en una gran parte de los Estados Unidos, incluso con el candidato presidencial demócrata y el ex vicepresidente Joe Biden.

Además, los vecinos árabes de Israel, en contra de las promesas dadas, no apoyan el plan de paz del presidente estadounidense Donald Trump y se proyecta que ninguna nación cambie de opinión en el corto plazo.

Por encima de todo, plantea la cuestión de en qué se convertirá Israel cuando anexione territorios habitados por millones de palestinos.

Tal movimiento probablemente roerá la legitimidad de la Autoridad Palestina hasta el punto de su colapso, abriendo la puerta a grupos radicales como Hamas para culpar al presidente palestino Mahmoud Abbas por el fracaso del proceso de paz y emprender el camino de la violencia y el terrorismo. .

Israel ya debe lidiar con la amenaza de Irán y sus representantes en la región, una tarea que requiere muchos recursos. Socavar la estabilidad y la tranquilidad en el frente jordano puede perjudicar la acción necesaria contra las amenazas terroristas.

¿Por qué es necesaria la anexión? No hay una respuesta lógica. En este momento, incluso si no se lleva a cabo, su fracaso aún dañaría las relaciones con los Estados Unidos, dado que su actual presidente ha sufrido un insulto personal de los líderes israelíes y figuras públicas.

Especialmente inquietante es el escenario de un país binacional, con una población igualmente dividida entre judíos y palestinos, que pondría a prueba el sueño sionista.

Los líderes de Israel deben eliminar el plan de anexión, pero aún así fortalecer su presencia militar en el Valle del Jordán.

El esquema del plan y la visión de los Estados Unidos sobre el mismo aún no están claros dado que los estadounidenses actualmente están lidiando con conflictos internos.

La anexión es innecesaria y potencialmente muy perjudicial para la seguridad actual y futura de Israel.

Israel estaría mejor evitando esa medida, para que no se una a la lista de decisiones estratégicas abismales que el país ha tomado en el pasado.

Labels: ,

La Corte Suprema de Israel revoca la decisión sobre la tierra en medio del debate sobre la soberanía - Israel Kasnett - JNS



La Corte Suprema de Israel revocó la Ley de Regulación de 2017, que otorgó a Israel la autoridad de apropiarse de tierras palestinas privadas en los territorios en disputa de Judea y Samaria con una compensación a los propietarios.

Ocho de los nueve jueces del panel dictaminaron la ley "inconstitucional" esta semana alegando que "viola los derechos de propiedad y la igualdad de los palestinos, y da prioridad clara a los intereses de los colonos israelíes sobre los residentes palestinos".

El fallo reavivó la preocupación sobre el poder de la Corte Suprema, así como el impulso hacia la aplicación de la soberanía a partes de Judea y Samaria, y el Valle del Jordán, por parte del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Eugene Kontorovich, director de derecho internacional en el Kohelet Policy Forum, expresó su decepción con el fallo y le dijo a JNS que la opinión de la Corte Suprema "aclara que la aplicación de la ley israelí [en Judea y Samaria] es posible", refiriéndose a la soberanía problema.

"El fallo muestra la necesidad práctica de aplicar la ley israelí", dijo. “No se trata de anexión, simbolismo o política. Son los ciudadanos judíos allí quienes vivieron bajo un régimen de propiedad discriminatorio donde están gobernados por oscuras leyes otomanas, donde el registro de la propiedad está cerrado para ellos y donde a los palestinos, con quienes pueden querer participar en transacciones de bienes raíces, no se les está permitido vender a [israelíes] bajo pena de muerte por parte de la Autoridad Palestina".

Kontorovich continuó diciendo que la aplicación de la ley israelí "es una forma de cambiar las reglas discriminatorias y de cuasi-apartheid bajo las cuales viven los israelíes allí,y que la Corte Suprema ha rechazado que la Knesset haga bajo el sistema actual donde la ley israelí no es totalmente aplicado".

Hizo hincapié en que "la Corte es todopoderosa. Podría anular la aplicación de la ley israelí, pero esta opinión no da base para hacerlo".

De hecho, el fallo de la Corte proporciona otro punto de disputa sobre el poder que tiene el cuerpo con respecto al proceso legislativo y la separación de poderes.

Ese poder fue uno de los temas clave en las recientes rondas de las elecciones de la Knéset, y sigue siendo un punto de disputa principal entre la derecha y la izquierda, con el primero prometiendo luchar contra la extralimitación judicial y el segundo defendiendo a los jueces que intervienen en asuntos políticos.

Según la Biblioteca del Congreso, en febrero de 2017, la Knesset aprobó una ley para la regulación de tierras en Judea y Samaria. La tierra sujeta a la regulación se define como aquella sobre la cual se construyeron las comunidades israelíes "de buena fe" o "con el consentimiento del estado".

La ley "suspende todas las órdenes administrativas pendientes para la evacuación y destrucción de comunidades judías en los territorios en disputa, excepto las órdenes emitidas para la implementación de decretos judiciales o decisiones judiciales".

El Partido Likud de Netanyahu respondió a la decisión declarando que "es lamentable que la Corte Suprema invalide una decisión importante para el arreglo y su futuro. Trabajaremos para legislar una nueva ley".

En contraste con el Likud, el Partido Azul y Blanco, liderado por el Ministro de Defensa y Viceprimer Ministro Benny Gantz, dijo que "respetamos la decisión de la Corte Suprema y nos aseguraremos de que se cumpla".

Al igual que Kontorovich, Simcha Rothman, asesora legal del Movimiento para la Gobernabilidad y la Democracia, amonestó a la Corte Suprema por su fallo.

"Desde hace muchos años, éste tribunal no ve ningún límite a su poder", le dijo a JNS. También comentó que corresponde a los funcionarios políticos electos ponerle límites, ya que "la Corte no se autolimitará".

Rothman comentó que podría imaginar una situación en la que la Corte "impida o sabotee" la capacidad de Israel de aplicar la soberanía o incluso lo permita, pero con un efecto limitado sobre el terreno.

El Movimiento Regavim, que fue uno de los iniciadores de la Ley de Regulación de 2017, felicitó sarcásticamente la decisión del tribunal.

Felicitamos a la Corte Suprema por finalmente quitarse la máscara y abandonar su pretensión de imparcialidad. La semana pasada, los jueces de la Corte Suprema instaron al estado a regular los asentamientos árabes ilegales generalizados en el Monte Hebrón y el Negev tomando medidas que incluyen la aprobación retroactiva de miles de casas construidas ilegalmente y la expropiación de tierras privadas de propiedad judía".

Al señalar lo que considera una hipocresía flagrante de la corte cuando se trata de regular la construcción árabe ilegal, Regavim señaló que "los jueces enfatizaron que la Corte Suprema no dirige el país".

La declaración continuó: “La decisión de hoy de la Corte Suprema falló en contra de la autoridad evidente del poder legislativo para formular e implementar soluciones legales, decentes y morales a problemas legales específicos que rodean la empresa de asentamiento en Judea y Samaria. Hoy, por fin, la Corte Suprema ha admitido que, a todos los efectos prácticos, es un Tribunal Superior de Justicia Subjetiva".

En aparente acuerdo con el mensaje de Regavim, y las declaraciones de Rothman y Kontorovich, Yoaz Hendel y Zvi Hauser, de la facción Derech Eretz del Partido Azul y Blanco, dijeron que "el futuro de los asentamientos no se decidirá en un tribunal, sino por el gobierno de Israel, que tiene ante sí una oportunidad histórica de extender la soberanía".

Labels:

Jordania teme la opción palestina - Dan Schueftan - Israel Hayom



Al discutir sobre la soberanía israelí, debemos considerar el triángulo formado por Israel-Jordania-Palestina, y tener en cuenta que el movimiento nacional palestino es el enemigo más peligroso del régimen hachemita de Jordania. Los palestinos están mirando no solo hacia Jaffa y Haifa, sino también a Amman.

Si se funda un estado palestino independiente en Cisjordania, primero canalizará sus esfuerzos de subversión hacia Jordania, donde la mayoría de los residentes son palestinos. Si logra derrocar al régimen hachemita y vincularse con elementos radicales árabes e iraníes en la región, será más fácil para los palestinos luchar contra Israel de manera más efectiva.

Quien piense que los palestinos estarán satisfechos con una vida tranquila en un pequeño estado atrasado entre Jenin y Jericho es un completo ignorante o alguien patológicamente adicto al autoengaño.

Tal autoengaño intencional niega 100 años de cultura política palestina, así como el comportamiento de los millones de habitantes de Gaza desde la retirada de Gaza en 2005, quienes se han visto obligados ellos mismos y sus hijos a una destrucción continua consecuencia de la violencia inútil y sin restricciones de Hamas y del resto de organizaciones terroristas. Si una entidad palestina soberana pudiera exportar sus éxitos basándose en una ideología radical,  encendería a su vez la imaginación de los palestinos en ambas orillas del río Jordán, y si logran conectarse, agitaría, radicalizaría y armaría a los palestinos de Jordania: por lo que el régimen de Ammán estaría en peligro.

Muchos esperan que Hamas se haga cargo de una futura entidad palestina en Cisjordania, especialmente si las Fuerzas de Defensa de Israel y la Agencia de Seguridad de Israel (Shin Bet) no defienden a Fatah. Posteriormente, habrá un peligro aún más grave e inminente que emanaría de la fuerza de la Hermandad Musulmana en Jordania.

El establishment de la Defensa israelí se opone a la plena soberanía palestina. El amplio consenso israelí exige el control militar del valle del Jordán para defender a Israel de la esperada agresión de los palestinos. Basado en muchos años de experiencia pacífica con los jordanos, estos medios no serían necesarios si el régimen hachemita regresara a Cisjordania.

Estas mismas amenazas y la desconfianza justificada hacia los palestinos guían la política jordana. Deben ser cautelosos ya que los palestinos son una amenaza existencial para ellos. El movimiento nacional palestino ya trajo la guerra civil a Jordania, en 1970, gracias a una cultura política desenfrenada que les ha definido desde sus inicios. Amman no está interesado en una repetición.

Si reconocemos que los palestinos son los enemigos del régimen hachemita, entonces la situación actual es la más cómoda para Jordania. El control israelí evita que Hamas se apodere de Cisjordania, y el amortiguador israelí en el valle del Jordán impide el contacto incontrolado entre los palestinos y Jordania. Negar a los palestinos la plena soberanía les impide recibir ayuda extranjera (de Irán, Turquía, las milicias chiítas, el Estado Islámico) y también evita el lanzamiento de cohetes desde su territorio, y no hay amenazas por su posible control del aire y del ciberespacio. Los palestinos ya han demostrado su tendencia a convertir cualquier cosa en un arma, incluyendo cometas y globos. Los jordanos tienen interés en el control israelí duradero en el valle del Jordán, con o sin soberanía.

La verdadera e importante preocupación jordana con respecto a la situación actual, y lo que podría suceder como resultado de ella, resulta digna de una discusión en profundidad. Su temor es que Israel empuje a la población palestina más allá de Cisjordania, hacia Jordania, de manera que traten de establecer una patria palestina alternativa allí, lo que significaría el fin del régimen hachemita. Este miedo tiene raíces. Los ex ministros de defensa Moshe Dayan y Ariel Sharon apoyaron esta idea e intentaron promoverla durante la guerra civil jordana en 1970, y también durante la Primera Guerra del Líbano en 1982. Además, importantes círculos de la derecha israelí, que desean unir Judea y Samaria con Israel, esperan crear condiciones sobre el terreno para alentar la emigración masiva hacia el este.

Pero en las últimas décadas, esta noción ha sido llevada al margen de la política israelí convencional. Incluso en la derecha, su vigencia es más débil que durante los tiempos de los ministros de defensa dominantes mencionados anteriormente. Los palestinos que residirán en la mayor parte de Cisjordania ya no tendrían más razones para emigrar hacia Jordania, incluso cuando Israel controle el Valle del Jordán, y aún podrán mantener sus lazos con el mundo árabe a través de Jericó, siempre que no pongan en peligro a Israel o Jordania.

Aquí también hay una gran diferencia entre aplicar la soberanía a todos los asentamientos y aplicarla al Valle del Jordán. Aplicarlo a todos los asentamientos pone en peligro no solo a Israel, sino también a Jordania. En el valle del Jordán la situación es fundamentalmente diferente.

Labels: , ,

¿Es buena la anexión? Pregunten a los colonos - Shmuel Rosner



El debate más interesante sobre la anexión no es el que existe entre israelíes y palestinos, entre las extremas izquierda y derecha, entre judíos israelíes y judíos estadounidenses , o entre el presidente Donald Trump y el presunto candidato presidencial demócrata Joe Biden. Es el que existe entre los colonos que apoyan o se oponen a la anexión.

Sí, muchos colonos se oponen a la anexión. O, para ser precisos, se oponen a la anexión propuesta basada en el plan de paz de Trump. Su oposición se apoya en un poderoso argumento ideológico. No involucra a los argumentos habituales sobre los derechos palestinos, el derecho internacional, o la reacción de los judíos estadounidenses, o el sueño sobre un final del conflicto, o sobre el ofendido rey de Jordania, o el temor por el carácter judío y democrático de Israel .

Se basa en la opinión de que al anexar parte del territorio, Israel está recibiendo y cediendo tierras. Obtendría aproximadamente un tercio de Cisjordania. Además, cuando Israel se anexiona ese territorio, basándose en el plan Trump, aceptaría la idea sobre la cual se basa todo el plan: si, algún día, los palestinos llegan a un acuerdo con los compromisos que deben aceptar si desean poner fin al conflicto, tendrían un estado en partes de Judea y Samaria.

El debate entre los colonos es interesante porque expone una grieta dentro del campo maximalista, uno que analiza la pregunta más importante para Israel: ¿Vale la pena?

El movimiento de los colonos es, en esencia, un organismo pragmático y la razón de su éxito. Sus líderes no son un grupo soñador. Son realistas, cínicos y efectivos. Saben cómo manejar la política, saben cómo manejar la burocracia, tienen habilidades logísticas, pueden mover montañas, pueden ser manipuladores y astutos. Tienen objetivos, y generalmente cumplen sus objetivos. Por supuesto, también tienen una ideología. Es bastante simple: Israel debe asentarse y controlar la mayor cantidad de territorio posible.

Para la mayoría de los colonos,  siempre hay que ser pragmático. Ven una oportunidad, la aprovechan. Actúa ahora, preocúpate después. La pregunta entonces es: ¿Es el plan de anexión una oportunidad real?

Algunos dicen que sí. Implemente la soberanía ahora, preocúpese por ese futuro estado palestino que sueñan más tarde. Disfruta de Trump mientras dure, trata con Biden el próximo año si es elegido. Para los líderes del movimiento de asentamientos, el plan Trump es obvio. Se ofrece como un regalo, tómalo.

Pero otros líderes no ven un regalo. Ven una píldora venenosa envuelta como regalo. Ven un pequeño gesto simbólico, porque la anexión no tendrá mucho impacto en la realidad sobre el terreno, y todo ello a cambio de un gesto simbólico mucho más amplio: un reconocimiento de que el objetivo final es un estado palestino. Para un movimiento que usa principalmente ladrillos y cemento, rechazar los gestos simbólicos no está fuera de lugar.

El debate entre los colonos es el único que sopesa adecuadamente los pros y los contras del plan, desde la perspectiva de Israel, sin mucha distracción. ¿Cuáles son los pros? Más territorio. Sí, pero es territorio que Israel ya controla. Habrá reconocimiento oficial, pero es un reconocimiento solo por parte de una administración estadounidense posiblemente al final de su mandato. ¿Cuáles son las desventajas? Israel podría tener que pagar un precio por la anexión. Quizás condenas internacionales, posiblemente más.

Entonces, ¿los colonos tienen miedo de pagar un precio? No cuando algo real está en juego. La respuesta podría ser sí, cuando se ofrece un mero reconocimiento simbólico de una situación ya existente.

Los colonos entienden que la anexión no es una cuestión moral. Si lo fuera, no habría debate porque todos están del mismo lado. Los colonos entienden que la anexión es una cuestión práctica. La anexión es buena para Israel, pero ¿es lo suficientemente buena como para superar el precio a pagar?

Labels: ,

Wednesday, June 10, 2020

Menachem Begin vs. Benjamin Netanyahu: una ventana de oportunidad - Yaakov Katz - JPost



Fue a fines de noviembre de 1981 cuando el primer ministro Menachem Begin se resbaló en su casa y se rompió la cadera. Fue una experiencia dolorosa y ocurrió poco después de que su esposa, Aliza, falleciera mientras estaba en una visita de estado en los Estados Unidos.

Begin pasó algún tiempo en el hospital, y cuando fue dado de alta permaneció confinado en una silla de ruedas. Su salud ya se estaba deteriorando, y ahora tenía que lidiar no solo con la pérdida emocional de su esposa desde hacía 43 años, sino también con el dolor provocado por su caída. A pesar de todo, la mente de Begin estaba clara. De vuelta a casa en diciembre, el primer ministro y el líder del Likud identificaron lo que dijo que era una oportunidad única para dar un paso histórico.

Como en la actualidad, el mundo estaba en medio de grandes disturbios. En Polonia, la ley marcial se había instituido a mediados de diciembre en un intento por reprimir a la oposición política: los soviéticos estaban preocupados de que los polacos derrocaran el comunismo y se aliaran con Occidente, una pérdida que no estaban preparados para soportar.

En Egipto, Anwar Sadat, el hombre con el que Begin había hecho las paces, había sido asesinado dos meses antes, y los asentamientos israelíes en la península del Sinaí estaban programados para ser evacuados la próxima primavera. Las conversaciones de paz con los palestinos no iban a ninguna parte, y Siria estaba ocupada fortaleciendo sus posiciones en el Líbano. Finalmente, la Navidad estaba a la vuelta de la esquina y el mundo se estaba preparando para un largo descanso invernal.

El 13 de diciembre, Begin llamó a Arye Naor, la secretaria de su gabinete, y le ordenó convocar al jefe del Mossad, al ministro de justicia y al fiscal general para una reunión de emergencia. Cuando llegaron los tres, el primer ministro lanzó una bomba: quiero que apliquemos la ley israelí a los Altos del Golán, les dijo.

El grupo quedó desconcertado. El Golán había sido conquistado por Israel en la Guerra de los Seis Días en 1967. Poco después, el entonces primer ministro Levi Eshkol decidió anexionarse Jerusalén oriental. Pero no el Golán. Ese era un territorio cuyo destino se suponía que Israel debía estar preparado para negociar con Siria.

En la reunión se le dijo a Begin que si quería avanzar y aplicar la soberanía israelí al Golán, tendría que hacerlo a través de la Knesset; con un decreto del gabinete como el que Eshkol había entregado en 1967 no sería suficiente. De acuerdo con la ley de Israel, el gabinete puede aplicar la ley a "parte de la Tierra de Israel" que tuviera ese estado durante el Mandato Británico. Por supuesto, esto se aplicaba a Jerusalén, pero no era aplicable a los Altos del Golán, que en el momento del establecimiento de Israel pertenecía a Siria.

Si bien Naor y el resto del grupo estaban sorprendidos, el tema de la anexión israelí del Golán había estado en los titulares. Geula Cohen, del partido derechista Tehiyya que se había separado del Likud de Begin, presentó su propio proyecto de ley  pidiendo la anexión. Sin embargo, Begin no había hablado antes acerca de la anexión, y todos los presentes sabían que si seguía adelante, Israel podría enfrentarse a graves consecuencias por parte de Estados Unidos, la Unión Soviética y Europa. Pero Begin estaba decidido. Le pidió al grupo que preparara legislación para estar listo para llevarla a la Knesset.

Al día siguiente sucedió. Naor convocó el gabinete en la casa de Begin por la mañana. Después de una reunión de 90 minutos, el gabinete aprobó el proyecto de ley con solo un ministro absteniéndose. Minutos después, Begin se dirigía a la Knesset. Allí, impulsó la ley de tres párrafos a través de dos comités y tres lecturas, con una mayoría final de 63-21 diputados aprobando la legislación. En un solo día y sin que nadie en el mundo lo supiera por adelantado, Begin hizo historia.

Es importante tener en cuenta lo que Begin hizo en 1981, ya que ahora mismo Israel parece estar a punto de aplicar sus leyes al 30% de Cisjordania en algún momento después del 1 de julio. Cuando hablé con Naor esta semana, recordó el sentido de urgencia de Begin y su deseo de velocidad, que estaban motivados por la necesidad de presentar al mundo un hecho consumado antes de que alguien pudiera detenerlo. En definitiva, funcionó.

Sin embargo, la diferencia entre entonces y ahora, señaló Naor, es que en 1981 Begin no habló una sola palabra al respecto de antemano. Hoy, Netanyahu no puede dejar de hablar de una próxima anexión.

"Tácticamente, no es bueno mantener debates públicos con meses de anticipación y generar oposición entre las personas que nos son hostiles", me dijo Naor, hoy profesor del Colegio Académico Hadassah en Jerusalén.

Hay algo más que es relevante. En 1981, Begin no solicitó la aprobación de los Estados Unidos. Tampoco lo pensó. Su objetivo principal era aprovecharse de una oportunidad que identificó, entre los eventos en Polonia, Egipto y las próximas vacaciones, que le permitiría aplicar la ley de Israel sin pagar un precio demasiado alto.

Netanyahu ha actuado de manera completamente diferente. Como primer ministro durante 13 años, nunca ha esbozado realmente una visión de lo que le gustaría que sucediera en Cisjordania o entre Israel y los palestinos. En 1996, después de su elección como primer ministro tras el asesinato de Yitzhak Rabin, Netanyahu fue arrastrado a continuar el proceso iniciado por los Acuerdos de Oslo de Rabin.

Lo mismo sucedió cuando regresó a su cargo en 2009. Luego, con Barack Obama en la Casa Blanca, Netanyahu se vio obligado a pronunciar el famoso discurso de Bar-Ilan, respaldando un estado palestino y congelando la construcción de asentamientos en Cisjordania.

Además del discurso de Bar-Ilan que parecía forzado, ¿alguna vez los israelíes lo escucharon esbozar una visión? ¿Sabemos realmente cuál es su verdadera visión para el futuro de los dos pueblos que viven en esta tierra? Tristemente no.

Cuando Donald Trump asumió el cargo en 2017, estaba claro que se había producido un cambio en la Casa Blanca y en la relación entre Estados Unidos e Israel. El traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, el reconocimiento de la soberanía israelí sobre los Altos del Golán, la retirada del acuerdo con Irán y el anuncio de que los asentamientos no eran ilegales fueron más que suficientes para saber que las cosas eran diferentes.

Luego, en enero, se dio a conocer el llamado "Acuerdo del siglo", que llevó a Israel de una administración que había querido que se retirara a las fronteras anteriores a 1967 a una que ahora permitía al estado judío aferrarse a todos sus asentamientos en Cisjordania. Ni uno solo necesitaría ser evacuado.

Por más pro-Israel que sea este plan, todavía es una visión que Israel le está presentando a otro país. No se trata de que Netanyahu describa su plan, sino de que él inicie un proceso con un plan presentado por un tercero: los Estados Unidos.

Le pregunté a Naor qué opinaba del contraste entre Begin, que implementó su plan sin coordinación, y Netanyahu, que está siguiendo un plan que alguien más puso sobre la mesa.

"¿Somos un estado o una república bananera?", me contestó Naor. “Este es un problema que está en el núcleo de nuestra existencia. Podemos decir que la tierra es nuestra, y podemos decir que si  la realizamos [la anexión], pondremos en peligro a Israel debido a los resultados demográficos. ¿Que significa todo esto?"

El punto es que, en última instancia, Israel tiene que ser quien decida qué quiere y cómo quiere hacerlo. Si es así, ¿por qué Netanyahu no hace algo como Begin hizo en 1981? ¿Por qué no decidir un curso de acción con el reconocimiento de que puede haber un precio? Por supuesto, es útil tener un aliado como Estados Unidos de su lado desde el principio, pero en última instancia, la decisión recae en las manos de Israel.

Eso podría funcionar cuando la política no es una consideración, pero cuando lo es, como parece ser el caso ahora, todo es diferente.

Netanyahu, por ejemplo, necesitaba el lanzamiento del plan en enero para apuntalar el apoyo de su base antes de su tercera elección en un año. Necesitaba seguir hablando de anexión después de las elecciones de marzo para retener a su bloque de derecha, y junto con el coronavirus, para acorralar a Azul y Blanco en un gobierno de unidad. Ahora necesita seguir hablando de anexión, incluso a riesgo de molestar a los jordanos, los saudíes y los demócratas estadounidenses, debido a su juicio que se renueva el 19 de julio, al mismo tiempo que planea llevar una votación de anexión al gabinete.

No hay duda de que Israel se enfrenta a una apertura única y similar a la ventana de oportunidad que Begin identificó mientras estaba confinado a una silla de ruedas en el invierno de 1981. La reelección de Trump es en noviembre. Si la anexión va a suceder, es mejor para Israel que tenga lugar cuando haya una administración que pueda proporcionar el apoyo y la defensa que necesitará después de la mudanza, ya sea en las Naciones Unidas o para rechazar las sanciones de la Unión Europea.

Pero lo más importante es que Israel decida qué quiere y qué planea hacer en el futuro. No necesitamos que otro país, por amigable que sea, planifique nuestro destino. Podemos hacerlo por nuestra cuenta.

Labels: , ,

Thursday, June 04, 2020

¿Moisés, como ídolo de Yahweh? - Amy L. Balogh - ANE today



Profeta. Legislador. Libertador. Juez. Estos son algunos de los términos comúnmente usados para describir a Moisés. Sin embargo, cuando examinamos los textos bíblicos sobre Moisés a través de la lente de estas y otras categorías de líderes, se hace evidente que ninguno de ellos describe completamente su estatus.

¿Pero qué pasa si buscamos fuera de la Biblia otros términos antiguos del Cercano Oriente que nos ayuden a describir el estatus de Moisés? Hay uno que al principio puede no parecer adecuado, pero que resume su posición única mucho más plenamente que cualquier otro. Cuando se trata de entender el estatus de Moisés, la mejor analogía del Cercano Oriente es la de un ídolo.

Contrariamente a la mayoría de los autores bíblicos que consideran ofensivos a los ídolos, una perspectiva que sigue influyendo en el público moderno, la mayoría de las culturas antiguas del Cercano Oriente consideraban que los ídolos eran mediadores muy eficaces entre la divinidad y la humanidad. En las antiguas religiones mesopotámicas (y otras), los ídolos no eran imágenes o representaciones de lo divino, sino dioses y diosas por derecho propio que conectaban los reinos terrenal y sobrenatural. Debido a esta posición excepcional, los ídolos eran tenidos en la más alta estima, en una categoría propia.

Pero los ídolos no podían alcanzar este estatus de mediadores de forma independiente. En Mesopotamia, necesitaban someterse a una transición conocida como la ceremonia de Mīs Pî, "Lavado" o "Purificación de la Boca", y sólo entonces los dioses permitirían al ídolo mediar entre los reinos divino y terrestre.

Al igual que los ídolos, la boca de Moisés también necesita ser transformada para prepararse para la tarea de mediar en nombre tanto de Yahweh como del pueblo hebreo, y sólo Yahweh puede promulgar esta transformación. Moisés presiona a Yahweh en este tema varias veces, pero Yahweh se niega a resolver el asunto hasta después de la extraña declaración de Moisés de que es "incircunciso de labios" (Éxodo 6:12, 30), una metáfora que expresa lo inadecuado que Moisés se percibe a sí mismo. Luego, en un lenguaje quizás más llamativo que la queja, Yahweh hace a Moisés "dios para el faraón" con Aarón como profeta de Moisés (7:1).

En "Moses among the Idols: Mediators of the Divine in the Ancient Near East", comparo a Moisés y a los ídolos con respecto a las transiciones que les permiten asumir su papel de "ídolo", prestando especial atención a la forma en que sus funciones configuran sus relaciones con las deidades, los espacios sagrados y las comunidades humanas.

A lo largo de todo esto, vuelvo constantemente a tres temas: 1) Por qué comparar a Moisés con un ídolo ayuda a entender el papel de Moisés, 2) cómo la comparación de Moisés con un ídolo fomenta nuestra comprensión de la relación de Moisés con Yahweh e Israel, y 3) lo que Moisés como ídolo revela sobre los autores bíblicos y sus comunidades.

Por qué comparar a Moisés con un ídolo ayuda a entender el papel de Moisés.

La lectura más prominente de la transformación de Moisés es que Moisés se convierte en el libertador del pueblo hebreo durante su primer intercambio con Yahweh en la zarza ardiente (Éxodo 3:1-4:17). Sin embargo, todas las revelaciones, signos y acontecimientos de Éxodo 3:1-4:17 son colectivamente inadecuados para la tarea que Moisés debe afrontar. Como resultado, Moisés desafía a Yahweh a reconsiderar su estrategia. Para que la misión de Moisés tenga éxito, debe llegar a ser más grande que el Faraón, y el Faraón es el dios-rey de una superpotencia.

Esto se cumple cuando Yahweh eleva el estatus de Moisés de "incircunciso de labios" a "dios del Faraón" (6:28-7:1), no en la zarza ardiente. Desde el momento en que la boca de Moisés es "circuncidada" (es decir, inducida al servicio de Yahweh), su misión de sacar al pueblo de Egipto es un éxito rotundo.

Sin embargo, a la luz de lo que sabemos sobre los ídolos mesopotámicos, esperaríamos que Moisés mostrara un signo físico de su nuevo estatus - como cuernos de vacuno o luz radiante sobre la cabeza - casi inmediatamente. En la víspera de la construcción del tabernáculo, este signo finalmente aparece (Éxodo 34:29-35). Este momento llama la atención sobre la idea de que el estatus de Moisés como "dios del faraón" (7:1) no sólo es relevante para el éxodo de Egipto, sino que de hecho es vital para el desarrollo temprano de la relación de Israel con Yahweh. A medida que el pueblo sale de la esclavitud y pasa a una nueva existencia regida por la presencia divina, su situación sigue requiriendo un mediador que eclipse incluso al faraón.

Cómo la comparación de Moisés con un ídolo fomenta nuestra comprensión de la relación de Moisés con Yahweh e Israel.

La lectura de Moisés como ídolo de Yahweh explica la capacidad de Moisés para comunicarse directamente con Yahweh (por ejemplo, Éxodo 29:42, 33:11; Números 12:6-8; Deuteronomio 34:10), para acceder a espacios sagrados demasiado sagrados para que otros los pisen (por ejemplo, Éxodo 19:12-24; 25:22; Números 7:89), y para "contemplar la forma de Yahweh" a voluntad (Números 12:8; cf. Deuteronomio 4:12, 15; Salmos 17:15).

El estatus de Moisés como ídolo de Yahweh le permite entonces manejar la relación entre Yahweh y la comunidad de una manera que lleva a las primeras generaciones de israelitas hacia el camino del éxito en su relación con lo divino. Esto sucede de dos maneras prácticas: Moisés transmite la palabra divina que rige la relación entre Yahweh e Israel, y también media en nombre de las dos partes mientras negocian su relación recién establecida.

Estos (y otros) ejemplos de la condición especial de Moisés demuestran que los privilegios y responsabilidades que tiene Moisés se extienden más allá de los de cualquier otro líder bíblico. Yahweh subraya este punto cuando eleva a Moisés por encima de Aarón y Miriam - alto sacerdote y profetisa, respectivamente - aclarando el hecho de que Moisés opera a un nivel muy superior incluso a los más altos funcionarios de la sociedad israelita (Números 12:1-9).

Lo que Moisés como ídolo revela sobre los autores bíblicos y sus comunidades.

Esta comparación ilumina la profunda tensión entre la prohibición bíblica de los ídolos y la realidad de que la gran mayoría de los antiguos pueblos del Cercano Oriente esperaban que los ídolos fueran el centro de su devoción. Mientras que los autores bíblicos rechazan abiertamente el uso de ídolos, ellos entienden la importancia de los ídolos en la imaginación religiosa y activamente moldean su presentación de Moisés para dirigirse a los deseos y expectativas de su audiencia, pero de manera compatible con la adoración de Yahweh. Es decir, las diferencias entre el Moisés humano y los ídolos hechos a mano son tan importantes como las similitudes, si no más.

El cambio de estatus tanto de Moisés como de los ídolos no es un fin, sino un medio para una relación adecuada entre la humanidad y la divinidad. Al considerar el papel y la transición de Moisés como análogos a los de un ídolo, mejoramos nuestra comprensión de su forma de ser y las peculiaridades de su carácter.

Labels: ,

Utilizando la tecnología del ADN, los investigadores israelíes disciernen nuevas pistas para reconstruir los Manuscritos del Mar Muerto - JNS


Cueva 11 de Qumran

Utilizando la tecnología del ADN, investigadores israelíes han descubierto nuevas pistas sobre los orígenes de los Manuscritos del Mar Muerto, proporcionando una nueva visión de la vida judía durante los últimos días del período del Segundo Templo.

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv, dirigidos por el profesor Oded Rechavi de la Facultad de Ciencias de la Vida George S. Wise y el profesor Noam Mizrahi del Departamento de Estudios Bíblicos, en colaboración con colegas de la Universidad de Uppsala de Suecia, la Autoridad de Antigüedades de Israel y la Universidad de Cornell, han tenido éxito en decodificar antiguo ADN extraído de las pieles de animales en las que se escribieron los Manuscritos del Mar Muerto.

Al caracterizar las relaciones genéticas entre diferentes fragmentos de pergaminos, los investigadores pudieron discernir conexiones históricas, incluidas cuestiones sobre las diferencias en los textos encontrados en las cuevas de Qumran y en otros lugares. Con algunas de las copias más antiguas de los textos bíblicos, los Manuscritos del Mar Muerto se refieren a unos 25.000 fragmentos de cuero y papiro descubiertos ya en 1947, principalmente en las cuevas de Qumran, pero también en otros sitios en el desierto de Judea.

Los investigadores han estado desconcertados durante mucho tiempo sobre si las obras encontradas en las cuevas de Qumran solamente representaban las de una secta radical del judaísmo, conocida como los esenios, o si eran una colección que refleja el amplio entorno cultural del judaísmo del Segundo Templo.

"Imaginen que Israel es destruido en el suelo, y solo una biblioteca sobrevive: la biblioteca de una secta 'extremista' aislada: ¿Qué podríamos deducir, con esta biblioteca, sobre el gran Israel?", se plantea  Rechavi.

Para distinguir entre los pergaminos particulares de esta secta y otros pergaminos que reflejan una distribución más generalizada, secuenciamos el antiguo ADN extraído de las pieles de animales en las que se inscribieron algunos de los manuscritos. Pero la secuenciación, decodificación y comparación de genomas de 2.000 años de antigüedad es muy difícil, especialmente porque los manuscritos están extremadamente fragmentados y solo se pueden obtener muestras mínimas".

"Sin embargo, uno de los hallazgos más significativos hasta ahora sobre esta cuestión nos indica que, hace 2.000 años, la sociedad judía estaba abierta a la circulación paralela de diversas versiones de libros de las Escrituras. En particular, el descubrimiento de que dos fragmentos del libro de Jeremías en realidad estaban hechos de piel de vaca, no de ovejas".

"Se descubrió que dos muestras estaban hechas de piel de vaca, y estas pertenecían a dos fragmentos diferentes tomados del libro de Jeremías", comenta Rechavi.

En el pasado, se pensaba que uno de los fragmentos hechos de piel de vaca pertenecía al mismo pergamino que otro fragmento que encontramos hecho de piel de oveja. Ese desajuste ahora refuta oficialmente esa teoría".

Rechavi explicó además que las versiones de piel de vaca de Jeremías probablemente no se procesaron en Qumran, sino en un lugar diferente con un más abundante pasto y agua necesaria para la cría de vacas, lo que significa que los rollos en Qumran podrían haber venido de otros lugares.

"Este hallazgo tiene una importancia crucial, porque los fragmentos de piel de vaca provienen de dos copias diferentes del libro de Jeremías, que reflejan diferentes versiones del libro, que se apartan del texto bíblico tal como lo conocemos hoy".

Además, las diferentes versiones de Jeremías pueden sugerir un debate dentro de la sociedad judía sobre las interpretaciones correctas de la Biblia.

"Desde la antigüedad tardía, ha habido una uniformidad casi completa del texto bíblico", nos comenta Mizrahi. “Un pergamino de la Torá en una sinagoga en Kiev sería prácticamente idéntico a uno en Sydney, hasta la letra. Por el contrario, en Qumran, encontramos en la misma cueva diferentes versiones del mismo libro".

"Este hecho sugiere que el concepto de autoridad bíblica, que emana de la percepción de los textos bíblicos como un registro de la Palabra Divina, fue diferente en este período del que dominó después de la destrucción del Segundo Templo".

Como tal, el pueblo judío en ese momento probablemente estaba "enfocado en determinar la interpretación correcta" de los textos bíblicos, no su redacción o su forma lingüística exacta, sugiere Mizrahi.

En el futuro, los investigadores comentan que las pistas proporcionadas por el análisis de ADN de fragmentos de pergaminos plantean preguntas adicionales sobre otros lugares donde los pergaminos pueden haberse originado. Uno de esos ejemplos es un fragmento del libro de Isaías que resultó ser diferente de otros manuscritos de Qumran.

Esto plantea una nueva y curiosa pregunta: ¿se encontró realmente este fragmento en las cuevas de Qumran? ¿O se encontró originalmente en otra ubicación aún no identificada?", se pregunta Mizrahi. "Esta es la naturaleza de la investigación científica: resolvemos viejos acertijos, pero luego descubrimos nuevos misterios".


Labels: , ,

Los judíos tienen la culpa, nuevamente - Ben-Dror Yemini - Ynet


El legislador holandés Arnoud van Doorn se convirtió al Islam, la religión de la paz y el amor, y vio la luz. Un ejemplo


 No importa qué desastre o crisis asalte la Tierra, es solo cuestión de tiempo hasta que los judíos o Israel sean culpados por ello.

El coronavirus ya se ha ganado el apodo de "la peste judía" aquí y allá, ya que, al igual que en la pandemia de peste del siglo XIV, en 2020 también se culpa a los judíos por eso.

Una imagen antisemita que conecta a los judíos con el brote de coronavirus fue publicada por el legislador holandés Arnoud van Doorn (un miembro de un partido populista que se convirtió al Islam) en las redes sociales.

El Ministerio de Asuntos Estratégicos ya ha publicado un informe sobre el asunto titulado "El virus del odio".

La Liga Antidifamación y el Centro Kantor para el Estudio de la Judería Europea Contemporánea también han publicado informes sobre el tema.

Todavía no es el renacimiento de los libelos de sangre, y aunque los judíos en las naciones occidentales se ven desproporcionadamente más afectados por la enfermedad que la población en general, a los antisemitas nunca les importaron los hechos.

Y todavía no habíamos terminado de lidiar con el odio provocado por el brote de coronavirus cuando los antisemitas salieron de la oscuridad para dar vuelta a una historia completamente nueva.
Ahora alegan que la despreciable muerte de George Floyd en Minneapolis fue el resultado de que la policía de Israel hubiera entrenado a oficiales de policía estadounidenses.

Muchos departamentos de policía de todo el mundo cooperan en la capacitación y la recopilación de información, y la Policía de Israel tiene una amplia experiencia en tácticas y operaciones antiterroristas.

El Jewish Institute for National Security of America se enorgullece de enviar delegaciones de oficiales de policía de alto rango de los Estados Unidos a Israel para conocer los métodos contra el terrorismo.

Las organizaciones afiliadas al movimiento anti-Israel del BDS han protestado en el pasado y han tratado de detener a estas delegaciones.

La siempre muy objetiva Amnistía Internacional inclusive publicó un informe en el 2016 alegando que las violaciones de los derechos humanos cometidas por agentes de policía en los EEUU estaban relacionadas con su formación en Israel. 

En respuesta al informe, la National Black Police Association escribió una carta apoyando la capacitación en Israel, destacando las tácticas contra el terrorismo que se les enseña.

No hay una sola evidencia de que los policías estadounidenses sean brutalizados durante sus visitas a Israel o que aquellos que maltratan a los afroamericanos tengan alguna conexión con ese entrenamiento.

Los datos muestran que la brutalidad policial ha disminuido en los últimos años, pero nuevamente, los propagandistas antisemitas nunca se preocupan por los hechos.

Uno de los principales defensores de esta mentira es Eran Efrati, antiguo miembro de Breaking the Silence, cuya antigua organización parece haberse vuelto demasiado suave para él.

Da charlas en todo Estados Unidos, menciona que su padre era el oficial de policía de alto rango Shlomo Efrati e insinúa que el brutal trato de los oficiales de policía estadounidenses se deriva de su entrenamiento en Israel. 

El asesinato de Floyd se ha convertido en el nuevo libelo de sangre, con las protestas actuales que envuelven a la nación encabezada por Black Lives Matter, Antifa y los Socialistas Democráticos de América, alineados con el BDS.

No está claro si las manifestaciones mejorarán la situación de los afroamericanos, sobre todo tras ocho años de un presidente negro que no hizo demasiado para ayudar en ese campo; pero está claro que están liberando en el aire los humos nocivos del antisemitismo, sin siquiera intentar hacerse pasar por antisionistas.

El profesor Hamid Dabashi, nacido en Irán, de la Universidad de Columbia, escribió en el pasado que "para cada acto sucio, traicionero, feo y pernicioso que ocurra en el mundo, solo deben esperar unos días y aparecerá el feo nombre de 'Israel'".

Los viejos antisemitas culparon a los judíos. Los nuevos culpan a Israel.

Las palabras de Dabashi tienen algo veraz. Solo esperen unos días y se culpará a los judíos o a Israel por cada desastre en el mundo. Así fue con el coronavirus, con los disturbios de Ferguson de 2014 y ahora con la muerte de George Floyd.

El antisemitismo es una enfermedad contagiosa. Incluso judíos e israelíes como Efrati pueden atraparla e infectar a otros.

En el pasado, estaba claro que las organizaciones en la sombra estaban detrás de esto. Hoy la infección es dos veces más efectiva: proviene tanto de la extrema derecha como de la extrema izquierda.

La guerra contra esta enfermedad es larga, dura y ardua, y puede que nunca se gane realmente.
Pero el primer paso para matar una enfermedad es reconocer su existencia.

Labels: ,

Olvidaron los derechos y el interés judío - Nadav Shragai - Israel Hayom



Si alteramos la historia del Monte del Templo, inclusive los saudíes, para expulsar a los turcos, podrían por primera vez tener un punto de apoyo allí a expensas de Jordania. Pero ¿qué pasa con los derechos y el interés judío?

En los últimos días, desde que Daniel Siryoti informó sobre las conversaciones entre los dos mayores rivales de los santos lugares islámicos (Jordania y Arabia Saudita), los intereses, el estatus y los derechos de los diferentes actores musulmanes en el Monte del Templo han sido objeto de una intensa atención. Por otra parte, casi nadie discute lo que el Monte del Templo representa para nosotros, los judíos, o nuestros propios intereses, objetivos y sentimientos respecto a él. A veces parece como si solamente nos concentráramos en dirigir hacia allí el movimiento de los actores musulmanes.

Tal vez sea hora de decir - con toda la debida precaución y sensibilidad - que Israel ha estado esclavizado por el statu quo vigente en el Monte del Templo durante 53 años, que ese statu quo es en gran medida una ficción, y que ha cambiado drásticamente, sobre todo en beneficio de los musulmanes. Lo más importante: que el Monte del Templo es el sitio más sagrado para el pueblo judío.

Cuando se trata del Monte del Templo, Israel está principalmente preocupado por apagar los incendios y manejar el conflicto. Nunca se ha preguntado qué significa el Monte para el Estado judío y cuáles son sus objetivos. Por ejemplo, dentro de 50 años, ¿estaremos satisfechos con una división que deje el Muro Occidental a los judíos y el Monte en si mismo a los musulmanes? Bajo un acuerdo permanente, ¿Israel mantendrá la prohibición de la oración judía en el Monte? ¿En todo él? Puede haber diferentes respuestas posibles a estas preguntas, pero la discusión no puede dedicarse únicamente a los derechos de los musulmanes, ignorando los nuestros.

Mientras Israel media entre Jordania y Arabia Saudita sobre su estatus en el Monte, debe ampliar la discusión para incluir la santidad del lugar para el pueblo judío y sus derechos en él. Recuerden este hecho básico: En 1967 el Estado judío hizo una concesión inconcebible al arrebatarles de las manos el sitio más sagrado del pueblo judío y dárselo a una religión competidora, el Islam, que sólo clasifica al Monte del Templo como su tercer lugar más sagrado, dañando seriamente los propios derechos de los judíos. Este hecho no debe darse por sentado.

En lugar de refrescar la memoria del público sobre estos hechos fundamentales, el discurso sobre el Monte del Templo se centra en una sola cuestión: hasta qué punto Israel considera y honra los derechos de los musulmanes sobre él. El hecho de que el Monte del Templo es ante todo un lugar sagrado para los judíos, y que nos alejamos de él debido a circunstancias históricas, casi ha sido olvidado. Tenemos que empezar a hablar de ello de nuevo, con sensibilidad pero también con firmeza.

Labels: ,

Wednesday, June 03, 2020

La mayoría de los israelíes apoyan la anexión, a pesar del miedo a la violencia - Shmuel Rosner


1. A medida que los líderes y las organizaciones judías estadounidenses reflexionan sobre su respuesta a una anexión israelí en Cisjordania (si se materializa una anexión), es posible que quieran tener en cuenta que la mayoría de los israelíes apoyan esta medida: cerca del 60% de los judíos.

Aquí hay un desglose, de una encuesta publicada hoy por el Instituto de Democracia de Israel:



2. Alrededor de una cuarta parte de la población israelí dice que no necesita esperar la aprobación estadounidense. Como era de esperar, los votantes de Yamina, de la derecha religiosa, tienen esta opinión. Sorprendentemente, los votantes del partido haredi Judaísmo Unido a la Torah también tienen puntos de vista similares (49%).

Más de la mitad de estos israelíes de derecha creen que se espera violencia como resultado de la anexión. No se sienten intimidados por la amenaza de violencia y seguirían adelante con el plan. Los judíos israelíes que creen que es probable que se desate la violencia, y aún apoyan la anexión, son solamente un poco menores que la proporción de judíos israelíes que no creen que sea probable que ocurra violencia y apoyan la anexión.

3. Realmente espero que hayan tenido la oportunidad de escuchar mi conversación con Matti Friedman, que marca el 20 º aniversario de la retirada de Israel del sur del Líbano. La discusión es fascinante, pero la tuvimos sin una idea clara de la opinión del público sobre el asunto. Ahora, tenemos estos números:

Alrededor de la mitad del público israelí (48%) piensa que la decisión de evacuar unilateralmente el sur del Líbano sin un acuerdo previo con el gobierno libanés o sirio fue la decisión correcta. Alrededor de un tercio (31.5%) dice que fue una decisión incorrecta. Los derechistas creen que fue un error. Los jóvenes piensan que fue un error. La generación que sirvió en el Líbano piensa que fue la decisión correcta. Esa es la generación de Matti (y la mía).

4. El 42% del público israelí piensa que la retirada del Líbano fortaleció la percepción de los palestinos de que Israel solo entiende la fuerza, fomentando así los ataques terroristas. Cabe destacar que el 46% de los judíos tienen este punto de vista, incluidos casi dos tercios de los israelíes de derecha y aproximadamente la mitad de los israelíes centristas. Quienes creen que la retirada alentó el terrorismo también creen que la retirada fue un error (78%).

¿Por qué es esto interesante? Porque en la misma encuesta hay israelíes que dicen que el terrorismo no importa, y que la anexión debe avanzar independientemente de la perspectiva de violencia, mientras que, al mismo tiempo, básicamente las mismas personas, argumentan que una mudanza fuera del Líbano fue una error  porque encendió la violencia.

5. ¿Cuál es la explicación de tales posiciones aparentemente contradictorias?

Se trata de la tierra. Los encuestados son consistentes en querer mantener más territorio bajo la jurisdicción israelí. Por lo tanto, se oponen a la retirada del Líbano y apoyan la anexión, y la violencia es solo un efecto secundario de lo que realmente quieren.

La violencia causa una impresión real solo cuando la sientes. La Segunda Intifada, un posible resultado de la retirada del Líbano, fue muy real. La violencia futura como resultado de la anexión es solo una posibilidad teórica. Por lo tanto, los israelíes se oponen a lo que culpan de una violencia real y apoyan lo que sospechan que podría provocar violencia teórica.

Puede haber un argumento basado en el mérito: una segunda Intifada era un precio demasiado alto para la retirada del Líbano; una tercera Intifada es un precio tolerable para la anexión.

Labels: ,