Sunday, February 25, 2018

La tragedia del sospechoso Benjamin Netanyahu - Aluf Benn - Haaretz



Menuda tragedia: durante la semana en que Benjamin Netanyahu disfrutó de su mayor logro como primer ministro - el anuncio de la transferencia de la embajada de los EEUU en Israel a Jerusalén el próximo mayo - se espera que se someta a su más duro interrogatorio como sospechoso de un delito criminal .

El brillante diplomático, que durante su mandato el boicot de 70 años al reconocimiento de la capital de Israel se ha roto sin ningún pago a cambio, se reunirá con los investigadores de crímenes financieros de la Policía de Israel en un intento de liberarse de las sospechas de soborno en el caso Bezeq  (el que la policía llama al Caso 4000) y las preguntas molestas en el caso de los submarinos (Caso 3000).

Es difícil no volver a la comparación (que ya se ha convertido en un cliché) entre Netanyahu y Richard Nixon, quien tuvo problemas en el caso Watergate solo unos meses después de regresar de su viaje a China, el mayor logro de la diplomacia estadounidense en décadas, y que finalmente llevó a los Estados Unidos a ganar la Guerra Fría.

Será fascinante leer las biografías que se escribirán, y ver las series que se producirán en las próximas décadas, cuando hayan surgido más y más detalles sobre lo que sucedió en los últimos años en la corte de Netanyahu.

Sus confidentes están siendo arrestados, están firmando contratos como testigos del estado y, sin embargo, es difícil de creer: ¿es posible que el primer ministro, cuyas habilidades intelectuales y analíticas están fuera de discusión, haya arriesgado su carrera y tal vez incluso su libertad y su futuro financiero, por solo unas pocas fotos bonitas de su esposa Sara en la página principal de la web de Walla y por verse ensalzado en los titulares de sus columnas de chismes?; ¿por suavizar las críticas del grupo Yedioth Ahronoth contra él?; ¿por disfrazarse de un millonario que fuma cigarros caros y come comida de low restaurantes gourmet cuando le da la gana?; ¿por las acusaciones contra Sara, su mujer, y por tratar de satisfacer sus caprichos?

Según las encuestas más recientes, el público israelí piensa que Netanyahu es corrupto pero tiene miedo de perderlo. Durante nueve años, el público no ha considerado a nadie excepto a Netanyahu como un líder apropiado. Las investigaciones no han cambiado nada, y no han puesto a ningún aspirante serio sobre la escena para sucederlo. La razón no es solo la unidad tribal de los miembros de su partido Likud contra la "izquierda y las élites" que controlan el sistema legal y el establishment de la defensa (lo que es una creencia bastante común). La popularidad de Netanyahu se basa principalmente en sus logros, y no debemos tomarlos a la ligera.

Su logro más importante es su éxito en aislar a la mayoría de los israelíes, que viven en el lado "israelí" de la Línea Verde, de la amenaza del conflicto palestino-israelí. Las amenazas a la seguridad, que durante la mayor parte de la existencia de Israel fueron una carga diaria que eclipsaba todo, fue llevada al margen del discurso público. El terrorismo palestino, en la medida en que aún existe, se centra en Cisjordania y Jerusalén Este; en otras palabras, en lugares donde la mayoría de los israelíes nunca van.

Esto no es solo izquierdismo: muchas personas no quieren retirarse ni un solo milímetro de los territorios ni mover ni a una sola familia de colonos de sus hogares, pero no saben dónde están Halamish o Har Bracha, y tampoco les interesa. Los ataques terroristas allí no los ponen en peligro.

Durante el tiempo de Netanyahu, un número más pequeño de funerales, relativamente, se ha registrado en el lado israelí del conflicto. Demostró que es posible llevar a cabo una "paz económica" y disfrutar del apoyo internacional incluso sin renunciar a los territorios, a diferencia del axioma aceptado por aquí durante muchas décadas.

Cometió algunos errores graves, el primero y más importante, verse arrastrado a la guerra de Gaza en el verano de 2014 (Operación Escudo Protector) y el retraso en reconocer las señales de advertencia sobre restricciones a la libertad de acción de las Fuerzas de Defensa de Israel en Siria, que Israel ha pagado con el derribo de un F-16 hace dos semanas .

No todo es obra suya, por supuesto, las políticas de Netanyahu se beneficiaron de varios hechos: la Primavera Árabe que destrozó a los países vecinos, el colapso del movimiento nacional palestino y los resultados del descubrimiento de petróleo en Estados Unidos, que debilitó la participación de los Estados Unidos en la región y su motivación, si es que alguna vez existió, para imponer un acuerdo de paz basado en la retirada israelí de Cisjordania y los Altos del Golán.

El segundo gran logro de Netanyahu ha sido la estabilidad política. En la década que pasó desde su derrota en las elecciones del Knesset de 1999, y hasta su regreso al poder, solamente hubo tres primeros ministros. En la década anterior, cuatro primeros ministros se reemplazaron entre sí.

Desde el regreso de Netanyahu en 2009, se han registrado cambios en la coalición gobernante y en las oficinas de los principales ministros, y Netanyahu se ha enfrentado a las amenazas habituales en su trabajo y se ha enfrentado a ellas. Pero una maniobra aquí, un movimiento en la otra dirección por allí, y en la parte superior del gobierno la misma persona ha permanecido en pie durante nueve años. Es una reminiscencia de la erradicación de la hiperinflación en la década de 1980.

El tercer logro es la prosperidad económica, que se expresa en un salto en el consumo privado y una sensación de estabilidad. Las advertencias aquí son bien conocidas: no todo es debido a Netanyahu (la caída del precio del petróleo llevó a costos más bajos para vuelos en el extranjero, etc.); los precios de la vivienda siguen siendo altos; la desigualdad social es aún grande; el sistema educativo está en mal estado; la corrupción es corriente; y el déficit presupuestario se está disparando. Pero suficientes israelíes están disfrutando de la situación actual y no están ansiosos por arriesgarse a un cambio. Y dado que Netanyahu habría sido apedreado hasta su muerte política si la economía hubiera sido golpeada por una crisis, ahora también se está beneficiando de la sensación de satisfacción y estabilidad de la gente.

Mientras dure esta situación, la tregua de seguridad, el liderazgo estable y la sensación de prosperidad, muchos israelíes seguirán las reuniones de Netanyahu con sus investigadores policiales con temor, incluso si creen que es culpable.


Labels: ,

Rusia a Israel: Os defenderemos si os ataca Irán , pero también defendemos la presencia de Irán en Siria - Debka



"Si Irán ataca a Israel, Rusia se unirá a los Estados Unidos para defender a Israel", dijo el embajador ruso en Israel Alexander Shein en la conferencia de seguridad de Munich la semana pasada, en un mensaje mixto de Moscú. Esta seguridad es parte del esfuerzo que Moscú lleva realizando durante algún tiempo para disipar las preocupaciones de Israel y evitar que el gobierno de Netanyahu se movilice en contra del peligro que representa la presencia militar iraní en Siria. El ministro de Defensa ruso, Sergey Shoigu, transmitió este mensaje cuando realizó una visita sin precedentes a Jerusalén en octubre pasado.

Las fuentes de Debka señalan, sin embargo, que dado que el Kremlin está transmitiendo mensajes contradictorios, las preocupaciones de Israel están lejos de haber sido disipadas. Por un lado, los rusos, sabiendo que no pueden alterar la implacable aspiración de Teherán de "borrar a Israel del mapa", prometen defender al Estado judío e incluso alinearse con los Estados Unidos para este fin. Pero por otro lado, los dirigentes rusos parecen creer que Israel debería estar satisfecho con su garantía de seguridad y comprender que no tienen nada que temer del  hecho de que el ejército iraní se asiente permanentemente en su patio trasero sirio. Siendo así, Israel no debería tener una causa razonable para atacar a objetivos iraníes en Siria. Por lo tanto, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán podría continuar estableciendo bases bajo su mando en Siria.

La afirmación de Moscú de la presencia iraní en Siria como "un hecho de la vida" también pretende llegar hasta Washington. Si las bases militares iraníes en Siria no son una amenaza para Israel, debido a la garantía de Moscú, tampoco deberían afectar a los Estados Unidos.

Nuestras fuentes informan que Moscú, al igual que Teherán, está profundamente preocupada por el despliegue del gobierno de Trump de más de 2.500 marines para mantener el control estadounidense de una línea de defensa en las fronteras sirias de 1.320 km que afecta a Iraq, Jordania y Turquía. La línea se extiende hacia el norte desde la intersección de la frontera sirio-iraquí-jordana, a lo largo de la frontera iraquí en el este (1.000 km) y gira en Hasakah y Manbij para correr paralela a la frontera norte de Siria con Turquía (320 km). Esta línea estadounidense bloquea el paso de las fuerzas chiíes iraquíes pro iraníes para ser trasladadas a Siria. También corta el corredor terrestre codiciado por Irán para unir Teherán vía Irak a Siria y Líbano.

Los rusos y los iraníes están decididos a no permitir que los Estados Unidos se salgan con la suya en sus planes de mantener el control del este de Siria mientras están asentados en la frontera iraquí para interrumpir la influencia iraní en Bagdad, y eso antes de las próximas elecciones en Irak. Ali Velayati, el consejero estratégico del líder supremo Ayatollah Ali Khamenei, ha dicho sin rodeos: "La resistencia islámica debe evitar el despliegue de las fuerzas estadounidenses al este del Eufrates en Irak".

Irán y sus aliados rusos y sirios intentaron romper la línea estadounidense el 7 de febrero y fueron repelidos. Seguros de que este intento se repetirá, Moscú desplegó la semana pasada un fuerte elemento de disuasión: cuatro sigilosos aviones rusos Su-57, de la élite de su aviación y que están ahora en la base aérea Khmeimim en Latakia. Por lo tanto, un escudo aéreo ruso está listo para defender las operaciones iraníes en Siria, capaces de enfrentarse a los aviones furtivos que poseen los EEUU, los F-22 Raptors, y los F-35 de la Fuerza Aérea de Israel. Irán podrá continuar expandiendo su presencia militar en Siria bajo la protección rusa.

Labels: ,

En medio de una serie de noticias de corrupción, el Likud continúa ganando popularidad en las encuestas - Israel Hayom Staff



En medio de una serie de investigaciones en curso sobre corrupción que potencialmente implican al Primer Ministro Benjamin Netanyahu y sus colaboradores más cercanos, el partido gobernante Likud, que encabeza Netanyahu, continúa ganando popularidad, informó Canal 13 este  sábado.

Netanyahu está actualmente vinculado a tres casos de corrupción: el Caso 1000, que se centra en los regalos que supuestamente Netanyahu recibió de unos multimillonarios; el Caso 2000, que se centra al parecer en supuesto trato ilícito entre Netanyahu y el editor de Yedioth Ahronoth, Arnon Mozes, para garantizar una cobertura positiva; y el Caso 4000, que se centra en un presunto trato para promover una regulación gubernamental a cambio de una cobertura positiva de Netanyahu y su esposa en la web de noticias Walla.

Otra investigación, denominada Caso 3000, gira en torno a un presunto conflicto de intereses con respecto a la adquisición en 2016 de tres submarinos alemanes. El caso 3000 no implica directamente a Netanyahu, sino a su abogado y primo, David Shimron.

Durante el fin de semana, el programa Channel the Meet the Press transmitió los resultados de una encuesta realizada por los encuestadores del Instituto de Investigación Midgam, la Dra. Mina Tzemach y Mano Geva.

La encuesta encontró que si las elecciones se llevaran a cabo en este momento, el partido Likud obtendría 28 escaños en la Knesset, tres más que en una encuesta realizada por Hadashot en las noticias de la tarde de hace dos semanas.

Según la última encuesta, Yesh Atid emerge como el segundo partido en el parlamento con 24 escaños, seguido de la Unión Sionista (15), la Lista Árabe Conjunta (12), Habayit Hayehudi (9), Kulanu, Yisrael Beytenu y Judaísmo Unido en la Torá, con (7) cada uno, Meretz con (6) y el Shas, que es probable que gane (5) escaños.

Una encuesta separada realizada la semana pasada predijo que el Likud podría ganar 34 escaños, más que los 30 escaños que tiene actualmente en la Knesset desde las elecciones de 2015.

Esa encuesta decía que Yesh Atid probablemente ganaría (20) escaños, seguido por Habayit Hayehudi (14), Unión Sionista y la Lista Árabe Conjunta con (12) asientos cada uno, el Judaísmo Unido en la Torá (9), Kulanu (7), Yisrael Beytenu y Meretz con (6) asientos cada uno.

La encuesta decía que el Shas, el partido ultraortodoxo sefardí, no alcanzaría el umbral electoral del 3,25% y no entraría en el parlamento. Esta sería la primera vez para Shas, que ha sido parte del Knesset desde su inicio en 1984.

Labels:

Saturday, February 24, 2018

Una abominación auto-antisemita - Ben-Dror Yemini - Ynet



Zeev Sternhell publicó un artículo este semana en Le Monde bajo un titular que comparaba al Israel moderno con la Alemania de comienzos del nazismo. Artículos similares e idénticos ya han sido publicados por Sternhell en hebreo.

No comenzó esta semana desde luego. Sternhell ha estado tratando de convertir a Israel en un estado fascista durante los últimos 40 años. Durante esos 40 años ha estado repitiendo el mismo coro de falsedades una y otra vez.

Hace 40 años, Sternhell describía a un Israel liberal, moderado y educado, con una "naturaleza ashkenazi muy occidental", en comparación con el otro Israel, compuesto por judíos de ascendencia sefardí, que él ya veía como "agresivos, radicales, religiosos". Ciertamente, este tipo de generalización es racismo, pero Sternhell probablemente se ve a sí mismo como un representante de la gente ilustrada y antirracista.

Sin embargo, Sternhell también ha ganado el Premio Israel, que es el premio más prestigioso otorgado por el Estado de Israel. Israel, sin duda, es un país especial, ya que otorga su premio más importante a alguien que lo denigra como un Estado fascista. No hay otro estado "fascista" de este tipo en el mundo. Pero Sternhell no se dará por vencido. El fascismo ya no es suficiente. Ahora, está mudando su anterior caracterización hacia el nazismo.

Criticar la política israelí está perfectamente bien, tanto en cuestiones relacionadas con los palestinos como en cuestiones relacionadas con el proceso de paz y la actitud hacia los ciudadanos árabes de Israel. Eso es exactamente lo que está haciendo el 80% de los periodistas y académicos israelíes. Y ellos critican incesantemente. Esta no es una de las características de un estado fascista, pero Sternhell insiste en crear una realidad que no tiene nada que ver con los hechos.

Según Sternhell, Israel es un "monstruo para los no judíos que viven bajo su dominio". Un monstruo, nada menos.

¿Es esto verdad? Según todos los estándares posibles, los árabes de Israel están en una mejor situación que los árabes de todos los países vecinos. Ellos reciben una plena igualdad ciudadana, entre ellos hay empresarios, una nueva generación de jóvenes que trabajan en alta tecnología, ingenieros, periodistas, médicos y jueces.

Cuando el presidente del Estado judío, Moshe Katsav, fue enviado a prisión por un panel de tres jueces, ese panel estaba presidido por un juez árabe, George Karra. Desde entonces, ese juez ha llegado a la Corte Suprema. ¿Cuántos jueces árabes hay en los tribunales superiores de Europa? Cero, o cerca de cero.

En el campo de la educación, las brechas entre judíos y árabes se han reducido como en ningún otro estado o nación en el mundo. En 2017, los estudiantes árabes representaron el 16.1% de todos los estudiantes (en comparación con el 26% en el grupo de edad). Más importante aún, en 2007 constituían solamente el 9.7%. Y en cualquier caso, en una década su número ha aumentado en más del 100%, de 20.000 en 2007 a casi 47.000 en 2017. El aumento en el número de estudiantes árabes en la última década es mucho mayor que el aumento más pequeño en el número de estudiantes judíos.

¿Es esta la imagen de un país que es un "monstruo" para las minorías? ¿Hay algún otro estado occidental en el mundo que pueda presentar cifras similares?

Los palestinos obtuvieron notables logros bajo el dominio israelí: en 1967, la esperanza de vida de los palestinos en los territorios ocupados por Israel era de 48,6 años. En 2017 , la esperanza de vida en la Franja de Gaza era de 74,2 años y la esperanza de vida en Cisjordania era de 75,2, más alta que en la mayoría de los países árabes.

En 1967, no había una sola institución de educación superior en Cisjordania y en la Franja. Hoy en día, hay más de 40 instituciones de educación superior y el número de graduados universitarios es el más alto en el mundo árabe .

En 1967, solo cuatro de las 708 comunidades estaban conectadas al agua corriente. En 2004, ya había 641 comunidades que estaban conectadas al agua corriente.

Hay muchas demandas justas contra Israel. ¿Pero es así como actúa un "monstruo"? ¿Es esto lo que parece ser el nazismo o los inicios del nazismo?

Para demostrar cómo se ha deteriorado Israel, Sternhell presenta unos comentarios realizados por dos miembros de la Knéset, Miki Zohar y Bezalel Smotrich. El público francés no lo sabe, pero estos dos diputados representan a la derecha más derecha de la derecha israelí. Hay fenómenos similares en todos los parlamentos de Europa. Pero nadie piensa que un determinado país sea fascista solo porque tiene unos pocos miembros del parlamento miembros de la derecha radical. Y en cualquier caso, la derecha radical en Francia es más grande que la derecha radical en Israel. Sin embargo, Francia no es fascista y no está experimentando el comienzo del nazismo.

Sternhell intenta crear la impresión de que Zohar y Smotrich representan a Israel. De hecho, ni siquiera representan a la derecha israelí. Zohar está a favor de anexionar Cisjordania sin darles a los árabes el derecho al voto. Esa es una postura tan tonta que cuando el Zohar la hizo pública recibió palos de todo el espectro político y se convirtió en un hazmerreír en la mayoría de los medios de comunicación.

La derecha israelí, parte de la cual apoya una anexión, generalmente también es favorable a otorgar plenos derechos a los palestinos. La viceministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Hotovely, ha aclarado: "Estoy a favor de otorgarles derechos de voto. Estoy a favor de la anexión y de la concesión de la ciudadanía". Y el presidente Reuven Rivlin, un derechista que también está a favor de una anexión, ha aclarado:" Creo en la Gran Tierra de Israel. El precio es los derechos civiles para los palestinos".

Huelga decir que la mayoría de los israelíes rechazan la postura de ese sector de la derecha de favorecer una anexión, con o sin derechos civiles. Una encuesta reciente reveló que la mayoría de los votantes del Likud tampoco estaban a favor de una anexión: el 52% de los votantes del Likud prefieren un acuerdo (basado en un Estado judío junto a un estado palestino desmilitarizado), solo el 31% apoya una anexión y el 18% de decanta por una separación unilateral. Pero Sternhell presenta únicamente la opinión de dos diputados de la extrema derecha en un intento por convertir a Israel en un estado cuasi nazi.

Seamos claros: la crítica contra Israel y contra la política de Israel es legítima. Anexionar esos territorios es una idea tonta, y anexionarlos ​​sin derechos es propio de un apartheid racista. Pero hay una diferencia entre la crítica y la demonización.

Israel es una democracia. Sternhell puede publicar lo que quiera, incluidas afirmaciones falsas sobre el fascismo, e incluso el nazismo, y ganar aún así el Premio Israel.

La mayoría de los intelectuales y la mayoría de los periodistas critican todo el tiempo. Por lo general, es una crítica legítima. Pero no las de Sternhell. Sus manipulaciones son una auténtica abominación. Él está haciendo exactamente lo mismo que la derecha más racista cuando utiliza los comentarios de los islamistas y yihadistas para argumentar que la mayoría, o todos los musulmanes, son nazis.

Con Sternhell es incluso peor. Él está adoptando unos oscuros métodos del pasado. Los nazis demonizaron a los judíos. Sternhell está demonizando a Israel. Los nazis mintieron para lavar el cerebro a las masas no ilustradas. Sternhell miente para transmitir el mensaje a los lectores que se consideran a si mismos ilustrados.

Sternhell, y no está solo, nunca publica artículos que promuevan el entendimiento, la paz o la reconciliación. Todo lo que hace es avivar las llamas del odio y de la hostilidad.

Las respuestas al artículo dejan bien claro que los antisemitas lo están celebrando. A fin de cuentas, siempre han argumentado que los judíos eran unos monstruos. Sternhell les está proporcionando mentiras para reforzar su creencia.

En la democracia israelí, incluso los auto-antisemitas como Sternhell pueden ser vistos como personas ilustradas e intelectuales. Pero no debemos dejar que eso nos confunda. Sternhell y sus gustos pertenecen al campo racista y no precisamente al ilustrado.

Labels: , ,

ONG's de derechos humanos se niegan a ayudar a 52 víctimas árabes de la tortura de la Autoridad Palestina - Jewish Press



Un grupo de 52 árabes, residentes de la Autoridad Palestina, que necesitaban unas costosas evaluaciones médicas para solicitar compensaciones tras un fallo judicial que dictaminó que la Autoridad Palestina era culpable de torturarles, recurrieron a quince organizaciones de derechos humanos para recibir apoyo, pero fueron rechazadas por 13 de ellas, informó el Israel Hayom el viernes.

De las 15 ONG, solo Médicos por los Derechos Humanos y el Comité para la Prevención de la Tortura ofrecieron asistencia a los solicitantes. El resto se negó a ayudar o ignoró las súplicas. La organización Yesh Din expresó sus "sentimientos de enojo y dolor", pero explicó que no pueden ayudarles porque solo "representan víctimas de violaciones cuando son perjudicadas por las autoridades israelíes o ciudadanos israelíes".

Otra ONG, Adalah, declaró que "solo ayudan a los palestinos que están demandando al Estado de Israel".

Amnistía Internacional dijo que su organización "no tiene las herramientas profesionales para atender las necesidades de estos refugiados".

Bueno es saberlo.

En agosto pasado, el juez Moshe Drori del Tribunal de Distrito de Jerusalén dictaminó que la Autoridad Palestina es responsable del asesinato, secuestro, encarcelamiento, tortura y violación de 52 árabes que son ciudadanos de Israel o de la Autoridad Palestina. El veredicto sobre estos casos, que se remonta a los años 1995-2002, describió una tortura que incluía descargas eléctricas, castración, un prolongado colgamiento de las piernas con la cabeza del prisionero hacia abajo, verter plástico hirviendo sobre el cuerpo de los prisioneros, extracción de dientes y uñas, privación del sueño y de alimentos, así como el asesinato y la violación de miembros de la familia.

El juez Drori dictaminó que la Autoridad Palestina debía asumir la responsabilidad extracontractual por los demandantes. El fallo fue una gran victoria para los demandantes, pero pronto quedó claro que para lograr sus reparaciones de parte de la Autoridad Palestina tenían que obtener las opiniones de expertos médicos en una variedad de áreas, lo cual era una tarea muy costosa.

Para ayudar a los demandantes, los abogados Barak Kedem y Aryeh Arbus recurrieron a 15 organizaciones de los derechos humanos, esas que regularmente están a la vanguardia de la lucha contra la "ocupación" israelí, de la difícil situación de los árabes israelíes y de la demolición de viviendas pertenecientes a familias terroristas, unas ONG's que se benefician con fondos muy elevados de gobiernos y organizaciones benéficas extranjeras y del New Israel Fund, pero que en este caso emitieron muy pocas respuestas, sin efectuar ni siquiera auténticos ofrecimientos de ayuda a las víctimas.

El New Israel Fund, B'Tselem, los Rabinos por los Derechos Humanos y la Asociación por los Derechos Civiles en Israel se encontraban entre los grupos que ignoraron las súplicas de los demandantes.

Curiosamente, Honenu, una sociedad de ayuda legal asociada con las causas de la derecha si se acercó a los demandantes. "Para nosotros está claro que esto forma parte del trabajo que debemos realizar en Honenu", dijo su Director General Shmuel (Zengi) Meidad. "El abandono de personas que podrían ayudar al pueblo de Israel es un acto imperdonable de depravación".

Labels:

Sátira: J Street, el lobby judío de izquierdas promovido por Obama, advierte que la existencia continuada de Israel causará antisemitismo - PreOccupied Territory



Washington, 14 de febrero - El director de un lobby que se autodenomina "pro-Israel, pro-paz" instó al Estado judío a considerar la posibilidad de disolverse para evitar estallidos de violencia y retórica antijudía que, obviamente, son "provocados por la soberanía judía en la antigua patria judía".

Jeremy Ben-Ami, director ejecutivo de J Street, dijo a los periodistas y simpatizantes de la organización que la existencia de Israel invita al antisemitismo, un fenómeno que describió como "marginal" antes de la condición de estado de Israel en 1948.

"Israel al continuar aplicando políticas, como las existentes, que antagonizan a los antisemitas solamente significa pedir problemas", afirmó Ben-Ami, cuya influencia en Washington ha disminuido significativamente desde la elección del presidente Trump y con una mayoría republicana en ambas cámaras del Congreso. "Si hay algo que los judíos deberíamos haber aprendido en nuestro largo exilio es que mantener la cabeza gacha es una estrategia probada exitosamente para la supervivencia, al menos en algunas ocasiones".

"Consideren los orígenes del antisemitismo", continuó, "no representó un fenómeno tan extendido hasta que los antiguos judíos decidieron afirmar su soberanía contra Roma. No tengo que contartes lo que sucedió como resultado: la destrucción del Templo Sagrado, miles de años de desplazamientos, persecuciones cristianas, y tal vez incluso la persecución musulmana, pero no vamos a discutir de eso extensamente porque a los musulmanes no les gusta cuando sugerimos que han sido cualquier cosa menos huéspedes tolerantes, y pueden ponerse violentos. Por favor, no me lastimen. Soy uno de los buenos judíos que aprecia la bondad de un estado dhimmi. ¡Miren, incluso traje mi hoja de parra!"

Los analistas consideran muy baja la probabilidad de que el gobierno de derechas de Israel adopte la propuesta del Sr. Ben-Ami. "Netanyahu nunca ha sido alguien que haya hecho lo correcto y lo sabio, y que simplemente se haya agachado silenciosamente hasta que haya escampado la ira antisemita", observó el comentarista político Rashid Khalidi. "Él representa una franja radical de judíos que tienen la temeridad de sugerir que los judíos son una nación merecedora de soberanía y desean controlar su propia seguridad. Como pueden ver, ese sentimiento apenas es compartido por la gran mayoría de las personas del mundo, y solo ha sido en el vecindario regional inmediato donde los judíos se han afirmado de una manera tan grosera e irrespetuosa".

"Es solo cuestión de tiempo hasta que alguien decida que ya ha tenido suficiente de este impulso sionista", agregó. "Esperen y verán, les garantizo que un musulmán molesto hará algo precipitado e incontrolable, y todo será culpa de Netanyahu. Recuerden mis palabras. No puedes negar 1400 años de tradición islámica con tales ideas".

Labels: ,

Así es el antisemitismo en Europa: ."Mezuzot" arrancadas y muchas vigilias de apaciguamiento del islamismo



En noviembre de 2015, tras los atentados de París, en Molenbeek se organizaron vigilias. La idea nunca fue solidarizarse, llorar, sino pedir "paz". Acabó siendo un acto defensivo, más desafío que conmoción por la masacre. Un grito contra el estigma. Varias decenas de niños pintaban murales y pancartas. Un compañero le preguntó a un crío de unos siete años qué hacían, y su respuesta, sonriendo, fue automática: "Protestamos porque los judíos matan a nuestros hermanos".

Bélgica tiene un problema con el antisemitismo y no es nuevo. El 27 de julio de 1980, en Amberes, donde reside el grueso de la comunidad judía, un comando palestino atacó con granadas una colonia de vacaciones escolares, matando a un chaval de 15 años. El 20 de octubre de 1981, una bomba junto a la sinagoga de la ciudad mató a tres e hirió a otros 106. Entre 1988 y 1989, un grupo a las órdenes de Abdelkhader Belliraj mató a tres judíos. En 2002, la sinagoga de Charleroi fue ametrallada. Y en 2014, Mehdi Nemmouche asesinó con un kalashnikov a cuatro personas en el museo judío de la capital.

Todo lugar de culto, tiendas o colegios judíos necesitan protección militar. Es ya normal. Por eso cuando un musulmán arranca decenas de mezuzot en Amberes no es noticia. Por eso cuando el otro día un conductor aceleró, cruzó el carril bici, se subió a la acera y casi atropelló a un padre y su hijo, jasídicos, sólo medios israelíes se hicieron eco. Hace dos años la asociación Dialogue et Partage difundió un vídeo en el que descendientes de familias huidas de los nazis decían: "Soy belga, también soy judío: ¿Debería irme?". Lo sorprendente es que en este ambiente de 'normalidad', de silencio cómplice de instituciones y sociedad civil, de no pasa nada, pocos opten por la Aliyá. Hay un grave problema y mirar para otro lado durante años, porque van a por otros, ya sabemos lo bien que fue en Molenbeek.

Labels:

La mayoritaria población judía de Jerusalén precede al primer censo otomano



 "Viajes a través del Mediterráneo y zonas adyacentes: En compañía del conde de Belmore durante los años 1816-17-18: extendiéndose hasta la segunda catarata del Nilo, Jerusalén, Damasco, Balbec, & c ... "por Robert Richardson, 1822, página 256.

Labels:

Para esto no hay resoluciones: La cifra de muertos en el enclave sirio de Ghouta como consecuencia de los ataques gubernamentales sirios y rusos supera los 500 después de que la ONU retrase el voto para una tregua

Labels:

La demanda de soberanía sobre Judea y Samaria es un desperdicio de energía sionista - Efraim Inbar - JNS



El anhelo de la soberanía judía sobre la patria histórica del pueblo judío es comprensible. Sin embargo, el reciente intento de aprobar una ley que declare la soberanía israelí sobre los asentamientos en Judea y Samaria es inútil. Esto es un desperdicio de energía sionista. Además, esta campaña política ha estado causando a Israel un daño internacional innecesario y socavando la solidaridad social en Israel.

La soberanía es la autoridad suprema de una entidad política, la que le permite promulgar leyes que se aplican en su territorio y establecer agencias para hacer cumplir sus leyes y reglamentos. Desafortunadamente, las expectativas de que las leyes del estado se apliquen en todo el país no se cumplen en Israel. Las agencias del Estado judío tienen dificultades para tratar de hacer cumplir las decisiones del país dentro del territorio soberano de Israel.

Solo algunas de las decisiones del gobierno se llevan a cabo. Decenas de miles de órdenes ilegales de demolición de viviendas siguen escritas en papel sin ser implementadas. Incluso hay algunas áreas en el país donde los oficiales de policía dudan en ejercer su autoridad. En otras palabras, Israel sufre un problema de gobernabilidad que surge de la falta de resolución del sistema político. Los políticos intentan evitar confrontaciones que tengan repercusiones políticas, y no hay suficientes policías o inspectores para llevar a cabo la aplicación. Este fenómeno no es el resultado de una falta de soberanía, sino de deficiencias de gobernabilidad.

Por lo tanto, sin un gobierno efectivo, no tiene sentido decidir ampliar el dominio de la soberanía israelí. Incluso hoy, el gobierno israelí tiene toda la autoridad legal para evitar la construcción ilegal de viviendas en el Área C dentro de Judea y Samaria. Esta autoridad está incluso anclada en un acuerdo con los palestinos desde los Acuerdos de Oslo. Sin embargo, Israel se abstiene de demoler muchos edificios ilegales en el Área C, que está bajo el control civil y de seguridad israelí.

Además, el ejército israelí tiene varias ventajas adicionales sobre el régimen democrático del país cuando se trata de luchar contra el terrorismo. En el mejor de los casos, una declaración o legislación de la Knesset carece de significado. En el peor de los casos, en realidad perjudica la capacidad de Israel de luchar contra el terrorismo palestino.

Otra razón para evitar la expansión de la soberanía israelí en los territorios es el precio que tal paso costaría a Israel en la arena internacional. Solo unos pocos amigos de Israel en el exterior aceptarían tal declaración israelí con ecuanimidad. La mayoría de los países siguen apegados a la solución de "dos estados para dos pueblos" y consideran que la declaración israelí es un alejamiento del llamado "proceso de paz". Eso haría mucho más fácil culpar a Israel por el fracaso del "proceso de paz". Si bien la mayoría de los países se centra en el beneficio de las relaciones bilaterales más que en el tema palestino, sería más prudente no agregar dificultades para tener relaciones positivas con otros países. A veces, Israel debería arriesgarse a recibir críticas internacionales, pero un paso inútil como una declaración de soberanía ciertamente no le vale.

Declarar la soberanía sobre Judea y Samaria también excede los límites del consenso israelí. La aplicación de la ley israelí en Judea y Samaria no cuenta con el apoyo de la mayoría de los israelíes. Según todas las encuestas, la gran mayoría de los israelíes están dispuestos a hacer concesiones territoriales en Judea y Samaria, pero no creen que haya actualmente un socio serio con el que hablar en el lado palestino. El consenso sobre la aplicación de la ley israelí a la Ciudad Vieja en Jerusalén y los Altos del Golán está ausente en el caso de Judea y Samaria.

Cada gobierno en la historia de Israel ha tenido que demostrar que estaba haciendo lo suficiente para lograr la paz a fin de ganarse la confianza del público. Para la mayoría de los israelíes, "suficiente" significa una voluntad indefinida y poco audaz de hacer concesiones por la paz. Un gobierno que declare la soberanía israelí sobre Judea y Samaria perdería su capacidad de movilizar al pueblo para ir a la guerra y soportar su precio cuando llegue el momento.

La campaña política para expandir la soberanía israelí aleja al gobierno del consenso israelí y de gran parte de la diáspora judía. Sobre todo, pone en peligro el recurso más importante de Israel: la solidaridad social.

Labels: ,

¿La comunidad judía de San Francisco, desafiliada y sin sentido de pertenencia, representa el futuro de los judíos estadounidenses? - Jonathan Tobin - JNS




Un nuevo estudio de población sobre los judíos del área de San Francisco dibuja un retrato de vitalidad y diversidad, así como de desafiliación al judaísmo y desafección de Israel. Pero, ¿qué nos dice sobre la cambiante comunidad judía estadounidense?

En las últimas décadas, el análisis de los estudios de población se ha convertido en el punto de partida para el debate sobre qué hacer con una comunidad judía estadounidense que cambia rápidamente. Pero el debate una vez amargo sobre el matrimonio mixto, la asimilación y la mejor manera de preservar lo que solía denominarse como "la continuidad judía" se ha silenciado en gran parte. Los profesionales judíos en su mayoría han dejado de tratar de alterar la trayectoria de la comunidad y han aprendido a aceptar las consecuencias del cambio demográfico poniendo buena cara.

Para muchos, sino para la mayoría de ellos, el objetivo ya no es intentar preservar el viejo paradigma de una vida judía enraizada en la observancia, el sionismo y la solidaridad con los judíos de todo el mundo. Ahora se concentran más bien en celebrar la realidad de una comunidad judía que es menos religiosa, más diversa y más indiferente a Israel, y que en gran parte carece de un sentido de pertenencia a un pueblo judío. En otras palabras: bienvenidos a la comunidad judía del gran San Francisco.

La publicación de un nuevo estudio demográfico que analiza la comunidad del área de la Bahía proporciona un matiz interesante al estudio Pew del 2013 sobre los judíos estadounidenses. El marcado cambio poblacional hacia la desafiliación y el declive del sentido de pertenencia a un pueblo judío que Pew confirmó entonces, son mucho más evidentes en el estudio de San Francisco. Eso no es sorprendente dada la naturaleza más juvenil y transitoria de la población judía del área de la Bahía, así como su mayor diversidad en términos de raza, religión y orientación sexual en comparación con otras comunidades.

En ese sentido, San Francisco siempre ha sido considerado un caso atípico, un lugar que ocupa el otro extremo del espectro de las comunidades más conservadoras y aquellas que, como Nueva York, poseen grandes poblaciones ortodoxas. Como regla, no es una comunidad que nos diga mucho sobre el resto del país. Pero la cuestión, después de casi 30 años de estudios demográficos realizados a nivel nacional y en diversas comunidades, es si deberíamos dejar de tratar al ultraprogresista San Francisco como desconectado de la corriente principal judía y comenzar a considerar si realmente representa el futuro del judaísmo estadounidense no ortodoxo. Si finalmente esto es así, incluso aquellos que dieron la alarma sobre estas tendencias desde 1990 pueden haber subestimado lo que eso significa para la relación Israel-Diáspora y las perspectivas con respecto a la pervivencia de una comunidad judía organizada.

La presentación de la Encuesta Nacional de Población Judía en 1990 marcó el comienzo formal del debate sobre "una continuidad judía". Es recordado principalmente por sus angustiosos resultados que documentan una tasa de matrimonios mixtos en más del 50%. Si bien esa cifra fue muy discutida y a menudo malentendida (la figura representaba solamente a los que se casaban en esos momentos, en lugar de todos los matrimonios que involucraban a judíos vivos), asustó al mundo judío organizado porque planteó la posibilidad de que, dentro de una o dos generaciones, no hubiera suficientes judíos preocupados por la vida judía dispuestos a financiar el mantenimiento de las comunidades religiosas e instituciones.

Eso llevó a un mayor gasto en factores que aumentaran las posibilidades de que los jóvenes judíos eligieran crear familias judías, en lugar de simplemente asimilarse al abrazo acogedor de una sociedad estadounidense que ya no los discriminaba como lo hizo en el pasado. Eso también significó más recursos dedicados a la educación judía, campamentos de verano y viajes a Israel, todos los cuales fueron indicadores comprobados de una oportunidad para inculcar más interés en la vida judía por parte de los involucrados.

El debate continuó después de la igualmente controvertida Encuesta Nacional de Población Judía de 2001. Pero cuando el Pew Research Institute publicó su estudio definitivo en 2013, estaba claro que la marea había cambiado con respecto a la discusión sobre la demografía. En ese momento, la promoción de la endogamia -judíos casándose con judíos, que ya era controvertida en la década de 1990 - se había convertido en un anatema para la comunidad judía organizada. Aunque las federaciones judías todavía estaban interesadas en promover la educación judía, los campamentos y viajes a Israel (el programa Birthright Israel es uno de los pocos éxitos en la vida moderna judía en términos de su impacto en los jóvenes judíos), también estaban igualmente comprometidos en no hacer nada que dañara los sentimientos de aquellos que habían elegido los matrimonios mixtos o aquellos que ya no buscaban las instituciones comunales tradicionales para el liderazgo o la inspiración.

De hecho, dado que los datos mostraban que el 77% de los judíos no ortodoxos elegían cónyuges no judíos, era difícil culparles por rechazar un tipo de continuidad judía ahora considerada no inclusiva, sino una forma directa de "racismo" según los judíos liberales.

Pew nos enseñó que el porcentaje de los judíos estadounidenses que se identificaban como judíos que atribuían importancia a la identidad judía o que la definían en términos de religión o sionismo, en oposición a esos otros judíos que la identificaban con la comida, los espectáculos u otras influencias culturales, estaba declinando precipitadamente. El estudio de San Francisco muestra las mismas tendencias, solo que llevadas a un extremo mayor, con solamente el 26% diciendo que ser judío es "muy importante" y el 21% afirmando que Israel era "muy importante" para ellos.

Es verdad que no todas las noticias de estas encuestas son malas.

Pew nos enseñó que más del 90% de los judíos que se identificaban como tales estaban orgullosos de ser judíos, algo que no sucedía en generaciones anteriores que eran mucho más religiosas y afiliadas. La vergüenza inducida por el abierto antisemitismo desapareció en la atmósfera de aceptación que prevalece en la América contemporánea. Si los judíos se están casando en matrimonios mixtos a un ritmo récord, es porque los no judíos quieren casarse con ellos, en lugar de rechazarlos como lo hicieron alguna vez. También es cierto que muchas familias de matrimonios mixtos han abrazado el judaísmo en tasas sorprendentemente altas, incluso si la misma tendencia garantizaba que grandes números desaparecerían de las filas comunitarias judías.

Aún así, eso no significa que las predicciones calamitosas sobre el colapso demográfico de los judíos estadounidenses no ortodoxos no sean ciertas. Las alarmantes estadísticas de 1990 se convirtieron en la realidad de 2013 y ahora en la del 2018. Si estas tendencias continúan, no dará como resultado la desaparición de los judíos no ortodoxos, pero veremos que el declive de la población significa menos sinagogas, menos donaciones filantrópicas y una impacto consecuente en una infraestructura judía ya inestable. También está teniendo un impacto en el apoyo a Israel, aunque muchos observadores confunden el malestar con el gobierno de Netanyahu con la disminución de la identificación judía estadounidense con el Estado judío.

Estudiosos como Steven M. Cohen, que trabajó en la nueva encuesta y muchos de los que vinieron antes, continúan sosteniendo que las políticas que promueven el matrimonio y la afiliación judía pueden ayudar a disminuir el impacto de la asimilación. Pero a menos que otros empiecen a escuchar a personas como él y cambien nuestras prioridades de financiación, así como nuestra renuencia a abogar por familias y personas judías, no cabe duda de que San Francisco, con sus bajas tasas de afiliación, observancia y preocupación por Israel, y su alto índice de diversidad, nos muestra hacia dónde se dirige el resto de los judíos estadounidenses no ortodoxos.

Labels: ,

Sátira: Netanyahu ofreció un soborno al editor del Haaretz para que mantuviera su cobertura visceralmente antagónica - Preoccupied Territory



Tel Aviv, 23 de febrero - Nuevas revelaciones continuan sacudiendo la escena política de Israel cuando hoy surgieron las nuevas acusaciones de que el asediado primer ministro había propuesto un pago ilegal y otros posibles beneficios al editor de un periódico prominente conocido por su absoluta y continua oposición a sus políticas, pero a cambio de seguir manteniendo su línea editorial, ya que esa mencionada visceral oposición ha servido para consolidar la posición política del primer ministro entre los votantes.

La policía anunció esta mañana (jueves) que se están investigando informes de que Binyamin Netanyahu ordenó a un asesor contactar con el editor del Haaretz, Amos Schocken, con una oferta para engrasar ciertas normas reguladoras a favor del periódico y contribuir a los fondos de la publicación, cuyo porcentaje dentro del mercado impreso en los últimos años se ha reducido a menos 4% del total. No hubo una aclaración inmediata sobre si Schocken aceptó la oferta.

El episodio marca otra potencial bomba en una serie continua de escándalos y acusaciones de corrupción en contra de Netanyahu, que han llegado a un punto crítico en la última semana y han catapultado el panorama político. La policía recomendó encausar dos de los muchos casos abiertos, y nuevas acusaciones surgieron el martes después de que una juez del Tribunal Supremo revelara el ofrecimiento de un puesto de prestigio por parte de un confidente de Netanyahu a finales de 2015 a cambio de rechazar un caso contra Sara, la esposa del primer ministro. Lo que no ha quedado nada claro este jueves es por qué la juez y una colega conocedora de la oferta esperaron hasta ahora para revelar el incidente.

La presunta colusión de Netanyahu con un editor tiene precedentes en acusaciones anteriores de que el primer ministro intentó organizar una cobertura positiva por parte del diario Yediot Aharonot. No obstante, el Yediot no parece haber alterado su antagonismo hacia el primer ministro como resultado de la supuesta oferta. En el caso del Haaretz, sin embargo, el objeto de la supuesta oferta sería mantener o incluso aumentar el tono de oposición dentro de las áreas de análisis, edición y opinión del periódico hacia Netanyahu, con el objetivo estratégico de así describir a sus rivales políticos como desquiciados, obsesionados y peligrosos, dada la afinidad entre esos rivales y el Haaretz.

Los expertos predijeron la dificultad para establecer si Schocken aceptó o implementó el arreglo. "Es bastante difícil de decir", admitió el experto legal Moshe Negbi. "¿Podrían incluso ser más antagónicos? En cualquier caso, incluso más allá de los desafíos sobre como probar la oferta, sería extraño decir que cae bajo la definición legal de soborno ya que Bibi parece haber solicitado lo contrario a un quid pro quo. Netanyahu parece haberse dado cuenta que esa oposición visceral en su contra representaba una gran ventaja para él, ya que hacia parecer ridículos a los periodistas del Haaretz, y creo que ese era el beneficio".

Labels: ,

La obsesión por los medios de Bibi - Shmuel Rosner


El primer ministro Benjamin Netanyahu siempre estuvo obsesionado con los medios. De hecho, siempre estuvo en guerra con los medios. Siempre puso al mercado de los medios en la parte superior de su lista de cambios necesarios. Para un político (como los estadounidenses deben saberlo), luchar contra los medios no es una mala estrategia. Pero Netanyahu no solo luchó: Netanyahu se esforzó por usar su poder para rediseñar el mercado de los medios a su favor. Con una mano, luchó contra los medios que lo criticaron, con la otra nutrió un medio que podría glorificarlo.

Pelear contra los medios no siempre es una estrategia virtuosa, pero tampoco es siempre condenable. Netanyahu tenía muchas buenas razones para sospechar que los medios de comunicación establecidos estaban en su contra, y tenía razones para evaluar que la lucha contra ellos le ganaría apoyos entre la gente.

Las cosas se volvieron más turbias, y más problemáticas, cuando Netanyahu trató de utilizar activamente su influencia y poder como primer ministro para obtener un medio de comunicación más admirador. Turbias, porque no siempre se trataba de separar una preferencia política legítima (tener un mercado de medios más abierto ideológicamente) de un interés privado menos legítimo (tener un medio de comunicación que escriba con adoración sobre Netanyahu). Problemática, porque Netanyahu, como primer ministro, puede encontrar formas de recompensar a los medios que escriben con adoración sobre él y de castigar a los medios que siguen siendo críticos e hipercríticos con él.

Por supuesto, casi todos los políticos premian a los medios de comunicación que les favorecen (dándoles primicias, filtrando información a sus periodistas) y castigan a los que les desagradan (negándoles información). Pero Netanyahu fue más allá de eso, o eso sospecha la policía. Él recompensó a los magnates que son dueños de los medios de comunicación mediante la elaboración de normas y legislación para servir a sus intereses financieros. Esa es la esencia del caso 4000, que no debe confundirse con los dos casos contra Netanyahu que llegaron a los titulares la semana pasada (el 20 de febrero, otro caso fue agregado a la mezcla: un supuesto intento de un hombre cercano a Netanyahu de nombrar a una fiscal general a cambio de cerrar una investigación contra su esposa, Sara).

El caso 4000 es simple: un magnate, Shaul Elovitch, posee muchas empresas en Israel, entre ellas una web de noticias muy popular, Walla. La policía argumenta que a cambio de una cobertura positiva en esa web, Netanyahu usó su poder como primer ministro, y como ministro de comunicaciones - un puesto que insistió en mantener - para beneficiar a Elovitch. Un ejemplo: supuestamente Netanyahu utilizó su influencia para anular las reclamaciones antimonopolio para hacer que Elovitch sea elegible para hacerse cargo del proveedor de cable satelital Yes.

Hay cosas que serán fáciles de probar en este caso. Ya en 2015, el periodista de investigación del Haaretz Gidi Weitz demostró convincentemente que Walla era muy favorable a Netanyahu. Pero eso no es un crimen. Cualquier propietario de cualquier medio de comunicación establece reglas para su empresa, y si este magnate en particular decidió que su compañía de medios tuviera cierto sesgo político, no es aún un asunto de investigación de la policía.

El aspecto criminal de este nuevo caso será más difícil de probar: ¿Hubo un claro quid pro quo? ¿Ayudó Netanyahu a un magnate (y lastimó el interés público) para obtener una cobertura positiva? Probar que Netanyahu ayudó a Elovitch no es suficiente. Pudo haberlo ayudado por buenas razones, porque estas eran los tratos adecuados en línea con sus políticas. Es necesario que haya pruebas de que Netanyahu ayudó a Elovitch por malas razones, que lo ayudó a obtener una cobertura positiva.

Pero, ¿y si Netanyahu tuviera buenas y malas razones? ¿Qué pasa si él puede demostrar que sus decisiones fueron todas acordes con sus políticas, y aún existe la sospecha de que la cobertura positiva le dio el incentivo adicional para trabajar en las negociaciones? Al igual que muchos de estos casos, todo depende bastante de la interpretación al sopesar las evidencias. Pero en este caso, a diferencia de muchos casos similares, el resultado no será algo que concierna solo a los sospechosos, porque ahora el resultado es un asunto público. Podría derrocar a un gobierno. Podría arruinar una coalición gobernante.

La semana pasada, la policía recomendó encausar a Netanyahu por los casos 1000 y 2000 (otros casos relacionados con Netanyahu y sus relaciones con los medios). El primer ministro retrocedió y obtuvo lo que necesitaba: más tiempo. Sus socios de la coalición acordaron reservar el juicio hasta que el fiscal general tome la decisión final de si se debe o no acusar a Netanyahu. Todavía no han cambiado de opinión, pero el primer ministro sabe que pueden hacerlo rápidamente.

Por lo tanto, por un lado, el Caso 4000 es solo otra paja en una pila grande de muchas pajitas. Por otro lado, podría ser la gota que rompa la espalda de Netanyahu.

Labels: ,

Friday, February 23, 2018

El acuerdo con Irán de Obama ya es oficialmente un desastre y su resultado es el caos. Pero en esos momentos, ¿dónde estaban (todos los coristas de Obama)? - Lee Smith - Tablet



"Desde que el gobierno de Obama y sus socios en la negociación llegaron a un acuerdo con Irán en julio de 2015", escribió recientemente Joshua Keating en Slate, "los conflictos sectarios en el Oriente Medio se han vuelto más profundos, más violentos y más intratables. Desde el medio millón de personas asesinadas en Siria hasta el estallido del ISIS y la masiva crisis de refugiados que ha puesto a prueba las capacidades humanitaria del mundo y ha contribuido al incremento de los populistas de derecha en Occidente, ahora es mucho más difícil decir que Obama tomó la decisión correcta al priorizar el acuerdo con Irán por encima de todo".

Nadie que haya estado leyendo Tablet de manera casual durante los últimos cuatro años puede sorprenderse al saber que esta iniciativa de política exterior de Barack Obama no fue solamente un acuerdo armamentista, sino que supuso en realidad un instrumento utilizado para reequilibrar los intereses de los EEUU, Degradando a los aliados tradicionales como Israel, así como a Arabia Saudita, y optando por Irán. La esperanza, le dijo Obama a un entrevistador, era crear un "equilibrio geopolítico  en el que hubiera competencia, tal vez sospechas, pero no una guerra activa o de poder". Dado el pobre resultado de esa esperanza, no debería ser una sorpresa que en lugar de la aireada y evasiva noción de "equilibrio geopolítico", en cambio, se haya desatado un caos.

Sin embargo, la evaluación sincera de Keating es de interés periodístico porque proviene de un escritor que previamente abogó por el JCPOA (Plan de acción integral conjunto para un acuerdo con Irán). Como evidencia de que puede haber estado equivocado, Keating enumera varios ejemplos de caos regional, como la guerra en Yemen con civiles atrapados entre representantes iraníes y fuerzas sauditas. Su cambio de corazón, explica, también está inspirado en parte por una confesión realizada por el ayudante de la Casa Blanca Ben Rhodes en el recientemente publicado documental sobre el equipo de política exterior de Obama durante 2016, The Final Year. Rhodes, escribe Keating, reconoce que "la renuencia de Obama a intervenir en una mayor medida en Siria estuvo motivada en parte por el deseo de lograr un acuerdo nuclear con el patrón de Bashar al-Assad, Irán".

Keating ahora piensa que fue una mala decisión. "Viendo las devastadoras consecuencias de la guerra siria, no solo para ese país sino para la región y el mundo, es difícil no argumentar que Obama debería haber convertido a Siria en el foco principal y abrumador de su política exterior, con exclusión de casi todo incluso condenando el acuerdo con Irán".

Aun así, el artículo de Keating debe haber sido una sorpresa para los colegas que, aunque no son menos conscientes de la realidad actual en el Oriente Medio, apenas se atreverían a reevaluar su defensa del tratado de Irán en forma impresa, incluso con el permiso de Ben Rhodes. Una respuesta al artículo de Keating muestra por qué. "Una reflexión inteligente", tuiteó el escritor de asuntos exteriores del Washington Post, Ishaan Tharoor, "despojado de la demagogia neoconservadora y de la histeria de los sospechosos habituales".

Es decir, el argumento que utiliza Keating sería incorrecto cuando lo emplearan personas excesivamente emocionales que son impulsadas por lealtades sospechosas. Pero Keating es uno de los nuestros, y no es un demagogo "neocon".

Los insultos arrojan luz sobre la verdadera naturaleza del debate sobre el acuerdo con Irán, que comenzó con el segundo mandato de Obama y continúa hasta el de Trump. Resulta que para muchos participantes, ya sea en la prensa, en los think tanks de Washington o incluso en la comunidad pro israelí, el debate nunca fue sobre la calidad del argumento o las evidencias presentadas, ni siquiera sobre el impacto probable de las políticas debatidas. No, el acuerdo con Irán era una especie de señal de virtud que utilizaba las vidas de decenas de millones de personas que vivían en el Oriente Medio como accesorios, y cuya palabra de odio favorita era "neocon", una palabra que se aplicaba con entusiasmo a las personas de distintas inclinaciones y tendencias políticas muy diversas, especialmente si eran judías.

Dejando de lado el hostigamiento judío, la verdadera naturaleza de las políticas de Obama en el Oriente Medio, que se centraron en la perspectiva y luego en la realidad de un acuerdo con Irán desde el comienzo de su presidencia, fue visible para cualquiera que se preocupara por observar y analizar. Antes incluso del inicio del segundo mandato de Obama, cuando un acuerdo nuclear con Irán se convirtió en la auténtica prioridad de la Casa Blanca, ya expliqué que la administración Obama nunca se tomó en serio la decisión de detener el programa nuclear iraní y nunca usaría la fuerza militar para conseguirlo. No hubo nada particularmente brillante o penetrante en mi análisis, que se basó principalmente en las declaraciones y acciones de Obama. Lo que me sorprendió fue que cientos de otras personas aparentemente estaban decididas a negar la realidad.

Fue claro a partir de 2014 que el objetivo del acuerdo, como ya expliqué, fue realinear los intereses estadounidenses con los de Irán. Escribí que ignorar el antisemitismo que inspira a los líderes iraníes y llenar sus arcas de dinero desencadenaría al régimen clerical y facilitaría sus ambiciones expansivas, llegando incluso a los Altos del Golán. Parecía claro que Irán no gastaría el dinero de las sanciones en la reparación de la economía, tal como lo sugerí, sino en las armas, el terrorismo y la guerra.

Expliqué que inclinándose contra los aliados estadounidenses de siempre los pondría en riesgo, al igual que a los intereses de los EEUU, aumentando la probabilidad de una guerra desde el Golfo Pérsico al Mediterráneo oriental.

Obviamente, la administración Obama no trato de despedir a Assad por el bien de Irán, ya que, como escribí un año después del conflicto sirio, derrocar a Assad sería castigar a su aliado Irán, que era lo último que deseaba la Casa Blanca. En cambio, la administración Obama protegió a Assad incluso cuando el déspota sociópata sirio envió más cadáveres a través de sus picadoras de carne, incluso cuando amenazó con bombardear a civiles. Expliqué que el famoso libro de 2002 de la embajadora estadounidense en la ONU, Samantha Power, The Problem from Hell, que describe cómo Estados Unidos ignora los genocidios, sirvió como libro de estrategia de la administración Obama para ignorar el genocidio de Assad contra la población sunita de Siria.

A pesar de la preocupación actual sobre las intenciones de Rusia de socavar los intereses estadounidenses, en el 2012 ya comenté que la administración Obama había llegado a un acuerdo con Moscú sobre Siria que permitía a los rusos mantener en el poder a su cliente Assad. Expliqué que no importaba la fingida diplomacia que desplegaba la administración Obama para “conseguir” que Vladimir Putin hiciera lo correcto en Siria, en realidad cedía los intereses estadounidenses mientras facilitaba un genocidio para aplacar a Rusia.

Y es precisamente ahora cuando los negadores más ofensivos, que por entonces defendían ferozmente el acuerdo, admiten que lo que fue completamente cierto desde el principio también es cierto para ellos. Ben Rhodes admite que el acuerdo con Irán era la prioridad que se tenía entre manos, y que si se hubiera hecho algo con respecto a Siria, no habría habido ningún acuerdo. Slate, que, como casi toda la prensa, presionó para la aprobación del JCPOA mientras denostaba a los opositores en el Congreso y la comunidad pro-Israel, ahora publica un extenso artículo donde se admite que el acuerdo con Irán fue un error. Sí, Josh Keating merece crédito por su nueva evaluación. Pero seamos honestos, simplemente está reconociendo esa realidad que ya no es posible ignorar y que los hackers de la cámara de eco promovida por Ben Rhodes decidieron ocultar. Miren ahora lo que publica el New York Times, realmente hay auténticas bases iraníes en Siria y tropas iraníes en los Altos del Golán. Irán realmente se gastó los $ 140 mil millones en armas, no en su propia gente, que se amotina en las calles contra el régimen.

Lo que me molesta no es que la administración Obama y sus apoyos en los medios de comunicación estuvieran equivocados sobre una cosa, como el JCPOA, que implicaba el realineamiento o la guerra siria. En realidad es que estaban equivocados sobre todo en el Oriente Medio, al igual que George W. Bush estaba catastróficamente equivocado sobre Irak. La diferencia es que en aquel entonces, Estados Unidos aún mantenía su palabra con sus aliados, Rusia no estaba en el Oriente Medio  e Irán no estaba repleto de efectivo que le proporcionábamos para construir una bomba. Resultó que los niños inteligentes eran incluso más tontos que los niños tontos. Y cuatro años de insultos y pensamiento partidista e ideológico no alteraron la realidad ni un poco.

Resultó que no era necesario ser inteligente para hacerlo bien. No era necesario ser un analista del Oriente Medio. No era necesario haber vivido y viajado mucho por la región o conocer algún idioma del Oriente Medio. Ser honesto y hacer argumentos basados ​​en las evidencias, sin duda habría ayudado.

Sí, la administración Obama se sentía incómoda con gente como Josh Keating, Dennis Ross, Aaron David Miller o cualquier otra persona que dijera algo, incluso si tenían sus dudas en privado. En 2012, expliqué cómo la administración Obama estaba apuntando a un sector políticamente activo del público estadounidense que estaba preocupado por el programa nuclear iraní, es decir, judíos estadounidenses, y especialmente judíos demócratas. Durante el verano de 2015, cuando la Casa Blanca estaba haciendo todo lo posible para cerrar el acuerdo, informé aquí en Tablet cómo funcionarios de la administración Obama, como John Kerry e incluso el propio presidente, amenazaron a un grupo en particular que se oponía al acuerdo con Irán, acusándoles de doble lealtad, traficantes de guerra y de estar en deuda con los donantes, los lobbies, etc... Ya saben, los sospechosos de siempre y su demagogia neocon.

Para ser claro, estaban hablando de los judíos estadounidenses, acerca de la comunidad pro israelí, del liderazgo judío estadounidense, de los judíos estadounidenses normales. En suma, sobre cualquiera que pensara o razonara de manera diferente a como ellos lo hacía, es decir, todos aquellos que tenían razón cuando ellos eran los equivocados.

Despierten. Estados Unidos es un país libre: Augie March caminó aquí, de la misma manera que lo hizo Walt Whitman. Estados Unidos necesitaba a los judíos estadounidenses precisamente en el momento en que decidieron que era más importante ser "leal" a un partido y a un presidente que ser fieles a su propio genio y decir lo necesario.

Escuchen, no importa qué tan fuerte grite alguien o qué nombres les pongan. Aún puede registrarse en cualquier partido político que desee y nadie puede expulsarlo, incluso el presidente de los Estados Unidos. Todos ustedes pueden permanecer demócratas, o convertirse en comunistas, o incluso republicanos. Pero por favor, hagan lo que hagan, simplemente dejen de poner excusas y de parecer tontos. Estados Unidos ya tiene suficientes conformistas atemorizados en ambos lados del espectro político que temen decir lo que piensan o pensar por sí mismos.

Estados Unidos necesita que los judíos estadounidenses piensen de manera diferente y ayuden a otras personas a ver la verdad. Como escribió una vez mi jefe aquí en Tablet, Estados Unidos necesita que sus judíos sean judíos. Estados Unidos necesita que los judíos hablen verdades incómodas, sin importar quién tenga el poder, y no importa de quién sea la vaca sagrada. También nos impedirá ser cómplices del genocidio e intentaremos explicar eso a nuestros hijos.

Labels: ,

Un periodista israelí encubierto entre los inmigrantes musulmanes de Europa - Liel Leibovitz - Tablet



En teoría, Zvi Yehezkeli es el tipo de reportero con los que a los buenos liberales les gusta fantasear. Cubre el mundo árabe, habla el idioma con fluidez y domina las costumbres y los principios del Islam con una erudición impresionante. Él va a donde está la historia, incluso si eso significa tener ocasionalmente un arma asesina semiautomática apuntando en su dirección. Y él sale fuera para observar el mundo, no para confirmar sus propios prejuicios.

Por eso es extraño que en estos días Zvi Yehezkeli también se haya convertido en el reportero que a los buenos liberales del mundo, al menos en Israel, les gusta odiar. Después de décadas dedicado a informar sobre la Autoridad Palestina, Yehezkeli tomó el legado de su familia - sus padres emigraron a Israel desde Irak - y su rico conocimiento del árabe y viajó a Europa para estudiar la vida de los jóvenes musulmanes de allí. El resultado ha sido una serie de documentales que comenzaron a transmitirse en la televisión israelí en 2012, en los que Yehezkeli, a menudo disfrazado de árabe, atrae a sus entrevistados a admitir el tipo de verdad incómoda que rara vez se escucha en otros lugares. En Suecia, Alemania, Bélgica, Holanda, Francia e Inglaterra, encuentra en su mayoría a hombres desdeñosos que, habiendo dejado sus tambaleantes naciones por la comodidad del continente europeo, miran a sus amables anfitriones con desprecio y se adhieren a una versión cada vez más radicalizada del Islam. Los expertos y los intelectuales rápidamente acusaron a Yehezkeli de racismo, pero los espectadores, en Israel y en otros lugares, encontraron fascinantes las sombrías ideas que se mostraban en sus reportajes.

La última producción de Yehezkeli, una serie de cinco partes llamada "False Identity", se estrenó en el Canal 10 de Israel el mes pasado, pero gracias a la indiferencia de Internet por los derechos de autor, su trabajo anterior está disponible, ya traducido, en una gran cantidad de sitios web. Pero la cuestión de cómo seguir adelante y verlo es más complicado.

Para aquellos que les gusta su schadenfreude sin diluir, tomar el trabajo de Yehezkeli por su valor nominal puede ser un placer. Ciertamente, existe un placer culpable al ver como esas bellas, morales y fatuas personas de Europa, los críticos de Israel y de su tratamiento de los palestinos, son golpeados por sus protegidos. Cuando dos jóvenes sonrientes que dejaron las comodidades del campamento de refugiados de Shatila en el Líbano, por ejemplo, le dicen a Yehezkeli con disgusto que no reconocen sus tarjetas de identificación suecas, mientras a la vez recogen todos los beneficios financieros del asilo negando cualquier lealtad a sus nuevos vecinos nórdicos, resulta difícil no sentir lo que les espera a esos proverbiales dadores de lecciones europeos.

Pero la belleza del trabajo de Yehezkeli es más profunda, y radica tanto en quién es como en lo que hace. Las escenas son en gran parte repetitivas, un grupo numeroso de hombres barbudos que enojados prometen que su religión, o su interpretación estricta de ella, pronto obligará a los decadentes y débiles europeos a sucumbir a su dominio. Pero incluso si no estás dispuesto a aceptar este punto de vista en particular, aún eres consciente de que el hombre que estás viendo es un judío israelí, y que está caminando por las calles de Europa, esas mismas calles que no son demasiado amigas. El pasado fue el telón de fondo de la mayor calamidad del pueblo judío, e informó sobre un problema que, afortunadamente, no es el suyo.

Es una perspectiva que cambia todo. En algún momento, por ejemplo, Yehezkeli se encuentra afuera de una mezquita en Luton, Inglaterra, mientras una grabación se reproduce en la banda sonora. Es la última voluntad y testamento del más notorio asistente de la mezquita, Taimour Abdulwahab al-Abdaly, quien, dos semanas antes de la Navidad de 2010, detonó dos bombas en el centro de Estocolmo, afortunadamente no causando más bajas que la suya propia. "A todos los musulmanes de Suecia les quiero decir que dejen de degradarse a sí mismos, que dejen de intentar gustar (a los suecos)", dice al-Abdaly en la grabación. "Este es el momento de luchar, no de seguir esperando. Sean violentos y no tengan miedo a la muerte".

En manos de cualquier otra persona, la cinta habría sido solo otra estimulante prueba que respalda la tesis de que Oriente y Occidente no se encontrarán salvo en el campo de batalla de la historia, y Yehezkeli entrevista por su parte a políticos y académicos que respaldan precisamente esta idea. Pero Yehezkeli apenas necesita de los fatuos europeos para decirles quién es quién: a diferencia de ellos, se toma la molestia de hablar con los inmigrantes musulmanes en su idioma, y ​​ve las complejidades de su situación. Cuando una mujer iraquí en Malmö amenaza con hacérselo pagar a los suecos si se niegan a permitir que su hijo se una a ella, por ejemplo, no vemos a un enemigo siniestro sino a una mujer enloquecida por el dolor que, comprensiblemente, pone por encima de todo su propio bienestar familiar, muy por encima de todas las abstracciones de la geopolítica y las banderas de la ideología.

Yehezkeli entiende perfectamente todo eso, y también entiende que la mujer no necesita ser una caricatura para representar un verdadero desafío para sus vecinos suecos. Hace más de un siglo, los judíos de Europa abordaron sentimientos similares suscribiéndose al sionismo, que culminó en su regreso a su patria ancestral y una declaración milagrosa de independencia tan solo tres años después de los horrores del Holocausto. Y aunque muchos de los entrevistados de Yehezkeli hablan de la Unión Europea como de una crisálida de una pronta nación islámica, es poco probable que un musulmán Herzl surja prontamente para redimir a la madre ansiosa de Malmö y a los otros millones de inmigrados musulmanes de su descontento existencial

A diferencia de muchos otros observadores de este gran drama humano, Yehezkeli no se disculpa por la mujer ni por sus anfitriones suecos. Como israelí, no tiene deuda histórica con ninguno de los dos, un punto de ventaja que ofrece incluso a los más partidistas de los espectadores la oportunidad de ver el continente y su lucha de una manera completamente nueva, sin agobios por el pasado y sus fantasmas ni por el presente y sus consignas de acero. Caminando por las calles de Europa, escucha el tipo de crujido que viene justo antes del crack, un sonido que cualquier judío, incluso uno cuyos padres nacieron en Irak, inmediatamente reconoce.

Labels: ,

La nueva vieja obsesión europea - Sohrab Ahmari - Commentary



¿Europa todavía quiere a sus judíos, y pueden aún los judíos encontrar su pertenencia en Europa? Pregúntenles a Angela Merkel, Emmanuel Macron y al jefe de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, y ellos responderán afirmativa y firmemente. Sin embargo, sus seguridades suenan huecas en medio de un resurgimiento de la vieja e insana obsesión de Europa con los judíos.

Las últimas señales llegaron este mes desde Bruselas y Varsovia, ilustrando muy bien tanto el alcance geográfico de la obsesión judía de Europa como las diversas formas que puede tomar dependiendo del contexto político.

Comencemos con Bruselas y el Parlamento Europeo. El cuerpo legislativo de la UE celebrará una conferencia el 28 de febrero sobre los asentamientos israelíes, una perenne incógnita de Bruselas, a pesar del hecho de que unas pocas comunidades judías en Cisjordania están lejos de ser el problema más acuciante de toda la región. Entre los oradores estará el activista palestino de origen qatarí Omar Barghouti. La invitación a Barghouti fue cortesía de Ana Gomes, miembro portugués de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, del segundo bloque más grande en el Parlamento Europeo.

Como los líderes judíos europeos señalaron en una carta a Antonio Tajani, el presidente del Parlamento Europeo, Barghouti aboga por un boicot económico, cultural y académico total contra Israel y niega el derecho del Estado judío a existir. Barghouti dice que se opone a una solución "binacional" al conflicto israelo-palestino sobre la base de que tal solución "plantea dos suposiciones problemáticas: que los judíos son una nación , y que esa nación tiene derecho a existir como tal en Palestina". Barghouti, en otras palabras, no es solo otro crítico de los asentamientos sino un fanático que invitaría a los europeos a aislar al pueblo judío y a su estado.

Los boicots económicos contra los judíos tienen una larga y odiosa historia en Europa, pero ahora están siendo retransmitidos en el Parlamento Europeo bajo el pretexto de una crítica de elevada moral de Israel.

Mientras tanto, en Varsovia, el gobierno nacionalista del partido Ley y Justicia acaba de poner fin a la amistad polaco-judía y polaco-israelí. Primero vino un equivocado proyecto de ley del Holocausto que proscribe el uso del término "campos de exterminio polacos" y frases similares, y criminaliza los argumentos históricos sobre la complicidad polaca en la Shoah. Ese proyecto de ley se convirtió en ley con la oposición de los amigos de Polonia en Washington y Jerusalén. Ahora, un funcionario de Ley y Justicia ha presentado una propuesta para un museo "Polocausto" para conmemorar a las víctimas polacas no judías de los nazis.

"Creo que la historia de cómo se veía el destino de los polacos durante la Segunda Guerra Mundial... merece ser contado y mostrado de esta manera [en un museo]", dijo el martes el viceministro de Cultura, Jaroslaw Sellin, a los medios estatales. "Basta leer los documentos oficiales alemanes de estos tiempos o el libro de Hitler para saber que después de los judíos, a quienes quería borrar por completo de Europa... los siguientes [objetivos] eran en general los eslavos, especialmente los polacos".

No hay nada de malo en recordar los crímenes nazis cometidos contra el pueblo polaco, que fueron vastos y horribles. Pero un museo de "Polocausto" huele a un deseo de competir con las víctimas judías y socavar, en la mente polaca, el mal único e incomparable del Holocausto judío. Los alemanes asesinaron a seis millones de judíos, y la mitad de ellos vivía en Polonia. Además hablar del "Polocausto", presta munición a los enemigos de Polonia, esos que buscan retratar al país como irremediablemente provinciano y esclavo de un nacionalismo autocompasivo y corrosivo.

Un continente cuyas élites dan plataformas a gente como Barghouti y a unos nacionalistas que hablan de un "Polocausto", no es un lugar seguro para los judíos.

Labels: ,

Monday, February 19, 2018

Una defensora de Bibi: El "Estado Profundo" de Israel apunta contra Netanyahu con acusaciones falsas - Caroline Glick



La investigación de la policía israelí contra el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu muestra similitudes notables con la investigación del abogado especial contra el presidente Donald Trump en los Estados Unidos.

Durante las noticias televisivas en el horario estelar nocturno del martes en Israel, se anunció la dramática noticia de que los investigadores de la Policía de Israel recomiendan al Fiscal General de Israel, Avichai Mandelblit, que acuse al Primer Ministro Benjamin Netanyahu de dos investigaciones en casos de soborno y abuso de confianza.

Las noticias plantean una serie de preguntas obvias sobre el futuro político de Netanyahu. Pero también plantea una cantidad igual, si no mayor, de preguntas sobre la pureza de las intenciones del servicio policial y en su confiabilidad.

Comencemos por considerar los casos específicos que forman las bases de las recomendaciones policiales contra Netanyahu.

Las acusaciones

La primera investigación ha sido denominada Caso 1000 por la unidad principal de investigaciones criminales de la Policía, la Lahav 433. La investigación rodea la relación entre Netanyahu y su viejo amigo, el empresario israelí y productor de películas de Hollywood, Arnon Milchen. La policía recomendó que Milchen sea acusado de pagar sobornos a Netanyahu. La policía recomienda inculpar a Netanyahu por aceptar sobornos de Milchen y actuar ilegalmente en su nombre.

Según las noticias de la cadena Hadashot de Israel, esta investigación fue la principal noticia en términos de volumen de cobertura durante el 2017.

La policía alega que entre 2007 y 2016, Milchen proporcionó a Netanyahu y a su esposa Sara cigarros, champán y joyas, que a menudo se compraban a pedido suyo. En 2014, el socio comercial de Milchen, el empresario australiano James Packer, que también era amigo de Netanyahu y su familia, supuestamente comenzó a dar obsequios similares a la familia Netanyahu.

A cambio de esos regalos, la policía alega que Netanyahu apoyó la extensión de una ley aprobada en 2008, cuando Netanyahu era el jefe de la oposición parlamentaria, que otorgaba a los expatriados israelíes que regresaban unos diez años de exención de ingresos obtenidos en el extranjero y otros diez años para comunicarlas.

Según la policía, después de que Netanyahu regresó a la presidencia en 2009, Milchen presionó al ministro de finanzas de Netanyahu en ese momento, Yair Lapid, para que ampliara la exención de diez a veinte años. Lapid, que ahora está en la oposición, encabeza el partido Yesh Atid, de centro izquierda. Si el partido Likud de Netanyahu no puede ganar las próximas elecciones, según las encuestas, Lapid y su partido Yesh Atid formarán el próximo gobierno.

En otras palabras, hoy Lapid es el principal rival político de Netanyahu.

El martes, la policía dijo a los periodistas que Lapid es el testigo clave contra Netanyahu en el Caso 1000.

En otras palabras, el principal rival político de Netanyahu es el testigo clave en su contra.

Según los informes, Lapid dijo a los investigadores que Netanyahu le pidió dos veces que avanzara la solicitud de Milchen de extender el período de exención de impuestos y que ampliara dichas exenciones a los expatriados que regresan y a los nuevos inmigrantes. Lapid y el Ministerio de Finanzas se opusieron a la propuesta de Milchen y su iniciativa no llegó a ninguna parte.

Según el Times of Israel, la ley ha sido duramente criticada por el Auditor del Estado de Israel y los gobiernos extranjeros, incluido el Departamento de Estado de los EEUU, que lo ven como un medio para facilitar el lavado de dinero. Al mismo tiempo, en parte debido a la ley, Israel ha podido atraer a un gran volumen de inmigrantes muy ricos, lo que beneficia a la sociedad.

Netanyahu también intervino supuestamente en nombre de Milchen en dos acuerdos propuestos relacionados con estaciones de televisión israelíes que Milchen poseía o deseaba poseer.

Pero ninguna de sus intervenciones en dichas propuestas, si existieron, tuvieron éxito.

La policía informa que Netanyahu intervino en nombre de Milchen cuando este tenía dificultades para renovar su visa de residencia en los Estados Unidos. Netanyahu llamó al entonces Secretario de Estado John Kerry y le pidió que interviniera en nombre de Milchen para renovar su visa de residencia.

Dado que Milchen podía perder una cantidad significativa de dinero si no podía permanecer en los EEUU, la policía afirma que la intervención de Netanyahu ante Kerry representó el retorno de los regalos de Milchen.

El propio Milchen tiene un largo historial de servicio al Mossad de Israel, su servicio de espionaje extranjero, y según los informes ha contribuido significativamente a la defensa de Israel. Netanyahu afirma que actuó por respeto al largo servicio de Milchen para la seguridad de Israel. Además, el fallecido presidente y primer ministro de Israel, el ícono izquierdista Shimon Peres, también intervino en nombre de Milchen ante las autoridades estadounidenses.

En la segunda investigación, llamada Caso 2000, la policía recomienda incriminar a Netanyahu después de una discusión que sostuvo - y fue grabada subrepticiamente - en 2014 con Arnon Mozes, editor y propietario mayoritario del diario de circulación masiva de Israel, Yediot Ahronot. La policía encontró la conversación grabada en el teléfono móvil del ex jefe de gabinete de Netanyahu, Ari Harow, quien es sujeto de una investigación independiente y no relacionada con el tráfico de influencias. Netanyahu afirma que grabó su conversación siguiendo el consejo de su abogado porque temía que Mozes intentara extorsionarlo.

La policía afirma que la conversación es una prueba de que Mozes le ofreció un soborno a Netanyahu y que Netanyahu aceptó la oferta. Recomiendan acusar a Mozes de sobornar a Netanyahu y acusar a Netanyahu de aceptar un soborno de Mozes.

Lo curioso de esta afirmación es que no se llegó a ningún acuerdo. Más bien todo lo contrario.

Mozes es la némesis de Netanyahu. Yediot Ahronot es el periódico más influyente en Israel. Su página de inicio dicta la programación diaria de noticias para transmisiones de radio y televisión. Y la cobertura de Yediot Ahronot de Netanyahu es implacablemente hostil al primer ministro y a su familia. En menor grado, pero de manera muy significativa, el Yediot Ahronot también es profundamente hostil a la derecha política israelí.

De acuerdo con la grabación de la conversación de ambos hombres, filtrada a los medios por la policía hace más de un año, Netanyahu y Mozes discutieron un elaborado plan para cambiar el mercado de periódicos en Israel a favor del Yediot Ahronot.

El periódico de mayor circulación de Israel es el Israel Hayom, un tabloide gratuito propiedad del  multimillonario estadounidense conservador, y partidario de Netanyahu, Sheldon Adelson. En su conversación grabada, Mozes planteó la posibilidad de que Netanyahu reduzca la publicidad del gobierno en el Israel Hayom y trabaje para reducir su circulación a fin de aumentar la cuota de mercado de Yediot Ahronot. A cambio, Mozes ofreció reducir el tono negativo de la cobertura de su diario con respecto a Netanyahu.

Lo cierto es que nada salió de la conversación. De hecho, a finales de 2014, en contra de los deseos expresados ​​por Netanyahu, la entonces ministra de Justicia Tzipi Livni presentó un controvertido proyecto de ley de medios de comunicación basado en una opinión legal redactada por el asesor legal del Yediot Ahronot. El proyecto de ley, que recibió el apodo de "Ley de Israel Hayom", habría forzado el cierre del periódico al prohibir a sus propietarios no cobrar dinero por él

La ley pasó una lectura preliminar en el Knesset con 43 votos. Netanyahu y su partido Likud votaron en contra del proyecto de ley. Además, para evitar que el proyecto de ley avanzara, Netanyahu disolvió su gobierno y la Knesset, y convocó nuevas elecciones un poco más de un año después de su mandato.

En otras palabras, para evitar cualquier daño al Israel Hayom, y transitoriamente para evitar que se otorgara al Yediot Ahronot alguna ventaja, Netanyahu dio el paso radical de presentarse nuevamente a las elecciones.

Durante más de un año, la policía se negó a investigar a cualquiera de los 43 legisladores que votaron a favor del proyecto de ley, o analizar la cobertura que recibieron por parte del Yediot Ahronot para conseguir su apoyo. Hace tres semanas, el patrocinador del proyecto de ley,  el diputado laborista en la Knesset Eitan Cabel, quien disfrutó de una cobertura extraordinaria en el Yediot Ahronot, fue llamado por la policía para una breve entrevista.

En otras palabras, la policía recomienda que Netanyahu sea acusado de una conversación que no llegó a ninguna parte, y que él grabó. Y la policía no está investigando a 42 de los 43 legisladores que respaldaron una medida que le habría dado a Mozes todo lo que le pidió a Netanyahu, pero no recibió, mientras que el legislador número 43 está sujeto simplemente a un breve interrogatorio.

Y todo esto nos lleva a la policía.

Desde que Netanyahu ejerció su primer mandato como primer ministro desde 1996 hasta 1999, él y su esposa Sara han sido sujetos de 19 investigaciones o investigaciones policiales. El sitio web en hebreo Mida.org.il ha publicado una reseña de todos ellos a principios de este mes.

La policía recomendó incriminar a Netanyahus en tres investigaciones en 1999. El fiscal general rechazó sus solicitudes.

En enero de 2017, el fiscal general cerró cuatro sondeos de Netanyahu que habían estado en curso desde 2009.

En septiembre de 2017, el fiscal general cerró seis investigaciones policiales contra Sara Netanyahu, que la policía había abierto en 2015. Una investigación, relacionada con un cargo administrativo más que penal, de que la Sra. Netanyahu ordenó comida en restaurantes en lugar de utilizar los servicios del cocinero de la residencia del primer ministro, todavía está bajo revisión.

Otras dos investigaciones, relacionadas con acusaciones de que un empresario francés le dio a Netanyahu contribuciones de campaña ilegales, y que el Likud pagó en exceso a una secretaria en los EEUU, desaparecieron después de encabezar los titulares en varios ciclos de noticias en 2016.

De los tres casos abiertos, las investigaciones de Milchen y Mozes llevaron al anuncio de las recomendaciones de la policía el martes por la noche. Una tercera investigación, de tráfico de influencias relacionado con la compra de submarinos por parte de Israel a Alemania, no está relacionada con Netanyahu, pero dado que sus asociados están bajo investigación, su nombre fue arrastrado al discurso relacionado con la investigación.

La corriente interminable de investigaciones criminales contra Netanyahu ha involucrado la investigación de testigos en todo el mundo, y ha costado decenas de millones de shekels a los contribuyentes israelíes.

Al final de este largo camino de 22 años, lo que tenemos son solo dos acusaciones que si algo demuestran es que Netanyahu es probablemente el más inútil sobornador de la historia. Además de la asistencia con su visa de residencia en los EEUU, Netanyahu no brindó a Milchen ningún apoyo significativo en ninguno de sus esfuerzos. La única ley aprobada, la ley que da derecho a los nuevos inmigrantes y los expatriados israelíes a una exención de diez años sobre los impuestos de la renta y los requisitos de presentación de informes para los ingresos obtenidos en el extranjero, pasó cuando Netanyahu quedó fuera de la oficina del primer ministro.

Y es que en los últimos ocho años del mandato de Netanyahu como primer ministro, ninguna de las propuestas de Milchen, ya sea en el mercado de los medios de comunicación o en las leyes fiscales, avanzaron incluso levemente.

En cuanto al Caso 2000, es casi imposible entender la base de la acusación contra Netanyahu. Al parecer, Mozes le ofreció un soborno, en forma de disminución de la hostilidad de su periódico a cambio de una mayor cuota de mercado para el Yediot Ahronot. Pero Netanyahu no hizo nada para avanzar su oferta. Por el contrario, prefirió nuevas elecciones para reducir la operación contra el Israel Hayom.

Durante el año pasado, mientras las investigaciones policiales se prolongaban, los investigadores alimentaron a los medios con una corriente interminable de filtraciones negativas que desacreditaban y vilipendiaban a Netanyahu.

La "reveladora" entrevista al comisionado de la policía, Roni Alscheic

La campaña policial contra Netanyahu alcanzó su punto máximo el miércoles pasado por la noche. El comisionado de la policía Roni Alscheich, a quien Netanyahu nombró en 2015, concedió una entrevista de una hora de duración en el principal programa de infomación de la televisión israelí, Uvda.

Alscheich afirmó que Netanyahu estaba detrás de tres conspiraciones separadas y discutibles contra la policía. Suponía que Netanyahu había arreglado que detectives privados "husmearan" a las familias de sus investigadores para tratar de encontrarles asuntos comprometedores.

Netanyahu, afirmó Roni Alscheich, conspiró con una agente de policía que en 2011 presentó acusaciones de acoso sexual contra su comandante, el superintendente de policía Roni Reitman, el jefe de Lahav 433, la unidad encargada de investigar a Netanyahu. Alsheich afirmó que Netanyahu estaba detrás de la decisión de la oficial de policía de demandar ante la Corte Suprema de Israel a Reitman, después de que el Fiscal General decidiera en el 2015 cerrar la investigación en su contra sin acusarlo debido al paso del tiempo desde que ocurrieron sus presuntos actos de acoso.

Alsheich también afirmó que Netanyahu le había ofrecido una especie de soborno. El comisionado de la Policía alegó que cuando Netanyahu lo nombró para servir como jefe de policía, Netanyahu sabía que Alsheich realmente quería servir como Director de la Agencia de Seguridad de Israel, donde trabajaba como subdirector cuando Netanyahu le pidió que se hiciera cargo de la policía. Netanyahu, alegó Alsheich, le dijo que si todavía era primer ministro cuando Alsheich terminara su servicio, Netanyahu lo nombraría jefe de la Agencia de Seguridad de Israel.

Incluso los más fervientes partidarios de la labor de la policía entre los medios de comunicación se mostraron horrorizados por las acusaciones de Alsheich, junto con el hecho de que se negara a investigar ninguna de ellos. Para resumir: justo cuando la policía estaba lista para anunciar sus recomendaciones, Alsheich dejó en claro su sentimiento de venganza personal contra Netanyahu y que desea derrocarle del gobierno.

Las alocadas acusaciones de Alsheich de que Netanyahu estaba conspirando activamente contra sus investigadores dieron crédito a las acusaciones de parcialidad, rayando una descarada animosidad, dirigidas pot la policía contra Netanyahu y sus partidarios.

Y así los paralelismos entre la acusación de Netanyahu y la caza de brujas contra el presidente Trump son notables. Pero hay una distinción clave.

Estados Unidos se rige por una constitución que impone controles y equilibrios al ejecutivo que se extienden también a la burocracia permanente. En Israel, no hay controles constitucionales sobre dicha burocracia. La Knesset no puede obligar a los funcionarios a comparecer ante sus comités. No puede obligar a los funcionarios públicos a declarar bajo juramento. No puede mantenerlos en desprecio.

Después de su escandalosa entrevista de la semana pasada, los legisladores del partido Likud solicitaron que Alsheich comparezca ante el comité correspondiente y les explique sus acusaciones contra Netanyahu. A pesar de que tentativamente accedió a aparecer esta semana, el martes por la noche los periodistas dijeron que Alsheich no tenía intención de comparecer ante los legisladores para responder a sus preguntas.

Algunos comentaristas afirmaron el martes por la noche que la policía lanzó deliberadamente todos las acusaciones posibles contra Netanyahu para presionar al Fiscal General para que lo acusara de algo. La parcialidad contra Netanyahu que Alsheich reveló tan extravagantemente en su entrevista del miércoles pasado, y las miles de horas y decenas de millones de shekels que la policía ha invertido en los últimos 22 años en su interminable persecución de Netanyahu y de su familia, ahora se presentan en el balance.

Si Netanyahu es absuelto, y dada la debilidad de los cargos en su contra resulta difícil ver cómo puede ser acusado, entonces la policía perderá su credibilidad y la confianza pública.

Por otra parte, dado que los funcionarios electos de Israel no tienen ninguna supervisión sobre el servicio civil, podría ser que a Alsheich y a sus oficiales no les pase nada de nada.


Labels: ,

Un análisis más centrado: ¿Es este el principio del fin para Netanyahu? - Aaron David Miller - CNN


Benjamin Netanyahu ha agotado al menos 13 de sus nueve vidas, evadiendo acusaciones de fraude y abuso de confianza al menos en una ocasión como primer ministro israelí, y organizando uno de los mayores regresos en la historia política de Israel al convertirse en primer ministro (nuevamente) en 2009 y ya no dejar el puesto.

Si lograra sobrevivir hasta 2019, superaría en longevidad al líder más grande de Israel, David Ben-Gurion.

¿Pero lo hará? Después de una investigación de un año, la policía israelí concluyó esta semana con un "hay pruebas suficientes" para acusar a Netanyahu de soborno, fraude y abuso de confianza en dos casos que se reducen a aceptar obsequios materiales y cobertura periodística favorable a cambio de un posible quid pro quos político a unos ricos benefactores.

Dos casos adicionales de mayor gravedad están pendientes, aunque Netanyahu no es sospechoso en ninguno de ellos. Netanyahu ha negado haber actuado mal diciendo de las acusaciones que "no habrá nada, porque no hay nada".

La investigación pasará ahora al Fiscal General Avichai Mandelblit y su personal, donde se tomará una decisión sobre si hay pruebas suficientes para procesar.

Muchos analistas y expertos han perdido dinero apostando en contra de Netanyahu. Recuerdo que en vísperas de su elección para un primer mandato en mayo de 1996, le comenté a mi colega Dennis Ross que no había forma de que Netanyahu pudiera convertirse en primer ministro. Estaba equivocado. Muchos han estado equivocados desde que subestimaron sus habilidades de supervivencia. Netanyahu no es algo pasajero en la política israelí. Pero, ¿es este el comienzo del fin para él?

Mucho podría cambiar antes de que termine el año, pero aquí hay algunas observaciones sobre la tormenta que envuelve a la política israelí.

- Todavía queda un largo camino

Cualquier persona, amigo o enemigo, que espere que el primer ministro se irá facilmente debe acostarse y esperar en silencio hasta que pase el sentimiento.

El ex primer ministro Ehud Olmert, que pasó un tiempo en prisión por fraude y soborno, renunció en 2008, incluso antes de que la policía lo acusara. Netanyahu, quien ha mantenido que "no habrá nada porque no hay nada", no caerá sin luchar. Tomó ocho meses antes de que Olmert fuera acusado, y permaneció como jefe de un gobierno provisional hasta que se convocaron elecciones anticipadas.

El fiscal general sopesará seriamente cualquier decisión de acusarle sobre la base de si puede obtener una condena. Optar por no condenar podría ser un golpe importante para el sistema político y legal de Israel.

Mientras tanto, Netanyahu continuará gobernando y demostrando tanto su autoridad como su indispensabilidad, especialmente en lo que respecta a la seguridad, en la que destacará su experiencia frente a muchos desafíos.

La idea de que el Primer Ministro intencionalmente crearía una situación de "crear el caos" y llevar a Israel a una guerra como distracción y diversión es remota. Pero sin duda defenderá que el país no puede permitirse prescindir de él por algunos obsequios de cigarros y champaña y precisamente en momentos tan críticos.

- Si es acusado, ¿renunciaría Netanyahu?

Una acusación formal por cargos graves - por ejemplo, soborno, abuso de confianza, fraude - forzaría la cuestión ante los tribunales de la opinión pública y política.

Como mínimo, una acusación probablemente desencadenará nuevas elecciones convocadas por Netanyahu o por uno de sus adversarios. Por ahora, la coalición parece estable, aunque los rivales de Netanyahu estarán observando de cerca para ver cómo se desarrolla el proceso legal, al menos hasta que el fiscal general tome la decisión de procesar o no.

Netanyahu ha molestado a muchos de sus antiguos socios, algunos de los cuales, como su rival Naftali Bennett o Moshe Kahlon, tienen sus propias aspiraciones políticas, y si Netanyahu es acusado, el gobierno actual seguramente no sobrevivirá.

Siempre es posible que la coalición se una a su alrededor, pero es difícil imaginar una situación en la que Netanyahu pueda seguir siendo primer ministro si se lo juzgan por cargos de corrupción.

- ¿Qué hay del proceso de paz?

El final de Netanyahu no significa el comienzo de un proceso de paz serio. Es probable que Netanyahu nunca se haya visto a sí mismo como el primer ministro israelí que fuera el padre de un Estado palestino, basado en una división política de Jerusalén, el desmantelamiento de asentamientos y las fronteras de un estado palestino muy similares a las de junio de 1967.

Ha demostrado ser muy reacio al riesgo en cuestiones de guerra y de establecimiento de la paz. Y su autoimagen e ideología hacen que sea difícil imaginar que alguna vez acepte algo cercano a la narrativa palestina actual. Aún así, no es el líder más derechista de su coalición, y de hecho está flanqueado por otros, especialmente Bennett, mucho más duro que él.

Pero correr hacia un proceso de paz en el clima actual, enmarcado por la violencia, por un movimiento nacional palestino disfuncional y por un débil Mahmoud Abbas, difícilmente parece una mano ganadora. El problema en la política israelí es quién puede armar una coalición viable. Como dice el viejo refrán, un líder sin seguidores es solo un tipo que sale a caminar.

Para poder identificar al proceso de paz como una cuestión clave en unas elecciones, si Netanyahu se enfrenta a su desaparición política, necesitaría un verdadero drama: una elección clara ante el público israelí de un candidato popular en el que los israelíes puedan confiar a nivel de seguridad y una oferta a Palestina o a los socios árabes de verdadera paz y seguridad. Y eso es un tramo.

De hecho, los palestinos ahora se preocupan de que, bajo la presión de las investigaciones, Netanyahu desee solidificar sus vínculos con la derecha y emprender acciones sobre el terreno que puedan excluir de una vez por todas la posibilidad de una solución de dos estados.

Está la cuestión de la emergente iniciativa de paz de Trump. En un esfuerzo por apoyar a Netanyahu, la administración Trump podría extender su acuerdo final en términos que probablemente hagan posible la aceptación de Israel y apuntar a impulsar la relación estadounidense-israelí.

Los palestinos seguramente lo rechazarían, pero reafirmaría que Netanyahu tiene la llave para manejar los lazos con Washington. Y si varios estados árabes hablaran positivamente de esa oferta, también aumentaría su arsenal. Por otro lado, la probabilidad de que el plan Trump fracase casi con toda seguridad podría dar a la administración Trump una excusa para retrasarlo dada la situación inestable en Israel.

- ¿Cambiaría algo si Netanyahu se fuera?

Netanyahu ha dominado la política israelí durante la mayor parte de la última década. Es ilógico suponer que su partida no crearía una realidad política nueva y dinámica. Pero qué tipo de realidad es otro asunto. Con las muertes de Shimon Peres y Ariel Sharon, los últimos de la generación fundadora de Israel, Israel se enfrenta a su propia transición y a desafíos de liderazgo. Y una generación más joven de primeros ministros - Olmert (recientemente fuera de prisión), Ehud Barak (quien genera una profunda desconfianza) y Netanyahu (tal vez pronto acusado) realmente no se han levantado para reemplazarlos.

El antiguo presidente de la Knésset, Avraham Burg [N.P.: menudo ejemplo, un trepa que cuando ve que no tiene opciones de seguir trepando se convierte en un santo laico al estilo progresista], solía comparar a Peres con un árbol de hoja perenne, majestuoso e impresionante, pero donde debajo nada crece.

Netanyahu, clara y deliberadamente, no ha preparado sucesores, y de hecho ha alienado a la mayoría de sus antiguos colegas del Likud. Aún así, es posible que al Likud le vaya mejor en las próximas elecciones sin Netanyahu.

¿Quién le podría reemplazar en la derecha? ¿Y quién tiene la inteligencia política, la resistencia y los credenciales de seguridad para motivar a la base del Likud y ampliarla para quitarle los votos al centro?

A varios miembros del Likud les gustaría el trabajo. Pero, ¿quién de ellos sería elegible y capaz de formar una coalición gobernante estable? En cuanto al Partido Laborista y su líder, Avi Gabbay, un millonario hecho a sí mismo que parece capaz de relacionarse con los israelíes de clase trabajadora, y a quien The Guardian describió como el israelí Emmanuel Macron, ¿quién sabe realmente?

Los laboristas no han ganado una elección en 18 años y ahora las encuestas les situan en tercer lugar después de Likud y el partido de centro Yesh Atid, encabezado por otro posible candidato a primer ministro, Yair Lapid, a quien algunos consideran un candidato de primera fila y que testificó en la investigación en curso contra Netanyahu. En cualquier caso, es demasiado pronto para especular sobre quién podría sustituir a Netanyahu si abandona la escena.

Es posible, aunque no probable, que Netanyahu de alguna manera sobreviva. Si no lo hace, tal vez el cambio y la transición produzcan nuevos líderes y elecciones reales.

De hecho, todavía es demasiado pronto para predecir el curso de la investigación, y mucho menos el futuro de la política israelí. Pero una cosa es cierta: abróchense los cinturones de seguridad. La política en un Oriente Medio ya inestable está a punto de volverse aún más turbulenta e incierta.

Labels: ,